Issuu on Google+

http://azzahr.blogspot.com/


Cómo rezar paso a paso Por: Tasnim04 Para: http://azzahr.blogspot.com/ Imam Bukhari reportó que el Profeta Muhammad (sas) dijo: “Efectuen sus oraciones como me observaron hacerlo”

NOTA: Este trabajo se ha hecho por las peticiones recibidas de los participantes de mi foro: (http://islamenelmundo.mundoforo.com ) Su objetivo es, con la ayuda de Allah, conseguir que muchos de los hermanos/as que ven dificultad a la hora de aprender a rezar les sea menos difícil entender y lograr aprender con rapidez uno de los pilares del Islam, el salat. El salat está explicado de una manera amplia, con Duas que no son obligatorias, pero así me lo han pedido. Todos los errores que puedan encontrar en este trabajo son míos y todos los acierto son de Allah. Que Allah me perdone en lo que me pueda equivocar y me guie en este trabajo para no desviarme de las enseñanzasde nuestro amado profeta Muhammad (saws)


El Wudú Aláh (al Él le merece toda la Dignidad y Gloria) dice; “¡Ó creyentes! Cuando se preparan para la Oración, lávense las caras y las manos (antebrazos) hasta el codo, mojen sus cabezas con agua y lávese los pies hasta los tobillos.” (Cáp. La Mesa Servida/ Al Maida 5) Con la revelación de este gran verso, la Ablución se volvió en un ornamente que sin, la Oración es incorrecta, y antes no se pudiera realizar la Oración. En pocas palabras, la Oración sin la ablución es falso y por lo tanto inaceptable por Aláh (el Más Alto)

El comienzo del wudú: Antes de la ablución: Haga la intención para la ablución y diga: Bismila arrah-men arRah- jim; (En el nombre de Allah, el Compasivo, el Misericordioso) Y diga: ¡Ó Aláh! Colóqueme entre los que se arrepienten y hágame uno de los purificados!


Las Manos: LĂĄvese las manos hasta encima de la muĂąeca (3 veces) comenzando con la mano derecha, entrelace los dedos para permitir que la agua penetre entre ellos.

La boca: Con la mano derecha, enjuague la boca con agua (3 veces)

La nariz: Recoja agua con la derecha, aspĂ­ralo a tu nariz y soltarla (3 veces)


La cara: LĂĄvese la cara (3 veces) asegurarse de que la agua alcanza todas las partes de su cara desde donde nace el cabello.

Los codos: Lave la mano derecha hasta el codo (3 veces) despuĂŠs la mano izquierda (3 veces)

La cabeza - Limpie la cabeza desde la lĂ­nea de cabellos hasta el posterior (una vez)


Los oídos - Frote sus oídos interiores y exteriores con los pulgares (una vez)

Los pies: Lávese los dos pies hasta los tobillos comenzando con el pie derecho, permitiendo que el agua penetre entre los dedos (3 veces)

At-tayammun Ablución simbólica "... Y si estáis enfermos o de viaje, si viene uno de vosotros de hacer sus necesidades, o habéis tenido contacto con mujeres y no encontráis agua, recurrid a arena limpia y pasadla por el rostro y por las manos... " (Capítulo La Mesa Servida /Maida: 6) En caso de que no haya agua o esté escasa, necesitándose para beber, el Islam manifiesta al musulmán, como sustitución de la ablución o ducha, que es suficiente buscar tierra limpia y seca y que ponga sus manos sobre ella firmemente, sacudiéndolas para que no quede ningún grano de arena para no arañar sus manos ni cara y después pasarla por su cara y manos.


Circunstancias en las que se permite hacer el At-tayammun • Si no se encuentra agua, o no es suficiente para purificarse. • En caso de enfermedad y temor por su salud (agrava su enfermedad o retrasa su curación) • Si el agua tiene el peligro de ser perjudicial, por estar muy fría y no puede calentarla. • En caso de haber agua cerca, pero le es imposible llegar a ella. • En caso de tener agua, perola necesita para beber él u otra persona. ¿Qué anula la ablución? • La satisfacción de las siguientes necesidades naturales: a. Orinar b. Defecar c. Expulsar gases • La salida del Many ( líquido seminal, o flujo) • La salida del Madiy (líquido que sale tras la excitación sexual) • La salida del Wadiy ( líquido que sale después de orinar) • Quedarse dormido. • Tocar los genitales propios o de cualquier otra persona intencionadamente. Cualquiera de estas causas que invalidan el Wudú, el mismo deberá ser realizado nuevamente antes de la oración. Circunstancias en las cuales es preferible hacer la ablución.(Wudú) • • • •

Para leer el Corán Antes de acostarse (dormir) Renovar la ablución para cada oración En el momento del enfado

Al Gusl (Ablución mayor) Consiste en el baño total del cuerpo, lavar las manos, la zona de los genitales y realizar la ablución normal. Después dejar correr el agua por todo el cuerpo, empezando por el lado derecho. Este tipo de ablución es obligatorio realizarlo en los siguientes casos; • Quien abraza el Islam por primera vez • En caso de la salida del maniy ( líquido seminal), estando despierto o dormido. • La mujer al terminar el período menstrual o puerperio.


• Luego del ciclo pos-parto, que puede durar menos de cuarenta días en algunos casos. • Luego de una relación marital… Circunstancias en las cuales se aconseja hacer Al-Gusl • • • •

El viernes: para la oración del viernes (Yumua). En las dos fiestas: la del Ramadán o Fitr y la delSacrificio o ‘Adha. El que bana a un muerto. Al entrar en la Meca.

Iqamatus-salah La llamada de la entrada a la Oración una vez hecho el Adhan. Se pone el musulmán de pie, con el rostro vuelto hacia la Qibla (Meca) y dice las frases siguientes: * Solo una vez cada frase en voz alta ¨ ¨ ¨ ¨ ¨ ¨ ¨ ¨

Al-lahu- akbar, Al-lahu akbar Ashadu Al-la ilaha il.la.lah Ashadu An-na Muhammadan rasulul-lah Haiál al-Falaah Haiál al-Falaah Qad Qamatis-salah, Qad Qamatis-salah, Al-lahu Akbar, Al-lahu Akbar La ilaha il-lal-lah

Traducción: Dios es el más Grande, Dioses el más Grande Doy testimonio que no hay más Dios que Allah. Doy testimonio que Muhammad es elprofeta de Allah Venid a la oración Venid al éxito Ahora estamos presentes para la oración. Ahora estamos presentes para la oración. Dios es el más Grande, Dios es el más Grande No hay Dios más que Allah


Salat En el Islam existen cinco oraciones diarias obligatorias y otras que no son obligatorias (sunnah) Preparación para hacer la oración islámica (en árabe, llamada Salat): 1. Usted debe llevar ropa limpia. 2. Usted debe elegir un lugar limpio para hacer la oración (salat). 3. Antes de la oración debe hacer en caso de instalaciones sanitarias necesarias para limpiar su partes del cuerpo que estuvieron expuestas a la suciedad. 4. Usted puede hacer la oración en cualquier lugar limpio - en su casa, en su lugar de trabajo, incluso en su jardín -, pero debe asegurarse de que el lugar está limpio. Las oraciones obligatorias: •

• • • •

La primera es por la mañana que se llama “Fajr”, y es dos rakats. Rakat es una unidad de la oración que vamos a discutir más adelante. El segundo es al mediodía y se llama “Duhr”. Se trata de cuatro rakats. La tercera es en la tarde, llamado “Asr”. También son cuatro rakats. El cuarto es en la noche. Se llama Salat al Magreb. Es de tres rakats. El quinto es en la noche, llamado “Isha” y es decuatro rakats.


Las cinco oraciones obligatorias son realizadas en diferentes tiempos y con diferentes unidades. Nombre Fajr Dhur Yumua (oración del viernes) Asr Maghreb Isha

Sunnah (antes) 2 2ó4 2 2 2

Obligatoria 2 4 2 4 3 4

Después (Sunnah) 2ó4 2 2 2

Usted debe hacer frente a la quibla (la dirección que los musulmanes se enfrentan durante la oración), que es la Kaaba en La Meca, Arabia Saudita. La oración debe hacerse en árabe. Vamos a proporcionar las palabras que le dirá como se habla en árabe, así como el significado en español. Para las personas que están empezando a rezar, aconsejo que empiecen a rezar en castellano y cuando sepan rezar bien, pasen a aprender a rezar en árabe poco a poco. Ante todo tenemos que tener claro que no somos loros y aprender la oración desde un principio en árabe sin entender el idioma nos hará más complicado el entender lo que estamos diciendo y acabaremos aprendiendo la oración de memoria sin saber lo que estamos diciendo. En la mayoría de los libros donde se explica la oración, sólo se explica las dos primeras rakkats, porque realmente no hace explicar más. Pero no todo el mundo lo entiende, a si que para que quede bien claro voy a explicar la oración tres veces. Explicaré la oración de dos rakkas (por ejemplo, el fajr), la de tres rakkas (el maghreb) y la de cuatro ( por ejemplo Asr).


Oración de dos rakkats

Se localiza la Kibbla con una brújula si no está ya establecida en la casa, musalah o mezquita. Después de que usted haya logrado todas las condiciones de la oración, diríjase a la Qib lah (dirección) hacia a la Kába y haga la intención para la oración de ese momento (Ni-iat) dirija su corazón entero a Allah (a Él pertenece toda la Dignidad y Gloria) y realice los pasos siguientes: Comience su oración con Takbir levantando sus manos paralelas a los lóbulos de los oídos, diciendo: Allahu-Akbar Allah es más Grande.

Después coloqué su mano derecha sobre la mano izquierda y mirando al lugar de postración, después diga la suplicación siguiente: Wayyahtu Wayhí LiL-Ladí Fataras-samawati Wal-ard Hanítan Musliman Wama Ana minal Musrikín Efectivamente, vuelvo mi rostro a Él, que ha creado el cielo y la Tierra, como un buen musulmán y no estoy entre los politeístas. (Esto no es obligatorio)

O también es recomendable recitar la siguiente súplica al comenzar la oración (du’a al istiftah) Allahumma ba‘id beini ua beina jataiáia kama bá‘adta beinal mashriqi ual magrib allahumma naqqini min jataiáia kama iunaqqaz zaubul abiadu minad danas allahummagsilni min jataiáia biz zalyi ual má'i ual barad.


“¡Oh Alá! Aleja de mí mis pecados tanto como has distanciado el este del oeste. ¡Oh Alá! Purifícame de mis faltas como se purifica el vestido blanco de la suciedad. ¡Oh Alá! Límpiame de mis pecados con nieve, agua y granizo.” También puedes recitar: Subaánakallahumma ua bi Hamdika ua tabárakasmuka ua ta‘ála yadduka ua la iláha geiruk. “Glorificado y alabado seas ¡Oh Alá! Bendito sea Tu nombre, elevada sea Tu majestad. No hay otra divinidad salvo Tú.” Es recomendado también recitar todas las súplicas que el Profeta  mencionaba en sus oraciones. Es preferible alternar entre ellas, es decir recitando una en la oración del Fayr, otra en la oración del Duhr, y así sucesivamente. A continuación se dice: A’udhu billahi min ash shaitan ar rayim “Me refugio en Alá del maldito Shaitan (Satanás)” Bismillahi ar rahmani ar rahim “En el Nombre de Allah, Clemente, Misericordioso.” Seguidamente se recita la primera sura del Sagrado Corán (Al Fatiha) Dijo el Profeta Muhammad : “No es valida la oración en la que no se recita Sura Al-Fatiha.”: Al- jamdulilaji Rab - bil alaamin. ArRahjman arRah- jim. Maliki yóm mid - din. Iya-kanabudu Wa iya- ka nastaain. Ijd ina Siratal mustaq im. Sir atal lazina an-amta aleíjim. Gairíl Magdubi Aleíjim Walad -daalin” Amin


En el nombre de Allah, el Clemente y el Misericordioso Alabado sea Allah, Señor del universo. El Compasivo, el Misericordioso Soberano del día del Juicio A Ti adoramos; de Ti imploramos ayuda. Guíanos por el camino recto, El sendero de quien agraciaste No de los que han incurrido en Tu ira, ni de los extraviados. Amin Después de recitar Al-Fatiha Recite un capítulo (Surah) corto o algunos versos del Sagrado Corán. Al final pondré algunas Suras con su significado y su trasliteración. Después levantando sus manos paralelas a los lóbulos de los oídos diga: Allahu-Akbar Allah es más Grande.

y se dobla poniendo sus manos en sus rodillas (Ruku) y repita 3 veces: Subhána rabbial ‘adhím “Glorificado sea mi Señor, el Grandioso.”

