Page 1

ETERNITY

REVISTA CULTURAL EL PODER DE LAS LETRAS REVISTA #2


DIRECTOR GENERAL: Pedro Altamirano

ETERNIT Y

Es una publicación esclusiva de la página de escritores El poder de las letras. Las obras literarias presentadas en esta publicación son propiedad de cada autor mencionado. ©2017. Todos los derechos reservados.

EDITORIAL Para el equipo de escritores independientes del poder de las letras es un honor presentarles a nuestros lectores la primera edición de la revista digital ETERNITY. Un proyecto que se inicia con mucho entusiasmo. Dentro de esta revista podrás encontrar diversos temas relacionados con la literatura, como relatos,poesías, y muchas más secciones que poco a poco iremos incluyendo. Agradecedemos a todos los lectores de nuestra página web y también agradecer las colaboraciones de muchas personas que colaboran con nosotros y que han puesto su granito de arena que esta hecha con mucho cariño para todos los públicos.

ETERNITY


CONTENIDO CUENTOS

4-21

22-25

• • • • •

Lola y el monstruo Grandullón La magia de la Navidad Zascandil, una niña traviesa Un amigo inesperado 5 cuentos de Karem

POESÍA JAPONESA —HOKKU

26-33

ENTREVISTA DE CARLOS NAVAS Y RESEÑA DE SU LIBRO : LA ÚLTIMA HABITACIÓN.

34-45

” N E E W O L ETO “HAL

R L E D S O RELAT

46-49

FOTOGRAFÍAS

50-52

PINTURAS ACUARELA

53-57

MÚSICA : ENTREVISTA AL BATERÍA DEL GRUPO TRY


Lola y el monstruo Grandullón Lola era una pequeña niña de cinco años, tan normal como cualquier otra niña de cinco años, habladora, inquieta, curiosa… Siempre estaba deseando ir al parque a jugar a la salida del colegio, como el resto de los niños. Y odiaba las verduras, como cualquier otro niño de su edad. Tenía el pelo negro, tan negro como la noche, y unos grandes ojazos azules que dejaban impresionados a todo el mundo. Odiaba las faldas, ella quería llevar siempre pantalones, para poder subir y trepar por los columpios a su antojo. El problema que tenía Lola llegaba por las noches. Después de cepillarse los dientes, cuando su mamá le llevaba a acostarse a su habitación, decorada de princesas, Lola nunca quería alejarse de ella. “Léeme otro cuento, porfa, mami”, le decía a su mamá. Y así pasaban un buen rato, su mamá leyéndole cuentos y ella retrasando el tan temido momento del beso de buenas noches. Y es que Lola estaba convencida de que en su habitación había un monstruo. Todavía no había conseguido encontrar dónde se ocultaba, pero ella sabía que lo había. Podía escuchar sus ronquidos durante las noches, y por la tarde, cuando volvía de la escuela, algunos de sus juguetes estaban cambiados de sitio. Al principio pensó que los habría movido su mamá, pero desde el día en que descubrió aquellos curiosos ronquidos por la noche, estaba realmente convencida de que había un monstruo en su habitación.

-4-


Una noche, después de leer el décimo cuento, su mamá le preguntó: – ¿Qué pasa, cariño? ¿Por qué no quieres que me vaya? Lola se encogió en la cama, se abrazó las piernas cubiertas con su pijama de lunas y estrellas y, con la mirada baja, le susurró a su mamá: – Porque en mi habitación vive un monstruo, mamá, y me da miedo quedarme a solas con él. – Pero Lola, los monstruos no existen, eso ya deberías saberlo, eres una niña mayor de cinco años. – le contestó mamá tranquilamente con una sonrisa. – ¡Que sí, mamá! ¡Que estoy segura! Además, ronca por las noches. – contestó Lola con la mayor seguridad del mundo. Mamá, pacientemente, echó un vistazo a la habitación. Miró debajo de la cama, debajo de la alfombra, dentro del armario, en los cajones, incluso abrió la ventana para asomarse afuera. No quedó ningún sitio por revisar. Y el monstruo no apareció por ningún lado. – ¿Ves Lola? Lo he revisado todo y no he encontrado ningún monstruo. Serán imaginaciones tuyas o lo habrás soñado, cariño. Venga, a dormir que ya es muy tarde y mañana hay cole. Buenas noches, mi vida, que descanses bien. -Le dio un beso en la frente, como hacía cada noche, y se marchó de la habitación apagando la luz. Lola se acurrucó en su cama, como todas las noches, y después de un buen rato pensando, decidió demostrar a su mamá que realmente había un monstruo en su habitación. A oscuras, tanteando, sacó de uno de los cajones de su mesilla una pequeña linterna. Y salió de su cama decidida a encontrar al monstruo mientras la encendía. No le costó mucho tiempo ni esfuerzo, pues al agacharse debajo de su cama y alumbrar con la linterna, lo encontró. Agazapado en un rincón había un enorme monstruo de color verde, tan grandullón que Lola no se imaginaba cómo podía caber allí debajo. Estuvo a punto de dar un grito, de puro miedo y para alertar a sus padres, pero aquel monstruo tan grande le habló con una voz tan dulce como grave: – Ssshhh, no grites Lola. ¿Por qué me tienes miedo? – ¿Cómo no te voy a tener miedo si eres un monstruo? – le contestó Lola con todo su razonamiento de una niña de cinco años. – No todos los monstruos somos malos, ¿sabes? Yo soy un monstruo bueno y he venido a cuidar de ti. Podemos jugar juntos, si tú quieres. – le contestó el monstruo sin atreverse a salir de su escondite. – ¿Y por qué no habías dicho nada hasta ahora? ¿Y por qué no te ha encontrado mi mamá? ¿Y por qué roncas tanto por la noche? ¿Y cómo puedes caber debajo de mi cama? ¿Y cómo te llamas? – Lola no paraba de lanzarle preguntas, intentado satisfacer su curiosidad de niña.

