Page 5

LOCALES

San Luis, Martes 10 de Junio de 2014

EL POPULAR de San Luis |

5

HABLÓ LORENA, LA HIJA DEL HOMBRE QUE RECIBIÓ ONCE DISPAROS EN SU CUERPO

“Quieren tapar el error con plata y no lo vamos a permitir” El jueves, un matrimonio sufrió heridas de bala durante un allanamiento del COAR en el Bº Eva Perón. Buscaban a uno de los asesinos de Araneda pero se equivocaron. Les ofrecieron dinero a cambio del silencio Redacción elpopularsanluis@gmail.com Un traspié policial terminó con dos vecinos del barrio Eva Perón internados en el Hospital San Luis, con heridas de bala en sus miembros inferiores y las articulaciones comprometidas hasta el punto de que en las próximas semanas deberán ser intervenidos quirúrgicamente para recibir un implante de prótesis a fin de que puedan volver a caminar adecuadamente y recuperen su vida normal. Basilio Albornoz y Ángela Chirino fueron baleados el jueves pasado durante un allanamiento que llevó adelante el Cuerpo de Operaciones de Alto Riesgo (COAR), de la Policía de la Provincia, en el Anexo 3 del Barrio Eva Perón para encontrar a Cristian Walter “el Mono” Allende, uno de los imputados en el asesinato de Angélica Araneda. El delincuente fue finalmente detenido el domingo en el Barrio El Lince. Dos días después de que el grupo especializado de la policía baleara a los dueños de casa por error, Lorena, la hija de Albornoz, señaló que “el sábado a la tarde, después de que llegué desde Córdoba, y cuando estaba yéndome al hospital para ayudar a cuidar a mi papá, apareció esta gente”. Lorena no está segura de donde provenían los dos hombres que se presentaron en la casa de Albornoz pero dijo que eran ministros o diputados, no estaba segura. “Mi hermano llevó a uno de ellos a la pieza y acá se quedó otro grandote y me dijo que la policía nos iba a recompensar. Que había una casa, un auto y plata”. Lorena interpreta este gesto como un intento de comprar su silencio, para que nadie se entere del error que cometió la policía al balear a su padre y a su mujer sin identificarse previamente y anunciar que iban a allanar la vivienda. El hombre –un supuesto funcionario- que inspeccionó las secuelas de la balacera en el interior de la casa exclamó: “¡Que hijos de perra; tiraron a matar!”, contó Lorena y agregó que “nosotros hemos estado yendo y viniendo, turnándonos para cuidar a mi padre y todo por un error de la policía. Y esto es lo que quieren tapar hora con plata, pero esta vez no lo vamos a permitir”. Las víctimas del error, Albornoz y Chirino, tienen 65 y 64 años respectivamente y son vecinos de la

INDIGNADA. Lorena, la hija de Albornoz, dijo que van a inciar acciones legales por la equivocación del COAR / N. Amieva

ex novia de Allende, el acusado. El jueves por la noche, el grupo especializado COAR irrumpió en su vivienda, que comparten con su hijo Ricardo, de 22 años, y terminaron con las piernas deshechas por la ráfaga de balas que efectivos del COAR descargaron sobre ellos. Según las palabras de la hija del hombre baleado, quien habló más de una vez con su padre y su hermano sobre lo ocurrido, relató que “el jueves, como a las 8 de la noche, mi hermano se tomó un té y se fue a acostar. Mi papá y Ángela estaban en la cama desde las 19:30 porque mi viejo estaba mal del pecho.

“Un hombre me dijo que la policía nos iba a recompensar con una casa, un auto y plata” Mientras estaba viendo televisión en la cama, mi hermano sintió dos golpes en la puerta del costado de la casa y cuando se levantó para ver que pasaban tenía a dos hombres al lado de él, uno encapuchado y el otro vestido de civil. Entraron en silencio y en ningún momento dije-

ron que eran policías”. Fue entonces cuando Basilio Albornoz creyó que eran ladrones y sacó su arma para defenderse y defender a los suyos. “Mi viejo escuchó cuando entraron y al creer que eran ladrones se quiso defender. Mi papa disparó un tiro y no sabe si le pegó o no a uno de los hombres porque disparó aterrorizado. Al arma la tiene por seguridad, desde que éramos chicos, porque nosotros vivíamos en el campo”, explicó la mujer. También dijo que su padre le había contado que cuando estaba a punto de disparar por segunda vez, se le trabó el arma y fue entonces cuando los del

