Issuu on Google+

El Poder del Espíritu Comunidad «SANTA

MARÍA»

-

RENOVACIÓN CARISMÁTICA CATÓLICA - Año XI - Nº 128 - Enero de 2011 - Edición Mensual - GRATUITO

Año del

«Sol de Justicia» «Pero para vosotros, los que teméis mi Nombre, brillará el Sol sol de justicia Justicia con la salud en sus rayos, y saldréis brincando como becerros bien cebados fuera del establo.»

1 1 0 2

MALAQUÍAS 3:20

Comunidad Comunidad «Santa «Santa María» María» ::

30 años años sirviendo sirviendo en en la la Iglesia Iglesia Católica Católica


EPDE-Pág-2

«Pero para vosotros, los que teméis mi Nombre, brillará el Sol de Justicia con la salud en sus rayos, y saldréis brincando como becerros bien cebados fuera del establo.» MALAQUÍAS 3:20

«SOL DE JUSTICIA» AÑO NUEVO, NUEVA ESPERANZA SEA PARA TODOS DE ALABANZA AL NOMBRE DEL PADRE CREADOR… AÑO DE PACÍFICA CONVIVENCIA DE ESFUERZO, VALOR Y PACIENCIA PARA SERVIR A CRISTO, EL SEÑOR…

2011, comienza un nuevo año, para el que -seguramente- tendremos metas y proyectos a realizar. A través de esta edición de nuestro periódico deseamos que todos nuestros lectores puedan concretar sus sueños y anhelos; y a su vez, les proponemos algunas «metas espirituales» para trabajar durante este año. Por ejemplo: hacer un hábito inamovible de la oración diaria, de la lectura de la Biblia; ser transparentes y sinceros en todo nuestro accionar; perseverar en «dar», para así poder «recibir» ya que «dando se recibe». Y lo más importante, tener presente lo que Jesús nos promete a nosotros para este año que comienza y para todos los años de nuestra vida. Entre otras cosas, Él nos promete cuidarnos siempre: «¡No duerme tu Guardián!» dice el Salmo 121:3; y algo que -de llevarlo siempre en el corazón- nos llenará de paz y bendiciones, dice Jesús: «…HE AQUÍ QUE YO ESTOY CON VOSOTROS TODOS LOS DÍAS HASTA EL FIN DEL MUNDO.» (Mateo 28:20). Jesús estará con nosotros todos y cada uno de los días de este año, estemos también nosotros con Él. ¡Dios te bendiga abundantemente!

EDITORIAL

ENERO: MES DE «Sol de Justicia»

«Es tan grande el poder y la fuerza»

AÑO NUEVO, RENOVADO FERVOR DE UNIÓN FRATERNA EN AMOR… ¡FRAGANCIA DE SANTA UNCIÓN! FUEGO ARDIENTE, SANTIDAD, TRANSPARENCIA, GOZO, VERDAD… ¡PAZ DE CRISTO EN EL CORAZÓN! SACRIFICIO AGRADABLE, PRIMICIA QUE SE OFRENDA EN VIVO AMOR… AÑO DE «CELESTIAL RESPLANDOR»… ¡AÑO DE… «SOL DE JUSTICIA»! JUAN CARLOS

La Palabra de Dios

131 «Es tan grande el poder y la fuerza de la Palabra de Dios, que constituye sustento y vigor para la Iglesia, firmeza de fe para sus hijos, alimento del alma, fuente límpida y perenne de vida espiritual» (DV 21). «Los fieles han de tener fácil acceso a la Sagrada Escritura» (DV 22). 133 La Iglesia «recomienda de modo especial e insistentemente a todos los fieles [...] la lectura asidua de las Divinas Escrituras para que adquieran «la ciencia suprema de Jesucristo» (Flp 3,8), «pues desconocer la Escritura es desconocer a Cristo» (DV 25; cf. San Jerónimo, Commentarii in Isaiam, Prólogo: CCL 73, 1 [PL 24, 17]).

PARA COMUNICARSE CON NOSOTROS

*Asesor Espiritual: Monseñor José Guido Pesce

*Coordinación de contenidos: Dra. Mónica V. de Adanalian *Distribución y envíos postales: Liliana E. de Francia y José Francia *Diagramación y Coordinación: Roxana B. de Hovhanessian

O ESCRÍBANOS A elpoderdelespiritu@gmail.com Comunidad

Actividades

*Redacción: Alba Acosta Miriam B. de Mavilian Lourdes Chiappetta Laura Gomez Lucía Hovhanessian Milagros Hovhanessian Lidia I. de Papazian Geraldine Miguel Lic. Anahí Raggio Hugo Rucci Lic. Valeria Salinas Agustina Spegazzini

PUEDE HACERLO TELEFÓNICAMENTE O POR *SMS AL 15 6856 5888

«Santa María»

Cursos de Estudio Bíblico: Martes: 20:30 hs. Viernes: 20:30 hs. Retiro Mensual: Segundo Domingo de mes 10 hs. Ministerio de Intercesión - Misioneros: (Hospitales y enfermos- neuropsiquiátricos, cárceles y geriátricos, ayuda al necesitado y acción social) Cuarto Sábado de mes 15 hs.

Pastoral Infantil: Cuarto Domingo de mes 15 hs.

ASAMBLEAS DE ORACIÓN

*Lunes: 20hs // 21:30hs *Jueves: 16hs // 20hs

Pastoral de Padres de Familia: Cuarto Domingo de mes 15 hs. Pastoral Juvenil: Cuarto Domingo de mes. Mujeres: 13:30 hs. Varones: 13:30 hs. Pastoral de Matrimonios: Cuarto Domingo de mes 16:30 hs. “Dorkas” (Damas de la Comunidad): Cuarto Martes de mes 15 hs.

HORARIOS

STAFF

*Dirección General: Juan Carlos Hovhanessian Diego Hovhanessian

CATECISMO

104 En la Sagrada Escritura, la Iglesia encuentra sin cesar su alimento y su fuerza (cf. DV 24), porque, en ella, no recibe solamente una palabra humana, sino lo que es realmente: la Palabra de Dios (cf. 1 Ts 2,13). «En los libros sagrados, el Padre que está en el cielo sale amorosamente al encuentro de sus hijos para conversar con ellos» (DV 21).

