Page 1

Ediciรณn 03 / Marzo 2019

RESACA ยกA parar para avanzar, viva el paro nacional!

ENFOCANDO

ENFOCANDOAP

@ENFOCANDOAP

ENFOCANDO


RESACA Equipo Editorial Carlos Gil Daniela Escobar Melissa Cadena Ángela López Nicolas Zarama

Equipo de Edición Joseph Borja Diego Torres Nicole Vera Carlos Tovar Jhonatan Trujillo Lorena Bolaños

enfocando.ando@gmail.com


1. 2. 3. 4. 5. 6. 7.

Aguante para el Aguante ¡¡A Parar para Avanzar!! La puta cerveza del movimiento estudiantil Poema, voy tras las huellas de Camilo ¿Cerdo diplomático o cerco diplomático? Colombia: ¿Una Patria que defender? Suena el Paro

EDITORIAL COMUNICA ACCIÓN ALTERNATIVA Y POPULAR Somos estudiantes que nos pensamos la comunicación alternativa y popular, que concientice a los y las universitarias sobre coyunturas gremiales y nacionales. Creemos que los medios deben democratizarse y estar al alcance de todas y todos. Resaca es una revista estudiantil con temas de actualidad contada por actores de la comunidad univalluna y desde una concepción contra hegemónica. Creemos que en esta coyuntura debemos seguir fortaleciéndonos y avanzando en la lucha organizada. El movimiento estudiantil tendrá que seguir uniendo fuerzas con los demás sectores en defensa de la educación para la vida digna.

¡Resistiendo

estamos,

estudiantes

y construyendo vamos!

somos


AGUANTE PARA EL AGUANTE

Foto: Casa Fractal

Melissa Cadena Estudiante de Geografía

Finalizó el paro y consigo llegó esa paz, esa tranquilidad y esa felicidad que se siente al saber que sí podemos. Esa paz que nos da el creer en nuestros ideales, en la lucha, en el pensamiento colectivo. El no conformarnos con menos, defendiendo a capa y espada incluso a aquellas personas que no creen en los procesos y en la manera en que actuamos. Terminamos conociendo cada rincón de la universidad, pues día a día estábamos más en ella que en la casa; y en casa sí que nos extrañaban, pero entienden y defienden el movimiento y la lucha. Finalizó el paro y conocimos personas inconformes y luchadoras, personas que no se quedaron en la queja y

4

comenzaron a actuar, y las calles se llenaron como nunca de valientes. Finalizó con un cuadro hermoso de compañerismo y unión que hace que el corazón palpite velozmente, un cuadro que está acompañado de sudor, dolor en las piernas y mucho cansancio, sensaciones que ha decir verdad, lo han valido todo y lo seguirán valiendo mientras veamos estudiantes en el colegio luchando por lo que aún no tienen — pero que quieren y anhelan con todo el corazón—, abuelas y abuelos en las ventanas de sus casas acompañando las arengas con pitos, felicitaciones y mucho amor; familias enteras respaldando sus jóvenes . El paro permitió que mostráramos que las y los


jóvenes ,ni ignorantes, ni sumisos y que no vamos a permitir que nuestros derechos sean vulnerados por unos cuantos llenos de ambición, egoísmo y ganas de poder.

llenó el alma de tanta vida y tanto amor que me paré firme a defenderla y entonces, en cuatro meses me llené de mucho más amor, gracias al aguante, a su aguante.

Pero compas es importante entender que la lucha aún permanece y tiene que resistir, es larga; logramos mucho ¡carajo! y debemos tener la convicción, de que por muy utópico que parezca, podemos lograr mucho más. Caigan a los espacios, que acá se aprende, se conoce y se pasa “bacano” y a que sigan con ganas inconmensurables de defender lo que es suyo y que progresivamente han querido quitarles.

Aguante a los trasnochos, las madrugadas, los compañeros y las compañeras, aguante a los (as) valientes que se pararon firmes, aguante quien el tiempo les dio la razón, aguante a aquellos (as) que apoyaron en la lucha, aguante a los bloqueos, a las arengas, a las pintas, a los bailes bajo los puentes, al bombo, al tambor y al megáfono que nos acompañaron en esos días de sol y mucha marcha. A los y las panas de los comités, de las marchas, las asambleas y los campamentos. Aguante, mucho, mucho aguante y mucho amor; amor a ustedes que le pusieron el pecho a esto, amor a las personas que no se dieron por vencidas.

