Issuu on Google+

ISSN . 1909-5422 - A帽o XI - Desove XX - Semestre A-B - Junio - Diciembre 2012 - Gracias por elegir lat direcci贸n contraria - http://elsalmonurbano.blogspot.com/


“Entre el agua y la extracción codiciosa del oro de la tierra, yo prefiero el agua. Entre el aire puro y el arrasamiento de la selva por la economía del lucro, yo prefiero el aire. Entre el equilibrio del clima y el crecimiento industrial yo prefiero el clima. Entre la antigua virtud de las semillas y su modificación impredecible para la fabricación de organismos estériles favoreciendo la codicia de los que privatizan todo lo sagrado, yo no sólo prefiero las semillas, la prodigalidad de la naturaleza, sino que considero un crimen la apropiación privada de los más antiguos bienes colectivos.” William Ospina


Índice Editorial - Boomerang

4-5

¡Oiga hermano!

Efecto Mariposa

6-9 10-13 14-16

¿Proceso hacia la paz ó acuerdo entre actores armados? Movimientos sociales y democracia Las mujeres campesinas en Tierradentro Cauca

Trinchera

17-19 20-21

Tunjuelo y la Libélula

El agua de Mariquita vale más que el oro

Caracola Mágica

22-24 25-27 28-32

La Universidad tomada Manifiesto por las semillas libres Guía comunitaria antimínera

Archivos X

Grafos & Resonancias

43-45 46-47 48 49-52 53 54-57

¿Culturas juveniles o tribus urbanas?

Los pasos perdidos

Poetas de Libertad

Entrevista a Vox Machín Darkness, Metal Colombia

Desarme Rock Social

33-36

Retos de la ecología política

Náufragos

37-39 40-42

La quiebra de McDonald’s en Bolivia Bachilleratos populares


¡Oiga Hermano!1 En tiempos de guerra cualquier tumba es trinchera

Para los enemigos de la paz el mayor trofeo es el terror que producen dentro y fuera del campo de combate. Para la gran mayoría de sobrevivientes que sufren cada día los flagelos del sistema, la paz es un anhelo, una justa aspiración popular, una expectativa social, económica y política. La paz no es la simple ausencia de la guerra, el silencio de las armas o la victoria militar sobre el adversario, la paz tampoco es el peligroso equilibrio de las fuerzas adversas o de las treguas. La paz no puede entenderse como ausencia de conflictos, pues como lo sentenciaba Estanislao Zuleta, el conflicto y la hostilidad son fenómenos tan constitutivos del vínculo social, como la interdependencia misma. La raíz del conflicto son las desigualdades que se originan en el hecho de que no todos los miembros de una comunidad gozan de las mismas oportunidades para acceder a los recursos vitales e imprescindibles. La paz entendida como ausencia de conflictos no existió ni en la tierra prometida de Jesús, ni en el jardín prohibido de Alá, ni en la India de Gandhi, ni en la Rusia de Stalin, ni en el Pepperland de los Beatles, ni en el mundo fantástico de los Pitufos, y así como tampoco en el “País Libre” de los Santos del Tiempo. La paz parece un misterio al que resulta difícil encontrarle una explicación veraz y menos aún su solución. Quienes 1

4

“¡Oiga Hermano!”, así se titulaba una de las “hojas sueltas” que en algún día o noche del año 2001 circulaban al interior de la Universidad del Tolima y de otras instituciones educativas y culturales de la ciudad, la región y el país, bajo la autoría de CONSTRUCCIÓN COLECTIVA, Centro de Estudio y Trabajo Académico Social (CETAS-UT); cascarón organizativo que, en nombre de El Salmón, Periódico de Expresión Cultural, asumió la tarea de revivir antiguas utopías musicales y otras cuantas iniciativas de organización y comunicación.

Boomerang


ocultan la verdad no son los inconformes y marginados, ni las organizaciones populares que han sustentado y demostrado las causas de la violencia en Colombia y la manera como ésta se convirtió en terrorismo de Estado, contra el cual lucha y resiste el pueblo, puesto que es él quien ha puesto centenares de miles de muertos, y claro, como se supone que “nadie comprende” qué es esta guerra, los caminos de la paz aparecen imprecisos, borrosos e inescrutables.

Co-autoría: Álvaro Uribe Vélez Juan Manuel Santos

Somos más de cuarenta millones de colombianos los que padecemos los rigores y la bestialidad de los reyezuelos del poder que han hecho de la guerra un lucrativo negocio y también un medio de supervivencia trasnacional.

Somos cuarenta y más millones de mujeres y hombres que sentimos todos los días, a cada hora la necesidad de la paz; de una paz con justicia social que signifique: pleno derecho al desarrollo social e individual, derechos humanos y ciudadanos sin restricciones tendenciosas, empleo seguro y salario digno, seguridad social como obligación del Estado y amplia cobertura tanto en el campo como en la ciudad, con las características que exija cada grupo social. Esta paz es incompatible con la paz de los cementerios, con la ley de “un millón de sapos”, con la del presupuesto que consume más del 50% en el pago a la deuda externa y en el sostenimiento de la guerra, incompatible además con los “Cenadores” que afirman y normatizan el neoliberalismo, que otorgan honoris causa a los representantes de la derecha y a su brazo paramilitar, que reincorporan en las filas del ejército estatal a las hordas de asesinos. Para un futuro cierto de lo que se trata es de introducir los grandes cambios que requiere el pueblo y el país; cambios políticos, económicos, agrarios, jurídicos, sociales, culturales y militares. Se trata de profundas transformaciones en la estructura del Estado y la sociedad, propiciados por el pueblo mediante el uso de los medios y recursos que sean de utilidad para sus fines de libertad, bienestar, soberanía y derecho a forjar con autonomía su futuro. Entonces, estamos frente a los abracadabrientes, estamos frente a la bayoneta militar, o estamos frente al debate nacional en busca de esas transformaciones. - El último en salir del país apaga la luz.

Boomerang

5


¿Proceso hacia la paz ó acuerdo entre actores armados? Por: Comunicadorxs Populares / Sakina Iwoka –Bogotá, D.C., Colombia

El gobierno nacional Colombiano, en cabeza del presidente de la República, Juan Manuel Santos, dio a conocer al país los avances y resultados que hasta la fecha han arrojado las conversaciones que vienen sosteniendo, de manera secreta con los máximos representantes de las guerrillas FARC-EP – desde antes de la “caída” de su comandante Alfonso Cano - sobre el tema de la Paz. Ante el anuncio formal del inicio de un proceso de negociaciones entre el gobierno nacional y la insurgencia armada, que conduzca a la tan “anhelada paz en Colombia”, no se hicieron esperar los politólogos, los “violentólogos”, los “pazólogos”, para “mojar” micrófono y “copar” pantalla, con sus análisis y verdades oraculares. La tarima está montada, la escenografía está lista: la oligarquía Colombiana a través de sus voceros: los gremios económicos, financieros e industriales, los políticos “nuevos” y tradicionales y de todas las vertientes partidistas, pero de la misma “orquesta”; los medios de comunicación masiva con su poder desinformador y creador de verdades y formas de pensar. También en el estrado se encaraman los “beneficiados y agradecidos” gestores de los procesos de desmovilización de los 90s, que hoy disfrutan de las “mieles de la democracia”. Tampoco se quedan atrás, a pesar de la alharaca, las expresiones de la extrema derecha y de la criminalidad legal en cabeza del “pacificador Murillo” y mayor terrateniente Álvaro Uribe Vélez; en fin, el “reallity” va a comenzar y las “personalidades representativas” de sus propios intereses, a empujones tratan de acomodarse para las fotos de o para la “prosperidad”, así sea desde la “oposición”. Pero más allá del “boom” mediático, ¿cuál es la realidad que vive el pueblo colombiano 6

Efecto Mariposa

y que está más allá de los cinco puntos acordados? ¿Cuáles son los “puntos a discutir” más allá de los que ya se han cumplido o discutido, como decía el representante de los comerciantes? Veamos:

De cara a un drama humano

ÖÖ Nuestra

geografía Colombiana tiene una extensión terrestre de 1’141.748 Km2 ocupando el cuarto lugar entre los países de Suramérica, el séptimo en América y el número 25 del mundo. Cuenta con 2900 km de costas, de las cuales 1600km se encuentran en el mar Caribe y los 1300km restantes en el Océano Pacífico.

ÖÖ Colombia, con una población de 45.3 millones de habitantes, ocupa el nada honroso 1er. lugar de América Latina en desigualdad social, siendo, paradójicamente, el 3er. País en América Latina de tener el más alto PBI, (Producto Interno Bruto), y el 4º a nivel mundial. (Su Índice Gini es 0,58, siendo el 0 la máxima igualdad y el 1 indica la desigualdad absoluta),

ÖÖ Según la Revista Eco-

nómica Supuestos, en Colombia más de 30 millones de personas se encuentran en estado de pobreza y alrededor de 8 millones viven en estado de indigencia


(habitantes de calle). Esto es, alrededor del 66% de nuestra población se debate entre la pobreza y la indigencia.

ÖÖ

La población infantil (de o a 14 años de edad) asciende a 11 millones 950 mil, - el 26% de la población total - de los cuales, según datos de la UNICEF y la CEPAL al 2011, cerca de 6 millones de ellos viven en condiciones de pobreza, mientras que un 15,6 %, casi 2 millones de niñas y niños, crecen en extrema pobreza o indigencia (habitantes de la calle).

ÖÖ

La pobreza rural en nuestro país es más profunda que la pobreza urbana y la indigencia rural se duplica a la indigencia urbana.

ÖÖ Según

informe del PNUD (programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo), en lo rural, la propiedad de la tierra está altamente concentrada: el 0.4% de población es dueño del 62% de las mejores tierras, en tanto el 97% es dueña de un 24% de la tierras distribuidas en pequeñas cantidades y de baja calidad productiva. (en esta desmesurada concentración de territorio rural, figuran nombres

como los de Víctor Carranza – el “zar” de las esmeraldas - y Álvaro Uribe Vélez –ex presidente de la república -, quienes a sangre y muerte han logrado, desde la legalidad del Estado Colombiano, el control de tierras).

ÖÖ Cifras oficiales, dan cuenta que solo el

37% de las tierras son utilizadas, esto es que hasta hoy siguen estando sin utilizar entre 9 y 10 millones de hectáreas aptas para la agricultura. Más de 4 millones de hectáreas han sido arrebatadas a los campesinos, indígenas y afrocolombianos a sangre y fuego mediante una guerra dirigida a desalojar los territorios, dejando hasta hoy cerca de 4.500.000 (cuatro millones quinientos mil) victimas de desplazamiento forzado, de los cuales el 65 % de ellas son menores de 25 años y el 14 % menores de 4 años. (Datos de CODHES), los cuales llegan a engrosar los cordones de miseria en las principales urbes en calidad de indigentes.

Bien, estos “someros” rasgos apenas sí dejan entrever la grave situación social y política por la que atraviesa nuestro país, y que ya tomó rumbo a Drama Humano. Realidades tan aberrantes como estas, sólo pueden ser obra de un modelo económico perverso para la humanidad y para la vida misma, como lo es el Capitalismo, con su máxima expresión “el neoliberalismo” (privatización del Efecto Mariposa

7


estado y sus funciones e imposición del capital especulativo/financiero). La imposición y el sostenimiento de ese modelo en nuestro caso colombiano, además de ser agenda de mandato desde el Consejo de Estado Norteamericano –Imperio- y su banca multilateral, se da gracias a la existencia de estructuras de Poder Oligárquico antidemocrática que con leyes –sistema judicial- y con sangre –cuerpo militar y paramilitar- reducen, someten o aniquilan cualquier vestigio de Dignidad Popular.

Los “antiguos” imponen lo suyo en las narices de los “nuevos” No está de más recordar que este torrente de medidas que dieron vida al Neoliberalismo en Colombia y sus nefastas consecuencias inhumanas, se dio teniendo como antesala la desmovilización de 5 grupos insurgentes a principio de los 90s y a la luz de la Constitución Política del 91, que ajustó jurídicamente el Estado a los intereses del capital transnacional, y obró como “ejemplo” para la posterior implementación en los demás países del continente y Centroamérica. Los partidos políticos o sectores de izquierda que se constituyeron, a la luz de estos

8

Efecto Mariposa

acuerdos de desmovilización, en muy poco han servido para frenar estas medidas y sí por el contrario, el drama social y humano se ha profundizado desde los 90s en las narices de estos nuevos protagonistas políticos que han logrado ingresar y enquistarse en los escenarios parlamentarios, jurídicos y administrativos locales y regionales del Estado, incluyendo a la capital del país. Ojalá esta experiencia no se repita y nuevas frustraciones se sumen al rosario de las existentes.

El deber ser: un proceso de todas y todos Desde estas líneas y desde los barrios que a diario nos caminamos, hacemos un llamado a que la insurgencia y las clases dominantes reconozcan su nivel de ilegitimidad, y con grandeza de patria ofrezcan la mesa de conversación que en octubre se instalaron, al servicio de la voluntad y de las aspiraciones populares. Un país Digno, Soberano y Democrático, se construye entre todas y todos las mayorías que lo conformamos y lo luchamos. Y no propiamente con la esencia guerrerista, antidemocrática que muy bien encarna los voceros del gobierno de Santos: Humberto de la Calle,


Fotografías: Juaco Muner - Pepa

el presidente de la asociación de industriales, Luis Carlos Villegas; el policía general retirado Oscar Naranjo; el general retirado Jorge Enrique Mora Rangel; el ex ministro de Ambiente y ex comisionado de paz, Frank Pearl, Esta es una comisión que representa muy bien a esa minoritaria clase dominante que, con su modelo económico y su aparato militar y paramilitar, son los responsables directos de este drama social y humano que padece el 70 % de la población colombiana. Hasta la edición de la presente nota, en la “mesa de negociaciones” brilla por su ausencia, el País Nacional, la verdadera Colombia. Este proceso que se inicia, confiamos, no sea un momento que les resuelva el futuro y les de “bienestar” a los protagonistas de la lucha armada de más de 50 años, y que riesgosamente, conlleve la lógica del acomodamiento y posterior cooptación de unos pocos, dejando, nuevamente, a las mayorías populares, en un simple papel de espectador o de invitado de piedra, Un acuerdo y una posible desmovilización militar insurgente DEBE SER, con grandeza y gallardía, producto de un PACTO NACIONAL, del que en consenso se diseñe un modelo económico humano, que dé vida a un nuevo

sistema de salud; de educación; a un nuevo sistema político; a una política estatal agraria donde la tierra sea para el que la trabaje y al servicio de la soberanía y seguridad alimentaria; a un nuevo sistema judicial al servicio de la protección y la garantía de los derechos de las mayorías; a un nuevo sistema fiscal, que posibilite una forma equitativa de distribución del presupuesto nacional; en fin, un nuevo país administrado sobre la base de un Modelo de Desarrollo Económico Humano para el Buen Vivir. Qué no se quede nadie por fuera de este compromiso histórico para el futuro de las nuevas generaciones: todas y todos los compatriotas, organizados y no organizados, sin distingo alguno, desde todos los diversos escenarios sociales y territoriales, DEBEN SER, con sus iniciativas, constructores de un MANDATO POPULAR, animadas y animados `por la esperanza y la certeza de que el mismo, sea insumo vital, NO secundario, para el desarrollo de un verdadero PROCESO DE PAZ, anhelo este, que hace mucho tiempo superó la soberanía insurgente y la clase dominante. Es otro momento para sembrar nuestra patria de Poder Popular. Ese es el DEBER SER del hoy y que trascienda la coyuntura hacia el Refundar de la Nación. Efecto Mariposa

9


Movimientos sociales y democracia: la afirmación del poder popular Edwin Cruz Rodríguez (Politólogo de la Universidad Nacional de Colombia)

Entre marzo y noviembre de 2011 la sociedad colombiana fue sacudida, como pocas veces en la historia reciente, por la protesta. El estudiantado, aglutinado en la Mesa Amplia Nacional Estudiantil (MANE), exigió el retiro de trámite legislativo del proyecto que reformaría la Ley 30 de 1992 y planteó la necesidad de construir una reforma democrática en sintonía con las necesidades del país. Los defensores de la reforma, el gobierno y sectores de las élites, no tardaron en rechazar las acciones del movimiento estudiantil. Aunque no faltaron viejas tácticas, como la represión y la criminalización, ante la fuerza y el crecimiento de la movilización se optó por otros argumentos. En boca de sus adversarios, la protesta estudiantil representaba los privilegios de un “grupo minoritario” y generaba un clima de inestabilidad o ingobernabilidad. Por tanto, no era legítima ni democrática. Una conducta verdaderamente democrática por parte de los estudiantes y los sectores que los apoyaban consistía en permitir la discusión del proyecto en el Congreso, donde estarían los representantes de