Todos los Cursos, Jornadas, Seminarios de Estudio Bíblico, Retiros y Reuniones, así como todas las actividades de nuestra Comunidad son GRATUITAS


Juventud adulta

Entramos en el año 2011, por la Gracia del Señor, donde estaremos cumpliendo 30 años de vida como Comunidad de la Renovación Carismática Católica. Treinta años!!! Tres décadas de vida apostólica ininterrumpida: ¡Gracias a Dios! Como un niño, al nacer «necesitamos leche», guía de «nuestros padres», acompañamiento al «dar los primeros pasos»… Luego el alimento sólido, el crecimiento con sus «dolores»; la adolescencia, dolorosamente bastante complicada por ciertas incomprensiones de «los mayores»… En fin, luego la juventud, y «juventud adulta» (30 años) con firmes y decididas responsabilidades; con proyectos a futuro y en el presente, siempre -como hace un «buen hijo»- aún a los 30 años, buscando el consejo y también el beneplácito de sus padres... Los armenios bendicen diciendo a los padres de los niños y los jóvenes, en el cumpleaños de éstos: «Que siempre veas el gozo y la dicha en la vida de tu hijo/a en horas y días felices…», «Que el/ella sea tu corona de alegría y regocijo…», etc. Ese es el primer y más grande anhelo de nuestra «Comunidad Santa María» y por supuesto de «El Poder del Espíritu», ser «buenos hijos» de nuestra Iglesia, bajo el ejemplo de María -nuestra Madre- de la que llevamos su nombre y para la Eterna Gloria de Dios. ¡Amén! Juan Carlos Hovhanessian

?

¿Qué vas a hacer en este nuevo año?

Cada nuevo año que comienza es bueno plantearse cómo lo queremos vivir, qué cosas nuevas queremos alcanzar, proponerse proyectos, nuevos desafíos… siempre cuidando que no se aparten de la Voluntad de Dios, si realmente queremos ser bendecidos. Proyectar qué quiero alcanzar es fundamental, pero también es muy importante el «cómo»: qué cosas concretas voy a hacer para alcanzarlo. Claro está que no podemos prever todo lo que nos va a acontecer, ni todas las dificultades ni obstáculos que se pueden presentar. Pero lo que sí podemos es encomendar a Dios nuestros proyectos y cada nuevo día entregarle en oración lo que vamos a hacer, sabiendo que como dice Su Palabra- en todas las cosas interviene Dios para bien de los que le aman. «Encomienda tus obras al Señor y se realizarán tus proyectos.» (Proverbios 16:3 Versión «El Libro del Pueblo de Dios»). Agustina Spegazzini

«No «No se se aparte aparte el el libro libro de de esta esta Ley Ley de de tus tus labios: labios: medítalo medítalo día día yy noche; noche; así así procurarás procurarás obrar obrar en en todo todo conforme conforme aa lo lo que que en en él él está está escrito, escrito, yy tendrás tendrás suerte suerte yy éxito éxito en en tus tus empresas.» empresas.» (Josué (Josué 1:8) 1:8)

Pasar un buen día

En el Evangelio encontramos una Palabra de Jesús que se ha titulado como «La Regla de Oro»: «Por tanto, todo cuanto queráis que os hagan los hombres, hacédselo también vosotros a ellos…» (Mateo 7:12). Si queremos obrar bien, necesariamente debemos ajustar nuestros actos a esta regla. Si me gusta que me traten bien, yo debo tratar bien a los demás. Si quiero que los demás sean sinceros conmigo, yo debo vivir en la absoluta sinceridad. Si me gusta ser comprendido, atendido, escuchado y aún perdonado cuando me equivoco… yo debo hacer eso mismo con quienes me rodean. Y nota que esto no habla de cómo son los demás conmigo, sino en cómo debo obrar yo. Esta es una regla de vida para los cristianos y no debemos dejar pasar ni un solo momento sin ponerla en práctica. ¡Que Dios te bendiga!

La Regla de Oro

TRES DÉCADAS DE VIDA APOSTÓLICA ININTERRUMPIDA

EPDE-Pág-3

Cuando era niña salía a jugar a la vereda con mis vecinitas y no pocas veces terminábamos peleando, y cuando la situación se ponía difícil venía mi hermano mayor e intervenía a mi favor. Qué alivio sentía!!! Todo se solucionaba y juntos volvíamos a casa. La Palabra de Dios nos dice que Jesucristo es el Único Mediador entre Dios y los hombres y podemos recurrir a Él por medio de la oración en cualquier situación de nuestra vida. Al saber esto sentí un gran alivio... como cuando me defendía mi hermano mayor. Nunca olvides que «que la Gracia y la Misericordia (del Señor) son para Sus elegidos y Su visita para Sus santos» (Sabiduría 4:15). ¡JESÚS TE AMA! Lic. Valeria Salinas

En cualquier situación

Dormí tranquilo... porque Dios no duerme!!!

«El no dejará que resbale tu pie: ¡tu Guardián no duerme! No, no duerme ni dormita el Guardián de Israel.» (Salmo 121:3-4 Versión «El Libro del Pueblo de Dios»). Podemos vivir todos los días del año tranquilos porque confiamos en nuestro Guardián -nuestro Dios- que no nos descuida nunca y cuida de aquellos a quienes amamos; Él tiene Sus ojos fijos en quienes le aman y obedecen. Nos cuidará, nos defenderá y protegerá, de todo mal. Tu Guardián velará cada día de tu vida. Confía en Él que no falla... Duerme tranquilo, porque Él no duerme. ¡Aleluya!

De casa al trabajo, del trabajo al estudio... hacer las compras, del supermercado al banco, ir a buscar a los chicos a la escuela, reuniones, etc... Muchas veces nuestros días transcurren así y sin darnos cuenta nos olvidamos de tomar un momento de distracción, de esparcimiento, un momento para realizar una actividad gratificante, creativa... Por supuesto que debemos cumplir con nuestras responsabilidades pero Dios también nos enseña en Su Palabra que no debemos privarnos de «pasar un buen día» y a no desechar un deseo legítimo: «No te prives de pasarte un buen día, no se te escape la posesión de un deseo legítimo.» (Eclesiástico 14:14). No desaprovechemos las oportunidades y aprendamos también a tener momentos de descanso y recreación!!! Recuerda que Jesús te ama y quiere para ti LO MEJOR!!! Lidia I. de Papazian

Alba Acosta


EPDE-Pág-4

CONGREGACIÓN PARA LA DOCTRINA DE LA FE DECLARACIÓN DOMINUS IESUS SOBRE LA UNICIDAD Y LA UNIVERSALIDAD SALVÍFICA  DE JESUCRISTO Y DE LA IGLESIA 2. La Iglesia, en el curso de los siglos, ha proclamado y testimoniado con fidelidad el Evangelio de Jesús. Al final del segundo milenio, sin embargo, esta misión está todavía lejos de su cumplimiento. Por eso, hoy más que nunca, es actual el grito del apóstol Pablo sobre el compromiso misionero de cada bautizado: «Predicar el Evangelio no es para mí ningún motivo de gloria; es más bien un deber que me incumbe. Y ¡Ay de mí si no predicara el Evangelio!» (1 Cor 9,16). Eso explica la particular atención que el Magisterio ha dedicado a motivar y a sostener la misión evangelizadora de la Iglesia, sobre todo en relación con las tradiciones religiosas del mundo. 5. (…) «La economía cristiana, como la alianza nueva y definitiva, nunca cesará; y no hay que esperar ya ninguna revelación pública antes de la gloriosa manifestación de nuestro Señor Jesucristo (cf. 1 Tm 6,14; Tit 2,13)».