Se recomienda conforme a la Sunnah, decir también: Subhánakallahumma rabbana ua bi Hamdika Allahummagfir li. “Glorificado seas ¡Oh Alá! Señor nuestro, para Ti es la alabanza. ¡Oh Alá! Perdóname.”


Enderece su cuerpo diciendo:

Sami’a Allahu liman Hamidahu. “Alá escucha a quien le alaba.”

Al estar completamente erguido diga: Rabbana ua lakal hamdu. “Que Allah sea alabado” O Rabbana ua lakal hamdu. Hamdan kazíran Taiiban mubárakan fíh. Mil'as samauáti ua mil'al ardi ua ma beinahuma ua mil'a ma Shi'ta min ba‘du “¡Señor nuestro! Para Ti son las hermosas, abundantes y benditas alabanzas. Para Ti son las alabanzas que llenan los cielos y la tierra y lo que existe entre ellos, y colman todo lo que Tú quieras.”

Es también recomendable pronunciar la siguiente súplica: Ahlaz zaná'i ual maydi ahaqqu ma qálal ‘abdu ua kul luna laka ‘abdun allahumma la máni‘a limá a’teita ua la mu’tia limá mana‘ta ua la ianfa‘u dhal yaddi minkal yadd. “Tú eres digno de alabanza y glorificación, mucho más de lo que un siervo pueda decir de Ti; y todos somos Tus siervos. ¡Oh Alá! Nadie puede retener lo que Tú concedes ni dar lo que Tu has retenido; y no se beneficia el opulento de sus riquezas ante Ti.”


Luego inicias la postración (Suyud) a la vez que dice: Allahu Akbar. Es recomendable apoyar primero las rodillas, pero si es dificultoso, puede comenzar apoyando las manos primero. Los dedos de las manos y los pies deben estar en dirección a la Qiblah, y unidos entre sí, no expandidos. En esta posición, siete partes del cuerpo deben estar en contacto con el suelo: La frente y la nariz, ambas manos, ambas rodillas y ambos pies. En esta posición repita tres veces:

Subhana Rabbi al ‘ala. “Glorificado sea mi Señor el altísimo.”

Es recomendado decir también: Subhanakallahumma rabbana ua bi hamdika Allahummagfir li. “Glorificado seas !Oh Alá! Señor nuestro, para Ti es la alabanza. ¡Oh Alá!Perdóname.” Es recomendado suplicar sinceramente de corazón, ya que el Mensajero de Alá  dijo: “En el Ruku’ glorificad a Alá, y en el Suyud esforzaos en suplicar, porque es más cercano a que se os conceda.” Solicitando las gracias y bondades de esta vida y el más allá. Esto debe ser hecho ya sean las oraciones obligatorias u optativas. No se debe, durante la postración pegar los brazos al cuerpo, ni los muslos al abdomen. Los brazos deben permanecer despegados del suelo, ya que el Profeta  dijo: “Postraos correctamente, y no apoyéis los antebrazos en el suelo tal como el perro lo hace.”


Levante su cabeza diciendo;

Allahu-Akbar Allah es más Grande.

Y asiéntese en su pie izquierdo mientras qué enderece su pie derecho a una posición vertical con el empeine mirando hacia Mecca. Y diga : Allahummagfir li uarhamni uahdini uayburni ua ‘afini uarzhuqni uarfa‘ni. “¡Oh Alá! Perdóname, ten misericordia de mi, guíame, enriquéceme, concédeme salud, susténtame y eleva mi rango.”

Realice nuevamente la postración diciendo Allahu-Akbar y repita tres veces:

Subhana Rabbi al ‘ala. “Glorificado sea mi Señor el altísimo.”


Después de acabar con el segundo postración, levántese diciendo, Allahu-Akbar , así acabando el primer rakats (Unidad).

Y se empieza la segunda rakats: Levantando sus manos paralelas a los lóbulos de los oídos, diciendo: Allahu-Akbar Allah es más Grande.

Después coloqué su mano derecha sobre la mano izquierda y mirando al lugar de postración, después diga la suplicación siguiente: Wayyahtu Wayhí LiL-Ladí Fataras-samawati Wal-ard Hanítan Musliman Wama Ana minal Musrikín Efectivamente, vuelvo mi rostro a Él, que ha creado el cielo y la Tierra, como un buen musulmán y no estoy entre los politeístas. (Esto no es obligatorio)

O también es recomendable recitar la siguiente súplica al comenzar la oración (du’a al istiftah) Allahumma ba‘id beini ua beina jataiáia kama bá‘adta beinal mashriqi ual magrib allahumma naqqini min jataiáia kama iunaqqaz zaubul abiadu minad danas allahummagsilni min jataiáia biz zalyi ual má'i ual barad. “¡Oh Alá! Aleja de mí mis pecados tanto como has distanciado el este del oeste. ¡Oh Alá! Purifícame de mis faltas como se purifica el vestido blanco de la suciedad. ¡Oh Alá! Límpiame de mis pecados con nieve, agua y granizo.”


También puedes recitar: Subaánakallahumma ua bi Hamdika ua tabárakasmuka ua ta‘ála yadduka ua la iláha geiruk. “Glorificado y alabado seas ¡Oh Alá! Bendito sea Tu nombre, elevada sea Tu majestad. No hay otra divinidad salvo Tú.” Es recomendado también recitar todas las súplicas que el Profeta  mencionaba en sus oraciones. Es preferible alternar entre ellas, es decir recitando una en la oración del Fayr, otra en la oración del Duhr, y así sucesivamente. A continuación se dice: A’udhu billahi min ash shaitan ar rayim “Me refugio en Alá del maldito Shaitan (Satanás)” Bismillahi ar rahmani ar rahim “En el Nombre de Allah, Clemente, Misericordioso.” Seguidamente se recita la primera sura del Sagrado Corán (Al Fatiha) Dijo el Profeta Muhammad : “No es válida la oración en la que no se recita Sura Al-Fatiha.”: Al- jamdulilaji Rab - bil alaamin. ArRahjman arRah- jim. Maliki yóm mid - din. Iya-kanabudu Wa iya- ka nastaain. Ijd ina Siratal mustaq im. Sir atal lazina an-amta aleíjim. Gairíl Magdubi Aleíjim Walad -daalin” Amin En el nombre de Allah, el Clemente y el Misericordioso Alabado sea Allah, Señor del universo. El Compasivo, el Misericordioso Soberano del día del Juicio A Ti adoramos; de Ti imploramos ayuda. Guíanos por el camino recto, El sendero de quien agraciaste No de los que han incurrido en Tu ira, ni de los extraviados. Amin


Después de recitar Al-Fatiha Recite un capítulo (Surah) corto o algunos versos del Sagrado Corán. Al final pondré algunas Suras con su significado y su trasliteración. Después levantando sus manos paralelas a los lóbulos de los oídos diga: Allahu-Akbar Allah es más Grande.

y se dobla poniendo sus manos en sus rodillas (Ruku) y repita 3 veces: Subhána rabbial ‘adhím “Glorificado sea mi Señor, el Grandioso.”

Se recomienda conforme a la Sunnah, decir también: Subhánakallahumma rabbana ua bi Hamdika Allahummagfir li. “Glorificado seas ¡Oh Alá! Señor nuestro, para Ti es la alabanza. ¡Oh Alá! Perdóname.”


Enderece su cuerpo diciendo:

Sami’a Allahu liman Hamidahu. “Alá escucha a quien le alaba.” Al estar completamente erguido diga: Rabbana ua lakal hamdu. “Que Allah sea alabado” O Rabbana ua lakal hamdu. Hamdan kazíran Taiiban mubárakan fíh. Mil'as samauáti ua mil'al ardi ua ma beinahuma ua mil'a ma Shi'ta min ba‘du “¡Señor nuestro! Para Ti son las hermosas, abundantes y benditas alabanzas. Para Ti son las alabanzas que llenan los cielos y la tierra y lo que existe entre ellos, y colman todo lo que Tú quieras.”

Es también recomendable pronunciar la siguiente súplica: Ahlaz zaná'i ual maydi ahaqqu ma qálal ‘abdu ua kul luna laka ‘abdun allahumma la máni‘a limá a’teita ua la mu’tia limá mana‘ta ua la ianfa‘u dhal yaddi minkal yadd. “Tú eres digno de alabanza y glorificación, mucho más de lo que un siervo pueda decir de Ti; y todos somos Tus siervos. ¡Oh Alá! Nadie puede retener lo que Tú concedes ni dar lo que Tu has retenido; y no se beneficia el opulento de sus riquezas ante Ti.”


Luego inicias la postración (Suyud) a la vez que dice: Allahu Akbar. Es recomendable apoyar primero las rodillas, pero si es dificultoso, puede comenzar apoyando las manos primero. Los dedos de las manos y los pies deben estar en dirección a la Qiblah, y unidos entre sí, no expandidos. En esta posición, siete partes del cuerpo deben estar en contacto con el suelo: La frente y la nariz, ambas manos, ambas rodillas y ambos pies. En esta posición repita tres veces:

Subhana Rabbi al ‘ala. “Glorificado sea mi Señor el altísimo.”

Es recomendado decir también: Subhanakallahumma rabbana ua bi hamdika Allahummagfir li. “Glorificado seas !Oh Alá! Señor nuestro, para Ti es la alabanza. ¡Oh Alá!Perdóname.” Es recomendado suplicar sinceramente de corazón, ya que el Mensajero de Alá  dijo: “En el Ruku’ glorificad a Alá, y en el Suyud esforzaos en suplicar, porque es más cercano a que se os conceda.” Solicitando las gracias y bondades de esta vida y el más allá. Esto debe ser hecho ya sean las oraciones obligatorias u optativas. No se debe, durante la postración pegar los brazos al cuerpo, ni los muslos al abdomen. Los brazos deben permanecer despegados del suelo, ya que el Profeta  dijo: “Postraos correctamente, y no apoyéis los antebrazos en el suelo tal como el perro lo hace.”


Levante su cabeza diciendo;

Allahu-Akbar Allah es más Grande.

Y asiéntese en su pie izquierdo mientras qué enderece su pie derecho a una posición vertical con el empeine mirando hacia Mecca. Y diga : Allahummagfir li uarhamni uahdini uayburni ua ‘afini uarzhuqni uarfa‘ni. “¡Oh Alá! Perdóname, ten misericordia de mi, guíame, enriquéceme, concédeme salud, susténtame y eleva mi rango.”

Realice nuevamente la postración diciendo Allahu-Akbar y repita tres veces:

Subhana Rabbi al ‘ala. “Glorificado sea mi Señor el altísimo.”


Levante la cabeza diciendo Allahu-Akbar Después, manténgase en posición sentado para comenzar a recitar Attasahhud: Attasahhud: A t- tajiyatu lilaji, was salaawatu, wattayibatu. Asalaamu aleikum ya-yujan Nabiyu warahmatulaji wa barakatu, asalaamu aleina wa ala ibadilaji salijin.* Ach- jadu anla ilaja ilaláh wa Ach-jadu anna Muhammadun abduju wa rasululah. “Los saludos, las oraciones y las buenas cosas de la vida pertenecen a Allah. Paz, la Misericordia y la bendición de Allah estén en ti, Ó Profeta. Paz, esté sobre vosotros y en los siervos devotos de Allah. Declaro que no hay otro digno de adoración más que Allah y declaro que Muhammad es el Siervo y Mensajero de Allah “

Oración de Ibrahimí: Alajumma sali ala Muhammad wa ala ali Muhammad, cama saleita ala Ibrajimma wa ala ali Ibrajimma in-naka Jamiidum Ma- yid. Alajuma cama baarik ala Muhammad in wa ala ali Muhammad cama barakta ala Ibrajimma wa ala ali Ibrajima fil aalamin in-naka Jamiidum Ma-yid” “Las salutaciones, los actos de devoción y las buenas obras son


para Alá. La paz, misericordia y bendiciones de Alá sean para ti ¡Oh Profeta! La paz sea sobre nosotros y sobre Tus siervos virtuosos. Atestiguo que no hay otra divinidad salvo Alá y atestiguo que Muhammad es Su Siervo y Mensajero. ¡Oh Alá! Exalta a Muhammad y a la familia de Muhammad como exaltaste a Abraham y a la familia de Abraham, Tú eres Loable, Majestuoso. ¡Oh Alá! Bendice a Muhammad y la familia de Muhammad, como bendijiste a Abraham y a la familia de Abraham, Tú eres Loable, Majestuoso.”

