Page 1

EL PODER DEL ESPÍRITU Comunidad «SANTA

MARÍA» - RENOVACIÓN

CARISMÁTICA CATÓLICA - Año

IX

-

Nº 103

-

Diciembre de 2008

-

Edición Mensual

-

GRATUITO

«... os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un un Salvador, salvador, que es el Cristo Señor; y esto os servirá de señal: encontraréis un niño envuelto en pañales y acostado en un pesebre»

Lucas 2:10-12 2:10-12 Lucas

Nació por nosotros !!!


EPDE-Pág-2

«Ahora, por tanto, nuestra paz no es prometida, sino enviada; no es diferida, sino concedida; no es profetizada, sino realizada: el Padre ha enviado a la tierra algo así como un saco lleno de misericordia; un saco, diría, que se romperá en la pasión, para que se derrame el precio de nuestro rescate que contiene; un saco que, si bien es pequeño, está ya totalmente lleno. En efecto, un niño se nos ha dado, pero en este niño habita toda la plenitud de la divinidad» SAN BERNARDO Sermón I de Epifanía, 1-2

Alegrémonos !!!

Dirección General :

Asesor Espiritual:

Monseñor José Guido Pesce Redacción:

Anahí Raggio Mónica V. de Adanalian Miriam B. de Mavilian Valeria Salinas Lidia I. de Papazian Distribución y Envíos Interior/Exterior:

Liliana y José Francia Diagramación y Coordinación General:

«Nuestro Salvador ha nacido hoy; alegrémonos. No puede haber, en efecto, lugar para la tristeza, cuando nace aquella vida que viene a destruir el temor de la muerte y a darnos la esperanza de una eternidad dichosa. Que nadie se considere excluido de esta alegría, pues el motivo de este gozo es común para todos; nuestro Señor, en efecto, vencedor del pecado y de la muerte, así como no encontró a nadie libre de culpa, así ha venido para salvarnos a todos. Alégrese, pues, el justo, porque se acerca a la recompensa; regocíjese el pecador, porque se le brinda el perdón; anímese el pagano, porque es llamado a la vida» SAN LEÓN MAGNO Sermón I sobre la Natividad, 1-3

Diciembre: Mes de «FESTIVIDAD»

DICIEMBRE

Roxana B. de Hovhanessian

«… y en este mes la aflicción se trocó en alegría y el llanto en festividad; que los convirtieran en días de alegres festines y mutuos regalos, y de donaciones a los pobres» (Ester (Ester 9:22) 9:22)

Boletín informativo mensual de distribución gratuita

TELEFAX (54-11) 4775-1393 // (54-11) 4771-0918

El Periódico “El Poder del Espíritu” agradece a los hermanos que, con su generoso aporte, hacen posible la publicación de este material de Evangelización.

poderdelespiritu@fibertel.com.ar elpoderdelespiritu@gmail.com el_poder_del_espiritu@yahoo.com.ar

en Jesucristo. «Y Poderoso es Dios para colmaros de toda gracia a fin de que teniendo, siempre y en todo, todo lo necesario, tengais aun sobrante para toda obra buena.» 2Cor 9:8

P

ASTORALES COMUNIDAD «SANTA MARÍA»

Grupo de Padres: «SAGRADA FAMILIA» Grupo de Matrimonios: «CASA DE NAZARETH» Grupo de Damas: «DORKAS» Grupo de Jóvenes (masculino): «NUEVA ALIANZA» Grupo de Jóvenes (femenino): «NUEVA JERUSALÉN» Grupo de Niños (mayores): «SAL DE LA TIERRA» Grupo de Niños (intermedios): «LUZ DE CRISTO» Grupo de Niños (menores): «GRANITO DE MOSTAZA»

Comunidad

Actividades

Que Dios les bendiga abundantemente

«Santa María»

*Lunes: 20hs // 21:30hs *Jueves: 15hs // 16:30hs // 20hs

Pastoral Infantil: Cuarto Domingo de mes 15 hs.

Cursos de Estudio Bíblico: Martes: 20:30 hs. Viernes -turno tarde:16 hs. a 18:00 hs. Viernes -turno noche: 20:30 hs. a 22:30 hs.

Pastoral de Padres de Familia: Cuarto Domingo de mes 15 hs.

Retiro Mensual: Segundo Domingo de mes 10 hs. Jornadas Mensuales: Estudio Bíblico: Primer fin de semana de mes Sábado y Domingo:15 hs, ó 17 hs.

Pastoral Juvenil: Cuarto Domingo de mes. Mujeres: 13:30 hs. Varones 15 hs.

Ministerio de Intercesión: Cuarto Sábado de mes, 15 hs.

Pastoral de Matrimonios: Cuarto Domingo de mes 16:30 hs.

Misioneros: (Hospitales y enfermos- neuropsiquiátricos,

cárceles y geriátricos, ayuda al necesitado y acción social)

Cuarto Sábado de mes 15 hs.

Dorkas (Damas de la Comunidad): Cuarto Martes de mes 15 hs.

HORARIOS

STAFF

Juan Carlos Hovhanessian Diego Hovhanessian

Todos los Cursos, Jornadas, Seminarios de Estudio Bíblico, Retiros y Reuniones, así como todas las actividades de nuestra Comunidad son GRATUITAS

MINISTERIOS Y SERVICIOS

Comunidad «Santa María» Ministerio de Evangelización y Enseñanza: Juan Carlos Hovhanessian - Diego Hovhanessian Ministerio de Música: Leo Adanalian Ministerio de Intercesión: Sanación: Norma y Alfredo Arellano ; Familia y Trabajo: Valeria Salinas  Iglesia y Gobierno: Tomás Vigliatore // Colabora: Laura Gómez Ministerio de Difusión de la Palabra y Gráfica: Roxana B. de Hovhanessian Ministerio de Consuelo y Evangelización: (Hospitales y enfermos- Neuropsiquiátricos, cárceles y geriátricos Ayuda al necesitado y acción social ) Coordinación General: Celia M. de Hovhanessian ASESOR: P. José Nicolás Romero

El Ministerio de la Evangelización y la Enseñanza

“El Poder del Espíritu”

NO ES REPONSABLE de distribución alguna hecha por terceros

«...y mi pueblo, sobre el cual es invocado mi Nombre, se humilla, orando y buscando Mi Rostro, y se vuelven de sus malos caminos, yo les oiré desde los cielos, perdonaré su pecado y sanaré su tierra.» 2 CRO 7:14

BUENOS AIRES DE PIE, POR UNA ARGENTINA PARA

CRISTO


EPDE-Pág-3

Un «alto» antes de terminar...

