Issuu on Google+

SU LUZ SIEMPRE BRILLARÁ Rebeca Elizabeth Mena Altamirano 12 Junio 1989 – 7 Octubre 2007


Rebeca Tuvo, siempre, una sonrisa muy agradable. Era muy entusiasta. Para ella todo era chivĂ­sima. Todo la emocionaba.


REBECA FUE UNA NIÑA MUY FELIZ Desde chiquita mostró una sonrisa que la acompañó toda su vida


Nació, por cesárea, el lunes 12 de Junio de 1989, en el Hospital San Juan de Dios, en San José, COSTA RICA, a las 10:45 a.m., pesó 3.740 grs. y midió 52 cm. La llamamos Rebeca Elizabeth en honor a Becky, una amiga muy especial que tuvimos durante nuestros estudios en Guatemala y Elizabeth por el segundo nombre de su mamá.


Yo había preparado, cuidadosamente, las cosas para llevar a mi hija del hospital a la casa. Cuando mi esposo llegó a recogerme, había olvidado el bolso, así que, tuvo que regresar a la casa por él. En aquel apuro, sacó las cosas que había en el bolso y metió la ropita y otras cosas que le parecieron necesarias. De regreso en el Hospital me dí cuenta que había sacado lo que había alistado con mucha anticipación, incluso los aretes para la bebé. En lugar de eso me había llevado cosas que nada que ver. -Ruth


Dice mi mamá que cuando yo llegué al Hospital para conocer a mi hermanita, corrí hacia ella y le levanté el vestido para ver que había pasado con la panza y pregunté por la bebé. Había estado, esperándola por meses. ¡Por fin ese día había llegado!. Estaba ansioso por saber cómo era esa hermanita a la que le había estado hablando en el vientre de mi mamá. -Guayo


Al llegar al Hospital y ver a mi esposa me descompuse. Tuvieron que darme a beber manzanilla para que pudiera recobrar el aliento y el color. Una vez recuperado, me di cuenta de que mis ilusiones de ser padre de una niña se habían cumplido. Dios había respondido a mis oraciones y a los anhelos de mi corazón aquel día. Desde entonces viviría enamorado de esa niña. -Eduardo


LUCHA ESPIRITUAL Desde el día de su nacimiento, empecé a experimentar una angustia inexplicable por la vida de mi bebé. A los 4 días de nacida tuve que llevarla al oftalmólogo por un quiste, con el que había nacido, en el párpado inferior derecho. -Ruth.


A llos 8 dí días d de nacida id la l llevé ll é all doctor d t con fiebre b y le mandó antibióticos por si se trataba de una infección en las vías urinarias. (Meses después, me di cuenta que, de doce niños nacidos el mismo día, en la misma sala que mi hija, a siete les había dado meningitis). A los 6 meses, de viaje en Ecuador, le dio una gripe muy fuerte y nuevamente le mandaron antibióticos. Desde ese día y hasta los cuatro años de edad, la bebé padeció de diarreas periódicas. Durante el resto de su infancia, aunque no era asmática, cuando le daba gripe, los bronco espasmos de mi bebé me ponían muy nerviosa. - Ruth


Estos primeros años, fueron difíciles para ambas. Pero las dos nos las arreglamos para salir adelante. Yo, siendo enfermera, sabía cómo cuidarla. Pero además, desde muy pequeña, había aprendido a confiar en Dios. Así que, estaba preparada para cuidarla tanto física, como espiritualmente. Y esa fue una dicha para esta niña, porque aún desde antes de que viera la luz, ya estaba bajo el cuidado de Dios, todos los días. -Ruth


Aparte de los problemas de salud que experimentó, desde muy temprano, su niñez se desarrolló en un ambiente familiar muy unido. Rebeca Vivió toda su vida bajo los cuidados, amor y atenciones, de sus padres y su hermano mayor. Desde muy pequeña solía dormir por largas horas. Al punto de que había que despertarla para que comiera. Cuando creció, siguió con esta costumbre. Solía pegarse sus dormiditas a diferentes horas del día. Incluso, en medio de las reuniones familiares.


Cuando Rebeca falleció, a los 18 años, Yo llegué a la conclusión de que mis temores durante la niñez de Rebeca no estaban relacionados con sus problemas de salud. Mi angustia se debía a una lucha espiritual por la vida de mi hija. Pienso que, en esa lucha, Dios me estaba preparando para ese día en que ella partiría a Su presencia. -Ruth


Rebeca aprendió a hablar a los 14 meses. Como su hermanito había empezado a hablar a los nueve meses sus padres pensaban que era muda. No decía ni una palabra. Pero, una vez que empezó, no paró hasta el último de sus días. Cuando iba a la playa, solía hablar con su amiga, en el carro, por las 4 o 5 horas que duraba el viaje. Esto, desde luego, si no se pegaba su dormidita.


LECTURA EMOCIONANTE A Rebeca le encantaban las historias bíblicas por las noches antes de ir a dormir. Desde que estaba en el vientre, le leíamos las historias bíblicas. Una de sus amigas, recordándola, dice que “a ella le encantaban las historias de la Biblia, se las sabía todas…”


Desde pequeña disfrutaba mirando las bellísimas fotos de la National Geographic. Cuando Guayo aprendió a leer, se echaban ambos a la cama y él le leía. Desde muy pequeña no se iba a dormir sin antes leer la Biblia, cantar y orar a Dios.


En familia soliamos leer historias misioneras; Narnia, de C.S. Lewis; La National Geographic; historias; fábulas; cuentos, etc... Desde que Guayo nació, habíamos decidido, no tener Televisión en casa hasta que ellos crecieran, !y así fue!. La tele llegó para el mundial de 1998. Para entonces Rebeca ya tenía nueve años y Guayo doce.


EL CENTRO DE ATENCIÓN Todos los “primeros” los celebró siempre desde muy niña. Le encantaba ser el centro de atención. Desde muy pequeña solía posar frente de la lente de la cámara. Tenía una sonrisa natural que la hacía muy fotogénica. Yo, que siempre he amado la fotografía, me convertí en su paparazzi. -Eduardo


Rebeca exigía ser atendida y cuando quería que la atendieran lo hacía notar de manera muy evidente. Muchas veces había que dejar de hacer lo que se estuviera haciendo por un momento y escucharla o mirar algo que ella quería mostrarnos. Con ella era al revés, no eran los mayores los que le decíamos “mírame a los ojos cuando te hablo”, era ella quien nos lo pedía.


Cuando Rebeca creció, le gustaba escuchar a sus amigas y se preocupaba mucho por ellas. Si ellas sufrían ella también, si ellas estaban alegres, ella también. Una de sus amigas, recordándola, nos dijo: Rebeca era como mi hermana, cuando yo necesitaba hablar con alguien, llamaba a Becky.


