Page 1

BOLETIN #1 PÓLITICAS PÚBLICAS SOBRE INFANCIA

PERÚ


Infancia y políticas públicas La infancia puede ser entendida desde varias ópticas, como introducción al boletín presentamos la visión jurídica, de la ciencia social, de la cultura andina y la filosofía de los movimientos de NNAs y NNATs. Desde la visión jurídica,, según la Convención sobre los Derechos del Niño (1989) en la parte I, artículo 1 establece: “Se entiende por Niño todo ser humano menor de 18 años de edad...” (Unicef - CDN, 1999, p. 10). En el caso peruano, en el título preliminar, artículo 1 del Texto Oficial del Código de los Niños y Adolescentes, se define “niño a todo ser humano desde su concepción hasta cumplir los 12 años de edad y adolescente desde esde los 12 años hasta cumplir los 18 de edad. Jorge Valencia1 señala tres momentos de cambios de discursos y paradigmas sobre la infancia en el desarrollo histórico de los derechos humanos del niño, una primera etapa : un largo momento de ausencia casi si total de derechos en el que el niño estaba sujeto a la voluntad paterna, de su marginación y ocultamiento de la sociedad ; una segunda etapa : la doctrina de la situación irregular, en la que se fomentaba un mecanismo represivo de control social de los os niños con conducta antisocial, abandonados o con déficit físico o mental y una tercera etapa, que es la visión jurídica actual representada por la doctrina de la protección integral del niño, quien es considerado como sujeto de derechos y actor social planteada en la Convención y el Código de los niños y adolescentes. Estas 3 imágenes y paradigmas de infancia coexisten en la actualidad en las políticas de infancia y en el sentido común de la sociedad.

también sujeto de relaciones sociales”2. Al establecerse las relaciones sociales entre actores, el hecho social se convierte conviert en acción social y en consecuencia se puede conocer, comprender, describir y explicar. explicar

Desde la filosofía de los movimientos de NNATs y NNAs, el MANTHOC, la infancia es entendida como la etapa que más allá de la edad (establecida en la CDN y en el CNA), donde desarrollan capacidades, habilidades, asumen responsabilidades y van ejerciendo su participación protagónica en espacios públicos y privados, son portadores ortadores de un cambio personal y colectivo. En la cultura andina no existe la denominación “niño”, sino wawa que hace referencia a un ser pequeño, tierno, inocente; nombre que también comprende a las plantas, animales e inclusive a seres inanimados La preocupación reocupación del Estado Peruano por la infancia, cobra vigencia en los años 90´ con la implementación de un marco normativo a raíz de la Convención sobre los Derechos del Niño CDN, aplicando a la normatividad nacional con la aprobación del Código de los Niños y Adolescentes y la elaboración del primer Plan Nacional de Acción por la Infancia y Adolescencia (1992), que es la herramienta de política pública para la infancia, enmarcados en la estrategia de alivio a la pobreza.

Desde la ciencia social, específicamente desde la l sociología, la infancia es entendida como un hecho social “… producidos socialmente, producto de relaciones sociales, y por ello

2

1 VALENCIA, Jorge ( 1999), Derechos Humanos del Niño en el Marco de la Doctrina de la Protección Integral

Sánchez Parga, José (2004), Para una Sociología de la Infancia y Adolescencia, en Infancia y Adolescencia en América Latina: Aportes desde la Sociología. Congreso de Sociología ALAS, p. 112


Pero el problema visto desde la primera infancia resulta insuficiente para abordar la problemática de todos los niños, niñas y adolescentes en el país. No existen programas sociales articulados para atender las necesidades, demandas e intereses en forma prioritaria de todos los NNAs hasta los 18 años, garantizando niveles de vida acorde con los derechos humanos y la formación de un capital humano de calidad.

• • • • • •

• • •

Políticas y programas sociales en Perú En general, para el Estado y la sociedad peruana la infancia aún no es una prioridad, en un país donde la población infantil menor de 18 años a nivel nacional, representa el 36,0% del total, es decir, cuatro de cada diez personas son niñas, niños o adolescentes y dos de ellos están en situación de pobreza. Lo que se contradice con los discursos de los Planes Nacionales de Acción por la Infancia y Adolescencia - instrumentos de Política Pública del Estado Peruano en materia de Infancia - que señala una imagen del niño como sujeto de derechos, el desarrollo integral de las capacidades de los NNAs y el acceso a suficientes y calificados servicios para garantizar sus derechos y la construcción de una ciudadanía de la infancia. Algunos programas específicos dirigidos a la infancia en el Perú: • • • •

• • • •

Plan Nacional de Acción por la Infancia y la Adolescencia Programa Integral Nacional de Bienestar Familiar. Programa Nacional Contra la Violencia Familiar y Sexual Plan Nacional de Acción contra la Explotación Sexual Comercial de Niños, Niñas y Adolescentes Programa Cuna Mas Programas Pronaa, Programa Integral de Nutrición - PIN Programa Juntos

Sistema Integral de Salud Programa Jóvenes a la Obra – MINTRA Programa de Logros de Aprendizaje, El programa de Salud Materno Neonatal El programa de Acceso a la Identidad Programa Infancia, Nutrición y Seguridad Alimentaria Perú – Fondo Para el logro del Milenio Programa de Alimentación Escolar QaliWarma Programa Pro Niño de Telefónica en Perú Programa para la Erradicación del Trabajo Infantil – IPEC Defensorías del Niño y el Adolescente (Municipios, Instituciones Educativas y organizaciones sociales). Programa de rescate de niños en calle

