Issuu on Google+

PROMOCION DEL CONSTRUCTIVISMO SOCIAL EN ENTORNOS VIRTUALES DE APRENDIZAJE A NIVEL UNIVERSITARIO

María Janeth Ríos C. Universidad Central de Venezuela Facultad de Humanidades y Educación Escuela de Educación mariajanethrios@gmail.com

A finales del siglo XVIII y principios del XIX, el mundo occidental sufrió un proceso de evolución técnica, científica e intelectual; el desarrollo industrial producido en estos años aceleró el paso de la sociedad agrícola a la sociedad industrial. El máximo de producción y eficiencia; el reemplazo de la mano de obra por maquinaria, y, el surgimiento de innovaciones tecnológicas que dan lugar a una producción con abaratamiento de costos y aumento de beneficios, son algunos de los aspectos más resaltantes de dicha transición. En el aspecto intelectual, este tipo de sociedad, promovió el intercambio de información a nivel mundial gracias al surgimiento de nuevos medios de comunicación y a la producción de diversos materiales de lectura. Ello, originó para la formación, una modalidad educativa también “industrial”, basada en la producción en masa de libros de textos: la educación a distancia. Esto fue bien recibido por aquellos a quienes, de otra manera, les hubiera sido imposible tener acceso a la educación, por vivir lejos de las grandes ciudades o de los lugares donde estaban las universidades. De estas últimas, surgió un modelo cuya finalidad era transmitir educación agrícola o para el campo, de lo cual se encargaron, posteriormente, escuelas especializadas creadas con ese propósito. Así, mediante la educación a distancia se pretendió resolver la necesidad de volver competentes a las personas para que realizaran los trabajos que localmente requerían y, además, llevar la educación que habitualmente se imparte en las grandes ciudades. (Pisanty, 2001, p.3) Lo anterior da a conocer los inicios de la educación a distancia: la educación por correspondencia, que luego da paso a este tipo de educación mediada por la radio, la


televisión, hasta llegar al uso y aplicación de la informática y la telemática. El precitado autor, al referirse a los medios utilizados para la formación a distancia, menciona los siguientes: los impresos (guías de estudio, texto, manuales…), objetos (kits, casetes, cintas de vídeo, CD…), tecnología televisiva y radiofónica e Internet. Refiriéndose a las innovaciones tecnológicas en educación a distancia, Villarroel (1993), destaca que esta última se ha valido de diversas técnicas de comunicación, las cuales han determinado, a su vez,

“sus posibilidades y radio de acción” (p. 43).

Tecnologías que van desde la imprenta, la fotografía, la fonografía, la cinematografía, la radio, entre otras, hasta nuevos medios que se relacionan con las telecomunicaciones, la informática, los audiovisuales, los multimedia, “tales como los hipertextos, Internet, la realidad virtual o la televisión por satélite” (Cabero, 1997, p. 3), han tenido marcada influencia en las posibilidades que ofrece esta modalidad educativa. Tal

planteamiento lleva a concebir una educación que, basada en redes de

comunicación y transmisión de información, ”permita la interactividad continua y permanente entre los usuarios con acceso a ellas, eliminando las barreras espaciotemporales y sus condicionantes” (Cabero, ob.cit., p. 5). La influencia de las TIC en el campo de la formación y el aprendizaje, está íntimamente ligada a la posibilidad de ”romper las variables clásicas en las que se apoya el modelo de enseñanza tradicional; es decir, la coincidencia de las dimensiones espacio/temporales entre la persona que aprende y la que enseña”. (Prendes, 1995; 1). Indiscutiblemente, la Educación Superior, no escapa al impacto

que implican las TIC; tal como afirma Salinas (1996), la

enseñanza superior, ”debe atender a los cambios tecnológicos ya que al mismo tiempo que debe formar para esta sociedad, puede y debe utilizar los avances de las telecomunicaciones para mejorar los procesos didácticos que en su seno tienen lugar“ (p.96). Aunado a ello se hace imprescindible la inclusión del aspecto social en para el intercambio de saberes de una forma activa y amena para los actores que intervienen en el proceso. Ello implica, a su vez, para las universidades, “hacer frente al gran desafío de la innovación conceptual y tecnológica que les permita ser competitivas nacional e internacionalmente”

(Molina, 2000, 7).

En este sentido, la Organización de las

Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura, UNESCO (1998, 2009), propone, en este nivel (la Educación Superior), mejorar la calidad y la gestión académica de las TIC, para lo cual es menester que se obtenga una mejora del servicio


educativo mediante la aplicación de las tecnologías de la informática, le telemática y la educación a distancia, sumando a ello un equilibrio entre los méritos de las actividades de docencia, investigación y extensión. Por ende, ante el reto de aplicar nuevas formas de aprendizaje, el diseño de un curso en línea para asignaturas a nivel universitario constituye una respuesta a tal desafío, en tanto que los cursos en línea, como tecnología aplicada a la educación, ofrecen ventajas como: Mejorar la calidad del aprendizaje, ofrecer a los alumnos las destrezas cotidianas de la tecnología de la información que necesitarán en el trabajo y la vida, ampliar el acceso a la educación y la formación, responder al ‘imperativo tecnológico’, reducir los costes de la enseñanza, mejorar la relación entre costes y eficacia de la enseñanza. (Bates, 2001, p. 45) Finalmente, lo anterior pone de manifiesto la necesidad de diseñar e implementar cursos en línea que se traduzcan en experiencias de renovación pedagógica y tecnológica en la enseñanza que se imparte en las modalidades mixtas (blearning) de la educación superior, ello sobre la base de intercambios sociales de conocimientos. Referencias Bates, T. (2001). Cómo gestionar el cambio tecnológico. Barcelona, Gedisa Cabero, J. (1997). Nuevas Tecnologías aplicadas a la educación. [Documento en línea]. Disponible en: http://www.udb.es/~sevimeco/biblioteca/distancia/diseno %20programas%20de%ev.pdf. [Consulta: 2002, Diciembre 15]. Molina, E. (2000). La tecnología, reto para la educación Venezolana. Candidus, 16,1921. Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura [UNESCO] (1998). La Educación Superior en el Siglo XXI. Visión y Acción. [Documento en línea]. Disponible en: http://unesdoc.unesco.org/images/0011/001163/116345S.pdf [Consulta: 2009, Septiembre 10] Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura [UNESCO] (2009). Conferencia mundial sobre Educación Superior – Declaración Final. [Documento en línea]. Disponible en: http://www.unp.edu.py/priexu/DFCMES.pdf [Consulta: 2009, Diciembre 10] Pisanty, A. (2001). Panorama de la Educación a Distancia. [Documento en línea]. Disponible en: http://www.ocv.org.mx/contenido/articulos/panorama.htm [Consulta: 2003, Septiembre 01]


Prendes, M. (1995). La enseñanza virtual. [Documento en línea]. Disponible en: http://www.uen.es/~faceducco/distancia/.pdf. [Consulta: 2002, Agosto 15]. Salinas, J. (Coord.) 1996: Redes de comunicación, redes de aprendizaje. Universidad de las Islas Baleares, EEOS, Palma de Mallorca, 91-100. Villarroel, V. (1993). Tecnología y Educación a Distancia. Universidad Nacional Abierta: Caracas, Venezuela.


PROMOCION DEL CONSTRUCTIVISMO SOCIAL EN ENTORNOS VIRTUALES DE APRENDIZAJE A NIVEL UNIVERSITARIO