Page 1

Creciendo como papas

Creciendo como papás “Vitaminas para crecer con nuestros hijos”

Eneriet Granados Galvis Olga Púa Payares

Universidad san buenaventura Seccional Cartagena 2010


Creciendo como papas

Creciendo como papás “Vitaminas para crecer con nuestros hijos “


Creciendo como papas

Contenido Presentación……………………………………………………….4 Metodología del manual creciendo como papás………..6 Capitulo 1 desarrollo infantil………..8 1.1 el desarrollo psicológico y social de niños y niñas de 6 a 12 años…. 1.2 El apego en los niños…………………………. 1.3 Miedos evolutivos Capitulo 2 Pautas para padres con niños y niñas de 6 a 12 años 2.1 como manejar la ansiedad infantil y sus características…. 2.2 que hacer cuando su niño presenta fobia escolar……. 2.3 dónde estás papa, manejo de el duelo infanto_ juvenil…… 2.4 diferenciando entre maltrato y castigo…….. 2.5 depresión infantil……………………………………… 2.6 papa porque no soy como tú, qué hacer en caso de adopción………. Capitulo 3 estrategias educativas para niños y niñas de 6 a 12 años 3.1 área corporalidad…. 3.2

aérea creatividad……..

3.3

aérea carácter

3.4

aérea afectiva

3.5

aérea sociabilidad

3.6

aérea espiritual


Creciendo como papas

Presentación Si bien la crianza es el proceso de educar y orientar a los niños y niñas y jóvenes en esta aventura que es vivir, logrando así un avance armonioso en su crecimiento y desarrollo, basado en un acompañamiento afectuoso e inteligente por parte de los padres o figuras significativas para los niños y niñas.

Al tener esta responsabilidad de ayudarles y de crecer junto a nuestros hijos creamos con frecuencias ansiedades ya que en muchas ocasiones nos enfrentamos a momentos difíciles en el largo recorrido de enseñanza hacia la auto determinación. En este aspecto es necesario acercarnos a ellos de manera asertiva para así lograr un buen dialogo y ejercicio de una autoridad con amor pero a la vez firme, que les permita entender que su formación es gradual y en la cual hay límites. Reconocemos que no hay reglas estables para la crianza, no obstante en esos momentos en los que nos hace falta claridad sobre el mejor camino a seguir y tememos a equivocarnos una información o un consejo puede ser muy oportuno. Es en este momento en donde nos colocamos a pensar lo útil que sería tener un manual que nos ayude en esos momentos de dificultad con nuestros hijos, de ahí nace la idea de creciendo como papas.

Este manual está dirigido al apoyo familiar. Contiene una serie


Creciendo como papas de guías y estrategias que se han diseñado con el fin de ofrecer un soporte teórico y práctico para los padres de familia que en muchas ocasiones no saben qué hacer con esos niños y niñas en momentos de pataletas o berrinches. El objetivo de este manual es entregar herramientas que permitan promover conductas de auto cuidado y prevención para el desarrollo integral de niños y niñas entre 6 y 12 años de edad.


Creciendo como papas

Metodología Estas guías están pensadas para lograr una reflexión tanto personal como del rol de padres así como también para compartir en familia o en grupos de trabajo, estas guías fueron construidas basadas en el dialogo de saberes y de la experiencia que se ha tenido como padres e hijos, esta metodología de enseñanza nos permite invitar a los lectores a reflexionar sobre la costumbres cotidianas en la crianza para así promover y motivar el cambio logrando así un bienestar para nuestros niños y niñas y padres El material que presentamos a continuación está estructurado de la siguiente manera:  conceptos del desarrollo infanto-juvenil. En esta parte se encuentra las bases del desarrollo de los niños y niñas expuestas por expertos en esta sección también encontraran testimonios y cuentos que buscan sensibilizar al lector, además encontraran vitaminas relacionadas con las bases teóricas las cuales se pueden utilizar como punto de partida para el dialogo en grupo o para la reflexión personal  consultemos y debatamos: en esta parte se encuentran herramientas técnicas científicas y pedagógicas sobre pautas y prácticas de crianza que le permitan al lector buscar nuevas alternativas para mejorar sus relaciones familiares  estrategias educativas: este espacio se creó para que el lector realice y proponga acciones concretas con el fin de mejorar sus relaciones familiares asumiendo responsabilidad y compromisos.


Creciendo como papas

Capitulo 1: desarrollo infanto-juvenil 1.1 desarrollo físico, social y aspectos espirituales en niños de 6 a 12 años. EDAD

ASPECTO FISICO

ASPECTO SOCIAL

ASPECTO ESPIRITUAL

6-7 AÑOS

El niño tiene mucha energía. Su

Necesita que lo ayuden a tener

Piensa mucho en Dios y en el

coordinación sigue mejorando,

confianza en sí mismo como

cielo, le gusta mucho las

pudiendo escribir, manipular

miembro de la sociedad. Es

historias de la Biblia, y los

mejor los objetos. Sigue teniendo

soñador y muy sensible a la

un corto lapso de atención, es

aprobación o desaprobación de

observador. Generalmente hace mucho ruido, necesita actividades que involucren acción. El crecimiento es lento

los demás. Le gusta competir con otros, en juegos de equipo, pero

héroes de la Biblia le parecen muy reales. Discierne muy bien entre lo bueno y lo malo. Puede participar en discusiones en la clase usando

siempre quiere ganar, es un mal

conceptos abstractos. Puede

perdedor. Distingue las

comenzar a tomar decisiones

diferencias sexuales, tienden a

en cuanto a las acciones de su

explorar o reírse de las funciones

vida.

orgánicas de otros. 8 AÑOS

Tienen la coordinación necesaria para aprender danzas y destrezas físicas. Crecen bastante en el año. Su lapso de atención aumenta, pudiendo trabajar por períodos más largos.

Los varones aprenden que es importante ser valiente en Cualquier situación. El niño Quiere aprender que ya es mayor, sin embargo, depende de sus padres y maestros. Tiene mucha inclinación a ser dominante, formando grupos de amigos del mismo sexo, estableciendo diferencias para comenzar a verse a sí mismo como persona. Los varones se interesan por los chistes sucios y palabras vulgares.

Su mundo se está expandiendo y comienza a haber interés en las misiones Tienen muchos interrogantes en cuanto a cosas que antes Aceptaba por fe. Ahora puede leer su propia Biblia. Puede aceptar el amor perdonador en las experiencias de la clase. Tiene mucha memoria.

9 AÑOS

El crecimiento va disminuyendo

Los grupos y las actividades son

Puede abarcar la historia de la

en los varones y generalmente

importantes. Cada “club”

son las niñas las que crecen de

prefiere a los de su propio sexo.

golpe. La coordinación ya es

Ayudándose a formar buenos

buena. En algunas niñas

patrones de conducta. El

Manera hacia un carácter y

entusiasmo corre más rápido que

acción cristiana, si tiene un

sus habilidades. Quieren ser como

maestro que lo conozca y

comienzan a aparecer los senos y vellos. Desde ahora es un período de preparación para la adolescencia.

los de su grupo. Puede haber discusiones del sexo con los amigos.

Biblia. Le gustan los héroes y pueden ser motivados en gran

aliente. Ya comprenden el servicio a los demás y la idea de la iglesia universal.


Creciendo como papas 10 AÑOS

11 – 12 AÑOS

Las niñas pasan a los varones en estatura. Los juegos en equipo son importantes. Las niñas

Los varones y las niñas parecen no gustarse durante el 5º y 6º grado. Su humor es sólo gracioso

comienzan a conocer acerca de la menstruación. Comienza a aparecer el interés y curiosidad

para los de su grupo. Las niñas tienen mejores amigas. Comienzan con más fuerza las

en cuanto a las diferencias.

relaciones intimas con los demás.

El espíritu competitivo es muy

Se interesan en actividades de

El niño de 11, ya comienza a

fuerte. Los deportes en equipo

búsqueda, exploración. Todavía

pensar en la ocupación de su

son muy populares. Hay una

muy apegados a la familia,

vida, y se le puede animar a

diferencia importante en el

aunque en sus conversaciones

relacionar su fe con sus

desarrollo físico de las niñas,

parezca menospreciar a la

Elecciones vocacionales.

logrando el 90 por ciento de su

misma. Sus amigos son del mismo sexo y sus relaciones con los demás, se tornan más complicadas y sentimentales Se informan en cuanto a la reproducción

estatura total. Los varones no Muestran todavía madurez sexual, aunque con experiencias de erecciones de estímulos no eróticos.

A esta edad es responsable y Puede discutir su fe cristiana Puede continuar aprendiendo los hechos de la Biblia y aplicarlos a su propia vida. Puede comprender el significado de la mayordomía cristiana.

Responde a las actividades de grupo en la iglesia y le agradan. Pueden crear expresiones tangibles de su fe y debe tener oportunidad para estas actividades creativas


Creciendo como papas 1.2 EL APEGO EN LOS NIÑOS

CUÁNTO VALE UNA HORA DE TU TIEMPO Papi ¿cuánto ganas por hora? Con voz tímida y ojos de admiración un pequeño recibía a su padre al término de una jornada de trabajo. Su padre dirigió ó un gesto al niño y repuso. Mira hijo, esos informes ni tu madre los conoce. No me molestes que esté cansado. Pero papi, Insistió Dime por favor... avor... ¿Cuánto ganas por hora? La reacción n del padre fue menos severa. Pero solo contestó $10 pesos la hora. Papi ¿Me prestas $ 5 pesos ?Preguntó Preguntó el pequeño El padre montó en cólera y tratando con b brusquedad rusquedad al pequeño le dijo. ¿Así que esta es la a razón de saber cuánto me gano? gano Vete a dormir y no molestes muchacho aprovechado. Había caído la noche. El padre, Había meditado lo sucedido y se sentía culpable. Tal vez su hijo quería comprar algo. En fin, queriendo descargar su cargo de conciencia, se e asomó al cuarto de su hijo. ¿Duermes Duermes hijo? preguntó el padre. Dime papi contestó entre sus sueños. Aquí tienes el dinero que me pediste, respondió el padre. Gracias papi, contestó el pequeño, y metiendo la manito debajo de la almohada, sacó otros billetes. Ahora ya completé. Tengo $ 10 pesos. ¿Me Me podrías vender una hora de tu tiempo papito?...Preguntó el niño... REFLECCIONEMOS Y COMPARTAMOS:  ¿Que conoce acerca del apego en los niños?  ¿Cómo se comportaría si un niño lo toma como su figura de apego?


Creciendo como papas  SI volviera a ser niño ¿Quién sería su figura de apego?

CONSULTEMOS Y DEBATAMOS. El comportamiento de apego se define como toda conducta por la cual un individuo mantiene o busca proximidad con otra persona considerada considerada como más fuerte. Se caracteriza también por la tendencia a utilizar al cuidador principal como una base segura, desde la cual explorar los entornos desconocidos, y hacia la cual retornar como refugio en momentos de alarma. El apego es claramente observable en la preocupación intensa que los niños pequeños muestran, con respecto a la localización exacta de las figuras parentales, cuando se encuentran en entornos poco familiares. Según John Bowlby, gran exponente y fundador de la teoría del apego, existe una necesidad humana universal para formar vínculos afectivos estrechos. Bowlby se interesó en el tema a partir de la observación de las diferentes perturbaciones emocionales en niños separados de sus familias. Centrado en estos estudios, entre 1969 y 1980 desarrolló la teoría de apego y pérdida. Sus observaciones de situaciones de separación prolongada, le permitieron clasificar la reacción de los niños en sucesivas etapas: 1) etapa inicial de protesta, caracterizada por una preocupación


Creciendo como papas marcada acerca ca de la ubicación de la figura de apego, que se expresaba en llamadas esperanzadas y llanto. 2) Al cabo de unos días, los niños que continuaban separados atravesaban una fase de desesperación; aparentemente todavía preocupados por el progenitor perdido; mostraban llanto débil y paulatinamente más desesperanza. 3) Etapa de desapego: con el transcurrir del tiempo los niños se volvían apáticos y retiraban todo interés aparente por el entorno. Comenzaban, igualmente, a fijarse en el entorno inmediato, incluyendo las enfermeras y los otros niños. Los niños que llegaban a este estado, ignoraban y evitaban activamente la figura de apego primaria al llegar el momento de un eventual reencuentro, y algunos parecían no poder recordarla. Sostenía que la modalidad de apego influye tanto en la forma de vincularse, como en los tipos de pensamientos, sentimientos sentim y recuerdos. En el desarrollo de la personalidad se consideran dos tipos de influencias: el primero se relaciona con la presencia o ausencia de una figura confiable quien proporciona la base segura al niño; y el segundo se refiere a la capacidad dell individuo de reconocer cuando otra persona es digna de confianza (factores internos). Un buen apego incluye dos aspectos: base segura y exploración. La principal variable se concentra sobre


Creciendo como papas la capacidad de los padres para proporcionar al niño una base seEl ser humano no nace con la capacidad de regular sus reacciones emocionales. Necesita de un sistema regulador diádico, en el que las señales del niño sobre sus estados sean entendidas y respondidas por sus figuras significativas, lo que le permitirá alcanzar así la regulación de esos estados. Sus experiencias pasadas con la madre, por ejemplo, son incorporadas en sus modelos representacionales, a los cuales Bowlby (1973) denominó Modelos de Funcionamiento Interno (internal working models).En esta teoría, un concepto clave es el de sistema conductual, el cual supone una organización homeostática para asegurar que una determinada medida se mantenga dentro de límites adecuados. Es decir, la conducta de apego se organiza por medio de un sistema de control, análogo a los sistemas de control fisiológico que mantienen dentro de ciertos límites las medidas fisiológicas (como la presión sanguínea). Así, el sistema de control del apego mantiene el equilibrio entre cercaníadistancia respecto de la figura de apego. El sistema de apego, cuyo objetivo es la experiencia de seguridad, es un regulador de la experiencia emocional. Para Bowlby, la presencia de un sistema de control del apego y su conexión con los modelos operantes del sí mismo, modelos de funcionamiento interno, y de las figuras de apego, constituyen características centrales del funcionamiento de la personalidad. Los trabajos de Mary Ainsworth (1978) tuvieron un papegura, y la de animarlo a explorar a partir de ellos.


