Issuu on Google+


EPDE-Pág-2

ENERO: Mes de «ESPLENDOR» «Seré como rocío para Israel: él florecerá como el lirio, y hundirá sus raíces como el Líbano. Sus ramas se desplegarán, su esplendor será como el del olivo, y su fragancia como la del Líbano. Volverán los que habitaban a su sombra; harán crecer el trigo, florecerán como la vid, su fama será como la del vino del Líbano.»

La Manifestación de Dios a los hombres

CATECISMO

Oseas 14:6-8

Vida moral y testimonio misionero 2044 La fidelidad de los bautizados es una condición primordial para el anuncio del Evangelio y para la misión de la Iglesia en el mundo. Para manifestar ante los hombres su fuerza de verdad y de irradiación, el mensaje de la salvación debe ser autentificado por el testimonio de vida de los cristianos. «El mismo testimonio de la vida cristiana y las obras buenas realizadas con espíritu sobrenatural son eficaces para atraer a los hombres a la fe y a Dios» (AA 6). 2045 Los cristianos, por ser miembros del Cuerpo, cuya Cabeza es Cristo (cf Ef 1, 22), contribuyen a la edificación de la Iglesia mediante la constancia de sus convicciones y de sus costumbres. La Iglesia aumenta, crece y se desarrolla por la santidad de sus fieles (cf LG 39), «hasta que lleguemos al estado de hombre perfecto, a la madurez de la plenitud en Cristo» (Ef 4, 13). 2046 Llevando una vida según Cristo, los cristianos apresuran la venida del Reino de Dios, «Reino de justicia, de verdad y de paz» (Solemnidad de N. Señor Jesucristo Rey del Universo, Prefacio: Misal Romano). Esto no significa que abandonen sus tareas terrenas, sino que, fieles a su Maestro, las cumplen con rectitud, paciencia y amor.

6 DE ENERO: «EPIFANÍA DEL SEÑOR» El tiempo litúrgico de Navidad se prolonga durante los primeros días del mes de enero. Todo este tiempo navideño alude fuertemente a la Epifanía del Señor, es decir, a la Manifestación de Dios a los hombres. Luego de la manifestación de Dios al pueblo judío con el Nacimiento de Jesús en el pesebre de Belén, la Iglesia celebra el 6 de enero la fiesta propiamente conocida como Epifanía del Señor o -popularmente- Fiesta de Reyes. Con ella se recuerda que Dios no sólo se dio a conocer a los hebreos sino también a los paganos. La Biblia nos enseña que «unos magos de Oriente» fueron a Belén de Judea y adoraron a Jesús ofreciéndoles dones de oro, incienso y mirra (Mateo 2:1-11). Dice el Catecismo: «En estos «magos», representantes de religiones paganas de pueblos vecinos, el Evangelio ve las primicias de las naciones que acogen, por la Encarnación, la Buena Nueva de la salvación.» (Nº 528)

STAFF

*Dirección General: Juan Carlos Hovhanessian Diego Hovhanessian

*Asesor Espiritual: Monseñor José Guido Pesce *Redacción:

Florencia Adanalian Alba Acosta Miriam B. de Mavilian Lourdes Chiappetta Laura Gómez Lucía Hovhanessian Milagros Hovhanessian Lidia I. de Papazian Geraldine Miguel Lic. Anahí Raggio Hugo Rucci Lic. Valeria Salinas Agustina Spegazzini

*Coordinación de contenidos: Dra. Mónica V. de Adanalian *Distribución y envíos postales: Liliana E. de Francia y José Francia *Diagramación y Coordinación General: Roxana B. de Hovhanessian

UN DESTINO GLORIOSO

Dios, a través de Su Palabra, nos muestra el Amor que tiene por cada uno de nosotros, Sus hijos. La muestra más grande del Amor de Dios: «Porque tanto amó Dios al mundo que dio a Su Hijo Único, para que todo aquel que crea en Él no perezca, sino que tenga vida eterna». (Juan 3:16). Tanto nos ama que siendo nosotros pecadores, envío a Jesús para que tengamos Salvación. Gracias a Jesús tenemos un destino glorioso. La muerte de Jesús nos reconcilió con Dios, pasamos de ser pecadores a salvos (Romanos 5:8-11). Por el grande amor con que Dios nos amó, nos sacó del pecado, de la muerte y nos resucitó con Cristo y tenemos nuestro lugar reservado en la Mesa Celestial. Debemos seguir el ejemplo de Nuestro Padre del Cielo, amar a los otros como Él nos amó. Debido a que hemos nacido de Él y que le conocemos es que podemos amar de esta manera (Efesios 5:2). El amor de Dios es puro, sincero y verdadero, es por eso que debemos amar con el amor en que fuimos amados porque Él nos amó primero (1°Juan 4:19).

