Page 1

Suplemento infantil del diario EL TIEMPO. Premio Nacional de Periodismo 1990 Miércoles 22 de febrero de 2012 - Año 23 - No. 1.203

SANTA FE Santa Fe mi lugarcito, el de las matas de coco, te pido un permisito para hablar de ti un poco. No quiero que se olviden de este hermoso lugar, donde me regocija el momento con gente muy jovial. La agüita de coco en botella en la alcabala principal y la naiboa que te venden, son oriundas del lugar. Castañas y pomarosas te ofrecen al pasar. Te venden tantas cosas para el viaje disfrutar. Mango tino o de hilacha fue mi cautivar. Y esa linda muchacha, maestra del lugar. Luis Alberto Sabino

“La Justicia es la reina de las virtudes republicanas y con ella se sostiene la igualdad y la libertad”. Simón Bolívar

El turista al recepcionista del hotel: -¿Me da una habitación con baño? - Le damos la habitación, pero el baño se lo tiene que dar usted.


2

Miércoles 22 de febrero de 2012

Entre las Algas

EL VALOR DE LA ¿

Has visto, amiguito, alguna vez la figura que representa la Justicia? Empecemos por describírtela para entender de qué se trata: Una mujer con los ojos vendados, llevando una balanza con sus dos platos en perfecto equilibrio. Los ojos vendados significa que todos deben recibir lo que les corresponde, sin mirar su raza, su religión o su lugar en la sociedad. Y la balanza indica que una decisión justa no debe inclinarse a favor de una persona y en contra de otra. Si un plato se ladea más que el otro es porque estamos ante un acto injusto. Por ejemplo: es injusto cuando una persona trabaja mucho y le pagan poco; pero también lo es que trabaje poco y gane mucho. Hay injusticia cuando se le niega a alguien lo que consiguió con su esfuerzo. Cuando se practica este valor en la sociedad, cada uno de sus miembros sabe que recibirá lo que merece. El que trabaja recibe su pago, el que hace algo bueno tiene su recompensa, el que es acusado de algún delito tiene la oportunidad de defenderse, el que es aplicado en sus estudios saca buenas notas. La cara de la justicia es también social: todos tienen derecho a vivir dignamente. Una casa que los cobije, ropa que los vista, comida que los alimente y educación de calidad que los haga progresar, son parte de la equidad. En definitiva, este valor podemos entenderlo como lo definía el jurista romano Ulpiano: “dar a cada quien lo que le corresponde”. En otras palabras: respetar y hacer valer los derechos de las personas; reconocer sus méritos, honrar sus buenas acciones. Pero también condenar las malas acciones y cuidar que los responsables sean debidamente castigados por sus faltas o delitos.

EL CARACOL

Tostadito por el sol entre la arena gozando, lento, lento, caminando, va mi amigo el caracol. Al hombro lleva su casa, concha dura de la mar, cual reluciente coraza de nácar y de coral. Andrés Díaz Marrero

¿Sabes quién es?

Madre María de San José

Nació el 25 de abril de 1875 en Choroní, estado Aragua. Fue bautizada el 13 de octubre con el nombre de Laura Evangelista. Desde los 17 años se consagró al servicio de los más pobres y trabajó con el Padre Vicente López Aveledo en la fundación del primer hospital de Maracay: “Hospital San José”. En 1901 funda la congregación de las “Hermanas Hospitalarias”, dedicadas a ayudar a las niñas abandonadas y a los ancianos pobres. Hasta su muerte, en 1967, se distinguió por su caridad, humildad y sencillez. Valores que le merecieron el honor de ser la primera venezolana Beata.

Texto: Corina Hernández

Chuíto y ¿Qué significa “s

Estos amigos de la UE Juan Jacobo Rous

Alicia Montaño 13 años 7º grado “Significa aceptar las decisiones de los demás, aunque no te parezcan correctas, y respetar a tu prójimo”.

Sofía Villarroel 13 años 7º grado “Ser alguien justo es poder respetar las opiniones de quienes me rodean y ser honestos ante ellos y su forma de pensar”.

Antonella Rodríguez 13 años 7º grado “Es pensar que está bien que los demás tengan su propia opinión, y que dejen expresarnos también”.


3

JUSTICIA

Ciencias

LA PIRAÑA

Practica la justicia Ya te hemos dicho que hay que practicar los valores. La Justicia no puede quedarse atrás. Eres justo cuando: · Defiendes tus derechos y los ajenos. Conoces tus deberes. · Sabes lo que está bien y lo que está mal. Reconoces tus errores y aceptas las consecuencias. · Eres honesto, compasivo y humano. · Evitas los chismes y las críticas. Prefieres buscar la verdad por ti mismo. · Ves a los demás como personas. No calificas ni discriminas por raza, sexo, religión o clase social. · Juegas siguiendo las reglas, compartiendo y escuchando a tus compañeros. · No tomas ventajas de los demás. Ser cada día una mejor persona no es tarea fácil, pero bien vale la pena el esfuerzo. ¿No lo crees así?

Las pirañas son peces de agua dulce, que viven en los ríos de Suramérica y Centroamérica. En Venezuela se les conoce como “Pez Caribe”. Son ovalados, angostos a los lados y miden entre 25 a 60 centímetros de largo. Por lo general son carnívoros: comen insectos, peces, pequeños animales que caen al agua; pero en ocasiones consumen plantas. Poseen unas poderosas mandíbulas con afilados dientes, con los que pueden rasgar, cortar o desgarrar a sus presas. Las pirañas no actúan solas, sino en bancos (grupos) y son atraídas por la agitación de las aguas y el olor a sangre. Cuando tienen hambre, salen todas a pescar. Al ver una presa se lanzan contra ella formando una especie de remolino. Al contrario de lo que se dice, raramente atacan a los humanos. Son muy protectores con sus crías, a las cuales cuidan tanto los machos como las hembras.