Mientras se recita Attasahhud el dedo índice de la mano derecha debe estar levantado e ir girándolo. La mano izquierda debe estar cerrada, y los otros dedos de la mano derecha también como señal que sólo hay un dios.

Luego refúgiese en Alá  de la misma manera que hacía en Profeta : Allahumma inni a‘údhu bika min ‘adhábil qabri ua min ‘adhábi yahannama ua min fitnatil mahia ual mamáti ua min Sharri fitnatil masíhid dayyál “¡Oh Alá! Me refugio en Ti del tormento de la tumba, del castigo del fuego, de las pruebas y tribulaciones de la vida y la muerte, y de la sedición del falso Mesías.” Luego puede solicitar y suplicar a Alá lo que desee de esta vida y el más allá, ya que así se relata que el Profeta  enseñó a Abdullah Ibn Mas’ud . Luego culmine la oración girando su rostro levemente hacia la derecha y diciendo:


Assalamu Aleikum wa rahmatullah “Que la paz y la bendición de Alá sea contigo”

Luego gire su rostro hacia la izquierda y repita la salutación.

Assalamu Aleikum wa rahmatullah “Que la paz y la bendición de Alá sea contigo”

Aquí se acaba la oración de dos rakats como podría ser el Fajr o una oración no obligatoria.

Ahora explicaré como se hace una oración de tres rakats como podría ser el Maghreb

Oración de tres rakkats

Se localiza la Kibbla con una brújula si no está ya establecida en la casa, musalah o mezquita. Después de que usted haya logrado todas las condiciones de la oración, diríjase a la Qib lah (dirección) hacia a la Kába y haga la intención para la oración de ese momento (Ni-iat) dirija su corazón entero a Allah (a Él pertenece toda la Dignidad y Gloria) y realice los pasos siguientes: Comience su oración con Takbir levantando sus manos paralelas a los lóbulos de los oídos, diciendo:


Allahu-Akbar Allah es más Grande.

Después coloqué su mano derecha sobre la mano izquierda y mirando al lugar de postración, después diga la suplicación siguiente: Wayyahtu Wayhí LiL-Ladí Fataras-samawati Wal-ard Hanítan Musliman Wama Ana minal Musrikín Efectivamente, vuelvo mi rostro a Él, que ha creado el cielo y la Tierra, como un buen musulmán y no estoy entre los politeístas. (Esto no es obligatorio) O también es recomendable recitar la siguiente súplica al comenzar la oración (du’a al istiftah) Allahumma ba‘id beini ua beina jataiáia kama bá‘adta beinal mashriqi ual magrib allahumma naqqini min jataiáia kama iunaqqaz zaubul abiadu minad danas allahummagsilni min jataiáia biz zalyi ual má'i ual barad. “¡Oh Alá! Aleja de mí mis pecados tanto como has distanciado el este del oeste. ¡Oh Alá! Purifícame de mis faltas como se purifica el vestido blanco de la suciedad. ¡Oh Alá! Límpiame de mis pecados con nieve, agua y granizo.” También puedes recitar: Subaánakallahumma ua bi Hamdika ua tabárakasmuka ua ta‘ála yadduka ua la iláha geiruk. “Glorificado y alabado seas ¡Oh Alá! Bendito sea Tu nombre, elevada sea Tu majestad. No hay otra divinidad salvo Tú.”


Es recomendado también recitar todas las súplicas que el Profeta  mencionaba en sus oraciones. Es preferible alternar entre ellas, es decir recitando una en la oración del Fayr, otra en la oración del Duhr, y así sucesivamente. A continuación se dice: A’udhu billahi min ash shaitan ar rayim “Me refugio en Alá del maldito Shaitan (Satanás)” Bismillahi ar rahmani ar rahim “En el Nombre de Allah, Clemente, Misericordioso.” Seguidamente se recita la primera sura del Sagrado Corán (Al Fatiha) Dijo el Profeta Muhammad : “No es valida la oración en la que no se recita Sura Al-Fatiha.”: Al- jamdulilaji Rab - bil alaamin. ArRahjman arRah- jim. Maliki yóm mid - din. Iya-kanabudu Wa iya- ka nastaain. Ijd ina Siratal mustaq im. Sir atal lazina an-amta aleíjim. Gairíl Magdubi Aleíjim Walad -daalin” Amin En el nombre de Allah, el Clemente y el Misericordioso Alabado sea Allah, Señor del universo. El Compasivo, el Misericordioso Soberano del día del Juicio A Ti adoramos; de Ti imploramos ayuda. Guíanos por el camino recto, El sendero de quien agraciaste No de los que han incurrido en Tu ira, ni de los extraviados. Amin Después de recitar Al-Fatiha Recite un capítulo (Surah) corto o algunos versos del Sagrado Corán. Al final pondré algunas Suras con su significado y su trasliteración. Después levantando sus manos paralelas a los lóbulos de los oídos diga:


Allahu-Akbar Allah es más Grande.

y se dobla poniendo sus manos en sus rodillas (Ruku) y repita 3 veces: Subhána rabbial ‘adhím “Glorificado sea mi Señor, el Grandioso.”

Se recomienda conforme a la Sunnah, decir también: Subhánakallahumma rabbana ua bi Hamdika Allahummagfir li. “Glorificado seas ¡Oh Alá! Señor nuestro, para Ti es la alabanza. ¡Oh Alá! Perdóname.” Enderece su cuerpo diciendo:

Sami’a Allahu liman Hamidahu. “Alá escucha a quien le alaba.” Al estar completamente erguido diga: Rabbana ua lakal hamdu. “Que Allah sea alabado” O


Rabbana ua lakal hamdu. Hamdan kazíran Taiiban mubárakan fíh. Mil'as samauáti ua mil'al ardi ua ma beinahuma ua mil'a ma Shi'ta min ba‘du “¡Señor nuestro! Para Ti son las hermosas, abundantes y benditas alabanzas. Para Ti son las alabanzas que llenan los cielos y la tierra y lo que existe entre ellos, y colman todo lo que Tú quieras.”

Es también recomendable pronunciar la siguiente súplica: Ahlaz zaná'i ual maydi ahaqqu ma qálal ‘abdu ua kul luna laka ‘abdun allahumma la máni‘a limá a’teita ua la mu’tia limá mana‘ta ua la ianfa‘u dhal yaddi minkal yadd. “Tú eres digno de alabanza y glorificación, mucho más de lo que un siervo pueda decir de Ti; y todos somos Tus siervos. ¡Oh Alá! Nadie puede retener lo que Tú concedes ni dar lo que Tu has retenido; y no se beneficia el opulento de sus riquezas ante Ti.” Luego inicias la postración (Suyud) a la vez que dice: Allahu Akbar. Es recomendable apoyar primero las rodillas, pero si es dificultoso, puede comenzar apoyando las manos primero. Los dedos de las manos y los pies deben estar en dirección a la Qiblah, y unidos entre sí, no expandidos. En esta posición, siete partes del cuerpo deben estar en contacto con el suelo: La frente y la nariz, ambas manos, ambas rodillas y ambos pies. En esta posición repita tres veces:

Subhana Rabbi al ‘ala. “Glorificado sea mi Señor el altísimo.”


Es recomendado decir también: Subhanakallahumma rabbana ua bi hamdika Allahummagfir li. “Glorificado seas !Oh Alá! Señor nuestro, para Ti es la alabanza. ¡Oh Alllah!Perdóname.” Es recomendado suplicar sinceramente de corazón, ya que el Mensajero de Alá  dijo: “En el Ruku’ glorificad a Alá, y en el Suyud esforzaos en suplicar, porque es más cercano a que se os conceda.” Solicitando las gracias y bondades de esta vida y el más allá. Esto debe ser hecho ya sean las oraciones obligatorias u optativas. No se debe, durante la postración pegar los brazos al cuerpo, ni los muslos al abdomen. Los brazos deben permanecer despegados del suelo, ya que el Profeta  dijo: “Postraos correctamente, y no apoyéis los antebrazos en el suelo tal como el perro lo hace.” Levante su cabeza diciendo; Allahu-Akbar Allah es más Grande.

Y asiéntese en su pie izquierdo mientras qué enderece su pie derecho a una posición vertical con el empeine mirando hacia Mecca. Y diga : Allahummagfir li uarhamni uahdini uayburni ua ‘afini uarzhuqni uarfa‘ni. “¡Oh Alá! Perdóname, ten misericordia de mi, guíame, enriquéceme, concédeme salud, susténtame y eleva mi rango.”


Realice nuevamente la postración diciendo Allahu-Akbar y repita tres veces:

Subhana Rabbi al ‘ala. “Glorificado sea mi Señor el altísimo.”

Después de acabar con el segundo postración, levántese diciendo, Allahu-Akbar , así acabando el primer rakats (Unidad). Y se empieza la segunda rakats: Levantando sus manos paralelas a los lóbulos de los oídos, diciendo: Allahu-Akbar Allah es más Grande.

Después coloqué su mano derecha sobre la mano izquierda y mirando al lugar de postración, después diga la suplicación siguiente: Wayyahtu Wayhí LiL-Ladí Fataras-samawati Wal-ard Hanítan Musliman Wama Ana minal Musrikín Efectivamente, vuelvo mi rostro a Él, que ha creado el cielo y la Tierra, como un buen musulmán y no estoy entre los politeístas. (Esto no es obligatorio)


O también es recomendable recitar la siguiente súplica al comenzar la oración (du’a al istiftah) Allahumma ba‘id beini ua beina jataiáia kama bá‘adta beinal mashriqi ual magrib allahumma naqqini min jataiáia kama iunaqqaz zaubul abiadu minad danas allahummagsilni min jataiáia biz zalyi ual má'i ual barad. “¡Oh Alá! Aleja de mí mis pecados tanto como has distanciado el este del oeste. ¡Oh Alá! Purifícame de mis faltas como se purifica el vestido blanco de la suciedad. ¡Oh Alá! Límpiame de mis pecados con nieve, agua y granizo.”

También puedes recitar: Subaánakallahumma ua bi Hamdika ua tabárakasmuka ua ta‘ála yadduka ua la iláha geiruk. “Glorificado y alabado seas ¡Oh Alá! Bendito sea Tu nombre, elevada sea Tu majestad. No hay otra divinidad salvo Tú.” Es recomendado también recitar todas las súplicas que el Profeta  mencionaba en sus oraciones. Es preferible alternar entre ellas, es decir recitando una en la oración del Fayr, otra en la oración del Duhr, y así sucesivamente. A continuación se dice: A’udhu billahi min ash shaitan ar rayim “Me refugio en Alá del maldito Shaitan (Satanás)” Bismillahi ar rahmani ar rahim “En el Nombre de Allah, Clemente, Misericordioso.” Seguidamente se recita la primera sura del Sagrado Corán (Al Fatiha) Dijo el Profeta Muhammad : “No es válida la oración en la que no se recita Sura Al-Fatiha.”: Al- jamdulilaji Rab - bil alaamin. ArRahjman arRah- jim. Maliki yóm mid - din. Iya-kanabudu Wa iya- ka nastaain. Ijd ina Siratal mustaq im. Sir atal lazina an-amta aleíjim. Gairíl Magdubi Aleíjim Walad -daalin” Amin


En el nombre de Allah, el Clemente y el Misericordioso Alabado sea Allah, Señor del universo. El Compasivo, el Misericordioso Soberano del día del Juicio A Ti adoramos; de Ti imploramos ayuda. Guíanos por el camino recto, El sendero de quien agraciaste No de los que han incurrido en Tu ira, ni de los extraviados. Amin Después de recitar Al-Fatiha Recite un capítulo (Surah) corto o algunos versos del Sagrado Corán. Al final pondré algunas Suras con su significado y su trasliteración. Después levantando sus manos paralelas a los lóbulos de los oídos diga: Allahu-Akbar Allah es más Grande.

y se dobla poniendo sus manos en sus rodillas (Ruku) y repita 3 veces: Subhána rabbial ‘adhím “Glorificado sea mi Señor, el Grandioso.”

