Issuu on Google+

www.elsoldechiapas.com.mx

EL SOL DE CHIAPAS S A L E PA R A T O D O S

CHÉCALAS

1:B

Viernes 16 de marzo de 2012

CHÉCALAS

www.elsoldechiapas.com.mx Visítanos en internet:

http://checalas.com

Tuxtla

Los buenos momentos de la noche

de noche

Lo mejor del fin de semana, es pasarla entre amigos y que mejor que planear una salida para divertirse.

Una gran velada

para disfrutarlo

Así se pasó la noche en “La Chelería” donde se festejaron a los cumpleañeros de una manera muy especial.

2:B

PORTADA


www.elsoldechiapas.com.mx

EL SOL DE CHIAPAS S A L E PA R A T O D O S

2:B

Viernes 16 de marzo de 2012

CHÉCALAS

www.elsoldechiapas.com.mx

Una velada de grandes sopresas

Un buen ambiente

Fran ko

fyB

para disfrutarlo

risa

Muchas sorpresas se dieron es noche en “La Chelería”, y es que la empresa de los whiskys de cortesía fue muy esplendida con todos los clientes ahí presentes, pasamos una noche de lo mejor, y por supuesto felicitamos a los cumpleañeros, aquí les mostramos un poco de esos momentos.

¡Gran noche! Ramón y Mariela

xiely n y Nadh

Raúl Leó

Cumpleaños de Adriana


www.elsoldechiapas.com.mx

EL SOL DE CHIAPAS S A L E PA R A T O D O S

n Franco y

Maricarme

z Diego Pére

3:B

Viernes 16 de marzo de 2012

CHÉCALAS

Reencuentro de de maestria uv amigos y exalumnos m

www.elsoldechiapas.com.mx

Gurgua jo, Gonzálo amigos Rene Arau y

Rebeca Alfaro y Berenice Moreno

Keny y Mar co

Roxana, Choy, Ana, Maricaren y Nona


www.elsoldechiapas.com.mx

4:B

Viernes 16 de marzo de 2012

CULTURA

www.elsoldechiapas.com.mx

EL SOL DE CHIAPAS S A L E PA R A T O D O S

CULTURA

TRAZOS SOBRE VICENTE ROJO

escriben sobre el artista en sus 80 años de vida

(au).- Dibujos en la infancia, y esculturas y carteles de cine en la adolescencia fueron los primeros acercamientos de Vicente Rojo al arte.Aquellas creaciones se dieron cuando todavía vivía en España, en los años 30 y 40 del siglo pasado. Para 1949, cuando llegó a México (a petición de su padre, refugiado a causa de la Guerra Civil española), de manera natural se introdujo en los mundos del diseño, las publicaciones, el arte, las editoriales y los suplementos culturales hasta convertirse en uno de los más grandes artistas del siglo XX, autor de una vasta obra predominantemente abstracta, constituida por series, enriquecida con alfabetos, caligrafías y geometrías, colores y texturas que toma prestados de la naturaleza. Hoy hace 80 años, en Barcelona nació este artista que igual es autor de portadas de Cien años de soledad y Bajo el volcán, como del diseño de periódicos y revistas, y de dibujos, esculturas, carteles, diseños, pinturas, grabados. Artista plástico, pintor, escultor, diseñador gráfico, promotor cultural y editor, es además cofundador de la Editorial Era, miembro de El Colegio Nacional, Premio Nacional de Ciencias y Artes. Sus 80 años los celebra con la exposición Ocho estaciones. 1952/2012, que el 24 de marzo abre en la galería López Quiroga. Este 2012 presentará también Alfabetos y en el Centro Cultural Bella Época del FCE expondrá las imágenes que han acompañado grandes libros. Rojo es un ser humano convencido de que todo lo que ha podido hacer es porque ha estado muy bien acompañado. Y ese cariño a sus amigos es correspondido. Cuatro de ellos lo expresan en este espacio: José Emilio Pacheco y Cristina Pacheco aceptaron la invitación a escribir acerca de su amigo; el también escritor Carlos Fuentes y el médico Arnoldo Kraus compartieron en entrevista un testimonio. Mi inalcanzable modelo de trabajo JOSÉ EMILIO PACHECO No concibo los diferentes Méxicos de los últimos 50 años sin la presencia de Vicente Rojo. Ha sido el gran diseñador de los libros, las revistas, los diarios, los carteles. Sus imágenes han cambiado el modo en que miramos el mundo. Están ya dentro de nosotros, forman parte de nuestro paisaje interior. Al mismo tiempo ha hecho una gran pintura que nunca se detiene, se renueva siempre, el resultado jamás es el mismo. Él dice que es mexicano por formación y por voluntad. Sí, pero es también un pintor de su Barcelona natal, capaz de hacer coexistir en sus cuadros, y con la mayor naturalidad, el Paseo de San Juan y Tonanzintla, Teotihuacán y el Mediterráneo en obras siempre luminosas y misteriosas. Silencio que habla, callada música elocuente. Durante todos estos años he sido un colaborador más de