El compromiso misionero de cada bautizado

Por esto la encíclica Redemptoris missio propone nuevamente a la Iglesia la tarea de proclamar el Evangelio, como plenitud de la verdad: «En esta Palabra definitiva de su revelación, Dios se ha dado a conocer del modo más completo; ha dicho a la humanidad quién es. Esta autorrevelación definitiva de Dios es el motivo fundamental por el que la Iglesia es misionera por naturaleza. Ella no puede dejar de proclamar el Evangelio, es decir, la plenitud de la verdad que Dios nos ha dado a conocer sobre sí mismo».

El gozo es inmenso

El 16 de diciembre pasado compartí con tres hermanas de la comunidad -que a su vez integran la Pastoral de Damas «Dorkas»-, la misión de llevar los juguetes y ropa nueva para Navidad a las salas de pediatría y a la guardería del Hospital Paroissien de San Justo. Fue hermoso compartir con esos niños y sus familias el nacimiento del Niño Jesús. Estas hermanas participaban por primera vez en esta misión y me compartieron sus experiencias, que es lo que quiero expresar en este artículo, pues decían ellas: Carmen: Al entregar los regalos, esos rostros -algunos serios, preocupados- se volvían alegres y sonrientes, tanto los de los niños como los de sus padres. Gracias Señor por esta experiencia. Teresa: Doy gracias por haber vivido tan hermosa experiencia; sus papás nos agradecían, no sólo con palabras, sino que en sus miradas había un brillo, una luz de gozo y gratitud a Dios y a la Comunidad por la alegría que le dábamos a los niños y a ellos, porque sabían además que había personas que oraban por ellos. Doy gracias a mi Comunidad porque a mis 65 años pude vivir esta experiencia. Isabel: Qué alegría tenían!! Sobre todo una mamá cuando le entregamos un juguete a su bebé, porque lo único que tenía para jugar era un sonajero hecho con un papelito de colores que era un envoltorio de galletitas. Con qué gozo recibieron ese juguete. Gracias Señor por poder cumplir esta misión. Sería muy extenso enumerar todo lo que estas hermanas expresaban, pero la conclusión es que dando se recibe y el gozo es inmenso. Antes de entrar al sector de pediatría (donde se debe presentar la autorización del Director), el personal de vigilancia de turno decía «qué linda misión, porque no hay muchos que se acuerden de traerles a los niños un juguete o ropa», lamentablemente quienes tendrían que hacerlo no lo hacen y por eso daban gracias por nuestra presencia allí. También vino con nosotras nuestro hermano Marcial que mes a mes -como otros hermanos- pone su auto a disposición de la Comunidad para que juntos llevemos el amor de Dios a tantos que necesitan el consuelo del Señor y Su paz. Respecto de mi experiencia -a pesar de llevar a cabo esta misión hace más de 10 años- al entregar los regalos a una nena, me dice su abuela: «ustedes ya estuvieron para reyes y el día del niño trayendo juguetes y ropa, porque en esos momentos tenía a otros nietos internados»... me impactó su memoria y además dijo: «si ustedes no vienen nadie se acuerda de nosotros». Gracias Señor por usarnos como Comunidad para llevar esperanza a tantos que están atravesando momentos de dolor. ¡A Dios sea la Gloria! Celia M. de Hovhanessian

Jesús, que te ama y nunca te abandona, camina a tu lado día tras día... San Agustín decía: «Tú estabas dentro de mí y yo fuera, y fuera te buscaba (…)Tú estabas conmigo, pero yo no estaba contigo». No lo busques «fuera de ti», en ciertos lugares.. música, personas; porque Él está EN ti. Sigue siempre hacia adelante en este nuevo año y cuando se presenten dificultades, no desesperes... porque Jesús va contigo y junto a Él saldrás siempre «a flote». Así también con Él sabrás disfrutar cada logro, porque Jesús es el Único capaz de llenar de verdadera alegría nuestro ser. No olvides Sus Palabras que te dicen: «…Y he aquí que yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo.» (Mateo 28:20). ¡Gracias Señor! Lourdes Chiappetta

Transparencia «Por tanto, desechad la mentira y decíos la verdad unos a otros, pues somos miembros unos de otros.» (Efesios 4:25). Una meta para este año debiera ser, como bien dice San Pablo en la Carta a los Efesios, desechar la mentira y decir siempre la verdad. A veces nos ponemos a pensar y creemos que esto es imposible... pero, como nuevas criaturas que somos y ya limpios por el Señor, no podemos permitir que la mentira habite en nosotros porque es pecado. Así que, un claro objetivo para este año es ser TRANSPARENTES -es decirhablar siempre la verdad y si hay algo que es difícil de decir, hay que decirlo con dulzura y amor. ¡No te preocupes! ¡Jesús está contigo! Milagros Hovhanessian

ÉL ESTÁ EN TÍ !!!