Fuimos creados a Su Imagen y Semejanza, así debemos reflejar Su amor a cada momento y en todo lugar. Sólo los que hemos reconocido a Jesucristo como Señor de nuestras vidas, podemos amar verdaderamente, porque no lo hacemos como lo hace «el mundo» sino como Dios nos enseña en Su Palabra. El amor de Dios construye, alegra, da esperanza, gozo, nos hace testigos y mensajeros de la Salvación y trae a nuestras vidas salud, libertad, abundancia, prosperidad. Si estas pasando por momentos de angustia, tristeza... si estás preocupado o abatido, déjate abrazar por el Amor de Dios. Cuando te sientas invadido por alguno de estos sentimientos, recuerda a Jesús en la Cruz, Él estuvo allí para que dejes de estar triste y recibas el Amor de Dios en tu vida: Este Amor te traerá paz, gozo, esperanza, alegría. ¡Que esta Palabra te fortalezca y te de ánimo para seguir adelante! Dios te Bendiga. Florencia Adanalian

PARA COMUNICARSE CON NOSOTROS

PUEDE HACERLO TELEFÓNICAMENTE O POR *SMS AL (011) 15 6856 5888 O ESCRÍBANOS A elpoderdelespiritu@gmail.com

www.elpoderdelespiritu.org Todos los Cursos, Jornadas, Seminarios de Estudio Bíblico, Retiros y Reuniones, así como todas las actividades de nuestra Comunidad son GRATUITAS.


EPDE-Pág-3

2012 Año de Esplendor JUAN CARLOS HOVHANESSIAN Espíritu», decimos que es «lo mejor», pues «LO MEJOR ESTÁ POR VENIR», por tanto, «¡VAMOS POR MÁS!». Entre «idas y venidas», con la Santa Palabra de Dios, buscando a la luz de esos «signos de los tiempos», como Comunidad, un pasaje, el Señor me mostraba, entre una y otra vez, este pasaje. «Aparecía» y volvía a aparecer este de Oseas en el Capítulo 14. Dios es el que siempre da a todos una nueva oportunidad. «¡Vuelve... al Señor...!»

perdona; pues Él es Amor y Su Compasión y Su Gracia son Eternas. ¡Sólo así! ¡Solamente así podremos recibir el «ROCÍO» de Su Bendición sobre nuestras vidas, familias, Comunidades, la sociedad entera: ¡Volviendo sinceramente al Señor! Quienes «caminan en Su Presencia», experimentan esta gloriosa restauración. Quienes «caminan en Su Presencia» son «refrescados» por el Rocío de Su Gracia, floreciendo como el «LIRIO» y «hundiendo sus raíces como el Líbano»...

Divino Esplendor Pensaba que como Su Pueblo tenemos la Gracia de ese llamado, especialmente, como sociedad Argentina, «necesitamos volver». También «necesitamos saber», que «no nos salvará Asiria»... Es decir los poderes terrenales políticos, económicos, etc. ¡NO! «Necesitamos cambiar» la dirección de nuestra confianza, para «no decir más DIOS NUESTRO a la obra de nuestras manos». «Necesitamos conocer» al que salva, sana, libera, prospera,

¡Somos testigos! Junto a tantos hermanos en el mundo entero, que como Iglesia Santa Católica, caminan en comunión con Dios y entre ellos amando, siempre amando, en humilde obediencia a los naturales pastores y así pueden «desplegar sus ramas»... Extenderse, multiplicarse, fructificar... «Su esplendor será

2012: Año de Esplendor

«Vuelve, Israel, a Yahvé tu Dios, pues has tropezado por tus culpas. Tomad con vosotros palabras, y volved a Yahvé. Decidle: Quita toda culpa; toma lo que es bueno; y en vez de novillos te ofreceremos nuestros labios. Asiria no nos salvará, no montaremos ya a caballo, y no diremos más «Dios nuestro» a la obra de nuestros manos, oh tú, en quien halla compasión el huérfano. Yo sanaré su infidelidad, los amaré graciosamente; pues mi cólera se ha apartado de él, seré como rocío para Israel: él florecerá como el lirio, y hundirá sus raíces como el Líbano. Sus ramas se desplegarán, como el del olivo será su esplendor, y su fragancia como la del Líbano. Volverán a sentarse a mi sombra; harán crecer el trigo, florecerán como la vid, su renombre será como el del vino del Líbano.» (Oseas 14-2-8). Vamos a comenzar un nuevo Año y es tiempo de hacer dos miradas. Una al año que pasó, para extraer la enseñanza y otra al año por venir para, desde aquella primera mirada, proyectarnos hacia lo que viene, que aquí en «El Poder del

como el del olivo y su fragancia como la del Líbano»... Mi padre, que siendo huérfano a causa del genocidio de los armenios, por el gobierno turco en 1915, pasó varios años ya de joven en el Líbano antes de venir a esta Bendita Nación Argentina, me contaba de su fragancia. Recuerdo que me decía: «Carlos, si hubieras percibido el perfume de esas mañanas en Beirut, no lo olvidarías jamás...» Bueno, gracias al Señor, percibo junto a mis hermanos el «Perfume de Cristo» en la Comunión Fraterna en el Seno de Su Iglesia. ¡Gloria a Dios! Sí, mis amados hermanos y amigos lectores, «crecerá el trigo»: sustento, Palabra de Dios, Pan Espiritual y pan material. «Florecerá la Vid»: Regocijo, Gozo, Alegría, Vino... Vino Fino... Vino Famoso... «Vino del Líbano»... Esplendor, Prosperidad, Fiesta, Perfume, Alimento Verdadero... Todo como fruto de Su Gracia, de Su Amor Eterno... ¡Jesucristo, Nuestro DIVINO ESPLENDOR! ¡Amén! ¡Feliz Año 2012!

