Page 14

14

Edición No. 57 / Cali, del 27 de julio al 2 de agosto de 2013 / Valor $ 1.500 / www.elpueblo.com.co

CULTURA

Actores del TEC en la obra Los Dientes de la Guerra

El Teatro Experimental de Cali no ha muerto El TEC (Teatro Experimental de Cali) no ha muerto; está más vivo que nunca. Este 31 de diciembre abrirá para la comunidad el Centro de Investigación Teatral Enrique Buenaventura (CITEB), en conmemoración a los diez años de la muerte del maestro. Por José Alejandro Vargas En alianza con Revista EL CLAVO

S

igue ahí, de pie, con los mismos muros y ladrillos color ocre. Adentro, las voces de los jóvenes actores se escuchan en ecos prolongados, se preparan para la función Los Dientes de la Guerra, la misma que años atrás se ganó una beca de creación del Ministerio de Cultura, y fue registrada por el lente del fotógrafo Fernell Franco. Los Dientes de la Guerra es un trabajo de ardua investigación. En 2003, antes de morir, Enrique Buenaventura le propuso al TEC emprender una nueva obra de teatro, sobre la guerra civil en Colombia desde la época de la conquista hasta nuestros días. Para ello tuvieron que ir a los manuscritos sueltos, redactados en forma de diálogos o de simples notas que apuntaban en diferentes direcciones. Recurrieron a los textos de Manuel Quintín Lame, el líder indígena que luchó hasta el final de sus días por la exclusión social y política del país. Otros de los temas abordados fueron la resistencia durante la conquista, el levantamiento de los comuneros en Colombia, la guerra de la independencia, la Guerra de los Mil Días y, por último, la violencia en Colombia hasta nuestros días. Quizás el elenco no sea el mismo de las épocas del maes-

tro, tampoco el vestuario, el maquillaje, las obras ni los personajes. Sin embargo, la esencia de Enrique Buenaventura sigue latiendo, susurrando, en cada uno de los murales, con pinturas, fragmentos de textos y obras de su misma autoría. El legado teatral y artístico es grande. En sus archivos reposan infinidades de obras que en su mayoría se han generado en el pasado y que a lo largo de los años han empezado a tomar matices y formas diferentes, ahora bajo el sello imborrable de la juventud. Jacqueline Vidal, actual directora, amiga, maestra y guiadora de los actores del TEC, expresa con una voz pausada y un acento melódico que “aquí todo lo que tocamos se puede transformar, no porque algo sea sagrado o tabú hay que volverlo a hacer igual”. Sus obras tienen un sello personal, saben y son conscientes de que el teatro más que una herramienta para hacer reír y entretener, también se hace con el fin de sembrar inquietud entre los espectadores. En estos últimos meses presentaron obras como Crónica, El Lunar en la Frente, Guinnaru, Los Dientes de La Guerra y Tierradentro, obra que se presenta desde marzo en conmemoración a los diez años del fallecimiento del poeta, escritor, pintor y dramaturgo Enrique Buenaventura. Los espectadores podrán deleitarse con esta obra el 26 y 27 de ju-

Anímese, el teatro es para todos

lio en las salas del TEC, a las 7:30 de la noche. En agosto, el elenco de trabajo partirá una gira nacional. Seguirán divulgando las obras de Enrique Buenaventura y también estrenarán sus más recientes creaciones: Su Vida Pende de un Hilo y El Maravilloso Viaje de la Mentira y la Verdad. El Ministerio de Cultura y la Biblioteca Nacional de Colombia dieron a conocer los gana-

dores de las becas de investigación para la preservación y divulgación del patrimonio bibliográfico y documental regional, denominado Estímulos 2013: La Corporación Casa del Teatro de Medellín y la Fundación Teatro Experimental de Cali, Enrique Buenaventura.

el olvido. “La idea es que las personas vengan e investiguen sobre nuestros archivos bibliográficos, en el Centro de Investigación Teatral Enrique Buenaventura (CITEB), abierto para el público en general”, expresa Irne García, funcionario del TEC.

Desde ya han empezado a organizar y salvar más de 4.000 piezas de teoría teatral, cuento, poesía, ensayo y obra pictórica. Piezas que lastimosamente dormían en

La comunidad conocerá el Centro de Investigación el 31 de diciembre de este año, fecha que coincide con la muerte del maestro Enrique Buenaventura diez años atrás.

Edicion 57  
Edicion 57  
Advertisement