Page 1

El acento está en el contenido

Rompiendo paradigmas: de la cadena seca a la refrigerada En 2012, Coca-Cola adquirió Santa Clara, con lo cual transformó su cadena de distribución y pasó de una cadena seca a una refrigerada; a nivel corporativo, este cambio le ha generado a la empresa nuevos retos que deberá apalancar junto con su portafolio de productos, entre ellos Jugos del Valle. En entrevista, Alejandro González, Subdirector de Cadena de Suministro, habla de los desafíos que enfrentan en materia de distribución, almacenaje y transporte. u Rosa María Salas Ascención. DE UNA CADENA SECA A LA REFRIGERADA Con la adquisición de Santa Clara, ¿qué retos le generaron a Coca-Cola en la eficiencia de su transporte? Hace algunos años adquirimos Jugos del Valle, lo cual representó para Coca-Cola empezar a enfrentarse a nuevos retos, desde ahí nos convertimos en una compañía total de bebidas, con lo que nos anticipamos a las cosas que vienen en el camino. La integración de Santa Clara al sistema Coca-Cola es otro desafío, el portafolio de esta compañía es muy extenso, pues tenemos yogurt batido y yogurt bebible que son los dos productos más representativos de la cadena fría, la mayor cantidad del volumen de producto de Santa Clara se mueve en estos dos tipos de empaque conocidos como UHT (ultra high temperature) o de ultrapasteurización.


El acento está en el contenido

¿Y en su distribución? Son muy diferentes los temas de distribución para ambas cadenas, tanto la fría como la seca, pero nuestros sistemas están perfectamente preparados para trasladar estos dos tipos de empaque porque es muy similar a lo que hoy en día trasladamos como Jugos del Valle o muchos de nuestros productos de té, bebidas isotónicas, refrescos, aguas, etcétera. En ese sentido, la cadena de suministro se tiene que adecuar con las inversiones que el sistema ha venido haciendo en los últimos años, podemos decir que estamos prácticamente listos para subirlos a nuestros sistemas de distribución. En el tema particular de cadena fría, ¿cómo han enfrentado esta integración? Básicamente los productos fríos se envían a dos canales de distribución: uno es el canal moderno que son las tiendas de autoservicios, y el otro son las tiendas Santa Clara, y para hacer las entregas a esos dos canales, Santa Clara cuenta con vehículos especiales con temperatura controlada, tiene casi 90 años de historia y ha venido desarrollando un portafolio de productos premium, lo cual nos ha permitido aprovechar todas esas capacidades. ¿Qué diferencias existen entre la cadena seca que antes manejaba Coca-Cola y la cadena de frío ahora con Santa Clara? Nuestro sistema es un sistema complejo, atendemos a 1.2 millones de puntos de venta tres veces por semana, con ocho categorías de refrescos, jugos, aguas, té, bebidas, isotónicos, café y ahora lácteos, de alguna forma nos hemos venido preparando. ¿Qué ha sido diferente con Santa Clara?, la vida en anaquel, los productos Santa Clara tienen una vida más corta en anaquel, por ejemplo, un yogurt anda en 30 o 40 días; otro envase donde se distribuye la leche fresca tiene ocho días en anaquel; mientras que una lata o una botella de vidrio de Coca-Cola tienen alrededor de un año de vida en anaquel y la velocidad a la que se manejan este tipo de productos es mucho más alta y, sobre todo, los procesos de manejo en el centro de distribución y también en la planeación. ¿Qué es lo que se debe asegurar a lo largo de la cadena? Si bien es cierto que en algunos productos que llamamos tradicionales podemos generar ciertos inventarios para estacionalidades o para eventos especiales, aquí necesitamos ser mucho más precavidos para que no represente un riesgo después de la expiración de producto o de merma. Ése es el tipo de cosas que tenemos que asegurar y revisar, que el sistema esté preparado para la distribución de este tipo de productos. Nos estamos preparando para asegurar que cada uno de nuestros más de 300 centros de distribución estén preparados para llevar este tipo de productos a las más de 10 mil rutas de entrega que tenemos. ¿Se creó un área adicional en Coca-Cola para dar soporte a esta cadena de frío? Se han asignado recursos específicos para generar estrategias comerciales de distribución y logística que dan soporte a Santa Clara, al final son una empresa robusta con mucho expertise, nosotros contribuimos con lo que conocemos de distribución y del mercado y cómo hacer sinergias para ser más eficientes. ¿Ya centralizó Coca-Cola el tema de las cámaras refrigeradas para almacenar producto lácteo? El tema de cadena fría está centralizado en la planta de Pachuca que es donde produce Santa Clara, la infraestructura está equipada con cámaras refrigeradas y con aditamentos para manejar el producto frío, de ahí salen hacia dos lugares: cross docks fríos hacia la cadena de autoservicio con temperatura controlada y hacia las tiendas Santa Clara de todo el país. En el momento que la estrategia comercial requiera enviar a otros puntos de venta, la cadena de suministro deberá gestionar todos los procesos para asegurar que podemos dar vida a esta estrategia comercial.