10 Efecto Mariposa

las mayorías nacionales, en vez de tomarse las calles. Esta posición no sólo evidencia los prejuicios que pesan sobre los movimientos sociales, sino también las concepciones dominantes de la democracia en la sociedad colombiana. Por tanto, plantea la necesidad de una reflexión objetiva sobre la relación entre movimientos sociales y democracia. ¿Contribuyen los movimientos sociales a la democracia o, por el contrario, la erosionan al generar ingobernabilidad? Este ensayo defiende que los movimientos sociales contribuyen a la democratización de la sociedad, aún si se asumen definiciones minimalistas de democracia e incluso si representan minorías o sus demandas o reivindicaciones son antidemocráticas. Las definiciones de democracia oscilan entre las minimalistas, que la reducen a un tipo de régimen político representativo con derechos y libertades formales de participación


y donde los gobiernos se eligen mediante elecciones periódicas, y las sustantivas, que la asocian con condiciones de igualdad socioeconómica y participación real –no sólo elección de representantes- de los ciudadanos en la toma de decisiones vinculantes. Las perspectivas minimalistas se contentan con que exista la posibilidad sancionada legalmente de que todos los ciudadanos participen en los asuntos públicos; por tanto, no necesariamente implican el ejercicio de la soberanía popular o el poder del pueblo. Las sustantivas, por el contrario, apuestan porque la democracia sea el “gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo”. Ello no sólo requiere derechos y libertades formales, sino también las condiciones materiales para su ejercicio, igualdad de oportunidades, cierto grado de igualdad socioeconómica, educación ciudadana o acceso a la información necesaria para ejercer la ciudadanía. Desde la perspectiva sustantiva los movimientos sociales representan una forma de participación alternativa a la de la política institucional de los partidos y las elecciones. Es claro que contribuyen a radicalizar la democracia, pues extienden sus procedimientos hacia espacios sociales donde priman otras lógicas, como la empresa, la familia, la escuela o la universidad, y vinculan a las personas en

forma directa con la toma de decisiones, ya sea con mecanismos asamblearios o de democracia participativa. En cambio, desde la perspectiva minimalista frecuentemente se afirma que los movimientos sociales generan ingobernabilidad. Lo deseable es que las demandas de la sociedad se transmitan al sistema político mediante los mecanismos institucionales apropiados, las elecciones, los partidos y los representantes. Además, se sostiene que mediante los movimientos sociales una minoría, valiéndose de su capacidad para hacerse oír, puede influenciar la toma de decisiones que afectan a la mayoría, lo cual puede ir en contra de la democracia cuando tales movimientos tienen reivindicaciones antidemocráticas. Sin embargo, todo ello se basa en un concepto errado de gobernabilidad y desconoce que, aun cuando representen minorías o tengan un tinte antidemocrático, los movimientos desempeñan funciones importantes que contribuyen a la democratización de los regímenes representativos. Veamos: La gobernabilidad es la capacidad del sistema político para satisfacer las demandas de la sociedad. A mayor capacidad de respuesta, mayor legitimidad y mayor estabilidad. La concepción neoliberal del Estado se fundamenta en un diagnóstico según el cual la

Efecto Mariposa 11


ingobernabilidad se origina por un exceso de democracia: dado que existen muchos mecanismos para participar, las demandas tienden a crecer en forma permanente, hasta el punto que el sistema político no puede satisfacerlas, generando crisis de legitimidad e inestabilidad. En consecuencia, es necesario limitar los mecanismos de participación ciudadana y los movimientos sociales. No obstante, este es un dictamen errado. La crisis de legitimidad no se presenta cuando el sistema político tiene poca capacidad para satisfacer las demandas sociales, pues en el modo de producción capitalista esta es una constante: los recursos disponibles siempre serán escasos y las demandas sólo serán parcialmente satisfechas. Dicha crisis se presenta, más bien, cuando existen mecanismos de participación reducidos que no permiten expresar las demandas sociales. Así, mientras más posibilidades existan para que las personas transmitan sus demandas a las autoridades, mayor legitimidad tendrá el sistema político. En consecuencia, los movimientos sociales no generan ingobernabilidad. Por el contrario, contribuyen a la democratización mediante una ampliación de los mecanismos de participación política no institucional, “desde abajo”, que se produce por iniciativa de las personas y no del Estado. Por otra parte, la democracia implica la posibilidad de que las minorías se expresen libremente, participen y puedan llegar al gobierno. Vale decir, no supone una dictadura de las mayorías. Por tanto, un sistema 12 Efecto Mariposa

político será más democrático en la medida en que existan las condiciones para que las minorías ejerzan sus derechos. La democracia no pretende salvaguardar el predominio de las formas de ser, actuar y pensar de las mayorías, sino el respeto a la diferencia y a la diversidad, de tal forma que las minorías tengan los mismos derechos y libertades que las mayorías. Entre más respeto por esos valores, más democrática será una sociedad. En consecuencia, es legítimo que una minoría con un proyecto político contrario a la democracia participe y se exprese, siempre y cuando no vulnere los derechos y libertades de otros grupos o individuos. En fin, en los sistemas políticos representativos los movimientos, independientemente de su ideología, desempeñan al menos siete funciones que contribuyen a la democratización: Primero, proponen demandas y programas a ser asumidos por los políticos profesionales. Los problemas socialmente relevantes no existen objetivamente sino que es necesario que alguien, una persona o un grupo, los presente como tales y luche por que sean incluidos en la agenda gubernamental. Segundo, coadyuvan a la educación cívica y democrática. Los movimientos son espacios de socialización donde las personas pueden aprender en la práctica las implicaciones que tiene el ejercicio de la ciudadanía activa. La experiencia de las personas en un movimiento social produce un sentido de pertenencia con la comunidad política, de


deberes, responsabilidades y derechos, muy distinto al simple hecho de votar. Tercero, son una forma de control social o monitoreo de las autoridades elegidas popularmente. Un sistema democrático representativo tiene unos mecanismos de control que se resumen en: a) la división de poderes y los pesos y contrapesos institucionales, y b) el control que el ciudadano ejerce sobre el gobierno mediante el voto. Los movimientos sociales potencializan esa capacidad de control del ciudadano sobre el gobierno. Pero a diferencia del voto premio o castigo, funcionan como un mecanismo que obedece a la voluntad popular y no a los calendarios electorales establecidos. Por ello, a diferencia del voto, puede ser usado en cualquier momento de la gestión y no sólo al final de la misma. Cuarto, fortalecen el poder y la participación local. En estados centralistas pueden constituirse en la única alternativa que tienen las poblaciones locales para hacerse oír de las autoridades. Un ejemplo de esta dinámica fueron los “movimientos cívicos”, organizaciones y movilizaciones de pobladores de pueblos y ciudades intermedias que lucharon por sus derechos durante el Frente Nacional, entre los 70s y los 90s, en Colombia. Quinto, contribuyen a la reforma del sistema político. La evidencia histórica muestra que los sistemas políticos presentan incapacidad para reformarse desde adentro, pues sus actores, los políticos profesionales, tienen intereses creados (clientelas, feudos electorales y burocráticos, etc.) que no quieren ver afectados. Por ello, los movimientos sociales han jugado un papel importante cuando se trata de reformar los sistemas. Un ejemplo de esto puede ser el movimiento estudiantil que contribuyó a la reforma constitucional de 1991 en Colombia. Sexto, son una de las principales fuentes de ampliación de derechos ciudadanos. El desarrollo de los derechos civiles a los derechos políticos y más tarde a los derechos sociales no habría sido posible sin grandes ciclos de movilización social. En este sentido, los movi-

mientos contribuyen a ampliar el espacio público haciendo visibles, admisibles y enunciables demandas y sujetos que antes no tenían voz. Por ejemplo, los movimientos feministas han llevado al espacio público la lucha contra la dominación patriarcal, que antes no se consideraba como problema público. Finalmente, y no menos importante, los movimientos contribuyen a diversificar la cultura política, entendida como el conjunto de símbolos y significados que constituyen lo político en una sociedad. En este sentido, los movimientos no sólo tienen un impacto institucional, sino también sobre las creencias, las formas de ser y de pensar, y la subjetividad de las personas: modifican las concepciones o los significados hegemónicos de la democracia, la ciudadanía, la nación, etc. Por esta vía también llevan a cambiar relaciones sociales de dominación como el racismo, el patriarcalismo o el machismo, el clasismo, entre otros. En conclusión, aunque existen prejuicios sobre los movimientos sociales en los sectores dominantes de la sociedad colombiana, según los cuales generan ingobernabilidad y pueden ser contrarios a la democracia, lo cierto es que los movimientos contribuyen a la democratización de la sociedad, incluso si se parte de concepciones minimalistas de democracia y aún si representan minorías o plataformas ideológicas contrarias a la democracia. Claramente, este no es el caso del movimiento estudiantil en Colombia. No se trata de un “grupo minoritario” y sus prácticas y discursos han llevado a una ampliación del significado de la democracia y de la ciudadanía, por la vía del derecho a la educación. Ello puede verse en la negativa de los voceros de la MANE a discutir el proyecto de ley de educación superior en el Congreso y en la generación del proceso dialógico y vinculante que ha conllevado el diseño de una propuesta alternativa, entre otras cosas. Pero, sobre todo, las protestas estudiantiles han dejado una enseñanza muy importante a la sociedad colombiana: la democracia, el poder popular, no se restringe a la política institucional.

Efecto Mariposa 13


Las mujeres campesinas en Tierradentro Cauca Lucha y posición frente al territorio Somos pan, somos canto, somos caña, somos tierra. Somos lucha y resistencia, somos alimento nuevo Poema de Jairo Arias

Junta de mujeres: Somos mujeres campesinas que trabajamos en juntas1 políticas, juntas pa´charlar, pa´cambiar y pa´decidir, buscando mejorar las condiciones de vida a partir de estrategias de trabajo que con el tiempo se han convertido en apuestas políticas de reivindicación de los derechos humanos y los derechos de las mujeres. Inzá, el lugar de nuestras luchas. Es un municipio pequeño, ubicado al oriente del departamento del Cauca, al que se llega por una vía en proceso de pavimentación en un 50% destapada y en regular estado, a una altura entre 1.600 y 1.900 m.s.n.m. El área urbana de Inzá dista a 91 kilómetros de la ciudad de Popayán capital del Departamento del Cauca, y a 30 kilómetros de La Plata (Huila), centro comercial importante para la región del oriente Caucano. Su población es de 28.000 habitantes en1

Juntas: Son prácticas de trabajo comunitarias y colectivo, que realizan los y las campesinas para realizar labores en las veredas, estas se utilizan para reglar las vías de acceso, acondicionar los espacios colectivos, para trabajo de huertas o en las parcelas.

14 Efecto Mariposa

tre campesinos, indígenas y urbanos de los cuales el 51.74% es del género femenino. Nacimiento de nuestro proceso: Algunas mujeres inquietas por nuestra nula presencia en los espacios de participación política, en el año 2000 decidimos convocar, juntar y hacer un llamado a la participación. El paso inicial fue la participación en las contiendas electorales, por lo que se inscribió una lista de mujeres con un aval independiente para el concejo municipal. Logrando este objetivo la invitación fue a juntarse, encontrarse y hablar como punto de partida para tejer redes de amistad, solidaridad, complicidad y así iniciar la lucha, hacer resistencia y organizarse hacia una mejor calidad de vida de las mujeres del municipio de Inzá. Para poner en marcha nuestras apuestas, fue necesario realizar un diagnóstico


participativo con las mujeres en las veredas, pues teníamos que reconocer cómo vivíamos, las necesidades, los problemas, las herramientas de trabajo, las estrategias que podíamos desarrollar y la voluntad para realizar acciones que nos permitieran cambios. A la par del diagnóstico realizamos talleres sobre autoestima, auto cuidado del cuerpo, género, roles de género, historia de las luchas femeninas, derechos humanos y derechos de las mujeres. En el 2001, se desarrolló la primera junta política, para visibilizar los resultados del diagnóstico en el marco del 8 de marzo -Día Internacional de la Mujer-. Cada vereda participante dio a conocer los resultados del diagnóstico realizado en su comunidad. Encontramos que las problemáticas más sentidas por las mujeres eran las situaciones de violencia, los niveles de educación más bajos de la región, la falta de oportunidades de empleo, las condiciones indignas de sus viviendas, la mala calidad de los servicios de salud, la cantidad de muertes perinatales que se presentaban, altos índices de desnutrición, baja autoestima, desconocimiento total de los derechos humanos y derechos de las mujeres, incremento de embarazos a temprana edad con la implicación de la ausencia de los padres que a la vez de ser jóvenes también eran madres solteras, entre otras.

soñar y transformar nuestros entornos familiares y sociales.

ÖÖ Derechos humanos: Para trabajar so-

bre este tema hemos realizado varios eventos como la campaña de soberanía alimentaria que buscaba reivindicar el derecho a la alimentación, a la tierra y al territorio; la campaña mujeres en junta por la dignidad de nuestro trabajo, en la que reivindicamos el derecho al trabajo y el reconocimiento del trabajo productivo, reproductivo y político de las mujeres; la campaña mujeres en junta por una vida digna libre de violencias; y la campaña habitemos en un territorio sin violencias, que promovía la reducción de la violencia intrafamiliar y de género.

ÖÖ Soberanía

alimentaria: Es la apuesta política que nos permite reivindicar nuestra identidad campesina a través de la recuperación de las prácticas de producción, transformación y consumo de los productos agrícolas. “Primero si producimos y trabajamos, (…) garantizamos la alimentación de nuestra familia, mantenemos los suelos, cuidamos el medio ambiente que está tan deteriorado y le hacemos resistencia a esa costumbre tan fea de comprar y comprar todo lo que vemos en los almacenes. Creo que uno economiza mucho si siembra sus propios alimentos”2 . El objetivo principal de este trabajo es hacer resistencia a las políticas de globalización, al TLC, el ALCA, entendiendo la afectación de éstas políticas al pequeño productor agrícola y directamente a las mujeres como responsables directas de la alimentación, además de la exclusión del campesinado en general del derecho a la tierra.

Con el transcurrir del tiempo, los avances en el proceso organizativo y el crecimiento personal ganado en cada espacio de trabajo y formación, empezamos a pensarnos en las apuestas que consolidarían nuestro proceso político organizativo. Apuestas por la dignidad de las mujeres campesinas: En diferentes espacios de participación, en los escenarios regionales y nacionales, asumimos darle forma al proceso y logramos diseñar las estrategias que se convertirían en las apuestas políticas y el accionar del proceso organizativo de las mujeres campesinas de Inzá Cauca, dichas apuestas son:

ÖÖ Empoderamiento

Femenino: Esta es la apuesta política que cualifica a las mujeres y las pone a pensarse desde su esencia femenina y su rol de mujeres. En

ÖÖ Trabajo

político organizativo: Esta estrategia nos permite acercarnos, crear lazos de solidaridad, amistad y complicidad entre mujeres para conocernos y conversar de nuestras problemáticas,

2

Entrevista, Gladys Mulcue, lidereza grupo mujeres de San Isidro, Comité de Mujeres de Inzá el 17 de noviembre de 2008

Efecto Mariposa 15


diferentes grupos de estudio comunidad a comunidad empezamos a desarrollar actividades que ayuden a mejorar la autoestima, dándole importancia al cuerpo y su cuidado, como medio para exigir el respeto por los derechos humanos y lograr transformaciones para evitar y prevenir la violencia intrafamiliar. .”Para el contexto local y regional en que se mueven, con una cultura patriarcal fuertemente enraizada en sus gentes, se trata de un proyecto libertario y emancipador para las mujeres que busca la autonomía, la justicia de género y el empoderamiento de las mujeres”3.

ÖÖ Propuestas productivas y economía

solidaria: En el trasegar del proceso vemos la necesidad de generar alternativas que permitan aportar a la economía de las familias. Conscientes que la dependencia económica es generadora de violencias contra las mujeres, se gestionan recursos que permiten apoyar propuestas productivas como: panaderías comunitarias, huertas colectivas e individuales, tiendas comunitarias, construcción y recuperación de cocheras, corrales de gallinas de patio, conejos y curíes. En este momento se cuenta con un pequeño Fondo de Crédito que les hace préstamos de 500.000 al 1% de intereses, por un plazo de seis meses, con un excelente resultado gracias al sentido de pertenencia de las mujeres por el Fondo, su gran responsabilidad y su sentido de solidaridad.