NO DARSE POR MENOS Desde muy niña, Rebeca estaba consciente de ser la hermana menor. Eso representaba un desafío constante para demostrar que ella también podía. Nunca quiso darse por menos. A los 4 años de edad, señalando con el dedo a Guayo, su hermano, 3 años mayor, y en un tono firme y enfático, me reclamó: “Mírelo papi, quién se ha creído que es, me está dando órdenes…”


Rebeca Vivía en una constante competencia con su hermano mayor para demostrar que ella también podía. Cuando su hermano aprendió a andar en bici, ella también; cuando aprendió a nadar ella también lo hizo.


Rebeca vivía pendiente de que le diéramos el mismo trato que a su hermano. Cuando su hermano terminó la primaria lo enviamos a Chicago a pasar un mes con sus tíos. Así que, el día en que Rebeca se graduó de la escuela, me dijo: “Bueno papi, cuándo me voy para los Estados?”. Al preguntarle por qué, sencillamente dijo: “Di, Guayo no fue, también” ¡Así era!


LOGRAR LO QUE SE PROPONIA Rebeca era una niña tenaz y persistente. Siempre lograba lo que se proponía. Amaba los desafíos. Ella se subía a los árboles, se metía al agua sin temor, se adentraba en los bosques. Cogía sapos, lagartijas y todos los insectos que se encontraba. Si había algo difícil, lo tenía que probar. Parecía que era hija de Indiana Jones.


En el Parque de Diversiones, Rebeca, siempre quería subir en juegos para niños mayores. Una vez no la dejaron porque no tenía la estatura requerida así que tuvo que ir en un trencito para niños menores. Iba sentada en aquel vagón enojadísima y haciendo caras de disconformidad en todo el recorrido.


A Rebeca Le encantaban los rompecabezas. A los 3 años armaba los de cien piezas. Luego fueron de quinientas, luego mil, mil quinientas... Muchas veces nos sentábamos juntas por horas hasta armarlos. Su mayor reto fue un rompecabezas de un solo color, que se armaba en forma de espiral. Era tan difícil de armar, que traía en un sobre sellado, las instrucciones de cómo armarlo. Ni eso la detuvo. Se sentaba a la mesa y con mucha atención y dedicación fue encontrando donde poner cada pieza hasta armarlo completamente. Estaba tan orgullosa de haberlo armado sin romper el sobre. -Ruth


EXIGENTE Y CUMPLIDA Rebeca siempre fue muy exigente. A veces llamaba desde la escuela pidiendo algo que necesitaba, si no se lo llevábamos se ponía bravísima. A la hora de alistarnos para salir, siempre era la primera en estar lista. Cuando quería algo, no paraba de pedirlo hasta que se lo diéramos. Yo no le podía comprar ropa. Tenía que ir ella a escogerla, porque si le compraba algo era muy posible que no le gustara. -Ruth.


Siendo muy pequeña, Rebeca dibujó en la computadora “La granja de Alicia y Anny”, un paisaje lleno de colores. Cuando terminó, lo mandó a imprimir y al verlo salir de la bandeja de la laser estaba tan decepcionada. Su hermoso y colorido trabajo, solo tenía dos colores: blanco y negro. A ella no le importaron las explicaciones que le dí acerca de las impresoras laser de aquel tiempo. Quería su trabajo en colores y nada menos!. -Eduardo


LA MEJOR NIÑEZ DEL MUNDO En el anuario del colegio, Rebeca me escribió: “le dejo la mejor niñez del mundo, muchos recuerdos de chiquititos…” -Guayo


Rebeca disfrutĂł intensamente su niĂąez y estaba consciente de lo feliz que fue al lado de su hermano mayor. En los viajes largos, en el carro, siempre nos acurrucĂĄbamos el uno al otro y nos acariciabamos el cabello hasta que uno los dos quedaba dormido. - Guayo


SOÑADORA Rebeca era una soñadora y eso le daba mucha emoción a su vida. De niña soñaba con ser artista, de jovencita soñaba con ser princesa. Como estudiante soñaba con hacer su práctica profesional en Inglaterra, Chicago, etc. Soñaba con ir a África. Todos sus sueños le daban un entusiasmo contagiante a su vida. Nunca dejó de soñar!.


Desde muy pequeña, Rebeca soñaba con ser una estrella. En unas vacaciones de medio año, tomó un curso de actuación, en el programa de verano en la Universidad de Costa Rica. De ahí en adelante tuvimos que aprender a vivir con una estrella de Hollywood. Siempre había que estar pendiente de los detalles, el protocolo, la alfombra roja, y huir de los paparazzi.


TRIUNFADORA Siendo estudiante en Saint Michael School, Rebeca fue parte del equipo de porrismo de la escuela. En ese año obtuvieron el tercer lugar en el campeonato nacional de porrismo. Así que ella estaba toda orgullosa de cargar el trofeo. En su cuarto colgaban muchas de las medallas que a lo largo de su vida había logrado en cuanta actividad se involucraba.


SU ADOLESCENCIA CON SU MAMÁ En esta etapa, Rebe reafirmó su identidad como mujer. Se unió a su mamá y se identificó plenamente con ella. Quería aprender de ella y ser como ella. Estaba muy consciente y orgullosa de ser mujer!. Algo que ya desde niña había notado ser.


APRENDER DE MAMI Yo disfrutaba enseñando a mi hija las cosas que había aprendido con los años. Quería asegurarme que Rebeca supiera cómo hacerlas bien y tomaba mi tiempo para enseñárselas.No solamente las tareas del hogar, sino todo aquello que consideraba necesario para su vida. -Ruth. La consciencia de su identidad femenina había empezado en Rebeca como a los tres años. Estando en la ducha con su mamá le dijo: “Ay mami, cuando yo sea grande le voy a decir a mi papá que me compre unas como las suyas.” Así que, desde entonces, cada vez que podíamos, en la playa se las hacíamos.


COSAS DE MUJERES Cuando mi hija tenía tres años, le gustaba mucho que me acostara un ratito con ella antes de dormirse. En ocasiones, yo estaba muy cansada. Entonces, para convencerme de que etuviese con ella, una noche me dijo: -Mami, vamos a mi cama, para que hablemos de cosas de mujeres. Desde aquel día, siempre, antes de ir a su cama, lo repetíamos: -Vamos... a hablar cosas de mujeres! Esos fueron momentos que para mi son invaluables, se repitieron durante muchos años, y por lo que me resta de vida valoraré y atesoraré muy dentro de mi corazón. Siempre recordaré esas tertulias cada noche en su cama, en las que pudimos compartir nuestros sueños, alegrías y tristezas. A veces, no decíamos nada, solo estábamos muy juntitas, un abrazo, un beso, una caricia en su cabello. Qué momentos tan gratos, que ya nunca se repetirán. Aunque ahora físicamente ya ella no está conmigo, cada noche, en lo profundo de mi corazón, la escucho decir: “Mami, vamos a mi cama, para que hablemos cosas de mujeres” -Ruth


JUGAR Rebeca pasaba horas jugando Starcraft, Warcraft, Age of Empires, Sims y otros juegos en la compu. Porr un tiempo inclusive decía que quería serr arquitecta. Posiblemente para construir casas como lo hacía en Sims.