El acento está en el contenido

¿Cómo están acondicionadas las unidades de transporte de Santa Clara para el traslado de producto? Son unidades que atienden a diferentes puntos de venta, de diferentes marcas de nuestros socios comerciales, equipadas con termocrones, con cámaras de refrigeración, algunas multi temperatura. Por ejemplo, los helados —que es otro producto importante en el portafolio de la compañía y que se vende primordialmente en las tiendas Santa Clara— se traslada en unidades acondicionadas, una parte del camión cuenta con temperatura controlada y la otra con temperatura ambiente. ¿Qué otros retos se enfrentan como compañía para hacer esta transición? Si bien es cierto que Santa Clara tiene mucha experiencia, necesitamos reforzar su presencia en algunos territorios; en la medida que se vaya expandiendo su experiencia de marca, la cadena de suministro va a tener que ser capaz de cumplir con la promesa de que nuestros productos estén disponibles en cada uno de los puntos de venta. Probablemente tengamos que hacer algunas inversiones como lo hemos venido haciendo en los últimos años (invertimos mil millones de dólares por año en rubros como el entrenamiento, generación de nuevos empleos, infraestructura de plantas líneas de producción, camiones, etcétera). Aunado a eso, renovamos el 10% de nuestra flota cada año, lo cual significa cambiar unas mil unidades, esto nos permite entregar los productos de manera óptima y estar comprometidos con el medio ambiente, manejamos vehículos a gasolina, diesel, eléctricos para acceder a lugares de difícil acceso y camiones híbridos. ¿Cómo se coordinan con sus embotelladores? Tenemos diferentes corredores mediantes los cuales les damos soporte a nuestros embotelladores, trabajamos en conjunto para ver cómo podemos ayudarlos a definir estrategias para mejorar la logística a través del diseño de redes de distribución y de manufactura; también trabajamos con los canales para darles vida a las estrategias comerciales, al canal moderno, canal tradicional o a los canales emergentes. Buscamos asegurar que las capacidades logísticas se desarrollen en nuestros socios embotelladores para poder cumplir nuestros objetivos de negocio. Al final del día lo que buscamos es crecer el negocio y nuestro compromiso con el medio ambiente es no crecer las emisiones. ¿Cuánto es lo que distribuyen en cadena de frío? En términos generales, tres cuartas partes del volumen de producto que manejamos se mueven en seco y una parte en refrigerado. El sistema Coca-Cola está preparado para manejar este volumen, y en la otra parte, Santa Clara ha desarrollado las capacidades necesarias. Estamos con miras a hacer la expansión y crecer las capacidades.

DESAFÍOS EN LA CADENA A NIVEL INTERNACIONAL A nivel corporativo, ¿cómo enfrentan los desafíos de la cadena de suministro? A través de foros de capacitación donde conocemos qué tendencias existen en el país y en el mundo en temas de inventarios, planeación, manejo de materiales, etcétera. El tema de la inseguridad es uno de los más grandes, por lo que buscamos asegurar que nuestros asociados estén preparados con equipo, gráficas y con cultura para minimizar este impacto; al mismo tiempo, con el corporativo en Atlanta, en Estados Unidos, analizamos las estrategias de negocios a largo plazo en sustentabilidad que nos permiten ir preparando la cadena en los futuros retos. Sabemos que la complejidad de la cadena cada vez será mayor, en conjunto con nuestros embotelladores, con Santa Clara y con Jugos de Valle debemos estar preparados para hacerle frente a los retos. En materia de distribución, ¿qué vislumbra para los próximos años? El tema de los combustibles está presionando de manera fuerte a la industria, otras regulaciones también como el de pesos y dimensiones que probablemente provoque que tengamos que reconfigurar algunas cuestiones de red de producción y distribu-


El acento está en el contenido

ción por las restricciones para circular en full o limitar el peso que cada unidad debe llevar. En materia de tráfico vehicular, las ciudades se están volviendo más complejas y es indispensable contar con las capacidades para optimizar el recorrido porque reduces las emisiones, disminuyes uso del combustible y puedes asegurar que tu producto esté en los puntos de consumo. ¿Y en materia de inventarios…? La tendencia se va a enfocar a la visibilidad y la coordinación de las diferentes entidades de la cadena de suministro de nuestros clientes, en cómo nos coordinamos con ellos para asegurar que leemos sus estrategias comerciales y sus promociones y diseñamos una política de inventario acorde con estas necesidades; nosotros internamente nos comunicamos y también con nuestros proveedores para aseguramos que ellos hacen las inversiones necesarias para cumplir con nuestras necesidades y dar seguimiento a nuestras estrategias. En los temas de operación (sales & operation planning) y CPFR, son herramientas que nos van a permitir coordinarnos con nuestros clientes y nuestros proveedores internamente. Finalmente, ¿qué mensaje le da a la industria? Reforzaremos el compromiso que el sistema Coca-Cola tiene con el país y con los consumidores desde el punto de vista de las inversiones que ha hecho la compañía y planea seguir haciendo en los siguientes años; continuaremos con la sustentabilidad no sólo vista desde el medio ambiente, sino de la sustentabilidad de las comunidades donde operamos.

BALAZOS “Estamos apalancando los 90 años de experiencia de Santa Clara, también necesitamos aprender de ellos, fue una adquisición que hizo Coca-Cola para avanzar en estas categorías y aprender de manera más sólida”: Alejandro González Tres cuartas partes del volumen de producto que maneja Coca-Cola se mueven en seco y una parte en refrigerado. El sistema Cola está preparado para manejar este volumen, y en la otra parte Santa Clara ha desarrollado las capacidades necesarias. z Artículos relacionados: http://www.logisticamx.enfasis.com/notas/66860-anuncia-motorola-equipos-cadena-fria

Rompiendo paradigmas: de la cadena seca a la refrigerada  

En 2012, Coca-Cola adquirió Santa Clara, con lo cual transformó su cadena de distribución y pasó de una cadena seca a una refrigerada; a niv...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you