EPDE-Pág-5

2011 AÑO DEL

«SOL DE JUSTICIA» «Duras me resultan vuestras palabras, dice Yahvé. - Y todavía decís: ¿Qué hemos dicho contra ti? -Habéis dicho: Cosa vana es servir a Dios; ¿qué ganamos con guardar Su mandamiento o con andar en duelo ante Yahvé Sebaot? Más bien, llamamos felices a los arrogantes: aún haciendo el mal prosperan, y aún tentando a Dios escapan libres. Entonces los que temen a Yahvé se hablaron unos a otros. Y puso atención Yahvé y oyó; y se escribió ante él un libro memorial en favor de los que temen a Yahvé y piensan en Su Nombre. Serán ellos para mí, dice Yahvé Sebaot, en el día que yo preparo, propiedad personal; y yo seré indulgente con ellos como es indulgente un padre con el hijo que le sirve. Entonces vosotros volveréis a distinguir entre el justo y el impío, entre quien sirve a Dios y quien no le sirve. Pues he aquí que viene el Día, abrasador como un horno; todos los arrogantes y los que cometen impiedad serán como paja; y los consumirá el Día que viene, dice Yahvé Sebaot, hasta no dejarles raíz ni rama. Pero para vosotros, los que teméis mi Nombre, brillará el sol de justicia con la salud en sus rayos, y saldréis brincando como becerros bien cebados fuera del establo. Y pisotearéis a los impíos, porque serán ellos ceniza bajo la planta de vuestros pies, el día que yo preparo, dice Yahvé Sebaot.» (Malaquías 3:13-21). «Se asoma», escribíamos en el número anterior de «El Poder del Espíritu», señalando de alguna manera la presencia de ese «Sol», como figura de la inminencia de un Nuevo Año.

ASTRO REY»

««

QUE BRILLE CON TODO SU FULGOR HACIENDO A SU NOMBRE HONOR… ¡«ASTRO REY», ESTRELLA BRILLANTE! CUANDO SE LEVANTA, AMANECE… CUANDO SE OCULTA, OSCURECE… ¡EL CIELO RECORRE TRIUNFANTE! «HERMANO SOL» ERES ADMIRADO EN MAJESTAD, HAS SIDO CREADO NO ES POSIBLE, TU ROSTRO MIRAR… SOBERANO DE PORTE MISTERIOSO GOBIERNAS CUAL SEÑOR PODEROSO… ¡Y HACES A LOS POETAS… SOÑAR! «PARA MIS FIELES» DICE EL SEÑOR, «EL SOL DE JUSTICIA BRILLARÁ»… «EN SUS RAYOS, LA SALUD TRAERÁ…» ¡HA NACIDO CRISTO, EL SALVADOR! JUAN CARLOS

Estamos ya en él y en nuestra Comunidad Santa María, hemos querido llamarlo «SOL DE JUSTICIA». Año Nuevo 2011, «Año del Sol de Justicia». Hemos compartido en anteriores oportunidades que el asunto de los nombres, especialmente para los tiempos bíblicos, tenía que ver con la identidad, carácter, oficio, etc., pero en forma particular con lo que, por ejemplo, los padres esperaban de sus hijos. Así como la realidad de la situación en que habían sido concebidos o habían nacido. Para dar un ejemplo en sentido positivo: «Isaac»: «risa». Recordemos como su madre Sara, (ver Génesis 18:11-15) ante la revelación divina que le anunciaba un hijo en su vejez, se rió. Antes, en el capítulo precedente leemos: «Dijo Dios a Abraham: «A Saray, tu mujer, no la llamarás más Saray, sino que su nombre será Sara. Yo la bendeciré, y de ella también te daré un hijo. La bendeciré, y se convertirá en naciones; reyes de

Los valores cristianos, son valores de vida, de auténticos derechos humanos. pueblos procederán de ella.» Abraham cayó rostro en tierra y se echó a reír, diciendo en su interior: ¿A un hombre de cien años va a nacerle un hijo?, ¿Y Sara, a sus noventa años, va a dar a luz?» Y dijo Abraham a Dios: «¡Si al menos Ismael viviera en tu presencia!» Respondió Dios: «Sí, pero Sara tu mujer te dará a luz un hijo, y le pondrás por nombre Isaac. Yo estableceré mi alianza con él, una alianza eterna, de ser el Dios suyo y el de su posteridad.» (Génesis 17:15-19). Sí, Abrahán rió. El nombre «Isaac», «Yishaq-el» significa «Dios ha sonreído», «se ha mostrado favorable». En el sentido negativo: «Ikabod» = «Sin gloria». «Su nuera, la mujer de Pinjás, estaba encinta y para dar a luz. Cuando oyó la noticia de que el arca de Dios había sido capturada y la muerte de su suegro y su marido, se encogió y dio a luz, pues la habían acometido sus dolores. Estando a la muerte, las que la asistían le dijeron: «Ánimo, que es un niño lo que has dado a luz», pero ella no respondió ni prestó atención. Llamó al niño Ikabod, diciendo: «La gloria ha sido desterrada de Israel», aludiendo a la captura del arca de Dios, a su suegro y a su marido. Y dijo: «La gloria ha sido desterrada de Israel, porque el arca de Dios ha sido capturada.» (1 Samuel 4:1922). «Ikabod»; «Ë-Kabod» que significa: «¿Dónde está la gloria?» Casi, como «sin quererlo», tenemos aquí el contraste que la Palabra de Dios que encabeza este escrito, con toda claridad señala. Siempre se acaba en «sin gloria», cuando se hace afrenta a Dios, desoyendo Sus mandatos; transgrediendo Sus ordenanzas… Ya sea en lo

personal, como en lo familiar o social. Un excelente momento para reflexionar acerca del «nuevo año», contemplando el «debe y el haber» del año que pasó, en relación personal y social. ¿Hemos hecho lo que hemos podido? ¡Gloria a Dios! Si no fue así: «¡Vamos, que se va a poder!» Como miembros de una sociedad... ¿Qué imagen es la que se nos presenta del año que pasó? ¿Esta, nuestra querida Argentina, en el ya pasado 2010, con cuál de estos nombres citados podríamos compararlo…? ¿Podríamos identificarlo como «Isaac»: «Dios ha sonreído, se ha mostrado favorable»? … o «Ikabod»: «¿Dónde está la gloria?» Tal vez nos ayude a reflexionar, no ya en el pasado pues, no lo vamos a poder cambiar, pero sí en el presente para que construyamos, o al menos trabajemos para hacerlo, en una Argentina donde «Dios sonríe», al ver su vuelta a los valores cristianos, que son valores de vida, de auténticos derechos humanos, de sincera opción por los pobres, de justicia, de paz, de amor que se testifica con la vida y no con meras «arengas» que buscan el aplauso cómplice, interesado, con sus casi siempre demagógicas expresiones altisonantes, pero vacías de un verdadero compromiso con la Palabra de Dios. Cuando se actúa al margen de Ella, se presenta «Icabod»… Se cree que se obtienen ciertos privilegios, logros, posiciones de poder, pero al final, «Icabod»… «¿Dónde está la gloria?» ¿No lo vemos acaso, en la vida? ¿Para qué…? ¿Para qué todo eso… si al final… «Ikabod»? Queridos hermanos en Cristo y amigos todos, que este año 2011 sea para cada familia, sus afectos, año de «Risa»; risa compartida en el gozo y en la paz que sólo puede proveer al corazón el Señor Jesucristo. Que «Él nos sea favorable»… «que Él nos sonría…» Que podamos disfrutar de Su «salud poderosa», de Su comunión, de Su prosperidad para que con la bendición de Sus dones podamos servirle como Él se merece. Que el Señor acreciente en todos los que le servimos en Su Iglesia, el amor y el fervor, para que le sirvamos -a ejemplo de nuestra Madre, la Virgen María- como «esclavos» de Su Palabra. Amando a Dios por sobre todas la cosas, amando Su Palabra de Vida Eterna, amando a Su Iglesia Santa y a toda su enseñanza, caminando en la vida fraterna y sacramental, unidos siempre en oración, en santa comunión con nuestros pastores, conformando así la unidad, también con los hermanos de otras denominaciones cristianas. Dando testimonio de Cristo a todos, sin excepción, y trabajando desde el lugar de cada uno en esta experiencia cristiana católica de la «Renovación Carismática» para dar a conocer a Cristo, el Salvador, «el Camino, la Verdad y la Vida»… «El Sol de Justicia», anunciado por el profeta Malaquías, que quiere «brillar» en cada corazón, en cada vida, en cada familia, en cada Comunidad cristiana, en toda Su Santa Iglesia… «¡AÑO 2011!» «¡AÑO DEL SOL DE JUSTICIA!»

