Issuu on Google+

Valparaíso, viernes 13 de enero de 2012

CÁTEDRA: ÉTICA Y BIOÉTICA.

“INFORME RESUMEN DE SEMINARIOS DE ÉTICA”

Alumnos: Javiera Alfaro. Emilio Aranda. Ambar Avilez. Noelia Barrera Páez. Katherine Becerra. Michelle Bozán. Lesly Calderón. Nicole Conejera. Javiera Gacitúa. Ljubitza Garay.


Tema: Píldora del día después. Definición. Píldora del día después: anticonceptivo de emergencia, según el Instituto Chileno de Medicina Reproductiva (ICMER) : “Son píldoras anticonceptivas que se usan en dosis especiales para prevenir un embarazo no planeado o no deseado después de una relación sexual sin protección anticonceptiva. Se mencionan dos tipos de este método anticonceptivo: tabletas anticonceptivas orales y Dispositivo Intrauterino liberador de cobre. Dentro de las píldoras anticonceptivas orales tenemos: 1. Pastillas que contienen levonorgestrel: píldora del día después, de dosis única y dos dosis. 2. Pastillas que contienen etinilestradiol y levonorgestrel de dos dosis. Mecanismo de acción.  Mecanismos principales. - Evitan la ovulación: impide producción de óvulos, por lo tanto del cigoto. - Evita la Fertilización: Como consecuencia de lo anteriormente descrito.  Mecanismos secundarios. - Evitan la implantación: el óvulo fecundado no logra llegar al útero para su implantación y posterior desarrollo de un embrión. - Etapa fecundación: convierte la pared del útero en un medio hostil, impide la implantación del cigoto. Existen múltiples discusiones acerca de este mecanismo de acción, ya que se considera con vida al óvulo ya fecundado, por ende sería un método abortivo, entran en juego los principios éticos y bioéticos, con diversas opiniones, pero sin una base certera para plantear una decisión clara al respecto. Antecedentes legales en Chile: La OMS desde 1995 declara que las píldoras del día después no son abortivas. En Chile el gobierno autorizó su comercialización en Septiembre del año 2006, pese a un fallo de la Corte Suprema que señaló como ilegal al fármaco por su atentado contra el derecho a la vida. Se dispuso que los centros de salud públicos recetaran y otorgaran gratuitamente anticonceptivos tradicionales y de emergencia a mayores de 14 años teniendo o no autorización de sus padres. La Iglesia Católica y otras organizaciones en oposición, señalan a este fármaco como un daño al matrimonio, a la natalidad y familia, enfatizando que la persona humana lo es desde el momento de la concepción, por lo tanto tiene derecho a la protección. En abril de 2008 el Tribunal Constitucional de Chile aprueba la declaración de un decreto del Minsal sobre las “Normas Nacionales sobre Regulación de la Fertilidad” la que ordena a los centros de salud públicos a no distribuir más gratuitamente esta píldora.


