Issuu on Google+

Sueño en colores Había salido de la casa de un antiguo compañero con quién anteriormente había tenido intensos momentos de ejercicio laboral, por cierto, sin mucho resultado en cuanto a ingresos se refiere y nuestra entrevista fue desganada y totalmente despojada de emociones y colores - En ella habíamos acordado encontrarnos al día siguiente en algún sitio para redactar juntos un documento con no sé qué sentido Al salir a la calle miro alrededor mío y el ambiente está formado por casas vetustas todas con sus puertas y ventanas cerradas, sin vida y sin manifestaciones interiores - Las calles vecinas son también destapadas y los andenes están cubiertos de polvo terroso y son recorridos por vientos helados… sin embargo el ambiente exterior, en el paraje vecino, es acogedor y agradable con cerros y ondulaciones verdes, cubiertos solo por una vegetación azul menuda y dibujada por caminos sinuosos, transversales A poco andar descubrí que en las calles había mucha gente, hombres, mujeres, muchachas y niños que esperaban unos el momento de salir hacia la ciudad y otros simplemente conversaban mediante pocas palabras, en monólogos secos, grises y distantes… apáticos Pensé que yo iba para algún lado y pregunté a un transeúnte por el transporte que me debía llevar al centro - Me dijo que el más adecuado pasaba seguramente en un momento y que yo debía caminar unas cuadras para encontrar la parada conveniente pues desde ese cruce el vehículo debía emprender una empinada cuesta por un camino de tierra que desde allí se veía seco… en buenas condiciones En ese momento me doy cuenta que había olvidado en casa de mi antiguo compañero una libreta que yo siempre tenía a mano con mis notas personales y con palabras claves para diversos proyectos por realizar, nunca completados hasta el momento - Pensé que al llegar llamaría a mi camarada y le pediría que no olvidara llevarme la libreta… entonces recordé que él no tenía número para llamarlo Me ubico en el lugar indicado por el transeúnte para abordar el transporte y veo que allí había ya varias personas… hombres viejos, niños y mujeres jóvenes que buscaban movilizarse - Cuando llegó el vehículo descubro que tirada por una mula era una carreta, destapada y con largos asientos de madera ocre a cada lado… En realidad está desprovisto de todas las comodidades pero es suficiente, acogedor Dudé un instante y creí que no tenía todos los datos que podría haber otros medios para salir de allí por entre los cerros que ondulaban ahí mismo en las inmediaciones del lugar en que nos encontrábamos, pero recordé que el hombre me había dicho que ese era el más conveniente por la proximidad y por el rumbo que tomaba hacia el centro de la extraña ciudad, sin calor humano, desolada… gris Antes de abordarlo estuve contando unas monedas para pagar el pasaje y tuve en ese momento la sensación de que no tenía lo suficiente y que carecía de todo otro recurso - Sin embargo fue pasajero… casi en simultánea descubrí que era suficiente y que además me quedarían unas monedas sin valor De eso tuve la certeza cuando alguien cuyo rostro no pude visualizar se acerca para decirme que le hacía falta un par de monedas para no sé qué y le indico con un gesto que las tome de mi mano - Algo me impide hacer el conteo exacto y mis manos no sé porqué carecen de los movimientos habituales - Estan como trabadas e impedidas de realizar esa sencilla operación… En realidad el hombre toma una sola y aún así me quedaron varias monedas en la mano Subo a la carreta me ubico y me siento cómodo, no sé porqué… pues ahí descubrí que no tenía adónde llegar - Me había metido en cama con la desazón del azul frío ambiente y sin tener en qué pensar… /ema


Sueño en Colores