Issuu on Google+

Arte

sin fronteras Habiendo nacido en Sicilia (Italia), pero radicada en Argentina desde los 5 años, María Rizzo ha dedicado buena parte de su vida al arte plástico. Primero vivió en Berazategui, y hace cuatro décadas se hizo quilmeña por adopción, trasladando personajes e historias de la ciudad a sus pinturas, sin dejar de lado personalidades de índole nacional y hasta internacional

Q

ue las expresiones artísticas son un lenguaje universal capaz de ser entendido en cualquier lugar del mundo en el que nos encontremos, no es ninguna novedad. Y cuando se trata de aquellos que llevan el arte en su sangre, es muy difícil que no trasladen sus vivencias personales (lugares donde viven, grupos de gente con la que se relacionan, experiencias de vida, intereses propios) a la disciplina artística en cuestión. En tal sentido, María Rizzo (Sol de Oro 2011) es, a esta altura, una quilmeña más. Y como tal, ha sabido llevar a sus pinturas muchos de los personajes que hicieron y siguen haciendo destacada a la ciudad en diferentes ámbitos. Nació en Sicilia (Italia), vivió en Berazategui desde

6 | URBANA | Octubre 2016

1952 a 1973, para luego mudarse a Quilmes, ciudad que desde hace varias décadas la adoptó como propia. Para aquellos que aún no han tenido la dicha de conocer su labor, es necesario decir que en la trayectoria de María Rizzo


Urbana octubre 2016