Page 1

ENDURANCE

nº1 magazine

Los caballos del Sáhara Raid de Turkmenistán

187 páginas

Mongol Derby + 2 suplementos especiales sobre el

España junior y absoluto

campeonato de


ENDURANCE

magazine

Editorial nº1

La física cuántica nos dice que no hay un futuro escrito, sino que cada uno de nosotros nos fabricamos, paso a paso, nuestro propio destino. No seré yo, quien contradiga tal teoría, pero desde luego, en el caso del que escribe estas palabras, parece que cada etapa recorrida - al menos en lo ecuestre - me ha ido llevando irresolublemente al mundo del raid. He practicado con mayor o menor regularidad diferentes disciplinas hípicas, pero siempre, mi objetivo último y principal era pasar el máximo tiempo en el campo a caballo. Cuando mis ocupaciones no me permitían poder hacerlo a caballo, he recorrido el campo andando, en bici o en moto. Aquellos que hemos tenido la suerte de levantarnos temprano y saborear el olor a tierra mojada, los que hemos visto como el sol se escondía tras un cerro mientras surcábamos algún sendero y la carretera más cercana era solo un lejano recuerdo, no podemos alejarnos nunca de algo que entra a formar parte de nuestras vidas para siempre: la naturaleza. Debe ser la única cosa en el mundo que por más que probemos, nunca nos sacia del todo. Nos gusta el terreno con árboles, los llanos sembrados, las sierras quebradas y en definitiva, todo aquel lugar en el que hombre y caballo se siguen sintiendo parte del mundo que les rodea. Supongo que aquellos que aún nos sentimos ligados a nuestros antepasados, mantenemos ese vínculo con la naturaleza que nos acogió durante siglos.

Y quizás el modo más intenso de recorrer el campo, sea a caballo. Nada - al contrario que en un vehículo - nos aísla del entorno, y el vuelo de la mariposa o el canto del pájaro es percibido tanto por nosotros como por nuestro compañero, cuyas orejas nos avisarán siempre de cuantas novedades vayan surgiendo en la travesía. Si a todo ello le añadimos el deporte, el esfuerzo y el afán de superación, el recorrer lugares nuevos, todo ello nos conduce finalmente a la resistencia ecuestre. Y hablando con jinetes y aficionados al endurance, no me sorprende ver como todos coincidimos en circunstancias similares que nos han llevado a este destino tan especial, y que a fin de cuentas, hablan de lo mismo: el raid es equitación, es naturaleza, es deporte, y una vez lo pruebas, no quieres otra cosa. Partiendo de estas premisas, creo que lo único que nos faltaba era una plataforma virtual en la que poder


mensajeros o cualquier otro asunto similar. Espero pues, que os resulten agradables estas páginas en las que además podréis encontrar algunos vínculos a vídeos relacionados con el reportaje en cuestión y otros detalles que nos permitirán sacar todo el jugo al soporte informático en el que nos movemos, pues aunque somos conscientes del encanto que tiene el papel, este no puede competir con las posibilidades que nos ofrece la red en la actualidad. Por otra parte, me gustaría añadir que no dudéis en enviar cualquier sugerencia o comentario relacionado con la resistencia ecuestre y que creáis que pueden interesarnos, pues serán bienvenidos. Veréis que se le ha dado primacía casi absoluta a las fotografías, especialmente en los reportajes especiales sobre los campeonatos de España. Hemos optado por este tipo de narración fotográfica, pues creo que cuando nos ponemos delante del ordenador, nos apetece ver más imágenes que leer texto. encontrar un soporte para todo lo concerniente a esto que tanto nos gusta. Por un lado tenemos en la web noticias y asuntos de interés general, aparte de los vídeos y los podcast. Pero es quizás, esta revista, la niña bonita de todo el proyecto Endurance Magazine. Aquí nos permitimos plantearnos con más tranquilidad cada asunto o reportaje a tratar. Una vez se decide el tema, el texto, las fotos y todo su enfoque, se acometen con el máximo cuidado. Igualmente, aquí no hemos querido ofrecer noticias de actualidad ni competiciones - trataremos solo las más importantes - pues para eso los blogs y las webs informativas son los medios ideales. Aquí vamos a hablar tranquilamente con jinetes, con criadores y entrenadores, y hasta os traeremos historias de caballos famosos o históricos, así como algún artículo sobre lo que en su día eran las pruebas más exigentes de la resistencia ecuestre: las batallas, los caballos

Igualmente, con la grabación de vídeos, espero que estas video-crónicas permitan vivir más de cerca lo acontecido en dichas competiciones a las que vayamos acudiendo. La idea no es hacer preciosos vídeos cuidadosamente editados, sino mostrar lo que los ojos de cualquiera que estuvo allí, pudo haber visto. Sin más, os doy paso a las páginas siguientes donde espero que tanto los que recién se aficionaron a la resistencia ecuestre, como los que ya llevan en ella largo tiempo, encuentren entretenimiento y aprendizaje. Tomás Mateo Cubero. Tomás Mateo


Algunas indicaciones para la lectura de la revista Para leer los reportajes sobre el Campeonato de España en Casarrubios, y el de Toledo, habrá que hacer click en los títulos de dichos reportajes, ya que para poder ofrecer el máximo de detalles, los hemos preparado en dos suplementos independientes. Junto al título del reportaje, verás el clásico símbolo de los enlaces, por si a alguien se le pasan estas indicaciones.

Además, en el reportaje de Casarrubios, se adjuntan tres vídeos, correspondientes a los tres días de la competición, y cuyos enlaces encontraréis al final del reportaje. Estarán alojados en nuestro canal de Youtube.

También aparecerán a lo largo de la revista, algunos enlaces que redirigen a la grabación en audio del mismo, y que podrá descargarse en mp3. Asimismo, hemos activado la descarga en formato pdf tanto del nº1 de la revista como de los dos suplementos sobre los campeonatos de España, para facilitar su lectura en lugares sin conexión a internet, en E-Books, etc.