Por mi parte expresar y compartirles que tengo el corazón lleno de felicidad, de motivación, de inspiración; lo que me permite escribirles y agradecerles. La universidad pública me

55


¡¡A parar para avanzar!! Carlos Gil Estudiante de Licenciatura en Historia Universidad del Valle

No hay manera de resumir mi sentir ni de comprimir todas las experiencias que se viven en un paro. Después de tantas madrugadas y trasnochos, después de muchas discusiones y consensos, después de varias movilizaciones y plantones puedo decir que ganamos el paro. Ganamos el paro pero no la lucha estudiantil, ganamos una de las incontables batallas que se dieron, se están dando y se darán. Ahora más que nunca, como movimiento estudiantil tenemos que estar unidos, ser una verdadera unión de estudiantes en defensa de la educación superior pública y de calidad, y de una vez por todas entendernos como agentes partícipes de la realidad colombiana inmediata; realidad que no es el mejor escenario para quienes creemos en la educación como herramienta transformadora. Sin embargo es evidente notar la tristeza, la apatía y la indiferencia de algunxs al ver que lo más probable es que el gobierno nos incumpla, como históricamente le han incumplido a otros estamentos. Pero esto lejos de ser una desmotivación es, por mucho, la razón de mayor peso para continuar con la movilización, inclusive cuando muchxs compañerxs no comprendan del todo lo que significa esto. Quiero dejar claridades sobre las victorias que, a mi parecer, hoy ganamos lxs estudiantes y de los retos que se nos vienen tras la suspensión del mecanismo de presión.

6

Foto: Enfocando

Después de la decisión del pasado 5 de octubre, Univalle entró en un ambiente de incertidumbre: muchxs estábamos –y aún los estamos- dispuestos a luchar y defender la educación. Pero no sabíamos cómo, no teníamos clara la organización y solo nos alentaba el impedir el detrimento de la educación superior, y ello al final, constituyó –a sabiendas que es una debilidad y un error- una victoria para nosotros. Pudimos movilizarnos masivamente, discutir, planear y establecer algunos parámetros sin tener certezas sobre como accionar. Pero para aquellos que siguen viendo este logro como algo «básico de los que están metidos allá en el paro», desconociendo las dificultades por las que pasamos y el trabajo que nos costó, para todos esxs que creen que organizarse es sencillo, también alcanzamos otros logros. Estuvimos en boca de todos, y no solo por «vándalos» –como siempre nos ha representado el establecimiento- sino porque no pudieron taparnos, ni silenciarnos, porque intentaron ocultar una justa lucha y no lo lograron, les vencimos en las calles. Esto llevó al gobierno a firmar un acuerdo que si bien no cambia radicalmente el financiamiento de la educación, los obliga a no ignorar nuestros derechos, poniendo en la mesa de trabajo el tema de la educación


pública, y de paso, frena la crisis en la que se encontraban las IES públicas colombianas. Adicional a esto, logramos espacios donde por fin tendremos la oportunidad de revisar y modificar esas medidas de financiación tan dañinas para lxs estudiantes. Si esto no es suficiente para quienes dicen que en el paro no se ganó nada, la pregunta que queda por hacer es ¿qué esperábamos realmente con cuatro meses de movilización, donde menos de la mitad de los estudiantes trabajamos por el movimiento? Como lo dije anteriormente, el incumplimiento del acuerdo obtenido es el escenario más probable que tenemos ahora, pero esto pasará únicamente si nuestra permisividad es mayor a nuestro deseo de luchar y defender la educación; precisamente ese es nuestro mayor reto en estos momentos: NO

podemos dejar de lado el movimiento estudiantil. En ese sentido ¿qué hacer por no dejar caer el movimiento estudiantil? A quienes hemos estado en el movimiento les digo, desde lo más profundo, que la única forma de construir siempre va a ser el diálogo, la constante enseñanza, la paciencia y el debate argumentado. Y a quienes no han tenido la oportunidad de participar les digo, el momento es justamente ahora, los espacios siempre van a estar abiertos y nunca, ¡nunca! está demás una ayuda. Los únicos requisitos para trabajar por el movimiento es tener la voluntad necesaria para enfrentar los retos y el conocimiento suficiente para entender que este trabajo es de todxs y que poco a poco vamos construyéndolo. En pocas palabras, solo se necesita AGUANTE.

