Issuu on Google+

Huellas imborrables

El padre Quinto Della Bianca nació en Cassacco, Friuli (Italia) el 26 de julio de 1914. Hijo de Luigi Della Bianca y Enrica Colaone de Della Bianca, aprendió en el hogar su vocación cristiana. Luego de sus estudios de primaria y de secundaria, realizó entre 1932 y 1933 el noviciado (Seminariato) en el Salesiano en Este (Padova).

Friuli Italia

al

It

El Salvador

ia

Venezuela

26 de julio de 1914

En 1933 llegó a Caracas como seminarista.

En 1939 se traslada a El

Salvador a estudiar Teología en la ciudad de San Tecla.

Fuentes: Alborada Salesiana / Revista Ardentía

En septiembre de 1935 se inició como maestro de Primaria, en el Colegio Don Bosco de la ciudad de Valencia (estado Carabobo), labor que le ocupó cinco años.

En 1943 retorna a Venezuela encargado del Santuario de María Auxiliadora de Caracas y durante 10 años ejerce las funciones de Ecónomo del Colegio San Francisco de Sales.

El 11 de octubre de 1942 es ordenado sacerdote en El Salvador, en la catedral de Monseñor Luis Chávez y González. En este país centroamericano, fundó una escuela para niños pobres y fue director del Oratorio Festivo Don Bosco.

Desde 1951 gestionó la construcción del Colegio Salesiano Pío XII de Puerto La Cruz, ciudad en la que se radica desde 1953, cuando es nombrado (el 12 de septiembre de ese año) como director del Colegio Salesiano Pío XII y párroco de la parroquia de la Santa Cruz.

En 1955 se desempeñó como el primer director de la Escuela Domingo Savio, la cual también fundó.

Después del derrocamiento de la dictadura, se dedicó a su labor pastoral y a seguir proyectando nuevos templos en la zona norte de Anzoátegui.

Pese a la dictadura, el padre Della Bianca ejerció sin miedo su vocación sacerdotal y entre sus funciones durante esos años difíciles se encontraba la de visitar a los presos políticos en la sede de la Seguridad Nacional.

Cuando cayó el dictador, el 23 de enero de 1958, el párroco sonó en la madrugada de ese día, las campanas de la Santa Cruz, y esos repiques fueron radiados por la emisora Ondas Porteñas.

Hasta 1979 fue párroco de la Santa Cruz. Le sucedió el padre José de Franceshi

En 1980 fue nombrado párroco de la Iglesia Virgen de Fátima, en el sector Barrio Mariño de Puerto La Cruz.

Entre 1993 y 1994, junto a feligreses comprometidos, creó la Fundación Complejo Social Nuestra Señora de Fátima con el objeto de recaudar fondos para la culminación de la Basílica. El proyecto sigue paralizado por falta de recursos.

Al agravarse su salud, fue trasladado en diciembre de 2010, a los 96 años, al Colegio Don Bosco de Altamira (Caracas) para recibir cuidados médicos especiales, por parte de la comunidad salesiana.

En sus últimos años, no dejó de cuidar su labor como pastor de ovejas. Sin falta acudía al confesionario de la Santa Cruz todos los días. Cuando quedó impedido de caminar, era trasladado desde el colegio Pío XII hasta el templo porteño en una pick up donde él iba sentado en una silla de ruedas, para llegar a tiempo al confesionario (a las 4:00 pm). Infografía: Félix Orea / EL TIEMPO


/0776690001298424640