Issuu on Google+

Suplemento infantil del diario EL TIEMPO. Premio Nacional de Periodismo 1990 Miércoles 22 de agosto de 2012 - Año 23 - No. 1.229

¡Triqui! ¡Traque! ¡Juipi! ¡Juape! ¡Arre! ¡Hola! ¡Upa! ¡Vivo!, ¡Carambola! Así del pescante, feroz, jadeante, se explica el cochero de un coche viajero que alzando humareda y atroz polvareda veloz bamboleante, más brinca que rueda. Y el látigo zumba; y todo retumba con tal alboroto, cual de un terremoto que al orbe derrumba, y toda la gente “Quien pudiendo decir algo en 10 palabras usa 20, es capaz de cualquier otra mala acción”. Aldo Cammarota, político argentino (1930-2002)

se agolpa imprudente a ver qué noticia al mundo desquicia, o qué personaje va en urgente viaje de cántaros de oro, que siguen ligeros tal vez bandoleros, galgos carniceros, en pos del tesoro. Al fin paró el coche ya entrada la noche, y abriólo el gentío con gran reverencia; y (¡extraña ocurrencia!) lo hallaron... ¡vacío! Tal es, en retrato, más de un mentecato de muchos que encuentro. ¡Qué afán! ¡Qué aparato! Y nada por dentro. Rafael Pombo Ayala (1813-1912), poeta colombiano

Una señora le pregunta al carpintero: - ¿Me podría hacer una mesita de noche? - Lo siento, señora, de noche no trabajo.


2

Miércoles 22 de agosto de 2012

Ciencias ¿Cómo prevenir accidentes en las escuelas?

CREATIVIDAD REC Texto: María Fernanda Méndez

En esta edición, Caballito de Mar te ayudará a crear una novedosa cesta con papel de periódico y materiales reciclados que tengas en casa:

Paso A Pas

Materiales: - Pega blanca - Témpera de diferentes Aunque las escuelas suelen ser sitios muy seguros para los niños, los padres y maestros deben tomar ciertas previsiones y enseñarles a cuidarse a sí mismos. Por ejemplo: * Cooperar con el orden y aseo del salón. Mantener los pasillos y salidas libres de obstáculos (bolsos o sillas), ya que éstos pueden provocar accidentes o dificultar la salida ante una emergencia. * Aconsejarles que deben sentarse cómodamente en el pupitre o silla, evitando su balanceo. * Ni en broma deben quitar la silla a algún compañero de improviso, ya que pueden originarle una caída. * Pedirles que no jueguen sobre sillas y mesas; que usen sólo tijeras de puntas redondeadas. * Explicarles que deben botar la basura en los lugares habilitados para ello. * Decirles que pasen los útiles correctamente, sin lanzarlos.

colores - Tijera - Periódicos - Cartón - Pinceles - Creyones de colores

Chuíto y Jacint Chuíto yJ

Entre las Algas

¿Qué te gustaría crear c

Trabalenguas Me han dicho que has dicho un dicho que he dicho yo. El que lo ha dicho, mintió. Y en caso que hubiese dicho ese dicho que tú has dicho que he dicho yo, dicho y redicho quedó. Y estaría muy bien dicho, siempre que yo hubiera dicho ese dicho que tú has dicho que he dicho yo.

Fabiana Verga 9 años

“Casas hechas con cartulina. Una vez hice un títere con medias. Era un ladrón para una obra en la que participé en el colegio”.

Wilmarys Velásquez 10 años

“Ya he inventado cosas con material reciclado. Una vez hice una casa de muñecas con cajas de zapatos, y también he fabricado culebras con vasos plásticos”.

Jonathan Bericoto 10 años

“Me gustaría hacer un helicóptero usando cartón, clavos y cajas, para jugar con él cuando quiera”.


CICLADA EN CASA Una vez ya armado el fondo de la cesta, se procede a seguir tejiendo las varillas, pero ahora hacia arriba hasta tener la altura deseada del cuerpo de la cesta.

so: Cortar el papel periódico en tiras de 10 cm de largo y colocarle pega por un solo lado. Empezar a enrollar hasta que ésta tenga forma de varilla. Hacer varias así.

El mérgulo jaspeado, ave marina de las costas del Pacífico, construye su nido en lo alto de los abetos, a más de 45 metros de altura.

Luego de tejer el cuerpo, pega las puntas que quedan sueltas y luego confecciona el asa y el borde de la orilla con el mismo tejido, para finalmente pegárselos por la parte externa.