77


LA PUTA CERVEZA DEL MOVIMIENTO Juan Camilo González Tapiero Universidad Icesi

Denominé este breve escrito como La puta cerveza del movimiento estudiantil porque tras una charla que sostuve con una compita hace meses, ante mi tristeza y desilusión del compromiso del estudiantado con el tema de la paz (una paz agónica que cada vez se acerca a ese indeseado final, final que exaltó al conservador Fernando Londoño si la rancia derecha de la mano del Centro Democrático subía nuevamente al poder) tras un año de la firma del Acuerdo, me dijo:

Lastimosamente la cerveza a mí ya me sabe a mierda, así como el desinterés del estudiantado me ha dejado un fuerte sinsabor muchas veces.

Quizá para algunxs una persona de una universidad privada no tiene potestad moral para hablar sobre el movimiento estudiantil, sobre todo para esas personas sectarias que siguen creyendo que el estudiantado de las privadas somos hijos de los terratenientes del Valle del Cauca y no “Parce, usted debe entender que el movimiento tenemos nada que estudiantil es como una cerveza. Cuando explo- ver con las luchas sota la coyuntura, pues, la gente se organiza y ciales. Les recuerdo se alebresta, entonces en ese momento sube que muchxs estamos la espuma. Luego, el tiempo pasa y el apoyo con unas deudas ni del estudiantado es cada vez menor, similar a las verracas con el la espuma de la cerveza que baja lentamente. ICETEX o demás créFinalmente, la cerveza se calienta y sabe feo.” ditos para estudiar y esto no nos impide

8


año, ya han matado a más de 20 líderes y lideresas sociales. Suerte con la imparcialidad.

ESTUDIANTIL Foto: Enfocando

luchar para que las y los que vienen no tengan que pasar por lo mismo que nosotrxs. Pero me importa chimba y media que no les guste este texto escrito por un pelado de privada.. Ahora bien, tengo una gran preocupación por el desinterés en las universidades privadas ante las luchas sociales y hemos venido camellándole a concientizar al estudiantado, no solo desde la teoría, sino también desde diversas manifestaciones artísticas, evitando que nos encasillemos en la aburrida academia, viéndonos la cara los mismos con las mismas. El proceso es largo, pero ahí vamos. Hemos tenido trabas, incluso con la misma academia que cree que en este país se debe ser imparcial, pero parce, no se puede ser imparcial cuando en un mes y pico que lleva este nuevo

Por otro lado, al ver el estudiantado de la educación pública me entra un fuerte temor por la falta de politización y compromiso del estudiantado de las IES públicas –nunca equiparable al de las universidades privadas–, instituciones con una larga historia de luchas estudiantiles que han logrado diversas victorias pero que al parecer las actuales generaciones guiadas por lxs “influencers” y la política del “no hay que polarizar”, han llevado al estudiantado a pasarse por la galleta las gestas históricas. Los viejos anhelos de cambio se escuchan menos y los viejos cuadros intelectuales caen más y más en el olvido. Cada vez el estudiantado está yendo en contra del proceso biológico que planteaba el viejito Allende (1972) con su célebre frase: «Es una contradicción hasta biológica ser joven y no ser revolucionario». Este panorama nos deja con un estudiantado de públicas y privadas egoístas que solo buscan que les dejen terminar la carrera a tiempo para producir platica y poder «vivir». Se les olvida que el compromiso del o la estudiante les debe llevar hasta sus últimas consecuencias como decía el cura Camilo Torres Restrepo. Muchxs aún seguimos su ejemplo, por eso no avancé con mi tesis durante el paro estudiantil del 2018 y hoy febrero del 2019, estoy escribiendo este texto sin adelantar mi tesis, creyendo aún que la juventud retomará el cambio de la rebeldía, de lo contrario sucumbiremos ante esa puta cerveza caliente que sabe a pura mierda. 99


MEMORIA DE UN

ACUERDO HISTÓRICO

10

Pupitrazo Calle 5ta Previo al Paro Nacional Universitario, Univalle 24 de Abril 2018

Movilización Nacional por la defensa de la educación pública, Cali 10 de Octubre 2018