Nuestras apuestas políticas nos han permitido grandes logros en estos doce años de trabajo político desde donde hemos logrado el reconocimiento de nuestro trabajo e incidido en diferentes espacios de participación política en el municipio y la región de Tierradentro. “El feminismo también es de aquí”: Éramos iguales o diferentes, esa fue una cuestión, entonces pudimos votar y sin embargo, 3

Entrevista, Ana María Berrío, Corporación Vamos Mujer, Medellín, Colombia. Diciembre 8 de 2008

16 Efecto Mariposa

nos seguimos preguntando: ¿será que el voto garantiza que seamos iguales? Todavía es la cuestión. Luego nos apropiamos de nuestra diferencia y dijimos: no queremos igualdad, queremos que en nuestras formas de habitar el mundo nos encontremos con otros y otras, y reconocimos nuestros colores de piel, la expresión de nuestro deseo por otras, nos encontramos también con nuestros ancestros y ancestras, con nuestra manera de cultivar la tierra, en fin, nos encontramos mirándonos diferentes y no queriendo ser iguales. Y bueno, el capital empezó a adueñarse de nuestro discurso, a ponerle adornos, a cambiarnos las palabras, a financiar nuestras palabras, a comprarnos los discursos. Algunas resistimos, entonces le apostamos a la autonomía, a la construcción colectiva, a cultivar, a trabajar en junta, le apostamos a hacerle el quiebre a lo que nos impusieron, y aunque, quienes aparecían llevando la bandera de nuestra lucha campesina eran los compañeros hombres, esta lucha fue, es, ha sido y seguirá siendo impulsada por mujeres juntando pasos hacia la dignidad. Claro no fue fácil, pues en el camino también nos fuimos encontrando con el ejercicio de decidir, incluso sobre nuestros cuerpos, incluso sobre nuestra sexualidad; así con este construir hicimos un discurso conjunto que identificó que nuestros cuerpos históricamente han sufrido violencia, violencia sexual, física, psicológica, económica, verbal en fin violencia social, así nuestra lucha se llenó de argumentos para resistir, se hizo una lucha por nuestra forma de habitar, que no es otra sino la que exige al Estado, a las organizaciones que quieren comprarnos el discurso, a la sociedad que no reconoce que somos campesinas, y sin embargo reconocernos en todas estas apuestas, nos encuentra hoy feministas, feministas resistiendo para juntar nuestros pasos y avanzar en el camino de nuestra dignidad”4…

4

Colectivo Feminista Proyecto Pasos: Escrito para generar discusiones que le permitan a las mujeres campesinas organizadas en la Asociación de Mujeres por Inzá postura política dentro de las luchas de las mujeres.


Gente del Tunjuelo y la Libélula Por: León Pantano la Libélula

Mi respiración es agitada, sudo y se calienta mi sangre, mi movimiento es como una danza, inclino mi cuerpo, danzo con el azadón, cuando subo calculo el golpe y cuando bajo lo hago con fuerza y con esmero, es una tarea agotadora; sin embargo, el viento sopla como alentándome fuertemente, cálidamente, llamando las nubes, es como volar, relajarse, conectarse con el suelo, una fusión entre el hombre, la herramienta y el suelo y es como regresar a la naturaleza. Levanto mi mirada del suelo con el pedazo de raíces de Kicuyo levantado, retirándolo para que se seque, dejando sobre el suelo un círculo para sembrar un árbol, un Aliso, un Magnolio, un Bejuco, muchos otros propios del lugar, del territorio. Al levantar la cabeza veo la gente trabajar, unos y unas abriendo otros círculos para sembrar más árboles, otros y otras revisando la pequeña huerta, nuestra excusa didáctica, otros y otras trayendo hidratación, el guadañador se alegra se quita la careta y apresurado bebe líquido. Ya cuando estamos terminando y como en muchas Mingas, e inmediatamente después del grito de ¡Ya está el almuerzo¡ suena el cielo avisándonos que viene la lluvia, como pidiendo permiso para su trabajo, pues nosotros ya habíamos hecho el nuestro. De esto y de muchas cosas más, es trabajar en la recuperación de La Libélula, un pantano, humedal y meandro que se encuentra en el sur de Bogotá, no el último sino uno de los últimos en una cadena de colchones de agua, pertenecientes al rio Tunjuelo que conecta las líneas imaginarias de Ciudad Bolívar y Tunjuelito cerca de la internacional avenida Boyacá. Se llama La Libélula, porque así se le puso mientras se trabajaba, no es un capricho, ni un convenio con una institución del Estado como el acueducto o la CAR. Se trata de un nombre legítimo porque así lo bautizó la comunidad que lo camina, lo siembra y lo defiende; es a partir de la legitimidad que genera el conocimiento como se nombran las cosas, quiero decir que se trata de haber visto libélulas, porque no podríamos llamarlo el humedal del Elefante, de la Luciérnaga o del Chichicuilote, porque no los hemos Trinchera 17


visto en ese lugar, sería una mentira, una falsedad nombrarlo de esa manera. Así se nombra, porque en el trabajo hemos visto libélulas que se posan sobre las plantas de higuerilla, sobre el suelo, son esquivas pero las vemos con cierta regularidad, así mismo como vemos culebras, como vemos ranas, como vemos lombrices y gusanos, gaviotas, gavilanes y lechuzas. Creo que esto de la legitimidad que genera conocer un territorio es muy valioso, pues eso de que haya gente en simposios, conversatorios, encuentros, asumidos como eruditos y grandes pensadores y analistas del Tunjuelo, hablando sobre el Tunjuelo sin siquiera caminarlo, sin siquiera conocerlo, sin siquiera sentirlo, saber a qué huele, a qué saben sus aguas, sin haberse subido a recorrerlo como lo hacemos nosotros en balsas artesanales, sintiendo sus bravuras como las sentimos cuando nos volcamos, es algo que no compartimos, de lo que no estamos de acuerdo pues tenemos una ética, una política y una ideología que respaldamos con las acciones intentando que en gran medida sean coherentes con lo que pensamos.

18 Trinchera

Por favor, grandes señores y pensadores del Tunjuelo, camínenlo, navéguenlo, escúchenlo porque tiene mucho qué decir, es un río que cultiva su propia huerta con gran esmero, que lleva vida y la reparte sobre su rivera, que con agrado exhibe su Ají, su Quinua, su Uchuva, sus Calabazas, sus árboles de Sauco y su hermosas Higuerillas. No sigan hablando de lo que no conocen, primero avancen sobre el conocimiento del territorio, desde lo que significa percibirlo con sus sentidos, con el tacto al caminarlo, el olor de sus aguas, el sonido de los gavilanes, la vista de sus paisajes, el sabor de sus frutos. Tunjuelo lugar de contrastes, colores y diversas manifestaciones de la vida después de la destrucción. Así, hacemos lo que pensamos, agudizamos la observación, de tal manera que descubrimos e interpretamos cómo era la vida en el Tunjuelo antes de los invasores. Queremos desenterrar nuestra historia del suelo, darle vida, sembrar el futuro descubriendo el pasado. Re-nacer pero descubriendo lo propio, descubriendo eslabones perdidos del gran territorio Muisca, que nos permita re-hacerlo


de la manera más similar a como era, reconociendo la importancia de los avances hechos por la ciencia y la tecnología de occidente, escogiendo lo que nos sirve de esto, y lo que no. Estamos descubriendo el agua tibia, lo que todo el mundo conoce pero que pocos hacen, lo que muchos nombran pero pocos logran, descubrir lo hermoso de lo pequeño, de sembrar la tierra, como elemento principal de la vida, no queremos el poder político, el poder es no poder, no poder gobernarse, no poder pensarse, hacerse seres humanos, en cambio lo ejercemos, lo construimos desde abajo, convencidos de los saberes y conocimientos de nuestras gentes. No pensamos en el poder político, somos poder político, no queremos tomarlo a la fuerza, ya ha habido mucha sangre, mucho dolor, disentimos de estas estrategias para darle paso a los colores y a los cantos, a la voz y a la vida. Vamos avanzando como gentes del Tunjuelo, como guardianes de La Libélula, como hijos del planeta, hacia una utopía planea-

da y experimentada desde el hacer, desde el cotidiano, somos la utopía diariamente en nuestras vidas, de esta manera cuando la guerra por la dignidad, la libertad y la vida la ganemos, no tendremos miedo de afrontar el triunfo, de vivir diferente, porque hemos construido un camino, ya hemos transformado el mundo desde lo que somos. Disponemos entonces el mensaje de las gentes del Tunjuelo y La Libélula, en construir ese camino, en que la humanidad se humanice, no solo con la telaraña del discurso, sino con los objetos que lo permitan, objetos con espíritu y dispuestos para darle vida a la vida, mensaje del generador eólico, de las bici máquinas, de los fogones, del humus de lombriz, del papel de pasto, del azadón, de la pica, de la pala, del rastrillo, del abre-bocados, del palin, del costal, del horno de ladrillo, de las semillas de todas las plantas, de las plantas de todo el planeta, de la coca y el ambil, de los escombros, de las ventanas con tabla y botella, de la botella plástica y de vidrio, del aserrín y de los baños secos.

Trinchera 19


El agua en Mariquita vale mรกs que el oro 20 Trinchera


Francisco “Pacho” Restrepo Corporación Grupo Semillas

Un grupo de personas de Mariquita (Tolima) hace un llamado urgente para salvar de la corrupción la empresa de acueducto y alcantarillado. La empresa Espuma S.A EPS, quien “presta” el servicio de acueducto y alcantarillado, cobra a su antojo las tarifas de un servicio cada vez más deficiente y generando en las comunidades graves enfermedades como el cáncer. Superservicios, quién se pronunció este año y rajó a la empresa por no entrega la información completa e incumplir con los parámetros de la Superintendencia, ni de la Ley 142, dictaminó en su informe que Espuma SA. ESP no cumple con los planes de mejoramiento administrativo, financiero, tarifario y de inversiones fijados por la Superintendencia de Servicios Públicos Domiciliarios. Además agregó que presenta una “deficiente gestión administrativa” en las que subrayan las gravísimas anomalías en el cobro de acueducto y alcantarillado por encima de las tarifas autorizadas por la Comisión de Regulación de Agua Potable y Saneamiento Básico - CRA. Aunque el fallo de la Superservicios plantea la intervención de Espuma SA.ESP, enfrentándola a una causal de disolución, la empresa se niega a la obligación de devolver los dineros

cobrados a los usuarios y continúa funcionando, como si nada. Indignados por la situación un grupo conformado por campesinos, en su mayoría adultos mayores, llegaron a Bogotá el 23 de octubre y se manifestaron frente a las instalaciones del edificio de la Superintendencia de Servicios. Sus testimonios relatan con preocupación la situación. “Uno se baña y apenas sale de la ducha le empieza una piquiña por todo el cuerpo” comenta uno de los manifestantes. “Yo tengo una casa vacía desde hace dos meses y el recibo me llega por más de un millón de pesos” explica otra señora. El grupo de manifestantes permaneció durante todo el día a la espera de respuestas. En una entrevista en una emisora local, el director de Superservicios, el doctor César González comentó que este problema se encuentra fuera del resorte de su jurisdicción y que es una cuestión de carácter regional. Desconcertados, a los mariquiteños sólo les resta esperar un milagro. Trinchera 21


Fotografías: Andrea de la Cadena

La universidad tomada Carlos Arturo Gamboa B. Catedrático Facultad de Educación Universidad del Tolima

Los hechos confirman las hipótesis, el juego del gobierno colombiano frente a la Universidad Pública está claro, quiere desposeerla de su abolengo y dejarla al servicio del mercado. Lo que se denomina ambiguamente como reforma no es más que una vulgar adaptación al sonsonete del constante cambio. ¿Cambiar para qué? Lo que la Universidad pública requiere es una transformación desde sí y para sí, recuperar su sentido existencial en un mundo profundamente desigual que no le da respuesta a los dramas sociales. Desposeer a la Universidad de su reto de construir saber y enmarcarla en los mecanismos de producción, no es más que otra estrategia del marketing para «condicionarla». Como lo expresa Derrida: “Esta universidad sin condición no existe, de hecho, como demasiado bien sabemos. Pero, en principio y de acuerdo con su vocación declarada, en virtud de su esencia profesada, ésta debería seguir siendo un último lugar de resistencia crítica -y más que crítica- frente a todos los poderes de apropiación dogmáticos e injustos”. Esa es la tensión central, lo que hoy está en juego es la existencia de la Universidad como bastión crítico. La «Universidad tomada», como en el

22 Caracola Mágica


cuento de Cortazar, cerrará el espacio a las mentes críticas y albergará definitivamente a los sujetos sin criterio quienes trabajan desde hace años, escuetamente, en la consolidación de la relación: Universidad-Empresa-Mercado; muchos de ellos sin valorar el modelo desigual que atenaza el mundo y cuya crisis encenderá las llamas del descontento general. Para el Estado, o lo que queda de él, la lógica es impuesta desde afuera, desde los planes globales cuyo imperativo es que: ���No es suficiente con adecuar la Universidad a las exigencias del mercado, es necesario también que la institución entre en el ciclo productivo. La Universidad es un lugar evidente de creación de valor. En una economía basada en el conocimiento, tanto la educación especializada como la investigación avanzada son elementos que producen valor”. (Xulio Ferreiro Baamonde), y allí el pensamiento crítico se convierte en una barricada, por lo tanto la estrategia se basa en apropiarse del espacio intelectual, cercenar la autonomía y condicionar la Universidad a los indicadores de la falsa calidad. Los tres elementos se ven en la estrategia actual del Ministerio de Educación en Colombia. De los indicadores de calidad mucho se ha hablado, creando la falsa ilusión que al cumplirlos la calidad aparecerá por obra y gracia de los discursos; nada más falso, el simulacro del Consejo Nacional de Acreditación (CNA) consiste en validar programas sin profesores de planta, sin currículos que respondan a problemas reales de la sociedad, sin los mínimos soportes, lo importante allí son conceptos como cobertura y puntos de equilibrio.

Caracola Mágica 23


Por otro lado, la apropiación intelectual se ha venido gestando desde antes de la promulgación de la Ley 30, pero se hizo más evidente cuando mediante un antiguo postulado conductista se empezó a manipular al docente universitario con prebendas económicas por su “producción intelectual”, pero no es el saber crítico quien recibe el reconocimiento, sino aquel que responde a las demandas, indicadores y simulaciones, como sucede en la mayoría de los casos de la tan mentada indexación. Si hablamos de la «Universidad condicionada”, uno de los sujetos que la habita y la hace realidad es el “docente condicionado”. Con respecto a la autonomía, parece ser un concepto que sólo existe en el mundo de las ideas, porque en las prácticas universitarias el CNA con sus dispositivos de control y el entramado burocrático de la financiación y gobierno, han sumido la Universidad bajo los cordeles de la manipulación. No es la comunidad universitaria la que define el rumbo de la Universidad, de nuevo el afuera condiciona el adentro, y mucho de ese mundo externo está presente en la Universidad y su objetivo es terminar de someterla. Si la Universidad decide pensarse a sí misma, lo que estaría haciendo es recuperando esquirlas de la autonomía fragmentada. Como dije al inicio, los hechos confirman la hipótesis. El Ministerio de Educación Nacional seguirá manipulando los gobiernos Universitarios para que cumplan la tarea de adocenar las pocas expresiones críticas que sobreviven. Los casos de las elecciones de rectores recientes en la Universidad de Antioquia y La Universidad Nacional, lo demuestran claramente. Los mayores contradictores en el debate nacional frente al proyecto de reforma, y que tenían apoyo suficiente de la comuni24 Caracola Mágica

dad académica para ser representantes de sus derroteros, fueron excluidos bajo la lógica de un gobierno que desea instalar sus alfiles para la partida final. Así lo seguirá haciendo en las otras Universidades Públicas, debido a que los Consejos Superiores están al servicio de esa maniobra. En ese escenario y develando el sendero premeditado del Ministerio y el Gobierno, cabría preguntar si tiene sentido el diálogo y la concertación, la construcción de una nueva ley de educación superior y la apuesta al debate abierto cuando ellos decidirán el contenido final. ¿Podrá la MANE ejercer una fuerza de trasformación real, o será un convidado de piedra? ¿Acaso el proyecto nacional para la paz no condicionará el tema de educación superior a una agenda, como un punto aislado del gran drama social que vive el país? La Universidad Pública una vez más está amenazada, no es ya para condicionarla, ya lo está, esta vez es para despojarla de sus últimos intersticios de pensamiento crítico, para someterla definitivamente al mercado, y no se ahorrará esfuerzo en ello, incluso renovarán sus discursos sobre terrorismo y vandalismo que tanto apego tiene en el mundo de la seudo-democracia. Quizás debamos recordar aquí la idea de la Constituyente Universitaria como: “Una acción política de autodeterminación de la comunidad para la transformación de la educación universitaria, a través de la participación directa de todos y cada uno de nosotros; con el fin de construir un espacio educativo autónomo, fundamentado en la democracia profunda”, porque ante la amenaza debemos recordar que  “Incurrir en el pecado del silencio cuando se debiera protestar, hace cómplices y cobardes a los hombres” (Zhou En-lai)


Manifiesto por las semillas libres en Colombia Las organizaciones indígenas, afrocolombianas, campesinas, sociales, ambientales y ciudadanos en general, nos unimos a la campaña mundial por las Semillas Libres y manifestamos nuestra indignación por las políticas y normas de semillas expedidas por el gobierno colombiano, las cuales se han impuesto en el marco de los Tratados de Libre Comercio y están llevando al agro colombiano a una profunda crisis. La política de los gobiernos ha estado orientada hacia el fomento de grandes proyectos minero-energéticos, de infraestructura y agroindustriales, que han profundizado la inequidad, la expulsión de poblaciones locales y el aniquilamiento de las economías rurales y de la soberanía y la autonomía alimentaria. En el campo colombiano cada vez hay más millones de campesinos, indígenas y afros sumidos en la pobreza y unos pocos terratenientes que acaparan la tierra, lo que nos ha convertido en uno de los países más inequitativos del mundo. Las semillas son parte esencial de la vida, ellas son el resultado del trabajo colectivo de miles de generaciones de agricultores y agricultoras, desde épocas ancestrales, quienes crearon ese inmenso arco iris de colores, formas y sabores que hoy llegaron a nuestras manos, para que se las entreguemos a las generaciones futuras. Las comunidades campesinas, indígenas y afrocolombianas saben que las semillas han sido el fundamento de su cultura y de sus sistemas productivos. Es por ello que los agricultores tienen el derecho al libre acceso, a la producción, a guardar, intercambiar y vender las semillas. Las semillas nativas y crioCaracola Mágica 25


llas, se constituyen en el seguro que tiene la humanidad para enfrentar la profunda crisis de la agricultura frente al cambio climático. Las semillas son la base de la libertad de los alimentos, ya que son el primer eslabón en la cadena alimentaria. Sin semillas libres de propiedad intelectual y sin el control local de sus territorios, no es viable la soberanía y autonomía alimentaria de toda la población y tampoco es posible que las comunidades vivan dignamente en el campo y en paz. La libertad de las semillas se ve amenazada por la biopiratería y las patentes que crean monopolios y vuelve ilegal que los agricultores guarden e intercambien sus semillas; y también por las semillas transgénicas que contaminan nuestros cultivos, cerrando así la opción de alimentos libres de transgénicos. En Colombia las leyes que vulneran la Libertad de las Semillas son:

ÖÖ El artículo 4 de la Ley 1032 de 2006 que criminaliza a los agricultores por sembrar semillas de las empresas sin autorización y también las semillas “similarmente confundibles” a una semilla protegida legalmente.