Juan Carlos Hovhanessian


EPDE-Pág-6

«DE CABALLOS Y… BESTIAS» «Subimos al carro con el que sabíamos ir de compras con nuestros padres y el noble animal comienza a andar… Vamos mi hermanito y yo. Se agregan por el camino unos niños, la marcha es muy diferente a las habituales. En esta no hay risas, no hay canto… sólo miradas hacia atrás. Es viaje «urgente», lleno de ansiedad, con un sinnúmero de sensaciones, todas ellas angustiantes. Mi hermanito de apenas cuatro años, se aferra a mí con temor y hasta el paso del caballo -viejo amigo- resulta nervioso. Al mirar atrás, siento que me voy alejando de todo lo que amo: mis padres, familiares, mi casa… mis juguetes. Una profunda tristeza se apodera de mí, quisiera gritar, estallar en llanto, pero mi hermanito con su «apegarse» a mí, hace que me contenga y mirándolo hasta intente sonreírle. Pasamos por lugares que conozco, mas no es como antes… ahora siento como que soy una extraña para esos parajes que recorrí junto a papá en este mismo carro, tirado por este mismo caballo. Hoy me habla de despedida; me invade una precoz sensación de extrañez en la tierra que me vio nacer y de la cual me voy alejando… sintiéndome como extranjera, como forastera. En mi corazón una voz parece decirme: «Mira atrás… nunca los volverás a ver». Siento caer en un oscuro abismo, en un vacío… y cuando sin saber veo que ya estamos en lugares desérticos -habiendo caído la noche- puedo oír el llanto de niños, el lamento de mujeres… gritos, quejidos lastimeros. «No mires»… me dice un mayor, sin caer en la cuenta de que ya lo hemos visto. ¿Qué cosa? ¡Sangre! ¡Muerte! ¡Llanto… mucho llanto! Del cual mi hermanito y yo somos parte, casi sin darnos cuenta, como integrantes de ese desgarrador coro. Los turcos vienen matando. Se ha desatado la furia genocida. Quieren que «se conviertan en otomanos» los armenios, milenarios habitantes de esas regiones… «¿Y los nuestros… papá, mamá, familia…?» «¡Muertos, todos muertos!» dicen los mayores que han quedado… «¡Todos muertos!» Huir, huir… sin saber adónde, detrás de esa noble bestia… ¿Bestia? No, no es él «la bestia», pues nos ayudó a escapar del horror que el «tenebroso Satanás» desencadenó sobre mi felicidad de niña, junto a mis padres y afectos. ¡De ninguna manera! No es nuestro querido caballo, «la bestia»… Sino aquellos que mataron a mis padres, abuelos… que murieron -¿murieron?- por lo que siempre me enseñaron: «Amar a Jesús y vivir en obediencia a Su Palabra». Por eso la pregunta: ¿murieron? ¿Acaso no viven eternamente quienes en esta vida aman y sirven a Cristo, al extremo de dar su vida por Él…? ¿Y mi hermanito…? En una de esas noches de «estampida de bestias», se soltó -aterradode mi mano; en el desierto, en la oscuridad, entre cadáveres, humo, sangre y muerte… Y nunca logré hallarlo, tenía cuatro años… y yo María -su hermana mayor- nueve…»

«Mez Mairig» OJOS DE NIÑA DE NUEVE AÑOS QUE MIRAN ABSORTOS EL TERROR VIOLENCIA ASESINA Y DOLOR, NEGRA NOCHE ENTRE EXTRAÑOS. ANGUSTIA Y GRITOS AHOGADOS, CLAMORES, GEMIDOS Y MUERTE… ESPANTO Y HUÍDA “A SU SUERTE” HORROR DE CUERPOS MUTILADOS. “¿A DÓNDE TE HAS IDO, MAMÁ?” “¿SABES…? ¡PERDÍ A MI HERMANITO!” “¡LO TENÍA FUERTE DE SU MANITO! COMO ME HABÍA DICHO PAPÁ…” ¡GRATITUD Y REVERENTE HONOR! AL PUEBLO ARMENIO VALIENTE, CUYA SANGRE “AÚN CALIENTE” SE DERRAMA EN MI DOLOR… ¡NO PUDIERON Y JAMÁS PODRÁN! LA FE Y EL AMOR NO MATARÁN, ¡VIDA DE CRISTO QUE SE EXPANDE! ¡TODO CRISTIANO ES “SU TEMPLO”! ESTA NIÑA ES VIVO EJEMPLO, HABLO DE MI… “¡MAMÁ GRANDE!”

Dedicado a la memoria de María Manouquián de Adanalian, 1905-1983, sobreviviente del genocidio armenio a manos de los turcos (1915)… Mi querida abuela, mi “Mez Mairig” (Mamá Grande) y a todo el Pueblo Armenio.

