Issuu on Google+


Diario Visual

“Caminar por una ciudad implica, invariablemente llevarla consigo, reinterpretarla a cada paso; sumergirse en ella. Cada acontecimiento está tatuado por las historias entrelazadas de aquellos que transitan por sus calles, dejando a su paso los rastros que le dan vida y forma característica a cada rincón. En mis cotidianos recorridos por la ciudad busco asimilar este lenguaje, momentos endebles al tiempo y a la frágil memoria de una acción efímera. Gracias a la invariable constante de acciones, objetos e intervenciones tatuadas en mi ciudad, encuentro sentido a los pasos cotidianos de quienes transitamos y nos volvemos un protagonista mas de la historia de nuestras calles; dejando de esta manera, huellas intangibles sobre el abrupto ecosistema del que no sólo formamos parte, sino también estamos hechos.” Antonio Huitzilin Atayde


Rumbo Fijo

Después de tanto tiempo de vivir por estos rumbos y de recorrer las mismas rutas, llegó un momento en el que todo se volvió tan cotidiano, tan monótono, a tal grado que no me percataba de toda la gama visual que me rodea. Ahora todo es distinto, acompañado de mi cámara voy capturando mi ciudad , mi entorno, mi cotidianeidad, siempre observo algo distinto, algo nuevo que no había visto el día anterior. La luz del Sol y también los días nublados, me van mostrando mi barrio Chimalhuacán. Aquel que alejado de los grandes edificios y de las avenidas abarrotadas de ruido, aquel que ha sufrido muchos cambios y que a la vez parece haberse quedado en un estado de letargo esperando algo que nunca llegará; como una gran construcción que jamás fue terminada, aquel intervenido por un sinfín de simbolismos, aquel lleno de nostalgia, de esperanza y desesperanza, aquel barrio que lucha contracorriente, aquel que gracias a su gente a sabido mantener el rumbo fijo. ¿Hacia dónde? No lo sé, pero ahí seguimos… Fermín Guzmán


Alta Definición

Recorrer y caminar por las calles de Iztapalapa, que geográficamente colindan con Tláhuac y Xochimilco, encontrar espacio, objetos, situaciones y personajes reales, ha sido uno de los objetivos en este trabajo. La televisión como medio de comunicación masivo, se ha encargado de crear intereses personales manipulando ideas, provocando pérdida de identidades. Contrario a la enajenante manera de presentar realidades alternas carente de contenidos, en Alta Definición se muestra la realidad sin maquillaje, donde el mueble de un televisor sirve como vehículo para mostrar ámbitos y entidades auténticas. Los espacios intervenidos por quienes habitamos en estos lugares reflejan nuestras condiciones de vida; la escenografía y utilería empleados detrás del mueble, así como las actuaciones, pertenecen a una realidad en la que no existen guiones, directores, ni ensayos.

A los grandes personajes con identidad propia, que lejos de ser actores, nos permiten conocer su vivir cotidiano y se les puede ver con la máxima nitidez, es decir en Alta Definición.

Fernando Rodríguez


La Voz de Mis Calles Desde que era niño he pertenecido a las calles y desde el momento que conocí la foto, trato de contar con lujo de detalle cada historia que acontece a mi alrededor a través de mi cámara. Vivo en los filos de Iztapalapa colindando con Ciudad Nezahualcóyotl. Mi trabajo se ha enfocado en la búsqueda de una estética material de mi lugar de origen y que a mi parecer ha sido pobremente representada cuando alguien se ha dado a la tarea de fotografiarla, con esto quisiera deshacer el mito que tienen de lo que es mi espacio, mi gente, mi familia, porque es fácil desde afuera señalar y juzgar sin saber que es lo que pasa dentro del lugar. En Los últimos años he trabajado en imágenes que representan la cotidianidad de mi barrio de zonas populares y periferias de la urbe. Hemos sido catalogados como una amenaza social, yo soy y vengo a representar uno de los barrios del oriente de mi ciudad. Muchos hablan de los defectos de las periferias de la capital, pero nadie menciona la importancia que tiene en la sociedad, tengo mi cámara, mi corazón, y una razón por la cual estar aquí, tratando de formar a través del tiempo un lugar en la historia de la sociedad, y lo único que me queda es agradecer y dedicarle mi trabajo a las personas que aparecen en mis imágenes, que me han apoyado sentimental y profesionalmente, para seguir los pasos de ésta calle que me ha dejado vivencias, experiencias, risas, fiestas, pero sobre todo, Amigos. Jair Cabrera