Creciendo como papas l central en el desarrollo de la investigación del apego. Sus observaciones e investigaciones sobre la interacción entre la madre y el infante en los hogares de Kampala, Uganda, y de Baltimore, Maryland, le permitieron diseñar el procedimiento de laboratorio conocido como la situación extraña, donde se observaban las respuestas del infante frente a separaciones muy breves de uno de los padres, y sus posteriores reuniones. Identificó así tres patrones organizados de respuestas infantiles: seguro, ansioso/evitativo, y ansioso/resistente (ambivalente), los cuales se relacionan con diferentes tipos de apego. El apego seguro se caracteriza porque aparece ansiedad frente a la separación, y reaseguramiento al volver a encontrarse con la madre. Supone un modelo de funcionamiento interno de confianza en el cuidador. El apego ansioso/evitativo muestra poca ansiedad durante la separación y un claro desinterés en el posterior reencuentro con la madre; se relaciona con una desconfianza en la disponibilidad del cuidador. En la categoría ansioso/resistente, el niño muestra ansiedad de separación, pero no se tranquiliza al reunirse con la madre. Son niños que muestran limitada exploración y juego, tienden a ser altamente perturbados por la separación, y tienen dificultad en reponerse después. La presencia de la madre y sus intentos de calmarlo fracasan en reasegurarlo, y la ansiedad del infante y la rabia parecen impedir que obtengan alivio con la proximidad de la madre.


Creciendo como papas Se encontró que la organización segura guardaba relación con la sensibilidad de la madre a las señales señales del infante, mientras que las dos formas de organización de apego inseguro/indiferente-evitativo inseguro/indiferente y el abiertamente ansioso ambivalente/resistente estaban relacionadas, respectivamente, con rechazo materno y falta de predictibilidad de la madre. Para Bowlby, los patrones de apego se mantienen a lo largo del tiempo, es decir que los "modelos de funcionamiento interno" del self y de los otros proveen prototipos para todas las relaciones ulteriores, siendo relativamente estables a lo largo del ciclo vital. vital Los trabajos de Mary Main (1985) se ocuparon posteriormente en correlacionar la conducta del niño en la Situación Extraña con el discurso de los padres. Desarrolló mediciones y construcciones teóricas, basándose en las narrativas de padres y madres sobre e sus experiencias relacionales. Main describió tres tipos de apego del adulto: seguro/autónomo, inseguro/desentendido (despreocupado) e inseguro/preocupado. La clasificación del apego se basó en la cualidad de los relatos parentales, dando más importancia a los patrones de pensamiento, recuerdos y relatos acerca de relaciones pasadas, que a sus contenidos específicos. Mientras que las personas clasificadas como


Creciendo como papas seguras integran coherentemente sus recuerdos en una narración con sentido, las personas inseguras presentan dificultades en integrar las memorias de las experiencias con el significado de las mismas; y los desentendidos tienden a negar recuerdos, idealizando o minimizándolos. Poniendo el énfasis en el concepto de Bowlby de "modelos internos de funcionamiento" de las figuras de apego, Main estableció que la adquisición de la capacidad de mentalizar es parte de un proceso intersubjetivo entre el infante y sus figuras significativas. Éstos pueden facilitar la creación de modelos mentalizantes. Un cuidador reflexivo incrementa la probabilidad del apego seguro del niño, el cual, a su vez, facilita el desarrollo de la capacidad de mentalizar. Es decir, considera que la armonía en la relación madre-niño contribuye a la emergencia del pensamiento simbólico. CONCEJOS Y RECOMENDACIONES Es fundamental que el niño o niña tengan la seguridad que proviene de su figura de apego. Es importante que esta confianza sea mantenida en todo momento.

Es natural que todo niño llore al alejarse de su figura de apego es por esto que no es recomendable salir de casa y no despedirse de su hijo o hija por temor a que llore o que se sienta triste. El alejarse de casa y no despedirse de su niño puede ser perjudicial a largo plazo, el niño puede buscarle y no encontrarle por lo tanto sentirá angustia al no saber que ha ocurrido con usted. Imagínese que usted está en casa


Creciendo como papas con su esposo y este de repente sale y no se despide, y pasan varias horas y no sabe que ha ocurrido con él. Lo más seguro es que sienta angustia y luego al enterarse que se fue con un amigo a pasear su angustia se convierta en ira, pues el debió decirle que salía de casa. Pues sucede igual con los niños es mejor despedirse y que el sepa que papa o mama están bien, con el tiempo se acostumbrara que las ausencias de papa o mama son temporales y que siempre regresa a casa.


Creciendo como papas 1.4

MIEDOS EVOLUTIVOS

El gallo, el pato y las sirenas Un gallo y un pato discutían tanto sobre si existían las sirenas, que decidieron averiguarlo yendo al fondo del mar. Bajaron viendo primero pececitos de colores, luego peces medianos y grandes, hasta que todo estaba oscuro y no veían nada. Entonces les entró un gran miedo y subieron. El gallo estaba aterrado y no quería volver, pero el pato le animó a seguir intentándolo, y para calmarle llevó una gran linterna. Bajaron, y al llegar a la oscuridad, cuando estaban pasando más miedo, encendieron la linterna y descubrieron que estaban totalmente rodeados de sirenas, que les podían ver en la oscuridad. Ellas les contaron que pensaban que no les querían, porque la otra vez se habían ido justo cuando les iban a invitar a una gran fiesta, y se alegraron alegraron muchísimo de volver a verles. Y gracias a su valentía y su perseverancia, el pollo y el pato fueron grandes amigos de las sirenas.


Creciendo como papas REFLEXIONEMOS Y COMPARTAMOS  ¿Enseña a su hijo a enfrentar los miedos de la vida? ¿de qué manera?  A la hora de sus temores demuestra usted su valentía  Que estrategias utiliza para vencer los miedos cerca de los niños  Si fuera niño cuales serian sus peores miedos

CONSULTEMOS Y DEBATAMOS No es siempre fácil distinguir entre los miedos evolutivos, que desaparecen con la edad, y los miedos que amenazan el bienestar de los niños que los sufren.

El miedo puede ser un estado de alarma cuando nos encontramos ante situaciones que implican peligro, por lo que muchas veces es necesario para vivir. Por ejemplo, si nos encontramos ante un incendio, sentir miedo puede ser el detonante para salir corriendo. Sin embargo, muchas otras veces, el miedo nace de situaciones injustificadas; en donde no hay un peligro real pero la persona exagera y le ve un riesgo excesivo a una situación que no la tiene. Por ejemplo, el miedo que sufre un niño cuando se enciende una cerilla o un mechero, mechero, el miedo a las arañas, a las alturas, a las


Creciendo como papas relaciones con la gente, a hablar en público, etc. Cuando la respuesta es excesiva y el miedo está provocado por estímulos inofensivos o que están bajo control, estamos hablando de respuestas fóbicas, no de puros miedos evolutivos, que desaparecen a medida que el niño se va haciendo mayor. Como padres u observadores, tenemos que tener en cuenta: cuenta - El número de episodios que tiene el niño - El momento de inicio - La frecuencia - La forma de aparición (brusca o leve) - Qué fobia presenta Dependiendo de la edad del niño, hay miedos que son más frecuentes y que no deben alarmar: alarmar 0-2: Los ruidos fuertes , animales, oscuridad. 3-5: Daño físico, personas disfrazadas, animales, oscuridad, ruidos fuertes. 6-8: Seres imaginarios, soledad, fenómenos meteorológicos, soledad, separación, oscuridad. 8-12 Escuela, aspecto físico, muerte. 13-18: Relaciones sociales, aspecto físico, muerte.

Sufrir por miedos es duro y los niños no se suelen sentir comprendidos por los valientes que les rodean. Sí se sienten protegidos, y en algún momento estos valientes les son muy útiles para que ellos puedan evitar o huir de sus miedos. Necesitan ayuda


Creciendo como papas para poder ver determinadas situaciones de modo diferente y por lo tanto para comportarse de otro modo. Cuando un niño sufre las consecuencias del miedo, le cuesta imaginarse su mundo sin estas preocupaciones, por lo que hay que dotarle de las herramientas necesarias para impulsar con éxito una conducta diferente.

CONSEJOS Y RECOMENDACIONES NO es recomendable utilizar el miedo para tratar de que los niños se comporte de la forma que queremos. Nunca debemos utilizar figuras de autoridad, como los policías o animales como los perros o los indigentes como posibles peligros que se llevaran al niño si este se comporta mal. Estos miedos infundidos pueden desarrollarse con el tiempo en verdaderas fobias que pueden crear trastornos en la personalidad de nuestros hijos.


Creciendo como papas

Capitulo 2 Pautas para padres con niños y niñas de 6 a 12 años 2.1 como manejar la ansiedad infantil y sus características LIOS EN LA CLASE DE CIENCIA El profesor de ciencias, Don Estudiete, había pedido a sus alumnos que estudiaran algún animal, hicieran una pequeña redacción, y contaran sus conclusiones al resto de la clase. Unos hablaron de los perros, otros de los caballos o los peces, pero el descubrimiento más interesante fue el de la pequeña Sofía:

- He descubierto que las moscas son unas gruñonas histéricas - dijo segurísima. Todos sonrieron, esperando que continuara. Entonces Sofía siguió contando: - Estuve observado una mosca en mi casa durante dos horas. Cuando volaba tranquilamente, todo iba bien, pero en cuanto encontraba algún cristal, la mosca empezaba a zumbar. Siempre había creído que ese ruido lo hacían con las alas, pero no. Con los prismáticos de mi papá miré de cerca y vi que lo que hacía era gruñir y protestar: se ponía tan histérica, que era incapaz de cruzar una ventana, y se daba de golpes una y otra vez: ¡pon!, ¡pon!, ¡pon!. Si sólo hubiera mirado a la mariposa que pasaba a su lado, habría visto que había un hueco en la ventana... la mariposa incluso trató de hablarle y ayudarle, pero nada, allí seguía protestando y gruñendo. Don Estudiete les explicó divertido que aquella forma de actuar no tenía tanto que ver con los enfados, sino que era un ejemplo de los distintos


Creciendo como papas niveles de inteligencia y reflexión que tenían los animales, y acordaron llevar al día siguiente una lista con los animales ordenados por su nivel de inteligencia... Y así fue como se armó el gran lío de la clase de ciencias, cuando un montón de papás protestaron porque sus hijos... ¡¡les habían puesto entre los menos inteligentes de los animales!! Según los niños, porque no hacían más que protestar, y no escuchaban a nadie. Y aunque Don Estudiete tuvo que hacer muchas aclaraciones y calmar unos cuantos padres, aquello sirvió para que algunos se dieran cuenta de que por muy listos que fueran, muchas veces se comportaban de forma bastante poco inteligente. REFLEXIONEMOS Y COMPARTAMOS  Que sabe o que conoce acerca de la ansiedad infantil  Alguna vez atenido que pasar por esto  Qué tipo de ansiedad cree que ha tenido su hijo y como lo ha tratado CONSULTEMOS Y DEBATAMOS Cuando nos percatemos de que nuestro hijo tiene una excesiva activación, se encuentra muy nervioso y aparentemente parece que no es debido a nada, estaremos muy pendientes, ya que se deben prevenir estos síntomas ansiosos porque puede llegar a pasar a un estado de ansiedad. En muchas ocasiones en la vida del niño pueden aparecer diferentes tipos de problemas y si no saben solucionarlos, se verán agobiados pudiendo llegar a desarrollar un estado ansioso, en


Creciendo como papas estos casos se le darán al niño mecanismos de defensa para poder resolver los problemas antes de que llegue a esa situación tan desagradable y problemática. Una de las mejores formas para prevenir la ansiedad en el niño es que cuando se presente alguno de los síntomas de la ansiedad, deberemos prevenir el desarrollo de los mismos, es decir, no dejar que evolucionen a más. Dentro de los múltiples estudios realizados sobre este tema, existen numerosas explicaciones, dependiendo del modelo que estudie el problema. Así, ven a la ansiedad infantil como una vivencia de temor, por parte del niño, ante algo que no está muy definido, es algo inconcreto, difuso. Síntomas de la ansiedad infantil Los síntomas generales que presentan los niños en estos casos, son: Trastornos afectivos: tales como un marcado sentimiento de inferioridad, la asertividad es un tema difícil difícil en ellos, suelen ser tímidos. Trastornos intelectuales y dificultas escolar: por déficit de atención, memoria, rendimiento general. Trastornos motores: pueden presentar tartamudez, sonambulismo, sonambulismo, succión del pulgar.... Trastornos somáticos: insomnio, enuresis, asma bronquial, anorexia, cefaleas, vómitos, abdominalgias....Las situaciones más comunes de Ansiedad en el niño Existen algunos tipos de ansiedad más típicos que otros, por ejemplo la ansiedad social donde el niño presenta un temor a que el resto de personas pienses mal de él, es decir, que tengan una valoración negativa de él. En este punto también se encuentra el


Creciendo como papas convencimiento por parte del niño de no saber interactuar con el resto en algunas situaciones y pasan a evitar estos momentos ya que los consideran amenazantes. La ansiedad social lo que aporta al niño es una inhibición comportamental, una aparición de reacciones emocionales negativas, evitan de manera excesiva el contacto con personas desconocidas y pasan a tener exclusivamente contacto con personas muy cercanas. La fobia escolar es otro punto importante donde se produce la ansiedad. Podemos ver una serie de características típica, tales como cuando el niño no quiere asistir a clase, pero no se trata de que un día determinado no le apetezca, si no que se pone muy nervioso, no quiere y no se siente capacitado para ir, normalmente es habitual las ausencias prolongadas al colegio. Los niños se encuentran temerosos, empiezan a sentirse más cuando se va acercando el momento de ir a clase. En este caso de fobia escolar, no se suele presentar ningún tipo de características antisociales. Técnicas de relajación: Los ejercicios de relajación, respiración y yoga son tan poderosos como un fármaco, aunque algo más trabajosos. Puede resultar una buena inversión aprender estas técnicas por que no sólo serán útiles para afrontar el momento actual, sino que nos ayudarán a cuidarnos ante los agobios que nos depare el futuro


Creciendo como papas Actividades manuales: manuales: Las actividades manuales son muy convenientes para las personas que tienen angustias y preocupaciones intelectuales. Las aficiones artísticas y de bricolaje nos hacen entrar en contacto con los objetos sencillos y nos dulcifican, haciendo que hundamos nuestras raíces en la realidad. El disfrutar de la naturaleza tiene similar efecto benéfico. Las personas cuyo estres tiene un origen físico (trajín imparable, niños revoloteando, esfuerzos físicos intensos, operaciones mecánicas embrutecedoras, etc.) les interesa más bien lo contrario, dejar aparcado el cuerpo y hacer trabajar el espíritu con cosas que estimulen la inteligencia (no que aturdan, como por ejemplo estirarse en el sofá y ver televisión durante horas), como podría ser una actividad de aprendizaje (idiomas, ordenadores, cursillo) o una actividad asociativa (apa, vecinal, ONG, etc.) o lúdica.