Se recomienda conforme a la Sunnah, decir también: Subhánakallahumma rabbana ua bi Hamdika Allahummagfir li. “Glorificado seas ¡Oh Alá! Señor nuestro, para Ti es la alabanza. ¡Oh Alá! Perdóname.”


Enderece su cuerpo diciendo:

Sami’a Allahu liman Hamidahu. “Alá escucha a quien le alaba.”

Al estar completamente erguido diga: Rabbana ua lakal hamdu. “Que Allah sea alabado” O Rabbana ua lakal hamdu. Hamdan kazíran Taiiban mubárakan fíh. Mil'as samauáti ua mil'al ardi ua ma beinahuma ua mil'a ma Shi'ta min ba‘du “¡Señor nuestro! Para Ti son las hermosas, abundantes y benditas alabanzas. Para Ti son las alabanzas que llenan los cielos y la tierra y lo que existe entre ellos, y colman todo lo que Tú quieras.”

Es también recomendable pronunciar la siguiente súplica: Ahlaz zaná'i ual maydi ahaqqu ma qálal ‘abdu ua kul luna laka ‘abdun allahumma la máni‘a limá a’teita ua la mu’tia limá mana‘ta ua la ianfa‘u dhal yaddi minkal yadd. “Tú eres digno de alabanza y glorificación, mucho más de lo que un siervo pueda decir de Ti; y todos somos Tus siervos. ¡Oh Alá! Nadie puede retener lo que Tú concedes ni dar lo que Tu has retenido; y no se beneficia el opulento de sus riquezas ante Ti.”


Luego inicias la postración (Suyud) a la vez que dice: Allahu Akbar. Es recomendable apoyar primero las rodillas, pero si es dificultoso, puede comenzar apoyando las manos primero. Los dedos de las manos y los pies deben estar en dirección a la Qiblah, y unidos entre sí, no expandidos. En esta posición, siete partes del cuerpo deben estar en contacto con el suelo: La frente y la nariz, ambas manos, ambas rodillas y ambos pies. En esta posición repita tres veces:

Subhana Rabbi al ‘ala. “Glorificado sea mi Señor el altísimo.”

Es recomendado decir también: Subhanakallahumma rabbana ua bi hamdika Allahummagfir li. “Glorificado seas !Oh Alá! Señor nuestro, para Ti es la alabanza. ¡Oh Alá!Perdóname.” Es recomendado suplicar sinceramente de corazón, ya que el Mensajero de Alá  dijo: “En el Ruku’ glorificad a Alá, y en el Suyud esforzaos en suplicar, porque es más cercano a que se os conceda.” Solicitando las gracias y bondades de esta vida y el más allá. Esto debe ser hecho ya sean las oraciones obligatorias u optativas. No se debe, durante la postración pegar los brazos al cuerpo, ni los muslos al abdomen. Los brazos deben permanecer despegados del suelo, ya que el Profeta  dijo: “Postraos correctamente, y no apoyéis los antebrazos en el suelo tal como el perro lo hace.”


Levante su cabeza diciendo;

Allahu-Akbar Allah es más Grande.

Y asiéntese en su pie izquierdo mientras qué enderece su pie derecho a una posición vertical con el empeine mirando hacia Mecca. Y diga : Allahummagfir li uarhamni uahdini uayburni ua ‘afini uarzhuqni uarfa‘ni. “¡Oh Alá! Perdóname, ten misericordia de mi, guíame, enriquéceme, concédeme salud, susténtame y eleva mi rango.”

Realice nuevamente la postración diciendo Allahu-Akbar y repita tres veces:

Subhana Rabbi al ‘ala. “Glorificado sea mi Señor el altísimo.”


Levante la cabeza diciendo Allahu-Akbar Después, manténgase en posición sentado para comenzar a recitar Attasahhud: Attasahhud: A t- tajiyatu lilaji, was salaawatu, wattayibatu. Asalaamu aleikum ya-yujan Nabiyu warahmatulaji wa barakatu, asalaamu aleina wa ala ibadilaji salijin.* Ach- jadu anla ilaja ilaláh wa Ach-jadu anna Muhammadun abduju wa rasululah. “Los saludos, las oraciones y las buenas cosas de la vida pertenecen a Allah. Paz, la Misericordia y la bendición de Allah estén en ti, Ó Profeta. Paz, esté sobre vosotros y en los siervos devotos de Allah. Declaro que no hay otro digno de adoración más que Allah y declaro que Muhammad es el Siervo y Mensajero de Allah “

Mientras se recita Attasahhud el dedo índice de la mano derecha debe estar levantado e ir girándolo. La mano izquierda debe estar cerrada, y los otros dedos de la mano derecha también como señal que sólo hay un dios.


Luego póngase de pie diciendo: Allahu-Akbar Y se empieza la tercera rakats: Llevantando sus manos paralelas a los lóbulos de los oídos, diciendo: Allahu-Akbar Allah es más Grande.

Después coloqué su mano derecha sobre la mano izquierda y mirando al lugar de postración, después diga la suplicación siguiente: Wayyahtu Wayhí LiL-Ladí Fataras-samawati Wal-ard Hanítan Musliman Wama Ana minal Musrikín Efectivamente, vuelvo mi rostro a Él, que ha creado el cielo y la Tierra, como un buen musulmán y no estoy entre los politeístas. (Esto no es obligatorio) O también es recomendable recitar la siguiente súplica al comenzar la oración (du’a al istiftah) Allahumma ba‘id beini ua beina jataiáia kama bá‘adta beinal mashriqi ual magrib allahumma naqqini min jataiáia kama iunaqqaz zaubul abiadu minad danas allahummagsilni min jataiáia biz zalyi ual má'i ual barad. “¡Oh Alá! Aleja de mí mis pecados tanto como has distanciado el este del oeste. ¡Oh Alá! Purifícame de mis faltas como se purifica el vestido blanco de la suciedad. ¡Oh Alá! Límpiame de mis pecados con nieve, agua y granizo.” También puedes recitar:


Subaánakallahumma ua bi Hamdika ua tabárakasmuka ua ta‘ála yadduka ua la iláha geiruk. “Glorificado y alabado seas ¡Oh Alá! Bendito sea Tu nombre, elevada sea Tu majestad. No hay otra divinidad salvo Tú.” Es recomendado también recitar todas las súplicas que el Profeta  mencionaba en sus oraciones. Es preferible alternar entre ellas, es decir recitando una en la oración del Fayr, otra en la oración del Duhr, y así sucesivamente. A continuación se dice: A’udhu billahi min ash shaitan ar rayim “Me refugio en Alá del maldito Shaitan (Satanás)” Bismillahi ar rahmani ar rahim “En el Nombre de Allah, Clemente, Misericordioso.” Seguidamente se recita la primera sura del Sagrado Corán (Al Fatiha) Dijo el Profeta Muhammad : “No es valida la oración en la que no se recita Sura Al-Fatiha.”: Al- jamdulilaji Rab - bil alaamin. ArRahjman arRah- jim. Maliki yóm mid - din. Iya-kanabudu Wa iya- ka nastaain. Ijd ina Siratal mustaq im. Sir atal lazina an-amta aleíjim. Gairíl Magdubi Aleíjim Walad -daalin” Amin En el nombre de Allah, el Clemente y el Misericordioso Alabado sea Allah, Señor del universo. El Compasivo, el Misericordioso Soberano del día del Juicio A Ti adoramos; de Ti imploramos ayuda. Guíanos por el camino recto, El sendero de quien agraciaste No de los que han incurrido en Tu ira, ni de los extraviados. Amin


Después levantando sus manos paralelas a los lóbulos de los oídos diga: Allahu-Akbar Allah es más Grande.

Y se dobla poniendo sus manos en sus rodillas (Ruku) y repita 3 veces: Subhána rabbial ‘adhím “Glorificado sea mi Señor, el Grandioso.”

Se recomienda conforme a la Sunnah, decir también: Subhánakallahumma rabbana ua bi Hamdika Allahummagfir li. “Glorificado seas ¡Oh Alá! Señor nuestro, para Ti es la alabanza. ¡Oh Alá! Perdóname.” Enderece su cuerpo diciendo:

Sami’a Allahu liman Hamidahu. “Alá escucha a quien le alaba.”

Al estar completamente erguido diga: Rabbana ua lakal hamdu.


“Que Allah sea alabado” O Rabbana ua lakal hamdu. Hamdan kazíran Taiiban mubárakan fíh. Mil'as samauáti ua mil'al ardi ua ma beinahuma ua mil'a ma Shi'ta min ba‘du “¡Señor nuestro! Para Ti son las hermosas, abundantes y benditas alabanzas. Para Ti son las alabanzas que llenan los cielos y la tierra y lo que existe entre ellos, y colman todo lo que Tú quieras.”

Es también recomendable pronunciar la siguiente súplica: Ahlaz zaná'i ual maydi ahaqqu ma qálal ‘abdu ua kul luna laka ‘abdun allahumma la máni‘a limá a’teita ua la mu’tia limá mana‘ta ua la ianfa‘u dhal yaddi minkal yadd. “Tú eres digno de alabanza y glorificación, mucho más de lo que un siervo pueda decir de Ti; y todos somos Tus siervos. ¡Oh Alá! Nadie puede retener lo que Tú concedes ni dar lo que Tu has retenido; y no se beneficia el opulento de sus riquezas ante Ti.” Luego inicias la postración (Suyud) a la vez que dice: Allahu Akbar. Es recomendable apoyar primero las rodillas, pero si es dificultoso, puede comenzar apoyando las manos primero. Los dedos de las manos y los pies deben estar en dirección a la Qiblah, y unidos entre sí, no expandidos. En esta posición, siete partes del cuerpo deben estar en contacto con el suelo: La frente y la nariz, ambas manos, ambas rodillas y ambos pies.


En esta posición repita tres veces:

Subhana Rabbi al ‘ala. “Glorificado sea mi Señor el altísimo.”

Es recomendado decir también: Subhanakallahumma rabbana ua bi hamdika Allahummagfir li. “Glorificado seas !Oh Alá! Señor nuestro, para Ti es la alabanza. ¡Oh Alá!Perdóname.” Es recomendado suplicar sinceramente de corazón, ya que el Mensajero de Alá  dijo: “En el Ruku’ glorificad a Alá, y en el Suyud esforzaos en suplicar, porque es más cercano a que se os conceda.” Solicitando las gracias y bondades de esta vida y el más allá. Esto debe ser hecho ya sean las oraciones obligatorias u optativas. No se debe, durante la postración pegar los brazos al cuerpo, ni los muslos al abdomen. Los brazos deben permanecer despegados del suelo, ya que el Profeta  dijo: “Postraos correctamente, y no apoyéis los antebrazos en el suelo tal como el perro lo hace.” Levante su cabeza diciendo;

Allahu-Akbar Allah es más Grande.


Y asiéntese en su pie izquierdo mientras qué enderece su pie derecho a una posición vertical con el empeine mirando hacia Mecca. Y diga: Allahummagfir li uarhamni uahdini uayburni ua ‘afini uarzhuqni uarfa‘ni. “¡Oh Alá! Perdóname, ten misericordia de mi, guíame, enriquéceme, concédeme salud, susténtame y eleva mi rango.”

Realice nuevamente la postración diciendo Allahu-Akbar y repita tres veces:

Subhana Rabbi al ‘ala. “Glorificado sea mi Señor el altísimo.”

Es recomendado decir también: Subhanakallahumma rabbana ua bi hamdika Allahummagfir li. “Glorificado seas !Oh Alá! Señor nuestro, para Ti es la alabanza. ¡Oh Alá!Perdóname.” Es recomendado suplicar sinceramente de corazón, ya que el Mensajero de Alá  dijo: “En el Ruku’ glorificad a Alá, y en el Suyud esforzaos en suplicar, porque es más cercano a que se os conceda.” Solicitando las gracias y bondades de esta vida y el más allá. Esto debe ser hecho ya sean las oraciones obligatorias u optativas. No se debe, durante la postración pegar los brazos al cuerpo, ni los muslos al abdomen. Los brazos deben permanecer despegados del suelo, ya que el Profeta  dijo: “Postraos


correctamente, y no apoyéis los antebrazos en el suelo tal como el perro lo hace.” Levante su cabeza diciendo;

Allahu-Akbar Allah es más Grande.