ESTAR A LA MODA A Rebeca le gustaba estar al tanto de “la moda”. Por varios años se leía y releía, cada mes, revistas de modas que compraba en sus visitas al “Super” con su mamá. En su adolescencia Rebeca amaba ir a “molear”. Le encantaba ir con amigas al Mall y meterse a las boutiques a medirse ropa aunque no tuvieran la intención de comprarla. Cuando me alistaba para salir, solía pedirle consejo a Rebeca con respecto a la ropa que debía ponerme. -Guayo.


IR DE PASEO En su adolescencia a Rebeca le encantaba ir de paseo. Así que cada vez que podíamos nos escapábamos. En la playa le gustaba enterrarse, tomar el sol, acostarse en la arena, sentir la brisa y el rugido del mar. Había algo mágico en el mar que siempre le atrajo.


ESCUCHAR MÚSICA Rebeca creció en una época en que yo me re encontré con la música, después de una década prácticamente sin escucharla. Cuando volví a encender la radio toda era nueva para mí. Escuchar música se convirtió casi en una obsesión, en medio de la cual, Rebeca estaba creciendo, indudablemente, influenciada por esa melomanía que me tenía trastornado. Por aquel entonces empezaba lo del del mp3 y nos tomaba 45 min. bajar 1 canción de Napster en internet. Cuando estuvo disponible el internet de banda ancha, Rebeca me daba las listas de canciones para bajar. Así que siempre estuve involucrado en su gusto musical. Tal vez por eso es que en el anuario del colegio, escribió que me dejaba su herencia musical. Ella estaba consciente de esa influencia. Lo que no sabía era que ella también me había influenciado a mí. -Eduardo


ESTAR CON SUS AMIGAS Entre sus recuerdos, Rebeca conservaba gran cantidad de tarjetas, cartas, notas de sus amigos y amigas, en los que le dec铆an lo mucho que ella significaba en su vida. Era muy usual que se quedara en casa de sus amigas a dormir o que ellas vinieran a la suya. Siempre estaba buscando una oportunidad para estar con ellas. Independientemente de la situaci贸n o el lugar, lo que importaba era estar juntas.


EL COLE Rebeca estudió desde el 4to. grado en el Colegio Monterrey. En el anuario de su último año, de ella: ...siempre añ ño dice dice acerca a será recordada por ser una buena amiga y además por su gran capacidad en el área matemática. Además, se destaca por siempre querer ayudar q a los demás y ssu excelente ccomida. Becky, ssiempre nos harás falta. Te h deseamos lo d mejor! m


CINNAMON ROLLS Rebe fue mi compañera varios años en el Colegio Monterrey. En noveno año fue cuando mejor nos llevamos, me acuerdo que me llevaba cinnamon rolls, eran los mejores, se los juro jaja... Este foto libro me ha llenado de bendición y tranquilidad. Sobre todo por ver la forma en que su vida fue reflejada, siempre mostrando una sonrisa. Me da mucha alegría ver cómo se puede honrar la vida de una persona y que aunque ella no esté físicamente aquí, siga presente en el corazón de todos nosotros. -Jaime Tijetrino


RON MACARRÓN Yo fui compañera de Becky en el Colegio Monterrey. Tengo muy buenos recuerdos de ella en 4to grado. Una vez vino a mi casa porque teníamos que hacer un trabajo de “Cocorí”...pero ¿cuál trabajo? Se nos olvidó por completo, solo jugamos y jugamos... Al final solo trabajamos como 30 minutos!!! Se acercó la noche y su papá no la pudo ir a recoger. Así que le dije a mi papá que si la podíamos ir a dejar a su casa. Era tanta la emoción que hasta en el carro íbamos jugando (ron macarrón, esos jueguillos de manos) y se nos hizo ETERNO ese viaje. También recuerdo, en 7mo año, aquel viaje de Rebe a Chicago. Cuando llegó, me mostró toda emocionada unas tennis Adidas color blanco con celeste y me dijo: “Nene, por fin las tengo... las que yo quería!!!!!” Nos emocionamos tanto hablando del tema de las tennis y de la experiencia que vivió allá, que llegamos tarde al laboratorio de ciencias y el profe nos puso nuestra primera llegada tardía. -Irene Rodríguez Kelly


AMIGAS POR SIEMPRE Desde que conocí a Becky por primera vez, en octavo año de colegio, me pareció una persona interesante con un alto potencial para ser amiga. Pues así fue, de repente estábamos compartiendo gustos en común, haciendo noches de chicas, yendo a actividades juntas, etc.; y casi instantáneamente éramos las tres amigas inseparables: Becky, Nati, y yo. Nuestros paseos juntas eran súper divertidos ya que nuestras personalidades eran muy diferentes pero de alguna extraña manera encajábamos. Becky era la hablantina, la fashion, la musical (muy exclusiva por cierto) y la que siempre se preocupaba porque uno estuviera bien y feliz, aunque cuando le entraba la chicha… mejor alejarse. Por ejemplo, una vez que veníamos de una pijamada, en medio camino me dijo: “Ay Karla a este carro le falta el toque femenino” entonces, dentro de sus ideas raras, me puso un desodorante y un chapstick en la guantera (jejejej). Nati siempre la coqueta y atrevida. Y yo la diferente y bromista.


En realidad la pasábamos siempre muertas de risa, ¡O sea las tres juntas éramos lo mejor! Siempre estábamos haciendo tonteras y nunca nos importó lo que la gente pensara, porque lo único que nos interesaba era que nosotras disfrutáramos el momento. De Becky aprendí a tener actitud y a ser original, siempre me daba consejos acerca de ropa y sobre chicos. Me instruyó musicalmente, siempre me enseñaba grupos nuevos de indie, rock y folk. Pero lo más importante fue que me convirtiera (según una metáfora explicada por Álvaro Cortes) en una de sus ondas en el Reino de Dios, por medio de su influencia y persistencia para que yo asistiera a la Kzona. Esto nos unió más como amigas, tanto así que vivimos juntas por un mes en época de vacaciones. Al final del mes ya estábamos un poco hartas de estar tanto tiempo juntas pero igual nos amábamos, fue un tiempo donde pudimos compartir de verdad y conocernos a profundidad, lo cual, no solo fortaleció la amistad sino que creó una hermandad. -Karla Fernández


MI MEJOR AMIGA …que no puedo decir de ella… Nuestra amistad comenzó de una manera extraña, pero llegó a ser envidiable. Al ingresar las dos a cuarto grado nos caímos súper mal. Por dos semanas no nos podíamos ni ver. Hasta que yo me pelee con mi “mejor amiga” y Becky con la suya, no nos quedó de otra más que ser amigas. Hahaha que locas!!! De ella puedo decir que era la única persona que sabía todo de mí, y que me conocía más que nadie. La que rió conmigo en los momentos de felicidad, la que lloró conmigo en los momentos de tristeza, la que siempre estuvo ahí para darme un consejo, o simplemente para escucharme.


