Page 1


HEMISFERIOS

Prima Materia, 62


Ximena Holzer

Hemisferios

emboscall


漏 Ximena Ortega Holzer Edita: emboscall www.emboscall.com

Dep贸sito legal: B-21.101-2007 ISBN: 978-84-96716-37-7 Primera edici贸n impresa: abril de 2007 Primera edici贸n digital: septiembre de 2014


I

Hemisferios


.................. Rojo deshilado lento. Tibia cae la piedra de tu mano.

7


.................... Si cae como un hueso, si esa mirada da en la pupila de un errante habrรก de traspasar la piel sin otro filo bajo los pรกrpados

8


.................... La comba de la tierra tambiĂŠn mora en los vientres. En cuerpos pendulantes de mĂşltiples hogueras.

9


………………… La hoja – Dentellada verde – al viento suelta su nácar. Con arcilla – Ultramar ferroso – malea sonajas el viento. Las hace girar las hace girar.

10


…………………… Aureolado lazo descorrido trae la lluvia en las manos. Barcas nervadas leva hacia el fondo tanino del río.

11


…………………… Tras un vano – Ventana intercolumnia – entro en el despertar hacia la tarde. Te he visto tras el vano, regresada la hora de aprender un canto.

12


................ Lo llevas en los ojos. Codicias y le ocultas de otros ojos para que sea tuyo el hambre, como un hijo.

13


.................... TambiĂŠn mira al cielo. No llega donde los niĂąos son peces y los peces el juego que se abre al hueco de una luna.

14


LA PIEL DEL MUERTO Ti単e la sangre, la piedra seca. Cae entre las costillas. Se hace eco en la grieta.

15


ESTIRA EL BRAZO Derramada estĂĄ junto a la risa. Los pies en el fondo del frĂ­o suben al calor. Verde ulular. Estrecho caudal va en las yemas.

16


................. Tiembla el tiempo en la callada esfera. La playa muestra su Ă­ntimo vacĂ­o.

17


................. He abierto la ventana y mirado a travĂŠs de los alambres. La fantasma espera en la casa crecida con los aĂąos.

18


EL ÁRBOL DE LAS TARDES No había más que toses y silencio. Habitaba en los cuartos un olor rabioso. Andaba entre los espejos.

19


LAS VIDAS Existe un color en las voces. Detrรกs de la puerta. Bajo los algodones. En las sรกbanas que han sido lavadas y con ellas el sudor.

20


................. Golpea mar la concha f贸sil de la playa. Liso guijarro que llevo a la boca y vuelvo a dejar.

21


MANOS Levanta el chubasco de la ma帽ana un espejismo tr贸pico. Das calor al pich贸n sin madre. Quitas la muerte que la mosca dej贸.

22


MEANDRO Camino que va al rĂ­o. Tiende su brazo a la boca. Madera en la lengua que nos habla.

23


ORIÓN Se quiebra el trazo. Azul vierte azul y blanco de sal en los huesos. Camino del viento en las cenizas. Constelación en manto sobre el fuego.

24


............... Eco tras la duna. El cuerpo nunca traĂ­do a las rocas titila.

25


.............. Cielo rojizo. Cielo del mar en ventanales cerrados.

26


............. Costado abierto de la barca al partir. Solar tacto en las telas.

27


............. Lejana del mar, luna de este costado.

28


................. Labios en la mano. Ofrecidos. AĂşn con el gesto, pero abiertos.

29


.................... Va de boca agua pan. El trigo seco.

30


............. Sobre los tejados.

Hierro. Ventanales ciegos.

31


II


............. Boca: suelto los diamantes antes que sean veneno.

35


................. Vaciados en un silencio de ausencias. Como pisada en la roca de ceniza.

36


............................. Dormir como si fuese agua. En esa quietud 多se ve fondo?

37


. .......................

No es herida. Lo que crees cicatrizado drenarรก apenas levantes la venda.

38


..................... Purificaciones humean desde los tiempos en que el agua tenĂ­a sus cauces abiertos y toda ella estaba abierta en ovular mareo de vientos.

39


................. Al sendero terrible lazarillo de las voces. En el eco y no en la voz estรก tu voz. En el eco perderรกs la voz.

40


................ Se entibia macerado en tu boca lo que habita en tus horas como bestias al sol.

41


.................. Siquiera estuviese del revĂŠs este paisaje. Contemplo la hondura de su forma y encuentro un bies opaco, el plegamiento.

42


.............. Entre cielos abiertos. A mar abierto, en la pura lisa superficie de lo que vemos infinito, yace mi mano.

43


................. En el borde de tu vestido, en la tela que sube y te protege la hilandera forja la forma de tu quieta estela luminosa. Un signo rasa tu boca. Te pido silencio. Silencio.

44


.................... Me he quedado en el temblor de una hoja que toca tierra para besar su muerte.

45


............... Aquí crecen lunas de ojos húmedos. Aquí ha llegado el tiempo de la siega.

46


................. Pasa el viento. Golpea la giba desĂŠrtica donde plantĂŠ los cimientos de la casa.

47


MORA La luna no tiene borde sobre el rĂ­o.

Purifica una fruta silvestre que suelta su aroma y rĂ­e.

48


......................... ¿Qué fue sino la voz descorriéndose entre el viento y la marea? La piedra que creíste alzar era una vértebra, un cuerpo arqueado sobre la pira eléctrica de un grito.

49


.................... El viento se alza contra los que van en piel. Habrรก que extender las manos pues del tiempo anidado entre los dedos algarivos de las palmas son.

50


................. Atardece. Intuyo el movimiento.

51


impreso en Vic abril de 2007


Hemisferios  

Poesía en condesanción diamantina. De Ximena Holzer.

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you