Multiplicación, así definimos el año que hemos vivido. Multiplicación en cuanto a nuevas hermanas que se sumaron a esta Pastoral de Damas. Multiplicación de tareas, también de misiones, de vidas que fueron alcanzadas por la Palabra de Dios y sobre todo se multiplicó la Gracia y la Bendición en cada lugar donde misionamos; no podía ser de otra manera… 2008 fue el Año de la Bendición como lo llamamos en nuestra Comunidad. Un año de multiplicación que agradecemos y aprovechamos para vislumbrar un nuevo año de servicio con renovadas fuerzas y sobre todo con pasión por lo que hacemos. «En efecto, hechura suya somos: creados en Cristo Jesús, en orden a las buenas obras que de antemano dispuso Dios que practicáramos»

Está por terminar 2008. Hacer un balance me parece muy importante para mirar hacia el futuro y encontrar la dirección exacta para seguir el camino correcto. Hace doce meses nos deseábamos una Navidad y Año Nuevo feliz, expresando el anhelo de prosperidad y paz. Durante el transcurso del año vimos desfilar muchos acontecimientos, hechos y deshechos que nada tienen que ver ni con la prosperidad y la paz y menos aún con la felicidad… Todo eso estuvo fuera de nuestro alcance cambiarlo o impedirlo. Pero en lo personal, aquello que sí pudimos mejorar o perfeccionar, ¿lo hicimos? En esto está precisamente lograr y vivir la felicidad que nos deseamos. ¡Que tu actitud personal, con la fuerza del Espíritu contribuya a realizar esos anhelos, a fin de que de verdad estés viviendo tu vida positivamente y cimentando un futuro! ¿Tu balance, lo ves positivo o negativo? Estás a tiempo para mejorarlo o cambiarlo, y así realizar y vivir con alegría y perseverancia lo que de corazón deseo para ti y los tuyos, una… ¡Feliz Navidad! ¡Feliz Año 2009! Cordialmente Monseñor José Guido Pesce

La palabra Adviento, significa «llegada». La liturgia de la Iglesia da este nombre a las cuatro semanas que preceden a la Navidad, siendo un tiempo de prepararnos para la venida del Señor. Los domingos de este tiempo se llaman 1°, 2°, 3° y 4° de Adviento (2008: Ciclo «A»). 1° Domingo: Mateo 24:37-44 Está centrada en la espera de la Venida del Señor al final de los tiempos. Durante esta primer semana las lecturas bíblicas y la predicación son una invitación con las palabras del Evangelio: «Velen y estén preparados, que no saben cuándo llegará el momento». 2° Domingo: Mateo 3:1-12 El Evangelio nos presenta a Juan el Bautista exhortándonos a la conversión, «Preparen el camino, Jesús llega». La Iglesia nos invita a mantener una actitud de permanente conversión. Jesús sigue llamándonos, pues la conversión es un camino que se recorre durante toda la vida. 3° Domingo: Mateo 11:2-11 En esta semana la Iglesia nos hace una invitación a la alegría, al gozo, «los ciegos ven y los inválidos andan; los leprosos quedan limpios y los sordos oyen; los muertos resucitan y a los pobres se les anuncia la Buena Noticia». Signos todos de que la salvación ya está presente entre los hombres. 4° Domingo: Mateo 1:18-24 La promesa se hace realidad. María dará a luz un hijo que se llamará Emmanuel. Se anuncia el nacimiento de Jesús a José. Las lecturas bíblicas y la predicación, dirigen su mirada a la disposición de la Virgen María, ante el anuncio del nacimiento de su Hijo y nos describen la actitud de José, que supo aceptar la Voluntad de Dios.

Dorkas

Miriram B. de Mavilian

En el tiempo de Navidad vemos que todo empieza a cambiar de color. Hay bonitos arreglos en los n e g o c i o s , promociones de diversos regalos, se entregan tarjetas con salutaciones, se h a c e n preparativos, proyectos… todas cosas muy buenas pero que lamentablemente -para muchosparecen ser la única razón de la fiesta. Navidad es la maravillosa celebración del acontecimiento a partir del cual cambió la historia de la humanidad: el Nacimiento del Salvador ¡Jesucristo Nuestro Señor! Es por tanto una celebración absolutamente Cristocéntrica. Por ello no es posible celebrar -y vivir- realmente la Navidad si no es Cristo quien habita en el corazón. Trasmitamos entonces que Navidad es tiempo de fiesta, sí, pero porque Jesús es el Redentor y Salvador de los hombres. Y recordemos también las palabras del apóstol Pablo como el más profundo «Himno de Navidad» (Filipenses 2:6-11) y así tener siempre presente que ÉL SE HIZO HOMBRE POR AMOR A TI: «El cual, siendo de condición divina, no codició el ser igual a Dios sino que se despojó de sí mismo tomando condición de esclavo. Asumiendo semejanza humana y apareciendo en su porte como hombre, se rebajó a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte y una muerte de cruz. Por eso Dios lo exaltó y le otorgó el Nombre, que está sobre todo nombre. Para que al nombre de Jesús toda rodilla se doble en los cielos, en la tierra y en los abismos, y toda lengua confiese que Cristo Jesús es el SEÑOR para Gloria de Dios Padre.» Amén!!! Lic. Anahí Raggio

POR POR AMOR AMOR AA TI TI !!!

Él cuidará

Adviento

Efesios 2:10

«Al que madruga, Dios lo ayuda» Como muchas cosas que decimos a diario, este refrán también tiene su origen en la Biblia. Pero a esta frase le falta algo... Job era un hombre muy rico, el cual perdió todo lo que tenía, hasta enfermó gravemente, y uno de los que lo estaba acompañando y consolando le dice: «Si tú madrugas por buscar a Dios y suplicas al Todopoderoso, si te conservas puro y recto, Él cuidará de ti y restaurará tu legítima morada; tu pasado será una pequeñez comparado con tu magnífico futuro» Job 8:5-7 (Biblia del Peregrino). Entonces, Dios no ayuda al que sólo «madruga», sino al que madruga para buscarlo. Siempre hay que orar y tener un momento a solas con Dios antes de iniciar el día, y Dios cumplirá lo que dice Su Palabra: Él cuidará de nosotros y nos dará mucho más de lo que teníamos antes. No te olvides nunca de buscar a Dios y suplicar al Todopoderoso cada mañana y así verás el cumplimiento de esta promesa. ¡Que Dios te bendiga! Fernando Adanalian

«José, anoche tuve un sueño muy extraño, como una pesadilla. La verdad es que no lo entiendo. Se trataba de la fiesta de cumpleaños de nuestro Hijo. La familia se había estado preparando por semanas decorando su casa. Se apresuraban de tienda en tienda comprando toda clase de regalos. Parece que toda la ciudad estaba en lo mismo porque todas las tiendas estaban abarrotadas. Pero algo me extrañó mucho: ninguno de los regalos era para nuestro Hijo. Envolvieron los regalos en papeles lindísimos y les pusieron cintas y moños muy bellos. Entonces los pusieron bajo un árbol. Si, un árbol, José, ahí mismo dentro de su casa. También decoraron el árbol; las ramas estaban llenas de bolas de colores y ornamentos brillantes. Había una figura en el tope del árbol. Parecía un angelito. Estaba precioso. Por fin, el día del cumpleaños de nuestro Hijo llegó. Todos reían y parecían estar muy felices con los regalos que daban y recibían. Pero fíjate José, no le dieron nada a nuestro Hijo. Yo creo que ni siquiera lo conocían. En ningún momento mencionaron Su Nombre. ¿No te parece raro, José, que la gente pase tanto trabajo para celebrar el cumpleaños de alguien que ni siquiera conocen? Me parecía que Jesús se habría sentido como un intruso si hubiera asistido a su propia fiesta de cumpleaños. Todo estaba precioso, José, y todo el mundo estaba tan feliz, pero todo se quedó en las apariencias, en el gusto de los regalos.  Me daban ganas de llorar que esa familia no conociera a Jesús. ¡Qué tristeza tan grande para Jesús, no ser invitado a Su propia fiesta...! Estoy tan contenta de que todo fuera un sueño, José. ¡Qué terrible si ese sueño hubiera sido realidad!» Reflexionemos… y en esta Navidad celebremos realmente el nacimiento de Jesús, teniéndolo como «Invitado de Honor» en nuestro hogar y en nuestro corazón: ¡Feliz Cumpleaños Jesús!