-5-


El monstruo salió con cuidado de debajo de la cama en toda su inmensidad. Realmente era muy grande, todo recubierto de pelo verde, con dos pequeños colmillitos que asomaban por su gran boca de monstruo y unos pies enormes. Le tendió la mano a Lola, esperando ganarse su confianza, y esta la tomó con cuidado. Se sentaron juntos en el borde de la cama y entonces fue cuando el monstruo le habló: – ¡Cuánta curiosidad tienes, mi pequeña Lola! Sólo tú puedes verme, para los adultos soy invisible, ¡se creen que no existimos! Ya no recuerdan que cuando eran niños jugaban con nosotros… Mi nombre… ¡el que tú quieras! – ¿Puedo llamarte como quiera? -preguntó Lola con emoción. Al ver que su nuevo amigo asentía, respondió – Pues te llamarás… te llamarás… ¡Ya lo tengo! ¡Te llamarás Grandullón! Desde aquel momento, Lola y Grandullón se hicieron inseparables. Todas las noches jugaban juntos y Lola vivió con él estupendas aventuras. Juntos viajaron a otros planetas, Lola pudo tocar la estrella más brillante del firmamento e incluso ¡viajaron en el tiempo! Cada mañana, Lola le contaba a su mamá las espléndidas aventuras que había experimentado junto a su mejor amigo. Durante años, Lola y grandullón fueron los mejores amigos. Pero la noche del día que ella cumplía catorce años, Grandullón le dijo con pena que se tenía que despedir de ella. – ¿Pero por qué? – preguntó Lola con lágrimas en los ojos. – Eres mi mejor amigo, Grandullón, sabes que te quiero mucho. – Lola, tú ya eres mayor y tengo que ir a cuidar a otros niños pequeños, hacerles felices como hemos sido tú y yo. De hecho, tendría que haberme ido hace tiempo, pero te tenía tanto cariño que he aguantado el máximo posible, ya no se me permite más… – No te vayas, por favor. – Suplicaba Lola arropada en su cama. – No temas, pequeña Lola. Sé que te olvidarás de mí, pero yo siempre te llevaré en mi corazón. -le dijo Grandullón dándole un cariñoso beso en la frente, antes de salir volando por la ventana del cuarto. – ¡Nunca me olvidaré de ti, Grandullón! ¿Me oyes? Nunca me olvidaré de ti… – sollozaba Lola ya sola en su cuarto, mientras sus ojos se dejaban vencer por el sueño. Reposó en un sueño tranquilo, sin interrupciones. Cuando se levantó a la mañana siguiente, toda su familia le recibió con un “¡Feliz cumpleaños!” y le entregaron montones de regalos. Sobre la mesa de la cocina había una deliciosa tarta con el número catorce sobre ella. Cuando su mamá le preguntó qué aventuras había vivido con su monstruo aquella noche, Lola, sorprendida, respondió: – ¿Pero qué dices mamá? Si sabes que los monstruos no existen…

-6-


LA MAGIA DE LA NAVIDAD Jaime esperaba ansioso la llegada de la Navidad. Desde varios días antes andaba diciendo a todo el mundo que le había pedido a Papá Noel lo que más ilusión le hacía, una bicicleta. Sus padres, Juan y María, pasaban por una racha de grandes dificultades económicas desde que María se quedase sin trabajo meses atrás. Juan era ya un parado de larga duración, llevaba más de dos años en paro desde que la empresa en la que trabajaba quebró por culpa de la crisis. Sus esfuerzos para llegar a fin de mes eran demasiados, estirando de aquí y de allá para poder pagar las facturas y la hipoteca de la casa. Jaime, con seis añitos recién cumplidos, era totalmente ajeno a la realidad que se estaba viviendo en su casa. Estaba como loco de alegría desde que el fin de semana anterior se hubiese subido a las rodillas de Papá Noel en el centro comercial.

-7-


Este le había preguntado qué quería de regalo y le contestó con gran firmeza que sí cuando Jaime le dijo que una bicicleta. María por poco no le arranca las barbas en el mismo sitio, pero mantuvo el tipo con su mejor sonrisa y se despidió de aquel inoportuno Santa Claus tirando del brazo de su hijo. En menudo aprieto le había metido. A ver ahora cómo le contaba a su hijo que no iba a poder ser. Mientras, Jaime era el niño más feliz del mundo. No paraba de hablar de lo bien que lo iba a pasar con su bicicleta nueva. – Hijo -, le dijo con dulzura María -. A lo mejor Papá Noel no puede traerte el regalo. Él está ya muy mayor y tiene que repartir regalos por todo el mundo, a lo mejor no le da tiempo a llegar aquí, o no tiene fuerzas para traer un regalo tan grande. ¿Por qué no pides algo más pequeñito? María intentaba por todos los medios quitarle a su hijo esa idea de la cabeza, al igual que Juan, pero Jaime ya estaba convencido. – Pero mamá, si el otro día me dijo que sí. ¡Por fin voy a tener mi bici! Un par de días antes de Nochebuena, como el pequeño ya estaba de vacaciones, María le llevó consigo al mercado para hacer la compra de su modesta cena para Navidad. Estaban en la cola de la frutería, donde habían coincidido con Paula, una de las amigas de María. Tras un poco de charla entre ellas, esta le preguntó al pequeño con toda su buena intención qué le había pedido a Papá Noel. Jaime, entusiasmado, le respondió que una bicicleta. A Paula no se le escapó la cara de tristeza que puso María ante aquel diálogo. Para infundirle ánimo, le dijo, dándole un codazo: “¡Anímate María, que es Navidad! Y en Navidad todo es posible…” María recibió el comentario de su amiga con una media sonrisa prefabricada en su rostro e intentó salir del atolladero lo antes posible. Lo que no sabía era que a Paula se le había encendido una bombillita.

