Page 1


El crío nacerá de un bronquio umbilical que cuelga en tensión

Henar Bengale


I. GÉNESIS Primero fue el insecto El insecto parió al hombre El hombre parió a las muchachas de piel crujiente y luz (Entonces las muchachas plagaron la Tierra y la regaron con sangre de endometrios desprendidos en luna llena) Hicieron el amor con el bosque y la Tierra y el hombre enfermó y repudió a sus hijas: ponzoña en sus sexos sangrantes

II. ÉXODO Llegaron a la ciudad las luciérnagas nucleares Y tenían miembros de uranio brillante Y eyacularon ríos argénteos de magnesio sobre los edificios Llegaron a la ciudad las luciérnagas nucleares Y tenían matrices de plutonio virgen Y concibieron el horror para el futuro del hombre

Entonces el bosque cubrió de sabia los cuerpecitos de las muchachas convirtiéndolos en reliquias de ámbar pulido (Y los enfermos temieron para siempre las tumbas de miel petrificada)

Llegaron a la ciudad las luciérnagas nucleares: insectos atómicos que iluminaron el cielo con su cópula-fisión: insectos atómicos que parieron nubes-hongo radiactivas: la extinción del macho y la hembra (Estatuas de azufre y aluminio decoraron las calles Entonces: la cucaracha)

Patrisick


V. DEUTERONOMIO Tiene caries en el vientre dice el dentista (La cucaracha antropófaga ya no quiere comer fetos quiere la placenta de los abortos: los nonatos engangrenados en cálices vírgenes: los insectos rosados) La cucaracha mastica animales coagulados Mientras la menstruación del exoesqueleto preñado por el polen del dentista

Patrisick


PATTY WEST Repostera

OLIVER WHITE Recolector de animales muertos

Magdalenas, roscos de naranja, pestiños, brazo de gitano, empanadillas de cabello de ángel. Patty West vive desde hace algunos años en una casita de campo elaborando todo tipo de dulces y mermeladas naturales. La más codiciada es la de arándanos.

Esa es la única y preferida afición del jovencísimo White. Rebuscar, recoger y recolectar huesos, pieles, calaveras y restos en general de criaturas del bosque.

HARRY FLANAGAN Granjero

GRACE ABBOT Monja de Clausura

El granjero Flanagan cuida de todos sus animales y de sus miles de hectáreas de calabazas enanas para hacer cabello de ángel. Lo que más le gusta es cuidar de su huerta de tomateras y pimientos (verdes para freír y rojos para rellenar con arroz).

Mística, espiritual y devota, bordadora de mantelería y hacedora de punto de cruz. Así es Grace Abbot en sus momentos de lucidez. En otras ocasiones, permanece encerrada en el ala más lejana del convento. Ya que la Monja Abbot no es una, ni dos. Es legión. Los ojos se le inyectan en haces de luz, se retuerce, descoyunta y habla idiomas extraños, sale humo de la cruz que pende de su cuello. Sus manifestaciones más periódicas son Patty West y Harry Flanagan, muertos fortuitamente. Y el joven asesino Oliver White, ahorcado tras descubrir su colección de restos humanos.

P.Strange


P.Strange


Los muertos no obedecen, prefieren quedarse rozando sueños tempranos.

Ahora bebamos cicuta, durmamos en fosas grises: hibernación incansable. Juntemos kilómetros, lloremos mientras nos observamos. Perezcamos quemando recuerdos, saboreando todo universo vivido.

Y zafarse, alzarse buscando cuerpos devastados, esqueletos fosilizados gimoteando, habitando inmensas jaulas. Keroseno líquido, miembros necrosados. O por qué resistirnos si tenemos untado veneno.

I Las muchachas no saben del fantasma que habita en medio,

II pero sí de los cuerpos: huesos de leche y piel de cordero.

III Y de las fibras rojas que se tensan a manos de algo

IV que las obliga a abrirse en canal desde el pecho a las piernas

V y a fiar las manos para formarse todas las clavículas.

Patrisick

Henar Bengale


Nunca fue tan fácil arrancarse el dolor del cuerpo que no sabe llorar contigo atento al gesto —olisqueando la sangre tibia— como ahora. Nunca.