«El sueñodeMaría»


EPDE-Pág-4

«Pues de su plenitud hemos recibido todos, y gracia por gracia» Juan 1:16

«Ésta es la noche que prometió…» ¿Alguna vez escuchaste a alguien decir estas frases? «Me gustaría dormirme el 23 de diciembre y despertarme el 2 de enero…», «No veo la hora de que pasen estas fiestas…». Quienes así hablan es porque no han comprendido el verdadero significado de la Navidad. En Navidad recordamos y celebramos el día que nuestro Dios, por amor a nosotros, se hizo hombre y vino al mundo. «Y la Palabra se hizo carne, y puso su Morada entre nosotros...» (Juan 1:14) Su venida cambió la historia y por supuesto nuestra vida. El Niño que nació en Belén vino a traernos paz, gozo, amor y toda clase de bendiciones. Por eso, para los cristianos, no son «esas fiestas» o «las fiestas». Es el momento sublime del nacimiento del Redentor, día del nacimiento de Jesús, el Salvador. ¡ES NAVIDAD! Entonces, si llegando este tiempo nos pusiéramos tristes, o nos invadiera otro sentimiento que no sea felicidad, es que no se ha comprendido el verdadero sentido de esta celebración. Algunos podrán adjudicar esos sentimientos negativos -en esta época- a las circunstancias que están pasando; puede ser un mal momento anímico, tal vez un problema económico, una enfermedad… Pero sea cual sea la situación, la Navidad -precisamente- nos muestra que Jesús vino a cambiar todo eso. Nos dice Jesús: «Yo he venido para que tengan vida y la tengan en abundancia» (Juan 10:10), esto incluye -como ya dijimos- la paz, el gozo, la salud, prosperidad y muchas bendiciones más. El Padre tanto nos amó que nos dio lo mejor: Su Propio Hijo, para que tengamos Vida Eterna: «Porque tanto amó Dios al mundo que dio a su Hijo único, para que todo el que crea en él no perezca, sino que tenga vida eterna» (Juan 3:16). Más allá de cualquier circunstancia, el nacimiento de Jesús es una ocasión para celebrar y dar gracias a Dios. Otra cuestión que suele hacer que «estas fiestas» entristezcan a muchos es el recuerdo de seres queridos que ya no están. Al respecto nos instruye la Palabra de Dios. El Libro del Eclesiástico (ver 38:16-22) nos muestra que es natural llorar, sufrir y lamentarse por un ser querido que fallece, mas luego debemos consolarnos por esa pérdida, ya que «la tristeza lleva a la muerte, y la pena del corazón consume las fuerzas» ¿Cuántos hermanos han vivido largo tiempo de luto por alguien que ya no está y se han abandonado a la tristeza? Sabiamente dice la Biblia «a él (al que ya falleció) no le aprovechará, y te harás daño a ti mismo». ¡Qué gran verdad! Frente a estas pérdidas buscamos consuelo y fortaleza en Jesús y Su Palabra; y seguimos adelante con gozo y en paz, una paz que sólo Dios puede dar al corazón que se entrega a Él. Podemos recordar con nostalgia, hasta derramar una lágrima de emoción por el recuerdo de quien ya no está, pero sabiendo siempre que está junto a Dios y que quienes hoy nos rodean también necesitan de nosotros: vernos felices, en paz, y no amargados. Esto también es «amar al prójimo». Ese gozo y esa paz que todos ansiamos tener siempre, y tal vez con más anhelo en época de Navidad, la conseguimos teniendo una profunda relación con nuestro Señor. Oración, participar de los Sacramentos, buenas obras… y veremos hermanos que la Navidad se convertirá para nosotros realmente, así como lo cantamos, en una «Noche de Paz, noche de Amor» porque… «Ésta es la noche que prometió Dios a los hombres y ya llegó» ¡Aleluya! Dra. Mónica V. de Adanalian

Un viaje de Nazaret a los cerros de Judea, a Ain Karin. No era una empresa sencilla y menos si quería realizarla una mujer. Montañas, caminos de tierra, a pie o a lomo de burro. Para viajar era necesario tener en cuenta las molestias del camino y también los peligros, el clima, los animales de la zona. Para evitar el calor era preferible viajar de noche, con un guía o unirse a caravanas de viajeros, lo que haría el viaje más seguro. El evangelio de San Lucas (1:39) relata que la Virgen María se fue con «prontitud» a la casa de su prima Isabel, otras traducciones dirán «apresuradamente». ¿Por qué y para qué tanto apuro? ¿Querría María contarle a Isabel lo que le había pasado? ¿Querría pedirle consejo, ahora que sabía que estaba embarazada? ¿Era necesario un viaje tan riesgoso? Es evidente que Nuestra Madre no podía esperar… le urgía llegar a casa de Zacarías… Era necesario llevar allí lo que Ella misma había recibido: l a Gracia. Favor de Dios inmerecido, del latín «gratia» del griego: «jaris»; plenitud de misericordia, favor, bondad que transforma nuestras vidas, que nos capacita y enriquece, nos «En «En aquellos aquellos días, días, se se levantó levantó María María sobrepasa y sobre y se se fue fue con con prontitud prontitud aa la la región región y todo nos pone -como montañosa, a una ciudad de Judá; a Nuestra Madre, la montañosa, a una ciudad de Judá; entró en en casa casa de de Zacarías Zacarías entró Virgen María- «en saludó aa Isabel.» Isabel.» acción». La Gracia yy saludó del Señor te Lucas 1:39-40 1:39-40 Lucas acompañe!!!

Jóv enes Jóvenes para Cristo Gracias Señor, porque ésta es la cuarta Navidad que festejaré en la Comunidad «Santa María». Hace ya cuatro años que junto a toda mi familia, conocí a Cristo en esta bendita comunidad. También te doy gracias por los predicadores, que con Tu Palabra nos mostraron el Verdadero Camino: «Cristo Jesús, el Señor». Y en esta Navidad, deseo para todos, muchas bendiciones y una prosperidad abundante. Jonathan Chiapetta