Técnicas para bajar el nivel general de ansiedad Actividad social: social: Aumentar la vida social, vincularse, participar en las conversaciones, reuniones informales y cultivar la amistad, son ideas positivas y loables por sí mismas y no deben dejarse de lado pensando que el "retiro'' y el aislamiento nos tranquilizarán más (la idea del balneario en una montaña perdida). Efectivamente existe una forma de relajación que es simplificar (tumbarse, no ver a nadie, no hacer nada, aturdirse con cosas que no nos compliquen la vida) y existe otra forma de relajación que proviene de la satisfacción y del ánimo, de habernos molestado en hacer algo con cierta calidad, habiéndonos interesado por los demás y por el mundo externo (la idea de que el mundo que nos rodea es un balneario). Particularmente conviene calmarse mediante el vínculo con lo


Creciendo como papas afectivo, con el contacto vitalizador con las personas a nuestro alrededor, desde el vecino hasta nuestra pareja o familia. CONSEJOS Y RECOMENDACIONES: No es recomendable traer al presente errores que el niño cometió en etapas anteriores de su vida, errores o conductas ya superadas, como por ejemplo no puedes montar en bicicleta pues recuerda q cuando estabas aprendiendo te caíste y te raspaste o no debes tomar agua antes de ir a dormir pues recuerda que te puedes hacer en la cama como hace tres años. No es necesario corregir con estos ejemplos que recuerdan etapas superadas. No son recomendables los largos discursos “las cantaletas” sobre un tema o una conducta que esperamos del niño. Debemos ser claros y precisos en lo que queremos que el niño deba hacer. Al crear largos discursos el niño pierde la atención de lo que realmente el niño debe hacer y termina bloqueando la información de importancia. Por Ejemplo: “A las 8 pm. Debes ir a dormir”. NO son necesarios los argumentos de “mira que no te vas a dormir temprano porque te la pasas en la PC, en vez de aprovechar el sueño para que estés descansado en la mañana, porque si no estás descanso...Etc, etc.”


Creciendo como papas 2.2 Fobia escolar Tintín el niño avispa Titín volvía otra vez a casa sin merienda. Como casi siempre, uno de los chicos mayores se la había quitado, amenazándole con pegarle una buena zurra. De camino, Titín paró en el parque y se sentó en un banco tratando de controlar su enfado y su rabia. Como era un chico sensible e inteligente, al poco rato lo había olvidado y estaba disfrutando de las plantas y las flores. Entonces, revoloteando por los rosales, vio una avispa y se asustó. Al quitarse de allí, un pensamiento pasó por su cabeza. ¿Cómo podía ser que alguien muchísimo más pequeño pudiera hacerle frente y asustarle? ¡Pero si eso era justo lo que él mismo necesitaba para poder enfrentarse a los niños mayores! Estuvo un ratito mirando los insectos, y cuando llegó a casa, ya tenía claro el truco de la avispa: el miedo. Nunca podría luchar con una persona, pero todos tenían tanto miedo a su picadura, que la dejaban en paz. Así que Titín pasó la noche pensando cuál sería su "picadura", buscando las cosas que asustaban a aquellos grandullones. Al día siguiente, Titín parecía otro. Ya no caminaba cabizbajo ni apartaba los ojos. Estaba confiado, dispuesto a enfrentarse a quien fuera, pensando en su nuevo trabajo de asustador, y llevaba su


Creciendo como papas mochila cargada de "picaduras". Así, el niño que le quitó el bocadillo se comió un sándwich de chorizo picantísimo, tan picante que acabó llorando y tosiendo, y nunca más volvió a querer comer nada de Titín. Otro niño mayor quiso pegarle, pero Titín no salió corriendo: simplemente le dijo de memoria los teléfonos de sus padres, de su profesor, y de la madre del propio niño; "si me pegas, todos se van a enterar y te llevarás un buen castigo", le dijo, y viéndole tan decidido y valiente, el chico mayor le dejó en paz. Y a otro abusón que quiso quitarle uno de sus juguetes, en lugar de entregarle el juguete con miedo, le dio una tarjetita escrita por un policía amigo suyo, donde se leía "si robas a este niño, te perseguiré hasta meterte en la cárcel". La táctica dio resultado. Igual que Titín tenía miedo de sus palizas, aquellos grandullones también tenían miedo de muchas cosas. Una sola vez se llevó un par de golpes y tuvo que ser valiente y cumplir su amenaza: el abusón recibió tal escarmiento que desde aquel día prefirió proteger a Titín, que así llegó a ser como la valiente avispita que asustaba a quienes se metían con ella sin siquiera tener que picarles. REFLEXIONEMOS Y COMPARTAMOS  Sabe usted si su hijo ha sufrido fobia escolar  Sabe cuales el motivo por el cual no quiere ir a la escuela  Ha visitado la escuela de su hijo


Creciendo como papas  Si fuera usted niño y no quisiera ir a la escuela porque motivo seria CONSULTEMOS Y DEBATAMOS La fobia escolar se refiere al rechazo prolongado que un niño experimenta a acudir a la escuela por algún tipo de miedo relacionado con la situación escolar. Es poco frecuente y tiende a darse entre 3-4 años y, sobre todo, entre los 11-12 años. Afecta a un mayor número de niños que de niñas. Su comienzo en niños pequeños es repentino, mientras que en mayores y adolescentes es más gradual, de carácter más intenso y grave y con peor pronóstico. Desde una perspectiva clínica, la fobia a la escuela viene precedida o acompañada habitualmente de síntomas físicos de ansiedad (taquicardia, trastornos del sueño, pérdida del apetito, palidez, nauseas, vómitos, dolor de cabeza,...) y de una anticipación cognitiva de consecuencias negativas asociadas a la escuela así como de una relación muy dependiente con la madre y de la proliferación de temores inespecíficos (a la oscuridad, a ruidos,...).El resultado es la conducta de evitación. La fobia escolar está asociada a otros trastornos clínicos, como la depresión y la baja autoestima. Algunos factores predisponentes de la fobia social son la existencia de trastornos de ansiedad o de depresión entre los padres, factores relacionados con la escolaridad como el temor a un profesor, o sucesos vitales negativos como una enfermedad prolongada o la separación de los padres.


Creciendo como papas En resumen, la fobia escolar es un fenómeno complejo que puede denotar la existencia de una fobia específica (temor a ser herido en los juegos de recreo), de una fobia social (temor a ser ridiculizado), de un trastorno obsesivo-compulsivo (temor a ser ensuciado) o de una ansiedad de separación propiamente dicha. Es necesario distinguir al niño con fobia escolar del niño vago. El niño fóbico permanece en casa, con el conocimiento de los padres, durante las horas del colegio y en él no está presente la conducta antisocial. La asociación entre fobia escolar en la infancia y la agorafobia en la edad adulta es sugerente, pero es una simplificación. CONSEJOS Y RECOMENDACIONES: No es recomendable usar la actividad de estudiar como castigo al mal comportamiento, esto crea un rechazo inconsciente del estudio y por ende del colegio ya que se asocia como un castigo o un sufrir. Las tareas escolares y la ida al colegio siempre deben ser reforzadas como una actividad gratificante. Por ejemplo: “no te estás por tanto bien, ahora ve a estudiar y no salgas de tu cuarto hasta que te sepas comportar” o “ve a tu cuarto y escribe 100 veces me voy a portar bien”


Creciendo como papas 2.3 dónde estás papa, manejo de el duelo infanto_ juvenil Algunas sugerencias para acompañar a un niño que ha perdido a un ser querido  Ser completamente honesto con el niño y la niña Acompañar a un niño en duelo significa ante todo NO APARTARLE de la realidad que se está viviendo, con el pretexto de ahorrarle sufrimiento. Incluso los niños más pequeños, son sensibles a la reacción y el llanto de los adultos, a los cambios en la rutina de la casa, a la ausencia de contacto físico con la persona fallecida…, es decir, se dan cuenta que algo pasa y les afecta.

Solamente en el caso de muertes repentinas e inesperadas, sería aconsejable (aunque no siempre posible) apartar al niño durante las primeras horas. El niño puede y debe percibir que

los

adultos están tristes, o que lloran, que

lo

sienten tanto como él, pero evitaremos pueda presenciar escenas desgarradoras de dolor y pérdida de control de los adultos. No es aconsejable decir delante del niño cosas como "yo también me quiero morir" o "¿Qué va ser de nosotros?" Cuándo y cómo dar la noticia: noticia Aunque resulte muy doloroso y difícil hablar de la muerte con el niño, es mejor hacerlo lo antes posible. Pasadas las primeras horas de mayor dramatismo y confusión, buscaremos un momento y un lugar adecuado y le explicaremos lo ocurrido con palabras sencillas y sinceras. Por ejemplo, podemos


Creciendo como papas decirles: "Ha ocurrido algo muy triste. Papá ha muerto. Ya no estará más con nosotros porque ha dejado de vivir". Explicar cómo ocurrió la muerte: muerte Procuraremos hacerlo con pocas palabras. Por ejemplo: "Ya sabes que ha estado muy muy muy enfermo durante mucho tiempo. La enfermedad que tenía le ha causado la muerte" El niño puede tener miedo de morir ante cualquier enfermedad banal, por lo que es importante recalcarles que las personas sólo se mueren cuando están muy muy muy enfermas, y tienen una enfermedad que muy poca gente coge. Es caso de accidente, podemos decir que quedó muy muy muy malherido, que los médicos y las enfermeras hicieron lo posible para "arreglar" el cuerpo, pero que, a veces, está tan herido o enfermo que las medicinas no le pueden curar. Si la muerte fue por suicidio, suicidio de nada sirve ocultarlo porque tarde o temprano, se acaban enterando por alguien ajeno a la familia. Es mejor pues explicar al niño qué es el suicidio, y responder a sus preguntas. "Niños sobrevivientes de suicidas, una guía las personas que los cuidan". Mas adelante ¿Qué podemos decirles si nos preguntan por qué? : ¿Por qué ha muerto? ¿Por qué a mí? Son preguntas difíciles de responder. No pasa nada por decirles que nosotros también nos hacemos las mismas preguntas, o que sencillamente no sabemos la respuesta. Es bueno se sepan que todos los seres tienen que morir algún día y que le ocurre a todo el mundo. Los niños en su fantasía pueden creer que algo que pensaron, dijeron o hicieron causó la muerte. Si un niño dice: "me hubiera gustado ser más bueno con mamá, así ella no habría


Creciendo como papas muerto", debemos decirle con calma pero con firmeza que no ha sido culpa suya. Para los niños menores de 5 años, la muerte es algo provisional y reversible: reversible Será pues necesario ser pacientes para explicarle una y otra vez lo ocurrido y lo que significa la muerte. Es su mente, la persona que ha muerto sigue comiendo, respirando y existiendo, y se

despertará en algún momento para volver a llevar una vida completa. Los niños de estas edades se toman todo al pie de la letra. Es mejor pues decir que ha muerto, que usar expresiones como "se ha ido", "lo hemos perdido" (pueden pensar: ¿y si me pierdo yo y no se volver a casa?), "ha desaparecido", "se ha quedado dormido para siempre" (pueden temer no poder despertarse), "Se ha marchado de viaje", "Dios se lo ha llevado" Estas expresiones pueden alimentar su miedo a morir o ser abandonados, y crear más ansiedad y confusión. Para que el niño entienda qué es la muerte, suele ser útil hacer referencia a los muchos momentos de la vida cotidiana donde la muerte está presente: en la naturaleza, muerte de animales de compañía... Permitirle que participe en los ritos funerarios Animar al niño a asistir y participar en el velatorio, funeral, entierro… Tomar parte en estos actos puede ayudarle a comprender qué es la muerte y a iniciar mejor el proceso de duelo. Si es posible, es aconsejable explicarle con antelación qué verá, qué escuchará y el porqué de estos ritos. Animar también al niño a ver el


Creciendo como papas cadáver. Muchos niños tienen ideas falsas con el cuerpo. Comentarle que el cuerpo deja de moverse del todo y para siempre, deja de respirar, de comer, de hablar, de ir al baño, y no siente dolor. Dejarle bien claro que ya no siente nada; ni lo malo, ni el frío, ni el hambre… Insistir en que la muerte no es un especie de sueño y que el cuerpo no volverá ya ha despertarse. Antes de que vea el cadáver, explicarle dónde estará, qué aspecto tendrá… Lo ideal es que el niño pueda pasar un rato de tranquilidad e intimidad con el cadáver. Puede pedirse que nos dejen a solas con el niño y que no se interrumpa durante unos minutos. Si el niño no quiere ver el cadáver o participar en algún acto, no obligarle ni hacer que se sienta culpable por no haber ido. Si los padres o padre superviviente están demasiado afectados para ocuparse de las necesidades del niño, puede ser conveniente que otra persona (un familiar o amigo de la familia) se ocupe de atenderle y se responsabilice de acompañarle durante estos actos. Es preferible que sea alguien cercano al niño, que le permita expresar sus emociones y se sienta cómodo contestando sus preguntas.  Animarle a expresar lo que sienten: Aunque no siempre las expresen, los niños viven emociones intensas tras la pérdida de una persona amada. Si perciben que estos sentimientos (rabia, miedo, tristeza…) son aceptados por su familia, los expresarán más fácilmente, y esto les ayudará a vivir de manera más adecuada la separación. Frases como: "no llores", "no estés triste", "tienes que ser valiente", "no está bien enfadarse así", "tienes que ser razonable y portarte como un grande”, pueden cortar la libre expresión de


Creciendo como papas emociones e impiden que el niño se desahogue. Tener en cuenta que su manera de expresar el sufrimiento por la pérdida, no suele ser un estado de tristeza y abatimiento como el de los adultos. Es más frecuente apreciar cambios en el carácter, cambios frecuentes de humor, disminución del rendimiento escolar, alteraciones en la alimentación y el sueño…