-8-


Así, la tarde de Nochebuena se esforzaba María por que la humilde cena que iba a poder ofrecer a su familia fuese lo más vistosa posible. Estaba organizando la única tableta de turrón que se permitió comprar en una bandejita, cuando su amiga le llamó por teléfono. Juan y Jaime jugaban en el salón mientras los villancicos sonaban a todo volumen. Un grito de júbilo se escapó de la garganta de María cuando su amiga le contó lo que tenían que hacer. Así que convenció, no sin esfuerzo, a los chicos para que salieran a dar un paseo por el parque que había a las espaldas de su casa, con la excusa de que le diera el aire al pequeño. Mientras ellos estaban fuera, Paula subió a casa de María. Llevaba en sus manos una bicicleta preciosa. Entre el grupo de amigos de la pareja, habían aportado el dinero suficiente para que Jaime tuviese la mejor bicicleta posible. Venía engalanada con un precioso lazo rojo. María se deshacía en agradecimientos hacia su amiga, que con rapidez pasó a restarle importancia. Sabía que en cualquier momento podría ser alguno de ellos el que se encontrase en su misma situación, y que María no dudaría en hacer lo que estuviese en sus manos por ayudarles. Era lo menos que podían hacer por sus amigos. En la mañana de Navidad, Jaime corría al dormitorio de sus padres con lágrimas en los ojos. Junto al pequeño árbol de Navidad que con tanta ilusión habían decorado, no estaba la bicicleta que le había prometido Papá Noel. La decepción en los ojos del chiquillo inundó a Juan y María de un auténtico sentimiento de ternura, a la vez que de culpabilidad, por lo que presurosos se levantaron y le guiaron hacia el árbol de nuevo. – Mira, Jaime. Ahí entre sus ramas parece haber un sobre escondido, ¿no? – le dijo su padre -. Corre, ábrelo a ver qué pone. El chiquillo aún hipaba cuando cogió el sobre de entre las ramas del árbol. Lo abrió con cuidado y leyó en voz alta el contenido de la nota que había en su interior:

-9-


Querido Jaime, Papá Noel nunca rompe sus promesas. Sal a la terraza para ver el regalo que he dejado para ti. Espero que te guste. Jo, jo, jo. El pequeño Jaime salió corriendo, en pijama, hacia la terraza. Allí estaba, ataviada con su gran lazo rojo, la bicicleta más bonita que jamás había podido imaginar. Ahora, las lágrimas que saltaban juguetonas de sus ojos eran de emoción. Al mirar hacia abajo, María vio con admiración cómo todas sus amistades esperaban apostadas bajo su balcón para asistir a tan ansiado momento. Y todos ellos comenzaron a aplaudir y vitorear a Jaime. Sin duda, la generosidad de sus amigos había conseguido devolver la magia a la Navidad de su familia.

-10-


Zascandil Una niña traviesa Cerré los ojos y sentí la brisa de la mañana que con un susurro despierta a los duendes que cuidan los libros allá en lo más profundo del bosque, donde nadie puede destruirlos. En mi imaginación tallada una casita, donde la puerta esta siempre abierta, sin guardián que te diga, que no debes hacer. En aquel lugar (mirad el dibujo, decidle a mama que os deje hojearlo) las paredes son de libros, el tejado es la cubierta de un enorme libro que gracias a la magia de los duendes, puede mojarse sin que nada de lo que hay en el interior y bajo su protección se estropee. En su interior hay muchos libros, grandes y pequeños, de pocas y de muchas páginas, algunos con muchos dibujos, otros solo quieren letras. ¿Sabes lo que tienen todos en común? Magia. Abres sus tapas y una puerta mágica te transporta allá donde tu quieras, la imaginación vuela y a través de sus páginas y o sus dibujos, vivirás todas las aventuras a las que tu te atrevas. Sin tiempo, no te preocupes, la anciana que esta en la puerta no te pondrá un sello para que no tardes en devolver el libro, ella es la guardiana, para que nadie pueda hacerles daño.

-11-


Los duendes te ayudaran a elegir si estás indeciso, puedes tomarte todo el tiempo del mundo. Los libros es lo que tienen. Cuando comienzas a leerlo, se para el tiempo, hasta que terminas y cierras las tapas y entonces vuelves a esa realidad, donde otros son los duendes que te esperan para hacer travesuras mientras duermes.

¿Sabes? Los duendes son muy traviesos, se escapan en la noche, se cuelan en la casita y se ponen a leer a la luz de la vela o del candil. (¿No sabéis lo que es una vela y un candil? Miradlos ahí estan) Cuando la guardiana no duerme bien, tiene el día gruñón como los mayores, pero se le pasa rápido, aunque se queda pensando un rato ¿Como sera que la vela cambió de tamaño?. ¿Por qué el aceite de candil se gastó tan pronto? Ayer me colé sin que la guardiana me viera, pues soy un poco mayor aunque mi corazón brinca como si fuera chiquita. Mi nombre es Zascandil y me llaman “Zascandil la traviesa”, no se por qué sera, si yo soy muy buena. Después de terminar los deberes y estudiar un poco me gusta columpiarme cuando comienza a asomar la noche y bailan las sombras, el gato me mira desde el tejado, quisiera tal vez él columpiarse conmigo. Mis amigos dicen que son tonterías, que sabrán ellos, lo divertido que es imaginar que formas tienen y que podrían ser. Algunos no quieren venir a mi casa dicen que esta muy lejos de las suyas y junto al bosque, peor para ellos, no saben como me divierto.

-12-


Lo bien que huele, sobre todo en primavera, cuando de flores de todos los colores y formas se viste el camino. Me abrazo a los arboles y huelo las flores, me pica la nariz cuando el polen se empeña en hacerme cosquillas y estornudo varias veces mientras se ríen los duendes. Buscan algunas abejas dejarme su beso, pero yo las miro y les digo meneando la cabeza “No, no, yo soy vuestra amiga” y por suerte se van, yo creo que aburridas, el día que me piquen entonces si que voy a reírme. Cuando llego al arroyo me quito las bambas, las ato las cintas y me las cuelgo del cuello. El agua es escasa pero esta fresca y limpia, los pececillos me hacen cosquilla en los dedos, me carcajeo mientras salen curiosas las ardillas a ver lo que ocurre. Enfadado el mirlo me mira de reojo, le espanto su alimento, las truchas saltan en las cascadas. ¿Os habéis parado alguna vez a escuchar en silencio una cascada? Suenan como vuestras risas, carcajadas que no cesan. A mi vera se acerca el gato, le ato a una rama el cascabel, el pobre no puede moverse, araña la tierra, se revuelca en las flores, me bufa, esta muy enfadado, tal vez deba dejarle libre, me cogerá manía y me morderá en cuanto pueda. El búho dormía en las ramas cercanas, mueve las alas con mucha fuerza, creo esta enfadado, no se bien por qué pero mejor volveré a casa, la noche se acerca y el frío me acecha. ¡Que pena! enredé mucho tiempo, el lago me espera, la barca me encanta, mañana sera otro momento, seguro que puedo y me escapo. No se por qué dicen todos que soy traviesa. Mañana si quieres te espero y hacemos juntos más picias Tenue la luz acompaña al sueño, un beso en la frente, un libro se cierra y un dulce susurro “Descansa mi cielo”.

