Page 1

Catequesis sobre el Credo (2) Dios al encuentro del hombre (CIC 51-73) El hombre puede conocer a Dios mediante la razón natural. Pero muchas veces está razón se ve ofuscada y Dios acude en ayuda del hombre a través de la revelación divina. Por amor, Dios se ha revelado y se ha entregado al hombre. De este modo da una respuesta definitiva y sobreabundante a las cuestiones que el hombre se plantea sobre el sentido y la finalidad de su vida. Así el hombre es capaz de responder y conocer a Dios, para amarle más allá de lo que es capaz por sus propias fuerzas. Dios se ha revelado al hombre comunicándole gradualmente su propio Misterio mediante obras y palabras. En primer lugar podemos encontrar el testimonio de Dios en la propia creación. Pero más allá del testimonio que Dios da de sí mismo en las cosas creadas, se manifestó a nuestros primeros padres. Les habló y, después de la caída, les prometió la salvación (cf. Gn 3,15), y les ofreció su alianza. La primera alianza la selló Dios con Noé después del diluvio. Es una alianza eterna entre El y todos los seres vivientes (cf. Gn 9,16). Esta alianza durará tanto como dure el mundo, mientras permanecemos a la espera de que Cristo “reúna en uno a todos los hijos de Dios dispersos” (Jn 11, 52). Dios eligió a Abraham y selló una alianza con él y su descendencia. De él formó a su pueblo, al que reveló su ley por medio de Moisés. Lo preparó por los profetas para acoger la salvación destinada a toda la humanidad. Dios se ha revelado plenamente enviando a su propio Hijo, en quien ha establecido su alianza para siempre. El Hijo es la Palabra definitiva del Padre, de manera que no habrá ya otra Revelación después de El.

Lecturas de la semana

Lunes 10: Is 35, 1-10 | Sal 84 | Lc 5, 17-26 Martes 11: Is 40, 1-11 | Sal 95 | Mt 18, 12-14 Miércoles 12: Is 40, 25-31 | Sal 102 | Mt 11, 28-30 Jueves 13: Is 42, 13-20 | Sal 144 | Mt 11, 11-15 Viernes 14: Is 48, 17-19 | Sal 1 | Mt 11, 16-19 Sábado 15: Eclo 48, 1-4. 9-11 | Sal 79 | Mt 17, 10-13

9 de diciembre de 2012 El Salvador PARROQUIAS D o m i n g o I I de Adviento San Marcelo Preparad el camino del Señor Juan Bautista centra nuestra atención este domingo y el próximo. La Historia de la Salvación no es cosa exclusiva de Dios. Si Él quisiera la podría llevar a cabo en cuestión de horas, en milésimas de segundo. Pero no es así: Dios prefiere que nosotros le ayudemos. ¡Dios necesita colaboradores! Juan Bautista representa a todo aquel que sabe y quiere trabajar con Dios y con Jesús, sin confundir ni perder los papeles. El Bautista fue puesto en la antesala de la misión de Jesús. Pero nunca pretendió ni luchó por el sillón de su Señor. Como el nacimiento de Juan Bautista entonces, nuestro nacimiento y nuestra misión, entra y está en los planes de Dios para seguir empleándonos a fondo en la Historia de la Salvación. Y, el momento que estamos viviendo, es la etapa que Dios nos tenía asignada. Miremos lo que nos rodea de otra manera; pongamos ilusión en nuestro trabajo; sembremos con fe lo que llevamos entre manos; demos un margen a Dios. Si Él nos ha llamado a vivir en este tiempo es porque “algo nuevo” se está cociendo aunque que nuestros ojos lo vean o nuestros sentidos lo perciban. Llega la Navidad. ¿De qué caminos tenemos que volver? ¿Qué senderos tenemos que rectificar en nuestra forma de ser, pensar y actuar? Que este Año de la fe sirva para saber que, el Señor, viene y, por El, merece la pena esforzarse en el arreglo de los caminos de nuestra vida. (Texto basado en una homilía de Javier Leoz, www.javierleoz.org)

Avisos Parroquiales  El lunes 10 y el miércoles 12 en los locales de El Salvador hay sesiones de

formación para los padres de los que están en catequesis. Cada uno la tendrá a la misma hora que sus hijos.  El miércoles 12 a las 17:30 hay una reunión para los padres de catequesis de Artica.  El viernes 14, a las 10:45 hay una nueva sesión del Curso de Biblia.  El sábado 15 tendremos el tradicional Maratón de Confesiones. Desde las 8 de la mañana hasta las 8 de la tarde habrá sacerdotes ininterrumpidamente en los confesonarios atendiendo a todos las personas que deseen confesarse.  El sábado 15 a las 4:30 de la tarde tendremos el Retiro que realizamos todos los meses. Es una oportunidad irrepetible para preparar la Navidad.  La “Operación Kilo” ha sido un éxito. Hemos recogido más de 400 kg. de comida. Muchas gracias a todos por vuestra generosidad.


