Page 1

Noviembre - Diciembre 2010

EL SEMILLERO Publicación bimestral del Seminario de Monterrey

¿1º de noviembre? Seminarista Elías Tadeo Ibarra Ramírez

E

l día primero de noviembre, nosotros como Iglesia celebramos a todos los santos. En torno a ello, me surgieron algunas inquietudes. Muchas veces escuchamos “Fulanita es una santa”, veneramos a los santos, es más, queremos ser santos. Quizá clarificar ideas le venga bien al corazón. Una cosa es la santidad de Dios, otra ser santificados por Dios y otra vivir la santidad. La santidad de Dios, significa que una cualidad suya es ser tan puro, tan grande, tan más allá de las posibilidades meramente humanas, tan separado de nuestro horizonte que experimentamos una sensación de pequeñez y de infinita pobreza frente al Santo y al mismo tiempo “fuente de la santidad”. Los hombres y mujeres somos santificados porque hemos sido llevados a una relación con Dios, la cual Él quiso empezar. Participamos de su santidad porque el Santo es amor, porque nos amó primero (1Jn 4,19) y nos eligió (Rom 1,7). El Concilio nos lo recuerda: Jesús, el sólo Santo, se entregó a sí mismo en la cruz para santificarnos. Todos los que estamos unidos al Cuerpo de Cristo y enriquecidos con el Espíritu Santo ya somos santos (cfr. Lumen Gentium, 39), porque Dios nos eligió. Del Antiguo al Nuevo Testamento se actualizó el concepto: lo que antes era inaccesible es cercano, lo imposible al ser humano está ahora unido porque Dioses-con-nosotros. Vivir la santidad es donde creo que nuestra mirada se aferra. El perfeccionista o disciplinado por el placer de serlo no es santo. El santo vive en el amor porque se descubre muy amado y elegido para Dios. El reto siempre será vivir como lo que somos, reto que nos llevará toda la vida. Hay que ponerle atención, pero con los ojos en Quien nos ha santificado. Si quisiéramos decir lo común a todos los santos y santas de la historia sería su entrega a Dios y al mensajeproyecto de Jesús con todo el corazón, con todas las

fuerzas. Las formas concretas de vivir la santidad como proyecto moral, como ese proceso de asimilación en mi propia carne de la propuesta evangélica de Jesús han sido muchísimas. Seguir los pasos del Señor por el camino ha dependido de la influencia cultural y social en la que vive el santo o santa. Bueno, y ahora qué. Si el santo es el que vive unido al proyecto de Jesús en su ser y en su hacer, hoy en el 2010, ¿qué santos necesitamos, qué santos necesita México, nuestra Iglesia en Monterrey? Yo opino que el santo o la santa es alguien: a. Que aprende de la historia. Los intentos del pasado tienen sus límites y sus logros y “teniendo delante a esta multitud de testigos” podemos aprender de sus logros y fracasos. b. Que se compromete y no huye. El documento de Aparecida (n. 148) nos recuerda que el santo no es el que huye hacia dentro de sí, poniendo una fachada de algo que parece santidad pero es postizo, muy espiritual, muy individualista y tan “dulce” que olvida el compromiso con los demás en nombre de Dios. El discípulo misionero hace visible el amor misericordioso del Padre a los pobres y a los pecadores. c. Que crea y celebra lo que es: santo, santa. Entonces, que nadie se sienta menos en la Iglesia católica. Aquí todos tenemos la misma dignidad y la misma llamada a seguir al Señor, a vivir la santidad de Cristo en la propia vida y según el propio estilo. Este primero de noviembre no es una fiesta de los santos de aparador, es celebrar que Dios ha trasformado a la familia humana y que lo seguirá haciendo. ¿Le entramos?

“Gracias por cultivar mi vocación” Enrique Gallegos Medina

“Con tu ayuda seré sacerdote” César Jovani Flores Sauceda

“Sin tu ayuda no sería posible mi formación” Eladio de Jesús Tovar Ortíz

Centro Vocacional de Monterrey Hidalgo 624 Pte. Tel. 1158.2838 www.vocacion.com


Testimonio Vocacional

Historia vocacional Diácono Jesús Carrera Garza

E

s un placer para mí, compartir con ustedes mi inquietud y sobre todo para tomar valor y seguir el llamado que Dios me estaba haciendo. Durante ese año de proceso historia vocacional. me convencí de entrar al Seminario, el cual me aceptó, entrando el 11 de agosto del 2001. Esta ha sido a grandes Soy Jesús Carrera Garza, alumno de cuarto año de rasgos mi historia vocacional. Hoy ya han pasado nueve teología, del seminario Arquidiocesano de Monterrey, años de formación, de dar un sí permanente todos los días; perteneciente a la parroquia de la Preciosísima Sangre de un sí que ha llegado a ser eterno desde el momento de la Cristo en San Nicolás de los Garza, Nuevo León, y por ordenación diaconal. gracia de Dios, el pasado 13 de octubre del 2010 fui Doy gracias a Dios, a mi familia, a los sacerdotes del ordenado diácono, una gran experiencia que ha sido para equipo formador, al Seminario de Monterrey, a mis mí de un profundo agradecimiento y de una gran alegría. amigos, a nuestros bienhechores y a todo el pueblo de Mi historia vocacional inició prácticamente desde mi Dios, por su ayuda y atención para conmigo y todos los niñez, pues mi familia ha sido siempre muy cercana a Dios sacerdotes y seminaristas de nuestro Seminario. y a la Iglesia. Debido a esta realidad, mis padres y yo Muchas gracias. acudíamos a tanta actividad parroquial como se pudiera; y así, andábamos en misas, rosarios, pláticas, fiestas patronales, reuniones, etc. Para mí esta experiencia, lejos de aburrirme, me gustaba mucho, pues podía convivir con mucha gente; de entre esa convivencia que yo tenía con gente de mi parroquia, también tuve la oportunidad de convivir muy de cerca con el sacerdote de mi comunidad, lo cual me ayudó para despertar en mí esa inquietud por la vida sacerdotal. Para mí era muy enriquecedor y motivante ser amigo del padre; observar cómo realizaba su trabajo y cómo servía a la comunidad dejó en mí esa semilla de vocación. Lo que más me llamaba la atención era cómo el padre era capaz de relacionarse y ayudar desde un niño hasta una persona adulta, pasando por familias enteras. Eso, como ya les había mencionado, fue muy motivante y fue lo que me llevó a decir “yo quiero ser sacerdote”. Conforme fueron pasando los años, mi inquietud por ser sacerdote siguió estando presente. Yo seguí en ese ambiente de Iglesia y fui cada vez más comprometiéndome en las diferentes actividades parroquiales. Fui creciendo en mi fe, y por ende, fui madurando más, hasta poder ya tener como una opción seria el iniciar mi formación en el Seminario. Estando en la preparatoria ya ocupaba un gran lugar en mi mente el entrar al seminario, pero fue hasta estar ya en la Universidad cuando me decidí a hacer el proceso vocacional, el cual me ayudó mucho para consolidar esa