En familia

«Navidad es la gran fiesta de las familias. Jesús, al venir a la tierra para salvar a la sociedad humana y para traerla de nuevo a sus altos destinos se hizo presente con María, su madre, con José, su padre putativo que está allí, a su lado, como la sombra del Padre eterno. La gran restauración del mundo entero comenzó allí, en Belén; la familia no podrá sufrir mejor influencia que volviendo a los nuevos tiempos de Belén». Estas palabras del Papa Juan XXIII nos llevan a pensar la importancia que tiene para Dios, la familia. Es así que a Su Hijo Unigénito lo envió a nacer en el seno de una familia: La Sagrada Familia. Dice el Catecismo (437) El ángel anunció a los pastores el nacimiento de Jesús como el del Mesías prometido a Israel: «Os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un salvador, que es el Cristo Señor» (Lc 2,11). Desde el principio él es «a quien el Padre ha santificado y enviado al mundo» (Jn 10,36), concebido como «santo» (Lc 1,35) en el seno virginal de María. José fue llamado por Dios para «tomar consigo a María su esposa» encinta «del que fue engendrado en ella por el Espíritu Santo» (Mt 1,20) para que Jesús «llamado Cristo» nazca de la esposa de José en la descendencia mesiánica de David (Mt 1,16; Cf. Rm 1, 3; 2 Tm 2, 8; Ap 22, 16). Jesús nació en la humildad de un establo. De José, su padre adoptivo, se dice expresamente que era un hombre honrado (Mt.1:19) y de su madre una hija de Israel, una joven judía de Nazaret (Lc.1:28, 42, 45). Al nacer fue envuelto en pañales, acunado por su madre, mimado por sus padres. Jesús nació y vivió en un pueblo y en una cultura donde la familia tenía una importancia de primer orden. El grupo familiar constituía el centro de la vida religiosa de los israelitas. Se trataba de una familia unida, que supo soportar la adversidad en silencio y con fe (Mt.1:19-20), que se mantuvo firme en la persecución (Mt. 2:13-21), y que siempre se comportó como gente piadosa y observante (Lc. 2:21-24,41). En una familia así, creció y se educó Jesús (Lc. 2:39-40,51-52), siempre bajo la autoridad de sus padres (Lc. 2:51). Criado y educado en este ambiente, nada tiene de particular que Jesús, durante Su Ministerio público, hablara con frecuencia de la familia. A la familia dedicó gran atención el Concilio Vaticano II: «Los cónyuges son testigos, el uno para el otro y ambos para sus hijos, de la fe y del amor de Cristo» (Lumen Gentium, 35). Así la familia cristiana participa de la vocación profética de la Iglesia: con su estilo de vida «proclama en voz alta tanto los valores del Reino de Dios ya presentes como la esperanza en la vida eterna» (ib.). Debemos vivir la Navidad en familia, pues ella forma parte del plan divino para nosotros. Podemos concluir con estas sabias palabras del Papa Juan XXIII: «El secreto de la verdadera paz, de la mutua y permanente concordia, de la docilidad de los hijos, del florecimiento de las buenas costumbres está en la constante y generosa imitación de la amabilidad, modestia y mansedumbre de la familia de Nazaret, en la que Jesús, Sabiduría eterna del Padre, se nos ofrece junto con María, su madre purísima, y San José, que representa al Padre Celestial».


EPDE-Pág-5

Todos los acontecimientos que tienen que ver con la Navidad, son milagros de Dios para nosotros. El Milagro de la Concepción «María respondió al ángel: -¿Cómo será esto, puesto que no conozco varón?» Lucas 1:34 La Virgen quedó embarazada. ¡Tremendo milagro, que obra el Señor, por la acción del Espíritu Santo! La Virgen concibe. Dios engendra. Y quien certifica este Nacimiento, como fruto de la concepción Virginal de María, es un médico, el Evangelista San Lucas. ¡Maravilloso! ¿Verdad? Como ante todo milagro, el hombre queda sin palabras, solo cautivado por el asombro de lo inexplicable. Cuanto más en este MILAGRO ÚNICO en el que estriba el Gran Misterio de la Navidad. Dios llama y la criatura responde con su disposición fiel a la Voluntad Divina. Tiempo para repensar nuestro llamado y nuestro compromiso de ser fieles al Señor, con donación generosa como nuestra Madre, la Virgen María: «¡Yo soy la esclava del Señor, hágase…!» El Milagro de la revelación a José que le presenta que Dios siempre tiene otra opción: «Así lo tenía planeado, cuando el Ángel del Señor se le apareció en sueños y le dijo: -José, hijo de David, no temas tomar contigo a María tu mujer porque lo engendrado en ella es del Espíritu Santo.» Mateo 1:20 Sólo Dios podía cambiar el pensamiento de José. ¿Quién de nosotros, en el más santo de los casos, no hubiera hecho lo mismo? ¿Quién podía creer esa historia? María no era una de las que podían traicionar… pero, ¡no! no era posible entenderlo. Pensó en irse a otra región, mas Dios es el Guardián de los que en Él confían. ÉL NUNCA ABANDONA A LOS QUE LE SON FIELES. En un sueño, Dios hizo el milagro. ¡Aleluya! Maravilloso modelo de fe, el Patriarca San José. Reflexionemos acerca de nuestra actitud para con los designios de Dios en nuestra vida de creyentes. ¿Permitimos al Señor que decida, esperando que nos revele Su opción, en relación a las decisiones que debemos tomar? ¿Le dejamos en Sus Manos nuestros proyectos y planes? Bienaventurado San José, que dejó al Señor obrar en su vida y vivió castamente su misión patriarcal, siendo modelo para el Niño Jesús. Para el que cree de verdad ¡todo es posible! Este otro milagro de Navidad, a veces pasa hasta inadvertido «Mientras estaban allí, se le cumplieron los días del alumbramiento…» Lucas 2:6 De Nazareth a Belén se calcula había unos ciento veinte kilómetros. Pensemos en una mujer

¡NAVIDAD!

¡MILAGRO! ¡MILAGRO!

embarazada, en el último mes, viajando -casi con seguridad- en el lomo de un asno, alrededor de cinco a siete días. ¿Qué podía haber ocurrido? Por supuesto, que diera a luz en el camino, pero María tuvo su alumbramiento en el tiempo preciso; en el tiempo de Dios. ¿Sabemos ser pacientes para esperar los tiempos de Dios en nuestra vida? ¿Confiamos en que Dios nunca «llega tarde»… y tampoco antes del tiempo por Él fijado? ¡Imitemos la fe de María y de José y recorramos el camino que el Señor nos muestra en Su Voluntad!

¡¡ DIOS DIOS HA HA QUERIDO QUERIDO HACERSE HACERSE HOMBRE HOMBRE !! El Milagro del Pesebre «…y dio a luz a su hijo primogénito, le envolvió en pañales y le acostó en un pesebre, porque no tenían sitio en el albergue.» Lucas 2:7 Pesebre, lugar donde se alimentan los animales, vulgarmente, comedero. Ese recipiente fue la

«MILAGRO DE NAVIDAD» FUE TU CUNA UN «COMEDERO» GLORIOSO Y HUMILDE CORDERO… ¡REY DE LA ETERNA CREACIÓN! UNA VIRGEN FUE TU MADRE EL DIOS ALTÍSIMO, TU PADRE… ¡LA CRUZ, TU REAL BLASÓN! MILAGRO FUE TU NACIMIENTO UNA ESTRELLA DEL FIRMAMENTO GUIÓ A LOS SABIOS CON SU FULGOR… LOS ÁNGELES ALEGRES CANTARON A LOS PASTORES LES ANUNCIARON: ¡LES HA NACIDO EL SALVADOR! DIOS DE LA INFINITA BONDAD MANIFIESTA TU DULCE AMOR… EN CADA CORAZÓN, MI SEÑOR, SEA UNA ¡FELIZ NAVIDAD! JUAN CARLOS