-13-


UN AMIGO INESPERADO Esta es la historia de un niño, un niño llamado Bruno de tan sólo 8 años, el cual tiene una enfermedad incurable que poco tardaría en acabar con su vida. Es un niño alegre, muy inteligente y le gustaba mucho leer libros sobre todo de fantasía. Iba al colegio el tiempo que le dejaba su tratamiento en el hospital, que a veces era muy largo especialmente este último tiempo que ya la enfermedad era especialmente agresiva. Un día estando en el hospital haciéndose su tratamiento, coincidió es ese momento que estaba solo porque los padres habían ido a hablar con los directores del hospital de la situación de su hijo, cuando de pronto entró a su habitación una joven preciosa con una melena rubia como el oro, sus ojos eran azules se podía ver el océano a través de ellos y su voz era dulce y delicada. Bruno se quedo pasmado al ver aquella chica. – Buenos días Bruno. le dijo la joven – Ho, ho, hola como sabes mi nombre. Contestó. – Yo lo se todo, y más todo sobre ti. He venido para decirte que te queda muy poco Bruno pronto te vendré a buscar para que te vengas conmigo a otro lugar maravilloso sin enfermedades, ni odio, ni guerras, un lugar en el que puedes ser un niño y hombre a la vez…

-14-


– Yo señorita solo quiero estar con mi familia y vivir y crecer aquí con todas las cosas que tengan que pasar. le contestó Bruno Bruno solo le dio tiempo a pestañear cuando la joven de la melena de oro desapareció. Cuando vinieron sus padres, enseguida les contó lo que había sucedido pero incrédulos a su historia no le creyeron. Al día siguiente su padre cuando se dirigía hacia el hospital después de un día duro de trabajo se paró en un semáforo y mientras acababa un cigarrillo subía el volumen de la radio porque escuchó una canción que le gustaba a su hijo, lanzó el cigarro por la ventana y al girar la cabeza hacia el suelo vio que había caído encima de un pez de goma de color amarillo, sin pensarlo bajo del coche y cogió ese pececillo para llevárselo a Bruno. Cuando llegó al hospital vio a Bruno y le dijo que tenía una sorpresa para el pero primero tenia que limpiarlo puesto que se lo había encontrado tirado en la calle. Con cuidado lavo al pez y se lo llevó a su hijo y éste le hizo tanta ilusión como si le hubieran comprado el último juguete moderno, Bruno le dijo a su padre: – Gracias papa esta noche cuando me bañe mama jugaré con él en la bañera. Llegó su madre y enseguida cogió a Bruno y se lo llevó a la bañera y se llevó a su nuevo amigo amarillo. Estaban los dos pasándoselo genial en la bañera chapoteando y jugando a piratas, cuando la madre escuchó entrar al doctor en la habitación y le dijo a Bruno: -Espera aquí cielo que mama va a hablar con el doctor juega con el pez ahora vuelvo vale?. -Muy bien mama. De repente cuando su mama salió del baño Bruno empezó a jugar con Max el pez amarillo cuando empezó a sentirse mal, poco a poco se ahogaba le faltaba la respiración, sus ojos se apagaban despacio y quería gritar pero no podía, movía los brazos y piernas con fuerza para que su mama lo escuchará pero no venia nadie, cuando ya las fuerzas y la vida se negó a continuar, el pez amarillo emitió un destello de luz Bruno lo agarró y se lo puso al lado del corazón en un instante su mama entró en el baño y saco a su niño de la bañera casi muerto. Se lo llevaron corriendo para hacerle pruebas y reanimarlo al cabo de muchas horas salió el doctor y empezó a llorar, sus padres abatidos cayeron al suelo de dolor llorando pero el doctor no lloraba por tristeza sino de alegría Bruno consiguió salvarse y lo más asombroso es que su enfermedad había desaparecido……

-15-


LUCÍA Y LA LLUVIA Lucia observó la lluvia caer. Era la princesa negra de papá y mamá. Lucia cortó flores silvestres Las flores le dijeron a Lucia:-¿Por qué nos cortas, en un rato estaremos muertas?-. Ella les respondió: -Es para mí corona, una princesa siempre lleva flores-. Las flores nada dijeron y sonrieron al adornar la belleza de su sonrisa. Ella caminó hacia la lluvia y abrió sus bracitos: -Lluvia, báñame toda, me encanta como huele la tierra cuando caes. La lluvia le respondió de manera sonriente: -Soy la que riega tus flores, las que le da comer, y las mantiene vivas, caeré sobre ti, y haré milagros si dejas de cortarlas. Lucia le dijo a la lluvia:-Está bien, dejaré a las flores, no las cortaré más. La mamá de Lucia la llamó fuertemente:-Lucia no te mojes, te enfermeras. Lucia no contestó, se quedó tranquila, sabía que la lluvia no la enfermaría.

Tita la hacedora de mantitas. María Rosa es una niña encantadora, es coqueta y amorosa, pero María Rosa no puede dejar a su mantita para dormir, hasta que conoció a Tita. Tita es una arañita amigable:-¿María Rosa quieres que te teja una mantita rosada?. María Rosa se asustó, quería matar a Tita: -¡Mamá, mamá mi mantita la ha tejido Tita!. La madre respondió amorosa: -Desde que antes que nacieras, todos los días Tita hacía mantitas.María Rosa se durmió tranquila, sabía que Tita la cuidaría.