Y asiéntese en su pie izquierdo mientras qué enderece su pie derecho a una posición vertical con el empeine mirando hacia Mecca. Y diga : Después, manténgase en posición sentado para comenzar a recitar Attasahhud: Attasahhud: A t- tajiyatu lilaji, was salaawatu, wattayibatu. Asalaamu aleikum ya-yujan Nabiyu warahmatulaji wa barakatu, asalaamu aleina wa ala ibadilaji salijin.* Ach- jadu anla ilaja ilaláh wa Ach-jadu anna Muhammadun abduju wa rasululah. “Los saludos, las oraciones y las buenas cosas de la vida pertenecen a Allah. Paz, la Misericordia y la bendición de Allah estén en ti, Ó Profeta. Paz, esté sobre vosotros y en los siervos devotos de Allah. Declaro que no hay otro digno de adoración más que Allah y declaro que Muhammad es el Siervo y Mensajero de Allah “ Oración de Ibrahimí:


Alajumma sali ala Muhammad wa ala ali Muhammad, cama saleita ala Ibrajimma wa ala ali Ibrajimma in-naka Jamiidum Ma- yid. Alajuma cama baarik ala Muhammad in wa ala ali Muhammad cama barakta ala Ibrajimma wa ala ali Ibrajima fil aalamin in-naka Jamiidum Ma-yid” “Las salutaciones, los actos de devoción y las buenas obras son para Alá. La paz, misericordia y bendiciones de Alá sean para ti ¡Oh Profeta! La paz sea sobre nosotros y sobre Tus siervos virtuosos. Atestiguo que no hay otra divinidad salvo Alá y atestiguo que Muhammad es Su Siervo y Mensajero. ¡Oh Alá! Exalta a Muhammad y a la familia de Muhammad como exaltaste a Abraham y a la familia de Abraham, Tú eres Loable, Majestuoso. ¡Oh Alá! Bendice a Muhammad y la familia de Muhammad, como bendijiste a Abraham y a la familia de Abraham, Tú eres Loable, Majestuoso.”

Mientras se recita Attasahhud el dedo índice de la mano derecha debe estar levantado e ir girándolo. La mano izquierda debe estar cerrada, y los otros dedos de la mano derecha también como señal que sólo hay un dios.


Luego refúgiese en Alá  de la misma manera que hacía en Profeta : Allahumma inni a‘údhu bika min ‘adhábil qabri ua min ‘adhábi yahannama ua min fitnatil mahia ual mamáti ua min Sharri fitnatil masíhid dayyál “¡Oh Alá! Me refugio en Ti del tormento de la tumba, del castigo del fuego, de las pruebas y tribulaciones de la vida y la muerte, y de la sedición del falso Mesías.” Luego puede solicitar y suplicar a Alá lo que desee de esta vida y el más allá, ya que así se relata que el Profeta  enseñó a Abdullah Ibn Mas’ud . Luego culmine la oración girando su rostro levemente hacia la derecha y diciendo: Assalamu Aleikum wa rahmatullah “Que la paz y la bendición de Alá sea contigo”

Luego gire su rostro hacia la izquierda y repita la salutación.

Assalamu Aleikum wa rahmatullah “Que la paz y la bendición de Alá sea contigo”

Aquí se acaba la oración de tres rakats como podría ser el Maghreb o una oración no obligatoria.


Oración de cuatro rakkats

Se localiza la Kibbla con una brújula si no está ya establecida en la casa, musalah o mezquita. Después de que usted haya logrado todas las condiciones de la oración, diríjase a la Qib lah (dirección) hacia a la Kába y haga la intención para la oración de ese momento (Ni-iat) dirija su corazón entero a Allah (a Él pertenece toda la Dignidad y Gloria) y realice los pasos siguientes: Comience su oración con Takbir levantando sus manos paralelas a los lóbulos de los oídos, diciendo: Allahu-Akbar Allah es más Grande.

Después coloqué su mano derecha sobre la mano izquierda y mirando al lugar de postración, después diga la suplicación siguiente: Wayyahtu Wayhí LiL-Ladí Fataras-samawati Wal-ard Hanítan Musliman Wama Ana minal Musrikín Efectivamente, vuelvo mi rostro a Él, que ha creado el cielo y la Tierra, como un buen musulmán y no estoy entre los politeístas. (Esto no es obligatorio)

O también es recomendable recitar la siguiente súplica al comenzar la oración (du’a al istiftah) Allahumma ba‘id beini ua beina jataiáia kama bá‘adta beinal mashriqi ual magrib allahumma naqqini min jataiáia kama iunaqqaz zaubul abiadu minad danas allahummagsilni min jataiáia biz zalyi ual má'i ual barad.


“¡Oh Alá! Aleja de mí mis pecados tanto como has distanciado el este del oeste. ¡Oh Alá! Purifícame de mis faltas como se purifica el vestido blanco de la suciedad. ¡Oh Alá! Límpiame de mis pecados con nieve, agua y granizo.” También puedes recitar: Subaánakallahumma ua bi Hamdika ua tabárakasmuka ua ta‘ála yadduka ua la iláha geiruk. “Glorificado y alabado seas ¡Oh Alá! Bendito sea Tu nombre, elevada sea Tu majestad. No hay otra divinidad salvo Tú.” Es recomendado también recitar todas las súplicas que el Profeta  mencionaba en sus oraciones. Es preferible alternar entre ellas, es decir recitando una en la oración del Fayr, otra en la oración del Duhr, y así sucesivamente. A continuación se dice: A’udhu billahi min ash shaitan ar rayim “Me refugio en Alá del maldito Shaitan (Satanás)” Bismillahi ar rahmani ar rahim “En el Nombre de Allah, Clemente, Misericordioso.” Seguidamente se recita la primera sura del Sagrado Corán (Al Fatiha) Dijo el Profeta Muhammad : “No es valida la oración en la que no se recita Sura Al-Fatiha.”: Al- jamdulilaji Rab - bil alaamin. ArRahjman arRah- jim. Maliki yóm mid - din. Iya-kanabudu Wa iya- ka nastaain. Ijd ina Siratal mustaq im. Sir atal lazina an-amta aleíjim. Gairíl Magdubi Aleíjim Walad -daalin” Amin En el nombre de Allah, el Clemente y el Misericordioso Alabado sea Allah, Señor del universo. El Compasivo, el Misericordioso Soberano del día del Juicio A Ti adoramos; de Ti imploramos ayuda. Guíanos por el camino recto, El sendero de quien agraciaste No de los que han incurrido en Tu ira, ni de los extraviados. Amin


Después de recitar Al-Fatiha Recite un capítulo (Surah) corto o algunos versos del Sagrado Corán. Al final pondré algunas Suras con su significado y su trasliteración. Después levantando sus manos paralelas a los lóbulos de los oídos diga: Allahu-Akbar Allah es más Grande.

y se dobla poniendo sus manos en sus rodillas (Ruku) y repita 3 veces: Subhána rabbial ‘adhím “Glorificado sea mi Señor, el Grandioso.”

Se recomienda conforme a la Sunnah, decir también: Subhánakallahumma rabbana ua bi Hamdika Allahummagfir li. “Glorificado seas ¡Oh Alá! Señor nuestro, para Ti es la alabanza. ¡Oh Alá! Perdóname.”


Enderece su cuerpo diciendo:

Sami’a Allahu liman Hamidahu. “Alá escucha a quien le alaba.” Al estar completamente erguido diga: Rabbana ua lakal hamdu. “Que Allah sea alabado” O Rabbana ua lakal hamdu. Hamdan kazíran Taiiban mubárakan fíh. Mil'as samauáti ua mil'al ardi ua ma beinahuma ua mil'a ma Shi'ta min ba‘du “¡Señor nuestro! Para Ti son las hermosas, abundantes y benditas alabanzas. Para Ti son las alabanzas que llenan los cielos y la tierra y lo que existe entre ellos, y colman todo lo que Tú quieras.”

Es también recomendable pronunciar la siguiente súplica: Ahlaz zaná'i ual maydi ahaqqu ma qálal ‘abdu ua kul luna laka ‘abdun allahumma la máni‘a limá a’teita ua la mu’tia limá mana‘ta ua la ianfa‘u dhal yaddi minkal yadd. “Tú eres digno de alabanza y glorificación, mucho más de lo que un siervo pueda decir de Ti; y todos somos Tus siervos. ¡Oh Alá! Nadie puede retener lo que Tú concedes ni dar lo que Tu has retenido; y no se beneficia el opulento de sus riquezas ante Ti.”


Luego inicias la postración (Suyud) a la vez que dice: Allahu Akbar. Es recomendable apoyar primero las rodillas, pero si es dificultoso, puede comenzar apoyando las manos primero. Los dedos de las manos y los pies deben estar en dirección a la Qiblah, y unidos entre sí, no expandidos. En esta posición, siete partes del cuerpo deben estar en contacto con el suelo: La frente y la nariz, ambas manos, ambas rodillas y ambos pies. En esta posición repita tres veces:

Subhana Rabbi al ‘ala. “Glorificado sea mi Señor el altísimo.”

Es recomendado decir también: Subhanakallahumma rabbana ua bi hamdika Allahummagfir li. “Glorificado seas !Oh Alá! Señor nuestro, para Ti es la alabanza. ¡Oh Alllah!Perdóname.” Es recomendado suplicar sinceramente de corazón, ya que el Mensajero de Alá  dijo: “En el Ruku’ glorificad a Alá, y en el Suyud esforzaos en suplicar, porque es más cercano a que se os conceda.” Solicitando las gracias y bondades de esta vida y el más allá. Esto debe ser hecho ya sean las oraciones obligatorias u optativas. No se debe, durante la postración pegar los brazos al cuerpo, ni los muslos al abdomen. Los brazos deben permanecer despegados del suelo, ya que el Profeta  dijo: “Postraos correctamente, y no apoyéis los antebrazos en el suelo tal como el perro lo hace.”


Levante su cabeza diciendo; Allahu-Akbar Allah es más Grande.

Y asiéntese en su pie izquierdo mientras qué enderece su pie derecho a una posición vertical con el empeine mirando hacia Mecca. Y diga : Allahummagfir li uarhamni uahdini uayburni ua ‘afini uarzhuqni uarfa‘ni. “¡Oh Alá! Perdóname, ten misericordia de mi, guíame, enriquéceme, concédeme salud, susténtame y eleva mi rango.”

Realice nuevamente la postración diciendo Allahu-Akbar y repita tres veces:

Subhana Rabbi al ‘ala. “Glorificado sea mi Señor el altísimo.”


Después de acabar con el segundo postración, levántese diciendo, Allahu-Akbar , así acabando el primer rakats (Unidad). Y se empieza la segunda rakats: Levantando sus manos paralelas a los lóbulos de los oídos, diciendo: Allahu-Akbar Allah es más Grande.

Después coloqué su mano derecha sobre la mano izquierda y mirando al lugar de postración, después diga la suplicación siguiente: Wayyahtu Wayhí LiL-Ladí Fataras-samawati Wal-ard Hanítan Musliman Wama Ana minal Musrikín Efectivamente, vuelvo mi rostro a Él, que ha creado el cielo y la Tierra, como un buen musulmán y no estoy entre los politeístas. (Esto no es obligatorio) O también es recomendable recitar la siguiente súplica al comenzar la oración (du’a al istiftah) Allahumma ba‘id beini ua beina jataiáia kama bá‘adta beinal mashriqi ual magrib allahumma naqqini min jataiáia kama iunaqqaz zaubul abiadu minad danas allahummagsilni min jataiáia biz zalyi ual má'i ual barad. “¡Oh Alá! Aleja de mí mis pecados tanto como has distanciado el este del oeste. ¡Oh Alá! Purifícame de mis faltas como se purifica el vestido blanco de la suciedad. ¡Oh Alá! Límpiame de mis pecados con nieve, agua y granizo.”