«YO SERÉ PARA VOSOTROS, ROCÍO MI BENDICIÓN, CORRERÁ CUAL RÍO Y COMO LOS LIRIOS, FLORECERÁN... HUNDIRÁN RAÍCES INAMOVIBLES VUESTROS FRUTOS SERÁN VISIBLES... ¡RAMAS DE AMOR, DESPLEGARÁN! TENDRÁN DEL LÍBANO, SU FRAGANCIA LA VIVA APOSTÓLICA PERSEVERANCIA... ¡COMO EL DEL OLIVO, SU ESPLENDOR! MUCHOS, A MI SOMBRA, VOLVERÁN BUSCANDO MI PALABRA, VENDRÁN... ¡Y YO SANARÉ SU TRISTEZA Y DOLOR! EL TRIGO Y LA VID, HARÁN CRECER CON MI ESPÍRITU Y SU PODER... ¡DERRAMARÉ MI REGIA UNCIÓN! SE EXTENDERÁN COMO LA LLAMA DEL VINO DEL LÍBANO, SU FAMA... ¡ABUNDARÁN POEMAS Y CANCIÓN! PARA VOSOTROS ROCÍO, YO EL SEÑOR BENDICIÓN, SUSTENTO, PAZ Y ALEGRÍA... REFLEJO DEL DIVINO ESPLENDOR... ¡EN LA COMUNIDAD SANTA MARÍA!» JUAN CARLOS HOVHANESSIAN www.elpoderdelespiritu.org


EPDE-Pág-4

Oración en Concierto, Prédica y Santa Misa Como parte de la celebración del 30° Aniversario de la Comunidad «Santa María», el 27 de noviembre tuvo lugar un evento multitudinario: «ADELANTANDO LA HORA DE TU MILAGRO». Llevado a cabo en la Parroquia «Sagrada Familia» de la Ciudad de Buenos Aires cientos y cientos de personas colmaron este precioso lugar en una tarde única y especialmente signada por el Poder de Dios. Comenzando con la Oración en Concierto, Diego Hovhanessian junto al Ministerio de Música de la Comunidad «Santa María» guiaron al pueblo de Dios allí reunido para declarar las alabanzas del Todopoderoso y la victoria que tenemos en Él. «Me gozaré en el monte de Yahvé, en Su Presencia…» (*) resonaba en el Templo, poderosa declaración que describe con exactitud el clima que allí vivimos, un gozo que se hizo «tangible» en los aplausos, aclamaciones, sonrisas y el fervor de todos los hermanos. A continuación, Diego predicó el Mensaje Bíblico: «Adelantando la hora de tu milagro». Una palabra profética que trajo una revelación contundente acerca de lo que puede alcanzar un creyente que cree, adora, obedece y sirve a Dios. ¿Qué ocurriría si te dijeran que es posible adelantar o retrasar el «tiempo de Dios» para tu vida? Que por la fe, tú puedes traer lo que está en tu futuro al día de hoy... Esta es una realidad que supera todo lo que podamos imaginar o pensar, porque se extiende aún sobre la «limitación» misma del tiempo, para finalmente descubrir que nada limita a Dios, mucho menos nuestras propias limitaciones. Todo es posible para quien cree en Él. Aleluya!!! «…que bien me sé los pensamientos que pienso sobre vosotros –oráculo de Yahvé–, pensamientos de paz, y no de desgracia, de

daros un porvenir de esperanza. Me invocaréis y vendréis a rogarme, y yo os escucharé. Me buscaréis y me encontraréis cuando me solicitéis de todo corazón…» (Jeremías 29:11-13). Dios tiene para nosotros planes y proyectos de prosperidad, futuro y esperanza. Pero ocurre que muchas veces hay pensamientos equivocados que nos impiden comprender que Dios nos quiere bien: esa –y no otra– es Su Voluntad revelada en la

Diego

Demoraron 40 años el plan de Dios por su falta de fe, desobediencia, queja, pesimismo e idolatría. Sin embargo, por la fe, la obediencia, la adoración: ¡podemos adelantar la hora de nuestro milagro! Iglesia Católica de Argentina: tenemos futuro!!! Él está en control de todo: pasado, presente y futuro. El tiempo que nos limita NO LIMITA A DIOS, porque Él es Eterno: el Gran Yo Soy. Estamos seguros en Él!!! Cuando no hay entendimiento de los propósitos divinos, podemos pensar y Hovhanessian hablar mal (atribuyendo despropósitos a Dios y decir que «no era el tiempo para…»); entonces «se retrasa» la bendición. Por eso debes renovar tu mente y vencer los engaños del enemigo que te habla del pasado (de pecado) o de un presente con problemas, pero nunca del futuro. Hermano querido tu estado de hoy (por más oposición que haya) no es definitivo: tú tienes un futuro. ¡Gloria a Dios! Hoy se levanta una voz profética que con autoridad espiritual y bajo la Preciosa Unción del Espíritu Santo declara: Sí hay futuro. ¡Lo mejor está por venir porque Cristo está con nosotros! Entonces ¿se puede adelantar el tiempo de la bendición?... Hoy es el día. Hoy, por tu fe, tú puedas traer ese futuro a tu vida. Hay un tiempo establecido, sí, pero de ti depende cuándo va a llegar. Veamos el pasaje de «Las bodas de Caná» (Juan 2:1-11): una fiesta de bodas a la que asiste Jesús junto a su Madre y los discípulos. Y acontece que se termina el vino. Entonces, la Virgen María, cual servidora siempre atenta dice a Jesús: «No tienen vino». Y Él responde: «Todavía no ha llegado mi hora». Jesús dijo que aún no era el tiempo para realizar su primer milagro.