Algunas respuestas habituales en los niños de 2 a 5 años: Perplejidad: Perplejidad Parecen totalmente confusos sobre lo que ha ocurrido o se niegan a creerlo. Es posible que pregunten reiterativamente: "¿Dónde está papá?". Desean saber cuándo va a volver la persona fallecida, o la buscan activamente. Regresión: Se pegan al padre superviviente, se quejan, se hacen pipí en la cama, piden un biberón, se chupan el dedo... Ambivalencia: Ambivalencia: A algunos niños parece no afectarles en absoluto la muerte. Responden ante la noticia con preguntas o afirmaciones inadecuadas. Aunque sea una reacción desconcertante, es bastante común. Significa que no ha aceptado o afrontado la muerte, pero comprende lo que ha sucedido. Lo más habitual, es que el niño elabore el duelo alternando fases de preguntas y expresión emocional, con intervalos en que no menciona para nada el asunto. Suele sentir rabia y enfado: enfado por haber sido abandonado, y puede expresarla de muchas maneras: irritabilidad, pesadillas, juegos ruidosos, travesuras…Es frecuente que dirijan el enfado hacia un familiar cercano. Permitirle que saque la rabia gritando, corriendo, saltando, golpeando con cojines, por ejemplo…


Creciendo como papas Expresan su dolor a través de los juegos: Con sus compañeros y amigos pueden jugar a morirse, al entierro…Todos estos comportamientos son absolutamente normales y tienen que ser respetados como necesarios para que el niño realice de forma adecuada el duelo. Toman a sus sus padres como modelo: No es malo que los niños vean el dolor y la tristeza. No tengamos miedo de mostrar los propios sentimientos delante del niño (excepto manifestaciones violentas de rabia y dolor) Cuando le mostramos lo que sentimos, el niño nos percibe más cercanos, y es más fácil que nos diga el también, lo que le está pasando. Un padre o una madre que no se inmute después de una muerte para no entristecer a sus hijos, puede hacer que éstos "congelen" sus emociones. O si muestra cólera, un dolor extremo o una conducta histérica, su hijo puede imitar este comportamiento. Miedo a morir u a otra pérdida: Los niños más pequeños creen que la muerte es contagiosa y pueden pensar que pronto le llegará su turno. Explicarles que no tienen nada que temer. Les preocupa que el padre o la madre superviviente también les abandonen. Se preguntan qué les ocurriría y cómo sobrevivirían. Establecen vínculos afectivos: afectivos Aunque el niño sepa que su ser querido ha muerto, siente necesidad de seguir manteniendo una relación afectiva, y así, la persona fallecida puede por un tiempo convertirse en un padre o madre imaginario. En algunos casos, podemos ayudar al niño dándole algún objeto personal del fallecido, que este conserve como un recuerdo precioso y una forma de unión íntima con él. El niño puede establecer vínculos afectivos con otros adultos que se


Creciendo como papas parezcan al difunto o tengan unas cualidades similares (un familiar, la maestra, el psicólogo...) y pedirles que sean su padre o su madre. Esta conducta es bastante común y no significa que el padre superviviente no satisfaga las necesidades del niño. Comprueban la realidad: Al principio es posible que parezca y saben y aceptan lo que ha ocurrido, pero después, al cabo de varias semanas o meses, preguntan cuándo volverá o lo buscan por la casa Algunas respuestas habituales habituales en los niños de 6 a 9 años Según William C. Kroen: Kroen Los niños de estas edades saben que la muerte es permanente y real. La negación: Una respuesta muy común es negar que la muerte haya ocurrido. Es su negación pueden mostrarse muy agresivos. Algunos pueden mostrarse más contentos y juguetones que de costumbre, como si la pérdida nos les hubiera afectado. Los adultos pueden malinterpretar esta conducta y reaccionar con cólera o simplemente ignorar a los niños. Pero en realidad esta negación indica que los niños sienten un dolor tan profundo que intenta levantar un muro para que la muerte no les afecte. Estos niños necesitan oportunidades para llorar la pérdida y es posible que también necesiten permiso para hacerlo. Se puede decir algo como: "No tienes que mostrar tu tristeza a todo el mundo, pero si quieres puedes compartirla conmigo. Si tienes ganas de llorar y estar triste a solas, me parece muy bien, pero después de estar así durante un rato, sería bueno que hablaras con alguien de cómo te sientes.


Creciendo como papas La idealización: idealización: Insistir en que "mamá era la persona más lista o perfecta del mundo", por ejemplo, les permite mantener una relación imaginaria con la persona fallecida. La culpabilidad: culpabilidad: Es una respuesta normal, sobre todo si no pueden expresar la tristeza que sienten. Comentarios en vida como "vas a matarme", pueden hacer creer al niño que su mala conducta ha contribuido a la muerte. Si además la niegan y fingen ser valientes como parte de la negación, los adultos pueden aumentar el sentimiento de culpa al corregirlo o enojarse con él al parecer que la muerte no le importe. A los niños que se obstinan en negar la muerte y no dejan de sentirse culpables, es difícil que superen la situación sin ayuda. El miedo y la vulnerabilidad: vulnerabilidad: Es normal que los niños de estas edades se sientan asustados y vulnerables. Intentan ocultar sus sentimientos, sobre todo a los niños de su edad, porque no quieren que sus amigos o compañeros de la escuela los consideren "diferentes". Los niños sobre todo pueden actuar con bravuconería o agresividad. Se ocupan de los demás: Pueden asumir el papel del fallecido y cuidar de sus hermanos más pequeños o asumir tareas que antes realizaba el padre o la madre que ha muerto. Buscan a la persona que que ha muerto: Pueden ir de una habitación a otra, o buscarla en el desván o en el sótano. La mejor respuesta es dejar que sigan buscando. Les puede consolar saber que nosotros también a veces sentimos el deseo de hacerlo.


Creciendo como papas Los tres temores más frecuentes del niño ¿Causé yo la muerte? ¿Me pasará esto a mí? mí? ¿Quién me va a cuidar?  Mantenerse cerca del niño física y emocionalmente Permitirle estar cerca, sentarse a su lado, sostenerlo en brazos, abrazarlo, escucharle, llorar con él…Podemos también dejar que duerma cerca, aunque mejor en distinta cama. Puede ser adecuado también buscar momentos para estar separados: dejarle sólo en su habitación, dejarle salir a jugar con un amigo… Si es necesario, tranquilizarle diciéndole que estaremos ahí por si nos necesita. El niño intuye enseguida que la muerte va a tener muchas consecuencias en la familia. Es bueno decirle que, aunque estamos muy tristes por lo ocurrido, vamos a seguir ocupándonos de él lo mejor posible. El niño puede temer también ser abandonado por el familiar sobreviviente. Asegurarle que, aunque está muy afectado por la pérdida, se encuentra bien y no le va a pasar lo mismo. Con frecuencia, lo que más ayuda a los niños frente a las pérdidas, es reencontrar el ritmo cotidiano de sus actividades: el colegio, sus amigos, sus juegos familiares, las personas que quiere. También es importante garantizarle el máximo de estabilidad posible. En este sentido no es un buen momento, por ejemplo, para cambiarlo de colegio o para imponerle nuevas exigencias (S. Weis) Asegurarles que


Creciendo como papas vamos a seguir queriendo a la persona fallecida y que nunca la olvidaremos  Estar atentos a cualquier a parición de síntomas de alerta Llorar en exceso durante periodos prolongados Rabietas frecuentes y prolongadas Apatía e insensibilidad: Un periodo prolongado durante el cual el niño pierde interés por los amigos y por las actividades que solían gustarle. Frecuentes pesadillas y problemas de sueño. sueño Pérdida de apetito y de peso. Miedo de quedarse solo. Comportamiento infantil (hacerse pis, hablar como un bebé, pedir comida a menudo…) durante tiempo prolongado. Frecuentes dolores de cabeza solos o acompañados de otras dolencias físicas. Imitación excesiva de la persona fallecida, expresiones repetidas del deseo de reencontrarse con el fallecido. Cambios importantes en el rendimiento escolar o negativa de ir a la escuela. La adolescencia suele ser ya una etapa difícil El duelo en el adolescente, al igual que ocurre en los adultos, tendrá una intensidad mayor o menor dependiendo del grado de intimidad y vinculación con la persona fallecida, el tipo de relación que existía entre ambos y las circunstancias de la muerte. También es verdad que los cambios y características propios


Creciendo como papas de la edad hacen que éstos puedan reaccionar de manera diferente a los adultos. Si por ejemplo, son ya habitualmente tendentes a la rebeldía y la emotividad, pueden vivir la experiencia de la muerte de forma más impetuosa. Por otro lado, si la muerte es ya en sí misma un tabú entre los adultos, suele ser mucho mayor en la adolescencia, donde además existe per se una negación de la muerte y un sentimiento fuerte de invulnerabilidad. El adolescente tiene que hacer frente a la pérdida de un ser querido, al mismo tiempo que hace frente a todos los cambios, dificultades y conflictos propios de su edad. Aunque exteriormente parezca ya un adulto, el desarrollo del cuerpo no va siempre a la par con la madurez afectiva. Es por eso que puede necesitar mucho apoyo, comprensión y afecto para emprender el doloroso y difícil proceso de duelo.  Intentan o aparentan ser fuertes Muchas veces el adolescente, aunque sufra intensas emociones, no las comparte con nadie. Posiblemente porque se siente de alguna manera, presionado a comportarse como si se las arreglara mejor de lo que realmente lo hace. Después del fallecimiento de su padre, su madre o de su hermano/a, se le puede pedir "ser fuerte" y "mantener el tipo" delante del otro padre o de los hermanos más pequeños. Se espera que sostenga a otros, cuando no sabe si será capaz de sobrevivir a su propio dolor. Aunque no lo demuestren, es natural que el adolescente sienta mucha rabia, miedo, impotencia... y que se pregunte el por qué y para qué vivir. Los adolescentes perciben la muerte como algo que les hace "diferentes" y temen, que si expresan


Creciendo como papas su dolor públicamente, pueda interpretarse como una señal de debilidad. Otras veces pueden reaccionar con una aparente indiferencia, que no es más que su manera de defenderse de los sentimientos abandono. Esta indiferencia no significa que no les importa y debemos evitar culpabilizarles por su actitud. Este tipo de conflictos puede tener como resultado que el adolescente termine por renunciar a vivir su propio duelo (duelo aplazado o congelado). Puede faltarles ayuda En el caso de fallecimiento del padre o de la madre, puede ocurrir que se preste más atención al padre que queda, que al adolescente. Este, en general, tenderá más al aislamiento que a compartir lo que siente, de ahí que podamos sacar la falsa impresión de que sufre menos. Como hemos mencionado antes, es frecuente que se espere del adolescente que sea adulto y se haga cargo de cuidar y ayudar al resto de la familia, sobre todo al padre o madre sobreviviente o a los hermanos más pequeños. La manera de reaccionar de los adultos puede tener también una gran influencia en las reacciones del adolescente frente a la muerte. Es frecuente que los adultos no quieran hablar por miedo a contagiarles su dolor, pero la realidad a veces muy simple: aunque queramos protegerlos, los adolescentes están viviendo su duelo y les duele. Podríamos esperar que buscaran y encontraran entonces alivio y ayuda en sus amigos, pero cuando se trata de la muerte, salvo que se


Creciendo como papas haya vivido una situación similar, los amigos se sienten impotentes. Los amigos, compañeros normalmente no saben cómo ayudar, no saben que decir o que hacer, tienen miedo a mencionar el tema y hacerles sufrir más... Esto puede ser interpretado por el adolescente como falta de interés y favorecer más si cabe su aislamiento.  Puede haber conflictos de relación previos al fallecimiento El esfuerzo del adolescente para ser cada vez más independiente de sus padres, suele acompañarse de conflictos y problemas en la relación. Atravesar por un periodo de desvalorización de su familia es una forma normal, aunque difícil, de ir separándose de ellos. Si su padre o su madre fallecen mientras está alejándose física y emocionalmente de ellos, puede experimentar un gran sentimiento de culpa. Aunque la necesidad de separarse es perfectamente natural, esta experiencia puede hacer el proceso de duelo más complicado e interrumpirse su camino natural de emancipación. Si la muerte ocurre en el seno de la familia, es aconsejable discutir abiertamente y cuanto antes con el adolescente los cambios en la forma de vida y en los roles de cada miembro. Con esto podemos evitar que el adolescente tienda a querer reemplazar al fallecido. Sería el caso, por ejemplo, de la hija mayor que adopta el papel de la


Creciendo como papas madre fallecida y cuida de su padre y sus hermanos como lo hacía ésta.  Es necesario ocuparse del dolor de los adolescentes En el caso de fallecimiento de uno de los padres, es posible que el que queda no esté en condiciones, al menos durante un tiempo, de ocuparse del dolor de sus hijos. Es el momento en que el entorno del adolescente (abuelos, amigos, profesores, vecinos...) deberían tomar el relevo y jugar un papel que puede ser crucial. Hay que tener en cuenta también que la adolescencia es una etapa en la que, como hemos dicho, el joven inicia, dentro de su proceso de maduración, la separación de su familia. Esto puede explicar, y hay que tenerlo en cuenta, porque puede rechazar la ayuda de personas de la familia más cercana.  Cómo hablar con ellos Lo mejor es interesarse y preguntar abiertamente y con naturalidad:

¿Tienes mucha pena? o ¿Le echas mucho de menos? Es importante permitir y aceptar sus emociones, decirles que no hay nada malo en estar tristes y hablar de ello. Pero de nada servirán estos buenos consejos si nosotros mismos no somos capaces, a su vez, de manifestar delante de ellos nuestro propio dolor y tristeza: a mí también me da

mucha pena y estoy pasándolo mal. Así les demostramos que les queremos, que nos preocupan y eso facilita que hablen, que expresen su dolor, que se desahoguen y en definitiva que se sientan acompañados.