-18-


El Trueno, Las Centellas y Las Estrellas El Trueno estaba muy tranquilo en su trono, pensando que podía hacer por la humanidad, porque cada vez que el hacía un poco de ruido la gente se asustaba. Le dijo a Las Centellas: -¿Qué podemos hacer para que no se asusten con nuestros ruidos?.Estoy preocupado por la humanidad. Las Centellas les respondieron: -No lo sé, a veces voy a iluminar las casas y quemó algunas cosas, tal vez deberíamos llamar a Las Estrellas. El Trueno, Las Centellas y Las Estrellas se reunieron:-Bueno, nosotras iluminamos lo más que podemos, por qué no le preguntamos a la Luna, qué podemos hacer. La Luna, estaba feliz, sonreía y sonreía, porque todos se estaban poniendo de acuerdo. Entonces sabiamente habló la Luna:-Amigos míos, no se preocupen por la humanidad, quédense tranquilos mientras ustedes estén de acuerdo, todo estará bien, hagan su misión, cada quien tiene su naturaleza y su forma de ser. Hagan su trabajo, al final cada quien tiene su lugar en la Madre Naturaleza-. Todos se retiraron, tranquilos, empezaron a trabajar juntos, fue lo mejor que hicieron.

-19-


LA MARIPOSA NARANJA Después de tanto llorar y llorar las flores la oyeron y le preguntaron:¿Por qué lloras oruga?. -¿No me ven?- Soy horrible, la cosa más horrible de la Naturaleza.- Era una oruga triste. -Ten paciencia- le contestó una flor hermosa, grande y olorosa, roja que tenía unos pétalos hermosos. -¿Cómo te llamas? le preguntó la oruga, no podía creer tanta belleza ante sus ojos. -Creo que me llaman Rosa. Así me llaman los humanos- le dijo la flor hermosa, grande y olorosa. - ¿Y qué sabes tú de mí?-. Le preguntó la Oruga triste. -Sólo sé algunas cosas, mi madre ha visto, que tú te alimentas de nosotras, muy despacio-. Dijo la flor hermosa, grande y olorosa. -¿Por qué haría eso?-. Dijo la Oruga Triste. -Cosas del Creador.- Respondió la flor hermosa, grande y olorosa. -¿Entonces tengo que alimentarme de ustedes?-. Le pregunto angustiada La Oruga. -Sí, nos dará dolor, pero igual vamos a morir, somos efímeras.Respondió la flor hermosa, grande y olorosa. -Qué más da…ya soy horrible-. Respondió con resignación la oruga triste. Pasaban los días y mientras más se alimentaba la oruga de las flores y de su entorno, más gorda se ponía:-Estoy a punto de morir-pensó- igual moriré feliz-. De pronto, una mañana, salió de aquella oruga gorda y feliz, una mariposa enorme, naranja, de bellas alas, que aleteaba con una fuerza maravillosa, se había transformado en una mariposa naranja la más hermosa de aquel jardín. Las flores silvestres y aquel rosal estaban inundados de rosas grandes y perfumadas, la saludaban con alegría y le dijeron:

-20-


-Adiós amiga nuestra, valió la pena el esfuerzo.- Le dijo el rosal que estaba floreciente. La mariposa naranja grande y hermosa, le respondió con alegría:-Sin ustedes nunca lo hubiese podido lograr, estoy agradecida-. Aleteo con fuerza sus alas, y comenzó a volar.

EL ARCOÍRIS. El Sol, estaba irradiando de manera muy fuerte. La gente estaba molesta. De pronto le dijo la lluvia al Sol: -¿Qué te parece si me permites refrescar un poco la Tierra?-. Se ven muy cansados y sudados, mira aquél y señaló a un hombre que sudaba y sudaba con una camiseta manga larga. Y mira a aquélla, y señaló a una mujer quien estaba enojada con los hijos. Entonces el Sol le dijo a la lluvia:-Sí es mejor, que hagas tu trabajo, puede ser que así se calmen un poco-. Entonces la lluvia, trató de refrescar la tarde pero las personas se enojaron más: -¡Primero Sol y ahora Lluvia cuánta locura!-. Eran murmuraciones y quejas que se oían en todo el Universo. El Sol se molestó y le dijo a la Lluvia: -¡Viste no hay manera de darles conformidad!-. Se me ocurre una idea, dijo la lluvia optimista:- Démosle un arcoíris-. Entonces el Sol le dijo a La Lluvia:- Admiro tu optimismo, pero entonces se quejarán de cómo hay un arcoíris. Llamaron a Arcoíris. Arcoíris, se contentó: -Claro, daré un hermoso arco multicolor-. Entonces salió Arcoíris después que había llovido mucho. La gente sonrió contenta, todos agradecieron a Arcoíris, en mucho tiempo no habían visto tantos colores en el cielo azul y profundo. Karem Suárez www.bienestardesdetucasa.wordesprees.com instagram:karemjsuarez.

-21-


POESÍA JAPONESA —HOKKU

Matsuo Bashō, poeta muy afamado del haikai, independizó el hokku del Haikai-no-Renga, (es una de las formas de poesía tradicional japonesa) agregándole, según varios eruditos, una cota de “espiritualidad”, “lirismo” “subjetivismo” etc. De esta manera el hokku se transformó en otro estilo de poesía japonesa, considerado como una derivación del Haikai-no-Renga, e indirectamente del haikai. Este poema habla de naturaleza, lleva kigo (estación del año) indirecta o directamente. La métrica es de : 5-7-5-, admite algo de lirismo y subjetivismo, pero nada de (encajes de nubes, o besan las olas) eso lo dejamos para el müki. Hay que escribirlos de tal manera que al cerrar los ojos uno vea lo que se describe perfectamente. GRACIAS a la colaboración de María-elficarosa, con sus Hokkus

-22-


Miré a Uluru y su inmensa belleza, ¡Mi luz de otoño!

Tronco de plata tiene el otoñal álamo. Bajo él dormito.

-23-


Aquel verano mirando el mar turquesa, pensaba en ti

La noche aquella se uniĂł la mar y el cielo, besos de estĂ­o.

