Page 1

Suplemento infantil del diario EL TIEMPO. Premio Nacional de Periodismo 1990 Miércoles 20 de febrero de 2013 - Año 24 - No. 1.255

LA BICICLETA La bici sigue la cleta por una ave siempre nida y una trom suena su peta... ¡Qué canción tan perseguida! El ferro sigue el carril por el alti casi plano, como el pere sigue al jil y el otoño a su verano. Detrás del hori va el zonte, detrás del ele va el fante, corren juntos por el monte y a veces más adelante. Allá se va el corazón en aero plano plano y con él va la canción escrita en caste muy llano. Eugenio Montejo (1938-2008), poeta venezolano

“Nadie hace bien lo que no sabe; por consiguiente nunca se hará República con gente ignorante, sea cual fuere el plan que se adopte”. Simón Rodríguez (1771-1854), educador y filósofo venezolano

Acertijo ¿Cuál es el número que si lo pones al revés vale menos? Busca la respuesta en la última página


2

Miércoles 20 de febrero de 2013

Entre las Algas LO QUE DURA UN CUENTO El cuento de los castaños, dura muchos, muchos años. El cuento de los cipreses, meses. El cuento de la manzana, dura toda la semana. El de la judía, un día. El de la mora, una hora. El del guisante, un instante. Y el de la granada, nada.

Antonio Rubion

Los animales más lentos

El DEPORTE DE Texto: María Fernanda Méndez En el año 1952, liceístas del Colegio Pío XII de Puerto La Cruz y técnicos petroleros que venían desde los Estados Unidos y vivían en el sector porteño Gulf, se encargaron de construir las primeras canchas de baloncesto, tanto en esa ciudad como en Barcelona. Pero fue en 1955 cuando se propagó la “fiebre” de esta disciplina en toda la zona norte de Anzoátegui. Los primeros exponentes de este deporte fueron Ulises Gibson, Susú Sayeh, Bruno Yannóscoli, Luis García, José Poyer, Gonzalo Carrasquel y Florentino González. Así lo relata Juan Carlos Márquez, conocedor de la historia del baloncesto venezolano, y en especial de la trayectoria del equipo de nuestro estado, Marinos de Anzoátegui. Márquez indica que Anzoátegui cuenta con un emblemático gimnasio cubierto, el “Luis Ramos”, hogar del “Acorazado Oriental”, como también se conoce a Marinos. Ese recinto alberga a cerca de 6 mil personas y es conocido como “La Caldera del diablo”, por el calor que se siente en cada partido y por lo caliente de su público cuando apoya al quinteto local. “Estas instalaciones deportivas, así como el nacimiento de la Liga Especial de Baloncesto en 1974, dieron paso a la conformación del primer equipo en la zona, por iniciativa de Domingo Cirigliano, Raúl Díaz, Dora Padrón, Florentino González, Guillermo Álvarez Bajares, Ángel Rodríguez

El ave más lenta es la Bécada americana, que vuela a una velocidad de 8 km/h. Entre los mamíferos, la pereza de tres dedos, que se mueve en el suelo a una velocidad de 2,2 metros por hora.

Barrios, Matías González, Frank Arreaza, Víctor José D’ Gerónimo y Andrés Borges; quienes le dieron vida a la franquicia Caribes de Anzoátegui, en 1976, que luego se llamó Marinos de Oriente, y luego de Anzoátegui”. Márquez cuenta que la trayectoria de Marinos se destaca por sus nueve campeonatos obtenidos en los años 1991, 1993, 1998, 2003, 2004, 2005, 2009, 2011 y 2012. También por ser considerado el equipo más ganador de torneos en la Liga Profesional de Baloncesto (LPB). Señala que 19 partidos ganados de forma consecutiva han pasado a formar parte de los récords que hoy en día posee el “Acorazado Oriental”. Otras de las marcas que posee el equipo es la de Tomás Aguilera con más tiros libres en un cuarto (11), en 2001; la de Johan Piñero con más puntos en un cuarto (17), en 2004; la de la divisa con mayor número de participaciones en una final (13), invicto en su sede durante una temporada, con 26 triunfos, en 1991; y la del equipo con mayor número de campeonatos (9) en la LPB. La temporada 2013 de la Liga Profesional de Baloncesto arrancó el viernes 25 de enero. El actual monarca es Marinos de Anzoátegui, divisa que en las cuatro últimas temporadas ha alcanzado tres campeonatos y un subcampeonato. Amiguito, te invitamos a apoyar al “Acorazado Oriental” o al equipo de baloncesto nacional de tu preferencia, siempre respetando a los fanáticos del equipo rival y cuidando las instalaciones del gimnasio.