cuna del Niño Jesús. ¡Admirable Milagro! «No había lugar para ellos en la posada…» Yo me pregunto ¿Y hoy? ¿No es igual acaso? ¿No sigue siendo rechazado, Él, que busca entrar en la «posada» de los corazones? Si hasta en la misma «celebración» de la Navidad no hay lugar para Jesús. Hay lugar para música profana, para el alcohol, para los excesos de comida, para la pólvora de la pirotecnia, para el desenfreno y hasta la violencia en tantas cosas, pero… ¡No hay lugar para Jesús! La han convertido los «paganos prácticos» en una celebración de consumismo y mercado… y hasta de heridos y muertos. ¡Qué paradoja! Celebrar el cumpleaños de alguien a quien no «invitamos» a la fiesta (¿¡!?) ¡Solo en la Cruz hubo lugar para Jesús! Por eso es esencial que los corazones que lo han recibido vivan latiendo al son de la Voluntad de Dios: «El que quiera venir en pos de mi tome su cruz y me siga…» El Milagro de la Estrella «Nacido Jesús en Belén de Judea, en tiempo del rey Herodes, unos magos que venían del Oriente se presentaron en Jerusalén…» Mateo 2:1 ¡La Estrella del Señor! Antes, una nube de día y una columna de fuego de noche guió al pueblo hebreo por el desierto, ahora UNA ESTRELLA guió a estos sabios del Oriente. ¿Es la estrella del Señor la que guía nuestro peregrinaje en este mundo? ¿Cuál es esa estrella, que así como cantamos en Nuestra Amada Iglesia, «señala nuestro destino: llegar a ti Jerusalén»? ¡La Divina luz de la fe nos llevará a la Jerusalén Celestial! La Divina luz de la fe nos hace verdaderamente «sabios», así como aquellos que siguiendo esa estrella preguntaban: ¿Dónde está el Rey…? ¡VENIMOS A ADORARLE! Adoremos al «Rey de reyes» y «Señor de señores», viviendo en esta Navidad un tiempo de verdadero milagro: ¡DIOS HA QUERIDO HACERSE HOMBRE! Celebremos la Navidad agasajando al que es el centro de nuestro amor y atención. «Sentemos» a Jesús en la cabecera de nuestra mesa navideña y deleitémonos con Su Presencia festejando «Su Cumpleaños», haciéndole el hermoso regalo de una sonrisa al que está triste. Un lugar en nuestra mesa al que está solo. Una visita al hospital, al geriátrico, al anciano olvidado. Un testimonio de lo que Cristo ha hecho por nosotros… En fin, alguien dijo que el mejor regalo de la Navidad -el Milagro de la Navidad- se deletrea en cinco letras J-E-S-Ú-S. ¡Feliz Milagro! ¡Feliz Navidad! JUAN CARLOS HOVHANESSIAN


EPDE-Pág-6

¿Un año más? ¿Un año especial? Buenas preguntas para dar fin a este 2008 que casi termina. Seguramente durante el transcurso de todos estos meses hemos vivido tribulaciones, angustias o dificultades; quizás desencuentros, desilusiones... o hayamos tenido contratiempos. Sin embargo, hemos experimentado que ninguna de todas las situaciones y asuntos que pasamos «nos han podido separar del Amor de Cristo». Con cuánta pasión lo encontramos escrito en la Carta a los Romanos (8:3539), y qué maravilloso leerlo y releerlo una y otra vez: «¿Quién nos separará del amor de Cristo? ¿La tribulación?, ¿la angustia?, ¿la persecución?, ¿el hambre?, ¿la desnudez?, ¿los peligros?, ¿la espada? (...)» No lo olvides: ¡Nada! podrá separarnos de Su Amor. Lidia I. de Papazian

Pesebre de Navidad San Francisco de Asís fue quién reprodujo el primer pesebre iniciando así esta costumbre. Él, profundamente impresionado y conmovido por la humildad de la Encarnación, en la noche de Navidad de 1223, hizo preparar en Greccio, a un fiel y piadoso amigo llamado Juan, todo lo necesario: paja, heno, un pesebre, y hasta un buey y un borriquillo de carne y hueso. Dijo el Santo: «Querría representar al Niño Jesús nacido en Belén, y ver, en cierto modo, con los ojos corporales las incomodidades en que se encontró por falta de lo más necesario para un recién nacido, cómo fue acostado en un pesebre y cómo yacía en el heno entre el buey y el borriquillo» (Tommaso da Celano-84). Vinieron al lugar varios hermanos; llegaron jubilosos hombres y mujeres de los caseríos de la región, trayendo cirios y antorchas para iluminar aquella noche. Un sacerdote celebró la Eucaristía, y Francisco de Asís, que era diácono, cantó el Santo Evangelio con su voz fuerte y dulce, clara y sonora. La idea de reproducir el nacimiento se popularizó rápidamente en todo el mundo cristiano y se pasó a la utilización de figuras. Esta tradición ha pasado de padres a hijos, hasta el día de hoy a través de los años. Lic. Valeria Salinas

«El «El Santo Santo de de Dios» Dios» El mes pasado, nuestro Ministerio fue invitado a predicar en una Parroquia de la localidad bonaerense de Spegazzini. Cuando íbamos, de camino pasamos por la Unidad Penitenciaria 31, cárcel modelo de mujeres y volvieron a mi mente momentos vividos allí, cuando semana a semana durante tres años concurríamos con los misioneros de nuestra Comunidad. Allí se encuentran recluidas mujeres que están privadas de su libertad, algunas tienen consigo a sus hijitos, que hasta los cuatro años pueden permanecer con ellas y luego de esa edad los pequeños deben dejar el penal… Esto es algo que a mí como a tantos otros misioneros nos quedó grabado. Hubo veces en que

«…el Cristo vendrá de la descendencia de David y de Belén…» Juan 7:42

Belén, en hebreo «Bethlehem» -que significa «casa de pan»-, es una aldea a unos 10 Km. de Jerusalén. Originalmente se llamaba «Efrata» -el fructífero- debido a la excepcional fertilidad de la región. Fue la cuna del rey David, allí él pastoreaba sus ovejas y fue ungido por el profeta Samuel (1º Samuel 16:4), por lo que a veces se la llama también «la Ciudad de David» (2º Samuel 5:7). Fue profetizado que allí nacería el Mesías «En cuanto a ti, Belén Efratá, la menor entre los clanes de Judá, de ti sacaré al que ha de ser el gobernador de Israel, sus orígenes son antiguos, desde tiempos remotos» (Miqueas 5:1). Pero lo más maravilloso de Belén es que en ella ocurrió el mayor acontecimiento de la historia, Jesús 437 El ángel anunció a los pastores el nacimiento de Jesús como el del Mesías prometido a Israel: «Os ha nacido nació allí; en la «casa de pan» lugar propicio hoy, en la ciudad de David, un salvador, que es el para el nacimiento de Aquel que es el Pan Cristo Señor» (Lc 2,11). Desde el principio Él es «a quien Vivo bajado del Cielo: «Yo soy el pan de el Padre ha santificado y enviado al mundo»(Jn 10,36), vida...» (Juan. 6:32), alimento para todos los concebido como «Santo» (Lc 1,35) en el seno virginal de que en Él confiamos. En esta Navidad, haz María. José fue llamado por Dios para «tomar consigo a de tu corazón un «Belén», donde Jesús María su esposa» encinta «del que fue engendrado en pueda nacer y derramar Su Paz y Amor. ella por el Espíritu Santo» (Mt 1,20) para que Jesús «llamado Cristo» nazca de la esposa de José en la descendencia mesiánica de David (Mt 1,16; cf. Rm 1,3; 2 Tm 2,8; Ap 22,16). 438 La consagración mesiánica de Jesús manifiesta su misión divina. «Por otra parte eso es lo que significa su mismo nombre, porque en el Nombre de Cristo está sobre entendido El que ha ungido, El que ha sido ungido y la Unción misma con la que ha sido ungido: El que ha ungido, es el Padre. El que ha sido ungido, es el Hijo, y lo ha sido en el Espíritu que es la Unción» (S. Ireneo de Lyon, 3,18,3). Su eterna consagración mesiánica fue revelada en el tiempo de su vida terrena en el momento de su bautismo por Juan cuando «Dios le ungió con el Espíritu Santo y con poder» (Hch 10,38) «para que Él fuese manifestado a Israel» (Jn 1,31) como su Mesías. Sus Obras y Sus Palabras lo dieron a conocer como «el Santo de Dios» (Mc 1,24; Jn 6,69; Hch 3,14).