Pasamos 10 años increíbles, y verdaderamente les sacamos el jugwo. SIEMPRE estábamos juntas; era la clase de amiga que te llama dos horas después de haber salido de clases para contarte lo que había pasado, y luego te lo contaba más detallado en la noche (con otra llamada) y al día siguiente lo repetía una tercera y cuarta vez. Era la amiga que en vacaciones se iba a vivir a tu casa por un mes, y luego se iban a la suya el mes siguiente, con la que tienes mil y un viajes a la playa, paseos e historias bajo una tienda de campaña en el cuarto de la casaLa amiga con la que jugaste barbies, muñecas y casita, y luego empezaron a tener conversaciones de chicos, la universidad y el futuro; con la que pintabas en cuadernos unicornios y corazones, y con la que un día cualquiera se pusieron a diseñar vestidos de novias soñando con todos los detalles de sus bodas.


Era la clase de amiga que se quedaba estudiando con uno hasta las tres de la mañana, sólo para asegurarse que te fuera bien en el examen de mate, teniendo fe en uno y apoyándote a pesar de lo que dijeran los demás. La que sabía lo que sentías en dada situación, la que adivinaba tus pensamientos, la que sin decirle nada sabía si estabas triste, contenta, decepcionada o simplemente no estabas. Era sin lugar a duda una estrella de Hollywood, lo cual hacía del mundo un lugar más divertido donde vivir, nunca se sabía cuál iba a ser la nueva ocurrencia, pero aún cuando el plan era no hacer nada, la pasábamos excelente, acostadas en la cama escuchando un poco de música. Nos encantaba “cocinar” cosas asquerosas como banano con leche en polvo, y hacer experimentos de belleza y demás. Verdaderamente una seguidora de Dios, una hija que daba el ejemplo en cada una de sus acciones, una persona de la cual se puede estar orgulloso por sus logros a pesar de su corta edad; alguien que llevó la tarea que Dios le había mandado con increíble recelo y dedicación.


Un ejemplo a seguir, alguien que no va a ser olvidada por el tiempo, a pesar de las circunstancias de la vida, alguien que SIEMPRE va a estar en mi vida. La que va a estar a mi lado el día de mi boda, la que va a acompañarme en mis viajes y aventuras por el mundo, la que me ayude a decidir el nombre de mis hijos y la que me consuele cuando esté triste, a pesar de que su cuerpo ya no esté conmigo, se que ella va a estar siempre a lo largo de mi vida acompañándome, cuidándome y protegiéndome. De verdad, no tengo palabras para agradecerle a Dios la amistad que me regaló, un tesoro del cielo, un angelito que vino a pasear por un corto periodo a la tierra, sólo para alegrarnos un poco más el día a día. Que dichosos nosotros, que tuvimos el privilegio de tener a una de las estrellas más brillantes del cielo con nosotros!!! Becky, NUNCA, nunca te vas a ir de nuestras vidas, pero bueno, envidia de la buena, que ya cumpliste tu propósito en la tierra y que ahora estás gozando de tu recompensa!!! Un besote nena!!! -Naty Ulloa


VIVIR EN LOS CIELOS Cuando Rebeca tenía trece años, nos mudamos a vivir a una finca llamada “Los Cielos”. Así que pasó de vivir en un barrio cerca de todo a vivir en una cabaña lejos de la ciudad. Al principio disfrutó mucho este cambio. Le encantaba montar a caballo, ir a caminar, traer a sus amigas.


15 CEDROS EN LOS CIELOS En su quince años, juntos sembramos quince cedros en Los Cielos, para recordar ese día tan importante de su vida. Hoy, esos árboles siguen creciendo con la incógnita de cuán significativo debió haber sido para ella que hiciéramos eso en su honor.

En cien años cuando hayan crecido suficiente, esos cedros seguirán contando esta historia.


SU JUVENTUD, LA KZONA En sus últimos 3 años de vida, Rebeca pasó de ser la hermana de Guayo a ser Becky. En este período estaba más tiempo en la Kzona y con sus amigos que en su propia casa. Esta circunstancia hizo que Becky pudiera compartir más a fondo y dejar su huella en ellos.


PUÑALADA EN EL CORAZÓN

Yo todavía no encuentro las palabras adecuadas para describir lo que siento… No puedo encontrar la descripción perfecta de lo que fue esa puñalada en el corazón. Si tengo que describir en este momento ese sentimiento, como la poeta, que siempre me consideré, e é, diría: eré, d a Fue un frío que secó mis venas, fue ese momento cuando mi corazón dejó de vivir... y mi piel olvidó ese calor que me daba tanto amor, y mis ojos revivieron ese último abrazo, como para cautivar la tristeza en derredor. Yo, por tener tu risa de nuevo, lo doy todo! Se ha jurado mi cuerpo, jamás olvidar tu aroma! Dime tú, cuál es el precio de un adiós? ¿Cómo podrá mi humanidad traer de vuelta a un ángel? si yo tan solo te amaba, un poco menos que Dios...

Siento un vacío cada vez que entro al AM PM de la Kzona. Fuimos demasiadas veces a comprar un aguacate, para hacer un “sanguiche” a la Becky, nos comíamos un baguette entero, nos íbamos a medias. Luego era el ritual de sentarse en los sillones a ver Food Network y luego alguna movie chiva cantado el soundtrack de Bring it on! Ya que las dos éramos las … que vivamos a 500 kilómetros de la ciudad y decidimos, por mutuo acuerdo, vivir temporalmente en la Kzona!!! -Caro Castro


MIS DIAS CON BECKY Así eran mis últimos años con Becky, a quien yo siempre le decía: my Love: -Lunes: 8:00 a.m. el msj de texto: Caroooooooooo, where r u?! Mi respuesta: ya voy de camino. Yo llevo el pan y la natilla! Vaya haciendo el t. Sólo doña Soco sabe lo que eso era. -Martes: Zona cocina era para morirse de la risa, cuando entrábamos a la cocina a molestar a Rodolfo bueno, en realidad ellos cocinaban, yo molestaba. -Miércoles éramos dem felices xq era el almuerzo de los hombres y venía Hugo Castro a molestar sobre los maes! Porque esta era la típica línea de ella: Uy caro, tengo un crush!!! -Jueves: ella tenía clases, yo no iba. -Viernes: Nos veíamos para hablar un rato acompañadas de Campa, que la vaga lo llamaba para que la llevara a Plaza a comprarse algo!