Juan Carlos Hovhanessian

Uno de los pilares de nuestra vida cristiana es, sin dudas, la Oración. Este encuentro personal con Cristo y Su Palabra, es fundamental para afrontar cada día los desafíos que se nos presentan en el caminar cotidiano. Llega la noche y con ella, la quietud y el silencio que nos predisponen al descanso... un buen momento para buscar al Señor. ¿Cómo describir ese momento tan íntimo a solas con Dios? Y confiados en que nuestro Guardián no duerme ni dormita, luego nos entregamos al sueño reparador. Pero la clave para un día de victoria, gozo y dicha en el Señor, más allá de la situación que atravesemos, es… ¡el despertar! Hasta no hace mucho, si bien mi primer pensamiento era para Jesús, apenas comenzaba los preparativos para la jornada, mi cabeza ya era «invadida» por tantas ideas y cuestiones propias del día que -en cuanto pasaba la puerta de casa- iba… ¡a mil! En una reunión de mi Comunidad, una noche escuché acerca de la importancia que tiene el hecho de despertarnos, y tomarnos al menos, diez o quince minutos para leer la Palabra de Dios, orar con Ella, buscar al Señor. Con toda claridad: no hacer absolutamente nada, sin antes habernos «conectado» con el Señor. Comencé a ponerlo en práctica y créeme hermano: ¡Qué experiencia feliz! Cambió mi carácter, comienzo el día más sereno, alegre. Hasta en la oficina notaron la diferencia, porque el «¡Buenos Días!» ahora viene con una sincera sonrisa. Esta unión con Dios hace que esté protegido, atento, y pueda percibir en pequeñas cosas cómo se manifiesta la grandeza de Su Poder. Al recordar que Su Amor y Ternura se renuevan cada mañana, el día toma otro color. Ahora, entre el despertar y el término del día: ¡Estoy en la mejor compañía! ¡Cuánto hay por aprender, hermano, y cuánto para poner en práctica! Acordáte: ¿Quieres un día victorioso? ¡Empiézalo con Jesús! «Haz que sienta Tu amor a la mañana, porque confío en Ti; hazme saber el camino a seguir, porque hacia Ti levanto mi alma.» (Salmo 143:8). ¡Dios te bendiga! Hugo Rucci

«El «Eldía día toma toma otro otrocolor» color»

«Y en cuantas cosas de sabiduría o de inteligencia les consultó el rey, los encontró diez veces superiores a todos los magos y adivinos que había en todo su reino.»

Veces mejores !!!

(Daniel 1:20).

Tres jóvenes judíos (Daniel, Ananías y Azarías) fueron para el rey mucho más competentes que todos los sabios de Babilonia (lee la historia completa en el Libro de Daniel). Ellos nos muestran lo que los cristianos debemos hacer: rechazar la mediocridad y el conformismo -que no construyen- y dar lo mejor de nosotros para poder avanzar en cualquier cosa que hagamos (por ejemplo, en el estudio y en el trabajo), no «por competir» sino para agradar a Dios, ya que Él no bendice lo que se hace «mezquinando» esfuerzo, sino que bendice abundantemente lo que se realiza con empeño, y multiplica los resultados de lo que hemos alcanzado con esfuerzo. Demos testimonio de Cristo con nuestras vidas, allí donde nos toca desenvolvernos, siendo responsables y buscando alcanzar metas más altas, dando gracias a Dios porque Él nos ha dado muchas capacidades para poder hacerlo. Lucía Hovhanessian


EPDE-Pág-7

Ante los problemas cotidianos... ¿Cómo reaccionamos? En los incidentes sencillos de nuestra vida diaria se «revela» gran parte de lo que somos y de lo que creemos. Nuestras reacciones ponen al descubierto cóm o pensamos... Un incidente que relata la Biblia evidencia la personalidad, principios y valores que tiene un creyente auténtico. El protagonista es el profeta Eliseo. De su experiencia podem os aprender pautas que -aplicadas a la práctica- nos traerán crecimiento personal y espiritual. «Los profetas dijeron a Eliseo: Mira, el lugar en que habitamos a tu lado, es estrecho para nosotros. Vayamos al Jordán y tomemos allí cada uno una viga, y nos haremos allí un lugar para habitar en él. Dijo: Id. Uno de ellos dijo: Dígnate venir con tus siervos. Dijo él: Iré. Se fue con ellos y llegando al Jordán se pusieron a cortar los árboles. Estaba uno derribando una viga cuando el hierro se cayó al agua y gritó diciendo: ¡Ay, mi señor, que era prestado! El hombre de Dios dijo: ¿Dónde ha caído? Y le mostró el sitio. Entonces cortó un trozo de madera y lo arrojó allí, y sacó el hierro a flote. Dijo: Hazlo subir hacia ti. El extendió su mano y lo agarró.» (2 Reyes 6:1-7). Veamos algunos puntos que nos muestra este pasaje: 1- El cristiano está preparado para progresar: El conformismo y la mediocridad no deben estar «asociados» al cristiano. Por el contrario, nuestra mente debe estar abierta a los cambios necesarios, a m ejorar cada día, a ser «excelentes» tanto en nuestro desempeño en la sociedad, en la familia, como en la Iglesia. No podemos resignarnos a vivir en el estancamiento. Cristianos que no aspiran a progresar, aquellos que no quieren o no esperan avanzar en las distintas áreas de su vida, están «condenados» al estancamiento. Y eso no es lo que Dios quiere para Sus hijos. Así lo hicieron los profetas que estaban con Eliseo que pretendían «progresar»: «Vayamos al Jordán y tomemos allí cada uno una viga, y nos haremos allí un lugar para habitar en él.»  2- El cristiano tiene sueños, metas y propósitos claros: Si revisam os los dos prim eros versículos del texto que leímos, encontraremos a un grupo de

Por más que pase el tiempo

personas que anhelaban «ensanchar la tienda», es decir, crecer. Como cristiano, tú naciste para «cosas grandes». Revisa tu vida. No puedes estancarte en pequeñeces. Busca el cumplimiento de tus sueños con la ayuda de Dios y cumpliendo Su Palabra. 3- El cristiano está bien dispuesto a obrar:Cuando un líder no se involucra en el trabajo y el esfuerzo compartido, a nadie le queda ánimo para nada. Ahora bien, frente a la propuesta que le hicieron, Eliseo estuvo dispuesto a ser el primero en involucrarse «Dijo él: Iré. Se fue con ellos y llegando al Jordán se pusieron a cortar los árboles.» Es fundamental que desechemos la actitud autoritaria de sólo «dar órdenes», y comencemos desde ya a ser cristianos que promueven y propician el cambio, que no sólo dicen sino que hacen. 4-El cristiano enfrenta situaciones difíciles: Son difíciles, pero propias de la vida cotidiana, y no debemos asustarnos por eso. Una actitud generalizada entre muchos cristianos es pensar que «sólo ellos» tienen dificultades. Algunos asocian las circunstancias