Segunda lectura

Domingo II de Adviento - Ciclo C Antífona de entrada Pueblo de Sión: mira al Señor que viene a salvar a los pueblos. El Señor hará oír la majestad de su voz y os alegraréis de todo corazón.

Primera lectura

Oración Colecta Señor todopoderoso, rico en misericordia, cuando salimos animosos al encuentro de tu Hijo, no permitas que lo impidan los afanes de este mundo; guíanos hasta Él con sabiduría divina, para que podamos participar plenamente de su vida. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo... Lectura del libro del profeta Barúc 5, 1-9

Jerusalén, despójate de tu vestido de luto y aflicción y vístete las galas perpetuas de la gloria que Dios te da, envuélvete en el manto de la justicia de Dios y ponte a la cabeza la diadema de la gloria del Eterno, porque Dios mostrará tu esplendor a cuantos viven bajo el cielo. Dios te dará un nombre para siempre: «Paz en la justicia» y «Gloria en la piedad». Ponte en pie, Jerusalén; sube a la altura, mira hacia oriente y contempla a tus hijos, reunidos de oriente a occidente a la voz del Santo, gozosos invocando a Dios. A pie se marcharon, conducidos por el enemigo, pero Dios te los traerá con gloria, como llevados en carroza real. Dios ha mandado abajarse a todos los montes elevados, y a las colinas encumbradas, ha mandado que se llenen los barrancos hasta allanar el suelo, para que Israel camine con seguridad, guiado por la gloria de Dios. Ha mandado al bosque y a los árboles aromáticos hacer sombra a Israel. Porque Dios guiará a Israel con alegría, a la luz de su gloria, con su justicia y su misericordia.

Salmo responsorial R/. El Señor ha estado grande con nosotros, y estamos alegres. Cuando el Señor cambió la suerte de Sión, nos parecía soñar: la boca se nos llenaba de risas, la lengua de cantares. R/. Hasta los gentiles decían: «El Señor ha estado grande con ellos». El Señor ha estado grande con nosotros, y estamos alegres. R/. Que el Señor cambie nuestra suerte, como los torrentes del Negueb. Los que sembraban con lágrimas, cosechan entre cantares. R/. Al ir, iba llorando, llevando la semilla; al volver, vuelve cantando, trayendo sus gavillas. R/.

Salmo 125

Lectura de la carta de san Pablo a los Filipenses 1, 4-6. 8-11

Hermanos: Siempre que rezo por vosotros, lo hago con gran alegría. Porque habéis sido colaboradores míos en la obra del Evangelio, desde el primer día hasta hoy. Ésta es nuestra convicción: que el que ha inaugurado entre vosotros una empresa buena la llevará adelante hasta el día de Cristo Jesús. Testigo me es Dios de lo entrañablemente que os echo de menos, en Cristo Jesús. Y ésta es mi oración: que vuestro amor siga creciendo más y más en penetración y en sensibilidad para apreciar los valores. Así llegaréis al día de Cristo limpios e irreprochables, cargados de frutos de justicia, por medio de Cristo Jesús, a gloria y alabanza de Dios.

Aleluya (Lc 3, 4-6)

Evangelio

Preparad el camino del Señor, allanad sus senderos. Todos verán la salvación de Dios. Santo Evangelio según san Lucas 3, 1-6

En el año quince del reinado del emperador Tiberio, siendo Poncio Pilato gobernador de Judea, y Herodes virrey de Galilea, y su hermano Felipe virrey de Iturea y Traconítide, y Lisanio virrey de Abilene, bajo el sumo sacerdocio de Anás y Caifás, vino la palabra de Dios sobre Juan, hijo de Zacarías, en el desierto. Y recorrió toda la comarca del Jordán, predicando un bautismo de conversión para perdón de los pecados, como está escrito en el libro de los oráculos del profeta Isaías: «Una voz grita en el desierto: preparad el camino del Señor, allanad sus senderos; elévense los valles, desciendan los montes y colinas; que lo torcido se enderece, lo escabroso se iguale. Y todos verán la salvación de Dios». Oración de las Ofrendas. Que los ruegos y ofrendas de nuestra pobreza te conmuevan, Señor, y, al vernos desvalidos y sin méritos propios, acude, compasivo, en nuestra ayuda. Por Jesucristo nuestro Señor. Antífona de la Comunión. Levántate, Jerusalén; ponte sobre la cumbre y mira la alegría que te va a traer tu Dios. Oración de la Comunión. Alimentados con esta eucaristía, te pedimos, Señor, que, por la comunión de tu sacramento, nos des sabiduría para sopesar los bienes de la tierra amando intensamente los del cielo. Por Jesucristo nuestro Señor.

C_01_Adv_2  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you