Page 1

La cuarta máxima

“Se trata del cultivo de la razón por encima de todo y aprender constantemente”

En el fragmento tercero de la tercera parte del Discurso del Método que trata sobre la moral, Descartes decide emplear su vida en el cultivo de la razón. Esta cuarta máxima es la conclusión de la moral cartesiana, que propone el cultivo de la razón, como bien hemos nombrado anteriormente, que se fundamenta de las máximas morales, que progresan en el conocimiento de la verdad mediante el método. En primero lugar, esta cuarta máxima consiste en elegir, y ahora pensamos, ¿elegir, el qué? Efectivamente sí, hay que elegir entre las opciones que hemos ido descartando y hemos ido analizando e investigando, para llegar al puro razonamiento. Hemos de elegir nuestra ocupación. Para Descartes esta dicha “ocupación” es la filosofía, donde se dispone a cultivar la razón y alcanzar la verdad, como vemos en el siguiente fragmento que él mismo nombra en su Discurso del Método: “Emplear toda

mi vida en cultivar mi razón y avanzar, tanto cuanto pudiese, en el conocimiento de la verdad siguiente el método que me había prescrito”. Por otra parte, tras haber elegido nuestra ocupación, debemos de decidir exactamente que es lo que de verdad queremos conseguir, y lo que realmente queremos conseguir es una conducta justa y nueva ya que los buenos principios no llevan a errores. Para concluir, podríamos nombrar que la conclusión de todo esta cuarta máxima es que Descartes recomienda elegir la mejor ocupación de los hombres, intentando adquirir verdades ya que estas son fuentes de satisfacción, y la voluntad que le pongamos para adquirirlas es determinada por el entendimiento; “si juzgamos correctamente obraremos bien”. Y esta máxima es un resumen de todas las máximas anteriores, cuyo fundamento es la razón. La máxima está influenciada por Sócrates y Platón, en el intelectualismo moral.

la_cuarta_amxima  

la_cuarta_amxima