ÖÖ La Resolución 970 de 2010 del ICA, es un instrumento para perseguir, volver ilegal y criminalizar el uso de semillas nativas y criollas por los agricultores y exige que solo se pueden utilizar semillas certificadas y registradas.

ÖÖ Ley 1518 de 2012 que aprueba el Con-

venio para la Protección de las Obtenciones Vegetales UPOV 91, le permite a las empresas apropiarse de las semillas, puesto que define como “obtentor” a “La persona que haya creado o descubierto y puesto a punto una variedad”; permite una protección similar a una patente y desconoce los “derechos de los agricultores” al impedirles la resiembra, uso, intercambio y comercialización.

ÖÖ El Decreto 4525 de 2005 de bioseguri-

dad, permite sin los debidos controles, la liberación comercial de cultivos y ali-

26 Caracola Mágica

mentos transgénicos y la contaminación de las semillas nativas y criollas. Las organizaciones locales y sociales de Colombia consideramos que estas leyes y normas de semillas son ilegítimas e inconstitucionales, porque violan los derechos humanos fundamentales de las comunidades rurales, los convenios internacionales suscritos por Colombia, como el convenio 169 de la OIT y las leyes que protegen los derechos de las comunidades étnicas y la soberanía alimentaria nacional. Igualmente violan los derechos que tenemos los colombianos sobre el patrimonio genético de la nación y los consumidores urbanos perdemos los derechos a una alimentación sana y biodiversa que nos proporcionan las semillas que están en manos de los agricultores. Por todos los argumentos expuestos, las organizaciones locales y sociales de Colombia, manifestamos: Nuestro Rechazo al control corporativo sobre la vida, a todas las formas de propiedad intelectual sobre las semillas, a los organismos vivos y su conocimiento asociado, la biopiratería, las semillas transgénicas, las leyes ilegitimas que criminalizan el libre flujo y multiplicación de las semillas. Estas normas violan los derechos sobre el patrimonio genético y cultural de los colombianos y especialmente los derechos colectivos las comunidades indígenas y campesinas sobre su biodiversidad y también el derecho de los ciudadanos a una alimentación libre y soberana. Consideramos ilegales todas las normas que operan en Colombia que pretenden regular el uso de semillas, en el marco de la UPOV 91, del decreto 345 de la CAN, el artículo 4 de la ley 1032 de 2006, y la resolución 970 de 2010. De otra parte, todas estas normas han sido proferidas sin realizar la consulta previa informada con poblaciones étnicas. No vamos a reconocer ninguna ley que otorga de manera ilegítima la propiedad privada de las semillas y el control monopólico a las empresas de las semillas, puesto que estas son patrimonios colectivos de los pueblos.


Rechazamos los decomisos de semillas y judicializaciones a agricultores que el Instituto Colombiano Agropecuario –ICA está realizando en diferentes regiones del país. Entre 2010 y 2011 se decomisó 1.167.225 kilogramos de semillas. Les notificamos que por cada semilla que nos decomisen, haremos que estas germinen y florezcan de nuevo, se multipliquen, se esparzan y caminen libremente con los agricultores por los campos de Colombia. Saludamos el proceso de negociación que actualmente adelanta el gobierno colombiano con las Farc y el Eln y esperamos que finalmente se pueda acabar con esta cruel guerra que tanto daño le ha costado al país. Creemos que la paz solo se logrará si existe la voluntad política de todas las partes para realizar cambios que resuelvan problemas estructurales, en donde se involucre en los acuerdos de paz especialmente a la población afectada por la guerra. No es fortuito que uno de los temas iniciales y centrales en la agenda de negociación actual, sea el tema agrario y de tierras. Consideramos que entre los temas centrales en la negociación se debería incluir una verdadera reforma agraria, que permita a las poblaciones campesinas, indígenas y afro vivan dignamente y en paz en sus territorios; y una política de fortalecimiento de la soberanía y autonomía alimentaria para el campo y la ciudad. En este contexto, se deben reconocer los derechos colectivos y el control local de los territorios, que incluya los recursos naturales allí existentes, la tierra, el agua, los bosque y las semillas como fundamento de los sistemas productivos de la agricultura familiar y comunitaria. Es por ello que consideramos que el tema de las semillas debería ser incluido en el actual proceso de negociación de paz. Exigimos políticas públicas a favor de sistemas vivos de semillas campesinas, que estén en nuestras comunidades y bajo nuestro control, que promuevan las semillas reproducibles y locales, que favorezcan la agroecología, el acceso a la tierra y el cuidado de los suelos, y también deben promover la investigación

participativa controlada por los campesinos. Estas políticas deben prohibir la privatización y acabar con los monopolios de las semillas por la industria y no deben promover las semillas no reproducibles como los híbridos y tampoco los transgénicos. Hacemos un llamado a las comunidades indígenas, afro y campesinas de Colombia a conservar, proteger, desarrollar y compartir nuestras semillas; esta es la mejor forma de resistir contra el despojo y la mejor forma de preservar la biodiversidad. Continuaremos trabajando dentro de nuestros propios sistemas campesinos de semillas, los cuales han asegurado la biodiversidad y alimentado a la humanidad y lo continuarán haciendo ante la crisis climática actual. También llamamos a la ciudadanía en general que habita las ciudades, para que realice acciones por la defensa del derecho a la alimentación y reivindique la soberanía alimentaria nacional. Actualmente, las comunidades rurales en Colombia producen más del 60% de los alimentos que se consumen en las grandes ciudades; en ese sentido, la privatización y penalización del uso de las semillas, pone en riesgo el derecho a la alimentación de los colombianos. Las semillas en manos de los agricultores son un eslabón fundamental para que las poblaciones rurales y urbanas garanticemos nuestra soberanía y autonomía alimentaria. Es por ello que los agricultores estamos guardando las semillas, no solo para nosotros sino también para nuestros hijos; puesto que las semillas como lo reafirma la Vía Campesina son patrimonio de las comunidades campesinas y afrocolombianas y de los pueblos indígenas al servicio de la humanidad. Bogotá, Octubre de 2012. Grupo Semillas, Campaña Semillas de Identidad, Colectivo de Abogados José Alvear, Comité de Interlocución Campesina y Comunal, Mesa de Unidad Agraria, ONIC, ILSA, FIAN-Colombia, ATI, OBSAN, Obusinga, Uramba Tve, Artenred-Bogotá, Arcupa, Censat.

Caracola Mágica 27


Guía comunitaria antimínera1 Por Carlos Zorrilla

Acerca de la Minería 1.

1

Definiciones a.

La minería subterránea, también denominada minería de galería, involucra cavar y perforar el suelo para extraer los minerales deseados. Esta forma de minería perturba la tierra menos, pero a menudo es más peligrosa para los trabajadores mineros.

b.

La minería a cielo abierto, también denominada de tajo o corte abierto y minería superficial, perturba vastas áreas de tierra y desperdicia gran cantidad de agua subterránea, dejando enormes cantidades de residuos sólidos (a menudo venenosos) y grandes agujeros/cráteres en la tierra.

c.

La minería de lixiviación con cianuro (para oro y plata) involucra rociar una solución de cianuro (un veneno mortal) sobre el mineral y recolectar los metales disueltos del fondo del material amontonado. El cianuro derramado puede matar rápidamente a la gente, así como a los peces y otra vida acuática, y envenenar el agua potable y de riego.

d.

La minería aluvial, también denominada minería de placer, involucra dragar ríos y tamizar los minerales valiosos.

e.

La minería de pequeña escala consiste en la minería aluvial o subterránea realizada por individuos o grupos pequeños de mineros. El tamizado usualmente se lo hace a mano, a menudo mediante el bateo. Se puede utilizar molinos industriales para triturar el mineral. La minería de oro de pequeña escala utiliza mercurio (un metal altamente tóxico) y puede contaminar severamente el agua y los cultivos.

f.

La eliminación de relaves en los ríos y en el mar involucra eliminar los desechos mineros peligrosos en ríos, lagos o el océano, causando daños serios a la salud y al

El título original de este trabajo es “Protegiendo a su Comunidad Contra las Empresas Mineras y Otras Industrias Extractivas”, fue construido como documento de carácter pedagógico por Carlos Zorrilla, Arden Buck, Paula Palmer y David Pellow con el fin de fortalecer procesos de de resistencia antimínera para los promotores/Activistas Comunitarios.

28 Caracola Mágica


medio ambiente. La práctica está prohibida en la mayoría de las naciones ricas. 2.

taminación de recursos hídricos proveniente de los campamentos mineros y los sitios de perforación, hasta impactos severos creados por la construcción de caminos de acceso para transportar la maquinaria de perforación. Los impactos sociales pueden ser similares a aquéllos que ocurren durante la fase de explotación. La fase de exploración puede durar por meses o años.

Pasos Típicos en el Proceso Minero

Nota: Los pasos y la secuencia aquí detallada pueden variar en diferentes países. a.

b.

Prospección: La prospección involucra tomar muestras de rocas y sedimentos fluviales para medir el potencial minero de un área. En algunos países, no se requiere de licencias del gobierno. Es la menos dañina de todas las actividades mineras; sin embargo, si se abren senderos para tener acceso a áreas prístinas, la gente puede utilizarlos para la caza furtiva, extracción de madera e incluso para asentamientos humanos. Exploración: Esta es una forma de prospección mucho más intensa, organizada y a gran escala. Las actividades de exploración incluyen desde la recolección de muestras de agua, roca y suelo, hasta la perforación de cientos de metros dentro del subsuelo con equipos de perforación sofisticados. Los objetivos son: descubrir la ubicación de los recursos minerales, analizar su contenido metálico y decidir si su explotación es económicamente viable. Los impactos pueden incluir desde la con-

c.

Concesiones: En la mayoría de los países, antes de iniciar cualquier exploración legal, una empresa minera tiene que obtener una concesión minera, esto es, permiso del gobierno nacional o provincial. Esto les permite construir vías de acceso al área o comenzar con la perforación y la toma de muestras para determinar la calidad y ubicación de los recursos minerales. Para facilitar esto, una compañía puede tratar de adquirir los derechos a la superficie antes de empezar. A veces, el gobierno puede tomar o expropiar la tierra misma para facilitarle a la empresa minera el aprovechamiento de su mina.

d.

Términos de Referencia (TdR): Luego de que se ha obtenido la concesión, podría necesitarse los TdR. Éste especifica cómo el proyecto será definido, desarrollado

Caracola Mágica 29


y verificado. Es la base para decisiones futuras y describe un entendimiento común del alcance del proyecto entre los interesados. (Nota: Los TdR también pueden denominarse Plan de Operaciones (PdO.) Los TdR establecen los elementos sociales, económicos y ambientales que el Estudio de Impacto Ambiental (EIA) estudiará. Los TdR autorizan a la empresa a elaborar el EIA. No

todos los países requieren de este documento, o en algunos casos, podría elaborarse sin conocimiento público. Los Términos de Referencia deben definir lo siguiente:

ÖÖ La visión, los objetivos, el alcance y lo que se entregará (es decir, qué debe lograrse)

ÖÖ Los interesados, papeles y responsabili-

dades (es decir, quién tendrá una parte en el proyecto)

ÖÖ Planes financieros, de recursos y calidad (es decir, cómo se va a lograr)

30 Caracola Mágica

ÖÖ La estructura de desglose y el crono-

grama de trabajo (es decir, cuándo se logrará)

ÖÖ Factores de éxito/riesgo y limitaciones. Sin embargo, a no ser que se lo presione, el gobierno y/o las empresas mineras podrían no incluir algunos o todos los aspectos anteriores. En algunos países, se requiere de audiencias públicas para determinar

qué elementos deben tomar en cuenta los TdR. Esta podría ser una de las primeras oportunidades para que las comunidades intervengan en el proceso minero.

Estudio de Impacto Ambiental (EIA) Si se aprueban los TdR, el siguiente paso consiste en el Estudio de Impacto Ambiental (EIA). Las empresas extractivas típicamente contratan a otras empresas para que realicen el Estudio Ambiental. Este proceso podría durar desde varios meses hasta más de un año


dependiendo del proyecto y las condiciones ambientales. El EIA es un estudio de los posibles impactos —positivos y negativos— que un proyecto propuesto puede tener en el ambiente natural y social. Su propósito debería ser respetar todas las normas sociales y ambientales. Sin embargo, a menudo se la considera tan sólo como un documento para cumplir con las leyes nacionales. La Asociación Internacional de Evaluación de Impactos (IAIA, por su sigla en inglés) define al Estudio de Impacto Ambiental como “el proceso de identificar, predecir, evaluar y mitigar los efectos biofísicos, sociales y otros pertinentes de las propuestas de

desarrollo antes de que se tomen decisiones importantes y se hagan compromisos”. Antes de proceder con las actividades mineras, las empresas deben obtener primero la aprobación de su EIA, usualmente del Mi-

nisterio de Minas y Energía, el Ministerio del Medio Ambiente o un órgano gubernamental equivalente. Esta es generalmente denominada licencia ambiental. Las Evaluaciones de Impacto Ambiental pueden ser controvertidas. Sin embargo, si se las realiza imparcialmente y con personal calificado, pueden ser una herramienta útil para las comunidades (ver la Sección 2E). Más a menudo, el EIA omite o minimiza los impactos sociales y ambientales negativos de las actividades de exploración o explotación. Un EIA puede descuidar un plan de desarrollo local o actividad que podrían ser impactados por la actividad extractiva, o podría no mencionar especies amenazadas, en peligro de extinción o raras, o importantes sitios arqueológicos o espirituales, que podrían hacer que

su aprobación sea más difícil. A veces, los contratistas ahorran tiempo y dinero al copiar otro EIA, haciendo que el estudio sea irrelevante. Todo lo anterior proporciona oportunidades para refutar el EIA.

Caracola Mágica 31


Licencia social Las empresas mineras están bien conscientes de que deben obtener la aprobación de las comunidades locales antes de proceder con los proyectos. A ésta se la conoce como “licencia social”. No es un requisito oficial en la mayoría de los países, pero aún cuando una compañía obtiene su EIA, la mayoría de los inversionistas estarían cautelosos de invertir en un proyecto si la empresa minera no contara con la aprobación de las comunidades locales. A menudo las compañías mineras están dispuestas a gastar millones de dólares y hacer interminables promesas para tratar de obtener la licencia social. Ellas prometen construir escuelas o puentes, otorgar becas, y empleos –lo que sea que ellas piensen que tranquilizará a una comunidad. A veces son acuerdos oficiales firmados por la empresa y el gobierno municipal local y/o el estado o gobierno nacional. A veces es más informal. Mientras que algunas de las promesas son cumplidas, muchas no lo son. Una empresa puede continuar dando regalos para mantener a la población apaciguada. Pero en el proceso, ésta estrategia a menudo crea caos social, violencia y profundas divisiones dentro de las comunidades y familias.

Explotación La concesión o licencia de explotación permite que la empresa empiece la explotación minera a gran escala. Usualmente requiere de su propio EIA. En algunos países, las concesiones de exploración y explotación son diferentes. En otros, hay sólo una concesión, que permite que las empresas realicen todas las actividades mineras –desde la exploración hasta la explotación e incluso las operaciones de fundición. La explotación es la parte más destructiva y peligrosa del proceso y usualmente proseguirá por muchos años. Durante la explotación, los minerales son extraídos de la superficie o el subsuelo (o de los ríos, en la minería aluvial) y procesados para extraer los metales del resto del material. La minería a cielo abier32 Caracola Mágica

to involucra hacer cráteres enormes de hasta 4 kilómetros de ancho y 1,5 kilómetros de profundidad. Cada cráter puede generar decenas de millones de toneladas de residuos mineros al año, algunos de los cuales contienen metales pesados. Durante la fase de explotación, las comunidades pueden ser desarraigadas y reubicadas, y sus medios de sustento y cultura destruidos. Esto ocurre cuando se deforesta el área minera, se utilizan y se desechan grandes cantidades de materiales tóxicos, y cuando se envenena los sitios de pesca, y donde se obtiene el agua potable. Ver el acápite 1C para mayores detalles.