¡Nada! ¡Nada!

llegábamos y ya a alguna de esas mamás le había sido retirado su hijito por haber cumplido éste los cuatro años, es tremendo ver el dolor de esas madres, mujeres que -algunas de ellas- hasta tenían por delante una condena de cadena perpetua. Nosotros les llevábamos la Palabra de Vida y a través de Ella encontraban la Paz y el Consuelo que sólo Dios puede dar. Son muchos los testimonios que fuimos recogiendo durante esos años, incluso hace un tiempo, en un encuentro en la Provincia de Buenos Aires donde fuimos invitados a predicar, se acercó a mi una hermana que se encontraba sirviendo en ese evento y me llamó por mi nombre, me abrazó y con lágrimas en los ojos me dijo:«¡Gracias!...¿Te acordás de mí?» «Ustedes iban a la U. 31, Dios los usó para hacerme libre espiritualmente y hoy también estoy libre físicamente…» Fue para mí un gozo tan grande que aún hoy, cada vez que lo recuerdo me emociono. Además de ir semanalmente allí, la Sra. Directora del lugar nos invitaba a darles -cada tanto- un retiro de día completo, de los cuales también tenemos innumerable cantidad de testimonios del Poderoso obrar de Dios. A continuación transcribo textualmente el testimonio de

Libre

El Mayor Acontecimiento de la historia

CATECISMO

una interna, recibido luego de uno de estos retiros: «A LA COMUNIDAD. SOY

BEATRIZ EN NOMBRE DE TODAS MIS COMPAÑERAS Y MUCHÍSIMAS GRACIAS POR SU VISITA DEL DÍA 21 DE AGOSTO. LES COMENTO QUE FUE DE MUCHA BENDICIÓN PARA MIS COMPAÑERAS Y EN ESPECIAL PARA MI SALUD Y MI VIDA. EL SEÑOR ME CONCEDIÓ ESE DÍA LA SALUD, UNA DE LAS TANTAS OBRAS QUE HIZO EN MI VIDA DESDE QUE ESTOY PRIVADA DE LA LIBERTAD FÍSICA, PORQUE ESPIRITUALMENTE YA SOY LIBRE EN EL SEÑOR. PADECÍA DESDE HACE 13 AÑOS O SEA DESDE LOS 24 (AHORA TENGO 37). ESTUVE EN TRATAMIENTO CON LOS MEJORES GINECÓLOGOS. CUANDO ENTRÉ ACÁ ME HICIERON TRATAMIENTOS NUEVAMENTE PERO NO DIERON RESULTADO Y HACE APROXIMADAMENTE TRES MESES DEJÉ LOS REMEDIOS POR INDICACIÓN DE LA GINECÓLOGA PORQUE PRECISABA UNA OPERACIÓN. LUEGO DEL PARTO QUE TUVE EN EL AÑO 1987 NUNCA MÁS MENSTRUÉ Y MI PREOCUPACIÓN ERA PORQUE ESTOY POR CASARME Y DESEABA TENER UN HIJO Y ASÍ NO PODÍA SER POSIBLE; PERO COMO PARA DIOS NADA ES IMPOSIBLE, EL DÍA DEL RETIRO ESPIRITUAL EL SEÑOR ME SANÓ Y AHORA PUEDO CONSTRUIR MI NUEVA FAMILIA GRACIAS A DIOS. TAMBIÉN ESTOY ESPERANDO LA FECHA PARA CONTRAER MATRIMONIO. LUEGO DEL RETIRO CUANDO LLEGUÉ AL PABELLÓN DESPUÉS DE HABERLE ENTREGADO AL SEÑOR EL PROBLEMA DE SALUD QUE ME AQUEJABA Y QUE NUNCA HABÍA PEDIDO POR ÉL, PERO ESE DÍA LO HICE CON FE, ESTABA MENSTRUANDO COMO NUNCA ANTES ME

HABÍA PASADO. QUERIDOS HERMANOS LES PIDO HUMILDEMENTE QUE SIGAN VINIENDO PORQUE HAY MUCHA NECESIDAD PARA MIS COMPAÑERAS QUE NO CONOCEN AL SEÑOR. ACÁ VIENEN MUCHOS PASTORES PERO LA MANERA QUE EL ESPÍRITU SANTO OBRA EN USTEDES LAS QUEBRANTÓ A TODAS. PERSONAS QUE SON REBELDES QUE NUNCA QUISIERON ESCUCHAR LA PALABRA DE DIOS LLORABAN ALABANDO A DIOS Y AQUELLAS QUE NO QUISIERON PARTICIPAR AHORA SE LAMENTAN. QUERIDOS HERMANOS, QUE EL SEÑOR LOS BENDIGA Y HASTA PRONTO. LOS QUEREMOS Y NO SE OLVIDEN QUE LOS ESPERAMOS. SALUDO CON LA MÁS RICA PAZ DE CRISTO.» BEATRIZ

Insisto, este testimonio está trascripto textualmente de la carta que escribió esta hermana. Ese día, el 21 de agosto, Dios me hizo un maravilloso regalo de cumpleaños, al haberme permitido pasar el día con ellas y me obsequiaron una cadena con una cruz de parte de todas , que aún conservo como un tesoro; pero sobre todo, recibí el amor de cada una. Quiero destacar la amabilidad y disponibilidad de las entonces autoridades del Penal. A Dios sea toda la Gloria, por los frutos de todas las misiones que nuestra Comunidad ha emprendido a los largo de estos 28 años de servicio en la Iglesia. Celia M. de Hovhanessian


Hermano querido: ¡Para Dios, no hay «imposibles»! Mas en nuestra vida sí existen muchas cosas que son para nosotros imposibles, por eso quiero compartir contigo acerca de la manera de «obtener lo imposible». ¡¡¡Aleluya!!! En primer lugar te quiero hablar de «nuestro padre en la fe», de aquel que se convirtió en «padre de todos los creyentes», o sea el «padre de todos nosotros»: Abrahán (ver Romanos 4:11-16). Leemos en Génesis 18:10-14: «Dijo entonces aquél: Volveré sin falta a ti pasado el tiempo de un embarazo, y para entonces tu mujer Sara tendrá un hijo…». Lo primero que Dios nos muestra es que Él siempre llegará en el tiempo justo, en el tiempo del cumplimiento exacto que Él determinó, pues al igual que en un embarazo -donde es necesario que se llegue a término y se cumpla un tiempo determinado de esperaasí cumplirá el Señor lo prometido. «…Sara lo estaba oyendo a la entrada de la tienda, a sus espaldas. Abrahán y Sara eran viejos, entrados en años, y a Sara se le había retirado la regla de las mujeres». Fíjate hermano estamos hablando de lo que mucha gente -o casi toda la gente- llama: « u n imposible». Abraham y Sara eran viejos por lo tanto tener un hijo era humanamente imposible para ellos. La Escritura continúa diciendo: «Así que Sara rió para sus adentros y pensó: Ahora que estoy pasada, ¿sentiré el placer, y además con mi marido viejo?» Dice que Sara se rió «para adentro» porque no estaba creyendo lo prometido por Dios. En cambio son llenos de gozo, aquellos que creen en la Palabra de Dios que nos dice que no hay nada imposible para Él. Pueden gozarse los que creen todas y cada una de las grandes promesas que Dios hizo. Por eso el hijo de Abraham y Sara se llamó Isaac, que significa «risa» o «uno que ríe». «Dijo Yahvé a Abrahán: ¿Por qué se ha reído Sara, pensando ¡Seguro que voy a parir ahora de vieja!?». ¡Dios todo lo sabe! Y mira lo que dice el versículo 14: «¿Hay algo difícil para Yahvé? (otras versiones bíblicas dirán: «Nada hay imposible para Dios») En el plazo fijado volveré, al término de un embarazo, y Sara tendrá un hijo». Hermano querido debes renovar tu mente, cambiar tu manera de pensar, llenar tu mente con la Palabra de Dios; creerla en tu corazón y declararla con tu boca. Probablemente tú piensas que hay cosas que son imposibles que ocurran en tu vida, pero Dios va a hacer que ocurran porque para Él ¡No hay nada imposible! y de allí saldrá una bendición para la posteridad. Dios en Su Palabra nos promete «cosas grandes». Seguramente también Dios te ha hecho una «promesa grande» para tu vida. Por eso debes saber que muchas veces la «promesa» de Dios va en contra de la capacidad natural, lógica y mental del que recibe la «promesa». Entonces uno dice: «¿Qué?... ¿A mí? ¿Pero si yo no reúno las condiciones naturales para esto?». Y Dios responde: «¡Pues por eso te lo prometí, porque Yo me voy a glorificar en este asunto!». No lo vas a hacer tú hermano, es Dios quien lo va a hacer. ¡¡¡Aleluya!!! Es precisamente en los momentos en donde no tenemos el control de la situación -donde todo parece «imposible»- que las promesas de Dios se hacen realidad en nuestra vida. Las promesas de Dios vienen en un momento en donde uno «no cumple con los requisitos», no

