Page 46

hizo ruidos «afirmativos». Cuando hube terminado, su cara se convirtió en «cara de tener una conversación seria». —¿Siempre piensas tanto, Charlie? —¿Es malo? —solo quería que alguien me dijera la verdad. —No necesariamente. Es que a veces la gente utiliza el pensamiento para no implicarse en la vida. —¿Eso es malo? —Sí. —Pero yo creo que me implico. ¿Usted no? —Bueno, ¿bailas en esas fiestas? —No bailo demasiado bien. —¿Sales con alguien? —Bueno, no tengo coche, e incluso si lo tuviera, no puedo conducir porque tengo quince años, y de todas formas, no he conocido a ninguna chica que me guste excepto Sam, pero soy demasiado joven para ella, y le tocaría conducir a ella siempre, lo que no me parece justo. Bill sonrió y continuó haciéndome preguntas. Poco a poco, llegó a los «problemas en casa». Y le hablé de cuando el chico que hace

Las ventajas de ser invisible  
Las ventajas de ser invisible  
Advertisement