Limpieza: cierre de la mina y operaciones posteriores al cierre Este es el paso final luego de que la actividad minera ha concluido. Debería estar bien financiado (pero a menudo no lo está) para garantizar que se atiendan apropiadamente los problemas de contaminación reales o potenciales. Esto podría implicar reforestar todos los sitios mineros agotados, remplazar la capa orgánica o incluso rellenar los tajos abiertos (altamente improbable). El Estudio de Impacto Ambiental (o el Plan de Gestión) debería contener planes detallados de cómo la compañía rehabilitará las áreas impactadas. Los buenos planes de rehabilitación incluyen el tratamiento en perpetuidad del agua para evitar que contamine los acuíferos o las aguas superficiales. Muchos países exigen que las compañías reserven grandes garantías financieras antes de iniciar la explotación para pagar por la limpieza y remediación, pero esto no se hace con demasiada frecuencia. Es probable que la compañía se resista a gastar tiempo o dinero en esto ya que no les produce ninguna ganancia y puede costar cientos de millones de dólares para hacerlo bien. Con mayor frecuencia, las compañías descuidarán esto y no serán honestas en revelar los efectos en la salud del agua, suelo y aire contaminados. La presión comunitaria organizada debe obligarlas a realizar una limpieza y rehabilitación apropiada.


Retos de la ecología política1 Por María Luisa Eschengahen

Este breve artículo se propone incentivar el interés en el tema de la ecología política en tanto que se ocupa de los conflictos distributivos de los recursos naturales. Estos conflictos se agudizan por el deterioro y la destrucción ambiental. Dada la gravedad del problema, la reflexión sociopolítica y económica no puede evadir el problema ambiental. Las investigaciones al respecto aún son incipientes. Aquí se quiere ilustrar la riqueza y amplitud del objeto de estudio de la ecología política, sin pretender una presentación ni explicación completa del tema. Más bien se quieren plantear algunas preguntas, inquietudes y temas para seguir investigando. Justo antes de la cumbre mundial sobre el cambio climático en Nairobi, en noviembre del 2006, Nicholas Stern1 llama la atención sobre los efectos negativos económicos, sociales y ambientales que genera el cambio climático. Dice que urgen medidas drásticas para la reducción de las emisiones. El informe de Stern2, a parte de evidenciar minuciosamente los efectos del cambio climático en diversas áreas (salud, migraciones, agricultura, agua, etc.), también señala los costos económicos posibles si no se toman medidas drásticas. Estos costos varían entre el 5 y el 29% del Producto Interno Bruto (PIB) mundial. La inversión para contrarrestar los efectos negativos, debería girar de manera inmediata alrededor del 1% del PIB mundial (unos 270 mil millones de 1

Publicado en (título cambiado a: El desafío de la biodiversidad en la globalización, y con algunas modificaciones menores), Revista Zero, No. 18, Agosto 2007, Universidad Externado de Colombia, págs. 44-47, ISSN 0123-9779

2 http://www.hm-treasury.gov.uk/independent_reviews/stern_review_ economics_climate_change/stern_review_report.cfm (consultado el 01 de noviembre del 2006)

Archivos X 33


Euros) 3. De lo contrario podrían registrarse hasta de 100 millones de personas desplazadas por inundaciones, el deshielo de los glaciales llevará a una escasez de agua, el 40% de los animales se podrán extinguir y las sequías y desertificaciones convertirán a cientos de millones de personas en refugiados4. Frente a este panorama resulta preocupante que un análisis político crítico que permita entender las relaciones sociedad-naturaleza, aún no tenga el espacio merecido en la academia ni en la enseñanza universitaria suficiente que requiere5. La ecología política abre este espacio y se puede definir como el estudio de los conflictos ecológicos distributivos. “Por distribución ecológica se entienden los patrones sociales, espaciales y temporales de acceso a los beneficios obtenibles de los recursos naturales y a los servicios proporcionados por el ambiente como un sistema de soporte de la vida. Los determinantes de la distribución ecológica son en algunos aspectos naturales (clima, topografía, patrones de lluvias, yacimientos de minerales, calidad del suelo, y otros). También son claramente sociales, culturales, económicos, políticos y tecnológicos” 6 . También se puede decir que la ecología política “construye su campo de estudio y de acción en el encuentro y a contracorriente de diversas disciplinas, pensamientos, éticas, comportamientos y movimientos sociales”7. Es decir, aquí se encuentran, la economía ecológica, el derecho ambiental, la sociología política y muchas disciplinas más que se dedican a problematizar y analizar los conflictos y las relaciones socio-ambientales. Esto a su vez implica que no podrá tratarse de una política de la conservación de la biodiversidad sino de una política de la diferencia que recodifica y revaloriza la relación hombre naturaleza, sacándola por ejemplo de la sobre determinación instrumental o economicista8. Es así como los siguientes temas entran a conformar parte del estudio de la ecología política: el problema de la degradación de la tierra (cerca del 30% del territorio latinoamericano, 576 millones de hectáreas, están degradadas9) que genera los más diversos problemas: empobrecimiento rural, encarecimiento de los alimentos, desplazamiento poblacional a las ciudades entre otros. Otra situación conflictiva es la de las semillas agrícolas, la biopiratería y la bioprospección (p.ej. las implicaciones del TLC, los monopolios sobre semillas de las transnacionales, entre otros 3

http://www.spiegel.de/wissenschaft/mensch/0,1518,445410,00.html (consultado el 30 de octubre del 2006)

4 Ibíd. 5

Efectivamente si se encuentran cada vez más profesores, estudiantes y hasta programas e investigaciones que se preocupan por estudiar el problema ambiental, pero comparativamente esto aún hace parte de un porcentaje relativamente reducido.

6

Martínez Alier, Joan, El ecologismo de los pobres, conflictos ambientales y lenguajes de valoración, Ed. Icaria, Antrazyt, FLACSO, Barcelona, 2004, p. 105

7

Leff, Enrique, La ecología política en América Latina: un campo de construcción, En: Revista Polis de la Universidad Bolivariana, Vol. 2 Nr. 5, Chile, 2003, p. 126

8

Para comenzar a profundizar en este tema se puede señalar a: Leff, Enrique, El saber ambiental, Ed. Siglo XXI, México, 1998, Ángel Maya, Augusto, La aventura de los símbolos, una visión ambiental de la historia del pensamiento, Ed. Ecofondo, Bogotá, 2000, Noguera, Patricia, El reencantamiento del mundo, Ed. PNUMA, México, 2004

9

http://www.grida.no/geo/geo3/english/161.htm (consultado el 10 de noviembre del 2006)

34 Archivos X


ejemplos10). La problemática del acceso al agua (conflictos de acceso, privatización, entre otros problemas), la contaminación industrial (sobre agua, aire, suelos con efectos sobre la salud humana), conflictos de acceso a la pesca, la tala de bosques y muchos problemas más que hacen parte del campo de estudio de la ecología política. Lentamente se abren espacios como el Seminario Internacional sobre Ecología Política en América Latina, realizado en Leticia11. Aquí se manifestó la riqueza temática que incluye la ecología política, así como el gran reto de seguir trabajando, explorando y analizando sobre ella. Esto se reflejó en temas puntuales como el agua o la energía, dos elementos indispensables para la supervivencia del ser humano cuya disponibilidad son cada vez más difíciles y conflictivos. Para darse una idea de la riqueza presente en este campo de carácter transdisciplinar se pueden citar, las conferencias de Margarita Serje sobre “Los conflictos político ambientales: narrativas culturales y perspectivas teóricas” 12, así como la conferencia de Danny Mahecha sobre “Fronteras y conflicto en el territorio Nukak”13, quienes ofrecen una perspectiva y lectura ampliada del conflicto colombiano que incluye la dimensión ambiental14, como lo indican ya sus títulos. Las ponencias de Carlos Zárate sobre “Frentes extractivos y fronteras políticas en la amazonía durante el auge cauchero”, de Aura María Puyana sobre “Geopolítica y medio ambiente, iniciativas de conservación” y de Catalina Toro sobre “Biodiversidad y Política”, muestran de manera muy ilustrativa cómo el acceso, así como la conservación, a los recursos naturales juegan un papel importante en las relaciones internacionales15. 10

Ver también la Revista Zero Nr. 14, la cual le dedicó varios artículos a éste tema.

11

Evento realizado por el grupo Gestión y Ambiente de Universidad Nacional sede Leticia, liderado por Germán Palacio, y por el grupo de Ecología política de la FLACSO (liderado por Hector Alimonda), Seminario Latinoamericano de Ecología Política, Octubre 2006

12

Siendo ésta presentación una síntesis de su libro recién publicado, El revés de la nación: territorios salvajes, fronteras y tierras de nadie, Universidad de los Andes, con el cuál ganó el premio Alejando Ángel Escobar 2006 en la categoría de Ciencias Sociales.

13

Ver también Palacio Castañeda, Germán A., Fiebre de tierra caliente. Una historia ambiental de Colombia 185019950, Ed Universidad Nacional, ILSA, Bogotá, 2006

14

Por dimensión ambiental se entiende en este trabajo la introducción del saber y la racionalidad ambiental dentro del conocimiento, siguiendo las propuestas epistemológicas de Leff, que terminan replanteando y reformulando este conocimiento tradicional

15

Ver también por ejemplo: http://www.humanas.unal.edu.co/contextogeo/docs/Geopolitica_y_medio_ambiente. doc , http://www.eumed.net/libros/2005/agl2/index.htm (consultado febrero del 2007)

Archivos X 35


También el manejo del conocimiento resulta ser de vital importancia al hablar sobre ecología política, como lo demostraron las ponencias de Jaime Llosa sobre “Conocimiento tradicional de las culturas andino-amazónicas, estado de situación, análisis y perspectivas” y de Gabriel R. Nemogá sobre “Conocimiento tradicional patrimonio de la humanidad o propiedad colectiva”. Estas ponencias plantearon preguntas como ¿Cuál es el papel de la ciencia en la apropiación de los recursos naturales? Con esta pregunta se plantea el problema de evidenciar en cómo la ciencia ayuda en cosificar la naturaleza para explotar y mercantilizarla. Otra pregunta fue: ¿Cuáles son las diferencias entre el conocimiento científico/moderno y el conocimiento indígena/tradicional y qué implicaciones tendrán en el momento de proteger áreas naturales? Será diferente si se concibe p.ej. un espacio de conservación sin presencia del ser humano (desde la ecología pura) a un espacio que se concibe como una interrelación simbiótica entre ser humano y naturaleza (desde una cosmogonía indígena). Siendo éstas algunas de las preguntas que tendrá que evidenciar y aclara la ecología política. Las reflexiones alrededor de la pregunta si el conocimiento tradicional es patrimonio de la humanidad o propiedad colectiva también tendrán implicaciones importantes en cómo proteger la biodiversidad y el acceso a ella. En esta línea de ideas resulta indispensable considerar también las reflexiones filosóficas sobre “La biocolonialidad del poder” hechas por Juan Camilo Cajigas16, quien contextualiza el problema de la biodiversidad en el contexto de la globalización hegemónica, analizando el patrón del poder colonial sobre la naturaleza. Este breve panorama demuestra la gran variedad temática de la ecología política, así como los grandes retos para seguir indagando y trabajando en ella. En nuestros tiempos la reflexión sociopolítica y económica deberá incluir la dimensión ambiental. 16

Para obtener más claridad sobre el concepto de biocolonialidad ver: http://www.visionchamanica.com/Cajigas-Biocolonialidad.pdf (consultado el 10 de octubre del 2006)

36 Archivos X


La quiebra de Mcdonalds en Bolivia Por: Pierre Díaz Docente Facultad Ciencias Humanas y Artes Universidad del Tolima

La caída del muro de Berlín y la desintegración de la Unión Soviética, hizo pensar a buena parte de la intelectualidad europea y mundial que la historia había finalizado dando como ganador al sistema capitalista y su modelo de sociedad: la democracia liberal. Pensadores normalizados y pésimos lectores de Hegel como Francis Fukuyama, dijeron que entre las dos caras más conocidas de la modernidad, la historia había llegado al final confirmando que lo mejor para todas las sociedades mundiales era su inmediata conversión a la filosofía del capital. El desencanto por los grandes proyectos de reivindicación, de políticas y economías alternativas a la propuesta irracional de la modernidad capitalista, llevó a pensar que todo estaba dicho y que la mejor opción (la única) era adaptarse a las reglas económicas, políticas, militares, epistémicas y culturales de Norte América permitiendo, de buena gana, la expansión del modelo norteamericano a través del ingreso de la inversión extranjera. Como en las democracias liberales el mercado interno es riqueza insuficiente para la empresa, es menester abrir el mercado a pequeñas economías emergentes que en aras del éxito y el progreso de la sociedad permitirían, sin lugar a dudas, la llegada del amable inversionista. Para el caso de los países latinoamericanos todo estaba listo: tierras con riqueza sobreabundante, presidentes de la nueva onda liberal, sujetos ávidos por el sueño del capital y plan de inversión extranjera asesorado por doctores en economía discípulos de Milton Friedman, aquel maestro de la economía neoliberal, monetaria y neoclasista y también padre de los eufemismos económicos: “milagro de Chile” llamó Milton a lo que sus discípulos hicieron en la dictadura de Pinochet. Sabemos que la globalización capitalista no solo es un proyecto económico sino que además de propuesta política es un sistema mundo constructor de cultura humana. A diferencia del capitalismo de antaño, el nuevo capitalismo además de impoNáufragos 37


nerse económicamente es un sistema que gana nuevos mercados y adeptos utilizando la cultura como mecanismo de imposición sobre los nuevos mercados. Es decir, a diferencia de lo que había hecho desde 1870 cuando se imponía económicamente pensando desde la economía para que el nuevo receptor se adaptara, una de las diferencias sustanciales del nuevo capitalismo es que ahora también piensa culturalmente para, de esa manera, también imponerse económicamente. ¿Cómo es posible que en tiempos de globalización, en pleno periodo de crisis alimentaria y expansión de las grandes multinacionales, McDonalds, símbolo multinacional de la economía-cultura de los Estados Unidos de Norte América, haya quebrado en un país “pobre”, históricamente visto como menos, vilipendiado por cerebros racistas que veían como rasgo enfermo la preeminencia de unas identidades indígenas? 38 Náufragos

Aunque poco se nos ha contado del hermano país, lo cierto es que un rasgo cultural que marca a la sociedad boliviana al punto de que la diferencia de clases se hace imperceptible, es la denominada comida típica. Comedores día a día improvisados en la calle sobre los que se ponen platos cuidadosamente elaborados servidos en abundancia y de los que siempre hay llapa (la misma ñapa cada vez más escasa en Colombia), hacen de estos restaurantes itinerantes un lugar familiar de encuentro, conocimiento, risa, burla, gran sazón y conversa, lo contrario de lo que Ronald y su risa macabra ofrecían en su casa con sus hamburguesas. Al conversar con bolivianas y bolivianos sobre el tema, la razón inferida del día a día sobre la salida de McDonalds es contundente: “fea su comida era pues”. La marca que identifica desde 1955 a la comida rápida, llegó a Bolivia en 1997 en el gobierno de Hugo Bánzer


Suárez, dictador entre 1971-1978 y que desde 1997 hasta 2001 ejerció como presidente constitucional. McDonalds abrió ocho sucursales ubicadas en las tres ciudades económicamente más importantes de Bolivia: Santa Cruz, La Paz y Cochabamba y a pesar de que la multinacional de la fast food había logrado consolidarse en 121 países como el gran emporio de las hamburguesas y sándwiches, el 1 de diciembre de 2002 comenzó el desmontaje de las ocho sucursales, confirmando la quiebra.

nidad. Además de ser un movimiento social heterogéneo que se organiza para marchar y exigir la ruptura de las relaciones coloniales aún presentes en muchas instituciones, políticas y en la vida cotidiana, la movida social que se da en el día a día confirma que la tradición tan estigmatizada por el discurso modernizador se convierte en un arma de combate cultural que asesina los sueños monstruosos de la lógica del capital que aunque debilitada sigue rampante en muchas partes. El antikucho comido, preparado, degustado, saboreado y