También puedes recitar: Subaánakallahumma ua bi Hamdika ua tabárakasmuka ua ta‘ála yadduka ua la iláha geiruk. “Glorificado y alabado seas ¡Oh Alá! Bendito sea Tu nombre, elevada sea Tu majestad. No hay otra divinidad salvo Tú.” Es recomendado también recitar todas las súplicas que el Profeta  mencionaba en sus oraciones. Es preferible alternar entre ellas, es decir recitando una en la oración del Fayr, otra en la oración del Duhr, y así sucesivamente. A continuación se dice: A’udhu billahi min ash shaitan ar rayim “Me refugio en Alá del maldito Shaitan (Satanás)” Bismillahi ar rahmani ar rahim “En el Nombre de Allah, Clemente, Misericordioso.” Seguidamente se recita la primera sura del Sagrado Corán (Al Fatiha) Dijo el Profeta Muhammad : “No es válida la oración en la que no se recita Sura Al-Fatiha.”: Al- jamdulilaji Rab - bil alaamin. ArRahjman arRah- jim. Maliki yóm mid - din. Iya-kanabudu Wa iya- ka nastaain. Ijd ina Siratal mustaq im. Sir atal lazina an-amta aleíjim. Gairíl Magdubi Aleíjim Walad -daalin” Amin En el nombre de Allah, el Clemente y el Misericordioso Alabado sea Allah, Señor del universo. El Compasivo, el Misericordioso Soberano del día del Juicio A Ti adoramos; de Ti imploramos ayuda. Guíanos por el camino recto, El sendero de quien agraciaste No de los que han incurrido en Tu ira, ni de los extraviados. Amin


Después de recitar Al-Fatiha Recite un capítulo (Surah) corto o algunos versos del Sagrado Corán. Al final pondré algunas Suras con su significado y su trasliteración. Después levantando sus manos paralelas a los lóbulos de los oídos diga: Allahu-Akbar Allah es más Grande.

y se dobla poniendo sus manos en sus rodillas (Ruku) y repita 3 veces: Subhána rabbial ‘adhím “Glorificado sea mi Señor, el Grandioso.”

Se recomienda conforme a la Sunnah, decir también: Subhánakallahumma rabbana ua bi Hamdika Allahummagfir li. “Glorificado seas ¡Oh Alá! Señor nuestro, para Ti es la alabanza. ¡Oh Alá! Perdóname.”


Enderece su cuerpo diciendo:

Sami’a Allahu liman Hamidahu. “Alá escucha a quien le alaba.” Al estar completamente erguido diga: Rabbana ua lakal hamdu. “Que Allah sea alabado” O Rabbana ua lakal hamdu. Hamdan kazíran Taiiban mubárakan fíh. Mil'as samauáti ua mil'al ardi ua ma beinahuma ua mil'a ma Shi'ta min ba‘du “¡Señor nuestro! Para Ti son las hermosas, abundantes y benditas alabanzas. Para Ti son las alabanzas que llenan los cielos y la tierra y lo que existe entre ellos, y colman todo lo que Tú quieras.”

Es también recomendable pronunciar la siguiente súplica: Ahlaz zaná'i ual maydi ahaqqu ma qálal ‘abdu ua kul luna laka ‘abdun allahumma la máni‘a limá a’teita ua la mu’tia limá mana‘ta ua la ianfa‘u dhal yaddi minkal yadd. “Tú eres digno de alabanza y glorificación, mucho más de lo que un siervo pueda decir de Ti; y todos somos Tus siervos. ¡Oh Alá! Nadie puede retener lo que Tú concedes ni dar lo que Tu has retenido; y no se beneficia el opulento de sus riquezas ante Ti.” Luego inicias la postración (Suyud) a la vez que dice: Allahu Akbar. Es recomendable apoyar primero las rodillas, pero si es dificultoso, puede


comenzar apoyando las manos primero. Los dedos de las manos y los pies deben estar en dirección a la Qiblah, y unidos entre sí, no expandidos. En esta posición, siete partes del cuerpo deben estar en contacto con el suelo: La frente y la nariz, ambas manos, ambas rodillas y ambos pies. En esta posición repita tres veces:

Subhana Rabbi al ‘ala. “Glorificado sea mi Señor el altísimo.”

Es recomendado decir también: Subhanakallahumma rabbana ua bi hamdika Allahummagfir li. “Glorificado seas !Oh Alá! Señor nuestro, para Ti es la alabanza. ¡Oh Alá!Perdóname.” Es recomendado suplicar sinceramente de corazón, ya que el Mensajero de Alá  dijo: “En el Ruku’ glorificad a Alá, y en el Suyud esforzaos en suplicar, porque es más cercano a que se os conceda.” Solicitando las gracias y bondades de esta vida y el más allá. Esto debe ser hecho ya sean las oraciones obligatorias u optativas. No se debe, durante la postración pegar los brazos al cuerpo, ni los muslos al abdomen. Los brazos deben permanecer despegados del suelo, ya que el Profeta  dijo: “Postraos correctamente, y no apoyéis los antebrazos en el suelo tal como el perro lo hace.”


Levante su cabeza diciendo;

Allahu-Akbar Allah es más Grande.

Y asiéntese en su pie izquierdo mientras qué enderece su pie derecho a una posición vertical con el empeine mirando hacia Mecca. Y diga : Allahummagfir li uarhamni uahdini uayburni ua ‘afini uarzhuqni uarfa‘ni. “¡Oh Alá! Perdóname, ten misericordia de mi, guíame, enriquéceme, concédeme salud, susténtame y eleva mi rango.”

Realice nuevamente la postración diciendo Allahu-Akbar y repita tres veces:

Subhana Rabbi al ‘ala. “Glorificado sea mi Señor el altísimo.”


Levante la cabeza diciendo Allahu-Akbar Después, manténgase en posición sentado para comenzar a recitar Attasahhud: Attasahhud: A t- tajiyatu lilaji, was salaawatu, wattayibatu. Asalaamu aleikum ya-yujan Nabiyu warahmatulaji wa barakatu, asalaamu aleina wa ala ibadilaji salijin.* Ach- jadu anla ilaja ilaláh wa Ach-jadu anna Muhammadun abduju wa rasululah. “Los saludos, las oraciones y las buenas cosas de la vida pertenecen a Allah. Paz, la Misericordia y la bendición de Allah estén en ti, Ó Profeta. Paz, esté sobre vosotros y en los siervos devotos de Allah. Declaro que no hay otro digno de adoración más que Allah y declaro que Muhammad es el Siervo y Mensajero de Allah “

Mientras se recita Attasahhud el dedo índice de la mano derecha debe estar levantado e ir girándolo. La mano izquierda debe estar cerrada, y los otros dedos de la mano derecha también como señal que sólo hay un dios.


Luego póngase de pie diciendo: Allahu-Akbar Y se empieza la tercera rakats: Levantando sus manos paralelas a los lóbulos de los oídos, diciendo: Allahu-Akbar Allah es más Grande.

Después coloqué su mano derecha sobre la mano izquierda y mirando al lugar de postración, después diga la suplicación siguiente: Wayyahtu Wayhí LiL-Ladí Fataras-samawati Wal-ard Hanítan Musliman Wama Ana minal Musrikín Efectivamente, vuelvo mi rostro a Él, que ha creado el cielo y la Tierra, como un buen musulmán y no estoy entre los politeístas. (Esto no es obligatorio) O también es recomendable recitar la siguiente súplica al comenzar la oración (du’a al istiftah) Allahumma ba‘id beini ua beina jataiáia kama bá‘adta beinal mashriqi ual magrib allahumma naqqini min jataiáia kama iunaqqaz zaubul abiadu minad danas allahummagsilni min jataiáia biz zalyi ual má'i ual barad. “¡Oh Alá! Aleja de mí mis pecados tanto como has distanciado el este del oeste. ¡Oh Alá! Purifícame de mis faltas como se purifica el vestido blanco de la suciedad. ¡Oh Alá! Límpiame de mis pecados con nieve, agua y granizo.” También puedes recitar: Subaánakallahumma ua bi Hamdika ua tabárakasmuka ua ta‘ála yadduka ua la iláha geiruk.


“Glorificado y alabado seas ¡Oh Alá! Bendito sea Tu nombre, elevada sea Tu majestad. No hay otra divinidad salvo Tú.” Es recomendado también recitar todas las súplicas que el Profeta  mencionaba en sus oraciones. Es preferible alternar entre ellas, es decir recitando una en la oración del Fayr, otra en la oración del Duhr, y así sucesivamente. A continuación se dice: A’udhu billahi min ash shaitan ar rayim “Me refugio en Alá del maldito Shaitan (Satanás)” Bismillahi ar rahmani ar rahim “En el Nombre de Allah, Clemente, Misericordioso.” Seguidamente se recita la primera sura del Sagrado Corán (Al Fatiha) Dijo el Profeta Muhammad : “No es valida la oración en la que no se recita Sura Al-Fatiha.”: Al- jamdulilaji Rab - bil alaamin. ArRahjman arRah- jim. Maliki yóm mid - din. Iya-kanabudu Wa iya- ka nastaain. Ijd ina Siratal mustaq im. Sir atal lazina an-amta aleíjim. Gairíl Magdubi Aleíjim Walad -daalin” Amin En el nombre de Allah, el Clemente y el Misericordioso Alabado sea Allah, Señor del universo. El Compasivo, el Misericordioso Soberano del día del Juicio A Ti adoramos; de Ti imploramos ayuda. Guíanos por el camino recto, El sendero de quien agraciaste No de los que han incurrido en Tu ira, ni de los extraviados. Amin


Después levantando sus manos paralelas a los lóbulos de los oídos diga: Allahu-Akbar Allah es más Grande.

y se dobla poniendo sus manos en sus rodillas (Ruku) y repita 3 veces: Subhána rabbial ‘adhím “Glorificado sea mi Señor, el Grandioso.”

Se recomienda conforme a la Sunnah, decir también: Subhánakallahumma rabbana ua bi Hamdika Allahummagfir li. “Glorificado seas ¡Oh Alá! Señor nuestro, para Ti es la alabanza. ¡Oh Alá! Perdóname.” Enderece su cuerpo diciendo:

Sami’a Allahu liman Hamidahu. “Alá escucha a quien le alaba.” Al estar completamente erguido diga: Rabbana ua lakal hamdu. “Que Allah sea alabado”


O Rabbana ua lakal hamdu. Hamdan kazíran Taiiban mubárakan fíh. Mil'as samauáti ua mil'al ardi ua ma beinahuma ua mil'a ma Shi'ta min ba‘du “¡Señor nuestro! Para Ti son las hermosas, abundantes y benditas alabanzas. Para Ti son las alabanzas que llenan los cielos y la tierra y lo que existe entre ellos, y colman todo lo que Tú quieras.”

Es también recomendable pronunciar la siguiente súplica: Ahlaz zaná'i ual maydi ahaqqu ma qálal ‘abdu ua kul luna laka ‘abdun allahumma la máni‘a limá a’teita ua la mu’tia limá mana‘ta ua la ianfa‘u dhal yaddi minkal yadd. “Tú eres digno de alabanza y glorificación, mucho más de lo que un siervo pueda decir de Ti; y todos somos Tus siervos. ¡Oh Alá! Nadie puede retener lo que Tú concedes ni dar lo que Tu has retenido; y no se beneficia el opulento de sus riquezas ante Ti.” Luego inicias la postración (Suyud) a la vez que dice: Allahu Akbar. Es recomendable apoyar primero las rodillas, pero si es dificultoso, puede comenzar apoyando las manos primero. Los dedos de las manos y los pies deben estar en dirección a la Qiblah, y unidos entre sí, no expandidos. En esta posición, siete partes del cuerpo deben estar en contacto con el suelo: La frente y la nariz, ambas manos, ambas rodillas y ambos pies. En esta posición repita tres veces:


Subhana Rabbi al ‘ala. “Glorificado sea mi Señor el altísimo.”

Es recomendado decir también: Subhanakallahumma rabbana ua bi hamdika Allahummagfir li. “Glorificado seas !Oh Alá! Señor nuestro, para Ti es la alabanza. ¡Oh Alllah!Perdóname.” Es recomendado suplicar sinceramente de corazón, ya que el Mensajero de Alá  dijo: “En el Ruku’ glorificad a Alá, y en el Suyud esforzaos en suplicar, porque es más cercano a que se os conceda.” Solicitando las gracias y bondades de esta vida y el más allá. Esto debe ser hecho ya sean las oraciones obligatorias u optativas. No se debe, durante la postración pegar los brazos al cuerpo, ni los muslos al abdomen. Los brazos deben permanecer despegados del suelo, ya que el Profeta  dijo: “Postraos correctamente, y no apoyéis los antebrazos en el suelo tal como el perro lo hace.” Levante su cabeza diciendo; Allahu-Akbar Allah es más Grande.