Creciendo como papas Signos que indican que un adolescente necesita más ayuda Como hemos visto, son varios los motivos que determinan que el duelo en el adolescente sea más difícil. Algunos adolescentes pueden mostrar un comportamiento inadecuado o preocupante que puede alarmar a su familia.  Vigilar los siguientes comportamientos: - Negación del dolor y alardes de fuerza y madurez - Síntomas de depresión, dificultades para dormir, impaciencia, baja autoestima. - Fracaso escolar o indiferencia hacia las actividades extraescolares. - Deterioro de las relaciones familiares o con los amigos. - Mencionar el suicidio como posibilidad de reencuentro con la persona fallecida. - Conductas de riesgo: abuso del alcohol y otras drogas, peleas, relaciones sexuales sin medidas preventivas… La presencia prolongada de alguno o varios de estos signos pueden indicar la necesidad de pedir ayuda profesional que valore su situación, facilite la aceptación de la muerte y asesore al adolescente y su familia en el proceso de duelo. CONSEJOS Y RECOMENDACIONES: no es recomendable utilizar la figura ausente como recompensa del buen comportamiento o como castigo del mal comportamiento de un niño. Nunca debemos condicionar el posible regreso de la persona ausente al buen


Creciendo como papas comportamiento de un niño, y menos si este ha fallecido. Esto es perjudicial para el desarrollo del niño. Crea sentimientos de culpa y refuerza el sentimiento que la mayoría de los niños sienten al sentirse culpables de la muerte o abandono de la persona querida. Por ejemplo: “ Pórtate bien mira que tu papa no regresara si no te portas bien” o “Te estás portando mal y si sigues así tu papa que está en el cielo se va a enojar y no va a regresar jamás”


Creciendo como papas 2.4 diferenciando entre maltrato y castigo cast EL DRAGON, EL PINTO Y EL TITAN Hubo una vez un pintor que en uno de sus viajes quedó tan perdido por el mundo que fue a dar a la guarida de un dragón. Éste, nada más verle, rugió feroz por haberle molestado en su cueva. - ¡Nadie se atreve a entrar aquí y salir vivo! El pintor se disculpó y trató de explicarle que se había perdido. Le aseguró que se marcharía sin volver a molestarle, pero el dragón seguía empeñado en aplastarle. - Escucha dragón. No tienes por qué matarme, igual puedo servirte de ayuda. ay - ¡Qué tonterías dices enano! ¿Cómo ¿ podrías ayudarme tú, que eres tan débil y pequeñajo? ¿Sabes hacer algo, aunque sólo sea bailar? ¡Ji, ¡ ja, ja, ja! - Soy un gran pintor. Veo que tus escamas están un poco descoloridas y, ciertamente, creo que con una buena mano de pintura podría ayudarte a dar mucho más miedo y tener un aspecto mucho más moderno... El dragón se quedó pensativo, y al poco decidió perdonar la vida al pintor si se dedicaba como esclavo suyo a pintarle y decorarle a su gusto. El pintor cumplió plió con su papel, dejando al dragón con un aspecto increíble. Al dragón le gustó tanto, que a menudo le pedía al pintor nuevos cambios y retoques, al tiempo que le trataba mucho mejor, casi como a un amigo. Pero por mucho que el pintor se lo pidiera, no estaba estaba dispuesto a dejarle libre, y le llevaba con él a todas partes.


Creciendo como papas En uno de sus viajes el pintor y el dragón llegaron a una gran montaña. Estaban recorriéndola cuando se dieron cuenta de que la montaña se movía... y comenzó a rugir con un ruido tal que dejó al dragón medio muerto de miedo. Aquella montaña era en realidad un gigantesco titán, que se sintió tan enfadado y ofendido por la presencia del dragón, que aseguró que no pararía hasta aplastarlo. El dragón, asustado por el tamaño del titán, se disculpó disculpó y trató de explicarle que había llegado allí por error, pero el titán estaba decidido a acabar con él. Pero escucha, gran titán, soy un dragón y puedo serte muy útil útil- terminó diciendo. - ¿Tú, dragón enano? ¿Ayudarme a mí? ¿Pero sabes hacer algo útil? ¡Ji, ji, ji, ji! - Soy un dragón, y echo fuego por mi boca. Podría asar tu comida y calentar tu cama antes de dormir... El titán, igual que había hecho antes el dragón, aceptó la propuesta, quedándose al dragón como su esclavo, tratándolo como si fuera una un cerilla o un mechero. Una noche, cuando el titán dormía, el dragón miró entristecido y avergonzado al pintor. - Ahora que me ha ocurrido a mí, me he dado cuenta de lo que te hice... Perdóname, no debí abusar de mi fuerza y mi tamaño. Y cortando sus cadenas, nas, añadió:añadió: ¡Corre, escapa! El titán duerme y eres tan pequeño que no puede ni verte.


Creciendo como papas El pintor se sintió feliz de haber quedado libre, pero viendo que el dragón, a quien había tomado mucho cariño, había comprendido su injusticia, se quedó por allí cerc cerca pensando un plan para liberarle. A la mañana siguiente. Cuando el titán despertó, descubrió al dragón tumbado a su lado, muerto, con la cabeza cortada. Rugió y rugió y rugió furioso, pensando que habría sido cosa de su primo, el titán más malvado que con conocía, y se marchó rápidamente en su busca, decidido a romperle la cabezota en mil pedazos. Cuando se hubo marchado el titán, el pintor despertó al dragón, que aún dormía tranquilamente en el mismo sitio. Al despertar, el dragón encontró al otro dragón de la la cabeza cortada, que no eran más que unas rocas que el pequeño artista había pintado para que parecieran un dragón muerto. Y al mirarse a sí mismo, el dragón comprobó que apenas se le podía ver, pues mientras dormía el pintor había decorado sus escamas de forma que parecía una verde rde pradera de flores y hierba.Ambos hierba.Ambos huyeron tan rápido como pudieron, y el dragón, agradecido por haberle salvado, prometió a su amigo el pintor no volver a utilizar su fuerza y su tamaño para abusar de nadie, y que los utilizaría siempre para ayudar a quienes más lo necesitaran. REFLEXIONEMOS Y COMPARTAMOS  Cómo ve usted el maltrato en los niños


Creciendo como papas Qué diferencia hay entre castigar y maltratar  Como se podría corregir a un niño sin maltratarle  Si fuera niño que haría si fuera maltratado

CONSULTEMOS Y DEBATAMOS La ley considera menor a todo niño que aun no ha cumplido 18 años. Cuando éste es maltratado o abusado, cuando su salud física o mental o su seguridad están en peligro, ya sea por acciones accion u omisiones de la madre o el padre u otras personas responsables de sus cuidados, se produce maltrato por acción, omisión o negligencia. Se trata de un problema social, con bases culturales y psicológicas, que se produce en cualquier nivel económico o cultural. cultural. Viola los derechos fundamentales del menor, por lo cual debe hacerse lo posible para detenerlo. La crueldad hacia los niños puede dividirse en cuatro categorías: 1. Conceptos exagerados de disciplina aplicados por sujetos profundamente inadecuado inadecuados e Irresponsables. 2. Actos de violencia o negligencia cometidos por padres o adultos que ejercen rígidas interpretaciones interpre de la autoridad, de normas y reglas de conducta. 3. Patológica cuyos orígenes se consideran psicopatológicos y difíciles de Idéntica y tratar. 4. La crueldad más intangible de todas, la crueldad o ofi ficial o la organizada, aquella que se comete por ignorancia, por insensibilidad o por omisión en la forma de falta de legislación o de cumplimiento de la misma que proteja adecuadamente al menor.


Creciendo como papas ENTRE EL CASTIGO Y LA AGRESIVIDAD El castigo como instrumento de corrección y estrategia de formación moral, aparece como la primera y más persistente justificación del daño que padres y madres maltratadores causan a sus hijos. La repetición de los actos de crueldad y de dureza se presenta como acto de corrección. Frente al agresor y al agredido el concepto de castigo opera como excusa. Algunos agresores niegan la frecuencia, la intensidad y la desproporción del daño denunciado, mostrando en ese ocultamiento que entienden la arbitrariedad y el exceso al que recurren. En otros casos, los maltratadores dependen el exceso y su repetición, por el beneficio que el abuso genera para modificar las conductas que, según ellos, ofenden. En general, la justificación de los padres busca mostrar el abuso como pedagogía que se utiliza por el bien del menor y que, mostrado con objetivos educativos y de ideales sociales, normaliza el daño físico o psicológico producido. Se encuentra que estos padres no quieren buscar formas diferentes al castigo corporal y al maltrato psicológico. Evitan asistir a consulta para hablar de lo que sucede en la relación con sus hijos. Sólo la obligación legal aplicada por las instituciones logra que, en algunos casos, éstos asistan a tratamiento. Escudándose en el deber de corregir a sus hijos, los padres ejercen una coacción que presentan como necesaria. Es en el interior de la familia donde se presentan los mayores abusos en la aplicación de la ley.


Creciendo como papas DIFERENCIANDO MALTRATO Y CASTIGO CASTIGO Identificar el maltrato como violencia sobre los hijos implica diferenciarlo del castigo, como acción correctiva, que en la familia se relaciona con intenciones educativas y formativas, y que se permite socialmente para generar y lograr interiorizar en el niño regulaciones sociales que le permitan y faciliten su socialización. El castigo como reparación es parte de la cultura, de ideales sociales, de creencias que desde los principios éticos y morales de una cultura regulan el empuje a la propia satisfacción de los impulsos sexuales y agresivos, como tendencias comunes que exponen la vida social. Según este concepto el castigo es violencia simbólica, en tanto evita la repetición de actos que sin los límites impuestos, precipitarían al niño y más tarde al adulto a la consecución de un goce inútil Si el castigo se ejerce sin crueldad, sin sadismo, sin deseos de venganza y se basa en el amor, tendrá un efecto protector para el niño y le permitirá aceptar las renuncias que sus padres le imponen. Debe considerarse la subjetividad del agresor. El niño, como parte de lo íntimo en la familia, es un objeto interno, es decir, representa para los padres atributos, defectos, deseos y aspiraciones edificados a lo largo de la historia de ambos. La valoración facilitará Identificar repeticiones o formaciones reactivas de experiencias vividas por el agresor con aquéllos que forman parte de su propia historia y que permiten, por imitación, una definición de la ofensa y de la reparación. Los padres deben hacer del castigo un reclamo, una comunicación o un acto de pacificación, que permite en su ejercicio la posibilidad de un pacto, de una transacción o de una cesión, que


Creciendo como papas permita al niño enfrentarse a una ley que admite circunstancias atenuantes externas y subjetivas al cometerse una falta. Aquí la acción del padre que sigue la ley que él mismo quiere hacer respetar, puede presentarse como un acto de amor. Cuando lo ilógico, lo absurdo, aparece lo simbólico del acto de castigar desaparece en el actuar del padre, haciéndose visible la agresividad que existe en el maltrato. Cuando los seres de los que se depende se convierten en persecutores, y el niño no encuentra su puesto en la casa ni en el amor de los padres, estamos ante el maltrato infantil. El maltrato se idéntica por su desproporción, por no tener justificación, por el exceso y la repetición. El niño se convierte en objeto de una descarga incomprensible de la cual se le hace responsable, denigrándolo, acusándolo y exagerando la falta que cometió. Esto se escucha en las primeras entrevistas de tratamiento. Se evidencia rabia, hostilidad, rechazo, desprecio o decepción, como sentimientos que sostienen la relación con el menor abusado. En el amor ambivalente predominan los afectos negativos. Cuando el amor es resultado de una decepción, se degrada, generando el castigar con crueldad aquello que en el niño falla. Quien maltrata parte de la insatisfacción con el menor, del que quiere obtener reparación por algo que cree merecer, y a la vez, el maltratado reclama para sí bienes, afectos, tratos que hagan manifestó el amor. Sin embargo, aunque el reclamo y las demandas de reconocimiento que se dirigen al menor se sostienen en la frustración y en el maltrato físico y psicológico, generarán también carencia de afecto que producirá diferentes efectos en cada niño.


Creciendo como papas CLASIFICACIÓN DEL MALTRATO El abuso infantil es un patrón de maltrato o comportamiento abusivo que se dirige hacia el niño y que afecta los aspectos físico, emocional y sexual, así como una actitud negligente hacia el menor, a partir de la cual se ocasiona amenaza o daño real que afecta su bienestar y salud. El maltrato infantil se puede clasificar así: 1. MALTRATO FÍSICO: FÍSICO: Se define como maltrato físico a cualquier lesión física infringida al menor, aunque el padre o el adulto a cargo no tenga la intención de lastimar al niño; también se interpreta como maltrato a la aparición de cualquier lesión física que se produzca por castigo inapropiado para la edad del niño. 2. ABUSO FETAL: FETAL: Se presenta cuando la futura madre ingiere, deliberadamente, alcohol u otras drogas, estando el feto en su vientre. Como producto de esto, el menor nace con malformaciones congénitas que afectan su desarrollo físico o psicológico. 3. MALTRATO EMOCIONAL O PSICOLÓGICO: PSICOLÓGICO Se caracteriza por ridiculización, insultos, regaños o menosprecio. Se presenta por presenciar actos de violencia física o verbal hacia otros miembros de la familia, permitir o tolerar el uso de drogas o el abuso del alcohol. Se entiende que tales acciones producen daño emocional en el niño y afectan su dignidad, su bienestar e incluso su salud. Los actos de privación de la libertad, como encerrar, atar, amenazar, o intimidar permanentemente al niño, alteran su salud psíquica. 4. ABUSO SEXUAL: SEXUAL Consiste en contactos o acciones recíprocas


Creciendo como papas entre un menor y un adulto que busca gratificación sexual y frente a las cuales el niño no puede dar su consentimiento. Puede incluir desde la exposición de los genitales por parte del adulto hasta la violación del menor. 5. ABANDONO O NEGLIGENCIA: NEGLIGENCIA Es la falla intencional de los padres o tutores en satisfacer las necesidades básicas del niño en cuanto alimento o abrigo, o en actuar debidamente para salvaguardar la salud, la seguridad, la educación y el bienestar del niño. Pueden definirse dos tipos de abandono o negligencia: Abandono físico: rehuir o dilatar la atención de problemas de salud, echar de casa a un menor de edad, no realizar la denuncia o no procurar el regreso a casa del menor que huyó; dejar al niño solo en casa a cargo de otros menores. Negligencia o abandono educacional: no inscribir al menor en el nivel de educación obligatorio, no hacer lo necesario para proveer la atención a las necesidades de educación especial. El descuido puede ser intencional, como cuando se deja sólo a un niño durante horas porque ambos padres trabajan fuera del hogar. Este último ejemplo, como tantos otros que generan la pobreza, el abandono o el descuido, es más un resultado de naturaleza social que de maltrato dentro de la familia. COMÓ IDENTIFICAR A LOS NIÑOS MALTRATADOS 1. INDICADORES INDICADORES DE CONDUCTA: CONDUCTA El comportamiento de los niños maltratados ofrece indicios que delatan su situación. Estos indicios no son específicos, porque la conducta puede atribuirse a diversos factores. Los Comportamientos que se enumeran hacen sospechar una situación de maltrato: ausencias repetidas a clase,


Creciendo como papas disminución del desempeño académico y dificultades de concentración; depresión constante o la presencia de conductas auto agresivas o ideas suicidas; sumisión excesiva y actitud evasiva o defensiva frente a los adultos; necesidad de expresiones afectuosas por parte de los adultos, especialmente cuando se trata de niños pequeños; actitudes o juegos de contenido sexual persistentes e inadecuados para la edad. 2. INDICADORES FÍSICOS * Alteración de los patrones normales de crecimiento y desarrollo *

Falta de higiene y cuidado corporal

*

Descuido en el cuidado dental

*

Señales de castigo corporales

*

Accidentes frecuentes

*

Embarazo precoz.