Punto a Favor: - Reduce embarazos por: violación, no utilización de método anticonceptivo, mal uso o falla de métodos anticonceptivos, cambio de decisión sobre deseo de embarazo. - Pueden usarse después de realizar el coito (dentro de 72 horas). - Posibilidad de continuar usando pastillas anticonceptivas regulares. Puntos en Contra: - Creencia de que actúa como un fármaco abortivo: atenta sobre la protección de la vida. - No protege contra las infecciones de transmisión sexual. - Efectos secundarios muy frecuentes: mareos, cefaleas, náuseas, vómitos, retraso en la menstruación, menstruación excepcionalmente intensa, sangrado, fatiga. Dilemas y análisis e interpretación desde el Principalismo. Dilema 1. “Como influye la creencia o postura personal del profesional de salud en la decisión de la persona a utilizar la píldora del día después, en cuanto a información que este le decide o no entregar”. 1.- Autonomía: Es importante el respeto a la autonomía de las personas en tanto a agentes morales capaces de decisiones informadas (parte central del dialogo bioético en la atención de personas). Que una mujer opte por utilizar o no la píldora, le permite hacer valer su libertad de vivir y de decisión. 2.- No maleficencia: se ve protegida entregando información objetiva, por sobre las propias creencias o postura sobre el tema, sin ocultar u omitir información de manera intencional por algún interés personal. No cumplir con esto es ir en desmedro de este principio. 3.- Justicia: el equipo de salud deben entregar una información certera a cada usuaria que atiendan, independiente de las creencias personales. La atención debe ser objetiva y equitativa, entregando los conocimientos respecto a la píldora según cada caso. El principio de justicia debe considerarse en todo momento, ya sea al entregar la información al paciente o cuando este toma decisiones. 4.- Beneficencia: el profesional de la salud no juzgue de ante mano las creencias y valores de una persona, pese a que difieran de los suyos. Su actuar debe basarse en su labor educativa y asistencial, buscando siempre el beneficio del paciente. Dilema 2. Inadecuada distribución de la “Píldora del día después”, su venta en farmacias, pero su falta o nula adquisición en consultorios. 1.- Autonomía: Al analizar el dilema propuesto, identificamos que la autonomía no se cumple, ya que para que esta se dé, debe existir intencionalidad y comprensión de los actos, y la ausencia de limitaciones. Por ende, las mujeres no poseen la autonomía necesaria para poder decidir adquirir la


píldora, ya que aún falta regular el sistema de distribución que afecta principalmente a las mujeres más humildes de la población. 2.- No maleficencia: se produce daño en las mujeres al no tener una adecuada distribución de la píldora, cuando la necesitan en circunstancias tan delicadas como una violación, se produce daño, al no tener un claro consenso de la acción de la píldora, por lo que las mujeres la consumen simplemente sin saber qué cambios producirá en su cuerpo, además al no tener una clara norma de distribución de la píldora, se puede caer en un abuso del medicamento, ya que pueden llegar a entregarlo personas no aptas para tal acción. 3.- Beneficencia: entregar a la población la píldora del día después, posee una buena intencionalidad, ayudar a las mujeres por diversas causas, se posee la buena intención de distribuirlas gratuitamente considerando el alto nivel de embarazos no deseados y abortos ilegales. Pero aún no se posee una adecuada legislación para su distribución en consultorios. 4.- Justicia: más asequible para las mujeres de mejor situación socioeconómica, aún no está normada la distribución adecuadamente. Dilema 3. Distribución de la píldora del día después a menores de edad: Beneficencia y no maleficencia: se protege el proceso de crecimiento y desarrollo normal según la etapa de vida de las adolescentes, además de velar por su bienestar tanto psicológico, salud, y educación de ellas. Equidad y Justicia: A pesar de que actualmente en Chile este principio aún presenta debilidades en cuanto a la distribución de la píldora, y las condiciones en que es facilitada, resulta fundamental legislar en cuanto a la información y educación de la prevención de embarazos adolescentes en los distintos niveles, tanto dentro de la familia, centros de salud y establecimientos educacionales, ya que la inequidad queda de manifiesto según niveles socioeconómicos, siendo los menos beneficiados los niveles de estratos sociales más bajos. Autonomía y respeto por las personas: Lo que esta textualmente interpuesto en la ley, indica la libre elección del método, considerando todos los rangos de edades, el dilema surge principalmente en este principio, ya que, un menor de 14 años hasta los 18 años, muchas veces no cuenta con la madurez necesaria para tomar una decisión tan radical como la utilización de la píldora de día después, más complicado si no cuenta con el apoyo de un adulto responsable. La autonomía como concepto requiere de competencias personales para ser ejercida como tal, requiriendo una capacidad de reflexión y análisis de las situaciones que se enfrentan. Dilema 4: Oposición de la iglesia a la distribución de la píldora del día después. La autonomía dentro de los principios de la Iglesia católica son pocos claros, una mujer puede pertenecer a una iglesia, pero es su propia decisión utilizar o no la píldora, siendo consciente de que si


