Page 1

Historias sobre un tigre 5ยบ C


Mi mejor amigo el tigre Había una vez una familia de tigres que vivían en un lugar frío y lleno de nieve, tenían una cueva donde se reunían y platicaban sobre cómo les había ido en ese día. Un día al llegar la tarde, de regreso a la cueva, sólo estaban el papá tigre y los dos hijos tigres, pero faltaba la mamá; los tres esperaron y esperaron para ver si llegaba, pero nunca llegó. Al día siguiente los tres salieron a buscarla y encontraron unas huellas en la nieve de algunos cazadores, las siguieron y llegaron a un campamento donde tenían


grandes jaulas y dentro de ellas varios tigres, los cuales estaban tristes y hambrientos. El papá tigre y sus hijos, pensaron en un plan para rescatar a su madre y amigos y lo pusieron en acción; los cazadores, creyendo que habían encontrado dos tigres pequeños más, los siguieron, y éstos corrieron dejándose caer a un pequeño voladero donde había espinas y un hoyo para cazar animales, en el que cayeron los cazadores y no pudieron salir por un buen rato. Mientras, el papá tigre se dedicaba a liberar a la mamá y a varios amigos que habían caído en desgracia.


La cría de tigre. Un día en el patio del colegio me encontré una cría de tigre. Le llamé Bigotitos, le di de comer de mi bocadillo y le acaricié para ser su amiga. Me lo llevé al cuarto de baño hasta que acabasen las clases y luego me lo llevé a mi casa. Era muy chico, naranja con rayas negras, con dientes chiquitillos que cuando te mordía te hacia cosquillas , tenía unos bigotes tan bonitos,era muy cariñoso, goloso y le encantaba los dulces sobre todo los pastelillos de crema. Conseguí


amaestrarlo dándole chucherías para animales para que se sentase y otros trucos de amaestramiento . Cuando me arañaba y me mordía le decía – No Bigotitos,eso no se hace.- y me chupaba y eso quería decir, eso creo yo, perdón. Fin. Autora:Ana Rodríguez González.


Sultán un tigre temporal Un día,cuando fui a dar una vuelta a la glorieta,me encontré un tigre naranja con rayas negras. Yo pensaba que estaba domado pero por el aspecto parecía que no está domado y decidí cuidarlo una temporada,era raro,parecía como si hubiera viajado en el tiempo o algo así, pero cuando ya tenía tres meses, no te puedes creer la sorpresa que me llevé cuando tenía esa edad,¡el tigre podía hablar!. Me dijo que venía del futuro y que tenía que regresar a su año (2023) ¡EL FUTURO!¡Ahora lo entiendo! ¡Por eso dice que viene del futuro! Y entonces le dije que cómo va a regresar y el


me lo explicó,tiene el poder de viajar en el tiempo, y entonces viajó y me dió las gracias por cuidarle.¡adiós Sultán! Fran


Amaestro a un tigre Un día salí al patio, después de la clase de religión. Empecé a escuchar rugidos de un tigre, estuve buscando por todo el patio y encontré a un tigre precioso. Parecía triste y asustado. Lo acaricié para tranquilizarle un poco, lo cogí en brazos y se lo enseñé a mi amiga Paula, y después fuímos a enseñarselo a los profesores que estaban en el patio reunidos. Nos dijeron que iban a llamar al zoológico, para que lo cuidasen bien, y de pronto nos dijeron que se había escapado del zoo. Cada vez pensaba que era mejor idea lo de haberles llamado, porque a sí ya está con su familia y en su h,abitad. Al principio me dio pena pero


pensĂŠ en el tigre, no en mi y ĂŠl estarĂĄ mejor con su familia. Maribel


El tigre Erase una vez una amigo mío que estaba jugando al fútbol, y yo al mate con mis amigas . Sergio vino y me dijo:Sole, mira he encontrado un tigre chiquito. El sabía que me gustaban mucho, entonces nos quedamos con él y lo cuidamos muy bien. Cuando se hizo grande lo llevamos al zoo para ver si veíamos a su mama, la vimos, entonces el tigre, como nos había cogido tanto cariño, no se quiso ir con su mamá, su papá y sus hermanos. Al día siguiente lo volvimos a llevar otra vez y tampoco quería ,entonces como se dice que a la tercera es la vencida ,es la verdad por que lo llevamos la tercera vez y ya se quedó


allĂ­ con su mamĂĄ,su papĂĄ y sus hermanos y fueron felices y comieron perdices. Fin Soledad