FACTORES ASOCIADOS CON EL MALTRATO Y LAS CAUSAS 1. FACTORES INDIVIDUALES *

Ascendientes maltratadores

*

Concepto equivocado de la disciplina

*

Falsas expectativas

*

Inmadurez

*

Retraso mental

*

Psicopatías

*

Adicciones

*

Trato brusco


Creciendo como papas 2. FACTORES FAMILIARES *

Hijos no deseados

*

Desorganización hogareña

*

Penurias económicas

*

Desempleo o subempleo

*

Disfunción conyugal

*

Falta de autodominio

*

Educación severa

CONSEJOS Y RECOMENDACIONES: Los castigos deben ser a la medida de la falta, no se deben usar castigos muy severos por pequeñas faltas, ni viceversa. Los castigos deben ser establecidos y cumplido, es decir una vez que usted imparta un castigo debe cumplirlo. Por ejemplo “NO arreglaste la cama, ahora tienes un mes sin televisión” “Hoy no saldrás a jugar ya que no hiciste tu cama”…a la hora: “mamá. Puedo salir a jugar, te prometo que yo mañana hare mi cama, por favor” “está bien pero ya sabes” lo más seguro es que Juanito no crea en la palabra de mamá más adelante, pues aquí es la madre quien falta a su palabra.


Creciendo como papas 2.5

depresión infantil El tesoro de madi

Madi era una medusa curiosa que durante uno de sus paseos por el fondo del mar, descubrió una cueva muy escondida, en cuyo interior había un cofre brillante y misterioso. A su lado, un cartel decía "no podrás llevar joyas más valiosas". Aunque el cofre era pesadísimo, Madi lo llevó a su casa, convencida de haber encontrado un gran tesoro. Una vez en casa, lo abrió llena de nervios y emoción. Pero contenía joya alguna. Tan sólo un bonito y sencillo vestido brillaba con ese tono especial que tienen las cosas mágicas. recuperó de la desilusión, Madi decidió probarse el vestido dar un paseo.

no que Cuando se y salir a

No era el vestido más bonito que había visto, y era un poco pesado y difícil de vestir, pero le sentaba muy bien, y al momento se sintió más alegre y animada que nunca. Sentía ganas de hablar y saludar a todos, de gastar bromas y contar chistes, y todos cuantos se cruzaban con ella la encontraban realmente encantadora... Pero Molvorón, el terrible y gigantesco pulpo malvado, tenía que fastidiarla, y sólo unos días después, en el fondo del mar todos corrían a esconderse al enterarse de su llegada. Madi se quedó allí solo, tan contento, pues con su vestido mágico sólo sentía alegría. - ¡Hola, pulpito! - dijo alegre y divertida - ¿quieres jugar conmigo? Molvorón se sintió bastante contrariado al ver que la pequeña medusa no huía como los demás - ¿es que no tienes miedo? - dijo con una voz terrible - ¿Por qué iba a tenerlo, si te tengo a ti para defenderme? - respondió confiada. - ¡Venga, vamos a jugar!


Creciendo como papas El malvado pulpo mostró sus tentáculos amenazadores, moviéndolos ligeramente a un lado y otro. A Madi aquello, más que asustarle, le recordó una danza india. - ¡Qué buena idea! ¡Vamos a bailar! - GRRRR!! Molvorón, furioso al ver que la niña no hacía caso de sus amenazas, se inclinó hacia adelante sobre la niña, con su gran boca abierta, los ojos rojos de sangre y las ventosas echando burbujas de ira... Era el aspecto más fiero que nadie recordaba haber visto en aquel pulpo malvado, cuyo nombre bastaba para sembrar el terror en aquellos mares. Un gran silencio se hizo mientras Madi observaba el terrible aspecto del pulpo. - ¡Guapo! ¡Más que guapo! ¡Anda que no tendrás novias! - respondió finalmente. Molvorón, deprimido por la falta de miedo de la pequeña, no dijo nada. Sólo se quedó escuchando sus palabras, palabras y palabras. Era tanta la alegría de aquella pequeña, que se contagiaba; y el pulpo comenzó a sentir, por primera vez en su vida, ganas de estar alegre. Y se marchó de allí, dispuesto a conseguir que dejaran de llamarle "pulpo malvado". Cuando el pulpo se había alejado, todos salieron de sus escondites y fueron a felicitar a Madi por su valentía. Ella, comprendiendo lo que había pasado, contó los poderes que tenía aquel vestido para alegrar a quien lo llevaba... y pensó que era el vestido quien la había salvado. Pero entonces varios peces saltaron a la vez. - ¡Pero si hoy no llevas tu vestido nuevo!!... Y era verdad. No lo llevaba; estaba tan alegre que se le había olvidado en casa. Así que Madi, la pequeña medusa, se había enfrentado a Molvorón llevando únicamente su sonrisa y su alegría. Y ya nunca más necesitó aquel vestido, al comprender que una sonrisa tenía tanto


Creciendo como papas poder como su vestido mágico, pero... ¡¡era mucho más cómodo y fácil de llevar!! REFLEXIONEMOS Y COMPARTAMOS  si nota un cambio en la conducta del niño como de alegría a triste como actúa usted  Sabe que le genera a su hijo depresión  Si fuera un niño y estuviera con depresión que le gustaría hacer o como le gustaría que lo trate CONSULTEMOS Y DEBATAMOS Qué madre o padre no ha pasado por aquellos momentos donde nuestros hijos o hijas se quejan de todo, se enojan, no quieren jugar con nadie o se desconcentran fácilmente a la hora de estudiar, no entendemos ese comportamiento o le tratamos de dar una explicación, es entonces cuando decimos “es que está enfermito” “está con sueño” “está engreído”, "está con un genio" "muy consentido" etc. Sin embargo, cuando esas conductas o estados de ánimo persisten por varias semanas aunadas a otros síntomas como disminución de la vitalidad, alteraciones en el sueño y la alimentación, podemos estar frente a una enfermedad: la depresión infantil. infantil Hasta hace poco, no se sabía mucho del tema, es más no se admitía la existencia de la depresión infantil, pero hoy por hoy se sabe que existe y tiene síntomas comunes a la depresión en los adultos pero con manifestaciones diferentes que pueden ser observados a través de la conducta. Hoy en día tanto los adultos como los niños vivimos en un mundo muy acelerado, que facilita el desencadenamiento de esta enfermedad. Para muestra un botón, pensemos por momento el estrés que pueden vivir nuestros hijos al tener que hacer todo a la carrera, salir de casa temprana, menos tiempo con los padres (porque invierten muchas horas en el trabajo), menores posibilidades de compartir con la familia extensa, con los amigos en juegos recreativos al aire libre, colegios cada vez más competitivos y exigentes, escasa comunicación, etc.


Creciendo como papas Pero veamos, no pensemos que la depresión va a aparecer de un momento a otro o está aislada de lo que pasa alrededor de nuestros pequeños, por el contrario, se inserta en una red de relaciones que la hacen posible (la familia, escuela, amigos, etc.), lo que significa que para que su tratamiento surja efecto se deben abordar estas redes, realizando transformaciones dentro de la misma. Veamos cuáles son los síntomas que nos pueden alertar para tratar a tiempo esta enfermedad: • Tristeza • Irritabilidad. • Anhedonia (pérdida del placer), • Llanto fácil. • Falta del sentido del humor. • Sentimiento de no ser querido. • Baja autoestima, • Aislamiento social. • Cambios en el sueño. • Cambios de apetito y peso. • Hiperactividad. • Ideación suicida. ¿Qué hacer? : Cuando estamos frente a un cuadro de depresión infantil, se recomienda a los padres y profesores bajar el nivel de exigencia, aumentar los refuerzos positivos y propiciar otro tipo de contacto, más acogedor y amoroso. Esto no quiere decir que lo asfixiemos con nuestra presencia o lo llenemos de regalos para apaciguar la enfermedad, s veces sólo basta estar presentes en sus juegos, deportes u otras actividades o momentos significativos para ellos, expresado abiertamente el cariño y lo importantes que son en nuestras vidas. No ignore los síntomas síntomas • • • • •

Dele más atención de la acostumbrada. Juegue con él y así le será más fácil hablar sobre sus problemas. Lea libros infantiles con temas relacionados, dibuje, pinte, construya un rompecabezas con su hijo. Dedíquele un momento especial y único. Cree un ambiente más cercano y de confianza.


Creciendo como papas Hágale preguntas y esté atento a las pistas •

• •

Si su hijo dice constantemente "soy un tonto". No les diga simplemente que no lo es, pregúntele sobre el porqué piensa que es así, si pasó algo en la escuela, etc. El niño podrá contestar diciendo que todo es una porquería. Y entonces pregúntele qué es lo que le parece malo. Lo importante es indagar sobre lo que piensa. Lo que necesita es atención e interés por parte de sus padres.

Establezca y mantenga las rutinas • • •

El niño necesita sentirse protegido por una disciplina firme y consistente. Los "límites" los piden ellos. Respete horarios. Se sienten colaboradores y partícipes cuando se establece un horario para cada actividad.

Esté atento por si su hijo manifiesta manifiesta estrés • • •

Es necesario reevaluar el calendario diario de actividades y tal vez hacer algunas modificaciones. Pregúntese si su hijo está haciendo demasiadas cosas y está sobrecargando de actividades. Puede ser que se sienta cansado y estresado.

Tranquilícelo Tranquilícelo • •

Nada mejor que mimarlos y a la vez averiguar sobre su rutina. Estar pendiente sobre el tipo de comida que más le gusta, si duerme toda la noche, si necesita de nuevas actividades y rutinas.

Busque tratamiento médico • •

En caso que su hijo empiece a aislarse, comportarse mal, o a hacer comentarios negativos sobre él mismo. Si ve que tu hijo ha sobrepasado el límite de la normalidad, busque ayuda y apoyo médico.


Creciendo como papas • •

El diagnóstico y tratamiento temprano de la depresión son esenciales para la recuperación temprana. Comente el caso con el pediatra y/o psicólogo del colegio.

Por último, siempre es bueno recordar la importancia de la familia en la vida del ser humano, mucho más en el caso de nuestros hijos, es por ello que debemos PREVENIR. ¿Cómo? Pues desarrollando en ellos factores protectores que los ayuden a sobrellevar situaciones difíciles en la vida, afrontar problemas y manejar de manera adecuada las frustraciones. Es decir, propiciar un clima positivo de confianza y acogimiento que estimule la comunicación, respeto y amor entre sus miembros.


Creciendo como papas 2.6 papa porque no soy como tú, qué hacer en caso de adopción "LA MEJOR FAMILIA DEL MUNDO" Una bonita mañana de mayo, Carlota estaba jugando en el jardín del orfanato cuando la directora la llamó a su despacho. —Te ha adoptado una familia, Carlota. Vendrán a por ti mañana — dijo. Por supuesto, los otros niños no tardaron en enterarse de la buena nueva. — ¡Qué suerte! — ¡Qué envidia! — ¡Felicidades, Carlota! — ¿Cómo crees que será tu nueva familia? Carlota cruzó los dedos y pidió un deseo: “Espero que sea la mejor familia del mundo.” Esa noche, Carlota no podía dormir de los nervios y pensó en cómo sería la familia perfecta. Imaginó que la adoptaba… ¡una familia de pasteleros! Si la adoptaba una familia de pasteleros, viviría en una pastelería. Podría pasar el día entre tartas, torteles, bollos y bombones. Escribir mensajes de azúcar en las tartas y sorber el merengue de los pasteles de merengue. Tendría palmeras de chocolate para desayunar, comer, merendar y cenar. Sin duda, ¡una familia de pasteleros sería la mejor familia del mundo! Aunque pensándolo mejor… Como seguía sin poder dormir, Carlota volvió a pensar en cómo sería la familia perfecta. Imaginó que la adoptaba… ¡una familia de piratas! Si la adoptaba una familia de piratas, viviría en un barco pirata. Podría navegar por los siete mares. Pintar banderas de calaveras y huesos y buscar tesoros de doblones de oro. Luciría un mono en el hombro derecho, un loro en el izquierdo, un parche en el ojo y una pata de palo. Sin duda, ¡una familia de piratas sería la mejor familia del mundo!


Creciendo como papas Aunque pensándolo mejor… Como aún no podía dormir, Carlota volvió a pensar en cómo sería la familia perfecta. Imaginó que la adoptaba… ¡una familia de domadores de tigres! Si la adoptaba una familia de domadores, viviría en un circo. Podría pasar el día jugando con los tigres. Rizar los bigotes de los cachorros y contar las rayas de su pelaje. Llevaría un tigre de bengala al colegio para ser la más popular del recreo. Sin duda, ¡una familia de domadores sería la mejor familia del mundo! Aunque pensándolo mejor… Como todavía no conciliaba el sueño, Carlota volvió a pensar en cómo sería la familia perfecta. Imaginó que la adoptaba… ¡una familia de astronautas! Si la adoptaba una familia de astronautas, viviría en una nave espacial. Podría visitar todos los planetas. Beber batidos en la Vía Láctea y bailar el hula hop con el anillo de Saturno. Contaría estrellas para dormirse por las noches. Sin duda, ¡una familia de astronautas sería la mejor familia del mundo! Aunque pensándolo mejor… Con sorpresa, Carlota miró la ventana y descubrió que ya se había hecho de día. ¡Había pasado la noche entera sin dormir y su nueva familia ya había llegado a buscarla! Los Pérez. Leonor, la nueva madre de Carlota, es funcionaria de correos. No es pastelera pero, todas las tardes al volver del cole, nunca se olvida de comprarle a Carlota una enorme palmera de chocolate para merendar. Roberto, el nuevo padre de Carlota, es agente de seguros. No es un pirata, pero le encanta jugar con Carlota a buscar tesoros escondidos en el descampado del barrio. Elvira, la nueva abuela de Carlota, está jubilada. No es domadora de tigres, pero tiene dos gatos, Bigotes y Bruno, que se pasan el día dormitando en su regazo y les encantan las sardinas.