Oremos por las vocaciones


Nuestro Seminario

San Teófimo,

ejemplo vivo para los Seminaristas Seminarista Adán Flores Cantú

L

a fiesta en honor a nuestro santo patrono en las instalaciones del Seminario Mayor, comienzan con el novenario, donde contamos con actividades espirituales, eventos deportivos y actividades culturales (como exposiciones de pinturas, fotografías y esculturas); ello con la intención de provocar la reflexión, la interiorización y la comunión entre los mismos seminaristas y los padres formadores, e incluso el personal administrativo del mismo Seminario.

noviembre de 1939, festividad de san Teófimo mártir, los mandó cambiar a la urna actual de ocho cristales. Durante el episcopado del arzobispo José Guadalupe Ortiz, los veinte seminaristas le solicitaron que declarara a san Teófimo como patrono del Seminario de Monterrey. Gracias por su apoyo en la oración y en lo económico. Dios les bendice.

Creo que es muy importante que ustedes, los bienhechores de su Seminario de Monterrey, conozcan lo que celebramos como Iglesia aquí en el ambiente de formación a la vida sacerdotal. Así, lograremos valorar la vida del santo patrono san Teófimo como ejemplo de vida para todo cristiano, y aún más para los que seguimos el llamado de Dios en la vocación sacerdotal. Las santas reliquias de San Teófimo estuvieron primeramente en el Monasterio de la Congregación de la Annunziata, también llamadas monjas celestes o turquinas. En el Vicariato de Roma y en la información del Monasterio se nos revela cuándo se exhumaron los restos del mártir. El cuerpo de san Teófimo se exhumó del cementerio Siríaco de Campo Verano, Roma, Italia. Para acreditar dichos restos como auténticos, se expidió el título correspondiente el 2 de abril de 1699, firmado y sellado debidamente. Tiempo después se llevó a cabo la emigración de las reliquias de san Teófimo a Monterrey. El 30 de abril de 1925 se pasaron las reliquias a una urna de zinc. Testigo de esto fue el Procurador general de los Misioneros de San José (Josefinos), Emmanuel A. Camero. El 4 de Mayo del mismo año, el arzobispo Juan de Jesús Herrera y Piña escribió al padre Plancarte a la Habana, dándole las gracias por las reliquias que traía consigo y le daba instrucciones para que a su arribo a Veracruz, el sr. Jorge Gugel lo recibiera en el vapor en que llegara. El arzobispo Herrera y Piña destinó las reliquias de san Teófimo mártir al Seminario de Monterrey, que en ese tiempo se encontraba en la Basílica del Roble. Luego, el 5 de

San Teófimo, ruega por nosotros


Peregrinación anual del Seminario de Monterrey a la Basílica de Nuestra Señora de Guadalupe Cada año seminaristas, sacerdotes del equipo formador, hermanas religiosas, familiares, empleados y bienhechores, realizamos la peregrinación a la Basílica de Guadalupe.

MISA DE BIENHECHORES 7 de Noviembre 5 de Diciembre

¡Te esperamos este 27 de Noviembre!

11:00 a.m. Seminario Menor Preside el P. Gerardo Cárdenas

Tarde de damas Ven y disfruta el próximo 10 de noviembre de la tarde de damas. Te esperamos en las instalaciones de la casa de la Iglesia (a un lado del Seminario menor)

HISTORIA DEL SEMINARIO En 1925, los seminaristas se establecieron en el edificio anexo al Templo del Roble, en Juárez y 15 de Mayo, pero un año después, durante la sangrienta persecución en 1926, tuvieron que refugiarse en sus pr opias casas o en otr os alojamientos sin interrumpir sus estudios. Después de varios cambios se establecieron en Hidalgo #548 en el año 1927.

SEMINARIO SEMINARIO MENOR

Próximo sorteo del Seminario de Monterrey ¡Tú puedes ser el próximo ganador!

Prol. Corregidora No. 700 Nte. Col. Plan de Ayala San Pedro Garza García, N.L. Tel. (81)1160-1313 www.seminariodemonterrey.org economia@seminariodemonterrey.org

Solicita tus boletos en el departamento de economía.

Año 21 / No. 130 Noviembre - Diciembre 2010 Tiraje: 20,000 ejemplares Publicación Bimestral del Departamento de Economía del Seminario de Monterrey.

El Semillero Noviembre-Diciembre 2010  

Revista del Departamento de Economía del Seminario de Monterrey

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you