Visita nuestro canal de Youtube

o nuestro canal de audios en Ivoox


nยบ1


I Raid Hípico

de

Turkmenistán


I Raid Hípico

de

Turkmenistán Fotos y texto de Ingrid Schulz


A finales de Abril volví de Turkmenistán con una cámara llena de fotos, alhajas para mis yeguas y un gorro de piel de carnero en el equipaje, habiendo asistido a la II Conferencia Internacional del Caballo Ajal-Teké en Asghabat, incluido el primer raid según normas internacionales en el desierto y todo gracias a la invitación del Ministerio del Caballo - Tukmen Atlary - de Turkmenistán. Fue un sueño cumplido, ya que cualquier persona relacionada con el AjalTeké desea visitar alguna vez en su vida este país. La disciplina del raid fue incluida entre los temas de interés de la conferencia de este año ante los tímidos movimientos de apertura impulsados por el gobierno, solicitando el Turkmen Atlary diversos conferenciantes especialistas en raid a las asociaciones nacionales invitadas, acudiendo con la Asociación Española del Caballo Ajal-Teké el seleccionador nacional de raid, Ignasi Casas. El caballo turcomano siempre ha sido conocido por sus hazañas en las largas distancias, desde la antigüedad cuando era el primer caballo esbelto, usado por los partos y escitas para la guerra, montado por reyes persas e imprescindible para los emperadores chinos que precisaban de este caballo divino para llevar su alma al cielo. El último pueblo que se hizo cargo del legendario Argamak fue el turcomano, asentado en la región al este del Mar Caspio desde el siglo X. Estratégicamente situado en la ruta de la seda, las tribus nómadas turcomanas se dedicaban con ahínco a las tareas cotidianas del pirata del desierto, consistente en cruzar a caballo largos trechos del desierto, atacar la caravana, salir en un sprint cargados con el botín y nuevamente cruzar el desierto para reunirse con el resto de la tribu. Por tanto este caballo lleva siglos realizando raids. Por eso nos resulta curioso que el raid organizado el 25 de abril de 2012 fuera el primero organizado como tal y con normas internacionales.


I Raid Hípico

de

Turkmenistán


I Raid Hípico de

Turkmenistán


El lugar elegido para el raid estaba en el desierto, a pocos kilómetros de la capital Ashgabat, por la autovía. Tuvimos la suerte de poder hacer inspección de pista el día anterior. Cuando llegamos, las máquinas estaban allanando una pista de 30 km que quedó bastante blanda, pero al menos evitaba el peligro de las numerosas madrigueras que surcaban el desierto. Junto a un puesto de asistencia se estaba levantando un poblado de yurtas (las tiendas de los nómadas de Asia Central), y vimos otro a cierta distancia, pero el inicio y fin de las dos vueltas quedaba más al interior donde nos llevaron las furgonetas por un camino hasta encontrarnos con la auténtica actividad. Más yurtas se estaban levantando, las máquinas trabajaban en varios frentes a la vez para preparar el terreno para los diferentes entretenimientos, los tandyr estaban en construcción las banderas colocadas y los camiones seguían descargando materiales. Si bien la conferencia nos daba la oportunidad de conocer a más aficionados a nuestros caballos, a ver las carreras del hipódromo en presencia del presidente de la nación, el concurso de salto, el circo, el concurso morfológico y de arte, yo intuía que el raid del día siguiente me daría las horas culminantes del viaje. Y así fue. El día amaneció nublado, una ventaja dadas las altas temperaturas que ya reinaban sobre el desierto, recién salido de su frío invernal, recién florecido y con esa fina capa de verdor, igual a la que presenta por la misma época del año nuestra Sierra de Gádor en Almería. Desde luego que el Turkmen Atlary sabe organizar una fiesta campera, que hizo de este raid una verdadera atracción. La gente afluía en sus vehículos, el aparcamiento estaba organizado a cierta distancia del evento, para no entorpecer ni estropear las vistas - el escenario se cuida mucho. También acudieron los autobuses con los muchachos y las muchachas de los colegios que tradicionalmente rellenan los eventos con su presencia. Llegaron los venerables con su caftán azul, sus barbas blancas y sus gorros de piel de carnero. Los cuatro sobredimensionales columpios ya estaban en uso y no llegaron a parar en ningún momento. Salté de la furgoneta y fui a retratar los caballos sistemáticamente ya que


Turkmenistรกn


“El caballo turcomano siempre ha sido conocido por sus hazañas en las largas distancias, desde la antigüedad cuando era el primer caballo esbelto, usado por los partos y escitas para la guerra, montado por reyes persas e imprescindible para los emperadores chinos que precisaban de este “caballo divino” para llevar su alma al cielo.”