Permanencia

En un mundo vertiginoso, donde todo se modifica a una gran velocidad, la permanencia es algo imposible; todo cambia, se transforma o deja de ser. Permanencia está enfocado a fotografiar los espacios y las construcciones de mi barrio, que de alguna manera se niegan a dejar de existir, que de niño pertenecieron a mi mundo lúdico. No sólo es la fotografía de un lugar, es la fotografía de un recuerdo y eso es lo que permanece casi intacto. José Grifaldo


Iztapalacra “La Bella”

Iztapalapa es considerada un foco rojo en índices delictivos, lo cual ha creado un estado de discriminación social de sus circunvecinos como la ciudadanía en general. Al mismo tiempo no posee una belleza urbana dentro de los parámetros establecidos, su constante contaminación visual y su atmósfera gris no obedece a las convencionalismos y estereotipos sociales. Siendo esto el eje motriz de mi propuesta fotográfica. Iztapalapa es mi lugar de residencia prácticamente toda mi vida, sus calles, su gente, acontecimientos y peculiaridades, han sido importantes desde mi crecimiento personal y profesional, un lugar que me provee constantemente de imágenes. El caminar en zonas dentro de la demarcación que la gente considera peligrosas, intransitables o simplemente desagradables a su vista, para mi ha sido una veta constante de producción. Iztapalapa posee una belleza sui generis que me cautiva día a día. Juan José Ochoa


La Mala Pragmática

La existencia de un aparente orden de lo cotidiano, de una fuerza clasificadora que coloca todos los elementos que nos rodean en un sin número de jerarquías. Espacios y contrastes que pocas veces se cuestiona o se percibe, que mas bien se ha colocado hasta en lo mas íntimo, tomándosele por natural, presente en todo momento, se vuelve tan grande que da la impresión de ser independiente y ajeno a lo humano, tan presente que también coloca a los hombres en distintos lugares según sus reglas y conveniencias; otorga relativa certidumbre a cambio de fidelidad. ¿Qué sucede cuando ese orden ya no alcanza? Los escenarios en donde las relaciones que justifica se rompen, los elementos se ordenan de maneras menos caprichosas; exhibiendo y tal vez cuestionando su lugar en el espacio de donde viene el orden.

Pável González


Esquinas

El lugar donde se cruzan dos calles formando un ángulo es a lo que comúnmente llamamos “Esquina”, pero desde mi punto de vista se cruzan algo más que dos calles. Colores, miradas, voces, ideas, personas… Personas que no sólo las transitan y recorren, sino que las habitan momentáneamente en su diario caminar. Ramón Moctezuma


Tiempos Muertos Varios son los fenómenos sociales que tienen en común las grandes metrópolis, sin embargo aquellos que se originan en México y otros paises de América Latina tienen ciertas particularidades, en gran medida por la desigualdad social. Es así como muchos habitantes de la Zona Metropolitana de la Ciudad de México recorren grandes trayectos dentro del transporte público, para llegar a sus múltiples destinos (escuela, trabajo, casa), empleando para ello alrededor de cuatro horas diarias. Los medios de desplazamiento mas utilizados son las combis, los microbuses y el metro, por tal motivo, dentro y alrededor de estos vehículos existen lenguajes, elementos y códigos propios que dan origen a una subcultura de convivencia y hasta de supervivencia dentro de la ciudad. Durante el recorrido las personas aprovechan estos espacios para comer, leer, escuchar música, estudiar o simplemente esperar y ante esta situación, también llega el momento en el que el cansancio se vuelve evidente. La multitud, el ruido, los olores, el clima, la incomodidad de estos sitios, aunado a otros factores negativos propios de las grandes ciudades, llegan a influir a tal grado que por instantes la gente duerme o simplemente queda absorta en la Ingravidez de sus pensamientos. En este eterno ir y venir citadino, una parte de nuestra existencia se desvanece para dar vida a estos Tiempos Muertos. Sonia Madrigal



Geografías en Diálogo