Chuíto ChuítoyyJacinta Jacint

Visitamos la U.E.E. Andrés Eloy Blanco de Chu

¿Cuál es tu equipo de balo ¿Sabes quién es…?

Greivis Vásquez Nació el 16 de enero de 1987 en Caracas. Es el tercer jugador venezolano de baloncesto en llegar a la NBA (Liga Norteamericana de Baloncesto). Fue el Jugador del Año en la Conferencia de la Costa del Atlántico y ganó el Premio Bob Cousy de 2010, como el mejor base del baloncesto colegial en el Norte. Actualmente juega con los Hornets de New Orleans.

José Gómez 13 años 1er año

“Mi equipo favorito es el campeón, Marinos de Anzoátegui, porque ha tenido una larga y buena trayectoria”.

Samuel Bermúdez 13 años 1er año “Siempre será Marinos de Anzoátegui, por representar a mi estado y tener muchos campeonatos ganados”.

Fran González 12 años 1er año

“Mi favorito es Marinos cantidad de juegos que toria y por ser ejemplo


3

E LOS GIGANTES

¿Qué es la desalinización?

Es un proceso mediante el cual se extrae la sal del agua del mar con el fin de que sea potable para el consumo humano. Uno de los métodos para lograrlo es la ósmosis inversa o ultrafiltración, que consiste en aplicar presión para obligar a un líquido a pasar de un lado a otro a través de una membrana que retiene los sólidos. La desalinización ha sido considerada por los científicos como una posible solución a la gran demanda de agua, pero la misma tiene un costo elevado y produce daños ecológicos al ecosistema marino.

atavan vanaalalaescuela escuela

uparín, y les preguntamos a nuestros amiguitos:

oncesto favorito y por qué?

s de Anzoátegui, por la e han ganado en su hiso de constancia”.

CIENCIAS

UN LIBRO Y SU AUTOR “Cui-cui-cuidado… Animales al volante

Valeria Suárez 12 años 1er año “Marinos de Anzoátegui, por ser el equipo campeón de la liga venezolana y por dejar a nuestro estado en alto siempre”.

Andreína Millán 12 años 1er año “Es Marinos de Anzoátegui, por ser el equipo que nos identifica como estado ante todo el país”.

Es la historia de un grupo de animales conduciendo un camión y de una vaca policía que debe amonestarlos por su irresponsabilidad al volante. (Desde los tres años de edad). Autor: Marilyn Pérez Falcón Ediciones Ekaré


4

Miércoles 20 de febrero de 2013

La respuesta

Una estrella de mar nos cuenta

El día que el mar cayó desde el cielo En la vida de las caguamas hay un momento mágico. Nadie sabe cómo, un día -estén donde estén- todas se ponen de acuerdo para reunirse y nadar miles de kilómetros hacia la misma playa. El viaje es agotador y lleva mucho, muchísimo tiempo. Al llegar, con la poca fuerza que les queda, como si aún estuvieran remando en el océano, las tortugas se arrastran sobre la orilla hasta quedar a salvo. Inmediatamente cavan un hueco en la arena húmeda y allí ponen sus huevos. Por último, los tapan cuidadosamente para asegurarse de que las olas, al bajar, no se los lleven mar adentro. Sólo después de ésa su principal misión en la vida, apoyan la cabeza en la frescura de la espuma y se tienden a descansar. Azulina Caguama había roto el cascarón durante la noche, en una de las inmensas costas de Oaxaca. La naturaleza es sabia: de un modo misterioso, cuando los huevos estuvieron listos para resquebrajarse, ya las mareas habían pasado una y otra vez como lenguas de agua, lamiendo casi toda la arena que cubría los pequeños pozos. De esta manera, las criaturas recién nacidas debían trepar nada más un poco para poder salir de sus agujeros y aguardar a que una ola las arrastrara hacia el mar, su hogar definitivo. Parecía sencillo. Pero Azulina tenía miedo. El lejano rugido del océano llenaba el aire de una oscuridad aterradora. A veces, el ruido del choque entre las olas más altas y las rocas hacía temblar a la indefensa tortuga, que escondía la cabeza dentro del caparazón… ¿Qué le ocurriría cuando el agua la alcanzara? ¿Cómo sabría qué hacer o hacia dónde ir? ¡Oh… todo había sido tan fácil, tan acogedor dentro del huevo! ¡Adiós a aquel refugio curvo y suave que la había protegido de lo desconocido! Hundida en estos pensamientos estaba la pequeña, cuando escuchó con claridad el temible burbujeo que sonaba cercano, se detenía un instante y luego iba disminuyendo para