estaban empezando a ensillarlos. Algunos caballos iban con silla tradicional, otros con silla inglesa. También hubo diversidad de sudaderos, gruesos protectores o mantas tradicionales. Pío Olascoaga llevaba su montura de diseño propio en brazos, esperando caballo. Era el jinete internacional invitado. Cría y entrena caballos de raid con su familia en Uruguay, donde existen dos tipos diferentes de carreras de resistencia ecuestres, el raid y el endurance. Ha trabajado en los EAU y vende caballos en este mercado. Por instigación del fundador de la asociación uruguaya del Ajal-Teké, está entrenando su primer Ajal-Teké, un caballo de 11 años importado hace poco, que actualmente corre en 120 km. Pío está muy contento con este caballo y rabiaba de ganas por participar en lo que él consideraba un raid histórico. A falta de caballo, y el ministro, que le debía asignar uno, sin llegar. Ayudado por el vicepresidente de la federación ecuestre de Kirguistán, como nosotros, invitado al evento, le fue ofrecido un caballo por un criador local. Rápidamente cambiaron la montura, Pío cambió su camiseta con el jinete y empezó a calentar cuando ya acudió Turkmenistán TV a entrevistarlo. Sin embargo llegó también el ministro y le asignó otro caballo. Hubo un cierto nerviosismo de repente, ya que nuestra fotógrafa y aficionada de Canadá, muy ligada a los caballos turcomanos en Irán, donde todavía se cría el caballo de la tribu Yomud, del cual es admiradora y que considera especialmente resistente, insistió en que Pío se quedara con éste caballo, de planta típicamente Yomud, mientras insistentemente lo llamaba su compañero para montar el caballo seleccionado por el ministro. Se hizo nuevo cambio y en mi opinión ganaron las fotografías. Como bien podéis imaginar, la salida fue rápida, ya que ninguno de los jinetes tenía experiencia en este tipo de pruebas. Una gran nube de polvo los acompañó fuera del poblado de yurtas y me fui a visitar las atracciones. Los fogones instalados en fila nítida estaban en plena actividad, las mujeres amasaban el pan y lo pegaban a las paredes del tandyr, el horno tradicional. En el escenario todo cubierto de alfombras se


representaba música y baile tradicional, había un cercado con un par de camellas y sus güelfos y otros con las tradicionales ovejas. Al lado vi un corro de gente y me acerqué. Fueron muy amables y me dejaron pasar a la primera fila del ring para poder fotografiar el combate de lucha, solo pidiéndome que ocultara la mochila, para no estorbar las imágenes de televisión. Vi uno de los combates. Al ganador le dieron una oveja que se echó a los hombros y dio una vuelta agradecido, como yo que di las gracias y volví a ceder el sitio. También había concurso de dibujo, tiro de cuerda y otras actividades de las que no me percaté hasta verlas por la noche en televisión. Di un paseo por el desierto con Kerry-Jo, la canadiense, pues queríamos fotografiar a los caballos en plena ruta. Se acercó un rebaño de ovejas y más tarde un pequeño grupo de camellos, cuyo pastor intentaba en vano acercar al evento, dándole esquinazo los camellos constantemente. La llegada a meta también fue entretenida. Había camiones cisterna que proporcionaban agua en abundancia, lloviendo los cubos de agua por todas partes. El control veterinario fue un punto caliente. El juez francés insistió inamovible en las normas oficiales, los ganaderos no estaban de acuerdo, la presidenta de nuestra asociación española, Blanca, traducía intentando no convertirse en blanco de la controversia, los caballos se negaron consensualmente a trotar porque nadie les había enseñado. Tres caballos fueron eliminados pese a enérgicas protestas. Para la siguiente fase habían quedado claras algunas cosas. Mientras la mayoría de los caballos pertenecían a ganaderos privados, había dos caballos de las cuadras del presidente de la nación. Eliminado uno de ellos, toda lógica indicaba que el otro tenía que ganar. También había un caballo eliminado cuyo jinete no se resignó e hizo su segunda salida antirreglamentaria. Para confusión de todos, este caballo llegó el primero, diez minutos antes que los siguientes. Al verlo a lo lejos,


los chavales de las banderas y las chicas del baile ya habían tomado posiciones a derecha e izquierda de la meta y en el momento de entrar el binomio, sonó la música y empezó el baile y las alabanzas y nadie fue capaz de oír las protestas de la organización que anuló esa entrada. Los siguientes caballos en llegar fueron el caballo del presidente, que ante todo el escándalo causado por música, banderas y bailarines se negó a pasar meta y Pío con su caballo, al que le pasó lo mismo. Preguntado Pío por otros visitantes internacionales, nos dijo que algunos de los caballos estaban bien entrenados, otros no tanto, comentó las mucosas de su caballo que consideraba normales para el recorrido hecho, indicó las pequeñas irregularidades que había observado durante el recorrido, se mostró muy satisfecho con su caballo y especialmente impresionado con otro caballo que desafortunadamente había llevado un jinete poco centrado. Nos cuenta que este caballo inició la segunda vuelta 10 min. después que él, pero que en 10 km. se había colocado a su altura, le había lanzado una mirada desafiante y seguidamente puso su caballo a 50 km/h, lo cual comprobó Pio en su GPS ya que le siguió el juego durante un trecho, al cabo del cual se moderó, siguiendo el otro jinete a la misma velocidad, hasta que en una larga subida debió de dar cuenta de su error. Aun así, este caballo no llegó mal. Así es como recuerdo la conversación, si me equivoco en algo, pido disculpas. Aproveché que la otra yegua del presidente no salió a la segunda vuelta para sacarme unas fotos con ella porque era preciosa. Después del raid nos invitaron a comer plow y todos los demás platos que cargaban las mesas en las yurtas tradicionales. El marco de este raid fue incomparable, el fondo de las montañas Kopet Dag, enmarcado por esas larguísimas filas de banderas de colores, el colorido y la uniformidad de los trajes tradicionales del público local, la fiel reproducción del poblado nómada, no creo que vuelva a ver algo parecido. Aprovechando que éramos pocos porque el miércoles aún no había llegado el grueso de los conferenciantes internacionales nos llevaron a ver un pequeño grupo de yeguas y potros de una ganadería en las montañas.


“...un sueño cumplido, ya que cualquier persona relacionada con el Ajal-Teké desea visitar alguna vez en su vida este país.”


Fue un gran día para todos los visitantes internacionales y espero que también lo fuera para todos los participantes turcomanos del evento, ya que esta carrera ha sido la piedra angular del raid en Turkmenistán. Ingrid Schulz Almería, 13 de julio 2012

Asociación Española del Caballo Ajal Teké.