Ella es la razón por la que ese año casi no fui a jazz. Me decía: ¡ay caro, no vaya, quédese conmigo.! ¡Dios me regaló ese tiempo! Jazz no iba a ir a ningún lado, ella sí. Tengo mil ideas en mi casa, que no se logran llenar con la ausencia de ella. Pero sé que la misericordia de Dios tiene piedad por esos sentimientos, que se encuentran demasiado tatuados en la piel. Por eso, hoy no me siento triste. Sé que la extraño más que nunca, extraño su sonrisa que me hacía sentir tan bien. Y mi corazón me reclama por lo que más extraño, escuchar su voz. -Caro Castro


MIS HERMANOS DE LA KZONA Para mi, llegar a Kzona U temprano era ver a Becky sentada en el sillón rojo con la laptop viendo páginas en internet de ropa y Facebook sobre todo. Yo me sentaba con ella y compartíamos junto con los demás de la Kzona, entre ellos era siempre Diego, Karla y Nats. Para mi ellos son (porque nunca dejarán de ser) como mis hermanos de la Kzona, no significa que no me lleve bien con los demás, pero yo siempre sentí una conexión especial con ellos. Tal vez el factor de la edad jugaba un papel importante, pero los lazos que creamos con solamente compartir es un tipo de cercanía que nunca antes había experimentado.


Lo curioso es que es una cercanía lejana, porque no significaba que precisamente para tenerla nos teníamos que ver o comunicar todos los días, podía ser que no nos viéramos hace mucho tiempo pero en nuestro corazón estábamos siempre caminando juntos y aún lo seguimos haciendo. -Mónica Marín Odio (Momo)


Cuando Becky cumplió 18 años lo celebramos en "El Rincón de mi Tata" donde se tomó su primer shot, fue muy divertido, la pasamos muy bien. Luego para la despedida de Adris (ella partiría para Londres) celebramos los 18 años de las tres con amigos, música y tequila. Fue una noche muy especial y de los mejores días de mi vida. Becky me dijo esa noche: "Dios quiere que nosotras seamos así: amigas siempre" y las tres lloramos y nos abrazamos y nos dijimos lo muq cho que nos amabamos. De verdad una noche inolvidable. -Karla Fernández


MIS HIJAS Yo amo con todo mi corazón a Becky. Nati y Becky eran mis “hijas” en la Kzona, tengo muchos recuerdos lindos! Si hay algo que ha dado satisfacción a mi corazón es saber que Becky tuvo una vida demasiado feliz, fue muy afortunada de crecer alrededor de ustedes y que tenía a Jesús en su corazón. -Andrea Jiménez


HABLAR EN EL BAÑO El primer día que fui a la Kzona, la primera persona que me habló fue Becky. Y fue muy gracioso porque me dijo:”venga...” y me llevó a un baño de la Kzona y me dijo que a ella le gustaba ir a hablar ahí… y se sentó y ya. Empezó a contarme mil cosas, como si me conociera desde siempre. Al principio me pareció demasiado raro, pero luego me di cuenta de que fue demasiado bueno, porque con ese gesto, ella me hizo sentir demasiado bienvenida, porque hizo conmigo algo que hacía con sus amigas y en realidad no nos conocíamos. Después de ese día, siempre que llegaba, buscaba a Becky, porque además de que me hizo sentir bienvenida, me pareció que ella era demasiado sincera, porque no le importó que fuera una desconocida, hizo conmigo lo que hacía con sus amigas, aunque sentarse a conversar en un baño pueda parecerle muy extraño a mucha gente. -Lara


ESTUDIAR... Una vez, cuando estaba en décimo, fui un día a la Kzona y estaba muy estresada porque al día siguiente tenía examen de física. Becky estaba ahí y me preguntó que qué me pasaba y yo le dije… y me ofreció ayuda. Y yo le dije que sí, y entonces nos pusimos a “estudiar física” hasta que me confesó que tampoco entendía nada. Y bueno, al final no estudiamos nada, pero la pasamos muy bien. Hablamos un montón y nos reímos demasiado. El día siguiente en el examen me fue malísimo. Hace poco encontré el examen entre las cosas viejas y me reí mucho, porque me hizo pensar en ella. En que fue demasiado gracioso el tiempo que pasamos juntas esa tarde y bueno, al final, pasé física ese año y todo. -Lara


HABLAR DE CHICAS Era la primera vez iba a dar un Small Group en mi vida. En busca de un poco de guía le pedí a Becky y Nati, que me dijeran más o menos qué se acostumbraba hacer. Lo primero y único que me respondieron es que siempre se tenía que hablar MUCHO rato de cosas de chicas. A partir de entonces empezamos a hablar cosas de chicas todas las semanas por horas. Cada vez se incorporaban más muchachas y la metodología nunca cambió; sin duda alguna eso era lo que Dios quería para nuestro grupo. -Ma. Fernanda ibarra


SIRVIENDO EN LA COCINA Uno de los factores que influyó en el cambio de hermana de Guayo a Becky fue el descubrimiento de su ministerio al Señor en la cocina. Cuando empezó a cocinar para la Kzona su mente se abrió a un nuevo mundo en el cual este ministerio era su bebé. Servía a Dios a través del servicio a los demás. Estaba siempre atenta de que todo se hiciera siempre con excelencia e incluso más de un pleitecillo se echó encima con tal de mantener a su bebé a salvo. Recuerdo que un día llegó con su portafolio lleno de recetas y lo más gracioso es que tenía una foto de ella cocinando en la portada. Nadie estaba más orgulloso de su servicio a Dios que esta mujer. -Ma. Fernanda Ibarra


CHEF Yo quería que mi hija estudiara una carrera en la que pudiera aprovechar sus habilidades matemáticas. Pero Rebeca tenía sus propios sueños. En el último año, como lo dijo su hermano: "ella encontró una pasión en la cocina". Se matriculó en la U Interamericana para estudiar Artes Culinarias y ser Chef. Estaba muy realizada en esa carrera, disfrutaba enormemente vestirse de chef, tomar los cuchillos y preparar un exquisito plato. Servir en la cocina preparando bocadillos para la Kzona le hizo sentirse util a los demás y fortaleció su deseo de preparse para servir mejor.


Este amor por la cocina lo aprendió de su madre. En nuestra casa y en las reuniones familiares solía preparar suculentos platos y servirlos con estilo. A Rebeca Le encantaba servir y atender a los demás! Una semana, antes de morir, nos enseñó a preparar sushi. Disfrutamos tanto haciéndo ésto con ella, sin darnos cuenta que realmente esa era nuestra despedida.


AJEDREZ A LA BECKY Recuerdo una tarde en el mes de agosto del 2006, Reversa sacó un ajedrez y empezamos a jugar junto al sillón donde estaba el gato ronroneando. Becky armó el tablero antes que yo y todo indicaba que conocía bien la dinámica del juego. “¿Los caballos se mueven en forma de ´L´ , verdad?” Asentí con mi cabeza y ella abrió el juego pues tenía las piezas blancas. ¡Estaba empezando una partida única! Bexy movía las piezas pero no parecía tener una estrategia clara. Noté que ella a veces no se percataba de algunos movimientos que le podían beneficiar o de la posibilidad de comerme alguna pieza a mí, lo que me pondría en aprietos. Sin embargo, recordé una de las reglas básicas: nunca se debe hacer una movida riesgosa pensando que el rival no se dará cuenta. En ocasiones Becky movía una pieza que me ponía en dificultades pero yo no sabía si lo había hecho con la intención que yo pensaba. Y eso fue lo difícil del juego, entender a Becky que al final dijo “me gusta más jugar tablero que esto”. -Andrzej Baranski