Palabra. Él tiene un proyecto para tu vida, un plan que tiene un «tiempo»… pero esto no significa que no se puede cambiar. El pueblo de Dios que salió de Egipto caminó durante 40 años para realizar un recorrido que duraba tan solo 11 días (ver Deuteronomio 1:2) hasta llegar a la Tierra Prometida; y muchos de ellos no entraron.

Ministerio de Música de la Comunidad Santa María Dirigido por LEO ADANALIAN

Pero aún así María, nuestra Madre, dijo a los sirvientes: «Haced todo lo que Él os diga». La Biblia jamás profetiza este milagro… pero la fe de María hizo que la fiesta continúe: ¡el agua fue cambiada en vino! Para adelantar el tiempo de la bendición es necesario ser como María, ejemplo y modelo de fe para el creyente. Se necesita alguien de fe y obediencia, para que «el no tiempo» se


EPDE-Pág-5

«ADELANTANDO LA HORA DE TU MILAGRO»

«Nada limita a Dios, mucho menos, nuestras propias limitaciones»

transforme en el tiempo del milagro. Jesús dijo «no es hora», pero luego vemos el agua cambiada en vino por el Poder de Cristo. Gracias Señor!!! Al probar este vino dice el maestresala al novio: «…tú has guardado el vino bueno hasta ahora.» (v.10). En el griego bíblico, «bueno» se traduce como: «mejor, precioso, virtuoso, hermoso». Primero «no era el tiempo», mas ahora tenemos

P. Julio Giménez no sólo el milagro sino lo mejor, lo precioso, lo virtuoso y hermoso. Eso es lo que Dios sabe hacer: LO MEJOR; y esto es lo que viene para la Iglesia, ¡es hora de recibir lo que nunca antes probamos! Dios quiere darte más que las necesidades básicas para tu vida, Él tiene para ti un exceso de bendición. Iglesia de Argentina, queridas familias: Dios dice «Yo quiero darte esos anhelos y suplir mucho más que la necesidad». Aleluya!!! Que por la Preciosa Unción tengamos siempre un espíritu de fe y servicio como María. Y hay algo más en todo esto. Si faltaba el vino fue porque alguien se equivocó, falló con el cálculo, cometió un error. Sin embargo, María no fue a buscar a esa persona sino a Jesucristo Todopoderoso. Querido hermano, mira a Aquel que puede hacer el milagro hoy mismo. Él hará una obra

nueva y hermosa en tu vida, en tu familia, en tu necesidad. Fe, obediencia y obrar en consecuencia con lo creído: «…todo cuanto pidáis en la oración, creed que ya lo habéis recibido y lo obtendréis.» (Marcos 11:24), esto traerá el milagro a tu vida. Finalmente, quiero que notes cómo responde Jesús a su Madre: «¿Qué tengo yo contigo, mujer?...» (v.4). Le dice «mujer». Pero esto no es una e x p r e s i ó n «desamorada», pues con ella Jesús nos enseña que cualquiera de nosotros puede hacer lo que María en aquel día: adelantar la hora del milagro. Jesús nos dijo: «…Mi madre y mis hermanos son aquellos que oyen la palabra de Dios y la cumplen.» (Lucas 8:21). ¡Obediencia a la Palabra de Dios! No es por n u e s t r o s méritos sino por Su Misericordia, porque cuando le obedecemos somos levantados al plano de ser familia de Dios, y Jesús quiere esto para ti. Aleluya!!! Cuando le pidas algo al Señor muévete como si ya lo tuvieras; así creyó María y así debe hacerlo cada uno de nosotros. Recuerda que el pecado cambia el plan de Dios en tu vida, pero la obediencia y la adoración también operan un cambio al adelantar el tiempo de la bendición. A todos los que les falta el «vino» (salud, armonía familiar, prosperidad, seguridad, gozo, etc.), aunque estén «fuera del tiempo», acudan al Señor por medio de la fe porque Él trae lo bueno y lo mejor, en el Nombre de Jesús. Amén. En Cristo está tu milagro!!! (Breve extracción del Mensaje predicado por Diego)

Posteriormente –y a través del Oficio Sacerdotal– el Padre Julio Giménez (Párroco de la «Sagrada Familia») recorrió el Templo exponiendo el Santísimo Sacramento: la Presencia de Cristo, Su Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad. Fue este un momento de profunda adoración en el que se derramó la Gracia del Señor. La Iglesia, brazos en alto y con la más preciosa devoción, entonaba «Santo, Santo, Santo…», mientras la Gloria de Dios inundó mentes y corazones, obrando sanidad y milagros. Y como «broche de oro» culminamos con la celebración de la Santa Misa presidida por el Padre Julio, quien nos recordó que «todo nos ha sido dado en Cristo, todo lo tenemos en Él, por Su Gracia, por Su Cuerpo, Su Sangre y por Su Palabra». Una verdadera fiesta en torno a la Palabra de Dios y a la Eucaristía, para celebrar 30 años al servicio de Jesucristo en la Iglesia Católica y prepararnos para todo lo que vendrá. En el Nombre de Jesús, por Su Poder y para Su Gloria. Amén!!! Queremos agradecer a todos los hermanos que nos acompañaron, venidos de la Capital Federal y de diversos lugares de la Prov. de Buenos Aires y gracias también a los hermanos de las distintas comunidades y grupos de oración que se hicieron presentes, para juntos glorificar al Señor. Al finalizar, cada uno se llevó un presente como recordatorio de este maravilloso encuentro. A todos: Dios les continúe bendiciendo!!! Y por supuesto también, nuestro reconocimiento y gratitud al queridísimo Padre Julio Giménez, por abrir las puertas de la Parroquia para la realización de este evento y por su ya conocida generosidad y fraternal afecto. Gracias a Dios Todopoderoso que nos llamó a Su Presencia y nos consolidó con el testimonio de 30 años de vida apostólica en Su Santa Iglesia. Gracias Padre por tanto Amor y Bondad. En Tu Nombre, Jesús, decimos: VAMOS POR MÁS. * Canción - Letra y Música: Diego Hovhanessian