Junior // Espa単a Campeonato de

Junior // Badajoz

Badajoz


Espa単a Campeon Campeonato de

Casarrubios


Mi

visión

raid, fundamentos

del y

los de

la

equitación Por José Manuel González Pons, “El Cura”.

Tomás MC: Hace unos días, le preguntaba a José Manuel por su punto de vista con respecto a la importancia de ciertos principios básicos de la equitación, y de como pueden influir en la mejora del jinete, y por lo tanto, del caballo. Su respuesta fue la siguiente:

José Manuel: El raid se está tecnificando muchísimo, pero sobre todo en lo que concierne al entorno del jinete: que cambie todo pero que no cambie el jinete, más que en aquello que no le suponga esfuerzo. Yo creo que a todos los jinetes, sean de la disciplina que sean, a todos le gusta saber pero a poquísimos el


Tomás MC ©

aprender: reflexión, repetición y cambio, no entran dentro de los esquemas de la mayoría...lo cual no deja de ser una ventaja para el jinete económicamente débil pero con un buen capital de conocimientos y perseverancia." Tomás MC: El comentario me pareció tan interesante, que le pedí a José Manuel que por favor, desarrollase la idea, lo cual dio lugar, al texto de las siguientes páginas.


Tomás MC ©


Me pide mi amigo -y solucionador de problemas hípicos- Tomás, que aporte mi versión, y visión actual, del raid. Me atrevo sin rubor -ni pudor- por varios motivos: 1º Tengo 70 años -soy un privilegiado- y conectado y apasionado del caballo desde mi más tierna infancia. Además, no sé qué tiene este deporte que la afición -¿o pasión?- con los años, va in crescendo. Lo digo por experiencia. 2º Mi primera vinculación a una competición hípica fue al raid Madrid-Lisboa del año 1958. Lo corrió mi tío Juan con su caballo Gitano (ONC, lo normal en aquella época. Debía ser un 3 sangres de edad indefinida). Quedaron entre los 10 primeros. Durante la época de entrenamiento, yo le ayudaba en lo que podía y que solía ser los domingos, por entonces, único día de la semana no lectivo, ya que las clases acababan los sábados a las seis de la tarde. Y los domingos, lo normal es que Gitano y yo nos tiráramos 4 ó 5 horas enredando por esos mundos de Dios. (En vacaciones, todos los días eran domingo). Entonces no existían, creo yo, técnicas de entrenamiento (tampoco las había como ahora, en fútbol. También doy fe de ello). Sí recuerdo que la sobrealimentación era a base de

habas, garbanzos o lentejas. Todo ello a remojo. Y

muchas horas a caballo. Cambiamos la montura vaquera -la de entonces- por una española liviana y que no creó ningún problema en ningún momento. Siguió con cabezada la vaquera y su bocado vaquero y la media caña forrada. Sin problemas. Estoy hablando de los años 58 y 59 del siglo pasado. En el 59 se corrió el raid Lisboa-Madrid, o sea, en sentido inverso al del año


anterior.

Los métodos de entrenamiento de esos años estaban

más cerca del "entrenamiento del caballo hitita" de Kikulis -de hace 3.300 años-, que de las técnicas del siglo XXI. Lo cual no deja de ser una gran alegría. " Hoy, las ciencias adelantan que es una barbaridad " , como cantaba un personaje entrañable de la zarzuela -creo- "Doña Francisquita". 3º He corrido bastantes raids en Cataluña y Valencia. El último que corrí fue el primero del Alto Turia. Con un caballo de un amigo mío. El resto de raids los corrí con caballos míos de salto, con los que competía, además, en otras disciplinas. También eran otros tiempos. Recuerdo mi única participación en las 12 horas de Barcelona ( o Montjuic) en el año 1975. Los tres caballos de mi equipo eran míos. Tanto el Caporal como el Lafrau ganaron Grandes Premios de " C " antes y después de su participación. Quedamos los terceros de 22 equipos. Una de las experiencias hípicas más inolvidables. Pocos meses antes, también en Montjuic, corrí un completo, ganando la prueba grande con Lafrau. 4º Pasan los años, y en este número del caballo -como en todo en nuestra vida de fines del siglo XX y principios del siglo XXI-, hay que especializarse cuando te haces profesional. Mi modus vivendi, profesor de salto. Pero siempre que puedo digo que mi verdadera especialidad, de lo que verdaderamente intento saber, es de los fundamentos de la Equitación. Y ello engloba todas las disciplinas hípicas. He competido en 6 disciplinas distintas y practicado alguna más. Mi última experiencia, apenas hace un año, una carrerita durante un entrenamiento, en Sulky. En Manacor con mi amigo Miquel Matamalas. (Gracias Miquel). Otra experiencia inolvidable. Después de un cuarto de


Tomás MC ©


hora de tanteo y pavor, pensé que lo mejor era llevarlo como si fuera montado. Creo que fué un acierto porque, tanto el caballo como yo, íbamos la mar de felices. Últimamente sigo al raid en lo que afecta a " los fundamentos de la Equitación " . Puede que el raid sea la disciplina que más ha evolucionado en los últimos años. Puedes seguir al maestro en su blog: www.ocurrenciashipicas.com


Los

fundamentos

de

la

Tomás MC ©

equitación y el raid.