SEGUNDO HERMANO MAYOR Yo veía a Rebe como si yo fuera el segundo hermano mayor. Al menos así lo quiero ver. La molestaba mucho, pero bien que le encantaba! Por todo lado que andaba sobresalía. Siempre uno se daba cuenta cuando Rebe andaba cerca y cuando no, era sencillo de notar. Recuerdo que cuando entró a la U, en el primer día de clases, me llegó a buscar y prácticamente me hizo sacado del aula. Luego cuando cocinaba algo muy rico, me guardaba un poquitito y en los recreos cuando nos veíamos me daba de comer. ¡Excelente! Uno de los mejores recuerdos que me dejó es “Guzzy” un Grizzly rockero que me trajo de Estados. Ella lo auto nombró. Este es uno de los mejores regalos que me han dado y que más cuido. -Tavo


SOS DEMASIADO CHIVA! Becky es una de las personas más cercanas que he tenido en mi vida. Prácticamente puedo asegurar que es la persona con la cual no hubo secretos nunca, hablábamos tanto que todo lo sabía de mí. Recuerdo claramente que, la primera vez que fue a mi fiesta en mi casa, Becky no salió de mi cuarto, a pesar de que la mayoría estábamos en la sala o el patio. Me repetía que yo tenía el cuarto “más chiva del mundo”, nunca entendí por qué, simplemente me sacaba una sonrisita. Y ella les decía a los demás “Chisco tiene el cuarto más chiva del mundo”. Desde entonces no veo mi cuarto igual, tratando de encontrar qué veía en ese cuarto pequeño, común y corriente, azul y amarillo, con una cama, una tele y un par de guitarras. Este es un recuerdo que me hace estar seguro de que mi


vida fue para ella tan especial e irremplazable como lo es su vida para mí. No importaba que nos hubiéramos visto un par de horas antes, siempre se emocionaba al verme y empezábamos nuestras habladas y molestadas de horas. Lo que más recuerdo de Becky es cómo podía encontrar una ilusión hasta en el detalle más pequeño. SIEMPRE me hizo sentir especial y único, aun en mis peores momentos. Ella transformó un simple cuarto, un lugar de pura rutina, en un lugar que hoy en día me hace sonreír al poner un pie en el, porque tengo “el cuarto más chiva del mundo” y me hace recordar a ese ángel que es ella en mi vida. Aun cuando yo dudaba, de mi mismo como persona, ella cada día, SIN EXCEPCIÓN, en el momento menos esperado me decía con esa misma palabrita mágica, “Chisco, sos demasiado chiva”. -Chisco


REBECKY La primera vez que “la hermana de Guayo” llegó a mi casa, fue anunciada por el guarda como “rebecky”... creo que la impresión de y a la vez expectativa por saber quién era marcó mi corta pero feliz amistad con ella. Pasaron varias ocasiones en que Becky llegaba a nuestra casa antes de que realmente llegáramos a hablar y conocernos. Me empecé a dar cuenta que generalmente, mientras mi hermana y guayo estaban viendo tele o haciendo planes para la noche, Becky se dedicaba a Facebook, así que ese fue nuestro primer tema de conversación. Unos de esos viernes, cuando ya le tenía más confianza, mi hermana sugirió medio en broma y medio en serio que invitara a Becky a la fiesta de sombreros para la cual iba. Resultó ser buena idea la de mi hermana. Cuando me di cuenta que estaba equivocado en pensar que Becky era un poco callada y tímida, encontré en la hermana de Guayo una muy buena amiga que siempre tenía algo que contarme... o preguntarme. Algunas amistades son cortas e intensas, y como las disfruto. No me imagino que me contará Becky la próxima vez que nos veamos. -Héctor Morales


ESPOSO MILLONARIO En uno de los estudios se habló de los sueños que Dios pone en el corazón de cada persona. Todas hablaron de las profesiones ya que se encontraban en quinto año y este era el dilema del momento. Becky en cambio dijo que su sueño era casarse con un millonario, cuidar a sus hijos y panderetear a sus amigas del gym. Esto me sorprendió mucho, porque en este mundo nos convencen de que esas son historias de princesas y no pasan en la vida real, pero Becky no tuvo miedo de soñar. Ella sabía 100% que Su Padre no tenía limitaciones. Ahora yo pido un esposo millonario también! -Ma. Fernanda Ibarra

REQUISITOS PARA ESPOSO: Pandereta Trabajador Fiel Virgen Buena familia No amargado Me mantenga Alto Healthy Plata Ejercicio le guste Me ame cada día más ++ hijos

P

P

P p p

P

P


JULIETA VENEGAS Estábamos en un campamento de la Kzona. Era ya el último día y José Oller nos estaba llamando a todos para hacer el cierre. Cuando iba bajando las escaleras vi a un grupo como de 15 personas sentadas viendo hacia la tarima y aplaudiendo y riendo. Para mi sorpresa en la tarima se encontraba Becky, con el micrófono cantando Julieta Venegas a todo “galillo”. No se echó una cancioncita nada más, se echó como tres e incluso estábamos ya todos abajo y no hubo forma de que soltara el micrófono hasta terminar el repertorio que había escogido. Desde entonces cada vez que escucho Julieta Venegas en Becky es lo primero que pienso y lo único que pienso. -Ma. Fernanda Ibarra


AFRICA A Becky le teníamos mucho aprecio en las reuniones que hacemos en el grupo de Africa. Un día que estuvimos en Pan e Vino de San Pedro tuvimos el privilegio de compartir con Becky. Ella estaba muy emocionada con el proyecto. Estaba muy muy interesada en ir pues también iba Natalia Ulloa, y muchos amigos de ella. Además ella me contó que desde pequeña quería ir a África de Misionera, y que nada mas estaba a la espera de que Ud. le diera permiso. Hablamos más de una vez de todo eso. Siempre al final de la Kzona mientras ella esperaba que Ud. la recogiera terminábamos muchas veces hablando del tema. -Manuel Mateo Natalia, su mejor amiga, y Mateo fueron en 2008 a Africa en ese viaje.


DOS VIAJES A LA PLAYA Conocí a Becky durante un viaje al Hotel Fiesta con mi familia. Mi hermano y yo teníamos una semana de vacaciones del colegio. Yo tenía mucho que estudiar, entonces él era el que salía solo. Un día apareció hablando de unas muchachas que había conocido en la piscina. Después de insistirme mucho, fui al show nocturno y conocí a sus famosas amigas. Hablando con ellas me di cuenta que una iba a presentar el mismo examen de mate 125 esa semana, entonces quedamos de estudiar juntas. Al día siguiente, pasamos la mañana asoleándonos y hablando de cualquier cosa. En la tarde, como cualquier día de octubre, empezó a llover, por lo que decidimos estudiar. Desde que entré al cuarto de hotel en el que se estaba quedando, descubrí que más que una simple estudiada, eso iba a ser mucho más, una amistad invaluable.