La cría de tigre A la hora del recreo, salí a jugar al fútbol. De repente, vi una sombra en la esquina del patio. Desde lejos parecía un tipo de gato, pero cuándo me acerqué, era una ¡cría de tigre! No se lo dije a nadie y lo cogí con cuidado. Cuando terminó el colegio, me lo llevé a mi casa, se lo enseñé a mi hermana. Se asustó y me dijo que de dónde lo había cogido. Yo le dije que me lo había encontrado en el patio del colegio. Cuando mi madre llegó de trabajar, mi hermana y yo se lo enseñamos. Mi madre me dejó quedármelo pero que cuando creciera tenía que donarlo al zoológico, mi hermana y yo


nos encargamos de cuidarlo, le dimos de comer, le hicimos una cama le cogimos mucho cariño. Era de color negro y de un naranja medio rojo. A los tres meses ya nos hacía caso sobretodo a mí. Cuándo cumplió un año lo llevamos al zoológico cuando tuvimos que despedirnos de él, mi hermana y yo nos pusimos muy tristes, pero yo empecé a alegrarme mi hermana me preguntó porque me alegré y yo le dije que me alegre porque allí tendría una vida más feliz junto a los otros tigres.


La llegada del tigre

Era una mañana y yo salí de mi casa para ir al colegio Llegué al colegio y estaba en clase, saliendo de inglés para gimnasia, cuando ya estaba en el patio jugando le pregunté al profesor: ¿Puedo ir al cuarto de baño a beber agua? Y me dejó ir, y escuché un rugido en una de las puertas y me encontré un canasto con una mantita y un tigrecito, fui y se lo enseñé al profesor. Luego la directora


llamó al zoológico, y lo llevaron con su mamá, y resulta que se había perdido hace ya varios días. Y esa es mi historia. FIN Irene


AMAESTRO A UN ANIMAL Fue una vez que estaba en el patio de mi colegio y de repente oí algo, era muy raro fui detrás del árbol y me encontré una especie muy rara ¡¡UN TIGRE!! no se encuentra en casi ninguna ciudad solo en los zoos. No sabía si dejarlo pero pensé una cosa que me cambió de decisión. Pensaba que lo podrían coger y mandarle al circo así que me lo quedé. Le di un trozo de mi bocata de chorizo al tigre para que por lo menos comiese. Estaba muy asustado asi que lo dejé en un lugar seguro en mi cuarto debajo de mi cama, es decir, detrás de los cajones en


realidad es como una cueva.Mi madre escuchó un sonido y se preguntó de donde venía así que por supueto vino a mi cuarto me dijo que si había hecho algo y yo le dije que no que me había tropezado, es lo primero que se me ocurrió porque mi madre con el loro que tenemos no quiere ni un animal más así, que le dije eso. Al día siguiente en el patio estábamos juugando al mate ganamos nuestro equipo el de LAS JUANAS CANDELAS es un nombre que cuando fuimos a una excursión a Córdoba era nuestro grupo y nos puso de nombre ese, el grupo es de Paula Tamayo, Maribel, Paula Ruiz y yo. Después cuando terminamos el cole vino Maribel y


Paula Tamayo a mi casa le enseñé lo del tigre, se quedaron pasmas. Pero, lo entendieron. Me ayudaron a cuidarlo y a darle de comer durante todo el tiempo que estuve con él. Le cogí mucho cariño y el a mi pero un día pasó una cosa. Paula escuchó una cosa miramos detrás de la planta y encontramos los hermanitos del tigre. Se puso muy contento y yo más de saber que ha encontrado a sus hermanos lo que pasa es que yo no podía acoger a los tres, así que Maribel me dijo que ella me iba a ayudar cogiendo a uno, entonces Paula dijo -Buenoo, intentaré que no me pille mi madre con el que me lleve. Y al final cada una con un tigre quién lo iba a decir con un tigre, bueno lo mejor es


que al final se resolvi贸 todo. FIN


MI TIGRE

Al terminar el colegio fui corriendo al patio del colegio a recoger mi chaqueta, que se me había olvidado.La encontré y escuché un maullar cercade unas de las porterías de fútbol,encontré un tigre pequeño blanco como la nieve, unas patitas muy pequeñas y orejas también pequeñas. Lo metí en la mochila y llamé a unos de mis amigos,para ir a la , carnicería para que mis amigos distraigan al carnicero mientras yo le cogía unos


chuletones ,de ternera, los más gordos. Y le di las gracias a mis amigos por haberme ayudado en lo de la carnicería y se lo comió en menos que canta un gallo. Jugamos a la pelota de fútbol y al final de todo mi madre me dejo quedármelo y desde ese día el tigre blanco fue mi mejor amigo. FIN