Mongol Derby la carrera mรกs larga del mundo


Imagino, que todo jinete o amazona, y en definitiva, cualquier aficionado al caballo lo es también al viaje y a la aventura. Y que duda cabe, que de entre todos aquellos, los amantes a la resistencia ecuestre, son los que más se interesan por estos particulares. Los que montan y entrenan a su caballo a diario, con el que después viajan a competiciones a mayor o menor distancia, no hacen sino prepararse para recorrer lugares diferentes a los de su entorno diario. Pero si hablamos de viajar a miles de kilómetros, para recorrer largas distancias a lomos de caballos de las estepas, dormir al raso o a lo sumo en una yurta,


Texto: Tomás Mateo Cubero

Fotos por cortesía de The Adventurist ©

Mongol Derby

estamos yendo más allá y penetrando en la esencia de la resistencia ecuestre. La ilusión de la gran mayoría de raidistas y aficionados al endurance en general. En Mongolia, según los últimos estudios de la universidad de Cambridge, tuvieron lugar, hace 5.000 años, las primeras domesticaciones de caballos. No debería extrañarnos, pues fue su increíble buen hacer a caballo lo que llevó a los mongoles a dominar inmensos territorios en un tiempo récord, poniendo en jaque a la civilización china y destrozando al califato abbasí. Los mongoles se quedaron a las puertas de Europa y sus tropas viajaban a tal velocidad que anulaban casi por completo la capacidad de respuesta de los ejércitos de aquellos lugares a los que iban llegando.


Se cuentan numerosas historias sobre los mongoles y sus proezas a caballo. De lo que no cabe duda es de que este, era un elemento imprescindible de su vida. Y aún hoy lo sigue siendo, y para que que algunos privilegiados puedan saborear parte de aquel modo de vida nómada, a la par que con intención de mejorar la zona, nace el Mongol Derby, una iniciativa de un grupo de gente llamado de The Adventurist. El lema de esta agrupación de gente poco realista deja claro cuál es su visión de la vida: "Luchando por hacer un mundo menos aburrido." The adventurist organiza diferentes actividades, y todas ellas, parten no solo de la premisa de que han de ser muy divertidas, sino que han de hacer de este, un mundo mejor. Para saber más de sus proyectos, podéis hacer click en este enlace, ya que nosotros nos centraremos en el Mongol Derby, en el que los caballos de las estepas son los protagonistas. La carrera. Se trata de la carrera ecuestre más larga del mundo: 1000 kilómetros por las estepas mongolas combinando diferentes caballos, y con los que se emula el sistema postal de la época de Genghis Khan, conocido por la rapidez con la que llevaban la información. Los caballos. Los caballos mongoles, eran producto de una cuidada selección que sus criadores habían llevado a cabo, en la que básicamente, habían decidido no intervenir, dejando que se reprodujeran en su libre albedrío y que fuera la naturaleza la que fuera dirigiendo la evolución de la raza. Dotados de una gran resistencia física, no solo a las grandes distancias, sino que eran caballos de una gran adaptabilidad al medio y podían satisfacer sus necesidades de energía con poco pasto. Habituados al frío extremo en invierno y al calor de las épocas estivales. Un auténtico todoterreno que permitió que Genghis Khan y sus descendientes dominaran una extensión de terreno sin apenas precedentes. Estos caballos son los que los participantes del Mongol Derby montarán en su carrera. Son caballos de talla media-baja, y al jinete se le pide que como mucho, no tenga un peso mayor de 85 kilos, y el equipaje que

Mongol Derby


lleve para el día a día, no supere los 5 kilos. Nos consta que el celo y el cuidado que se tiene desde la organización para con los caballos, son extremos. Estos caballos mongoles pertenecen a criadores nómadas de las estepas, que ceden los caballos a la organización, y son entrenados unos meses antes para poder correr la carrera con garantías. A lo largo de la prueba, los participantes van cambiando de caballos, para no someter a un excesivo castigo a los mismos. La esencia de la prueba consiste en rememorar el sistema de postas de la época del Imperio Mongol. Cada 40 kilómetros hay un avituallamiento con tiendas de campaña, control veterinario y un pequeño grupo de nómadas mongoles, en el que se cambia de caballo. El jinete puede decidir si permanece


en uno de estos puntos para descansar o sigue adelante, aunque ello puede suponer que la noche le sorprenda sin que haya llegado al siguiente punto de asistencia, por lo que tendría que pasar la noche con su caballo en la noche esteparia. La ruta. O más bien, la no-ruta, como la llama la organización. No hay un itinerario establecido, no hay puntos con duchas o establos en los que parar. Los participantes deben saber combinar los esfuerzos de sus caballos para que estos estén siempre en el mejor estado posible. La organización se encarga, eso sí, de que la no-ruta gire en torno a lugares en los que hay agua y pasto abundante para los caballos. Asistencia veterinaria. En la línea de cuidar los caballos por encima de todo, hay unos controles veterinarios en los que se vigila que todo esté en orden con los caballos. Cada caballo lleva una tarjeta en la que se lleva el control de sus inspecciones. Estos controles veterinarios son comandados por la veterinaria FEI 4 estrellas Jenny Weston. Pero también hay asistencia médica para los participantes, encargándose del asunto Prometheus Medical, equipados con todo lo necesario para poder atender en circunstancias extremas como las del derby. Junto a todos estos ingredientes, se encuentra el trasfondo benéfico de la prueba, ya que una parte de los ingresos va destinada a proyectos que la organización apoya en la zona, y cada competidor ha de apoyar un mínimo de mil libras esterlinas con dicho fin. En definitiva, un evento en el que a muchos nos gustaría participar. Os dejamos con una serie de imágenes que invitan a ir ahorrando para la inscripción. El que quiera saber más, puede hacer click sobre el logo de la competición:

jkhdkqjwdhq


Mongol Derby la carrera mรกs larga del mundo


Combat de l'Habrah; 1835. Horace Vernet.


