Page 1

Segunda quincena de Mayo 2014 | El Visor Boliviano |

BOLIVIA

11

Un documental homenajeará a Ukamau y ké a 5 años de su partida Y 

a son cinco años de la muerte de Abraham Bojorquez, el gran Ukamau y ké, el rapero que revolucionó la música al insertar su natal idioma aymara en las rimas que plasmó en dos discos, uno en vida y otro póstumo. Difícil creer que pasó tanto tiempo desde su partida, uno de los imprescindibles al momento de entender la realidad boliviana a través de la música, concretamente de los cambios socio-políticos que se dieron en el 2003. Esas y otras vivencias se las recoge para preparar el documental simplemente titulado “Ukamau y ké”, dirigido por Andrés “Sapín” Ramírez, un ecuatoriano con quien Abraham compartió escenario y mucho más que música. Este documental, cuyo adelanto ya se puede ver en las redes de internet (ver en facebook.com/ Ukamauyke o en www.ukamauyke.productotra.com), recogerá la vida y obra del hiphopero alteño. Los músicos con quienes revalorizaron el idioma aymara al insertarlas en sus canciones, su activismo político en contra del régimen establecido antes de la asunción de Evo Morales como presidente y algunas sorpresas demasiado interesantes, como por ejemplo sus apariciones en la televisión local e internacional como también los conciertos y presentaciones que dio en Ecuador, en el desaparecido Festival Festi Music. Para esto, el director del documental y también rapero ex integrante del grupo Dos Balas, arribó a Bolivia en diferentes oportunidades y ha entrevistado a los principales actores de la vida de Ukamau y ké. “Para afrontar un proyecto tan delicado, especialmente por la desaparición física del personaje central, he tenido que llevar adelante un arduo trabajo interno que me permita organizar la narrativa de la película sin alejarme de los profundos sentimientos que conservo de mi amistad con Abraham. Mi primer contacto con él fue en 2005, cuando ambos asistimos a la “1ra Cumbre Mundial del Hip Hop” realizada en Caracas. Nunca olvidaré esa tarde, cuando me llamó la atención su estilo rapero complementado con su vestimenta típicamente andina. Me le acerqué e inmediatamente nos identificamos con el proyecto de Hip Hop Andino que cada uno venía realizando en Ecuador Y Bolivia. Un

WARA VARGAS

El rapero aymara ha muerto pero nunca se ha ido. Uno de sus cómplices musicales de Ecuador elabora un documental para rendirle un justo homenaje.

Abraham Bojorquez (Ukamau y ke), fallecía el 19 de mayo de 2009.

año más tarde se comunicó conmigo para contarme sobre su primera visita a la sierra ecuatoriana. Inmediatamente asistí al encuentro, donde filmé uno de sus conciertos y una larga entrevista en la que “por error” los 2 interactuamos frente a la cámara. En esa ocasión me regaló su primer disco y tuvimos la oportunidad de grabar conjuntamente una canción en kichwa, aymara y español. En ese momento fijamos objetivos para posteriores encuentros. En 2007 llegué por primera vez a la Wayna Tambo y a Bolivia para desarrollar junto a él una serie de talleres sobre hip hop. A mi llegada, Abraham me entrevistó en su programa radial “Rincón Callejero”, donde me impactó la fuerza vital con la que interactuaba con cientos de jóvenes y el reconocimiento de su liderazgo por donde pasábamos. Durante esta visita conocí al centro Wayna Tambo, quien fue su novia, Elena Aliaga y a sus amigos más cercanos”, cuenta “Sapín” Ramírez. El proyecto de este documental fue ganador de la Convocatoria CNCine 2012, en la categoría Escritura de Guión y participante del DOC Andino 2012 . La vivencia Dos Balas y Ukamau y ké En algunas ocasiones fui hospedado en su humilde cuarto en las afueras de El Alto. Durante esas noches y en ese espacio íntimo, fue donde por primera vez me contó la historia de su infancia, mientras copiábamos libros, reportajes televisivos y

entrevistas radiales sobre su trayectoria, continúa su relato el rapero ecuatoriano. Años después me doy cuenta de la enorme importancia de haber compartido esos momentos y que me haya confiado ese material. Después de ese viaje nuestras comunicaciones aumentaron y pudimos gestionar con la Embajada de Bolivia en Ecuador, una gira de Ukamau y Ké por todo el Ecuador a finales de 2008. Nos encontramos en Quito, donde me dejó nuevos reportajes y discos que había grabado con otros artistas y antes de despedirnos nos propusimos organizar un festival internacional de hip hop en Bolivia. Lo acompañé a tomar el bus de regreso y le di un largo abrazo, nunca me imaginé que significaría la última vez que lo veía con vida. A inicios de 2009 mantuvimos una comunicación constante. Él me contaba sobre sus presentaciones a nivel nacional, siempre en solidaridad con el proceso social que estaba viviendo Bolivia y que había recibido propuestas para presentarse en Brasil y en Europa. La importancia del canto En un corto período de 6 años (2003-2009), cuenta “Sapín” Ramírez, Abraham logró hacer resonar su pensamiento gracias a la confluencia de importantes factores de su vida personal y de su contexto social. Después de varios meses leyendo incontables páginas de internet que recogían su trabajo, pero especialmente cuando supe de la publicación