Álvaro


EL TIGRE Un día, cuando volvía de casa, me llevé una gran sorpresa porque vi a un pequeño tigre al lado de la basura. El tigre tenía la pata derecha lastimada de un corte o alguna otra cosa. Lo llevé con mi amigo Javier para que le curara la pata derecha. Me preguntó que donde lo había encontrado y el con mucho gusto le curó la pata derecha. Él me dijo que lo llevara a el zoológico pero yo le dije que entonces saldría en la televisión , yo le había cogido cariño al tigre. Mientras el tigre estaba en casa de Javier yo estaba cogiendo carne y también informándome sobre los tigres. Hasta que un día me di cuenta de que era


mejor dejar al tigre en el zoológico . Un día cuando salí de clase lo dejé en el zoológico. Me dio mucha pena dejarlo en el zoológico pero la aguanté y me despedí del tigre y me fui. FIN Alex Núñez


La cría de tigre.

Era muy un poco grande, naranja con rayas negras, muy tímido, con unas garras afiladas parecidas al gato que tiene mi madre en el campo de mis abuelos, con unos ojitos verdes muy bonitos, con un rabo muy corto, con unas patitas muy cortas, era un tigre de Bengala (en peligro de extinción) que se suele encontrar en Nepal, Birmania, Bután, India y Bangladesh. Nomalmente vive un bosques densos como las sabanas, es carnívoro y es un macho más o menos de cinco meses y medio.


Le daría de comer comida de mi gato, le daría para beber leche para gatos pequeños, lo vacunaría pero antes hay que comprobar que no tenga ninguna enfermedad. Le daríamos una pastilla para evitar que pulgas y garrapatas le infecten, hacer que se comporte bien y llevarlo al zoo para preguntarles si es que se le ha escapado y si no dársela porque ellos saben como cuidarlo.

Alex Rodríguez


Cría en el colegio Estábamos un día en el colegio y de pronto vimos una cría de tigre, estaba muy herida. La cogí y la llevé al veterinario y le dijo que estaba bien que solo tengo que poner en las heridas betadine para que se cure muy pronto y después llevarlo al zoo para estar en su jaula con su familia y estar muy feliz . Segui todos los pasos del veterinario y se curó y lo llevé a su jaula. Pero al final no puedo ser así porque su familia no estaba. El tigre y yo nos pusimos muy pero que muy triste .Entonces al final se tuvo que venir a mi casa, le tuve que bañar se puso muy limpio y se quedó conmigo. Fin


Paula Tamayo Garcia

Amaestro a un tigre Para hacerme amigo del tigre le cogería y le daría comida, jugaría con él y le acariciaría. Características de los tigres. Longitud cabeza y tronco: 228-300cm Longitud cola :75-100cm Altura de la cruz :90cm Peso :180-300cm Gestación:105-113 días Camada:1-6 crías Longevidad:20 años Dieta: Ciervos,cerdos salvajes,búfalos ,antílopes.


Hábitat: Bosques tropicales,bosques de hojas perenne, manglares, praderas, sabanas. Yo amaestraría al tigre dándole de comer y jugando con algún juguete que le guste...


Encuentro un Tigre El día que salí de música con la cabeza toda abombada de tanto escuchar el sonido de la flauta, bajamos todos al recreo y jugamos al fútbol. La pelota se embarcó fuera,al campo y yo fui a por ella y allí me encontré ¡UN TIGRE! Entre tantas hierbas y matorrales creí que era un gato porque por allí siempre hay algunos, pero no, era un tigre. Era blanco, tenía los ojos amarillos como el oro y una pata rota. Lo cogí y lo llevé con mis amigos y lo metimos en una caja. La caja era pequeña y no le cabía la cola. El profesor Máximo vio la cola y corrió detrás nuestra, nos dimos a la fuga por la puerta de entrada al


colegio y fuimos al centro de Fuengirola. De la carnicería robamos tres chuletones y se los dimos. Se hizo rápidamente nuestro amigo, porque con esas tres chuletas me hago yo amigo de quien sea. Después fuimos al veterinario de mi amigo Juan y le curó la pata que tenía rota y como era mi amigo pues no nos cobró nada. Mis amigos y yo nos llevamos algún arañazo porque no le gustábamos hasta que le dimos los chuletones. Nos fuimos de allí y cuando íbamos por la calle del zoo de Fuengirola, en su puerta había un cartelito que decía: se nos ha perdido un tigre, si lo encuentra llame al 952-325-980. Cuidado,es peligroso. Nosotros entramos y se lo entregamos,se pusieron contentos y nos dieron la recompensa,nos la repartimos


y listo pero en el colegio,nos cay贸 la del pulpo. Rafael Ortiz


Estas son peque単as historias sobre nuestros tigres.

Los tigres  
Los tigres  

Breves historias sobre tigres

Advertisement