Acampatón y Plantón sobre la calle 16, Cali. 17 de Octubre, 2018

Toma iglesia La Ermita, Cali. 1 de Noviembre 2018


Movilización Nacional en memoria de la Masacre de las bananeras, Cali 6 de Diciembre 2018

Conmemoración del Estudiante Revolucionario 8 y 9 de Junio, Univalle 25 de Mayo 2018

Movilización Nacional, Cali 28 de Noviembre

Movilización Nacional, Gobernación del Valle, Cali 15 de Noviembre 2018

Conoce más de lo que fue el Paro Nacional Universitario en Univalle a través de nuestros medios virtuales ENFOCANDO 11 11


VOY TRAS LAS HUELLAS DE CAMILO

Gustavo Bocanegra. Estudiante de Licenciatura en Historia Universidad del Valle

Voy tras las huellas de Camilo para encontrarme aprendiendo, para buscarme enseñando. Voy tras las huellas de Camilo para vivir en el otro, para morir en la otra. Voy tras las huellas de Camilo para ser unidad, para volverme diversidad. Voy tras las huellas de Camilo para resistir como lxs afro, para no claudicar como lxs indígenas. Voy tras las huellas de Camilo para ser campesino, para construirme en territorio. Voy tras las huellas de Camilo para ser hombre valiente, para ser mujer indoblegable. Voy tras las huellas de Camilo para ser memoria, para ser pueblo. Voy tras las huellas de Camilo para no retroceder, para ser-con otrxs libertad. Voy tras las huellas de Camilo para ser nueva academia, nueva religión, para ser nuevo militante. Voy tras las huellas de Camilo para ser propuesta, para ser alternativa. Voy tras las huellas de Camilo para ser justicia, para ser verdad. Voy tras las huellas de Camilo para surgir de las entrañas de la tierra, para cambiar el orden establecido. Voy tras las huellas de Camilo para morir por la vida, para luchar contra la muerte. Voy tras las huellas de Camilo para aprehenderlo, para reinventarlo. Voy tras las huellas de Camilo para estudiar y para luchar…

12


Unicauca nos espera, ¡vamos pa’l ENEES!

Sara Jazmín Maradiago Calderón Estudiante Ingenieria de Sistemas Universidad del Valle

Se inicia la Negociación


¿CERDO DIPLOMÁTICO O CERCO Diplomático?

Foto: Enfocando

Nicolás Alejandro Zarama / Estudiante de Ciencia Política y Resolución de Conflictos Universidad del Valle

Mucho se ha hablado acerca de la entrevista hecha a Iván Duque en medio de su visita a Estados Unidos como parte de un viaje diplomático en el que se reunió con Donald Trump. Duque aceptó una entrevista del periodista español Bricio Segovia; en esta se abordó el tema de la situación de Venezuela y Colombia, se habló de la ‘dichosa’ nota de Bolton sobre el envío de 5000 tropas al país, tema que Duque evadió, no una, ni dos, ni tres, sino ¡cinco veces! Se han hecho múltiples memes debido a la incapacidad de nuestro presidente de responder una pregunta, al mejor estilo de su maestro. Más allá de si era la manera más democrática de responder, ese no es el punto, el problema radica en que entraremos a una guerra en la que nadie nos ha llamado y nadie habla de eso, ¿acaso el presidente Duque y su gobierno estarán enterados de todos los problemas que ha generado Estados Unidos en los lugares que despliega sus tropas? Es de gran preocupación que nosotros como habitantes de este país tengamos que vernos sometidos a tener tropas de U.S.A como pedro por su casa, andamos