la usa transgredirá los principios y creencias de su iglesia. La iglesia no considera que seguidores de su religión no se adhieran total o parcialmente a dicha postura, se establece como un pecado transgredir o pensar de forma incongruente. Justicia: que cada mujer tenga la misma oportunidad de recibir el recurso de la píldora, resguardando que no se le niegue por el sólo hecho de pertenecer a una determinada religión. La iglesia católica, se opone a la utilización de la pastilla del día después, dificultando que el principio de justicia se cumpla en lugar de establecer una equidad entre los distintos integrantes de la sociedad. Beneficencia y no maleficencia: se debe resguardar el beneficio en todas las esferas biopsicosociales de la mujer que requiere utilizar la píldora, esto se cumple en la medida que ellas decidan su postura de acuerdo a su religión. La beneficencia desde el punto de vista de la iglesia, se sustenta en hacer el bien sobre el ser formado y a resguardar su integridad, ya que según la iglesia, la píldora quita la vida al impedir una adecuada implantación. Al utilizar la píldora se estaría trasgrediendo el principio de no maleficencia, ya que se le estaría negando la posibilidad de vivir al ser humano en formación. Conclusión. Es importante que el profesional de enfermería posea los conocimientos y competencias para orientar y actuar de la mejor forma posible ante circunstancias que impliquen el uso de la píldora poscoital, así no transgredir los principios bioéticos. Por otra parte, la conciencia ética de la profesión, guiarse por el criterio pero sin transgredir la ley es parte del dilema ético que se debe tener presente en nuestra vida profesional futura.


Tema: Reproducción asistida. Se considera como reproducción humana asistida, al proceso que permite la fertilidad mediante técnicas que incluyen la manipulación de gametos, con la finalidad de generar un embarazo. Existen dos técnicas de reproducción asistida: la fecundación in situ y la transferencia de gametos. Con este procedimiento se obtiene una probabilidad de 39% de que se produzca un embarazo con 4 embriones, y un 30% de que se produzca un embarazo múltiple. La reproducción humana asistida está liderada por el Gobierno Español, quien utiliza en mayor medida estas técnicas. A su vez, en nuestro país no existen normas que regulen este procedimiento, aun así, la ley 20.120 hace referencia a la prohibición de estudios con embriones y clonación de estos. Desde el año 2006 se encuentran proyectos de ley en espera de discusión dentro del parlamente, estos tienen como fin, la regulación de la reproducción asistida y la criopreservación, la cual estaría prohibida en caso de aprobar estas leyes. En cuanto a los embriones ya “congelados”, se debería informar al Ministerio de Salud y mantenerlos en congelación por un plazo máximo de 5 años. Se hace referencia que estaría permitido sacar sólo el número de gametos necesarios para producir un embarazo, y no practicar la criopreservación. Esta acción sería sancionada con presidio menor a quien reciba gametos o embriones humanos, a quien criopreserve, o realice estudios o manipulación con estos gametos. Dilemas éticos. 1. Congelación y eliminación. Beneficencia / No Maleficencia. Se refiere a la beneficencia de la clínica al mantener nuevos embriones congelados y eliminar los que ya cumplieron con el plazo según el contrato que posee con la persona, lo que se traduce en mayores ingresos económicos para estas clínicas de reproducción. Una vez que termine el plazo, se presentan tres opciones: donar, botar o volver a congelar el embrión. Para algunas personas, este gameto ya se considera como un ser con vida y constituye una lesión a su dignidad al ser eliminado, pasando a llevar su derecho a desarrollar su autonomía. Se contrapone lo anterior, con la beneficencia al realizarse a personas que necesitan realmente estas formas de reproducción. 2. Catálogo de bebés. En nuestro país no se encuentra permitida la eugenesia, la que consiste en escoger las características del gameto a través de un catálogo, en el cual se pueden escoger características fenotípicas de los gametos como estatura, color de piel, color de ojos, etc.