Los Caballos del SĂĄhara La increĂ­ble historia del Emir Abdel-Kader y el coronel Daumas


Los Caballos del Sáhara La increíble historia del Emir Abdel-Kader y el coronel Daumas Horace Vernet

Tomás Mateo Cubero

En torno a los caballos siempre surgen historias increíbles. Si además hablamos de relatos en los que encontramos caballos árabes, beduinos y militares europeos, lo más probable es que creamos que nos referimos a narraciones de ficción. Pero en este reportaje vamos a hablar de dos personajes tan reales como la vivencias que protagonizaron. En los años treinta del siglo XIX, Francia decidía invadir Argelia, dando lugar a una de las ocupaciones coloniales más largas de la Historia, pues la toma del territorio se prolongó hasta 1962. Antes de que las tropas francesas pusiesen un pie en Argelia, el territorio estaba bajo dominio del Dey Otomano. El Imperio Turco, tan poderoso durante siglos, empezaba a presentar importantes grietas en sus cimientos, y las potencias europeas, conocedoras de tales debilidades, a la par que necesitadas de nuevos latifundios que alimentasen a su galopante sociedad industrial, se disponían a ejercer un control sin precedentes sobre los principales territorios africanos y orientales. En 1830, 37.000 soldados franceses desembarcan en Argelia, y el dey turco se rinde rápidamente. Esta coyuntura es aprovechada por los argelinos, quienes llevaban años soportando una política de impuestos


Le Passage des Bibans ou Le Passage des Portes de Fer; 1839. Horace Vernet.


demasiados gravosos y lanzaron diferentes ataques sobre los contingentes otomanos repartidos por el país. Argelia es un país grande, con algunas zonas de montaña y una gran inmensidad desértica. El sistema de vida tradicional beduino de la mayoría de las tribus se organizaba en torno a ciertos cultivos y el pastoreo, a la par que giraba alrededor de las caravanas que desde siglos atrás, recorría rutas por desiertos y montañas propiciando el intercambio de mercancías. Por lo tanto, nadie mejor que los propios beduinos podían organizarse en ataques de guerrilla y refugiarse en lugares que solo ellos conocían en su lucha contra Francia. En torno a estos grupos tribales, surge una figura que los acaudillará tanto a nivel bélico, como en lo espiritual. El emir (príncipe) Abdelkader era un hombre docto en religión, filosofía, equitación y cría de caballos, fue un bravo guerrero y compuso poesías que aún


siguen siendo estudiadas por su gran maestría. Su faceta como místico, es también en la actualidad objeto de numerosos trabajos. El coronel Daumas, por su parte, era un militar francés destacado en el frente argelino. De afición inconmesurable a los caballos, lo cual, le haría caer hechizado por los ejemplares criados en el Sáhara, nació en 1803 en Suiza. Eugène Daumas llega a Argelia en 1835 con el Segundo Regimiento de África. En 1853 es nombrado General de División, y más tarde fue senador y consejero de Napoleón III. Con estos preliminares, cabe pensar que el emir y el coronel, mucho distarían de tener una buena relación, pero he aquí que la afición al caballo y a la caballería, así como la desmesurada pasión del militar francés por todo lo arábigo, los llevaría a ambos a pasar mucho tiempo reunidos, una vez la resistencia argelina fue derrotada y el emir capturado. Abdel Kader fue llevado a Francia para que no volviera a promover insurrecciones contra la mère patrie, pero Daumas ya había caído, como otros tantos europeos de la época, embrujado por el fascinante mundo de los beduinos y su modo de vida, y pasó dieciséis años en el Magreb. Incluso llegó a escribir una obra llamada La mujer árabe. Como resultado de esta relación, el coronel Daumas, que publicó varios libros más sobre materias árabes, contó con la inestimable ayuda del emir, y se reunieron no pocas veces en las residencias-prisión de Francia en las que el emir vivió hasta su posterior liberación. La erudición de E.Daumas en lo ecuestre le lleva a redactar una obra harto interesante: Principes Généraux du Cavalier Arabe (Principios generales del caballero árabe) y de la que nos ocuparemos en otro momento. Otro de esos libros fue Moeurs et coutumes de l'Algerie (Usos y costumbres de Argelia), en el cual, Abdel Kader escribe la Introducción, y el último


Chasse au faucon en Algérie, la curée.Eugène Fromentin

"El equipaje de caza de un noble en el Sáhara está completo cuando tiene el ave de raza, thair el hoor; en el Desierto las personas de alta categoría cazan aun en el dia con el halcon."


capítulo, titulado Elogio del Sáhara. En dicho libro, el coronel incluye un capítulo dedicado en exclusiva a los caballos del Sáhara. Pero será este tema, el que precisamente lo lleve a escribir un libro con el mismo título, y dedicado en exclusiva al título al que hace mención. Una obra de gran interés para el amante del caballo del desierto, y del caballo en general, ya que se tratan temas realmente significativos. El coronel pidió a Abdel Kader que respondiese a una serie de cuestiones que le enviaba a través de misiva, con la intención de incluirla en un libro, a lo que el argelino accedió de buena gana. El 8 de noviembre de 1851, en carta de vuelta, el emir contesta a cuantos puntos le plantea Daumas, relativos estos a lo concerniente a cría, alimentación y aspectos similares que los árabes del Sáhara argelino mantienen con sus caballos. El resto del libro, es un completo tratado sobre las razas, veterinaria y los diferentes usos del caballo que hacen los árabes del desierto, todo redactado con una afición y amor al caballo desmesurados, prestando atención al más mínimo de los detalles que el autor cree que pueden ser de interés para el lector. La estructura de la obra es la siguiente: Si hablamos de la versión española, que fue traducida al poco de la aparición del original francés, por el español Nicolás de Cabanillas, cuenta esta con una dedicatoria y un prólogo breve pero interesante a cargo del mismo, en el que nos habla de como cree que dicha obra merece ser traducida para interés del aficionado español. A continuación, la obra se divide en dos partes.


En Francia, el emir era visitado por militares y toda suerte de personajes principales.