14


metiéndonos en una guerra que no es nuestra solamente porque quieren sacar interés de esto. Históricamente Estados Unidos ha metido la cucharada en conflictos de otros países a razón de cambio o conveniencia, o sea en busca de algún interés, sobre todo si hablamos de petróleo. Está claro que no van a ir a avivar guerras por defender sus ideales en países ajenos al suyo sin ganar absolutamente nada; este es el viejo mecanismo que siempre han usado bajo la excusa de que están en alguna cruzada por «defender el capitalismo». Ellos no dan nunca una puntada sin dedal. Por lo general cuando un país interviene en este tipo de conflictos se forma una relación entre el país afectado que normalmente queda en un estado deplorable después del conflicto y el que «colabora», que en este caso es Estados UNIDOS, relación que casi siempre es de dependencia y no meramente en un acto de buena intención. Además del sesgo informativo que esto implica, la pantalla que está ganando este gobierno con el temita de «ayudas humanitarias a Venezuela», evadiendo temas de interés y preocupación nacional que están en actual desarrollo; Hidroituango es solo uno de tantos. Vestirse de héroe cargándose un problema que más que por benevolencia se hace como herramienta de cortina de humo y de un gran interés en el camino presupuestado, que a gran escala ciertamente no sabría con exactitud. Lo que sí, es que Trump se la tiene adentro a este gobierno, y más que aliado, se evidencia la relación mandatario-súbdito. Queda la duda de qué tan valeroso sea esto para el futuro político de Colombia. No es como la pintan, está claro que no están en las mejores condiciones y que son precarias. Venezuela ha estado mal todo este tiempo y la tal ayuda la pueden brindar, pero no están al borde de la muerte, como sí lo están miles de niños en la Guajira o alrededor de Colombia. Maduro anunció que llegarían 300 toneladas de ayuda y asistencia humanitaria enviadas desde Rusia y que iba a ignorar el show mediático que tiene planeado Trump. A través de la ONU Maduro aceptó la ayuda de otros países y en los próximos días se espera que lleguen fármacos y medicamentos de alto costo. Por otro lado la Fuerza Armada de Venezuela reiteró «obediencia, subordinación y lealtad» a la Revolución Bolivariana y rechazaron las declaraciones de Trump de intervenir el país. El ministro de Defensa Venezolano Vladimir Padrino se pronunció: «No lo van a lograr, no lo van a poder lograr, van a tener que pasar por nuestros cadáveres, por estos cadáveres». Ellos van a muerte, el problema es que nos lleven a la misma a nosotros, eso es lo que representa la intervención bélica que se puede convertir en una tragedia histórica. El país del sagrado corazón se encomienda a su propia suerte. 15 15


Colombia: ¿una patria que Steban Guevara Estudiante de Profesional en Filosofía y Letras Universidad del Valle

Ante los últimos acontecimientos en la «hermana república de Venezuela» que ya no parece ser tan hermana - y mucho menos sus hijos los inmigrantes venezolanos, que han comenzado a ser perseguidos en distintos países-, no he podido evitar la reflexión constante sobre la posibilidad de un conflicto bélico internacional en cualquier momento. Es inevitable no llegar a tales cuestionamientos al rastrear cada paso que ha dado la crisis en el «vecino país» -como lo llaman los periodistas-. Por un lado, la constante crítica de nuestro presidente -al cual cada vez le caben más adjetivos animalescos, ya no solo 16

Foto: Enfocando

de mamífero roncador, sino también de anfibio saltarín- hacia el gobierno del señor Maduro llevando a un tira y coge bastante tensionante, y más en los últimos días, cuando la compinchería de nuestro mamífero con «su excelencia» Trump y «el loco» Bolsonaro dos personajes nada reservados a la hora de poner las cartas sobre la mesa- ha llegado a sus niveles más libidinosos. Pareciera que a nuestro cerdito se le han subido bastante los humos al conseguir armar su pandilla con los personajes más malos del barrio, razón que al parecer le ha dado suficie


e defender?

fuerza extraña, la pregunta me parece a mí, tiene cabida por varias razones. Primero, porque el conflicto estaría generándose principalmente por un motivo que, aunque tiene hablando del tema a muchos colombianos(as), realmente puede no afectar lo suficiente como para estar dispuestos a tratar de solucionar -de la manera que fuera, y aunque la que ha planteado indirectamente el gobierno no fuera la solución-. La segunda razón, y para mí la más importante, es la inconformidad existente con el gobierno actual; y es que si gran parte de los colombianos no se siente lo suficientemente patriota, porque su patria no le ofrece ni siquiera una vida decente, como para ir a «luchar por su patria» y además, ¿eso sería «luchar por su patria»? Quizás sea más bien «en nombre de su patria», pero por otra que no es “de él o ella”.

tes agallas como para comenzar a apoyar el presunto golpe de estado en el país vecino. Lo trascendental del asunto no es, al menos para mí, el esfuerzo por «derrocar la dictadura de Venezuela» como bien lo repite cuan lora -otro adjetivo animalesconuestro cerdito, sino pensar en una confrontación internacional, y lo que sea que ello incluya, arroja para mí una pregunta: ¿será que las y los colombianos están -o estamos- dispuestos(as) a ir a una guerra internacional?