www.elpoderdelespiritu.org


EPDE-Pág-6

Cristo: Motivo y Motor de toda esta obra Desde el comienzo de los tiempos, el hombre ha sentido la imperiosa necesidad de comunicar sus emociones graficándolas, primero con signos, jeroglíficos y símbolos, y luego a través del papel. La escritura es capaz de exhibir públicamente lo que está en lo más recóndito de nuestro ser. Usamos los verbos para denotar existencia, acción y pasión. El Verbo Divino, Hacedor de todo lo existente, comunicó vida y movimiento y lo contó por acción del Espíritu Santo, a través de los Evangelios. Siguiendo este ejemplo, nuestra Comunidad ha recorrido un largo camino expresándose: con enseñanzas que nos trajeron la veracidad implícita en las Sagradas Escrituras para aplicarlas en nuestra vida diaria. Con la experiencia del encuentro personal con Cristo, volcada en libros y poéticamente entretejida en versos inspirados. En los emocionantes signos musicales trazados en alabanza al Creador. Observando, enseñando y advirtiendo a través del periódico, la manera correcta de vivir para ser bendecidos. Promulgando por una onda de radio y por la facultad del habla, la Palabra que se hizo promesa cumplida en las vidas de personas de los cuatro puntos cardinales del planeta. Digitalizando contenidos para poder llegar a través de Internet, más lejos y con óptima calidad. Todo un equipo trabajando con perseverancia, esfuerzo y dedicación, mas una Comunidad orando y acompañando cada emprendimiento; que se puso en marcha para llegar a la meta: evangelizar testimoniando a un Cristo Vivo, Motivo y Motor de toda esta obra. El Señor nos hizo realidad varios de nuestros sueños, lo cual nos incentiva a los nuevos desafíos que nos esperan a las puertas de un nuevo año. Como dice en Eclesiastés 4:9: «Valen más dos juntos que uno solo, porque es mayor la recompensa del esfuerzo». La ayuda que nos viene del Señor, necesita en la práctica de muchas manos y personas comprometidas en los nuevos objetivos para hacerse realidad tangible. Queridos hermanos: Gracias por su apoyo incondicional a todo lo que comenzamos y llegó a buen puerto este año. Los necesitamos para las mejores cosas que están por venir para la Gloria de Dios!!! Laura Gomez

«Está en tus manos mi destino» así expresa el salmista al Señor, su confianza. ¿Pues quién conoce el pasado, presente y futuro sino sólo Nuestro Dios? El comienzo de un nuevo año siempre genera expectativas y las personas, a veces, se preguntan: «¿como me irá este año... alcanzaré aquella meta?» Preguntas que suelen causar temores, ansiedad, etc. Muchas veces buscan una guía en libros de predicciones, horóscopos, etc., pero todas estas cosas Dios las aborrece. Dice la Biblia: «Yo hago que fallen las señales de los magos y que deliren los adivinos; hago retroceder a los sabios y convierto su ciencia en necedad» (Isaías 44:25) y «Porque esas naciones que vas a desalojar escuchan a astrólogos y adivinos, pero a ti Yahvé tu Dios no te permite semejante cosa.» (Deuteronomio 18:14). Nuestro destino está escrito en un sólo Libro, Verdadero y Poderoso: la Biblia. Allí constantemente nuestro Padre nos habla de bendición, abundancia, victoria sobre situaciones adversas, si confiamos y cumplimos Su Palabra. Lee Su Palabra y consúltale a Él, porque sólo en Él puedes confiar plenamente, porque es tu Padre y te ama. Recuerda lo que dice el Salmo 31:1516 «Mas yo confío en ti, Yahvé, me digo: ¡Tú eres mi Dios! Está en tus manos mi destino…» Alba Acosta

La Palabra de Dios me sostuvo Era Noviembre del año 2004. Vino a la Ciudad de La Plata, Diego Hovhanessian a predicar, acompañado de los hermanos de la Comunidad «Santa María». Ese día comenzó «una nueva vida» para mí. Desde entonces, comienzo a viajar a Buenos Aires a la sede de la Comunidad y -sólo para Gloria de Dios- hoy soy miembro de ella. En estos siete años, Dios a través de su Palabra predicada ha iluminado, fortalecido, consolado, restaurado... tantas áreas de mi vida. He pasado momentos de grandes pruebas a nivel familiar y siempre la Palabra de Dios me sostuvo y me ha dado victoria. Gracias querida Comunidad «Santa María» por tu fidelidad a Dios, gracias a los predicadores que siempre nos dan el «pan fresco» de la Palabra. Gracias a los servidores que siempre con tanto amor nos reciben y a todos los que sirven de una u otra manera. Y con el Salmo 92, 2 digo: «BUENO ES DAR GRACIAS A YAHVÉ Y SALMODIAR A TU NOMBRE, ALTÍSIMO...» Amalia A. Benvenuto