Y asiéntese en su pie izquierdo mientras qué enderece su pie derecho a una posición vertical con el empeine mirando hacia Mecca. Y diga :


Allahummagfir li uarhamni uahdini uayburni ua ‘afini uarzhuqni uarfa‘ni. “¡Oh Alá! Perdóname, ten misericordia de mi, guíame, enriquéceme, concédeme salud, susténtame y eleva mi rango.”

Realice nuevamente la postración diciendo Allahu-Akbar y repita tres veces:

Subhana Rabbi al ‘ala. “Glorificado sea mi Señor el altísimo.”

Después de acabar con el segundo postración, levántese diciendo, Allahu-Akbar , así acabando el tercer rakkats Unidad. Y se empieza la cuarta rakats: Llevantando sus manos paralelas a los lóbulos de los oídos, diciendo: Allahu-Akbar Allah es más Grande.

Después coloqué su mano derecha sobre la mano izquierda y mirando al lugar de postración, después diga la suplicación siguiente:


Wayyahtu Wayhí LiL-Ladí Fataras-samawati Wal-ard Hanítan Musliman Wama Ana minal Musrikín Efectivamente, vuelvo mi rostro a Él, que ha creado el cielo y la Tierra, como un buen musulmán y no estoy entre los politeístas. (Esto no es obligatorio) O también es recomendable recitar la siguiente súplica al comenzar la oración (du’a al istiftah) Allahumma ba‘id beini ua beina jataiáia kama bá‘adta beinal mashriqi ual magrib allahumma naqqini min jataiáia kama iunaqqaz zaubul abiadu minad danas allahummagsilni min jataiáia biz zalyi ual má'i ual barad. “¡Oh Alá! Aleja de mí mis pecados tanto como has distanciado el este del oeste. ¡Oh Alá! Purifícame de mis faltas como se purifica el vestido blanco de la suciedad. ¡Oh Alá! Límpiame de mis pecados con nieve, agua y granizo.” También puedes recitar: Subaánakallahumma ua bi Hamdika ua tabárakasmuka ua ta‘ála yadduka ua la iláha geiruk. “Glorificado y alabado seas ¡Oh Alá! Bendito sea Tu nombre, elevada sea Tu majestad. No hay otra divinidad salvo Tú.” Es recomendado también recitar todas las súplicas que el Profeta  mencionaba en sus oraciones. Es preferible alternar entre ellas, es decir recitando una en la oración del Fayr, otra en la oración del Duhr, y así sucesivamente. A continuación se dice: A’udhu billahi min ash shaitan ar rayim “Me refugio en Alá del maldito Shaitan (Satanás)” Bismillahi ar rahmani ar rahim “En el Nombre de Allah, Clemente, Misericordioso.”


Seguidamente se recita la primera sura del Sagrado Corán (Al Fatiha) Dijo el Profeta Muhammad : “No es valida la oración en la que no se recita Sura Al-Fatiha.”: Al- jamdulilaji Rab - bil alaamin. ArRahjman arRah- jim. Maliki yóm mid - din. Iya-kanabudu Wa iya- ka nastaain. Ijd ina Siratal mustaq im. Sir atal lazina an-amta aleíjim. Gairíl Magdubi Aleíjim Walad -daalin” Amin En el nombre de Allah, el Clemente y el Misericordioso Alabado sea Allah, Señor del universo. El Compasivo, el Misericordioso Soberano del día del Juicio A Ti adoramos; de Ti imploramos ayuda. Guíanos por el camino recto, El sendero de quien agraciaste No de los que han incurrido en Tu ira, ni de los extraviados. Amin Después levantando sus manos paralelas a los lóbulos de los oídos diga: Allahu-Akbar Allah es más Grande.

y se dobla poniendo sus manos en sus rodillas (Ruku) y repita 3 veces: Subhána rabbial ‘adhím “Glorificado sea mi Señor, el Grandioso.”


Se recomienda conforme a la Sunnah, decir también: Subhánakallahumma rabbana ua bi Hamdika Allahummagfir li. “Glorificado seas ¡Oh Alá! Señor nuestro, para Ti es la alabanza. ¡Oh Alá! Perdóname.” Enderece su cuerpo diciendo:

Sami’a Allahu liman Hamidahu. “Alá escucha a quien le alaba.”

Al estar completamente erguido diga: Rabbana ua lakal hamdu. “Que Allah sea alabado” O Rabbana ua lakal hamdu. Hamdan kazíran Taiiban mubárakan fíh. Mil'as samauáti ua mil'al ardi ua ma beinahuma ua mil'a ma Shi'ta min ba‘du “¡Señor nuestro! Para Ti son las hermosas, abundantes y benditas alabanzas. Para Ti son las alabanzas que llenan los cielos y la tierra y lo que existe entre ellos, y colman todo lo que Tú quieras.”


Es también recomendable pronunciar la siguiente súplica: Ahlaz zaná'i ual maydi ahaqqu ma qálal ‘abdu ua kul luna laka ‘abdun allahumma la máni‘a limá a’teita ua la mu’tia limá mana‘ta ua la ianfa‘u dhal yaddi minkal yadd. “Tú eres digno de alabanza y glorificación, mucho más de lo que un siervo pueda decir de Ti; y todos somos Tus siervos. ¡Oh Alá! Nadie puede retener lo que Tú concedes ni dar lo que Tu has retenido; y no se beneficia el opulento de sus riquezas ante Ti.” Luego inicias la postración (Suyud) a la vez que dice: Allahu Akbar. Es recomendable apoyar primero las rodillas, pero si es dificultoso, puede comenzar apoyando las manos primero. Los dedos de las manos y los pies deben estar en dirección a la Qiblah, y unidos entre sí, no expandidos. En esta posición, siete partes del cuerpo deben estar en contacto con el suelo: La frente y la nariz, ambas manos, ambas rodillas y ambos pies. En esta posición repita tres veces:

Subhana Rabbi al ‘ala. “Glorificado sea mi Señor el altísimo.”

Es recomendado decir también: Subhanakallahumma rabbana ua bi hamdika Allahummagfir li. “Glorificado seas !Oh Alá! Señor nuestro, para Ti es la alabanza. ¡Oh Alá!Perdóname.” Es recomendado suplicar sinceramente de corazón, ya que el Mensajero de Alá  dijo: “En el Ruku’ glorificad a Alá, y en el Suyud esforzaos en suplicar, porque es más cercano a que se os conceda.” Solicitando las gracias y bondades de esta vida y el más allá. Esto debe ser hecho ya sean las oraciones obligatorias u optativas. No se debe, durante la postración pegar los brazos al cuerpo, ni los muslos al abdomen. Los brazos


deben permanecer despegados del suelo, ya que el Profeta  dijo: “Postraos correctamente, y no apoyéis los antebrazos en el suelo tal como el perro lo hace.” Levante su cabeza diciendo; Allahu-Akbar Allah es más Grande.

Y asiéntese en su pie izquierdo mientras qué enderece su pie derecho a una posición vertical con el empeine mirando hacia Mecca. Y diga : Allahummagfir li uarhamni uahdini uayburni ua ‘afini uarzhuqni uarfa‘ni. “¡Oh Alá! Perdóname, ten misericordia de mi, guíame, enriquéceme, concédeme salud, susténtame y eleva mi rango.”

Realice nuevamente la postración diciendo Allahu-Akbar y repita tres veces:

Subhana Rabbi al ‘ala. “Glorificado sea mi Señor el altísimo.”


Es recomendado decir también: Subhanakallahumma rabbana ua bi hamdika Allahummagfir li. “Glorificado seas !Oh Alá! Señor nuestro, para Ti es la alabanza. ¡Oh Alá!Perdóname.” Es recomendado suplicar sinceramente de corazón, ya que el Mensajero de Alá  dijo: “En el Ruku’ glorificad a Alá, y en el Suyud esforzaos en suplicar, porque es más cercano a que se os conceda.” Solicitando las gracias y bondades de esta vida y el más allá. Esto debe ser hecho ya sean las oraciones obligatorias u optativas. No se debe, durante la postración pegar los brazos al cuerpo, ni los muslos al abdomen. Los brazos deben permanecer despegados del suelo, ya que el Profeta  dijo: “Postraos correctamente, y no apoyéis los antebrazos en el suelo tal como el perro lo hace.” Levante su cabeza diciendo;

Allahu-Akbar Allah es más Grande.

Y asiéntese en su pie izquierdo mientras qué enderece su pie derecho a una posición vertical con el empeine mirando hacia Mecca. Y diga : Después, manténgase en posición sentado para comenzar a recitar Attasahhud: Attasahhud: A t- tajiyatu lilaji, was salaawatu, wattayibatu. Asalaamu aleikum ya-yujan Nabiyu warahmatulaji wa barakatu, asalaamu aleina wa ala ibadilaji salijin.* Ach- jadu anla ilaja ilaláh wa Ach-jadu anna Muhammadun abduju wa


rasululah. “Los saludos, las oraciones y las buenas cosas de la vida pertenecen a Allah. Paz, la Misericordia y la bendición de Allah estén en ti, Ó Profeta. Paz, esté sobre vosotros y en los siervos devotos de Allah. Declaro que no hay otro digno de adoración más que Allah y declaro que Muhammad es el Siervo y Mensajero de Allah “ Oración de Ibrahimí: Alajumma sali ala Muhammad wa ala ali Muhammad, cama saleita ala Ibrajimma wa ala ali Ibrajimma in-naka Jamiidum Ma- yid. Alajuma cama baarik ala Muhammad in wa ala ali Muhammad cama barakta ala Ibrajimma wa ala ali Ibrajima fil aalamin in-naka Jamiidum Ma-yid” “Las salutaciones, los actos de devoción y las buenas obras son para Alá. La paz, misericordia y bendiciones de Alá sean para ti ¡Oh Profeta! La paz sea sobre nosotros y sobre Tus siervos virtuosos. Atestiguo que no hay otra divinidad salvo Alá y atestiguo que Muhammad es Su Siervo y Mensajero. ¡Oh Alá! Exalta a Muhammad y a la familia de Muhammad como exaltaste a Abraham y a la familia de Abraham, Tú eres Loable, Majestuoso. ¡Oh Alá! Bendice a Muhammad y la familia de Muhammad, como bendijiste a Abraham y a la familia de Abraham, Tú eres Loable, Majestuoso.”


Mientras se recita Attasahhud el dedo índice de la mano derecha debe estar levantado e ir girándolo. La mano izquierda debe estar cerrada, y los otros dedos de la mano derecha también como señal que sólo hay un dios.

Luego refúgiese en Allah  de la misma manera que hacía en Profeta : Allahumma inni a‘údhu bika min ‘adhábil qabri ua min ‘adhábi yahannama ua min fitnatil mahia ual mamáti ua min Sharri fitnatil masíhid dayyál “¡Oh Alá! Me refugio en Ti del tormento de la tumba, del castigo del fuego, de las pruebas y tribulaciones de la vida y la muerte, y de la sedición del falso Mesías.” Luego puede solicitar y suplicar a Alá lo que desee de esta vida y el más allá, ya que así se relata que el Profeta  enseñó a Abdullah Ibn Mas’ud . Luego culmine la oración girando su rostro levemente hacia la derecha y diciendo: Assalamu Aleikum wa rahmatullah “Que la paz y la bendición de Alá sea contigo”


Luego gire su rostro hacia la izquierda y repita la salutación.

Assalamu Aleikum wa rahmatullah “Que la paz y la bendición de Alá sea contigo”

Aquí se acaba la oración de cuatro rakats como podría ser el Dhur, Asr, Isha o una oración no obligatoria.

He terminado de explicar la oración de dos rakats, tres rakats y cuatro rakats. Es un poco largo de explicar todo, ya que es como repetir siempre lo mismo, pero espero que con la ayuda de Allah, de esta manera les sea más fácil a algunos hermanos/as que tienen dificultades a entender la oración. Los fallos son mios y los aciertos de Allah. Si alguien encuentra algún fallo le pido que me lo comunique para corregirlo.