Dónde se nos fue la sangre no a las mejillas no a los úteros sedientos Nuestras venas están vacías y arrastramos una mustiedad de siglos, así como los muertos arrastran coronas de flores. Coronas que son ramos de arterias marchitas. De tumba en tumba. Dónde se nos fue la sangre ¿lo hueles? Un enjambre de insectos rosados, una nube lila en el cielo de la boca. Aplástala contra la lengua: un millón de cadáveres amargos entre los dientes.

Arrancar costras lamer la herida abierta triste costumbre.

Tengo la sangre enferma de quien sacia su dolor a punta de bisturí. Tengo un grito atascado en la taquicardia de las cuatro treinta cuando despierto de golpe con los músculos agarrotados y la pesanta me lame el sudor de la cara. Tengo las manos manchadas de la misma sangre enferma que te mancha el corazón y no aplaca tu tristeza. ¿Con qué alimentaré tu pena para que no te devore?

Patrisick


NARCISISMO Narciso se mira en un espejo de alabastro, una figura pálida cubierta de musgo. Los labios pulidos en marfil ansían la ternura de las primeras flores, de los nenúfares frescos plagados de libélulas, de las abejas polinizando campos de margaritas. No hay Eco que responda al canto del jilguero. Te consumirá el dolor de saberte o la mano que sujeta la espada te devolverá al estanque.

ESQUIZOFRENIA De mi ombligo pende un árbol umbilical. Veo un desfile de viudas con las uñas rojo sangre que se derriten en forma de claveles. Veo una fila de vestales ofreciendo sus gargantas a la diosa para que plante orquídeas y otra de orugas azules fumando crack. Pienso en Alicia cayendo por el agujero, en Vincent cortándose la oreja. No me reconozco en este cuerpo: encuentro algodón donde antes había carne. Mientras del árbol brotan petirrojos maduros, el tuétano se me deshace en un enjambre de hormigas blancas y un nido de esfinges me crece en el pulmón.

El Trígono


El TrĂ­gono


BIPOLARISMO Algo sigue masticando sigue masticando sigue masticando Óscar Hahn Algo araña las paredes detrás de mis ojos. Algo se columpia en mi garganta mientras me roe los dientes. Algo me pica los huesos en su afán de recoger los tulipanes de mi estómago. Algo tiene miedo de existir lejos de la piel que la contiene. Algo solo es otra que soy yo.

El Trígono


El TrĂ­gono


Florece lenta la cornamenta en la que nos columpiamos.

Ave sin plumas no vuela triste llanto posarse solo.

Han dormido a las yeguas con los rayos que son más fértiles.

Dime en qué estómago nos refugiaremos ahora que todos los terneros se han ido. Dime en qué útero mullido reposaremos si todas las madres se han ido a llorar el sacrificio de la carne, mientras el semen manaba de sus pechos. Se nos secan las arterias como ramas al sol y toda nuestra sangre se ennegrece formando árboles.

Henar Bengale

Patrisick


MARIPOSAS DE PIEDRA Hay un frío, un viento, una locura concedida, la tierra ha puesto nombre a mis manos dejando que tus palabras me surquen, como equilibrista al borde del hilo escucho mi temblor de adolescencia mal construida. Hay gente que nació sin nombre y le pusieron la estaca en un corazón de niño adormecido. Gente que caminamos soñando verdades, calculando lagos en los que pudimos ser felices, calles que siempre se llamarían unas aire, otras nunca. Gente que balancea el cuerpo sin retorno al par de miedos, fuegos, lagunas blanquiazules. Hay ojos que son ciegos viéndolo todo, luego existen ojos que lo ven todo y acaban cegándose. Alberto Celdrán

P.Strange


Alberto Celdrรกn

P.Strange


P.Strange


Patrisick


Henar Bengale


http://facebook.com/eltrigono http://eltrigono.tumblr.com


Aquelarre primero  

Y llegó/ El resultado de nuestro primer Aquelarre/ En el solsticio de verano nuestro bebé ha visto la luz.

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you