-14-


Pequeñas barcas al pescador esperan, llega el invierno

Me llamo Mª Adoración, pero me gusta que me llamen María y por mi seudónimo, (elficarosa) soy una persona muy extrovertida, me gusta reír, es una de las cosas que más valoro: la risa y las personas positivas. (@Elficarosa) | Twitter Soy muy curiosa, me encanta aprender con lo cual me fijo en todo, y leo...leo mucho. Algo que me encanta de ser bloguera es leer a muchísimas personas con distintos enfoques. Me gusta escribir, para mí es un desahogo y una manera de sentirme zen. La poesía japonesa ha sido para un gran descubrimiento y me ha hecho ver la vida con otra filosofía. Soy de Granada y siento mis raíces muy profundamente. También me influyen a la hora de escribir y ver la vida. Todo en mi entorno desde pequeña gira alrededor de la literatura, del cine, del teatro; todo lo que tenga que ver con la cultura. También mis estudios y mi trabajo.

-25-


RESEÑA “LA ÚLTIMA HABITACIÓN” – CARLOS NAVAS Cuando Carlos Navas se puso en contacto conmigo para solicitarme una reseña de su novela, no tuve ninguna duda en hacerlo. Ni siquiera sabía de qué trataba, pero algo me dijo que me iba a gustar. No me preguntéis por qué, llamadlo intuición si lo preferís. Y la cuestión es que no estuve equivocada. “La última habitación” no me ha defraudado en lo más mínimo. Debo reconocer que he tardado unos cuantos días en leerla, pero solo debido a mi escasez de tiempo. De hecho, la novela me ha quitado varios pedacitos de sueño extra, por no querer dejarla hasta el día siguiente. Voy a comenzar dejándoos la ficha técnica de la novela, para que os hagáis una ligera idea.

-26-


TÍTULO: La última habitación AUTOR: Carlos Navas Martínez-Márquez Nº PÁGINAS: 220 FORMATO: Tapa blanda y digital EDITORIAL: Createspace (Amazon) IDIOMA: Español ISBN-13: 978-1537270661 DIMENSIONES: 14 x 1.4 x 21.6 cm. ; 345 gr. PRECIO AMAZON TAPA BLANDA: 13,90 € PRECIO AMAZON KINDLE: 2,99 €. SINOPSIS: Todo edificio guarda secretos. El célebre y enigmático edificio Secret Garden, situado a las afueras de Madrid, no es una excepción. Su fachada de piedra natural y color negro azabache, esconde, tras sus paredes, la versión más siniestra e inquietante de la naturaleza humana. Este libro recoge las llamadas telefónicas registradas en el interior del edificio “Secret Garden” y en zonas colindantes, durante la noche del viernes 27 de Noviembre de 2015. Un edificio donde el mal se desata de la manera más atroz, depravada e imprevisible. Secretos que convierten el día a día en una infame rutina. Secretos sin escrúpulos que siembran de pánico tu existencia. Secretos que esconden el verdadero infierno de la vida, y que perduran ocultos sin ningún tipo de castigo... ...hasta esta noche. Esta noche, alguien va a descubrir esos secretos. Un thriller de suspense y terror psicológico con un desenlace sobrecogedor e imprevisible. (No le cuentes a nadie el final...). Web oficial de la novela: http://carlosnavasmm.wixsite.com/laultimahabitacion Página de Facebook de la novela: https://www.facebook.com/La-última-habitación-215735052176412/

-27-


Solo con ver la portada puedes hacerte una idea del estilo de lectura que tienes entre manos. Es espectacular. Observadla un momento, y ya me diréis si es o no hipnotizadora. En ese momento supe a ciencia cierta que me iba a gustar. Y el interior no defrauda, os lo aseguro. No penséis que se trata de un thriller al uso, porque no lo es. Lo que más llama la atención en cuanto comienzas la lectura es la estructura que presenta la novela, de una manera totalmente fuera de lo convencional. Muy original, de hecho. Primer punto a favor para Carlos. En primer lugar, se recoge un registro de las llamadas telefónicas realizadas durante la noche en la que tuvieron lugar los sucesos del edificio Secret Garden, la noche del 27 de noviembre de 2015. Si bien al principio puede resultar un poco lioso, porque no estás familiarizado con los personajes, en el desarrollo de la historia se va esclareciendo todo. Si no me equivoco, no queda ningún cabo suelto. Y lo mejor de todo es el propio desarrollo de la historia, que continúa con la original estructura que impera en toda la novela. La trama te atrapa desde el principio, envolviéndote con sigilo en sus redes, jugando contigo. Comienza por invadirte de curiosidad acerca de todas esas extrañas llamadas telefónicas, para luego dejarte enganchado y no poder abandonar la historia, por mucho que quieras. Ya os he dicho que yo, aunque he podido dedicarle poco tiempo al día, me he quedado sin mis buenos ratitos de sueño por no poder parar. Si hubiese podido, la habría devorado en un par de días a lo sumo. Necesitas saber más, necesitas saber qué está ocurriendo y necesitas saber en verdad quién es el protagonista. Aunque en un principio parece estar enfocada desde el punto de vista policial, el autor da un estupendo giro final en el que desentrama todas las historias. Porque aquella noche fueron varios los sucesos que ocurrieron en el edificio Secret Garden. Y todos quedan esclarecidos a la perfección. Magnífico recurso de Carlos. Acompaña incluso imágenes tomadas durante la noche de autos. Web oficial de la novela: http://carlosnavasmm.wixsite.com/ laultimahabitacion

-28-


Gramatical y ortográficamente correcta, con léxico cuidado, aunque ese no es el aspecto que más me interesaba de la novela. De todas formas, es justo decirlo. Como anécdota, también me ha sorprendido de una manera muy grata la forma que tiene el autor a la hora de expresar sus agradecimientos. Una vez más, la originalidad de Carlos llega hasta la última página de la novela. De manera que sí, es una lectura en alto grado recomendable. Habrá que estar atentos a las nuevas publicaciones de este autor, porque promete. ¿Queréis saber qué fue lo que ocurrió aquella noche en el edificio Secret Garden? Para ello, tendréis que llegar hasta la última habitación...