Ante los los Ante problemas cotidianos tomar prestado, siempre y cuando lo prestado se cuide y se devuelva. 5- El cristiano siempre es parte de la solución y no del problema: El cristiano busca soluciones, no «agranda» los problem as. La reacción de Eliseo, frente a este incidente -que estaba fuera de sus planes- no fue la de buscar un culpable ni de señalar o cuestionar

El cristiano debe ser parte de la solución y no del problema con una «difícil prueba que me puso el Señor». Otros preguntan: «¿Por qué a mí?...» Y olvidamos que al aceptar a Cristo no compramos un «seguro contra todo problema», de hecho Él nos dice «en el mundo tendréis aflicción...» pero continúa diciendo «Ánimo!!! Yo he vencido al mundo». El pasaje que analizamos muestra que es normal que se presenten circunstancias contrarias. «Estaba uno derribando una viga cuando el hierro se cayó al agua y gritó diciendo:¡Ay, mi señor, que era prestado!» Sorprende que haya quienes se «descontrolan» por cosas sencillas, olvidando en Quién han puesto su fe. Pero ocurre con frecuencia y es necesario aprender a manejar esas situaciones. No podemos desanimarnos ni desesperarnos porque perdemos la capacidad de actuar con serenidad... la desesperación no es buena consejera. Dicho sea de paso, no está mal

mó un día común de trabajo en un día que se habría de recordar por siempre. Hermanos, cambiemos la manera de cóm o reaccionam os: la disposición de cambiar nace en el corazón. Nadie puede obligarnos a hacerlo. Pero no basta con querer, es necesario que haya una fuerza que nos motive para hacerlo. Y esa fuerza proviene de Dios. Sólo Él puede ayudarnos. Sólo Jesucristo puede hacer de ti una «nueva persona». Pero es necesario que reconozcas tus errores y le pidas perdón y ayuda al Señor. Él transformará tu existencia. No lo dudes... ¡Comienza ahora! No olvides que las palabras de la Biblia no son únicamente para ilustrarnos sino para llevarlas a la práctica. Sólo de esta manera crecemos espiritual y personalmente. El incidente del hacha que flotó se registra para demostrar el cuidado y la provisión de Dios para aquellos que confían en Él, aún en los problemas cotidianos. Dios siempre está presente.

el descuido. Fue, sencillamente, de buscar soluciones con ayuda de Dios. No protestó ni maldijo, buscó una solución y la consiguió. Si buscáramos siempre la ayuda de Dios frente a las contrariedades o problemas cotidianos, las cosas serían más fáciles. El problema radica en que tornamos complejo todo lo que nos rodea. En ocasiones hasta «nos ahogamos en un vaso de agua». Y eso no es justo para BREVE EXTRACCIÓN nuestra vida ni para la de quienes DEL MENSAJE PREDICADO nos rodean. POR El joven que perdió el hacha estaría DIEGO HOVHANESSIAN -seguramente- asombrado: unos moEN 2005 mentos antes pensaba que su vida se había «arruinado», pero Dios, a través de Eliseo, cambió un «accidente» EN AQUELLO QUE PEQUEÑO PARECE QUE ANTE NUESTROS OJOS, PERMANECE en un miSE HALLA EL TESORO VERDADERO… lagro. EL CANTO DEL «BENTEVEO HERMANO» TransforY EL BRILLO TEMPRANO DEL LUCERO…

Recuerdo que cuando era niña desde que me despertaba hasta que llegaba la hora de irme a dormir jugaba con mis muñecas, las hacía hablar, las peinaba, las vestía… Ahora pienso para mis adentros… «¿Cuándo crecí... que no me di cuenta?» Pasó el tiempo y dejé de hacer las cosas que hacía cuando era pequeña. Pero leyendo la Palabra de Dios descubrí que para mi Papá del Cielo voy a seguir siendo «Su niña» por más que pase el tiempo; dice la Biblia: «Guárdame como a la niña de tus ojos, protégeme a la sombra de tus alas…» (Salmo 17:8). Sé que Él me abraza con Sus brazos llenos de amor en todo momento y me protege. Dios es nuestro Padre Celestial, somos Sus hijos, Sus niños… y nos ama!!! ¡Gracias Señor! Geraldine Miguel

«Artes bellas»

SE DESPIDE EL MIRLO DE ESTE DÍA SE MECEN LOS ÁRBOLES DE ALEGRÍA COMO SI FUERA UNA DANZA RITUAL… EL «ASTRO REY» GUERRERO VICTORIOSO SE RETIRA AL MAJESTUOSO REPOSO LUEGO DE SU DERROTERO CELESTIAL… CIELO, LUNA, MARES Y ESTRELLAS NUBES, VIENTO, ATARDECER, ARENA… COLORES, MELODÍAS, CANCIÓN... POEMA ¡PADRE CREADOR DE LAS «ARTES BELLAS»!

JUAN CARLOS


EPDE-Pág-8

«No han podido ver el misterio…» HOMILÍA DE S.S. BENEDICTO XVI Capilla Paulina, Martes 1 de diciembre de 2009

Queridos hermanos y hermanas: (…) Hemos escuchado que el Señor alaba al Padre porque ha ocultado el gran misterio del Hijo, el misterio trinitario, el misterio cristológico, a los sabios y a los doctos —ellos no lo han conocido—, y se lo ha revelado a los pequeños, (…) Con estas palabras el Señor describe sencillamente un hecho de su vida; un hecho que comienza ya en tiempos de Su nacimiento, cuando los Magos de Oriente preguntan a los competentes, a los escribas, a los exégetas, cuál es el lugar del nacimiento del Salvador, del Rey de Israel. Los escribas lo saben porque son grandes especialistas; pueden decir en seguida dónde va a nacer el Mesías: en Belén. Pero no se sienten invitados a ir: para ellos se queda en un conocimiento académico, que no afecta a su vida; se quedan fuera. Pueden dar informaciones, pero la información no se convierte en formación para su propia vida. Más tarde, durante toda la vida pública del Señor nos