Autonomía/Justicia y Beneficencia/No maleficencia. Como padres poseen la autonomía para escoger cómo quieren a su hijo, y se traduce en beneficencia en caso de presentar alguna enfermedad congénita, generando de esta forma una no maleficencia al niño, pero de esta forma se transgrede la justicia, al no poder acceder todas las personas a este proceso por su alto valor económico, y además se crearía sólo una raza pura, eliminando de esta forma el curso normal de la naturaleza. Además, cada familia presenta la autonomía de realizarse o no esta inseminación artificial, sin embargo, no todos poseen los medios para llevar a cabo la reproducción asistida. 3. Tipo de familia. Beneficencia/No maleficencia. La reproducción asistida, por definición de la OMS, se les debe realizar a parejas que conformen una familia y que se aman, que no pueden procrear, o bien, si desean mantener su raza eliminando de esta forma la opción de adopción. En parejas homosexuales se margina esta posibilidad, por no ser consideradas como familia dentro de nuestro ordenamiento jurídico, por lo que se ven alterados estos principios éticos, ya que esta posibilidad de ser padres está restringida para ciertas minorías de la sociedad, transgrediéndose a la vez el principio de justicia.


Tema: Trasplante de órganos. El avance del conocimiento y la tecnología han posesionado al trasplante de órganos como una realidad actual en nuestro mundo moderno. El fin de los trasplantes es reemplazar órganos, que por alguna enfermedad sufrían daño y posterior pérdida irreversible de su función específica, los órganos que se reemplazan mayoritariamente son riñones, hígado, pulmones, páncreas y corazón. A nivel mundial, los médicos han impulsado una serie de acciones destinadas a dar mayor información para concientizar la toma de decisión, y generar un cambio de la perspectiva que se tiene respecto al tema. En cuanto al marco legal, la ley N° 20.413 que modifica la Ley N° 19.451, que garantiza el derecho de las personas a ser receptoras de órganos cuando lo requieran y de consagrar el principio del donante universal en todo individuo, a partir de los 18 años una vez fallecida, y autorizada por el médico, bajo ciertos criterios que constatará el fallecimiento y posterior extracción de órganos. Los criterios de distribución de los órganos consideran aspectos tales como fecha de inscripción, grupo sanguíneo, compatibilidad, edad, enfermedad de base, existencia de anticuerpos preformados, entre otros. A cada uno de estos criterios le corresponde un puntaje específico, lo que determina que frente a un determinado órgano, exista un listado de potenciales receptores, con puntaje decreciente. La prioridad en la lista de espera está normada por el puntaje obtenido en tres aspectos: la antigüedad (20%), los anticuerpos (20%) y la compatibilidad (60%). Esta decisión se vuelve controversial por los siguientes dilemas éticos:  La oposición de la familia a la donación a pesar de que la persona decidió de manera autónoma ser donante de órganos, o bien no manifestó en vida lo contrario. (Autonomía del paciente v/s no maleficencia de la familia). Aquí no se respeta la autonomía de la persona y se perjudica la salud colectiva y de quienes necesitan con urgencia un órgano para vivir.  Cuando la persona tiene creencias personales que también se oponen a esta y la beneficencia de la misma. Este dilema se puede evidenciar en los testigos de Jehová, ya que ellos se oponen a esta práctica fundamentándose en escritos bíblicos, por lo que prefieren descartar esta opción antes de ser rechazados por sus pares.  Cuando la No maleficencia del donante vivo se enfrenta con la Beneficencia del receptor. Este dilema consiste en no causarle daño (no maleficencia) al donante vivo, ya que estando sano se debe someter a riesgos y sufrimientos con el fin de salvarle la vida a una persona que necesita de un órgano (beneficencia).


 Último dilema referido a la no maleficencia versus justicia. Es la forma más baja de explotación del hombre contra el propio hombre, la desigualdad en las oportunidades de seguir viviendo gracias a un trasplante (no maleficencia) por parte de los ricos que están en posibilidades de comprar el órgano, versus el desmedro de los pobres que se ven obligados a vender parte de su propio cuerpo para satisfacer sus necesidades básicas de supervivencia (justicia). Así también, se ve la injusticia entre ricos y pobres, ya que en la medida que se tenga el dinero suficiente para adquirir un órgano, tengo más posibilidades de vivir, mientras que aquellos que no poseen el dinero para “comprar su vida”, deben seguir dentro de una lista de espera, pero lamentablemente, muchas veces la muerte llega primero que el anhelado órgano.


Resumen Etica