-29-


ENTREVISTA CARLOS NAVAS – “LA ÚLTIMA HABITACIÓN” 1.Bueno, Carlos, ya que conocemos un poquito acerca de tu novela “La última habitación”, nos gustaría conocer un poquito también de ti. ¿Podrías explicarnos cómo fueron tus comienzos en la escritura narrativa? ¿Te impulsó alguna persona o situación especial? Fue una abducción, pero no extraterrestre (Risas). Es como el director de cine al que, tras rodar varios cortometrajes, le entra el gusanillo de dirigir su primera película. En mi caso, hace cinco o seis años ya había escrito algunos relatos cortos (que algún día saldrán a la luz). Un día llegó a mi cerebro una fuerza oscura que me indujo a dar un paso adelante y atreverme con una novela. Fue un reto apasionante y no será el último. Hay muchas ideas y proyectos en marcha. 2.¿Cuál es tu lugar habitual de trabajo para la escritura? ¿Sigues horarios fijos o cualquier momento es bueno para escribir? Y ya puestos, ¿cuánto tiempo dedicas aproximadamente a la escritura? Me gustaría tener una cabaña aislada en el bosque para poder escribir, pero de momento sólo puedo hacerlo en mi cuarto, en madrugadas de insomnio, en paradas de coche, en ratos de playa o en el lugar menos pensado. No tengo una norma temporal sobre la dedicación a la escritura. Me lo tomo como un hobbie para no obsesionarme, aunque siempre trato de sacar tiempo semanal, especialmente cuando llega la ardua e interminable fase de correcciones. 3.¿Cómo surgió la idea de “La última habitación”? ¿En qué te inspiraste para la creación de una novela con una estructura tan novedosa? Podría decirse que hay una doble inspiración. Por un lado, hace años leí una novela que se titula “El túnel invisible”, en la que había mensajes en contestadores telefónicos. Por otro lado está mi afición a los escenarios cerrados. De ahí surgió la idea de crear una historia que tuviera lugar en un edificio por la noche, un emplazamiento aislado donde la comunidad de vecinos del lugar escondiera muchos secretos. Así nació “La última habitación”. Las llamadas telefónicas de los vecinos eran una excusa perfecta para que la gente pudiera identificarse con algunas personas a las que probablemente tengan como vecinos de puerta o de piso, y aún no lo saben...

-30-


4.En cuanto a lectura, ¿nos podrías decir cuáles son tus autores preferidos? ¿Podemos encontrar alguna influencia de los mismos en tu obra? Siempre menciono a los autores (sobre todo españoles) que he leído en los últimos años: Carlos Sisi, David Jasso, Tony Jiménez, Manel Loureiro, Dan Brown,... pero cada vez encuentro más joyitas en Amazon. De todos modos, no creo que mis influencias sean un autor en concreto, sino más bien todas las películas, videojuegos y libros que he disfrutado en los últimos años. 5.Pregunta sencilla, ¿auto publicación o editorial? Y más sencilla aún, ¿qué prefiere Carlos, ebook o papel? Cuéntanos un poquito por qué. La pregunta es sencilla. La respuesta no tanto (Risas). Decidir entre “autopublicar” o “editorial” conlleva un análisis que no siempre resulta fácil. Ambos tienen sus ventajas y desventajas. Autopublicar te permite tener un control creativo total y gestionar los ingresos que recibes a corto plazo, sin depender de nadie. Por otro lado, la editorial (siempre que la experiencia con ella sea positiva), puede utilizar más canales de distribución, que no siempre están a tu alcance. Particularmente para leer prefiero papel a ebook, especialmente cuando se trata de libros que espero con gran expectación, pero soy consciente de las ventajas de ahorro y espacio de un lector electrónico. Creo que coexistirán los dos. Además, el ebook tiene un mercado potencial enorme, y no dejaré de buscar y descubrir “joyitas” allí, de vez en cuando. Seguro. 6. Ahora viene la tan temida pregunta, ¿crees en la inspiración? ¿La inspiración se tiene o no? Escribir un libro es como ser el director de una película. Tú eliges el escenario, los actores, el guión y los efectos visuales. La inspiración no se tiene siempre, aunque habrá escritores que la encuentren con mayor facilidad que otros. En mi caso, no soy de los que hago una planificación super estructurada de la novela. Puedo tener ideas generales, pero hay otras fases en las que avanzo de manera improvisada y me llego a sorprender a mí mismo. Inspiración entrelazada (Risas).

-31-


7. Bueno, para “La última habitación” hemos visto que estuviste inspirado. Ahora, ¿de qué manera realizas la promoción de tu obra? ¿Eres activo en este sentido? Cuando una obra es autopublicada, toda la responsabilidad del marketing recae al 100% en el autor. Si no te promocionas, no existes. En este sentido, intento hacerlo a diario en la medida de lo posible, pero de una manera atractiva para el posible lector, con banners, gráficos y videos que resulten atractivos y cansen lo menos posible. 8. Aparte de “La última habitación”, ¿hay alguna novela más en el haber de Carlos Navas? Aparte de “La última habitación”, fui coordinador en dos antologías de relatos de terror: “Esta noche conectaremos con el infierno” y “Dejen morir antes de entrar”, ambas disponibles en Amazon. Pero hablando ya como autor, ahora mismo estoy corrigiendo la que será mi segunda novela, cuyo lanzamiento está previsto para el primer trimestre de 2018. 9. Jajajaja, creo que ya has contestado a mi siguiente pregunta. Lo más importante para nosotros, que queremos seguir leyéndote, es saber si hay algún nuevo proyecto en breve o que ya esté tomando forma. Ya que nos has chivado que sí, ¿podrías contarnos un poquito acerca de él? Llevo 7 meses escribiendo una nueva novela que será publicada en Marzo de 2018. También será del género de suspense, terror y misterio. Y os va a sorprender tanto o más que “La última habitación”. Aprovecho la ocasión para enseñaros mi página web de autor, donde podéis estar al día de todos los proyectos literarios en los que ando embarcado: carlosnavasmm.wix. com/paginadeautor

-32-


10. Por último, y verás que he sido breve, ¿qué consejos le darías a un escritor que comienza a adentrarse en el mundillo de la literatura? Uf! No soy nadie como para dar consejos. Llevo poco tiempo en la escritura. Pero desde mi humilde opinión y por la experiencia de los últimos tres años, hay que tener paciencia y constancia. Ser perseverante y creer en lo que haces. Ser exigente contigo mismo. Ah, y tener siempre lectores cero. Son fundamentales para guiarte por el buen camino y llegar a buen puerto. ¿Ya se ha terminado la entrevista? (Silencio)... Si hay algo más que nos quieras contar… Mmm... Quiero aprovechar para anunciar a los seguidores de tu blog que, si eres de los que aún no ha leído mi primera novela, en Diciembre saldrá a la venta una edición especial en tapa dura de “La última habitación” con muchas sorpresas. (Silencio). Ahora sí, muuuuuchas gracias por la entrevista, ha sido un placer, de verdad, y no me olvidéis. Leedme mucho (Risas). ¡Hasta la próxima! ¡Hasta la próxima, Carlos! Ha sido un verdadero placer compartir estos momentos contigo. Por supuesto que te seguiremos muy de cerca y estaremos pendientes de tus nuevas obras. Muchísimas gracias por todo.