Creciendo como papas Pedro, el nuevo hermano de Carlota, estudia en el mismo colegio que ella. No es astronauta, pero ha decorado el techo del dormitorio con estrellas que brillan en la oscuridad para que él y Carlota puedan contarlas por la noche antes de dormir. Y así, bajo el cielo estrellado de su habitación, Carlota Pérez por fin pudo dormir y no tuvo que imaginar más. Había conseguido la mejor familia del mundo.


Creciendo como papas Capitulo 3 estrategias educativas para niños y niñas de 6 a 12 años

CORPORALIDAD

CONSTRUIR EL CUERPO HUMANO

Lugar Un salón normal Tiempo 2 horas Participantes Grupos pequeños (3 a 5) niños

DESCRIPCIÓN DE LA ACTIVIDAD En pequeños grupos, niños y niñas construyen siluetas humanas, ubican en ellas Los principales órganos, reconocen enfermedades que pueden afectarlos y trabajan Sobre las formas de prevenirlas.

OBJETIVOS DE ESTA ACTIVIDAD 1. Comprender la importancia del cuidado de su cuerpo 2. Conocer el nombre y las funciones de los principales órganos del cuerpo humano. 3. Conocer las diferencias físicas entre hombre y mujer. 4. Aprender a trabajar en equipo.


Creciendo como papas CONTRIBUYE AL LOGRO DE LOS SIGUIENTES OBJETIVOS EDUCATIVOS Infancia Media 1. Trato de seguir los consejos que me dan los más grandes para tener un cuerpo fuerte y sano. 2. Sé en qué lugar de mi cuerpo están ubicados los órganos más importantes. 3.

Conozco las principales enfermedades que me pueden dar y por qué.

Infancia Tardía 1. Entiendo para qué sirven los sistemas más importantes de mi cuerpo. 2. Tengo hábitos que protegen mi salud, como por ejemplo, lavarme las manos después de ir al baño. MATERIALES Pliegos de papel de envolver o papel kraft, tijeras, lápices de colores, pegamento, revistas, cartulina de color, ilustraciones de los órganos del cuerpo humano.

DESARROLLO DE LA ACTIVIDAD En la reunión anterior Antes de finalizar esta reunión, el dirigente encargado pedirá a los participantes los materiales necesarios para la realización de la actividad. Durante la semana, el equipo de dirigentes deberá: • preocuparse de que niños y niñas obtengan los materiales solicitados y preparase ellos mismos para la actividad, recopilando y estudiando la información referente a enfermedades y formas de prevención. Esto último es fundamental para el éxito de los objetivos planteados para la actividad. El día de la actividad Cuando todo esté preparado, el dirigente da a conocer la forma de trabajo, divide a la Unidad en pequeños grupos y distribuye los materiales. Acompañados por un dirigente, cada pequeño grupo


Creciendo como papas realizará el siguiente trabajo: 1. Dibujará y recortará sobre dos pliegos de papel los contornos del cuerpo de un hombre y de una mujer. Para esto, uno de los participantes puede tenderse de espaldas sobre el papel mientras los demás trazan el contorno con plumones o marcadores. 2. Dibujará y recortará los principales órganos del cuerpo y los pegará a los contornos en los lugares que corresponda. Mientras esto ocurre, el dirigente motivará una conversación que permita a los participantes conocer el nombre exacto y la función que cumple cada órgano. 3. Conversarán sobre las enfermedades que comúnmente afectan a los seres humanos. Cada vez que se nombre una enfermedad, ésta se escribirá sobre un trozo de cartulina de color y se pegará sobre o cerca del órgano al que afecta. 4. El pequeño grupo discutirá sobre las acciones de prevención que pueden tomarse o los cuidados que deben seguirse cuando nos vemos afectados por alguna de las enfermedades señaladas con anterioridad. Como en el ejercicio anterior, las acciones reconocidas serán apuntadas en un papel de cartulina y pegadas junto al nombre de la enfermedad. Con esta actividad no se pretende que los niños obtengan un conocimiento académico sobre las enfermedades que pueden afectar al hombre, sino que sean capaces de relacionar sus acciones con el cuidado de su propio cuerpo. Por lo anterior, es importante que los dirigentes guíen la discusión con ejemplos cercanos a la realidad de los propios niños y en un lenguaje claro a la vez que adecuado a su capacidad de comprensión. Para finalizar, los pequeños grupos se reunirán con el objeto de compartir lo realizado pudiendo así complementar sus observaciones y conclusiones. Este momento será también propicio para que participantes y dirigentes realicen una evaluación de la actividad realizada. Esta, que estará enfocada principalmente a detectar el grado de logro de los objetivos de la actividad, permitirá a los dirigentes recoger las impresiones que ha dejado en los niños. Si además el debate es altamente participativo, podrán surgir un número importante de ideas para futuras actividades. Más adelante, los dirigentes deberán confrontar estos comentarios


Creciendo como papas

Creatividad

con las observaciones que ellos mismos realizaron durante el transcurso de la actividad. Esta evaluación, un poco más detenida que la anterior, les permitirá tener una opinión más amplia sobre el desarrollo de la progresión personal de los niños y niñas que cada uno de ellos acompaña.

La cápsula del tiempo Lugar Local de reunión de la unidad y un lugar donde realizar de medio día

DURACIÓN Parte del tiempo de dos Reuniones de Unidad y una Excursión de medio día.

PARTICIPANTES La Unidad, trabajando Individualmente, en pequeños Grupos y en conjunto.

DESCRIPCIÓN DE LA ACTIVIDAD Cada niño selecciona un elemento que quisiera que generaciones posteriores conocieran como un reflejo ejo de la época actual. Luego, en pequeños grupos, comparten las razones que los llevaron a elegirlo, hacen una síntesis de todas las opiniones en una carta o un dibujo y depositan los objetos en un recipiente que luego entierran en un lugar alejado con la esperanza de ser encontrado muchos años después.

CONTRIBUYE AL LOGRO DE LOS SIGUIENTES OBJETIVOS EDUCATIVOS Infancia Media 1. Converso con los demás sobre las cosas que me llaman la atención. 2. Participo en actividades donde puedo conocer algo nuevo. 3. Leo las historias que me recomiendan mis papás, mis profesores


Creciendo como papas y mis dirigentes. 4. No me olvido de las cosas que me pasan. 5 Me gusta dibujar y pintar. Infancia Tardía 1. Quiero aprender cosas nuevas. 2. Investigo y descubro cómo funcionan las cosas. 3. Soy capaz de contarle a los demás lo que leo y aprendo. 4. Trato de hablar claro y conocer nuevas palabras. MATERIALES Lápiz y papel para cada participante. Un recipiente de vidrio donde depositar los objetos escogidos por cada grupo. Una pala u otra herramienta para excavar. Los elementos seleccionados por cada participante. DESARROLLO DE LA ACTIVIDAD Primera reunión El dirigente encargado explica la actividad y menciona como ejemplo motivador la cápsula que la NASA envió al espacio con información variada acerca de la historia de la civilización y la cultura en la Tierra, en espera de ser encontrada por seres de otros planetas. La misma idea será recogida ahora por la Unidad, por lo que la tarea será pensar en qué le gustaría dar a conocer a cada uno de los participantes si tuvieran la oportunidad de mostrar a las generaciones futuras algo de su vida actual. Con este fin, los dirigentes invitarán a niños y niñas a que durante la semana seleccionen un elemento que refleje el tiempo que a ellos les ha tocado vivir y lo traigan para la próxima reunión de Unidad. Para ello pueden, por ejemplo, recortar noticias de los medios de prensa escrita, seleccionar fotografías de sus paisajes preferidos o grabaciones de sus cantantes favoritos, aportar con los implementos necesarios para practicar su deporte predilecto y todo aquello que consideren representativo y útil para la tarea encomendada. Segunda reunión En pequeños grupos, cada participante presentará lo que ha


Creciendo como papas seleccionado y explicará las razones que tuvo para ello. Los demás escucharán con atención y, una vez que todos hayan hecho su presentación, el grupo confeccionará una carta o hará un dibujo que sintetice parte de lo conversado. Posteriormente, los objetos y mensajes que toda la Unidad ha reunido serán depositados en un envase –de preferencia en una vasija de vidrio, evitando así que el tiempo lo destruya o que dañe el suelo en que será depositado- para enterrarlo en un lugar previamente escogido en espera de ser desenterrado muchos años después, quizás por los mismos niños, en una reunión de antiguos compañeros de Unidad. Es probable que algunos objetos, por diferentes razones, no puedan ser enterrados con la cápsula. En ese caso, el objeto en cuestión puede ser reemplazado por una fotografía o un dibujo en que éste aparezca claramente. Durante la excursión La última etapa de la actividad se realizará durante una excursión de la Unidad, oportunidad en que será enterrada la “cápsula”. Ya que la idea es que el recipiente permanezca enterrado por mucho tiempo, es conveniente buscar un lugar apropiado para este efecto, sin riesgos de excavaciones próximas. Para minimizar este riesgo, es recomendable buscar un lugar alejado de la ciudad, en un sitio protegido y de poco tránsito, previa autorización de los encargados, si corresponde. Es importante que el lugar escogido quede en las mismas condiciones en que fue encontrado, respetando el ambiente y, de paso, minimizando el riesgo de una pronta excavación. Para recordar el lugar, los miembros de la Unidad confeccionarán mapas con todas las indicaciones necesarias para dar con el sitio, algunos de los cuales serán guardados en un lugar seguro. Quién sabe si algunos años después, cuando los miembros de la Unidad se reúnan para recordar viejos tiempos, decidan repetir la excursión para desenterrar la cápsula y observar cuánto ha cambiado su apreciación del mundo desde entonces. Después de enterrado el recipiente y en el mismo lugar, la Unidad podrá comentar lo realizado, promoviendo una conversación informal que permita evaluar la actividad. Las opiniones manifestadas por los participantes serán un excelente complemento a las observaciones realizadas por el equipo de dirigentes durante la actividad. Toda esta información permitirá, en la próxima reunión de dirigentes, analizar el nivel de logro de los


Creciendo como papas

CARÁCTER

objetivos propuestos para la actividad, así como revisar el avance de cada miembro de la Unidad respecto a los objetivos educativos propuestos uestos para la Rama. LUGAR

¡Yo te ayudo!

En campamento Duración 2 o 3 días según la duración del campamento Participantes La unidad trabajo en parejas

DESCRIPCIÓN DE LA ACTIVIDAD Una vez iniciado el campamento y durante parte o el total de su duración, cada uno de los miembros de la Unidad ayudará a uno de sus compañeros en la superación de alguna difi ficultades cultades personal relacionada con la vida de campamento. Para ello, se organizará una “subasta”, en la que cada participante “comprará” la dificultades cultades de un compañero usando como “dinero” una cualidad personal. Durante el tiempo que dure la actividad, la tarea de cada uno será ayudar a ese compañero en su superación personal.

OBJETIVOS DE ESTA ACTIVIDAD 1. Identificar r capacidades y limitaciones personales que favorecen o dificultades de la vida de campamento y la relación con los demás. 2. Aprender a aceptar la ayuda de los demás para superar las limitaciones personales. 3. Ayudar a otros a superar sus limitaciones. 4. Reconocer en la Unidad una comunidad afectiva de pertenencia.

CONTRIBUYE AL LOGRO DE LOS SIGUIENTES OBJETIVOS EDUCATIVOS Infancia Media 1. Sé lo que puedo hacer.


Creciendo como papas 2. Reconozco y acepto mis errores. 3. Participo en actividades que me ayudan a descubrir lo que puedo hacer. 4. Acepto los consejos que me dan mis papás, profesores y dirigentes para ayudarme a ser mejor. 5. Entiendo que es bueno que tenga metas que me ayuden a ser cada día mejor. 6. Escucho a los demás lobatos y lobeznos, a mis papás y a mis dirigentes.

Infancia Tardía 1 . Sé lo que puedo hacer y lo que no puedo hacer. 2. Acepto mis defectos y sé que existen cosas que aún no puedo hacer. 3. Le doy importancia a las cosas que hago bien. 4. Me propongo tareas y metas que me ayudan a superar mis defectos. 5. Hago bien los trabajos que acepto. 6. Me llevo bien con todos los lobatos y lobeznos de la Manada.

MATERIALES Tarjetas de cartulina de 10 x 20 cms., una de color rojo y otra de color verde para cada niño; rotulador (marcador o plumón); lápices de punta gruesa; cinta adhesiva; y panel o bastidor a modo de diario mural.