«Hermanos míos, sentíos realmente dichosos cuando os veáis rodeados por toda clase de pruebas, pues sabéis que la calidad probada de vuestra fe produce paciencia.» (Santiago 1:2-3). Santiago nos dice que tenemos que sentir un gran gozo cuando seamos puestos a prueba en la fe, porque esto nos hará más pacientes y el que supera la prueba «...recibirá la corona de vida que ha prometido el Señor a los que le aman.» (versículo 12). Dios recompensa a los que le son fieles. Además, recuerda hermano que ese gozo es la fortaleza que necesitas para pasar por esos momentos de prueba (ver Nehemías 8:10). Gloria a Dios, Él te bendiga!!! Lucía Hovhanessian

Esplendor...

«...porque es tu Padre y te ama»

Pasar por esos momentos

CUANTOS ANHELEN EL «DIVINO ROCÍO» UNA COSA NECESITARÁN SABER. SIN ELLA ES IMPOSIBLE CONOCER LA FUENTE DE ESTA BENDICIÓN... SOLO EN CRISTO HALLARÁN COMPASIÓN QUIENES A SU GRACIA DECIDAN VOLVER... ¿QUIERES «FLORECER COMO EL LIRIO»...? ¿«TENER DEL OLIVO SU ESPLENDOR»...? ¡ACÉRCATE CON CONFIANZA AL SEÑOR! CON CORAZÓN SINCERO Y MENTE PURA... ÉL TE CORONARÁ DE SU HERMOSURA POR SU DIVINA GRACIA Y POR SU AMOR... «HARÁ CRECER EL TRIGO Y LA VID» RODEARÁ TU VIDA DE BENDICIÓN. ENCENDERÁ DE AMOR, TU CORAZÓN Y DARÁ A TU VIDA, REAL SENTIDO... CRISTO VINO A BUSCAR AL PERDIDO PARA DARLE SU ETERNA SALVACIÓN... SEA ESTE AÑO, «AÑO DE ESPLENDOR» RECIBAS DE SU PALABRA, LA GRACIA... SE DERRAME EL «ROCÍO» DE SU AMOR Y PERFUMES CON SU VIVA «FRAGANCIA»... JUAN CARLOS HOVHANESSIAN

EL BAUTISMO DEL SEÑOR

El domingo posterior al 6 de enero se festeja el Bautismo del Señor en las aguas del Jordán, acontecimiento en el cual Jesús se manifestó como Mesías de Israel e Hijo de Dios (ver Catecismo, Nº 535). «Jesús manifiesta que vino al mundo

para hacer la Voluntad de Aquel que lo mandó, para realizar todo lo que el Padre le pide; aceptó hacerse hombre para obedecer al Padre. (...) El bautismo de Jesús (...) es el gesto de quien quiere hacerse en todo, uno de nosotros y se pone realmente en la fila con los pecadores; Él, que no tiene pecado, deja que lo traten como pecador (cf. 2 Co 5, 21), para cargar sobre sus hombros el peso de la culpa de toda la humanidad, también de nuestra culpa. (...) el Padre se complace en Jesús, porque reconoce en las acciones del Hijo el deseo de seguir en todo Su voluntad: «Este es mi Hijo amado, en quien me complazco» (Mt 3, 17). Y esta palabra del Padre alude también, anticipadamente, a la victoria de la resurrección y nos dice cómo debemos vivir para complacer al Padre, comportándonos como Jesús.»