Colocar las varillas en una superficie firme. Cruzar cuatro de éstas y tomar una de las puntas, la más larga, para tejer las otras, pasando una por arriba y otra por debajo, hasta tener el tamaño de la base deseado para la cesta.

UN CARACOL NOS RECUERDA

Al tener la cesta ya tejida, es hora de pintarla con los colores preferidos. Espera que seque para poder llenarla con flores, juguetes, dulces y hasta útiles escolares.

24 de agosto de 1499:

Alonso de Ojeda, acompañado de Juan de la Cosa y Américo Vespucio, descubre el Lago de Maracaibo.

ta van a la escuela Jacinta

“¡Ojalá!”... ¿Sabes de dónde proviene?

con material reciclado?

-

Luis David Rojas 8 años “Quisiera hacer unas maracas utilizando un palo, una taparita y unas piedritas, para que suenen duro y pueda tocar música con ellas”.

3

Isabella Bericoto 8 años “Me gustaría hacerles vestiditos a mis Barbies con toallitas húmedas y con ligas”.

Isabel Boada 9 años “Sería buena idea y muy divertido inventar unos muñecos con envases de yogurt y hacerles la cabeza de anime para después pintarlos con témpera”.

Esta interjección, con la que se expresa el deseo de que ocurra algo, se usó durante algún tiempo con la forma “oxalá”. Aparece registrada por primera vez en nuestra lengua en el Diccionario español latino (1495) de Nebrija. Proviene del árabe wa sha Alá, que significa “que Dios lo quiera”. Wa es una partícula que se usa en juramentos, sha es voz del verbo “querer” y Alá, como se sabe, es el nombre de Dios en árabe.


4

Miércoles 22 de agosto de 2012

Una estrella de mar nos cuenta

EL MIEDO ES BLANDITO Y SUAVE

Marina era una niña que tenía mucho miedo de la oscuridad. Al apagarse la luz, todas las cosas y sombras le parecían los más temibles monstruos. Y aunque sus papás le explicaban cada día con mucha paciencia que aquello no eran monstruos y ella les entendía, no dejaba de sentir un miedo atroz. Un día recibieron en casa la visita de la tía Valeria. Era una mujer increíble, famosísima por su valentía y por haber hecho miles de viajes y vivido cientos de aventuras, de las que incluso habían hecho libros y películas. Marina, con ganas de vencer el miedo, le preguntó a su tía cómo era tan valiente, y si alguna vez se había asustado. - Muchísimas veces, Marina. Recuerdo cuando era pequeña y tenía un miedo terrible a la oscuridad. No podía quedarme a oscuras ni un momento. La niña se emocionó muchísimo; ¿cómo era posible que alguien tan valiente pudiera haber tenido miedo a la oscuridad? - Te contaré un secreto, Marina. Quienes me enseñaron a ser valiente fueron unos niños ciegos. Ellos no pueden ver, así que si no hubieran descubierto el secreto de no tener miedo a la oscuridad, estarían siempre asustadísimos. - ¡Es verdad! -dijo Marina, muy interesada- ¿me cuentas ese secreto? - ¡Claro! su secreto es cambiar de ojos. Como ellos no pueden ver, sus ojos son sus manos. Lo único que tienes que hacer para vencer el miedo a la oscuridad es hacer como ellos, cerrar los ojos de la cara y usar los de las manos. Te propongo un trato: esta noche, cuando vayas a dormir y apagues la luz, si hay algo que te dé miedo cierra los ojos, levántate con cuidado, y trata de ver qué es lo que te daba miedo con los ojos de tus manos... y mañana me cuentas cómo es el miedo. Marina aceptó, algo preocupada. Sabía que tendría que ser valiente para cerrar los ojos y tocar aquello que le asustaba, pero estaba dispuesta a probarlo porque ya era muy mayor, así que no protestó ni un pelín cuando sus padres la acostaron, y ella misma apagó la luz. Al poco rato sintió miedo de una de las sombras en la habitación, y haciendo caso del consejo de la tía Valeria, cerró los ojos de la cara y abrió los de las manos, y con mucho valor fue a tocar aquella sombra misteriosa... A la mañana siguiente, Marina llegó corriendo a la cocina, con una gran sonrisa y cantando. "¡El miedo es blandito y suave!... ¡es mi osito de peluche!".

Laberinto

Correo para Caballito

Pedro Pablo Sacristán, en “Cuentos para Dormir”

caballitodemarysusamigos@gmail.com

Luis Monagas

¿Quieres felicitar a Caballito de Mar por su cumpleaños? Envía tu mensaje que será publicado en la Edición XX IV Aniversario del 29 de agosto.


0311639001345606900