Los planes y programas sociales de atención a la infancia por lo general han sido elaboradas desde los gabinetes del sector competente, en algunos casos se ha tenido la participación de los actores involucrados en el tema, en otros casos no ha sido de manera participativa, es por eso en documentos oficiales no se establece cuales son los compromisos que debe asumir la sociedad civil, en este caso la infancia, para monitorear y vigilar el avance de resultados. Los diversos enfoques, la diversidad de programas dirigidos a las poblaciones vulnerables y en especial a la infancia, nos conduce a señalar que las políticas sociales para la infancia han respondido a las crecientes demandas sociales generada por la aplicación de una política de economía de libre mercado y políticas sociales asistencialistas y promocionales, es decir, la implementación de un sinnúmero de programas sociales sin priorizaciones ni sinergias. A su vez también hay un tránsito entre las políticas asistencialistas, de promoción, con enfoque de derechos hasta la protección integral. Por ende, son políticas neo asistencialistas las que se están aplicando porque consideran a la infancia como un grupo social que necesita


asistencia de parte de un Estado paternalista, por ser pobre y carente de capacidades.

Participación de la población y de los niños, niñas y adolescentes en las políticas públicas sobre infancia En el sentido tradicional el Estado definía y elaboraba políticas, programas o proyectos sin propósitos ordenados por prioridad; hoy este esquema queda obsoleto en tiempos en que la ciudadanía cada vez más se viene empoderando de los espacios y procesos de participación por incidencia e iniciativa de la sociedad civil El proceso de descentralización ha creado mecanismos para promover la participación de los actores sociales en el desarrollo local, regional y nacional, uno de estos es el Presupuesto Participativo Municipal, como forma de participar en las decisiones sobre el uso de recursos y la priorización de necesidades. Sin embargo, un trabajo conjunto entre Estado y Sociedad Civil recién empieza. En relación a la participación de los NNAs , se trata que las autoridades y funcionarios responsables de formular y gestionar los programas sociales dirigidos a la infancia tengan la disponibilidad de escuchar la opinión de los NNATs y NNAs, esto significa propiciar espacios de diálogo y debate público en la búsqueda de consensos, que sean tolerantes frente a las diferencias y que legitimen la opinión de los NNAs en este proceso, incorporando su aporte en la toma de decisiones y comunicando a la sociedad el resultado de este trabajo conjunto. En el proceso incorporación de participación infantil espacios de toma

de la en de

decisiones se reproducen discursos y enfoques sobre la infancia con una marcada visión proteccionista y predominancia del adulto en la relación adulto - niño, lo que limita la participación plena del niño. En este sentido el Estado a través de algunos sectores gubernamentales como Educación, Ministerio de la Mujer y Poblaciones vulnerables han iniciado un proceso de consulta a los NNAs para que expongan sus problemas y propuestas a fin de ser consideradas en los Planes de Acción por la Infancia, con el fin de construir plataformas ó agendas públicas con la opinión de los NNAs, que en la mayoría de los casos no han sido considerados. Esto implica, que a través de la incidencia se tenga que negociar y concertar las demandas de los NNAs para que se conviertan en decisiones prioritarias.

Conclusiones y recomendaciones En términos generales se puede afirmar que el Perú cuenta con un marco normativo, que contempla parámetros jurídicos con respecto a los derechos de los NNAs, sin embargo no aplica a la situación real de la mayoría de los niños, niñas y adolescentes peruanos, tomando en cuenta que somos un país con una diversidad de culturas existentes. Las políticas de infancia siempre han estado presentes, pero no siempre han sido políticas basadas en los derechos humanos, con una firme voluntad política, tampoco cohesionadas entre sectores, poco transparentes y con problemas de filtraciones. En Perú se proclama reiteradamente la doctrina de protección integral y universalidad de los derechos de la infancia, sin embargo en la práctica los programas sociales se ejecutan en forma focalizada, con un


enfoque asistencial, puesto que la inversión social se ha orientado a programas anti pobreza mas no a políticas estratégicas que garanticen sostenibilidad e impacto en la vida de los NNAs. repr una El proceso de descentralización representa gran oportunidad para la promoción de la participación de los niños, niñas y adolescentes como ciudadanos y constructores ctores de valores democráticos, sin embargo no n se ha desarrollado una institucionalidad pública y una cultura de respeto a los derechos erechos del niño, a través de la articulación, coordinación entre las organizaciones gubernamentales y con la sociedad civil para lograr resultados que favorezcan cambios y mejoras en la vida de los NNAs. Finalmente, los os resultados de la implementación de los Planes de Acción por la Infancia son parciales e insuficientes frente a las demandas sociales, las que desbordan las capacidades capacid institucionales estatales. Se han originado programas sin una información precisa de la población beneficiaria.

Es trascendental invertir en la primera infancia, sin desatender a los demás grupos, quienes se encuentran postergados , entre ellos están los niños en situación de calle, niños y adolescentes trabajadores, adolescentes infractores de la ley, etc…y see debe impulsar y mantener espacios y mecanismos institucionalizados de participación para los NNAs, ya que esto facilitaría la eficacia de las políticas y programas sociales, teniendo en cuenta la opinión de los actores involucrados en el tema, tanto anto a nivel local, regional y nacional.

Boletín redactado por el Movimiento de Adolescentes y Niños Trabajadores Hijos de Obreros Cristianos – MANTHOC


www.eltrabajodecrecer.org

eltrabajodecrecer

www.eltrabajodecrecer.blogspot.com

BOLETÍN #1 PERÚ: PÓLITICAS PÚBLICAS SOBRE INFANCIA  

Análisis de las políticas publicas relacionadas a la infancia en Perú, uno de los tres Países donde se desarrolla el proyecto El Trabajo de...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you