El Nombre de Jesús El Nombre de Jesús es la Luz de los predicadores, pues es Su resplandor el que hace anunciar y oír Su Palabra. ¿Por qué crees que se extendió tan rápidamente y con tanta fuerza la Fe por el mundo entero, sino por la predicación del Nombre de Jesús? (…) Es preciso predicar este Nombre para que resplandezca y no quede oculto. Pero no debe ser predicado con el corazón impuro o la boca manchada, sino que hay que guardarlo y exponerlo en un vaso elegido. Por esto dice el Señor, refiriéndose al Apóstol: Ese hombre es un vaso elegido por Mi para dar a conocer mi Nombre a pueblos, reyes, y a los israelitas. (…) Pablo hablaba del Nombre de Jesús en sus cartas, en sus milagros y ejemplos. Alababa y bendecía el Nombre de Jesús. (...) Mostraba a todos la lámpara que arde y que ilumina sobre el candelero, anunciando en todo lugar a Jesús, y éste crucificado. Por eso la Iglesia, esposa de Cristo, basándose en su testimonio, salta de júbilo con el Profeta, diciendo: Dios mío, me instruiste desde mi juventud, y hasta hoy relato tus maravillas, es decir, siempre. El Profeta le honra igualmente en este sentido: Cantad al Señor, bendecid su Nombre, proclamad día tras día Su Salvación, es decir, Jesús, el Salvador que Él ha enviado.

San Bernardino de Siena

encontramos con lo mismo. A los doctos les resulta imposible comprender que este hombre no docto, galileo, pueda ser realmente el Hijo de Dios. Para ellos es inaceptable que Dios, el grande, el único, el Dios del cielo y de la tierra, pueda estar presente en ese hombre. Lo saben todo, conocen también Isaías 53, todas las grandes profecías, pero el misterio sigue oculto. En cambio, es revelado a los pequeños, desde la Virgen María hasta los pescadores del lago de Galilea. Ellos lo conocen, como lo conoce el centurión romano al pie de la cruz: este es el Hijo de Dios.

Pidamos al Señor que nos conceda la verdadera humildad; que nos de la gracia de ser pequeños para poder ser realmente sabios (…) También en nuestro tiempo, observamos lo mismo. Hay grandes doctos, grandes especialistas, grandes teólogos, (…) Han penetrado en los detalles de la Sagrada Escritura, de la historia de la salvación, pero no han podido ver el misterio mismo, el núcleo verdadero: que Jesús era realmente Hijo de Dios, (…) Lo esencial ha quedado oculto. (…) a los ojos de su corazón el misterio no se ha abierto. En cambio, también en nuestro tiempo están los pequeños que han conocido ese misterio. Pensemos en santa Bernardita Soubirous; en santa

ORACIÓN PARA ACEPTAR A JESUCRISTO COMO SEÑOR Y SALVADOR Amado Padre Celestial: Vengo a Tí en el Nombre de Jesús. Creo en Tu Palabra que dice: “Al que venga a Mí, no lo echaré fuera” (Juan 6:37), por eso sé que me aceptarás. Gracias te doy por ello. Me arrepiento de mis pecados, creo que Jesucristo murió por mí en la Cruz y derramó Su Preciosísima Sangre por mi Salvación. Desde este momento recibo a Jesucristo como mi Salvador personal, mi Único Salvador, mi Único Señor. Confieso libremente con mis labios que Jesús es el Señor y creo en mi corazón que Dios lo resucitó de entre los muertos y conforme a Tu Promesa, sé que soy salvo (Romanos 10:9-10). ¡Gracias Señor! Digo ahora con todo mi ser: «¡Soy tuyo/a Jesucristo, en el Poder del Espíritu Santo y para Gloria de Dios Padre! ¡Amén!»

Hermano, Dios siempre toma en serio tus palabras. Si has hecho esta oración, únete a la Iglesia en una Comunidad cristiana viva.

Teresa de Lisieux, (…) y en los santos y beatos de nuestro tiempo:… la beata Teresa de Calcuta… (…) hay una «especie» de pequeños que también son doctos. Al pie de la cruz está la Virgen María, la humilde esclava de Dios y la gran mujer iluminada por Dios. Y también está Juan, pescador del lago de Galilea, pero es Juan que la Iglesia con razón denominará «el teólogo», porque realmente supo ver el misterio de Dios y anunciarlo: (…) Así, también después de Su Resurrección, el Señor, en el camino de Damasco, toca el corazón de Saulo, que es uno de los doctos que no ven. (…) Pero el Resucitado lo toca: se queda ciego y, al mismo tiempo, se convierte realmente en vidente, comienza a ver. (…) hay dos usos de la razón y dos modos de ser sabios o pequeños. Hay un modo de usar la razón que es autónomo, que se pone por encima de Dios, (…) porque el hombre se pone a sí mismo como medida: tiene esta soberbia, que al mismo tiempo es una gran necedad, (…) Y está el otro modo de usar la razón, de ser sabios: el del hombre que reconoce quién es; reconoce su medida y la grandeza de Dios, abriéndose con humildad a la novedad de la acción de Dios. Así, precisamente aceptando su propia pequeñez, haciéndose pequeño como es realmente, llega a la verdad (…) En este momento pidamos al Señor que nos conceda la verdadera humildad; que nos dé la gracia de ser pequeños para poder ser realmente sabios; que nos ilumine; que nos haga ver su misterio de la alegría del Espíritu Santo (…) Amén.

EXTRACCIÓN

Dando se recibe

«…hay que tener presentes las palabras del Señor Jesús, que dijo: Mayor felicidad hay en dar que en recibir.» (Hechos 20:35). ¡Hay que tener muy presentes estas palabras! Por eso es importante que sepamos que «dar» no se refiere solamente a cosas materiales, hay muchísimas cosas que damos además de éstas: nuestro tiempo, sonrisas, respeto, compromiso, damos nuestra palabra al Señor -ante todo- de seguir fielmente Sus caminos, y también en casa y en la Comunidad, damos nuestra palabra de ser veraces y coherentes entre lo que hacemos y lo que decimos. Tener esto presente hará que no escatimemos esfuerzos a la hora de dar; tanto cuando ofrendamos cosas materiales (dinero, alimentos, ropa, etc.) como con las demás; porque tenemos una Palabra de Jesús que nos asegura que «dando» nos espera una mayor felicidad; que por si fuera poco va de la mano de aquello otro que el mismo Señor nos dice, que dando se recibe, y entonces el resultado será: ser felices y bendecidos Lic. Anahí Raggio por Dios.

«No entones las alabanzas divinas solo con la voz, acompaña también la voz con las obras. Si cantas solo con la voz, por fuerza tendrás al fin que callar; canta con la vida para no callar jamás.»

San Agustín


PERIODICO "EL PODER DEL ESPÍRITU" N128