Vicente Rojo en muchos libros e incontable publicaciones, desde el cuaderno de los gatos en 1961 hasta Circo de noche en 2011. Es y fue siempre mi inalcanzable modelo de trabajo, mi ejemplo de destreza y maestría que amás renuncia a la humildad del eterno aprendizaje. Los años que compartí con él en los suplementos de Fernando Benítez son un tesoro inagotable que no cambio por nada. Grandeza y sencillez en una persona ARNOLDO KRAUS Conocí a Vicente Rojo hace 20 o 25 años; los médicos tenemos la suerte de que cuando conocemos a una persona tenemos la posibilidad de adentrarnos mucho en ella o tanto como lo permita, lo desee o lo quiera. Mi primer encuentro fue en su casa porque Vicente se sentía enfermo, yo por supuesto sabía quién era él y la magnitud de su obra, pero poco de su persona porque no había podido dialogar con él. Después de mi diagnóstico médico, encontré que estaba ante una persona doblemente grande: grande por la magnitud de su obra y grande por la sencillez. No se ve con frecuencia esa mezcla de virtudes: la grandeza y la sencillez que hace que la persona sea todavía más grande. Yo con Vicente, parodiando un título de una obra literaria de Paul Auster, La invención de la soledad, hablaría de “La invención de la sencillez”. Lo que más admiro de Vicente es su ser interno, la sencillez con que él maneja su vida, la calidez de su persona y la total ausencia de la palabra “yo”, la total ausencia del ego. Cuando uno se encuentra con Vicente y está dialogando sobre la vida, observando lo que sucede en el mundo, y hablando de lo que él ha creado y de otros creadores, uno encuentra que su fortaleza como artista está respalda por una gran humildad. Hace como ocho o nueve meses, terminé un pequeño escrito, Apología del lápiz, se lo mandé a Vicente y todo mundo coincidió -Manuel Felguérez y Gabriel Macotela- en que no podía haber ninguna otra mejor persona que Vicente para que hiciera grabados en el libro acerca del lápiz. Vicente es el maestro del diseño.

Gracias por traerme todas las estaciones CRISTINA PACHECO Conozco a Vicente Rojo desde 1962. Desde entonces a la fecha he tenido muchas oportunidades de conversar con él, leer en sus silencios, compartir celebraciones, duelos y amistades. A lo largo de todos estos años me ha concedido también el privilegio de entrevistarlo. Lo hice en tardes navegables a causa de la lluvia que de alguna manera siempre está presente en su memoria y en sus obras. En ninguna de nuestras pláticas me he dado ocasión de expresarle mi agradecimiento por la forma en que su cercanía enriquece mi vida, por la manera en que su generoso talento vuelve más habitables y mágicos ciertos rincones de la ciudad, por la imaginación y la destreza con que embellece el mundo y, como parte de él, mi casa. Gracias, Vicente, por traerme una y otra vez todas las estaciones y el esplendor de los volcanes. Te agradezco en particular que hayas inventado ese gato tímido, de barro negro, que con un ojo duerme y con el otro mira nuestra larga y hermosa amistad. Siempre recuerdo al muchacho de 25 años CARLOS FUENTES Estoy muy contento de que Vicente cumple 80 años, nunca lo pensé. Se ve tan joven, tan ágil... Vicente Rojo es un gran artista, en primer lugar, su obra de arte es enorme, incalculable, maravillosa en todos sentidos. No ha dejado de pintar un solo día de su vida, son cuadros espléndidos, pero además de ser un gran artista, es un gran ilustrador, un hombre de edición, un hombre que toma enorme cuidado porque los libros que están bajo su responsabilidad sean bellos, atractivos, verdaderos libros. Vicente Rojo lleva el nombre de un gran general de la República Española, era su tío, llegó niño a México y se incorporó totalmente a la vida mexicana. Yo lo conocí como ayudante de Fernando Benítez en el suplemento México en la Cultura, él y Miguel Prieto hacían el diseño del suplemento de Novedades, con una belleza que no se ha vuelto a repetir en la historia de México, un suplemento que duró 15 años, creo, en el que parte de su atractivo era el formato que le dieron primero Miguel Prieto y luego, al sucederlo, Vicente Rojo. Se trata pues de un gran artista, de un gran amigo, de un hombre de una extraordinaria sensibilidad, de un hombre de amor, de un hombre de cariño, de un hombre que para mí sorpresa ha llegado a los 80 años porque yo siempre recuerdo a un muchacho de 25.