BASILIO ALBORNOZ Y ÁNGELA CHIRINO SERÁN OPERADOS EN LAS PRÓXIMAS SEMANAS

El matrimonio continúa en el hospital Hasta ayer, Albornoz y Chirino seguían internados en Traumatología del Hospital San Luis. Su director médico, Sergio Allende, indicó que Chirino había sido dada de alta pero ésta le confirmó a la hija de Albornoz, Lorena, que aún estaba internada. De todas formas, con respecto al estado de salud de la víctima de los 11 disparos, Allende señaló que “Albornoz tiene lesiones de arma de fuego en sus miembros inferio-

res. Las balas impactaron en la parte blanda y en los huesos por lo que tiene fracturas óseas. Se encuentra con terapia, analgésicos y está a la espera de las prótesis que se le pondrán en rodilla y tobillo ya que la funcionalidad de éstos está comprometida”. Por su parte, Chirino también será operada de su tobillo, donde le colocarán una prótesis, en un plazo aproximado de dos semanas. En cuanto al pronóstico de

los pacientes, Allende no dio una respuesta contundente pero señaló que “no sabemos si con la prótesis volverán a su vida normal porque depende de otros factores como que los pacientes no tengan osteoporosis y una recuperación adecuada”. En cuanto al ánimo del matrimonio, Allende aseguró que “tienen un trauma pero sobre esto están trabajando los médicos de Salud Mental”, aseguró el director médico.

COAR comenzaron a los tiros, uno de los cuales le pegó en la mano y lo obligó a soltar el arma. “Si la lluvia de balas hubiera agarrado a mi viejo en otro lugar que no hubieran sido las piernas, lo hubieran matado, aseguró Lorena y describió los “charcazos” de sangre que quedaron en el suelo y los impactos de bala en el lugar donde se desató la balacera. Albornoz está seguro de que los policías no se identificaron cuando ingresaron a su domicilio y por eso él disparó, en la creencia que eran asaltantes. “Si ellos le hubieran dicho que eran policías, mi padre les hubiera dejado registrar la casa porque son gente que no tiene problema con nadie”, indicó la hija. Los agentes entraron por una puerta lateral, que después de ser quedó con la llave trabada y ahora no se puede abrir. “No sabemos si la rompieron a patadas o qué, porque está como forcejeada. Mi hermano dice que se sintieron dos golpes y allí fue cuando se levantó para ver qué pasaba. A Ricardo lo demoraron desde las 21:30, cuando fue el allanamiento, hasta las 7 de la mañana. Lo pisotearon, la patearon, lo insultaban en el piso, le pusieron primero esposas y después unos precintos muy pequeños que le hicieron doler mucho. Ahora no siente la mano izquierda”, dijo la hermana que desde hace dos años vive en Córdoba. Las preguntas sobre la identidad del hijo de Albornoz vinieron como a las 3 o 4 de la madrugada, contó Lorena, cuando apareció la gente de la comisaría séptima. Según Lorena, los del COAR no le preguntaron nada y sólo después de haber cometido el error comenzaron las disculpas: “Discúlpeme viejito, discúlpeme; fue un error”, habría dicho uno al hombre baleado. “Pero mi viejo ya había recibido los 11 balazos”, señaló la hija con visible indignación “Ahora estamos esperando a los abogados para que nos asesoren porque directamente nos vamos a juicio. Mi viejo era una persona muy activa y ahora con esto no va a quedar bien. Hemos estado hablando con mis tías y con las heridas que tiene en la pierna no va a quedar bien”, aseguró Lorena y agregó que “una casa, un auto o plata no nos sirve de nada. Ahora nosotros en vez de temerle a los choros, le vamos a temer a la policía”, concluyó.

Martes 10 de junio de 2014  

“Quieren tapar lo que hicieron con plata pero no lo vamos a permitir” + Harto de los robos, le escribió una carta a Poggi + Inspeccionaron...

Advertisement