cuenta con los recursos para poder solucionar el asunto y entonces viene Dios y dice: «¡Yo lo voy a hacer!». ¡Gloria al Señor! Fue en un momento así que Abraham dijo: «¿Qué? ¿Cómo? Yo ya estoy viejo. A mi mujer se le pasó el tiempo de la regla de las mujeres. ¿Y ahora Señor me dices que voy a ser padre de multitudes de hijos…?». Y Dios dice: «¡SÍ! Ahora». Lo que ocurre es que Dios -a la hora de prometernos algo- no mira lo pequeño que somos nosotros, no mira nuestros limitados recursos, sino que se mira a Sí mismo, mira cuán Grande es Él y mira Sus recursos: maravillosos e inagotables. No des por perdidas las promesas -ni los anhelos-, porque… ¡Poderoso es Nuestro Dios y para Él no hay nada imposible! Hermano, ten en cuenta que tus circunstancias jamás deberían de «enseñorearse» sobre tu destino. O sea: las circunstancias de hoy no deciden tu destino. Porque si Dios dijo: «¡Así será!», pues hermano: así será. ¡¡¡Aleluya!!! Lo que pasa es que nosotros queremos ver, palpar ya aquello que Dios nos prometió. Y la realidad es que todavía no vemos ninguna de estas cosas, pero lo que sí tenemos es la Palabra de la promesa. Así fue como Abrahán consiguió lo «imposible», gracias a Dios: «Por eso depende de la fe, para que sea don, y la promesa quede asegurada para toda la posteridad, no tan sólo para los de la ley, sino también para los de la fe de Abrahán, padre de todos nosotros, como dice la Escritura: Te he constituido padre de muchas naciones: padre nuestro ante Dios a quien creyó, que da la vida a los muertos y llama a las cosas que no son para que sean. El cual, esperando contra toda esperanza, creyó y fue hecho padre de muchas naciones según le había sido dicho: Así será tu posteridad. No vaciló en su fe al considerar su cuerpo ya sin

Obteniendo lo imposible

EPDE-Pág-7

Evangelio de vuestra salvación, y creído también en Él, fuisteis sellados con el Espíritu Santo de la promesa». Piensa en e s t o : s e g ú n L u c a s 1:26-38 Dios envía u n a palabra a una joven virgen que vivía en Nazaret. Dios le dice -a esa j o v e n virgenq u e quedará embarazada por la acción del Espíritu Santo y que dentro Lo tremendamente Gigantesco, de ella e s t a r á Grandísimo y Maravilloso de Dios Jesús y «cabe» en una persona que «Él que le cree a Dios. s e r á grande y s e r á llamado Hijo del Altísimo» (vs. 32). contigo» (Lucas 1:28). Hermano, ella Cumplido el tiempo del embarazo ella es «llena de gracia», pero tú también daría a luz al Salvador del Mundo. estás en el grupo de los que tienen Mira la «promesa grandísima» «gracia» por la fe en Jesucristo, y hecha a esta maravillosa mujer, a también «el Señor está contigo»; así nuestra Madre la Virgen María, en que prepárate para creer las aquella tierra. Pero quiero decirte promesas de Dios en tu vida acerca que «el Dios que habló a María» es «tu de cosas grandes... muy grandes. ¡Gracias Señor! La Virgen María, creyó en lo que parecía «imposible» pero que por su fe se hizo realidad, porque creyó la Palabra y creyó que «…no hay nada imposible para Dios.» (Lucas 1:37). Ten siempre presente esto: «Dios puede lo que nosotros no podemos, pero hay algo que nosotros sí mismo Dios»; y que la fe de María podemos: creer que Él puede». En esta frase se conjugan dos grandes puede ser tu fe. Las «promesas» de Dios son todas realidades de nuestra fe. Lo dicho en grandes y maravillosas. ¿Lo crees? Lucas 1:37 «…no hay nada Querido hermano a la Virgen María se imposible para Dios.» y lo que le prometía algo «imposible», ella declara Jesús en Marcos 9:23: tampoco tenía «control del asunto». «…¡Todo es posible para quien cree!». ¿Puedes verlo? Pero ya aprendimos que las Esta fue la fe de María y debe ser «grandiosas promesas» de Dios son también nuestra fe. ¿Crees? Pues para gente que le cree a Dios. Así que prepárate para las grandes y nunca más rechaces las «promesas» maravillosas sorpresas que Dios tiene para tu vida. Prepárate para lo de Dios. Ahora mira: Él, a quien los cielos, y que viene. Prepárate para lo los cielos de los cielos no pueden grandioso que Dios dispuso para ti. contener (ver 1 Reyes 8:27) iba a Prepárate para recibir lo que humana entrar en el vientre de una mujer que y naturalmente parece «imposible», pero «no hay nada imposible para le creyó a Dios. O sea que lo tremendamente Dios» y «todo es posible para quien Gigantesco, Grandísimo y Maravilloso cree». ¡Prepárate porque lo mejor de Dios puede «caber» en una está por venir! persona que le cree a Dios. Felicidad y gozo para quienes han creído las Promesas de Dios. ¡¡¡Aleluya!!! Es el momento de creer. Por eso la Créele a Dios siempre, porque Su Virgen María fue feliz: «¡Feliz la que Palabra no falla: Dios es Fiel!!! ha creído que se cumplirían las Cree en la Palabra y no te guíes por cosas que le fueron dichas de parte «lo que ven tus ojos» sino por tu fe. Querido hermano: ¡Feliz de ti por del Señor!» (Lucas 1:45). haber creído! pues… ¡¡¡Aleluya!!! LO MEJOR ESTÁ POR VENIR!!! Hermano, debes abrir tu corazón y