La primera, cuenta con cuatro grandes apartados - Un capítulo preliminar. - Otro titulado Los Caballos del Sahara, en el que en los diferentes subcapítulos se habla de las razas, de la educación del potro, alimentación, etc. - El tercero, titulado Ciencia veterinaria de los árabes, en el que se tratan enfermedades, cojeras y otras dolencias y sus curas. - Y el cuarto y último, y no menos interesante y de prometedor título: Partido que se puede sacar del caballo indígena. La segunda parte se divide a su vez en varios subcapítulos, cuyos temas nombramos someramente, pues son numerosos: diferentes métodos de caza (con galgo, con halcón así como la caza de la gacela y


del avestruz. Se habla igualmente de las guerras y las razias, así como de las Ideas generales del desierto. Y por último, se cierra con el capítulo que contiene las cartas con las preguntas del coronel con las respuestas del emir. Dicha versión española, cuenta con 308 páginas. La verdad es que cualquier página a la que nos encaminemos del libro, nos parecerá harto interesante y nos hará difícil despegar la vista. No obstante, para aquellos que quieran leer esta joya, al final del articulo dejamos enlace para la descarga tanto del ejemplar en español como del original en francés, gracias a esta maravillosa iniciativa que ha supuesto Google Books, y que a los aficionados al caballo, nos está permitiendo acceder a mucha bibliografía que hasta entonces se nos antojaba casi imposible de conseguir. Por lo tanto, sin que desvelemos contenidos fundamentales del libro, pero siempre contribuyendo a despertar el interés del lector por el acercamiento al mismo, hablaremos de algunos párrafos de tan singular y extraordinaria obra. Así, seleccionando de entre los temas propuestos por E. Daumas, nos gusta especialmente el de Principios generales o sentencias del ginete árabe. Son estas tradiciones, no solo un tesoro antropológico ecuestre, sino que nos recuerdan especialmente a esos dichos que los abuelos y los viejos aficionados andaluces aún manejan. Y realmente, cuan significativo es el inicio de dicho capítulo: "Para llamarse verdaderamente ginete es necesario comer poco, y sobre todo beber poco. Si él no sabe aguantar la sed, jamás será hombre de guerra, sino mas bien una rana de las lagunas". Se trata de la sobriedad del jinete, que ha de ser hombre dispuesto a pasar ciertas


Le Glaour, Conquerer of d'Hassan. Horace Vernet.

"Así es que el guerrero que mata á otro en la batalla tiene derecho al caballo del muerto, á sus armas, á sus vestidos, á su enjaezamiento, á su cartuchera y á su djebira. Esto es porque ha arriesgado su vida por quitarla a otro y deberá responder delante de Dios de la muerte que ha dado con razón ó sin ella."


“Sabed que cuando estábamos acampados al embocadero de la Meluia, hacíamos razzias en el Djebel-Amur, siguiendo el camino del Sahara apretando nuestros caballos el día del ataque, en una corrida á galope de 5 ó 6 horas de un solo aliento, ejecutando nuestra espedición, ida y vuelta, en 20 o 25 días.”


Prise de la smalah d’Abd-El-Kader a Taguin. 1843

“Con todo, al volver con los nuestros haciamos caracolear los caballos el dia que llegábamos, y quemábamos pólvora con varios de ellos. Muchos que no podian hacer este ejercicio, hubieran podido no obstante hacer espedicion[…] Los caballos del Sahara hacen mucho mas que todo eso.”


La chasse au lion dans le dĂŠsert, HorĂĄce Vernet.


“La verdadera caza se hace á caballo, es como entre nosotros lo que llamamos courre, diversión de gentilhombre, de rey antiguamente, y no oficio de cazador furtivo ni de infante. No se contentan con matar el animal, lo rinden.”


penalidades a cambio de ser considerado un auténtico caballero, lo cual era (y es) un verdadero orgullo para los árabes. Con respecto al manejo y monta del caballo, encontramos cantidad de dichos que aún hoy pueden sernos muy útiles. Sirva este mismo como ejemplo: "Si has puesto el caballo á galope y vienen siguiendo detrás otros caballos, mas bien debes calmar el tuyo que no escitarlo, bastante se animará de por sí mismo". No me resisto, por otra parte, a hablar del capítulo titulado Partido que se puede sacar del caballo indígena. En él, el coronel nos habla de las diferencias del caballo berberisco con el árabe. Este es tan bello que "tiene un brillo y una perfección que nada dejan desear", mientras que aquel es de "corte ordinario". Ahora bien, reconoce que "ambos son extraordinarios caballos de guerra". Para Daumas, el berberisco, más que el árabe, es el caballo que "puede con el hambre, puede con la sed", y prosigue diciendo, "los caballos que existen en África reunen un conjunto de todas las cualidades que se encuentran en el caballo nacido bajo el sol que abrasa espacios inmensos". Finalizamos este artículo con uno de los párrafos escritos por AbdelKader, que creo será del interés de cuantos lo lean, pues la sabiduría que contiene es de un inconmensurable valor, no solo en lo concerniente a los caballos, sino para el comportamiento humano:

"Me pregunta V. cómo es que los árabes montan los caballos tan pronto, siendo asi que los franceses no lo hacen mas que á los cuatro años.

Los Caballos

del Sáhara


“Sabed que los árabes dicen que el caballo, como el hombre, no puede instruirse mas que en la primera edad. He aqui su proverbio sobre el particular: Las lecciones de la niñez se graban sobre la piedra. Las lecciones de la edad madura desaparecen como los nidos de los pájaros. Tambien dicen: La rama tierna se endereza con poco trabajo, pero el árbol viejo no se endereza jamás.”


Autoretrato de Horace Vernet.