Los especialistas del marketing y de la publicidad seguían sin comprender qué fue lo que sucedió porque el plan de medios utilizado en Bolivia fue similar al utilizado en el resto de Latinoamérica: vallas publicitarias por toda la ciudad, propaganda constante a través de prensa, radio y televisión y, sobre todo, garantizar que el producto ofrecido en las sucursales McDonalds instaladas en las tres ciudades no tendría mayores diferencias a las hamburguesas y sándwiches vendidos por la misma multinacional en Rusia, Estados Unidos o España. Empero, parece que ahí está uno de los detalles (no el único) que impidió la consolidación de la gran multinacional de comidas rápidas en Bolivia: el sabor de la comida local, rasgo característico de la cultura construida en la cotidianidad, fue más poderoso que Ronald el hegemón. En su momento, los bolivianos dueños de la franquicia y los especialistas normalizados aludieron el hecho al atraso de una población en su mayoría indígena. Curiosamente, este pueblo degustador del pique a lo macho, ají de panza, chajcho, antikucho, silpancho, thimpu, pajumutu, majadito y charkekan viene desarrollando uno de los procesos histórico-políticos de mayor relevancia en el contexto latinoamericano y mundial: economías colectivas, estado plurinacional, soberanía alimentaria, pluralismo jurídico. Todo ello pensado desde la cultura como un hacer histórico que día a día se activa en la cotidia-

compartido por quechuas, aymaras, guaraníes, mestizos, negros y blancos en Bolivia le arrancó a Ronald la risita enfermiza de su rostro empolvado. - ¿Munankichu Willanayta?, preguntó Quispe al muñeco amarillo y rojo. - Good bye Ronald, y le cerró la puerta. Para finalizar: la salida de McDonalds de Bolivia se dio dos meses después del cierre de Domino´s, cadena de pizzas estadounidense que se retiró del mercado boliviano por pérdidas económicas. En Colombia, actualmente McDonalds cuenta “más de 52 restaurantes y 13 McCafé”. Náufragos 39


Bachilleratos populares entre fábricas recuperadas y educación popular Por: Diana Triana Moreno Catedrática Facultad Ciencias Humanas y Artes Universidad del Tolima

Las reformas neoliberales que se desarrollaron en América Latina entre finales de la década de 1980 y principios de 2000 marcaron una transformación en varios ámbitos de la vida social. Los procesos de restructuración del Estado, la reducción del gasto público, las reformas de la salud y la educación, junto con otras transformaciones orientadas a la privatización sistemática de actividades que antes eran garantizadas por el Estado permitieron la emergencia de nuevas formas de acción por parte de sindicatos, organizaciones y movimientos sociales (Sverdlick y Costas, 2008: 200). El pensamiento reflexivo respecto a las imposiciones del neoliberalismo ha dinamizado un posicionamiento crítico ante orden social vigente desde los movimientos sociales que se han propuesto opciones de transformación del orden social en y para horizontes políticos emancipadores. La idea de crear un mundo distinto como parte de un proyecto político ha ocasionado que los movimientos sociales empiecen a cuestionar el lugar de lo educativo como uno de los ejes centrales de las nuevas perspectivas sociales, de modo que han emergido diferentes opciones político pedagógicas, que de la mano de la Educación Popular insisten en hacerse cargo de la educación en una intención por ganar autonomía frente a los Estados

y como postura crítica a los intelectuales y al saber puramente académico (Zibechi, 2005: 2). Diferentes apuestas se han volcado a tratar de subsanar aquellos derechos que el Estado ya no está en capacidad de garantizar, de modo que los movimientos sociales se han propuesto la formación de los sectores dominados y marginados, buscando contribuir al fortalecimiento de la autonomía y del potencial transformador, en coherencia con la convicción de que la educación permite la emancipación (Torres, 2012: 5). Entonces, es indispensable reconocer el carácter político de la educación, y optar por el camino de la transformación social, en articulación con las organizaciones y movimientos sociales configurados desde los sectores populares. Sin embargo, esto no significa que la educación popular o los movimientos sociales sean conjuntos homogéneos en ideas y acciones, de modo que siempre es preciso reconocer las particularidades regionales y nacionales, tanto como las múltiples posibilidades de orientación que las vinculan y las tensionan entre sí. En este sentido, me interesa hacer una breve aproximación a la experiencia de los Bachilleratos Populares de la Ciudad de Buenos Aires, los cuales emergen desde el movimiento de Fábricas Recuperadas en 1998. Para ello, me interesa destacar en un primer momento los antecedentes históricos como las proble-

40 Náufragos


máticas en torno a las cuales surge, actúa y se proyecta esta experiencia. Luego plantearé una descripción de las intencionalidades de la propuesta educativa y sus estrategias pedagógicas y, finalmente, trataré de efectuar un balance crítico de la misma. El escenario político, económico y social de la Argentina en la década de 1990 es complejo por la coexistencia de múltiples tramas e interacciones que han permitido la consolidación de los Bachilleratos Populares, no obstante podemos señalar que fue, precisamente, la coyuntura de instauración del neoliberalismo la que potenció una crisis aguda en diferentes ámbitos. En el plano laboral hubo una flexibilización, un incremento de la población desempleada, un deterioro de los salarios y jubilaciones sin fondos, que en vínculo con una intención de innovación tecnológica en el país, ocasionó la reducción de la mano de obra y la transformación de la organización del trabajo y la estructura misma de las empresas. La situación económica confluyó en una crisis política que aceleró el proceso de cierres sistemáticos de empresas y empeoramiento de las condiciones de trabajo, lo que implicó que en muchos casos los obreros se tomaran las fábricas a fuerza y en contra de las políticas estatales. Así, la recuperación de fábricas fue una reacción de los trabajadores afectados por el cierre de las empresas donde laboraban en condiciones de dependencia, un cierre que fue producido por los efectos negativos de la situación económica sumado a la gestión deficiente y dolosa de los propietarios. La recuperación de empresas está asociada directamente con el intento de los trabajadores por preservar la fábrica como centro de construcción y reproducción de sus identidades laborales y sociales.

En el plano educativo lo que se presentó fue que la educación dejara de ser vista como un derecho y pasara a entenderse como un servicio. En ese orden, la crisis ocasionó que una parte considerable de la población experimentó la vulneración de su derecho a la educación, especialmente los jóvenes y adultos excluidos del sistema educativo tradicional. Así, existió durante la década del noventa un deterioro progresivo de la calidad educativa, donde se destacan la ausencia de políticas públicas específicas para jóvenes y adultos, la inexistencia de un currículo adecuado, elevados niveles de ausentismo docente, la negación de capacitación regular para profesores y una altísima deserción y circulación escolar (Elisarde, 2011). La iniciativa de crear escuelas para jóvenes y adultos fue impulsada por primera vez en 1998 con la apertura del Bachillerato Popular IMPA (Industria Metalúrgica y Plástica Argentina) en la capital de Buenos Aires. Entonces, empezó la confluencia de varios agentes sociales que asumieron el reto de impulsar la creación de escuelas populares, públicas y gratuitas en y desde movimientos sociales: los trabajadores de la fábrica recuperada, las organizaciones territoriales y la cooperativa de educadores e investigadores populares (CEIP). Desde 2000 se llevó a cabo un programa de educación popular de jóvenes y adultos que privilegió el desarrollo de una estrategia de construcción social educativa que relacionó el trabajo social y territorial con iniciativas de formación académica gestionada por docentes y estudiantes de la Universidad de Buenos Aires, donde se buscó integrar a los jóvenes y adultos excluidos y marginados por el sistema educativo -aquellos que han pasado por varios fracasos escolares y que presentan distintas trayectorias educativas-. Náufragos 41


Ante el escenario desigual de acceso a la educación la propuesta de los Bachilleratos Populares se presenta como una alternativa a las escuelas tradicionales, tratando de reivindicar principios como la autogestión, la participación y el cooperativismo. Esta iniciativa busca contribuir a la construcción de espacios educativos alternativos que garanticen la continuidad de los estudiantes en la escuela, brinden una formación integral orientadas a hacer frente al conjunto de necesidades individuales y colectivas de los sujetos sociales participantes (Elisalde, 2011: 57). El proyecto de los Bachilleratos Populares se constituye como una propuesta pedagógica crítica frente al Estado y el sistema político en su conjunto, siguiendo los planteamientos de Paulo Freire y la pedagogía de la liberación (Sverdlick, 2010). Se trata de formar sujetos políticos, cuya formación no se circunscribe únicamente a los espacios estrictamente escolares, en coherencia con trascender la escuela articulando las experiencias de la vida comunitaria y de las organizaciones sociales. No se trata de la educación reproductora de contenidos y estructuras de dominación, sino una instancia de configuración de sujetos capaces de asumir activamente la construcción de un orden porvenir, esto es, como agentes de transformación social, protagonistas de su aprendizaje y constructores de nuevos horizontes. Los bachilleratos populares son proyectos de transformación social. Aparecen como dispositivos de resignificación del trabajo, formas de sociabilidad, circulación de saberes, nuevos modos de productividad en términos económicos, simbólicos y organizacionales. Así, la educación que se ofrece adopta el formato de “escuelas como organizaciones sociales”, en las que se reivindica la educación pública, gratuita y popular. De igual modo, se conforman como ámbitos críticos a las prácticas pedagógicas tradicionales, al privilegiar las instancias asamblearias al momento del planteamiento 42 Náufragos

de los contenidos, evaluaciones y prácticas de apropiación de los espacios, pues estos dependen de las particularidades del sujeto educa- tivo –bien sea de adultos desocupados, trabajadores de fábricas recuperadas, jóvenes, inmigrantes, LGBTIQ-. Actualmente existen más de ochenta bachilleratos populares en la ciudad de Buenos Aires que poseen respaldos y articulaciones políticas distintas, lo que ocasiona una pluralidad de intereses y formas de comprensión de la transformación social. Si bien todos se encuentran nucleados en la coordinadora de bachilleratos populares muchas veces las diferencias en torno a diversas problemáticas ocasiona que tengan conflictos al interior. No obstante, esto no demerita el trabajo que han venido desarrollando por una década en la que han logrado ganar varias luchas contra el Estado: el reconocimiento de la titulación, el salario para algunos de sus docentes, las becas para los estudiantes, entre otras. Aquí el reto sigue siendo lograr nuevas subjetividades en las prácticas y no como una intencionalidad simplemente teórica, dar la continuidad al proceso y encontrar estrategias para efectivizar los relevamientos generacionales. Una perspectiva crítica y con una intencionalidad política emancipadora que evidencia un movimiento político pedagógico que resiste en América Latina.

Bibliografía Sverdlick Ingrid y Gentili Pablo. Movimientos sociales y derecho a la educación: cuatro estudios. Buenos Aires: Fundación Laboratorio de Políticas Públicas, 2008. Torres, Alfonso. “Prácticas de producción de conocimiento en educación popular”, en: Encuentro de saberes: luchas populares, resistencias y educación. Buenos Aires: 2012. Zibechi, Raul. La educación en los movimientos sociales. Foro Latinoamericano de políticas educativos, 8 de junio de 2005.


¿Culturas juveniles o tribus urbanas? Entrevista con Rossana Reguillo Rossana Reguillo es Doctora en Ciencias Sociales, especializada en Antropología social, profesora – investigadora del Departamento de Estudios Socioculturales del ITESO, investigadora Nacional SIN (Sistema Nacional de Investigadores, nivel III), y miembro de la Academia Mexicana de las Ciencias. Ha impartido clases como docente invitada en varias universidades de Latinoamérica, España y los Estados Unidos. Ha sido Tinker Visiting Profesor en el Center for Latinamerican Studies (Universidad de Stanford, 2001), catedrática UNESCO en Comunicación (Universidad Autónoma de Barcelona y Universidad Javeriana de Bogotá, 2004), y Andrés Bello. Chair en Cultura y Civilización Latinoamericanas (Universidad de Nueva York, 2011). Es autora, entre otros libros: En la calle otra vez. Las bandas juveniles. Identidad urbana y usos de la comunicación (1991); de La construcción simbólica de la ciudad (1996), Horizontes fragmentados. Comunicación, cultura, pospolítica (2005), Los jóvenes en México (2010). Culturas Juveniles. Formas Políticas del Desencanto (2012). Por: Diego Sánchez González Salmón D.C

Son las cinco y treinta de la tarde y ya oscurece en los cuatro horizontes de Bogotá. Desde las altas torres de rasilla se avista la Carrera 15, donde una muchedumbre mansa y gris va y viene bajo la lluvia. La calle se agita ante el paso de un grupo de adolescentes, arropados con impermeables de colores eléctricos retozan sin piedad sobre los charcos de la acera. Ingreso a las instalaciones de la Universidad Central donde el clima es cálido y el entorno provoca una conversación tranquila con Rossana Reguillo (a quien he buscado durante dos días); de entrada me advierte que no tiene mucho tiempo porque debe salir a una conferencia, así que de una entramos al tema. D.S: Hablemos sobre jóvenes, una cuestión de su mayor interés ¿Por qué hoy el modelo económico y político ve en los jóvenes a uno de sus enemigos y se concentra en atacarlos? R.R: Encuentro que la sociedad, y no sólo el sistema político, le declaró la guerra a los jóvenes desde hace varios años. En primer lugar por el excedente de sentido que representan los jóvenes. Porque ellos son espejos invertidos, o espejos retrovisores que permiten avi-

zorar los rumbos que una sociedad va a tomar y a veces a la sociedad, lo que ve en sus jóvenes, le aterra o no le gusta. En segundo lugar esta una política disciplinante o disciplinaria que intenta ponerle cortapisas a la actividad juvenil, y busca borrar o anular esa configuración histórica que le asignó a los jóvenes, ese rol de suspensión de prácticas laborales y compromisos con la sociedad mientras se acababan de “formar”. El modelo ya no tolera más esto. Y tercero, el gran valor en términos del motor que el neoliberalismo necesita para poder sostenerse a sí mismo, que es la velocidad en la producción de valor. Y es allí donde los jóvenes son una cosa espectacular. El neoliberalismo depredador entendió muy temprano que el cuerpo juvenil era muy explotable, que se le podía extraer en un tiempo record un enorme valor y luego escupirlo, estamos en una “sociedad bulímica” que engulle a sus jóvenes y luego los vomita sin ningún tipo de remordimiento. Es verdad que en términos de empleo los que peor la están llevando son los jóvenes, y dentro de ellos las mujeres jóvenes, que son a quienes les va peor. A esto debo sumar una rutina impresentable de los medios de comuGrafos & Resonancias 43


nicación que se han empeñado y ensañado en simplificar la realidad y han convertido a los jóvenes, en particular a ciertos jóvenes de los sectores populares, en el enemigo de la sociedad y eso ha generado un fenómeno de miedo, miedo de la sociedad hacia sus jóvenes. D.S: ¿Se refiere usted al uso recurrente de expresiones como la de “tribus juveniles”? R.R: Yo siempre hablo de “culturas juveniles”, contra esa noción impresentable de “tribus juveniles”, el término ‘tribus urbanas’ es un adjetivo que los arcaíza, presenta a los jóvenes como bárbaros o salvajes. Pero además no da cuenta de otros elementos que componen ese universo tan amplio que llamábamos jóvenes. Por ejemplo no tiene en cuenta las clases sociales, parece que es lo mismo ser skinheads en Ciudad Bolívar que ser skinheads al norte de Bogotá. D.S: Durante el 2011 usted observó de cerca varios de los movimientos de protesta que ocurrieron en América y Europa. ¿Qué diferencias encuentra usted entre los movimientos juveniles de los años sesenta y los de hoy? R.R: Habrían varias diferencias, pero a su vez encuentro varias similitudes y continuidades. Yo creo que las diferencias centrales estarían en que las rebeldías, revueltas e insurrecciones que marcaron fundamentalmente el final de los sesentas, fueron movimientos que muy tempranamente avizoraron que las promesas de la modernidad en clave progreso, las fantasías de la modernidad en una lógica de desarrollo lineal, eran una falacia. Estas a su vez orientaron parte de sus esfuerzos a desenmascarar esta mentira. De otra parte, me parece que fueron rebeldías muy enlazadas a procesos o dimensiones ideológicas, donde la fuerza del poder articulatorio de los partidos o de los movimientos obreros y estudiantiles, tenían un peso sustantivo. Otra característica importante tiene que ver con el carácter muy local de sus reivindicaciones. Estoy pensando en el “Mayo Francés”, que creaba, trabajaba y se integraba fundamentalmente desde las condiciones socio históricas y políticas francesas. Otro tanto ocurrió con octubre en México o la “primavera “de Praga, todos esta rebeliones tuvieron esa dimensión.