LLEGA A CHILE

muestra de Botero

(au).- Una serie de dibujos y pinturas del artista colombiano Fernando Botero que retrata las torturas que los soldados del ejército estadounidense cometieron en la prisión iraquí de Abu Ghraib durante los años 2003 y 2004 se inaugura hoy en el Museo de la Memoria y los Derechos Humanos de Chile. La muestra, que será abierrta al público este viernes, incluye 37 de las 80 piezas que el pintor, escultor y dibujante de 79 años creó entre 2004 y 2005 como respuesta a los abusos, tanto físicos como morales, a los que fueron sometidos los prisioneros iraquíes en esta cárcel que las tropas norteamericanas utilizaron como centro de detención durante la guerra de Irak. Botero se basó en las horrorosas imágenes que los propios militares estadounidenses tomaron al interior de Abu Ghraib, cerca de Bagdad, mientras torturaban a los presos iraquíes. En esta ocasión, el pintor vivo más importante de Latinoamérica se olvida de su faceta más desenfadada y alegre para mostrar unas composiciones en las que la violencia invade cada una de las escenas que se presentan para denunciar uno de los episodios más atroces que acontecieron durante el conflicto armado de Irak. Siguiendo el estilo comprometido de la reconocida exhibición sobre el capo de la droga, el colombiano Pablo Escobar, el pintor nacido en Medellín en 1932, huye esta vez de los colores delicados para introducir tonalidades ocres, verdes y negras que resaltan su indignación frente al mal. Hombres encapuchados, maniatados, desnudos o vestidos con ropa interior femenina son los protagonistas de unos lienzos que se expondrán hasta el 24 de junio en este espacio de la capital chilena destinada a denunciar las violaciones a los derechos humanos cometidas durante la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990) . Unas escenas en las que el artista mantiene sus inconfundibles figuras corpulentas que han caracterizado su aclamado estilo figurativo presente tanto en sus dibujos como esculturas. “Esta exposición nos permite insistir sobre un tema que consideramos muy relevante y que nos afectó aquí en Chile que es el tema de la tortura durante la dictadura” , aseguró en una entrevista con Efe el director del Museo de la Memoria, Ricardo Brodsky. Asimismo, Brodsky apunta que la cruda visión de Botero sobre lo sucedido en Abu Ghraib permite demostrar de una manera muy gráfica cómo la tortura es un tipo de humillación “completamente inaceptable”. Tras presentarse en ciudades como Roma y Nueva York, la exhibición llega a Chile de la mano de la Universidad de Berkeley, institución a la que Botero donó la serie sobre Abu Ghraib. Así, se trata de la primera vez que estas obras se presentan en América del Sur, convirtiéndose en la primera exposición internacional que desembarca en el Museo de la Memoria desde su inauguración en el año 2010. “Implica un reconocimiento al lugar. Esta exposición la estamos presentando antes que en Sao Paulo, que en Buenos Aires, que en Bogotá, que son capitales de la cultura” , destacó Brodsky.


Chécalas Viernes 16 de marzo de 2012