La conclusión de la Oración Esta reportado que el Profeta acabando su oración, pedía perdón a Aláh tres veces; Astag - firulah (perdona Ó Aláh) y decía: Alajum— ma anta salaam wa minkas salaamu, Tabarakta ia Zal yalale wal-ikraam. ¡Ó Aláh, Tú eres Paz, y de Ti es Paz, Bendito sea el Poseedor de la Majestad y Reverencia! Le ilaja ilalaju wajdaju le charika leh. Lajul- mulku wa lajul Jamdu wa juwa 'ala kuli che' yin kadir. Alajum - ma le maya lima a'teita wa le mu'tia lima mana'ta wal Ianfa'u dal-yaddi minkal-yad.


¡No hay divinidad más Aláh, Él es el Uno, Él no tiene ningún socio! A Él pertenece todo el Dominio y las Alabanzas y Él tiene la Potencia sobre las cosas. Ó Aláh, nadie puede retener lo que Tú has dado y nadie puede dar lo que Tú has retenido. Ninguna abundancia o majestad puede beneficiar cualquier persona, de Ti es toda la abundancia y majestad. No hay fuerza ni potencia sin Aláh, ninguno tiene derecho ser adorado sino Aláh y adoramos nadie más que Aláh. A Aláh le per tenece todas las bondades y gracias, y a Él se acuerda la alabanza digna. No hay dios sino Aláh. A Él somos sinceros en la dedicación aunque los infieles lo detestan” Di: "Subhan Allah" (Gloría sea Aláh) treinta y tres veces en voz baja" "Alhamdulillah " (Alabado sea Aláh) treinta y tres veces en voz baja," "Allahu-Akbar "(Aláh es el Más Grande) treinta y tres veces en voz baja" Di: Le ilaja ilalaju wajdaju le charika leh. Lajul- mulku wa lajul Jamdu wa juwa 'ala kuli che' yin kadir ¡No hay otro digno de adoración sino Aláh. Solamente Él no tiene ningún socio, a quien el dominio pertenece, al cual la alabanza es debida. " Una vez para terminar cien! Recite Al-Ih’las (Kul- ju Alaaju Ajad) Al-Falak (Kul Auzu birab-bil Falak) y An-Nas (Kul Auzu birab bin-Naas ) y una vez para cada uno. Recite el verso siguiente del Sagrado Corán (2:255 Ayatul-KursiVersículo del Asiento): Alaaju- - la ilaja ila jua- al- Ja- iu- l-Qa-ium; la ta'k dhu- ju sinatun wa la naum; la-ju ma fis-samawati wa ma fil-ard; man dha- lazhi yashfa'u 'inda- ju ila bi izni- ji; ya'lamu ma baina aidi- jim wa ma jhalfa- jum wa la yuji- tuna bi- chai'im- min 'ilmiji ila b i- ma cha'a; wasi'a kursi yu- jus -samawati wal-ard wa la ya'udu- ju jifzu-juma wa juwa- l- 'Aliyu- lAzim. “¡ Aláh! - -No hay otro digno de adoración sino Él, el Viviente, la Fuente Auto subsistente de Todo Ser. Ni la somnolencia ni el sueño se apoderan de Él. Suyo es cuanto hay en los cielos y cuanto hay en la tierra. ¿Quién puede interceder ante Él, si no es con Su permiso? Conoce lo qué está manifiesto ante los hombres y lo que les está oculto, mientras qué ellos no abarcan de Su conocimiento sino aquello que Él quiere [qué abarquen]. Su Trono se extiende sobre los cielos y sobre la tierra, y el mantenimiento de estos no le fatiga. Y Él es el Altísimo, el Grandioso”


Suras cortas Sura 104: El difamador (Al-Humaza): Bismillaahir-Rahmaanir-Rahiim 1.Waylul – likulli HUMAZATIL – lumazah. 2.‘Allazii jama – ‘a maalanw – wa ‘addadah. 3.Yahsabu ‘anna maalahuuu ‘akhladah! 4.Kalla la – yumbazanna fil – Hutamah. 5.Wa maa ‘adraaka mal – Hutamah? 6.Naarullaahil – muuqadah. 7.‘Allatii tattali – ‘u ‘alal – ‘af – ‘idah: 8.‘Innahaa ‘alayhim – mu' – sadah. 9.Fii ‘amadim – mumad – dadah.

¡En el nombre de Alá, el Compasivo, el Misericordioso! 1. ¡Ay de todo aquél que difame, que critique, 2. Que amase hacienda y la cuente una y otra vez, 3. Creyendo que su hacienda le hará inmortal! 4. ¡No! ¡Será precipitado, ciertamente, en la hutama(1) ¡ 5. Y ¿cómo sabrás qué es la hutama ¿ 6. Es el fuego de Alá encendido, 7. Que llega hasta las entrañas.


8. Se cerrará sobre ellos 9. En extensas columnas. (1)Nombre del fuego de Yahnnam, llamado así, porque destroza o devora todo lo que es arrojado en él.

Sura 105: El Elefante (Al-Fìl) : Bismillaahir-Rahmaanir-Rahiim 1.‘Alam tara kayfa fa – ‘ala Rabbuka bi – ‘As – haabil – FIIL? 2.‘Alam yaj – ‘al kaydahum fii tadliil? 3.Wa ‘arsala ‘alayhim tayran ‘abaabiil. 4.Tarmiihim – bi – hijaaratim – min – sijjiil. 5.Faja – ‘alahum ka – ‘asfim – ma' – kuul.

¡En el nombre de Alá, el Compasivo, el Misericordioso! 1. ¿No has visto cómo obró tu Señor con los del elefante? 2. ¿No desbarató su artimaña 3. y envió contra ellos bandadas de aves, 4. que descargaron sobre ellos piedras de arcilla, 5. dejándolos como espigas desgranadas?

Sura 106: Los Coraixíes (Quraish) : Bismillaahir-Rahmaanir-Rahiim 1.Li – ‘iilaafi QURAYSHIN. 2.‘Iilaafihim rihlatash – shi – taaa – ‘I was – sayf. 3.Fal – ya' – buduu Rabba haazal – Bayt.


4.‘Allaziii ‘at – ‘amahum – minjuu – ‘inw – wa ‘aamanahum – min – khawf.

En el nombre de Alá, el Compasivo, el Misericordioso! 1. Por el pacto de los Coraixíes, 2. pacto relativo a la caravana de invierno y la de verano, 3. ¡que sirvan, pues, al Señor de esta Casa, 4. que les ha alimentado contra el hambre y dado seguridad frente al temor!

Sura 107: La ayuda (Al-Ma’ün) : Bismillaahir-Rahmaanir-Rahiim 1.‘Ara - ‘aytallazii yukazzibu bid – Diin? 2.Fa – zaalikallazii yadu – ‘ul yatiim. 3.Wa laaa yahuddu ‘alaa ta – ‘aamil – miskiin. 4.Fa – waylul – lil – musalliin. 5.Allaziina hum 'an solaatihim saahuun 6.‘Allaziina hum yuraaa – ‘uuna. 7.Wa yamna – ‘uunal – maa – ‘uun.

¡En el nombre de Alá, el Compasivo, el Misericordioso! 1. ¿Qué te parece el que desmiente el Juicio?


2. Es el mismo que rechaza violentamente al huérfano 3. Y no anima a dar de comer al pobre. 4. ¡Ay de los que oran 5. distraídamente, 6. para ser vistos 7. Y niegan la ayuda!

Sura 108: La abundancia (Al-Kauthar) : Bismillaahir-Rahmaanir-Rahiim 1.‘Innaaa ‘a' – taynaakal – KAWSAR. 2.Fa – salli li – Rabbika wanhar. 3.‘Inna shaani – ‘aka huwal – ‘abtar.

¡En el nombre de Alá, el Compasivo, el Misericordioso! 1. Te hemos dado la abundancia. 2. Ora, pues, a tu Señor y ofrece sacrificios. 3. Sí, es quien te odia el privado de posteridad

Sura 109: Los incrédulos (Al-Káfirün): Bismillaahir-Rahmaanir-Rahiim 1.Qul – yaaa – ‘ayyuhal – KAAFIRUUN! 2.Laaa ‘a' – budu maa ta' – buduun. 3.Wa laaa ‘antum ‘aabiduuna maaa – ‘a' – bud. 4.Wa laaa ‘ana ‘aabidum – maa ‘abattum. 5.Wa laaa ‘antum, ‘aabiduuna maaa ‘a' – bud.


6.Lakum Diinukum wa li – ya Diin.

¡En el nombre de Alá, el Compasivo, el Misericordioso! 1.Di: "¡Infieles! 2. Yo no sirvo lo que vosotros servís, 3. Y vosotros no servís lo que yo sirvo. 4. Yo no sirvo lo que vosotros habéis servido 5. Y vosotros no servís lo que yo sirvo. 6. Vosotros tenéis vuestra religión y yo la mía".

Sura 110: El Auxilio (An-Nasr): Bismillaahir-Rahmaanir-Rahiim 1.‘Izaa jaaa – ‘a NASRUL – LAAHI Wal – Fat - hu 2.Wa ra – ‘aytan – naasa yad – khuluuna fii Diinillaahi ‘afwaajaa. 3.Fa – sabbih bi – Hamdi Rabbika was – taghfirh. ‘Inna Huu kaana Tawwaabaa.

¡En el nombre de Alá, el Compasivo, el Misericordioso! 1. Cuando venga el auxilio de Alá, así como el éxito, 2. y veas que los hombres entran en masa en la religión de Alá, 3. entonces, ¡celebra las alabanzas de tu Señor y pide Su perdón! Es indulgente


Sura 111: Las Fibras (Al-lahab ó Al-Masad): Bismillaahir-Rahmaanir-Rahiim 1.Tabbat yadaaa ‘Abii Laha – binw – wa tabb! 2.Maaa ‘aghnaa ‘anhu maaluhuu wa maa kasab. 3.Sa – yaslaa Naaran – zaata LAHAB. 4.Wamra – ‘atuh: hammaa latal – hatab. 5.Fii jiidihaa hablummin – masad!

¡En el nombre de Alá, el Compasivo, el Misericordioso! 1. ¡Perezcan las manos de Abu Lahab! ¡Perezca él! 2. Ni su hacienda ni sus adquisiciones le servirán de nada. 3. Arderá en un fuego llameante, 4. así como su mujer, la acarreadora de leña, 5. a su cuello una cuerda de fibras.

Sura 112: La Fe Pura (Al-Ikhlâs): Bismillaahir-Rahmaanir-Rahiim 1.Qul Hu - wallaahu 'Ahad; 2.Allaahus - Samad; 3.Lam yalid, wa lam yuulad; 4.Walam yakul - la - Huu kufuwan 'ahad.

¡En el nombre de Alá, el Compasivo, el Misericordioso! 1. Di: "¡Él es Alá, Uno,


2. Dios, el Eterno. 3. No ha engendrado, ni ha sido engendrado. 4. No tiene par".

Sura 113: El Alba (Al-Falaq): Bismillaahir-Rahmaanir-Rahiim 1.Qul - 'a - 'uuzu bi - Rabbil - Falaq. 2.Min - Sharri maa khalaq; 3.Wa min - sharri ghaasiqin 'izaa waqab. 4.Wa min - sharrin - Naffaasaati fil - 'uqad. 5.Wa min - sharri haasidin 'izaa hasad

¡En el nombre de Alá, el Compasivo, el Misericordioso! 1. Di: "Me refugio en el Señor del alba 2. del mal que hacen sus criaturas, 3. del mal de la oscuridad cuando se extiende, 4. del mal de las que soplan en los nudos, 5. del mal envidioso cuando envidia".

Sura 114: El Alba (Al-Falaq): Bismillaahir-Rahmaanir-Rahiim 1.Qul - 'a - 'uuzu bi - Rabbin - Naas, 2.Malikin - Naas, 3.'Ilaahin - Naas,


4.Min - sharril - Waswaasil - khan - Naas, 5.'Allazii yuwas - wisu fii suduurin - Naasi. 6.Minal - Jinnati wan - Naas.

¡En el nombre de Alá, el Compasivo, el Misericordioso! 1. Dí: "Me refugio en el Señor de los hombres, 2. el Rey de los hombres, 3. el Dios de los hombres, 4. del mal de la insinuación, del que se escabulle, 5. que insinúa en el ánimo de los hombres, 6. sea genio, sea hombre".

http://azzahr.blogspot.com/


Cómo rezar paso a paso