44 Grafos & Resonancias

Hoy lo que vemos son insurrecciones de nueva índole o como las llama Benjamín Arditi: “Insurgencias de nuevo cuño”, y yo diría que tienen tres componentes: en primer lugar se trata de insurrecciones, rebeldías, o resistencia que no se articulan en torno a la toma del poder, ni siquiera tienen la intencionalidad de instalar al Estado como su interlocutor. En segundo lugar, es la enorme diversidad ideológica que cabe en estos movimientos, estoy pensando en los “Indignados del 15 M”, en “Occupy Wall Street”, el “Yo soy el 132” en México. Este espectro amplio ideológico los hace más lentos porque deben trabajar mucho más en sus articulaciones, pero al mismo tiempo los hace más ricos en ideas, más horizontales, más lúdicos y menos verticales. Encuentro en estos movimientos una mayor capacidad de placer y una mayor posibilidad de divertirse mientras se hace la revolución de lo que había en los sesentas. Un tercer componente que es muy interesante, tiene que ver con una enorme fuerza del YO. En el movimiento contemporáneo es muy importante el proceso personal desde donde se participa, si revisamos muchas de las revueltas de los años sesenta, por ejemplo en USA las revueltas estudiantiles de Berkeley en California. Uno encuentra una tendencia a pensar desde lo colectivo, un nosotros casi puro, casi homogéneo. Eso no se ve ahora, entonces el nombre propio con el cual se participa en la protesta es definitorio. A las anteriores le agregaría una gran capacidad de uso de los dispositivos tecnológicos y un talento estético que desborda con mucho a sus antecesores. Junto a esto encuentro algunas particularidades, por ejemplo: el movimiento de los Ocuppy de Wall Street, ha logrado una enorme ligereza, y toma el término de Italo Calvino en su libro “Seis propuestas para el fin de Milenio”, donde él habla de la ligereza, citando la figura de Perseo, ese héroe griego que se enfrenta a la Medusa y triunfa porque nunca la desafía de manera directa, se enfrenta siempre de


manera oblicua, nunca la confronta de frente, ni la mira de manera directa a los ojos. Entonces el movimiento de Ocuppy de Wall Street entendió de manera muy clara que si quería persistir, no podían confrontar al sistema de frente. Por ejemplo, la ocupación del espacio público se hace en el Zuccotti Park, que después se convirtió en “Liberty Plaza“, ellos entendieron que allí no los podían desalojar, porque es un parque público - privado, una figura que existe en Estados Unidos, y que para desalojarlos de allí, la solicitud debía venir directamente del dueño del parque, que es una multinacional, que no se iba a confrontar con un movimiento con audiencia global. Además, se acuño la frase: “tú no puedes desalojar una idea”. Ocuppy de Wall Street, también ha sido capaz de reinventar el lenguaje de la política. Su frase “We are the 99% - Somos el 99%”, rompe el lenguaje político de las identidades creado por la modernidad, durante mucho tiempo uno participaba, y se sigue participando en la protesta y en la resistencia desde identidades colectivas muy restringidas. El movimiento obrero, el movimiento estudiantil, los pueblos originarios, las lesbianas, las feministas, los homosexuales. En una lógica de identificación restrictiva. Cuando los “Ocuppy” dicen esta genialidad de: “We are the 99% - Somos el 99%”, significa que ahí cabemos todos, menos el 1%, es decir los dueños de las grandes corporaciones y sus aliados. D.S: ¿El origen de estos nuevos movimientos se encuentra en el “Mayo del 68” y en rebeliones más recientes como la de los Zapatistas? R.R: Fíjese que no se puede homogenizar. En buena medida muchas de estas nuevas insurgencias o rebeliones se articulan al estallido de la crisis total del modelo socioeconómico. Ahora bien, ellos abrevan en varias tradiciones de lucha, como el “Guevarismo utópico”, no la revolución cubana, más bien el “Cheismo”. En el caso mejicano es evidente que ha influido

el zapatismo original de la revolución de 1910, pero también el zapatismo del 94. En los movimientos europeos, tienen la influencia directa de Stéphane Hessel (1), ese gran pensador, el autor del libro ¡Indignaos!, ha sido una marca fundamental para muchos de ellos, pero también se alimentan de los Simpson, de la cultura pop, de los grandes iconos de la cultura masiva. Y toda esta gama tan amplia, los vuelve muy rápidos, muy hábiles y muy difíciles de asir en una sola definición univoca y cerrada. D.S: Una constante de estos nuevos movimientos es la manera novedosa de presentarse y narrar los problemas o hacer las exigencias. ¿Qué diría usted sobre ésto? R.R: En término de lenguajes y estéticas se ven cosas muy interesantes. Yo viví en New York y observé de cerca el movimiento de Ocuppy de Wall Street, estuve en España con “Los Indignados”, y en México estoy siguiendo el movimiento del “132”. Encuentro que ellos han reflotado la idea de la marcha, les interesa estar en la calle, tomar las calles. Considero que combinan la política caliente con la política fría, la política caliente de la marcha, de los cuerpos en la calle, con la política fría de las redes sociales, de los dispositivos digitales, de la comunicación escrita en blogs o documentos impresos. Sin que una anule a la otra. En ese sentido considero que si bien hay innovaciones interesantes en el modo que se usa el cuerpo en la movilización, en la innovación casi carnavalesca de presentarse en las calles. También existen muchas continuidades, por ejemplo en el movimiento “#132”, si tú vas a sus marchas encuentras que hacen cosas geniales, muy creativas, totalmente nuevas, pero al lado encuentras las viejas consignas de la izquierda mejicana, coexistiendo en un mismo espacio y eso no complica a los participantes, justamente es la expresión contemporánea de una protesta juvenil que históricamente se alimenta de diversas fuentes. NOTAS: (1) Stéphane Frédéric Hessel (Berlín, Alemania, 20 de octubre de 1917) diplomático, escritor y militante político. Su libro, ¡Indignaos! (Indignez-vous!), ha influido en las protestas de España en el año 2011, en particular en los movimientos: ¡Democracia Real YA! y “Movimiento de indignados, 15-M”. Grafos & Resonancias 45


Los pasos perdidos Por: Sebastián Mateus Estudiante Comunicación Social - Periodismo Universidad del Tolima

Siempre que salía a comprar cigarrillos la gente me miraba los pies. También cuando iba a la universidad. Yo nunca he entendido por qué la gente se fija en los pies de los demás. Cuando yo le preguntaba a mi mami por qué la gente me miraba los pies ella me daba una respuesta a medias, Si son mujeres es porque quieren descubrir tu personalidad de acuerdo a los zapatos que lleves, pero si son hombres, no sé qué responderte, me decía. Yo aún creo que mi mami se equivoca, porque me parece imposible definir cómo es alguien sólo por sus zapatos. Pero si era por eso, entonces no me preocupaba, porque mis zapatos siempre eran los mismos, así la gente no trataría de definir mi estado de ánimo. Además, a mí me gustaban mucho mis zapatos porque me protegían los pies de la mierda de los perros. Los que siempre usaba eran unos blancos con rayas verdes en los costados y la punta como de terciopelo. Mi mami decía que mi papá usaba de los mismos zapatos y eso hacía que me gustaran más. Eran sencillos y muy cómodos. Uno podía caminar hasta el otro lado del país y cuando se los quitaba para descansar los pies parecían como de bebé. Sin moretones ni ampollas. Es que de verdad eran bonitos. Yo los combinaba con toda la 46 Grafos & Resonancias

ropa que tengo. A veces los usaba con unos jeans entubados y camisetas de colores o con camisas a cuadros o con smokings, y siempre me veía bien. Quizás sea por eso que me miraban los pies, porque les daba envidia que mis zapatos fuesen todoterreno. Es que hasta fútbol jugué con ellos y eran como mi cábala. Cuando me ponía otros me terminaban doliendo los pies y hacía autogoles. Pablo era uno de los que me decía, Ponte los zapatos que hoy es contra los de Medicina. Eran como una suerte para el equipo. Lo que yo no comprendía era por qué Laura también me miraba los pies. No creo que lo hiciera por descifrar mi personalidad porque ya llevábamos como dos años de novios. Supongo que le daba pena que yo siempre usara los mismos zapatos cuando la Señora Lucía me invitaba a almorzar. Una vez me dijo, Tú no te preocupas por tu presentación personal, al menos hazlo por mí y no me avergüences delante de mis papás. Pero yo no le puse cuidado porque sabía que desde que llevara puestos mis zapatos de siempre, me vería bien. Además la Señora Lucía en muchas ocasiones me decía que cada día era mejor mozo y me echaba una sonrisita coqueta.


Cuando nos sentábamos al comedor, a mí me gustaba tocar con mis pies los pies de Laura, por debajo de la mesa. Si llevaba vestido, yo le acariciaba las piernas y seguramente los cordones de mis zapatos le provocaban cosquillas porque ella daba repentinos saltitos sobre su silla y me miraba como diciendo que ya no más. Me acuerdo cuando tuvo que escupir la sopa y la Señora Lucía se enojó con ella. A mí me dio mucha risa porque sabía que Laura terminaría culpando por todo a mis zapatos. En otra ocasión, la Señora Lucía había preparado un delicioso pollo en salsa de naranja, y mientras yo comía, jugaba con mis pies por debajo del comedor. Yo pensé entonces que esa pierna era de Laura, pero el Señor Manuel bajó la mirada y me quitó el zapato izquierdo con gran destreza. Ese día se armó un enorme problema, A quién buscabas hacerle cosquillas, ¿ah?, condenado chiquillo, gritaba el Señor Manuel, y Laura y la Señora Lucía sólo intentaban calmarlo. Yo estaba algo asustado y me levanté del asiento. Con que irrespetando la niña, decía el Señor Manuel. Yo sólo le respondía que había sido un juego y que no era para tanto, pero él estaba enceguecido por la ira y me arrojó mi zapato a la cara. A mí me hubiera gustado mucho que el zapato me hubiese golpeado porque así éste no habría terminado volando por la ventana, ni aplastado y hecho trizas por los coches pesados que circulaban por la avenida. Ese día tuve que regresar a mi casa brincando en un solo pie para no romper los calcetines y no enojar a mi mami. Recuerdo perfectamente lo triste que me encontraba. Tenía hasta ganas de llorar. Aun hoy sé que es estúpido enamorarse de las cosas, pero el amor que yo tenía por mis zapatos era algo especial. En ellos encontraba cierto infinito que ni siquiera en las personas uno puede hallar. ¿Cómo no se puede amar algo que sólo

existe para uno? Lo que ellos sabían era como un secreto entre nosotros. Nadie más conocía cada uno de los pasos que yo daba por la vida, ni los placeres que encontraba al pisar las hojas secas y sonreír por el ruido que hacían al destrozarse entre las suelas y el piso de las calles. A veces hasta me culpo por no tenerlos. Es posible que yo no los valorara mucho cada vez que me metía con ellos en los charcos que dejaba la lluvia, o cada vez que no los limpiaba. ¡Vaya que eran leales y bonitos! Quizá los quería tanto porque habían sido un regalo de mi tía Omaira, para unas fiestas de fin de año. Por lo demás, cuando le conté a mi mami lo que había sucedido en casa de Laura, lo único que hizo fue sonreír y decirme que ya me compraría otros, Al fin y al cabo ya estaban algo viejos. Eso me hizo enojar aún más, porque yo no soy de las personas que se desprenden de las cosas como si éstas fueran simples baratijas de lujo. ¿Y todo lo que uno vivió con ellas? Esos recuerdos perduran más que el tiempo si uno encuentra esa bella esencia que nos hace ser objetos de los objetos. Desde entonces he tenido los días más aburridos. Estuve durante algunos minutos en el café del centro de la ciudad, pero los pies no dejaban de dolerme, en especial el izquierdo, y tuve que regresar a casa de inmediato. Hace un par de meses que no he sabido algo de Laura. Me imagino que debe estar contenta porque su padre se deshizo de mis zapatos. Pero lo que no entiende es que el Señor Manuel también se deshizo de una parte muy sensible de mí. Quedé tan solo como el zapato que aún guardo como un tesoro. Laura ya no tendrá que avergonzarse de mí, si es que algún día regreso a verla. Entiendo que eso sería tan horrible para mí como el niño que regresa al lugar donde en otrora perdió parte de su infancia. Grafos & Resonancias 47


Poetas de libertad Por: Rusvelt Julián Nivia Castellanos Estudiantes Comunicación Social-Periodismo Universidad del Tolima

Los jóvenes salen a marchar. Recorren las calles de la capital. Ellos crean justicia popular. Saltan por entre los caminos. Nadie los puede parar. En demasía, bloquean el tránsito. Como guambianos, luchan por la igualdad humana. Juntos en bien, le sugieren a la gente distraída que por favor estudie. La ponen a reflexionar sobre la honestidad. Y rojos, pasan a bailar como una gran multitud. En ideal, trasiegan por la plaza de Bolívar. Se mueven en amistad. Actúan con empuje de renovación. Los unos, pacíficos, alzan las banderas del socialismo. Los otros, luchadores, sublevan las arengas de la independencia, sus voces son la resistencia. Al paso, ofrecen sus manos a los otros suyos. Impulsan la revolución. Ellos recuperan la nación cual es nuestra. De hecho, le regalan unos panfletos a los trabajadores técnicos. Incitan al arte de exhortar y rebatir. Entre el instante, siguen su viaje por la avenida del escándalo. Por allí sienten rabia. Nomás, ven imperfección con corrupción. De a poco, pues empiezan a destruir las puertas de los bancos. De a mucho, deciden romper las ventanas de las instituciones politiqueras. Ahora, tiran piedras y lanzan bombas de pintura contra los edificios. Ya provocan el disturbio. Hacen resonar las papas explosivas. Ellos están cansados de sobrellevar tanta opresión. Por eso se defienden con inteligencia. Al cabo; sacan y agitan los aerosoles y rayan las paredes. Disponen sus pensamientos al beneficio de la comunidad. Van de capuchas; más hacen algarabía, más acusan a los colonizadores gringos. Como guerreros; se rebelan contra esos invasores, los quieren echar por ser abusadores. En tanto; la huelga persiste con inmensidad, crece todo en alboroto. Mientras, los viejos y las muchachas también se unen a esta revuelta, juntándose a sus patriotas. De fervor, protestan con valentía, gritan por sus paisanos, ellos no se rinden ante el riesgo, son el pueblo y no quieren más esclavitud.

48 Grafos & Resonancias


Entrevista a Vox Machín Por: Bruma

Como un volcán impredecible, en aparente calma pero lleno de energía y furia milenaria que al explotar crea un caos inesperado, es la agrupación ibaguereña Vox Machín. Sergio su guitarrista  crea una atmosfera de excelentes armónicos y distorsiones con desborde de creatividad; Sebastián el bajista,  un músico entregado a su instrumento, enfrenta el público expectante con su voz candente, una fusión autóctona de nuestra tierra tolimense y una pinta e influencia a Jim Morrison. Si quieren comenzar una noche cadenciosa y terminar explotando, vean y escuchen la Voz del Machín. (Morfosis 104.3 f.m.)… Trae una nueva propuesta musical cargada de experimentos y recursos musicales, inspirados en grandes del rock, mezclados con sonidos de nuestros antepasados. (Dark Dragon Productions - Ibaguemetal.co.cc.)

Grafos & Resonancias 49


Con rock experimental en llamas, la banda Vox Machín amalgama huellas musicales africanas convertidas en blues, las transporta desde el Mississippi hasta el Cañón del Combeima y las hace danzar entre paisajes sonoros ancestrales habitados por seres míticos como la Llorona del río, semillas, lenguas nativas, y sonidos autóctonos. En sus conciertos un sentir profundo palpita en la sangre de los seres que aman la noche, la libertad y la luna. Su propuesta coincide con un laboratorio antropológico y se une a la escena artística musical que vibra contra el ecocidio de las fuentes de la vida. Este laboratorio musical integra raíces culturales y algunos instrumentos tradicionales del mundo en vía de extinción, como ofrenda de memoria y recuperación de la identidad negada, como batalla sicodélica que reclama los sonidos de la resistencia aborigen latinoamericana y el territorio perdido. Desde el año 2011 se ha manifestado en escenarios como: el concierto nacional estudiantil contra la ley 30, en la Universidad del Tolima; la Fiesta de la Música, organizada por la alianza francesa en Manizales; Nuclear Bar, la Jornada “Celebra la Música”, en el parque El Salado, y en la Biblioteca Darío Echandía, entre otros. Los Bandidos 50 Grafos & Resonancias

que confabulan esta emancipación sonora y que hicieron un Jam con Los Toreros Muertos, en su visita por estas tierras, son: Sergio Guzmán – Guitarra, cuerdas, coros. Sebastián Machado – Bajo, Voz, Tiple. Mario Rincón – Percusión, Coros, Leidy Lozada – Batería y percusión, Diego Kleves – Batería. Para ellos larga vida. La invitación es multiplicar los sentidos para rastrear el sonido subterráneo de Vox Machín. La Voz del Machín es rockera y por eso, Vox Machín enciende el alma rebelde de este valle de cantos y nieves a punto de desaparecer bajo el yugo de los saqueadores trasnacionales. Si nadie digita el alma de las cañas y del tambor, el legado indígena desaparecerá y también nosotros. …“Vive en mi voz, vive entre fuego azul. Hija del dolor, su madre espera aún. Llora cuando muere el sol. La oyen caminar bajo la luna gris. Por la montaña va con su pena sin fin. Llora y vuelve a recordar”… (Llora Llorona, Vox Machín, 2011).

ÖÖ ¿Qué marca el sonido y la propuesta artística de su banda?

“Vox Machín es ¡Es fuego en movimiento! Para recordar a los que tenían machetes por brazos, también a los que cargaban montañas sobre los hombros… Es la voz de la tierra: un


grito, un lamento, una carcajada, un canto de guerra, de caza, es memoria de reproducción y exterminio, son muchos espíritus conectados al compás de eternos sonidos. Es experimentación sonora y goce de los sentidos, búsqueda de cualidades sonoras en el tiempo, aparentemente inexistente, en el aroma de la tierra húmeda, en el lenguaje y el habla nativa por medio de la danza, en el movimiento caótico y desenfrenado de Mapu al momento de un cambio necesario. Es la casi olvidada necesidad latinoamericana de libertad, nacida en la voz del cacique Hatuey el Taíno. “...Danza alegre danzante voz, Danza fuego de Sacrificio; Baila, hoy somos piedra y sal...” (Shimi tusuy, Vox Machín, 2012)

ÖÖ ¿Qué los motiva a hacer su música y a proyectarse, sólo el arte o hacen parte de un movimiento?