de su segundo disco sin su presencia física, entendí realmente la dimensión que tuvo el proyecto de Ukamau y Ké. Fue ahí que decidí generar una propuesta audiovisual que pudiera sintetizar la historia de su vida. El tiempo que compartí junto a él me otorgó el punto de partida para este proyecto, pero recién a finales de 2012 pude regresar a Bolivia para, durante 4 meses, visitar aquellos sitios que mi amigo transitó, entrevistar a decenas de personas que compartieron su vida y recopilar la mayor parte del material de archivo existente. Ese viaje me permitió consolidar la investigación, tratamiento y el adelanto de esta película. Pero quizá el mayor aporte que me brindó la etapa de investigación fue descubrir gracias a toda la gente que nos apoyó en Bolivia, la necesidad de mi presencia no sólo como director, sino también como personaje dentro de la película. Descubrimos conjuntamente que se podría ser necesario mi rol como hilo conductor que permita conectar las imágenes de un personaje ausente, junto a situaciones presentes que están por generarse frente a nuestra cámara. Así, la amistad y el vínculo que generé durante años con Abraham, se transformaron en un recurso narrativo fundamental para contar su propia historia, cuenta el hiphopero ecuatoriano. Se espera el estreno del documental para fianles del 2015 y ahí estaremos porque Ukamau y ké nunca se fue. π Desde La Paz, Richard Sánchez

El Toriño A Abraham Bojórquez, quien también se hacía llamar MC Toriño, lo conocía lo conocí en una entrevista en su programa de radio de los sábados en la Wayna Tambo en El Alto. En ese entonces me contó parte de su vida que recordaba cuando a sus 11 años emigró buscando una mejor vida en los talleres de costura que existen en la ciudad de Sao Paulo, en la zona este, cerca de Itaquera. “Falo portugués”, me dijo orgulloso. “Primero fue un cacho de sufrimiento porque comienzas a trabajar desde las 6:00 a.m. hasta la 1:00 a.m. ‘Las leyendas’ son ciertas porque son tus propios paisanos los que ‘te hacen pagar tu derecho de cancha’. Tratan de perjudicarte y de hacerte sufrir lo que ellos vivieron en un principio. Luego uno se acostumbra y, al final, ya puedes hacer lo que tú quieres”. En su caso era rapear y lo hizo luego de las jornadas de trabajo en las tierras paulistas. Bailaba tecno y rap como los muchachos de las zonas periurbanas de La Paz, pero en Sao Paulo escuchó el rap brasileño, cuya temática está centrada en la pobreza de las favelas, las drogas que circulan y la discriminación racial. Grupos como Detenidos del rap, grupo que canta dentro de la cárcel de Carandirú, o Pabellón 9, fueron las primeras influencias musicales para Abraham. “Me gustó mucho su contenido y, al llegar a El Alto, empecé a frecuentar unos antros en la calle 2 de la Ceja, como el Melgarejo. Un DJ abrió el micrófono para que alguien pueda rapear y mis amigos, que sabían lo que hacía, me animaron a subir al escenario y empecé a rapear en portugués”. Así comenzó su historia, allí por el 2002, incluyendo obviamente los problemas, entre ellos de la falta de espacios para rapear, aunque por detrás se estaba generando un movimiento fuerte. Meses después Abraham y sus amigos se enteraron que la radio Wayna Tambo daba acogida a este género musical y conformaron el grupo Ukamau y ké, junto al Llajuas (Ronald Bautista), quien por motivo de estudios abandonó el proyecto musical. “A partir del momento en que estás metido en las manifestaciones y marchas tomas conciencia de lo que pasa en el país”, me dijo Abraham, evocando a un amigo que cayó muerto a su lado cuando participaban de las movilizaciones sociales de octubre del 2003. “Estudié Comunicación Social en la UPEA (Universidad Pública de El Alto), pero por toda esta movida tuve que dejarlo, fija que vuelvo al año”, me prometió a tiempo de extenderme la mano seguro de ser un colega más. En ese tiempo estaba con varias actividades como los talleres de hip hop que daba en los penales de San Pedro y Chonchocoro, donde muchos jóvenes se han animado a contar su realidad detrás de las rejas, y también con la comunidad. Murió en un estúpido accidente el 19 de mayo del 2009, víctima de la inseguridad ciudadana en El Alto. . π

Un documental homenajeará a Ukamau y ké.  

A 5 años de su partida uno de sus cómplices musicales de Ecuador elabora un documental para rendirle un justo homenaje.

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you