Jacinta ser justos”?

sseau contestaron la pregunta:

www.chiquinoticias.com

Néstor Herrera 12 años 7º grado “Ser justos se cumple cuando cada ser humano tiene y se le respetan los mismos derechos, ya que todos somos iguales ante los ojos de Dios”.

Bárbara Bravo 12 años 7º grado “Es saber que todos los seres humanos somos iguales y tenemos los mismos derechos”.

Mariana Mosca 12 años 7º grado “Significa conocer la diferencia entre lo bueno y lo malo, y pensar que todos somos iguales en este mundo”.

Con el lema “La revista para los niños y los padres que juegan juntos”, les recomendamos esta página muy variada, entretenida y educativa. Entre otros contenidos, encontrarás: Cocina divertida, Sanos y fuertes, Mis primeros pasos en Internet, Ecología y mucho más.


4

Miércoles 22 de febrero de 2012

Una estrella de mar nos cuenta

LA GRANDEZA DE UN REY

una vez un poderoso rey que H abía tenía tres hijos. Dudando sobre

quién debía sucederlo en el trono, envió a cada uno de ellos a gobernar un territorio durante cinco años, al término de los cuales deberían volver junto a su padre para mostrarle sus logros. Así marcharon los tres, cada uno a su lugar, alegres por poder ejercer como reyes. Pero al llegar descubrieron decepcionados que tan sólo se trataba de pequeñas villas con un puñado de aldeanos, en las que ni siquiera había un castillo. - Seguro que a mis hermanos se les ha dado reinos mayores, pero demostraré a mi padre que puedo ser un gran rey -se dijo el mayor. Y juntando a los pocos habitantes de su villa, les enseñó las artes de la guerra para formar un pequeño ejército con el que conquistar las villas vecinas. Así, su pequeño reino creció en fuerza y poder, y al cabo de los cinco años había multiplicado cien veces su extensión. Orgulloso, el joven príncipe reunió a aquellos primeros aldeanos, y viajó junto a su padre. - Seguro que a mis hermanos se les ha dado reinos mayores; sin duda mi padre quiere probar si puedo ser un gran rey - pensó el mediano. Y desde aquel momento inició con sus aldeanos la construcción del mayor de los palacios. Y tras cinco años de duro trabajo, un magnífico palacio presidía la pequeña aldea. Satisfecho, el joven príncipe

viajó junto a su padre en compañía de sus fieles aldeanos. - Seguro que a mis hermanos se les ha dado reinos mayores, así que la gente de esta aldea debe de ser importante para mi padre - pensó el pequeño. Y resolvió cuidar de ellos y preocuparse porque nada les faltara. Durante sus cinco años de reinado, la aldea no cambió mucho; era un lugar humilde y alegre, con pequeñas mejoras aquí y allá, aunque sus aldeanos parecían muy satisfechos por la labor del príncipe, y lo acompañaron gustosos junto al rey. Los tres hermanos fueron recibidos con alegría por el pueblo, con todo preparado para la gran fiesta de coronación. Pero cuando llegaron ante su padre y cada uno quiso contar las hazañas que debían hacerle merecedor del trono, el rey no los dejó hablar. En su lugar, pidió a los aldeanos que contaran cómo habían sido sus vidas. Así, los súbditos del hijo mayor mostraron las cicatrices ganadas en sus batallas, y narraron todo el esfuerzo y sufrimiento que les había supuesto extender su reino. El hermano mayor sería un rey temible, fuerte y poderoso, y se sentían orgullosos de él. Los súbditos del mediano contaron cómo, bajo el liderazgo del príncipe, habían trabajado por la mañana en el campo y por la tarde en la obra para construir tan magnífico palacio. Sin duda sería un gran rey capaz de los mayores logros, y

E-MAIL: caballitodemarysusamigos@gmail.com

se sentían orgullosos de él. Finalmente, los súbditos del pequeño, medio avergonzados, contaron lo felices que habían sido junto a aquel rey humilde y práctico, que había mejorado sus vidas en tantas pequeñas cosas. Como probablemente no era el gran rey que todos esperaban y ellos le tenían gran afecto, pidieron al rey que al menos siguiera gobernando su villa. Acabadas las narraciones, todos se preguntaban lo mismo que el rey: ¿Cuál de los príncipes estaría mejor preparado para ejercer tanto poder? Indeciso, y antes de tomar una decisión, el rey llamó uno por uno a todos sus súbditos y les hizo una sola pregunta: - Si hubieras tenido que vivir estos cinco años en una de esas tres villas, ¿cuál hubieras elegido? Todos, absolutamente todos, prefirieron la vida tranquila y feliz de la tercera villa, por muy impresionados que estuvieran por las hazañas de los dos hermanos mayores. Y así, el más pequeño de los príncipes fue coronado aquel día como el más grande de los reyes, pues la grandeza de los gobernantes se mide por el afecto de sus pueblos, y no por el tamaño de sus castillos y riquezas. Pedro Pablo Sacristán, en “Cuentos para dormir”

Claudia Sofía Verde

/0333376001329872518  

http://media.eltiempo.com.ve/EL_TIEMPO_VE_web/25/suplementos/docs/0333376001329872518.pdf