DESARROLLO DE LA ACTIVIDAD Antes de la actividad Los dirigentes construirán un panel sobre el cual los participantes fijarán posteriormente las tarjetas en que han anotado sus dificultades. Un panel sencillo puede lograrse con cuatro listones o tablas angostas con las que se construye un bastidor, cubriendo su espacio interior con un trozo de arpillera u otro tejido rústico. Los listones verticales deben ser más largos para que sirvan de patas, las que se entierran y sujetan con cuerdas y estacas. Si se quiere aún más sencillo, puede confeccionarse con cajas rectangulares de cartón, forradas en papel de envolver y pegadas unas sobre otras formando una superficie plana que semeja un panel. Primer día de campamento En un ambiente tranquilo y relajado, una vez instalado el campamento, los dirigentes explican la actividad motivando a la Unidad a participar en ella y le piden a cada niño que piense acerca de las situaciones y tareas propias de la vida en campamento que le resulten más gratas y aquéllas que le parezcan más desagradables. Luego el dirigente encargado entrega a cada participante una tarjeta de color rojo y otra de color verde. En una de las caras de la tarjeta de color rojo el niño escribe una tarea que, por sus características, gustos o experiencias, le desagrada y necesita ayuda de sus compañeros para mejorar su disposición a realizarla. En una de las caras de su tarjeta de color verde, anota una tarea que por sus características, gustos o experiencias, le gusta realizar y en la que puede ayudar a sus compañeros. A medida que estén listos, cada participante anota su


Creciendo como papas nombre en la otra cara de ambas tarjetas; pega en el panel con cinta adhesiva la tarjeta de color rojo, dejando a la vista la cara en que se anotó la tarea que desagrada; conserva en su poder la tarjeta verde y se sienta a esperar en silencio que finalicen los demás. Se inicia la “subasta” El dirigente asume el papel de “martillero público” o “subastador” invitando a la Unidad a recorrer y leer las tarjetas colgadas en el panel de “dificultades en venta” Para que cada participante seleccione aquéllas que podría “comprar” con su tarjeta verde. Finalizado el recorrido, inicia la “subasta” presentando la primera dificultades. Para ello: * Elige una de las tarjetas del panel, lee en voz alta la dificultades presentada y declara abiertas las ofertas. * En orden, los miembros de la Unidad que deseen “comprarla” presentarán la razón que respalda su oferta, la que deberá estar contenida en la tarjeta verde. * Concluidas las ofertas, el dirigente “adjudica” la dificultades al mejor postor. Este será quien haya dado las mejores razones para justificar ser el más adecuado para prestar la ayuda necesaria. * Luego de adjudicar la dificultades, el dirigente da a conocer el nombre que figura en el revés de la tarjeta roja. * Si nadie hubiera anotado en su tarjeta verde una cualidad que le permita “comprar” la dificultades que se subasta, los “compradores” podrán hacer mención a otras condiciones personales que les permitan ayudar a alguien a superar esa dificultades. * Para finalizar, y como sello del compromiso de ayuda adquirido, quien se adjudicó la “compra” pega en el panel su tarjeta de cualidad (verde) junto a la tarjeta subastada (roja). Cada participante puede comprar sólo una dificultades y, una vez adjudicada, el dirigente sigue el mismo procedimiento hasta subastar todas las tarjetas del panel. La “subasta” de cada una de las dificultades no debe extenderse demasiado, ya que puede decaer el interés de los participantes; bastará sólo con dos o tres ofertas por limitación. Si en algunos casos no existiesen ofertas, los dirigentes pueden animar a algunos niños a postular. Otra forma de determinar la adjudicación de las dificultades es utilizando la votación directa: una vez que los interesados hayan presentado sus razones, los dirigentes piden a los niños que, a mano alzada, elijan la que les parezca más adecuada. Los días siguientes De manera amable y amistosa, evitando ejercer una presión excesiva y sin convertirse en fiscalizadores del comportamiento de sus compañeros, cada participante buscará la mejor forma de prestar la ayuda para la cual se ha comprometido. Todos los días al finalizar la jornada, la Unidad se reunirá junto al panel para realizar un pequeño análisis de la actividad. Algunas preguntas formuladas por el dirigente pueden servir de guía para esta tarea. Por ejemplo: ¿qué han hecho para ayudar a sus compañeros?, ¿cómo se han sentido al hacerlo?, ¿ha sido útil la ayuda recibida?, ¿cómo se han sentido recibiendo ayuda? Al finalizar la actividad Antes de finalizar la actividad, cada participante preparará un regalo para su compañero o compañera. Reunida la Unidad frente al pan el y motivados por el dirigente, evalúan en conjunto la actividad y los resultados obtenidos. Para finalizar, todos juntos podrán desarmar el panel y cada participante tendrá la oportunidad de agradecer la ayuda recibida y entregar el regalo que ha preparado. En la próxima reunión de dirigentes, ya de regreso del campamento y probablemente la misma en que éste será evaluado, podrán ser comentados otros aspectos observados durante el desarrollo de la actividad: capacidad de autoevaluación demostrada por los participantes; disposición para entregar y recibir ayuda; capacidad para entregar la ayuda de manera amigable y respetuosa, sin incurrir en actitudes arrogantes o autoritarias; compromiso demostrado por cada niño con las metas que se ha propuesto; constancia empleada en la obtención de los cambios propuestos; etc. Esta evaluación que hagan los dirigentes se verá enriquecida por los comentarios de los participantes y por las evaluaciones diarias realizadas durante el campamento. Toda esta información permitirá tener una idea acabada del impacto que la actividad tuvo en el desarrollo de cada uno de los participantes.


AFECTIVIDAD

Creciendo como papas

Le presento a mi familia

LUGAR Lugar habitual de reunión de la manada Duración 2 horas Participantes La unidad trabajo en forma individual

DESCRIPCIÓN DE LA ACTIVIDAD Luego de confeccionar su árbol genealógico y una breve historia de su familia, cada lobato y lobezna presenta su familia al resto de la Manada y, entre todos, construyen un libro en que recogen las historias de todas las familias que forman parte de la Unidad.

OBJETIVOS DE ESTA ACTIVIDAD 1. Confeccionar el árbol genealógico de cada miembro de la Manada. 2. Presentar la familia de cada niño al resto de la Manada. 3.

Confeccionar un libro con los árboles genealógicos de todos los integrantes de la Manada.

CONTRIBUYE AL LOGRO DE LOS SIGUIENTES OBJETIVOS EDUCATIVOS Infancia Media 1. Soy cariñoso con mis papás y demás familiares. 2. Soy cariñoso con mis hermanos, hago muchas cosas con ellos y trato de no pelear.

Infancia Tardía


Creciendo como papas 1. Le cuento a mi familia las cosas que hacemos en la Manada. 2. Comparto con la familia de mis amigos y amigas y los invito a que compartan con la mía.

MATERIALES Fotografías familiares aportadas por cada participante, papel, tijeras, lápices de diferentes colores, pegamento, dos o tres modelos de árbol genealógico.

DESARROLLO DE LA ACTIVIDAD En la reunión anterior Antes de finalizar la reunión inmediatamente anterior a aquella en la que se realizará la actividad, el dirigente encargado recordará a los participantes las características generales de esta actividad y les pedirá que durante la semana seleccionen fotografías de los miembros de su familia (al menos una de cada uno) y pidan en sus hogares autorización para utilizarlas. Esto último es fundamental ya que las fotografías serán recortadas y pegadas durante la actividad, por lo que no podrán ser devueltas al “álbum” familiar. Si es necesario, los participantes deberán contemplar la posibilidad de obtener copias de las fotografías que deseen utilizar o, al menos, asegurarse que existen las películas originales en caso que deseen obtener copias más adelante. El día de la actividad Llegado el momento programado para la realización de la actividad, la Unidad se junta para recibir las instrucciones del trabajo y aclarar entre todos las dudas que puedan surgir. A continuación, cada participante confeccionará en una hoja de papel el árbol genealógico de su familia. Para esta parte de la actividad, los dirigentes podrán aportar tres o cuatro modelos de árbol genealógico a partir de los cuales lobatos y lobeznos confeccionen los propios. Como cualquier árbol genealógico, éstos deberán contemplar espacio para que cada participante pueda presentar a sus hermanos y hermanas, sus padres, sus abuelos y, en lo posible, sus bisabuelos. En los casos en que no fuera posible obtener una fotografía, los niños podrán dibujar a sus familiares o, simplemente, poner sus nombres. Una vez que el árbol genealógico esté terminado, cada niño escribirá la historia de su familia contando allí lo que le parezca más importante o interesante resaltar de ella. Algún antepasado venido de tierras lejanas, un pariente que desarrolle un oficio extraño o peligroso, alguna anécdota familiar que él haya vivido o sus padres le hayan contado, etc. Cuando árboles e historias estén terminados, la Unidad se reunirá nuevamente y cada uno tendrá la


Creciendo como papas oportunidad de presentar su familia a los demás. Esto puede hacerse de diferentes maneras y la elección de una forma específicos especí cos dependerá del número de participantes y del tiempo que se disponga para esta parte de la actividad. A continuación, inuación, se unirán todas las hojas con el objeto de armar con ellas un libro. Durante algún tiempo, y estableciendo un sistema de turnos, el “árbol genealógico de la Manada” podrá rotar por las familias para que cada niño comparta esta actividad con la suya. suya. Finalmente, éste quedará en el lugar de reunión habitual y será parte del material de Unidad. Una linda idea sería, por ejemplo, que cada vez que ingresa un nuevo lobato o lobezna a la Manada confeccione su “hoja de árbol genealógico” para presentarla al resto de la Unidad e incorporarla en el libro de la Manada.

ESPIRITUALIDAD

Al finalizar nalizar la actividad, y una vez que el libro vuelva de su recorrido, la Unidad podrá reunirse para compartir entre todos la experiencia vivida y evaluar el trabajo realizado.

LUGAR Lugar habitual de reunión de la manada Duración Alrededor de dos horas de una reunión habitual de unidad y parte del tiempo disponible en la semana para recolectar la información Participantes La unidad trabajo en forma grupal


Creciendo como papas

DESCRIPCIÓN DE LA ACTIVIDAD Motivados por un extraño mensaje y por la visita de un sabio de otro tiempo, los miembros de la Unidad investigan sobre las religiones del mundo.

OBJETIVOS DE ESTA ACTIVIDAD 1. Conocer las religiones más importantes de nuestro tiempo. 2. Cultivar el respeto por las diferentes religiones. 3. Desarrollar habilidades de investigación. 4. Ejercitar la creatividad en la entrega de la información.

CONTRIBUYE AL LOGRO DE LOS SIGUIENTES OBJETIVOS EDUCATIVOS Infancia Media 1. Tengo interés en conocer cada vez más sobre Dios y mi religión. 2. Sé que hay personas que son muy buenas y que no tienen la misma religión que yo tengo. Infancia Tardía 1. Pregunto a las demás personas sobre las cosas que me interesan de mi religión. 2. Todos mis compañeros son importantes, aunque no tengan mi misma religión. 3. Conozco que hay otras religiones distintas de la mía.

MATERIALES Pliegos de papel kraft o papel de envolver, lápices de diferentes colores, pegamento, tijeras, papeles de diferentes colores, revistas. Complementa esta actividad el anexo técnico Los Caminos hacia Dios.

DESARROLLO DE LA ACTIVIDAD En la reunión anterior Para motivar la participación de niños y niñas al mismo tiempo que preparar el ambiente propicio para la actividad, los dirigentes pueden informar que han


Creciendo como papas recibido una enigmática carta en la que un tal “sabio...” les anuncia su visita. Sorprenderá aún más a los participantes si los responsables de Unidad preparan una piedra en la que aparezca el mensaje, un pergamino conteniendo una escritura desconocida o algún otro elemento de animación que simule la carta recibida. El visitante puede ser un sabio de alguna de las culturas originarias del país o de otros países de América o del mundo. En dicha carta, el sabio les anuncia su visita para la próxima reunión de Unidad y les pide que lo ayuden en la importante misión que debe cumplir: descubrir si su religión ha sobrevivido con el tiempo y si se encuentra entre las más importantes del mundo. Para ayudarlo, los participantes formarán grupos que durante la semana recolectarán información sobre las religiones que en la actualidad presentan un número importante de fieles, por ejemplo, judaísmo, cristianismo, protestantismo, anglicanismo, hinduismo, budismo, islamismo, etc. Este trabajo será mucho más completo si a cada grupo se le asigna o se le da a escoger una religión a investigar, entregándoles además una pauta para realizar su investigación: países donde se practica, número aproximado de fieles, postulados fundamentales, ceremonias, personajes históricos que han profesado esa religión y se han caracterizado por ser fieles a ella, etc. Para todo esto, los dirigentes pueden ayudarse con el anexo técnico Los Caminos hacia Dios, que complementa esta actividad. Por su parte, los dirigentes deberán • supervisar que el trabajo de los grupos se lleve a cabo, • preparar los materiales necesarios para la realización de la actividad y obtener la ayuda de algún amigo o adulto relacionado con la Unidad para que sea quien represente al “sabio...”, colaborando con él en la preparación de la indumentaria adecuada y en la obtención de la información necesaria para cumplir exitosamente su papel. El día de la actividad Llegado el momento programado para la realización de la actividad -cuando menos lo esperen y sea una sorpresa para los participantes-, llegará el sabio al lugar de reunión. Luego de presentarse ante los niños y dirigentes, les explicará con claridad el problema que lo ha traído hasta nuestro días: el sacerdote de su pueblo vaticinó que en el siglo XXI su religión no estaría entre las más grandes del mundo y él, en su calidad de sabio, debe reunir las pruebas que confirmen esta predicción, no pudiendo volver hasta que haya logrado su misión. Niños y dirigentes podrán hacerle saber que recibieron su mensaje y, como acostumbran hacerlo los scouts, se encuentran preparados para ayudarle. Divididos en grupos, los mismos que se formaron la reunión anterior, los niños ordenarán la información recolectada durante la semana, discutirán sobre los aspectos más interesantes o relevantes de la religión que les tocó investigar y prepararán, siguiendo la técnica gráfica que más les acomode o agrade (collage, dibujo, etc.), una presentación en la que darán a conocer la información recogida al resto de la Unidad. Durante este trabajo, el “sabio...” podrá visitar cada grupo y aclarar con ellos parte de la información que necesita, lo que obviamente será una forma de enfocar el trabajo que se esté desarrollando al interior de cada pequeño grupo. Los demás dirigentes, por su parte, estarán igualmente disponibles para aclarar las dudas de los grupos y orientar el trabajo de niños y niñas. Cuando todos los grupos hayan finalizado se reunirá nuevamente la Unidad y cada uno de ellos presentará sus trabajos. El sabio, que será el invitado de honor de esta presentación, podrá hacerles preguntas con el objeto de aclarar sus dudas y dilucidar el asunto que lo trajo hasta nuestra época. Como una forma más de ayudarlo, los grupos podrán


Creciendo como papas entregarle sus trabajos para que él los pueda llevar a su pueblo. Antes de retirarse, el sabio podrá agradecer a niños y niñas por la ayuda que le han prestado. Este momento, trabajado adecuadamente, puede servir de evaluación de la actividad, invitando a los participantes a comentar el trabajo realizado. Algunas semanas después, la Unidad puede recibir, por extrañas y misteriosas vías, un paquete en el que el sabio les devuelve el material y les hace llegar el agradecimiento de su pueblo por tan valiosa colaboración.


Creciendo como Papas  

Eneriet Granados Trabajo de grado