Dos años después, un mes antes del accidente, volvimos al mismo lugar. Esta vez no eran vacaciones del cole, sino de la U. No hubo estudiada, entonces tuvimos mucho más tiempo para asolearnos y hablar de todo. Mientras batallábamos contra nuestra “innegable y permanente blancura”, hablamos de todo: chismes, historias, fiestas, amores platónicos, de lo increíble que era tener tantas personas en común, y especialmente, sueños. Becky quería ir a Italia, la capital del mundo, como ella lo llamó. Me contó de su carrera, y de cómo ésta la ayudaría a cumplir su sueño de ser chef en un renombrado restaurante en alguna ciudad espectacular. Ya fuera Londres, París o Florencia, Becky quería ser reconocida, una estrella. -Dana Bonilla


BAILANDO EN LA DISCO Conocí a Becky en el Hotel Fiesta cuando bajé con mi prima a la Disco, justo ahí bailando, sonriendo y haciendo muecas (jejeje) estaba Becky, empezamos a hablar porque estábamos bailando a la par, y ahí nos dio bailando hasta que nos cerraron la Disco. Después de ese día nos coordinábamos para ir a la playa, a los shows, a la disco, a broncearnos, etc. Inclusive nos tomamos fotos con los amigos del staff del hotel. Intercambiamos números de celular, correos, Facebook, hi5, en fin... inclusive hasta planeamos (Becky, Dana otra amiga de Becky, Anita-mi prima, y yo) ir un día a cenar a la casa de Becky algo que ella nos preparara...lastimosamente la cita nunca se materializó...


Después de despedirnos, nos mantuvimos en contacto por medio del Messenger y demás. No nos conocimos mucho, pero lo poco que compartimos fue tiempo de calidad, tiempo lleno de sonrisas, abrazos, historias y demás... No pude evitar que corrieran lágrimas por mis ojos cuando me enteré de la terrible noticia, me dolió bastante... pero la verdad, me encantó conocer a una personita tan llena de luz y vida como Becky, ella es una de esas personas a las que uno nunca podrá olvidar y que siempre llevo en mi corazón y está presente en mis oraciones y memorias... -Karo Castro Leitón


REENCUENTRO EN LA U Becks llegó a mi vida de manera cómica, porque fue mi compañera de tenis, por un periodo corto, y después no supe más de ella hasta el primer día de la U. Fue como el reencuentro. Desde ese día cambió de cierta forma mi vida, porque ella se convirtió en alguien súper importante. Todo lo que viví con ella fue increíble, pasamos 2 cuatrimestres llevando los mismos cursos, haciendo los trabajos juntas, pasé más tiempo fuera de la U con ella que con cualquier otra persona. En esos 8 meses, con la excepción de los fines de semana, nos vimos todos los días, desde temprano en la mañana hasta la tarde, que pasaba en mi casa. Llegaba tempranísimo y se acostaba a dormir, luego hacíamos ejercicio. Darle de comer, como todos sabemos, por su dieta, era súper difícil de complacer, porque no comía como casi nada, o por sus dietas locas. Fueron 8 meses en que no hubo día que yo no supiera de ella o ella de mí. 8 meses en que se convirtió “rajado” en una de mis mejores amigas. Pudo haber sido un tiempo relativamente corto pero que pareció ser como de años!


Desde el primer día, (el reencuentro) Becky me hizo sentir como si la conociera de toda la vida, por su increíble manera de ser: demasiado espontánea, alegre, siempre con alguna salida que hacía reír demasiado, con sus ocurrencias, con unas ganas de vivir increíbles. Ella fue siempre una amiga ejemplar, no existió día en que no estuviera ahí para escuchar las múltiples situaciones o dramas que tuviera cualquier persona. Por como siempre se expresaba de su familia o de sus amigos, porque para ella, siempre fue como lo más importante, sin contar el amor a Dios. Eso es algo que me dejó demasiado, y me cambió la vida increíblemente después de su muerte. Me enseñó que uno no tiene que preocuparse por cosas sin sentido, o echarse a morir por pequeñeces de la vida cuando hay demasiado por qué vivir. Me enseñó a vivir como ella vivió, demasiado feliz, demasiado atenta a todos sus amigos. Me enseñó a tener compasión por los más necesitados y ayudarles, porque eso también la


caracterizaba demasiado. Si veía a alguien en la calle, con hambre, o pidiendo algo, podía fácil ir a comprarle un pan a la Musmani y dárselo. Recuerdo, demasiado, que siempre, siempre llegaba con una tapita porque sabía que me encantaban los chocolates. Recuerdo que a veces me decía “ay Lau me acordé de vos por tal y tal cosa” y que no podía pasar un día sin contarme algo de la Kzona o de sus amigos. Siempre fue y sigue siendo una persona súper especial, de muy buenos sentimientos e intenciones. Siempre se preocupó por dar lo mejor de ella en todo, en ser perfecta, y sobresalir en todo lo que podía! En realidad desde el primer día marcó mi vida increíblemente, y lo sigue haciendo, aunque su cuerpo no esté presente, su luz sigue enormemente en mi ser, y será una luz que ¡jamás podrá ser apagada! -Laura Cambronero


VEGETARIANA Estando en Ecuador con su mamá, de camino a la playa comieron pollo en un restaurante de una cadena muy conocida mundialmente. Rebeca se contaminó con Salmonela y pasó ese fin de semana, en lugar de la playa, en el hospital. A partir de entonces, dejó de comer pollo y poco después decidió que ser vegetariana era la mejor opción. Y fue así por el resto de su vida. A veces era complicado preparar la comida, porque siempre había que hacer algo especial para ella. Pero, a la vez, nos daba la oportunidad de atenderla y notar su presencia. Recuerdo que le encantaba una ensalada que yo preparaba y siempre me decía: Papi hágame una ensalada de las suyas!


DEPORTISTA A Rebe le encantaba el ejercicio físico. De niña estuvo en un equipo de porrismo. Luego aprendió a nadar y le encantaba. Recuerdo que por una temporada yo la llevaba a clases de tenis y por dos horas, mientras ella practicaba, yo corría 10 km. en la pista del campo deportivo de la UCR. Luego regresábamos a casa, solos los dos en el carro, como grandes atletas. En la casa solía hacer pilates sola. Los últimos años iba religiosamente al gimnasio tres veces por semana.


SU MENSAJE DE AMOR Rebeca, Nats y Diego, son los primeros frutos de una nueva manera de ser iglesia en tiempos posmodernos. En su corta carrera, nos han enseñado cómo vivir la vida de manera intensa, amando a Dios de todo corazón, alma y mente y amando al prójimo como a sí mismos. En Febrero 2007, Rebeca, junto con otros jóvenes de la Kzona, participó en una conferencia de liderazgo juvenil en Chicago. En esta conferencia, Rebeca dedicó su vida a Dios para servirle por el resto de sus días.