callar, volver y asustarla varias veces. Así pasaron interminables horas, sin que ella se atreviera a mirar hacia fuera. Hasta que una gota le salpicó las mejillas. Y luego otra, con más fuerza. Y después, un poco de agua helada se deslizó bajo su cuello. “Recién acabo de nacer y ya voy a morir ahogada. Caramba, qué corta es la vida”, pensó con resignación. Hubo un silencio largo, como si el mar se estuviera preparando para comerse la playa de un solo bocado. De pronto, Azulina sintió que algo liviano se le subía encima, primero con lentitud y después con más peso y alboroto. Cada minuto que pasaba, la vibración y el tambaleo eran mayores. Aunque se moría de miedo, no soportó más la curiosidad y sacó la cabeza. Entonces alcanzó a ver -todo al mismo tiempo- el globo rojo del sol que asomaba allá lejos, sobre el horizonte. Y el mar, que ya venía a su encuentro para llevársela. Y la arena brillante, dorada de reflejos. Y la espuma, que la iba envolviendo poco a poco. Pero también vio a… ¡cientos de tortugas!

caballitodemarysusamigos@gmail.com

¡Estaban por todas partes, arriba, abajo, a los costados! Hubiera querido preguntarles si sentían tanto miedo como ella. No tuvo tiempo: apenas si llegó a cruzarse con la mirada asustada de un tortugo que llevaba medio cascarón puesto como casco. En el mismo momento en que iba a sonreírle, pareció que el cielo caía hecho pedazos, convertido en agua. Lo que estaba abajo quedó arriba y lo de arriba, abajo, dando vueltas sin control como si un terremoto hubiera levantado la playa por un lado, haciendo rodar cada grano de arena hacia el mar. Tras varios tumbos entre caparazones, huevos rotos y burbujas, la oscuridad se tragó todo. Lo que pasó a continuación no se puede explicar. Cuando parecía que había llegado el final, Azulina, lejos de ahogarse, descubrió que podía respirar bajo el mar. Su pesado cuerpo, que en la playa se llenaba de arena, se movía ahora con la suavidad de una pluma en el aire. Las cuatro patas que se agitaban con dificultad, esforzándose por huir, eran

Gilberto Caraballo

El número 9

aletas que la impulsaban hacia delante, elegante y veloz. Un haz de rayos de sol atravesó el agua desde las alturas, abriéndose lentamente, como un gran abanico de luz. Fueron dos segundos; sin embargo, alcanzaron para iluminar a una multitud de criaturas que nadaban (con miedo, pero con valentía) en la misma dirección. En ese momento, Azulina comenzó a comprender que todo fin era también un principio. Que lo que necesitaba para avanzar estaría siempre dentro de ella, creciendo poco a poco, esperando el momento apropiado para salir. Con los días, se abriría un mundo nuevo de corales rojos, estrellas anaranjadas, medusas transparentes y peces de mil colores; un mundo que hubiera sido imposible conocer sin vencer primero aquellos miedos del comienzo. Ya no cabía ninguna duda: ser una tortuga era algo maravilloso. Carlos Marianidis, escritor argentino

0243933001361313127  

http://media.eltiempo.com.ve/EL_TIEMPO_VE_web/36/suplementos/docs/0243933001361313127.pdf

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you