Somos arte, somos caos, catarsis personal con un trasfondo cultural, somos armonía y desequilibrio… pero ante todo: somos latinoamericanos. Se podría decir que pertenecemos a un movimiento en constante ebullición que hace parte del inconsciente colectivo de toda esta región. Un movimiento por medio

del cual, buscamos en nuestras raíces el paso a seguir, bajo la consigna: “Para saber hacia dónde vamos, debemos saber primero de dónde venimos”.

ÖÖ ¿Cuáles son las temáticas que aborda su banda? 

El espacio, el tiempo, la vida, la noche y los ciegos, la prisa, la brisa, killa, la lluvia, el sexo, la montaña, el fuego primitivo, los jaguares, Amaruca, la sangre, el llanto, el canto, la risa, el planeta, la historia del ser humano, África, el poder, el mar, la imaginación, los barcos, el espíritu, las flautas, el barro, las flechas, las alpargatas, las narices curvas, las especies con polvo, la muerte, la coca, la voluntad, la esclavitud del periodo contemporáneo, la globalización, el rio que nos lleva, los credos originales de una cultura y el mito latinoamericano… No solo se habla con palabras… …”En llamas por la ciudad, Dejaré pasar el tiempo, En llamas por la ciudad, beberé de su lamento, En llamas por la ciudad, Nadaré entre mi silencio. En llamas por la ciudad, te veré pasar”..... (Ninayux, Vox Machín, 2011) Grafos & Resonancias 51


52 Grafos & Resonancias


Darkness, leitmotiv del metal colombiano Fuente: http://metalalacarta.org

Darkness es una banda de Heavy Trash Metal originaria de Bogotá – Colombia, formada en el año 1987 por Oscar Orjuela (Batería), Rodrigo Vargas (Guitarra) y Carlos Olmos (Bajo) y Jake Cruz (voz). Caracterizada en sus inicios por el crudo sonido del Speed y Trash metal, que durante más de dos décadas ha sido un claro referente del rock y metal en Colombia. Su alineación ha sufrido múltiples cambios a lo largo de su historia, no obstante en el último trabajo discográfico “Guerrofobia”, Rodrigo Vargas revive nuevamente el sonido de Darkness con varias canciones de su autoría y de cada uno de sus fundadores. El primer trabajo discográfico se titula Espías Malignos, con cuatro sencillos que marcaron un precedente dentro de la historia del metal con su sencillo “Metalero”, el cual se convirtió en un himno para la escena metalera colombiana durante dos generaciones. Posteriormente en el año 1995 Darkness lanza su segundo trabajo discográfico llamado “Soberanía – Soberana ironía” (1995) y en el año 2001 Reaparece con su compilado “Yerba Mala Nunca Muere”. Darkness alternó con la agrupación Metallica durante su gira latinoamericana, cuando se presentó por primera vez en la ciudad de Bogotá – Colombia el día 02 de Mayo de 1999, Hirax en el 2009, Kreator y Exodus y con un sinnúmero de presentaciones a lo largo de territorio nacional, Darkness se consolida hoy en día como una banda pilar del movimiento metalero en Colombia, con un historia discográfica, crítica, centrada y orientada a buscar una identidad en cada una de sus letras y esto se comprueba nuevamente con su nuevo trabajo discográfico “ GUERROFOBIA”… Actualmente su director Rodrigo Hernando Vargas, gran representante de la vieja escuela del metal en Colombia, nos presenta su último trabajo discográfico “Guerrofobia”, cuya producción estuvo a cargo de Audio Producciones de Bogotá con el ingeniero Patrick Mindelberg. Un álbum con 7 sencillos que propone retomar nuevamente sonidos clásicos del Speed y Trash metal, con nuevos matices sonoros variados que van desde sonidos fuertes con temas como Guerrofobia y Positivamente No, hasta melodías armoniosas y cálidas como “Azul”, balada rock incluida dentro de esta nueva propuesta que Darkness, nos trae llena de letras criticas, sinceras y con un mensaje claro sobre la perseverancia y el positivismo ante la sociedad que nos rodea. Integrantes:

ÖÖ ÖÖ ÖÖ

Rodrigo Vargas – Guitarra y Voz Nestor Osuna – Batería Jairo Andres Buitrago – Bajo

Grafos & Resonancias 53


Desarme Rock social Por: Diego Sánchez González Salmón D.C & Desde Abajo

Ocurrió entonces que como un caballo desbocado, se abrió camino un nuevo sonido que le apostaba a expresarse a través de un Rock crudo, visceral y a pie de calle, encarnado en bandas como Demencia, El Furibundo Serna, Policarpa y sus viciosas, Anarka y otros combos coronados de leyenda. En el amanecer de los 90s en la margen izquierda del Río Tunjuelito nació Desarme una de las bandas más rabiosas, duras, y auténticas del movimiento Punk, pelados frenteros y rebeldes que ondeando banderas olvidadas se ganaron un espacio en la escena bogotana. Para conocer de ellos me cito en una cafetería del Centro, a mis preguntas responden en grupo, se complementan, hablan al tiempo, se entrecruzan, anticipan, conversan, se hacen pases de punta a punta, sin que se pueda establecer quien dijo esto o aquello.

ÖÖ

¿Bueno parceros y de dónde sale Desarme?

Desarme “Empezamos en 1993 con el nombre de Diarrea, banda de pelados de 14 años con el Punk en la sangre, jóvenes con mucha energía y rencor, pero con una breve formación política y musical. Al año le dimos más carácter y arrancamos con el nombre actual de Desarme, 4 jóvenes: guitarra, batería, bajo y voz. Pasados dos años el grupo adquiere mayor consistencia musical y política luego de varios cambios en la alineación, por este tiempo la banda empieza a diluci-

54 Grafos & Resonancias


dar la movida de lo político, lo anarkista y lo activista, hasta asentar el actual discurso del grupo”. Empezamos por hacer ruido, por gritar lo que veíamos en la ciudad. Nosotros somos de la parte sur de la ciudad y veíamos como en el sur a los jóvenes los formaban para ser obreros, y eso de atravesar la ciudad para conseguir un trabajo lo marca a uno. Eran tiempos en que oíamos en la Radio Tequendama, el “patico discotequero” que era un programa de éxitos, donde de vez en cuando se les colaba buen Rock. Pero nosotros queríamos decir otras cosas que no salían en la radio, el Punk resultó ser el género que nos permitía patear el sistema de cosas que veíamos, lo demás era cantarle a las mariposas, al adormecedor realismo mágico. Empezamos con una batería de tarros de pintura y guitarras de palo viejas. Solo éramos tres, con influencias de grupos de Punk de España, Perú, México, grupos que decían en sus letras situaciones muy parecidas a la que veíamos en el país y decían lo que nosotros también queríamos decir como cagarse en la religión, en los políticos, mandar a la mierda este sistema”.

ÖÖ

¿Cómo era la escena al inicio de los noventa?

Desarme: “Los skinheads acababan de fundar la REA (Rechazo a la Explotación Animal) y junto con ellos organizamos la primera marcha antitaurina en Bogotá. La banda más importante de la época era Demencia, un grupo de punk que ocupaba una casa en pleno “Cartucho”, muy doctos en la escena anarcopunk española. Se volvieron todo un referente político y musical para los pelaos de inicios de los noventa, por estos años aparece al norte de Bogotá, las Polas y Repugnancia, un aire fresco que renovó la movida del punk en Bogotá”.

ÖÖMe sorprendió la cantidad de discos edi-

tados por ustedes, la escena undergruond se caracteriza por ser más bien parca en la prensada de discos, pero Desarme los ha sacado al soco. 9 trabajos en splits con bandas de Hispanoamérica, sellos independientes y autogestionarios. Tienen otras 3 producciones en solitario, uno en K7 producido por “El Lokal” sello de Barcelona - España en 1998. Para 2005 prensan

Grafos & Resonancias 55


“Desarme” con 7 temas en formato CD y en 2007 “DenunciA”, que recoge los 15 años de Desarme. Para mayor asombro me hallé con que tienen 9 video-clips y han rodado por Venezuela, Brasil, Dinamarca, Italia, Alemania, Bélgica, Francia, Cataluña, país Vasco y medio Colombia, en más de un centenar de conciertos. ¿A qué hora hicieron todo eso? Desarme: “Son más de diez y ocho años, conociendo parches, apoyando grupos, ese recorrido nos ha permitido grabar, viajar y principalmente compartir un discurso político que critica y propone una transformación social necesaria con el acompañamiento de buena música; Tuvimos un pare a finales de los noventa y los primeros de abril del 2000, en estos años algunos de nosotros nos consagramos en el perfeccionamiento de otras artes como las artes plásticas y al trabajo de base en los barrios. Mientras los Skartel estaban encamellados en Britalia, Patio Bonito y el Nuevo Chile, nosotros nos metimos de cabeza con las comunidades del Rincón, La Gaitana y Ciudad Hunza en Suba. Con nuevos integrantes reactivamos fuerzas musicales en el 2005 y con la intención de mejorar la producción musical e integrar mas instrumentos, ayudas técnicas y vincular trabajos con colectivos y propuestas sociales”.

ÖÖ

Volvieron, pero volvieron más osados que antes, los años les han dado virtuosismo en los instrumentos y una propuesta lírica enredada con el movimiento social, el medio ambiente, la vida y la revolución social en Colombia.

Desarme: “Somos antimilitaristas, antiautoritarios, nos oponemos al gasto militar, estamos del lado de los pobres, por un Rock libertario, Somos una banda pero a la vez formamos parte de la plataforma de artistas Vivoarte que une a artistas plásticos, músicos, teatreros, etc., que nos permite discutir propuestas y avanzar en el tema de construir una resistencia al modelo neoliberal desde el arte y la cultura”.

ÖÖ

¿A propósito cómo es la vuelta del compromiso político?

Desarme: “Hemos modificado nuestros sonidos para llegar a más gente, hacemos fusiones en sonido e imágenes; integramos, conversatorios, charlas y participamos del trabajo social y comunitario de base. Es más importante para nosotros llegarle a la gente que estar editando a cada rato discos, no nos interesa estar en el mercado del disco, vender en Tower Records o movernos en la radio comercial, ese es un mundo falso donde el que suena es el paga “Payola”, para nosotros es más sincero sonar en las emisoras indígenas del Cauca o en

56 Grafos & Resonancias


las radios comunitarias de Bogotá. Sin embargo lo más importante es llegar a la gente en vivo. Nuestro afán no es el mercado porque la música es una excusa para llegarle a la gente y contribuir en la organización comunitaria. Frente a unas elites que ejercen la violencia para permanecer en el poder, creemos que solo el pueblo salva al pueblo, la liberación de los sectores populares saldrá del trabajo comunitario, de la organización de la gente. Así que no somos neutrales, no somos de los que nos quedamos atrás esperando qué pasa. Estamos muy comprometidos en la transformación de la realidad del país; así no le guste a los que tienen el poder”.

ÖÖ

DESARME es una banda de rock con raíces punk, hardcore y metal, que junta letras reflexivas con un contundente sonido que mezcla las posibilidades que solo el arte contracultural puede permitir; formada en Bogotá - Colombia a mediados de 1993, con variaciones en su formación pero sin la perdida de intención y intensidad lo que la hecho entrar en el rock político.1 La temática de sus canciones y la idea básica de composición musical se enfoca en señalar las posibilidades para mejorar situaciones de conflicto y problemáticas sociales, se habla de ecología, desarme, tolerancia, no a la guerra, igualdad y justicia social y principalmente en la unión de todos y todas para mejorar las vidas, tal como lo recoge Germán Muñoz. 2

Desarme: “El mayor deseo de la Banda es continuar fortaleciendo la escena musical con propuestas que relacionen el quehacer artístico con el trabajo social, romper indiferencias y proponer cambios desde la esperanza y la acción; estamos seguros de que con dos guitarras eléctricas, una guitarra clásica, una batería, un bajo, voces, imágenes de fondo en video clips y letras contundentes, por lo menos activaremos las mentes de los que quieran pensar en que otro mundo es posible”.

1

“…Desarme es un quinteto Colombiano que nos da pistas sobre su filosofía ya desde el nombre, la preocupación por la violencia, la guerra, el radicalismo es patente en toda la cinta, lo suyo seria un anarkismo no- violento en cuanto a textos y un Punk de genuino sabor subterráneo sudamericano…” tomado de la revista Española EKINTZA ZUZENA, edición 25 de 1999, Pág. 59.

2

“…DESARME no es solo un concepto musical sino una fuerza de impulso para el crecimiento de ideales y un repudio a cualquier forma de violencia. Invitamos a todo el que lea esto a posicionar su realidad y no dejarse afectar del manipulable y opresivo sistema de fuerza…” MUÑOZ, Germán y MARÍN, Martha, Secretos de Mutantes, Editorial Siglo del Hombre, Universidad Central, 2002, Pág. 188.

Grafos & Resonancias 57


A

N

ANCIA

D

COMITÉ EXTERNO Pierre Díaz / Alexander Martínez / Carlitos Buey / Carlos Castaño “El Bueno” / Luís A. Castaño / José Díaz / Milena Galvis / Juan Perdomo / Carlos Gamboa / María Fda. Botero / Boris Moreno /

FI

COMITÉ COORDINADOR Werner López / Laura Ríos Díaz / Manuel Saavedra / Yenny García / Carlos Henry Toro /

C IÓ N X DI

X

Cajamarca / Líbano / Ibagué / Girardot / Armenia / Bogotá / Neiva / Cali / Medellín / Manizales / Santa Martha / Bucaramanga … Colombia. Universidad. El mundo.

E

Año XI – Número XX – Semestre A/B-2012 Junio – Diciembre de 2012

TEJIDO DIGITAL Mr. Wilson FOTOGRAFÌA URBANA Juan Sebastián Salazar / Carlos Castaño “El Bueno” /Andrea de la Cadena / Laura Ríos / Viviana Sánchez / Juaco Muner –PEPA / Dachi Bedea ALETA VIRTUAL Is There Anybody Out There? DES-COORDINACIÓN INTER-REGIONAL U. TOLIMA: Werner López / Manuel Saavedra V. LIBANO: Salmón con Soda U. CUNDINAMARCA: Mindrey Rivera / Jennifer Bello U. DISTRITAL: Milena Galvis / Juan Perdomo / Carlos “El Bueno” UNAL: Diego Sánchez / Luís A. Castaño USCO: Marthika Barrero / Mr. Wilson U. QUINDIO: Daniel Moreno / Mónica Murillo / Adriana Quiroga. U. CALDAS: Jean Paul / Ariana Raad UDEA: Frank Valbuena / María Munera / Esteban Munera / Marcela Eliana UIS: Colectivo de Cine Foro Metraje U. MAGDALENA: Luz Nelly Pérez / Zailly Hernández UNIVALLE: Andrés Echeverry / Stephany ColLazos / Santiago Salazar / Marlon Bedoya / Vladimir Rojas / Sandra V. Sánchez / Marisol Perdomo / David Valencia CARÁTULA Frontal: CONTAMINACIÓN A CIELO ABIERTO [Fotografía: Miguel Ángel Hernández] Trasera: ¡NO A LA MINA! [Fotografía: Carolina Torres] CONTRAINDICACIONES Acá hay tres clases de gente: Las que se mata trabajando, las que deberían trabajar y las que tendrían que matarse. Mario Benedetti DISEÑO GRÁFICO Diego López GRACIAS A TODOS / AS “Todo ser humano tiene una responsabilidad política. Creo, sobre todo, en una estructura moral. No tiene que ver con religión o con Dios, todos tenemos responsabilidades con todos”. Roger Waters, Pink Floyd

n lmó El sa atis XX: r g 0 ame ión lle 1 . Recl Edicría - Ca Sede B e T r U b i UT l uinta – tro al Q Cen ltur B. con u ede tro C – UT S n e C tario lena ersi a He Univ Sant


El regreso

Viajan hacia el orige

n.

Guiados por algun a brújula secreta, los salmones vuelven al lugar donde nacie ron. Vuelven para parir y morir. Desde la mar, remon tan los ríos. Nadan a contracorriente, sin detenerse nunca, sa ltando a través de las ca scadas y los pedreg ale sy los muchos días y las muchas leguas. Los salmones se ha bían ido de la cuna , rumbo a la mar, cu ando eran jóvenes de poco cuerpo. En las aguas saladas, han cre cido mucho y han cam biado de color. Cuan do desandan camino y río arriba vuelven al punto de partida, llega n convertidos en pe ces enormes, que del co lor rosa han pasado al naranja rojizo y al az ul de plata y al verd inegro. El tiempo ha transcu rrido, y los salmones ya no son los que er an. Tampoco su lug ar es el que era. Las agua s transparentes de su reino de origen y desti no están cada vez m en os transparentes, y cada vez se ve menos el fo ndo de grava y rocas. Pero los salmones lle van miles o millones de años creyendo que el regreso existe, y qu e no mienten los pa sa jes de ida y vuelta. Eduardo Galeano


R

AN

T

R I T OR

O

R

IO

TE

FU

IMINE

ER

AA

NG

LO

GO

LD

AS

HA

NT

I


Revista El Salmon ed. XX