Dios, ayúdame a seguir tu camino por el resto de mi vida, porque es lo que en realidad deseo. No tengo idea de lo que tienes para mí, pero quiero que todos puedan verte a través de mí, y que algún día se vuelvan a ti. Por favor, ayúdame a ver las “warning signs” para poder volver al camino. Toma mi vida, en serio, no quiero estar tomando decisiones por mí sola, quiero que vos las tomés, porque sólo vos sabés lo que de verdad necesito. También ayúdame a servirte de todo corazón, ya no importa lo que sea, sino como sea. Dios por favor, aclara mis dudas sobre el servicio, para poder enseñarles a otros cómo es, por medio de acciones y no solo de palabras. Dios, Te amo! - Becky


CARGA POR LOS POBRES …desde pequeña tenía preocupación por los pobres. Ella tendría como 4 años. Una tarde en que estaba lloviendo mucho yo le decía que que rico que llueva, que los pajaritos salían a bañarse y que las plantas se ponían felices. Me imagino que ella no estaba muy contenta con la lluvia. Entonces me dijo, ah mami, pero pobrecitos los que viven en las casas de cartón. No tengo idea de dónde sacó eso, pero me dejó impresionada de que siendo tan pequeña pensara en eso, que a mí ni se me había ocurrido.. -Ruth Siendo joven dedicaba tiempo en preparar alimentos para los indigentes.


PETICIONES ENERO 2007 • • • • • • •

• • • • • • •

Gracias por el trabajo de papi!!! Gracias por Nati tan pandereta Gracias por la U Por admi. que no entiendo nada Por la plata para Willow, proveas Por la nueva empleada que sea buena Por mi futuro esposo (pandereta, guapo, buena familia, virgen, saludable, de plata, vegetariano…) Por la Kzona y todos Por mi carrera que sea lo que en verdad quiero y me vaya bien con mis planes. Por la U de Guayo Por el trabajo de mami Por el mae (no me desilusiones porfa!) Por todos mis amigos que no entraron a la UCR que sepan qué hacer. Mi relación contigo que sea más estrecha cada día.


SU BIBLIA Rebeca solía estudiar la BIblia por las noches, sola en su cama, antes de ir a dormir. Tenía marcados pasajes en 225 páginas. Al terminar de leer, de corrido, todas estas citas, la misma semana en que falleció, le dije a mi esposa: "con razón Rebeca era como era". De alguna manera estos pasajes habían moldeado su carácter.


Jamás perderé la esperanza de saber que ella está mejor que todos nosotros. Que más que estar con el Padre!!!!!!! Y será un día cuando la podamos ver de nuevo, pero todavía no. Ahora nos queda su recuerdo para alimentar esperanzas, y el amor de Dios para sanar heridas. -Caro Castro Me da mucha alegría ver cómo se puede honrar la vida de una persona y que aunque ella no esté físicamente aquí, siga presente en el corazón de todos nosotros. -Jaime Tijerino Le agradezco a Dios lo que me enseñó a través de Rebe, sus cinnamon rolls y sus dramas cotidianos que el corazón sincero y dispuesto me acerca cada día más a conocer la esencia de Cristo. –Tavo


El último año, fue Becky en su máxima expresión. Nunca había estado más feliz y apasionada con su vida y con lo que hacía. Tanto con su familia y amigos, como con su carrera de chef y el servicio a Dios. De verdad que ella siempre va a ser un ejemplo en mi vida, un ejemplo de una persona que encontró su felicidad con el simple hecho de amar a Dios con todo su corazón. –Karla Fernández Aunque no pasé mucho tiempo con ella, desde el momento que la conocí Becky fue una persona súper importante en mi vida. Me hubiera gustado conocerla mejor, pasar más tiempo con ella. Pero fue suficiente para dejar una marca imborrable en mi vida, como hizo en la vida de tantos que hoy la extrañamos. Sí, nos gustaría tenerla con nosotros físicamente, pero ella vive dentro de cada uno de nosotros, los que la conocimos y queremos. -Dana Bonilla


En realidad desde el primer día marcó mi vida increíblemente, y

lo sigue haciendo, aunque su cuerpo no esté presente, pero su luz sigue enormemente en mi ser, y será una luz que jamás podrá ser apagada! -Laura Cambronero A mí siempre me gustaba decirle a Becky que orara por mí. En los Worships o en la Kzona o lo que fuera, aunque no me pasara nada, solo porque me gustaba que ella era muy sincera cuando oraba, y eso me gustaba un montón. –Lara


Cuando me di cuenta que Dios la había llamado a su presencia me golpeó. Tuve la oportunidad de ir a la despedida TEMPORAL de ella y efectivamente fue como el de toda una ESTRELLA. -Irene Rodríguez Kelly De verdad, no tengo palabras para agradecerle a Dios la amistad que me regaló, un tesoro del cielo, un angelito que vino a pasear por un corto periodo a la tierra, sólo para alegrarnos un poco más el día a día. Que dichosos nosotros, que tuvimos el privilegio de tener a una de las estrellas más brillantes del cielo con nosotros!!! -Natalia Ulloa …Por mi, la luz de Becky nunca se va a apagar! -Andrea Jiménez

En el primer aniversario de su muerte, sentado en la playa que tantas veces visitamos juntos, llorando profundamente su ausencia, Dios se sentó a mi lado, en aquel tronco que la marea había dejado y me dijo: Aquí estoy contigo y Rebeca también, ahora nadie te la podrá quitar. Solo cuando acepté su muerte empecé a recuperarla en sus recuerdos que nos acompañarán por siempre. -Eduardo


En su muerte, fue honrada como toda una estrella. En su funeral, hab铆a much铆simas personas, los peri贸dicos y la TV., personeros del gobierno y cientos de familiares y amigos ante quienes alguna vez brill贸.


Finalmente, su cortejo fúnebre fue guiado, hasta el cementerio, por una escolta de la policía de tránsito, con toda la dignidad de una estrella. Al depositar sus restos en el cementerio, la despedimos diciéndole: “Rebe, viste que funeral tan chiva!”. Para honrar, por siempre, su deseo, en su lápida pusimos una estrella. Su epitafio dice: “su luz siempre brillará” como un homenaje a la estrella que ella siempre soñó ser y que sin saberlo, siempre fue!.


Rebeca Elizabeth Mena Altamirano nació el 12 de junio de 1989. Durante su vida mostró un profundo amor a Dios, a sus amigos y a sí misma. Falleció con dos de sus amigos, Natalia Trejos y Diego Quesada, el 07 de octubre de 2007, víctima de un chofer irresponsable. A los 18 años de edad estaba logrando todos sus sueños. El día del accidente, estando frente al cuerpo de mi hija fallecida y ante la incertidumbre por lo ocurrido, de repente sentí la presencia de Dios que me decía. “Aquí estoy contigo, soy Yo”. Sentí su brazo sobre mi hombro y me rodeó una paz profunda. Entonces le dije: “No permitas que su luz se extinga y ayúdame a honrar su memoria”. Este foto libro está dedicado a honrar su memoria. Es nuestro deseo que al leerlo se sienta motivad@ por su vida. Eduardo, Ruth y Guayo. 07 de Octubre de 2008.


Su Luz Siempre Brillará