Información complementaria: Si quieres escuchar el reportaje en mp3, puedes descargártelo haciendo click en este enlace. Para ilustrar este reportaje, hemos escogido obras de Horace Vernet, quien vivió un tiempo en Argelia, dejándonos estos maravillosos cuadros que nos permiten viajar a la Argelia de los tiempos del emir y el coronel. No creemos que haya mejor acompañamiento posible a lo que se cuenta en el libro que nos ocupa. Los retratos que hizo de caballos, son memorables y reconocidos por su gran maestría. Puedes ver su obra en http://www.wikigallery.org/wiki/artist36966/Horace-Vernet/page-1 Y si quieres saber algo de su vida: http://es.wikipedia.org/wiki/Horace_Vernet También hemos incluido una obra de Eugene Fromentin, La caza con halcón en Argelia. Fue otro gran artista enamorado del país argelino. Más info haciendo click en Fromentin. La imagen de portada, titulada Cavaliers rouges d’Abdel Kader es de Léon Galibert. Sobre Nicolás de Cabanillas. A este gran aficionado español, debemos la traducción de esta obra. Poco hemos podido saber más de este hombre, excepto lo que él mismo cuenta en el prólogo de la obra. En las citas entrecomilladas que aparecen en este reportaje, hemos querido mantener la ortografía original de N. de Cabanillas. Puedes descargarte tu ejemplar de Los Caballos del Sahara en el siguiente enlace: http://books.google.es/books/about/Los_caballos_del_Sahara.html? hl=es&id=E1ECAAAAYAAJ Para descargar la versión original del libro en francés: http://books.google.es/ books/about/Les_chevaux_du_Sahara.html?id=FRRDAAAAIAAJ&redir_esc=y


Caballos y enseñanzas Ilustraciones de Dasha Komisaryck: http://dashket.deviantart.com/ Cuento por cortesía de Oh, Baraka: http://www.ohbaraka.com/ Y si prefieres escucharlo con una alegre melodía de fondo, en este enlace lo tienes disponible.

La gente de Turquestán es famosa por su generosidad, el respeto que se tienen a sí mismos y su afición a los caballos. Cierto turquestano, llamado Anwar Beg, poseía un hermoso caballo, ágil y de garantizado pedigrí. Todos lo codiciaban, pero él se negaba a venderlo, por alto que fuera el precio que le ofrecieran. Reiteradamente, un amigo suyo, tratante de caballos, llamado Yakub, le visitaba con la esperanza de conseguir que se lo vendiera. Pero él declinaba siempre aceptar sus ofertas. Un día, habiendo oído decir que Anwar atravesaba una época difícil y que disponía de muy escasos medios, Yakub se dijo: - Esta es mi oportunidad. Iré a verle una vez más y en esta ocasión, estoy seguro de que se desprenderá del caballo, porque es tan valioso que, con su venta, recuperará su buena posición económica. Y no perdió tiempo. Entró en su casa. Como era costumbre en el país, Anwar dió la bienvenida a Yakub y, antes de ocuparse de los negocios, tuvo que dar a su visitante muestras de hospitalidad como dueño de la casa. Le sirvió una suculenta comida, y la compartieron con verdadero


Golden horses of Turkmenistán; 2011-12. © Dashket .

deleite. Cuando, por fin, Yakub pudo hablar del objeto de su visita, el paupérrimo Anwar respondió: - Ya no es posible que mantengamos discusión sobre el negocio de la venta del caballo. Lo primero es la hospitalidad. Y puesto que me visitaste en mi pobreza y mi obligación era agasajarte, debes saber que tuvimos que matar al caballo para obtener alimento, y de esta manera resolver mis deberes como anfitrión.


Este cuento, que bien pudiera parecernos exagerado o irreal, tiene muchas posibilidades de que se haya producido en la realidad en varias ocasiones. Wilfred Thesiger, el último de los grandes exploradores, nos ha dejado en sus escritos situaciones muy similares que vivió en sus aventuras por Arabia. Cuenta Thesiger en su obra Arenas de Arabia, como era común que cuando él y sus beduinos arribaban a los dominios de alguna tribu o clan, era frecuente que el jefe de estos saliera a recibirlos, y en su honor sacrificara a su mejor camello, aún cuando fuese el último. Thesiger, a pesar de que se había criado en África y llevaba largo tiempo recorriendo los desiertos desde Sudán hasta el Medio Oriente, nunca dejaba de asombrarse por esta práctica. Y tal cosa sucedía incluso entre aquellas gentes que apenas tenían con que sobrevivir. La hospitalidad del desierto, no era una leyenda. En los libros de Sir Wilfred, se habla más de camellos que de caballos, ya que para los viajes largos estos son más adecuados, y aunque es cierto que en este cuento se habla del Turquestán, todos los viajeros que han surcado los caminos que transcurren desde Oriente Medio hasta el Lejano Oriente, hablan de la extrema hospitalidad de sus habitantes. Son los territorios de la maravillosa Ruta de la Seda, en los que aún, suceden cosas extraordinarias. No nos debe extrañar, pues, que el sacrificio de caballos en circunstancias similares a las del cuento, hayan podido darse.

De esta pequeña historia, podemos extraer, además de la entereza de cómo alguien pobre cumple con sus obligaciones para con sus invitados, lo cual nos hace ver la clara diferencia entre pobreza y miseria, cómo el exceso de ambición nos puede llevar a acabar con nuestro propio propósito y actuar en contra de nosotros mismos.

Caballos y enseñanzas


Gorgeus Akhal teke; 2011-12. Š Dashket .


Este es el cuerpo principal de nuestro primer número de

Endurance

Magazine, pero recuerda que tienes, y sin

incremento de precio, los dos suplementos sobre los Campeonatos de España de Raid: Badajoz jr.

Casarrubios_absoluto

Puedes escribirnos a nuestro corre@ para cualquier asunto que estimes oportuno.

ENDURANCE magazine www.endurancemagazine.info http://endurancemagazineesp.blogspot.com.es/

es una idea de Tomás Mateo Cubero©

Número 1 de Endurance Magazine  

En el primer ejemplar de nuestra revista, encontrarás diversos temas relacionados con la resistencia ecuestre, así como otros asuntos relati...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you