«Dios puede lo que nosotros no podemos,

pero hay algo que nosotros sí podemos: creer que Él puede»

vigor -tenía unos cien años- y el seno de Sara, igualmente estéril. Por el contrario, ante la promesa divina, no cedió a la duda con incredulidad; más bien, fortalecido en su fe, dio gloria a Dios, con el pleno convencimiento de que poderoso es Dios para cumplir lo prometido. Por eso le fue reputado como justicia. Y la Escritura no dice solamente por él que le fue reputado, sino también por nosotros, a quienes ha de ser imputada la fe, a nosotros que creemos en Aquel que resucitó de entre los muertos a Jesús Señor nuestro, quien fue entregado por nuestros pecados, y resucitó para nuestra justificación» (Romanos 4:16:25). Créelo: ¡Te será hecho! Entonces en esa Palabra ponemos nuestra fe y nuestra esperanza. ¡Esperanza!: otra palabra importantísima. Dice Hebreos 10:23: «Mantengamos firme la confesión de la esperanza, pues fiel es el autor de la Promesa». Recuerda que «…la esperanza no falla, porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos ha sido dado.» (Rom 5:5). También Efesios 1:13: «En él también vosotros, tras haber oído la Palabra de la verdad, el

creer la Palabra de Dios. ¿Qué habrías hecho tú si hubieses recibido esta promesa que recibió María...? El asunto comenzó porque María recibió esta declaración de Dios a través del ángel Gabriel: «…Alégrate, llena de gracia, el Señor está

BREVE EXTRACCIÓN DE LA ENSEÑANZA PREDICADA POR

DIEGO HOVHANESSIAN EN OCTUBRE DE 2008


2009

EPDE-Pág-8

«Año de Unidad» Somos Uno en Cristo

«Os exhorto, pues, yo, preso por el Señor, a que tiempo de conservar, no de buscar, sino conservar la Unidad y a viváis de una manera digna de la vocación con que ella se la conserva permaneciendo fieles en el lugar donde hemos habéis sido llamados, con toda humildad, sido «plantados» por el Señor en el seno de Su Santa Iglesia. mansedumbre y paciencia, soportándoos unos a Formando ese cuerpo de los creyentes que es la Comunidad, dando otros por amor,poniendo empeño en conservar la todo de nosotros, con amor, para que ese vínculo se conserve en unidad del Espíritu con el vínculo de la paz»Efesios la paz que sólo el Espíritu Santo trae al corazón impregnándolo a 4:1-3 Queridos hermanos en Cristo, pareciera «fue ayer» todos los hermanos. que nos deseábamos un «Feliz Año 2008» que ahora Lo escencial entonces es PERMANECER UNIDOS EN EL ESPÍRITU con nuestros hermanos con quienes está llegando a su fin, lo cual nos habla compartimos la vida cristiana en el «pequeño claramente de cuán raudamente pasan grupo», entre los de la misma denominación y los meses, los días… y así el tiempo de así extendernos a los hermanos de otras la vida en este mundo. denominaciones cristianas. Pues ¿cómo podría Aunque parezca un pensamiento alguien que no haya podido conservar la unidad «seudo fatalista», es todo lo contrario, en su propio grupo, hacerlo con cristianos de otras denominaciones? pues es tiempo de reflexionar; como se sabe decir: «hacer Permítaseme decir que el verdadero «ECUMENISMO» empieza el balance» de este año para tomar conciencia de que en por casa. verdad «el Amor de Cristo nos apremia». Que el Señor nos inunde con Su Gracia para que con humildad, ¿Egoísmo, envidias, celos, afanes de «poder»…? Debieran mansedumbre, paciencia y amor, VERDADERO AMOR, pongamos estar totalmente sepultados con el «hombre viejo», pues empeño en CONSERVAR LA UNIDAD. es muy corta esta vida para vivirla egoístamente… ¡Que así sea! ¡Feliz Año 2009! ¡Paz y Bien! ¿verdad? Nuestro Pastor Universal -S.S. Benedicto XVI- nos Juan Carlos Hovhanessian exhorta a poner nuestra mirada en el Apóstol Pablo, en su tesón y pasión por el Evangelio de Jesucristo. «Conservemos la SIGNO DE DE VERDADERA VERDADERA LIBERTAD LIBERTAD SIGNO unidad», nos dice el CAMINO DE DE VIDA VIDA EN EN SANTIDAD… SANTIDAD… CAMINO ¡PERFUME DE DE UNA UNA REGIA REGIA UNCIÓN! UNCIÓN! Gran Apóstol. Se dice ¡PERFUME DULCE, CUAL CUAL CELESTIAL CELESTIAL MELODÍA MELODÍA DULCE, que «la caridad bien VIVIR LOS LOS HERMANOS HERMANOS EN EN ARMONÍA… ARMONÍA… VIVIR entendida empieza por «¡ROCÍO QUE DESCIENDE DEL HERMÓN!» «¡ROCÍO QUE DESCIENDE DEL HERMÓN!» casa». Entonces este es

Lo escencial es

PERMANECER PERMANECER

unidos

«AÑO DE DE UNIDAD» UNIDAD» «AÑO

BÁLSAMO QUE QUE SANA SANA TODO TODO DOLOR DOLOR BÁLSAMO PRESENCIA VIVA VIVA DE DE JESÚS JESÚS SEÑOR… SEÑOR… PRESENCIA ¡PAZ DURADERA… DURADERA… GOZO GOZO ETERNO! ETERNO! ¡PAZ LA MÁS MÁS FRAGANTE FRAGANTE DE DE LAS LAS FLORES, FLORES, LA CUAL CANTO CANTO DE DE MIL MIL RUISEÑORES… RUISEÑORES… CUAL ¡COMUNIDAD DEL DEL AMOR AMOR FRATERNO! FRATERNO! ¡COMUNIDAD GRACIAS SEÑOR SEÑOR POR POR MIS MIS HERMANOS, HERMANOS, GRACIAS GRACIAS POR POR LOS LOS VEINTIOCHO VEINTIOCHO AÑOS AÑOS GRACIAS DE VIDA, VIDA, DE DE TU TU COMUNIDAD… COMUNIDAD… DE QUE TODA TODA TU TU IGLESIA, IGLESIA, SEÑOR… SEÑOR… QUE CREZCA EN EN EL EL SANTO SANTO FRATERNO FRATERNO AMOR… AMOR… CREZCA SEA UN: UN: ¡AÑO ¡AÑO DE DE UNIDAD! UNIDAD! YY SEA JUAN CARLOS CARLOS JUAN

VATICANO-25/12/07

Vamos x +

-

No te olvides de Jesucristo

RECUERDA

S.S.Benedicto XVI

«La Navidad es esto: acontecimiento histórico y misterio de amor, que desde hace más de dos mil años interpela a los hombres y mujeres de todo tiempo y lugar. Es el día santo en el que brilla la «gran luz» de Cristo portadora de paz. Para acogerla, se necesita fe, se necesita humildad. La humildad de María, que ha creído en la Palabra del Señor, y que fue la primera que, inclinada ante el pesebre, adoró el Fruto de su vientre; la humildad de José, hombre justo, que tuvo la valentía de la fe y prefirió obedecer a Dios antes que proteger su propia reputación; la humildad de los pastores, de los pobres y anónimos pastores, que acogieron el anuncio del mensajero celestial y se apresuraron a ir a la gruta, donde encontraron al niño recién nacido y, llenos de asombro, lo adoraron alabando a Dios (Lc 2,15-20). Los pequeños, los pobres en espíritu: éstos son los protagonistas de la Navidad, tanto ayer como hoy; los protagonistas de siempre de la historia de Dios, los constructores incansables de su Reino de justicia, de amor y de paz.»

¡Sólo se le tiran piedras, al árbol que tiene frutos! «Hemos trabajado, hemos servido a la Iglesia. No nos hemos detenido a recoger las piedras que, de una y otra parte, nos lanzaban. Y no las hemos vuelto a lanzar a ninguno» JUAN XXIII

PERIODICO "EL PODER DEL ESPIRITU" N103  

NAVIDAD 2008

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you