S.S. Benedicto XVI


EPDE-Pág-7

En el Evangelio, Jesús nos dice: «Os he dicho estas cosas para que tengáis paz en mí. En el mundo tendréis tribulación. Pero ¡ánimo!: yo he vencido al mundo.» (Juan 16:33) y también: «Yo los envío como a ovejas en medio de lobos: sean entonces astutos como serpientes y sencillos como palomas.»(Mateo 10:16 – versión: El Libro del Pueblo de Dios). Q u e r i d o h e r m a n o , la P a l a b r a d e D i o s n o s previene, nos avisa y anticipa, que habremos de pasar por situaciones contrarias, adversidades, momentos difíciles… L a Palabr a nos e ns e ña que los problemas vendrán, sí, pero nos da las herramientas para salir más que vencedores de esas situaciones; obrando con astucia, sencillez y sobre todo sin perder el ánimo… ¡NUNCA! Con Cristo todo es posible!!! Lo primero es, reconocer esta realidad: todos tenemos problemas. Pero la Palabra de Dios nos muestra cómo cambiar nuestra perspectiva frente a ellos. En el peregrinar por este mundo, inevitablemente habrá momentos buenos y otros que no lo son. No obstante, debemos creer y comprender que ninguna de esas «situaciones» –que sólo parecen destinadas a complicar nuestra vida–, pueden apropiarse de nuestro descanso, de nuestro futuro, de nuestra familia. ¡NO!, pues no sólo debemos poner manos a la obra para solucionarlas, sino que en el Nombre de Jesús, debemos «ganarle» a los problemas, porque SON NUESTRA GRAN OPORTUNIDAD PARA VENCER y salir fortalecidos!!! Por otra parte, es real que hay situaciones en las que quizás -de momento- no podemos hacer nada. Antes de continuar me permito hacer esta aclaración: al decir «nada» me refiero a que tal vez, no hay acciones concretas que tras realizarlas, puedan conseguir la esperada solución, pero hay algo que siempre podemos –y debemos– hacer: ORAR por ello y poner nuestra confianza en el Señor. Recuerda que en Su Palabra nos promete que «todas las cosas ayudan para bien de los que aman a Dios» (ver Romanos 8:28). ¡Gracias Señor! En el Libro de los Salmos encontramos muchísimos ejemplos de lo que significa sobreponerse a la adversidad. Muchos de ellos han sido escritos en momentos de gran aflicción. Te invito a que tomes tu Biblia y puedas leer, buscar y «degustar» lo que Dios tiene para tu vida. Uno de ellos es el Salmo 54. El salmista comienza a v e r q u e todo se complica; pero en ese momento es capaz de percibir que Dios está a su lado. Y cuando las cosas se tornaban más y más oscuras, en vez de caer en la tristeza, su alma se consuela en Dios –su fortaleza– y por eso puede llenarse de alegría aún en medio de la c o n t r a r i e d a d : «Contra mí han surgido arrogantes, rabiosos buscan mi muerte… Pero Dios viene en mi auxilio, el Señor defiende mi vida… te daré gracias por tu bondad, porque de toda angustia me has librado…». ¡Aleluya! Pero ¿cuántas veces, lo primero que surge ante una contrariedad, es la angustia, la preocupación, la tristeza, la ansiedad, el enojo, la queja? Frente a los problemas, siempre habrá dos posibles actitudes: 1) La desesperación: «No sé qué hacer». «No sé cómo hacerlo». «No sé por qué me pasa esto». «¡Esto está fuera de mi control!». 2) La actitud correcta: la del creyente que sabe que la fe no niega las circunstancias, sino que… ¡las transforma! En nuestro hogar, en el trabajo... continuamente surgen cuestiones que resolver; asuntos que «conviven» con nosotros. Pero en el Nombre de Jesús, los cristianos podemos cambiar la perspectiva del problema y pasar de «víctima»… a vencedor!!! Hay una gran diferencia entre tener un gran problema, o hacer de un problema algo grande... Tu atención no debe concentrarse en lo que está sucediendo, sino en lo que ocurre contigo, en tu interior. Siempre me pregunto: ¿Por qué hay cristianos que pueden sobreponerse a situaciones muy difíciles mientras que otros, ante la menor contrariedad, quedan como abrumados por la situación? La respuesta está en que transformaron los obstáculos en «piedras» sobre las cuales pisar para cruzar hacia lo otra orilla. Porque el vencedor es aquel que se dio cuenta de que no puede «elegir todo» lo que le sucederá, pero sí puede elegir cómo vivir cada momento de su vida y sobre todo, qué actitud tomará frente a los problemas. La actitud hace la diferencia, y esto por la simple razón de que nuestra actitud determina nuestra manera de obrar, de actuar, los pasos a seguir.

PROBLEMAS: tu ! ! ! d a d i n u t r o op

n a r g

Esto se aplica no sólo a los problemas sino en todos los órdenes de nuestra vida. La actitud será la que en definitiva, nos mueva hacia una u otra dirección. Por eso tenemos la Palabra de Dios, que nos i nstruye para que seamos capaces de reconocer los problemas en cuanto llegan y buscar la solución en sus etapas iniciales. Por la Palabra de Dios, nos volvemos personas atentas, previsoras, que buscan «indicadores»; personas que están velando en oración y confiando en Dios. En una oportunidad, oí decir a un boxeador ya retirado, que a lo largo de su carrera los golpes que lo derribaron no fueron los más fuertes que recibió, sino aquellos que «no vio venir»… Para resolver problemas (y que éstos se transformen en una oportunidad para vencer) es fundamental, tener la actitud correcta; pero además es necesaria una estrategia adecuada. Esto es: un plan de acción correcto. Un ejemplo de esto lo hallamos en la vida de la reina Ester, quien frente a la amenaza de exterminio que pesaba sobre su pueblo –el pueblo de Dios– (ver Ester capítulo 3) determina una estrategia, se encomienda al Señor y toma la actitud del vencedor (ver Ester capítulos 4 al 8). Mantén siempre tu fe en las Promesas de Dios. Lamentabl emente, muchas personas, en su desesperación, terminan confiando en ciertas

