Page 16

16

Opinión

Miami, Febrero 22 al 28 de 2013

Nos gobiernan los Castro

Fernando Ochoa Antich

Mis compañeros de armas deben conocer esta dolorosa verdad. Está a la vista. No pueden decir que no lo saben... Recuerdo que en 1958 le escuché a muchos jefes militares, sonrojados de vergüenza, decir que ellos desconocían lo que ocurría en Venezuela durante la dictadura del general Marcos Pérez Jiménez: el elevado grado de corrupción, la represión contra los opositores políticos y el intento continuista del régimen. La detención arbitraria de muchos militares, la insurrección del 1 de enero de 1958 y su derrocamiento por un golpe de Estado el 23 de enero, en medio de una huelga general y grandes protestas populares, permitieron reivindicar el nombre de la Fuerza Armada. De todas maneras, recuerdo el rechazo en su contra que existió en esos días. En 1958 podía justificarse la excusa que dieron esos jefes militares. Existía una total censura de prensa. Actualmente la situación es distinta. El régimen chavista ha tratado de ocultar sus grandes fallas con masivas campañas de propaganda y por medio de la autocensura de los medios de comunicación, pero ese esfuerzo no ha tenido el éxito que aspiran por la posición libertaria de algunos medios independientes y por la diversidad y eficiencia de los modernos instrumentos de comunicación. De todas maneras, voy a resumirles la actual situación política y económica que vive Venezuela, para que ningún miembro de la Fuerza Armada pueda decir que no supo la verdad. Venezuela enfrenta una de las más graves crisis de su historia. Exige enfrentarla con decisión y patriotismo... El gobierno que preside Ni-

Ellos manejan Venezuela.

El entreguismo a Cuba es una realidad. No es la cercanía ideológica. Es permitir que un gobierno extranjero tenga acceso a organismos sensitivos del Estado venezolano. colás Maduro es inconstitucional e ilegítimo. Es una clara usurpación de las funciones del presidente de la República que le corresponden a Diosdado Cabello. La interpretación que hizo la sala constitucional del Tribunal Supremo de Justicia, sobre la ausencia absoluta o temporal de Hugo Chávez, fue arbitraria y antijurídica. Las fotografías que acaba de presentar el gobierno nacional no son suficientes pruebas para garantizar que Hugo Chávez ejerce sus funciones presidenciales. Además, no se clarifica su estado de salud

con relación al cáncer que padece. La verdad, la única verdad, es que actualmente nos gobierna una camarilla de ambiciosos, al servicio de los hermanos Castro, que aspira conservar el poder a espaldas de la voluntad de nuestro pueblo. Esta grave situación se hace aún más insostenible ante la crisis que vive Venezuela. Observen la realidad y verán que tengo razón. Analicen, por ejemplo la tragedia que significa la violencia en nuestra sociedad. El asesinato, el secuestro y el robo es el pan nuestro de cada

día. No hay clase social que no esté amenazada, desde los más humildes a los más poderosos, ante la incompetencia de un gobierno que no ha sido capaz ni siquiera de resolver la crisis penitenciaria. Las cifras siempre objetivas son terribles: en los 14 años de gobierno chavista han sido asesinados más de 150 mil ciudadanos, número sólo comparable en un país en guerra. En el año 2012 se produjeron 1.050 secuestros, 23 veces más que en 1999. Reflexionen. Estas son realidades que no desaparecen con la propaganda.

La irresponsable conducción económica del país tuvo una nueva consecuencia. El régimen chavista devaluó la moneda el 46% de su valor con relación al dólar. De inmediato, se incrementaron los precios... Es la sexta devaluación de este gobierno. El bolívar ha perdido 1.500 veces su valor desde 1998. Esta devaluación era imprescindible. La responsabilidad del régimen es otra: el despilfarro. Lo inexplicable es que ocurra cuando el precio del petróleo se cotiza a más de 110 dólares por barril. Reflexionen... Al hacerlo, recuerden el endeudamiento nacional. De 28 mil millones de dólares en 1998 hemos pasado a 230 mil, sin contar el Fondo Chino. Además, no olviden el estado de la infraestructura y los regalos al exterior. Para colmo, Pdvsa se encuentra quebrada, sin haber logrado incrementar la producción ni la refinación. Verdades dolorosas, pero ciertas. Lo que más debe preocuparles a ustedes es la violación flagrante de nuestra soberanía. El entreguismo a Cuba es una realidad. No es la cercanía ideológica. Es permitir que un gobierno extranjero tenga acceso a organismos sensitivos del Estado venezolano. Es inaceptable el control que funcionarios cubanos ejercen sobre nuestro sistema de identificación, los registros y notarías, los servicios de inteligencia, los institutos de formación militar y los organismos de planificación de la Fuerza Armada ... Esto solo ha sido posible por la influencia enfermiza que Fidel Castro mantiene sobre Hugo Chávez. Reflexionen... El destino de Venezuela se encuentra gravemente amenazado. Convocar de inmediato a unas elecciones presidenciales, equilibradas e imparciales, es la única solución.

Venezuela edicion 170  

venezuela edicion 170

Venezuela edicion 170  

venezuela edicion 170

Advertisement