Me parece a mí que la tendrá difícil el presidente si lo que busca es el apoyo incondicional de los colombianos(as) en su intención de crear nuevos problemas -como una guerra-, pues considero que hay pocas razones para pelear contra un enemigo ficticio cuando tenemos uno propio en el país, que también tiene poder y prefiere mirar hacia otro lado, uno que no sabe gobernar aunque se la pase aspirando también su influencia en Venezuela. Nuestro presidente -es una hipótesis- tiene las mismas aspiraSi bien los colombianos tende- ciones napoleónicas de Bolívar: mos a ser bien belicosos por siempre supe que tenía ambiciouna especie de inclinación o nes de estrella internacional. 17 17


¡SUENA EL PARO! “Pero cuando el pueblo se decida a luchar hasta el fin no habrá ninguna potencia que pueda ser superior a la potencia de ese pueblo que quiere su libertad” Camilo Torres Restrepo DANIELA ESCOBAR Estudiante de Lic. en literatura Universidad del Valle

El panorama político, social y económico en el país evidencia cómo se ha intensificado la desigualdad social. Un Estado ausente ante la violencia y la represión, mientras la matriz mediática de la hegemonía se centra en una guerra ideológica que legitima la intervención militar en Venezuela. Lxs nadie, lxs ninguneadxs -como diría Galeano- siguen de este lado, donde el 47,5% de población está en empleo informal, con políticas que criminalizan la economía de la supuesta clase media (según el director del DANE ), con más de 200 niños muertos por desnutrición en los últimos cinco años, 566 líderes y defensores de DDHH asesinadxs en los últimos tres años. Y con un ambiente de desconfianza al cumplimiento del logrado acuerdo entre el sector estudiantil y el Gobierno, en el marco del paro nacional universitario. Esta realidad nos exhorta a continuar aunando fuerzas. Estudiantil, agrario, profesoral, obrero, femenino, indígena, camionero, en general la diversidad del movimiento social hemos avanzando históricamente con cada paro. Hemos concebido el paro como un mecanismo de presión ante un gobierno que ejerce el poder y la represión hacía su pueblo. La clase popular ha puesto sus exigencias y ha mostrado su disgusto frente a las políticas estatales en el orden nacional, y por supuesto su insurrección nos ha llevado a acumular victorias. 18


Es necesaria la calle y la lucha organizada, la protesta social ha sido deslegitimada y criminalizada, por eso se reivindica junto con las diversas formas de lucha existentes. Bajo una unidad y no precisamente ‘pegada con mocos’ -como se suele expresar-, el movimiento social se pre-para, se organiza y cocina un paro nacional. La Cumbre Agraria, la Asamblea Legislativa Popular y de los Pueblos y finalmente el Encuentro Nacional de Organizaciones Sociales y Políticas, lograron dar camino y construyeron una apuesta que como estudiantes reconocidos en la plataforma UNEES también impulsamos y es el PARO CÍVICO NACIONAL. Este 25 de abril, pintaremos la calle de rebeldía, resistencia y lucha social. En rechazo a las nefastas políticas del presidente Iván Duque, traducidas en un indigno Plan Nacional de Desarrollo, la ruptura de la mesa de diálogo con el ELN, el incumplimiento de los diferentes acuerdos con las organizaciones sociales y el acuerdo de paz, el asesinato a líderes y lideresas sociales; y en defensa a la vida digna, el territorio, la autonomía y la justicia social. La clase popular con los diversos sectores y el movimiento social debemos comprometernos. La pedagogía y la construcción de una trinchera en las calles con el pueblo, solo se hará en los barrios y comunas. 1) https://www.bluradio.com/economia/una-persona-de-clase-media-se-gana-al-dia-entre-1 5000-y-75000-director-del-dane-205115-ie431

19 19


RESACA

Somos un Colectivo de comunicaciรณn alternativo y popular de estudiantes de la Universidad del Valle. Si te interesa publicar o hacer parte de nuestro equipo

ยกEscribenos!

Profile for Enfocando

RESACA Ed. 3 - ¡A parar para avanzar!  

New
Advertisement