La Fe no niega las circunstancias, sino que... las transforma!!! «cosas» o en personas cuyos consejos nada tienen que ver con fundamentos cristianos. Nuestro obrar debe ser coherente con nuestra Fe. Querido hermano, si quieres vencer, debes grabar esto en tu corazón: el hombre dividido en su interior -ambivalente- nunca podrá alcanzar nada, porque siempre estará «movido» hacia dos direcciones opuestas. «…el que vacila es semejante al oleaje del mar, agitado por el viento y zarandeado de una a otra parte. Que no piense recibir cosa alguna del Señor un hombre como éste, un hombre irresoluto e inconstante en todos sus caminos.» (Santiago 1:6-8). Una persona así tiene sus «lealtades divididas», vacilando constantemente entre la fe y la incredulidad; algunas veces pensando que Dios le ayudará y otras… renunciando a toda esperanza. Si me permites decirlo de este modo, es alguien con «un pie en la Iglesia y otro en el mundo» (es decir, llevado por pareceres o formas de actuar que son contrarias a la Enseñanzas de Dios): «…¿no sabéis acaso que la amistad con el mundo es enemistad con Dios?» (Santiago 4:4). O bien, es alguien que confiesa las promesas de Dios pero a su vez «habla mal»: «las cosas van de mal en peor», «esto no tiene solución», «todo está perdido», etc.: «…de una misma boca proceden la bendición y la maldición. Esto, hermanos mío, no debe ser así.» (Santiago 3:10). Un hombre que tomó la actitud correcta fue Josué. Él llegó a ser el sucesor de Moisés (Números 27:1223) y tomó posesión de la tierra prometida (Deuteronomio 31:1-8). Tuvo actitud de líder, de conquistador, de vencedor. Cuando fue enviado a explorar esa tierra que Dios les había prometido, no se dejó amedrentar y mientras que los demás la declararon «imposible de conquistar», él dijo que «sí podían hacerlo», porque Dios se las había dado (ver Números capítulos 13 y 14). Josué no se conformó con menos que ver el cumplimiento de lo que

Dios le prometió. ¿Y tú, querido hermano, qué actitud tienes frente a las dificultades? La felicidad no es una condición que depende de una u otra cosa; la felicidad es una convicción del corazón que ha creído en las Promesas de Dios. De otra forma, sólo podríamos ser felices si «todo sale bien...», si todo está como deseamos… Sin embargo el cristiano es una persona feliz, porque se sobrepone a los problemas, conflictos o tribulación: se pone «por encima» de las circunstancias adversas sin dejar que éstas lo derriben. Hermano, la decisión de mirar hacia lo que viene (de poner tu confianza en el Señor, de obedecer a Su Palabra y dejarte conducir por el Espíritu Santo) es exclusivamente tuya. Y si pasan los días y aún no ves soluciones o cambios… no te desesperes, porque paciencia no significa resignación, por el contrario, la paciencia es una virtud que llega como resultado de confiar en el Señor. Tú podrás experimentar en tu vida que aquello sobre lo cual Jesús nos advirtió en Su Palabra (las tribulaciones), lejos de acabar con tu fe y tus ganas de progresar, fueron el «trampolín» para ser una persona con mayor sabiduría, madura, crecida espiritualmente y más aún, con un testimonio del Poder de Dios para que otros vean cuán Bueno es el Señor. Ante la dificultad, tú dices con fe: «Señor, yo sé que Tú sacarás algo bueno de todo esto». Recuerda que la Palabra dice que «...sabemos que en todas las cosas interviene Dios para bien de los que le aman; de aquellos que han sido llamados según su designio.» (Romanos 8:28). Debes someter amorosamente tu vida a Dios, purificar tu corazón y reforzar tu lectura diaria de la Palabra, la oración personal, tu asistencia a la reunión eclesial y la Vida Sacramental. Éstos son los pilares que te sostendrán. Finalmente, debes saber que en cada dificultad hay «una ganancia», pues leemos en Romanos 5 que las dificultades traen: * Paciencia: «Más aún; nos gloriamos hasta en las tribulaciones, sabiendo que la tribulación engendra la paciencia…» (vs. 3). *Carácter probado: «…la paciencia, virtud probada…» (vs. 4). * Esperanza: «…la virtud probada, esperanza, y la esperanza no falla, porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos ha sido dado.» (vs. 5). Y para que no quede la menor duda, aquí tienes la prueba más grande del Amor de Dios y de Su Eterno cuidado y auxilio para ti: «En efecto, cuando todavía estábamos sin fuerzas, en el tiempo señalado, Cristo murió por los impíos; –en verdad, apenas habrá quien muera por un justo; por un hombre de bien tal vez se atrevería uno a morir–; más la prueba de que Dios nos ama es que Cristo, siendo todavía nosotros pecadores, murió por nosotros.» (vs. 6-8). ¡Gracias Señor! Para ti y para mí, querido hermano, los problemas han pasado de ser obstáculos que amenazaban con dañar nuestras vidas, a ser escalones en los cuales pisar y ascender para ser promovidos. Fíjate hermano, que no hemos hablado aquí de «soluciones» -por las cuales oramos- sino que hemos compartido acerca de algo que está aún «por encima» de esas soluciones y es «sacar un provecho» de nuestros problemas. Esto es, que sean para nosotros: «verdaderas oportunidades», provechosas circunstancias de las cuales salimos fortalecidos, gracias a Dios. No te pierdas la oportunidad de ser un vencedor!!! ¡Que Dios te bendiga! BREVE EXTRACCIÓN DEL MENSAJE PREDICADO

POR ROXANA

B. DE HOVHANESSIAN EN 2008

www.elpoderdelespiritu.org


EPDE-Pág-8

La Comunidad Santa María, agradece profundamente todas las muestras de afecto recibidas con motivo de Navidad y Año Nuevo. Gracias por cientos y cientos de mails, cartas, y llamados telefónicos. Dios les bendiga abundantemente en Cristo Jesús. VAMOS POR MÁS porque LO MEJOR ESTÁ POR VENIR!!!


PERIÓDICO EL PODER DEL ESPÍRITU - ENERO 2012