-33-


RELATOS DEL RETO “HALLOWEEN”

Ve más allá

POR ANTONIO CARO ESCOBAR Rozaba la medianoche, acababa de salir de trabajar como cada día, aunque hoy era más tarde, se había tenido que quedar a hacer balance, ¡Justo hoy! Que hacía una noche de perros, lloviznaba, esa agua fina que no moja pero cala hasta los huesos. No se veía a nadie por la calle, —¿A quién se iba a ver en una noche así? —se hablo así misma, más para darse ánimos que por otra cosa— estamos a últimos de octubre, noche de todos los santos y un pueblo pequeño como este. Las supersticiones eran algo normal en poblaciones como aquella, pero en el pueblo de “Ve más allá” —vaya nombre para un pueblo— quién sería el que lo puso. Era la ley de su subsistencia. Al pasar por la plaza del pueblo justo al lado del bar del señor Paco entre las cajas y las bolsas de basura. Salio un gato corriendo y se le cruzo por delante. Aquello hizo a Linda pararse y algo en el interior de su mente le hizo ¡clic! y todas las alarmas se le encendieron, comenzó a temblar, paralizada como estaba, no podía más que mover los ojos de un lado a otro. ¿Todo por un gato? Sí, por un gato, un gato negro como el azabache, algo que parecía inverosímil en aquella población.

-34-


Una ley municipal tenia totalmente prohibido la cría de animales de este color, cuando una gata paría uno/a, sacrificaban toda la camada, para que los genes no se transmitieran y las madres eran esterilizadas, para evitar que volviera a parir crías de ese color. En todo “Ve más allá” solo había gatos blancos como la nácar, grises, marrones, atigrados, listados, pero negros, ninguno. ¡Hasta hoy! Linda hizo un esfuerzo e intentar vencer su miedo y comenzó a andar de nuevo, despacio, mirando a todos los lados de la plaza. Ella decía no ser supersticiosa y veía aquello antinatura en aquellos tiempos que corrían, pero una cosa es lo que se decía y otra muy distinta lo que su mente decidía y hoy había decidido serlo. Dejo atrás la plaza y cogió la calle de la derecha que la llevaba al parque, tenia que cruzar este para llegar cuanto antes a su casa, o bien dar un rodeo bordeándolo, lo que le haría perder unos quince o veinte minutos. Así que opto por la vía más rápida y se interno en el sendero que cruzaba justo en medio del parque. Los árboles movían ligeramente sus ramas con la brisa de la noche, y en la umbría que creaban sus ramas se notaba más frío que en el exterior. Linda se abrocho el abrigo hasta el cuello y metió las manos en los bolsillos. Continuo su camino intentando apresurar el paso, pero no podía dejar de mirar a su alrededor como quien busca algo, y a cada sonido que oía, se quedaba parada intentando averiguar su procedencia. Casi había llegado a la fuente que corona el centro del aquel inmenso espacio verde, donde confluyen los cuatro caminos que lo atraviesan. Al llegar a escasos cincuenta metros de la fuente vio un resplandor, ¿Habría alguien allí a esas horas? Se pregunto. Miró hacía atrás como preguntándose si no sería mejor volver y rodear el parque, aunque le llevara más tiempo, pero al mirar y ver la negrura que cerraba el camino se sintió peor aún, era como si alguien hubiera ido echando un velo completamente negro a su paso, no se veía más allá de cinco metros.

-35-


Se encontraba en un estado de nervios, que si crujía una hoja, se encaramaría en el primer árbol de un solo salto. Dio unos pasos hacia el resplandor que llegaba cada vez con más nitidez. Al alcanzar el final de los árboles y ver el claro que hacía el centro del parque con la fuente vio a varías personas con túnicas totalmente negras, con capuchas, pero lo que realmente la dejo helada literalmente, eran sus caras, totalmente blancas, brillaban a la luz de las antorchas que portaban en las manos, como el suelo de un museo recién pulido. Al principio pensó que eran mascaras y que algunos jóvenes del pueblo estaban haciendo alguna de las suyas, para celebrar la noche de Halloween, pero se dio cuenta que no era así. Que no eran mascaras, sino la palidez de sus rostros, blancos y fríos como el mármol. Miraba hacía todos lados intentando buscar un lugar por el que pasar sin tener que cruzar por delante de aquél grupo tan extraño. Cuando por el rabillo del ojo vio que algo se movía a su derecha, giro la cabeza y vio al gato negro que se dirigía derecho al centro de aquellas personas. Dio unos pasos más escorándose hacía la izquierda por donde parecía que podría cruzar sin tener que acercarse demasiado al grupo, que seguía como en trance, moviendo el cuerpo al ritmo de un salmo o rezo que estaban recitando todos a la vez. Linda logro oír parte de lo que salmodiaban... Noches de luna llena. Noches oscuras. Noches de brujas y magos. Ven a nosotros, acércate. Deja de luchar, te vamos a coger. Déjate llevar, él te esta esperando. Viene a buscarte ya….

-36-


Mientras se alejaba de aquel grupo de locos, alcanzo el sendero que llevaba al norte, y se quedo dudosa en coger este camino y perderse de una vez por todas en su interior, salir de aquel parque cuanto antes, pero cuando fue a entrar en él, el gato negro — ¿Era el mismo, o sería otro? No estaba para acertijos ahora— Se encrespo, erizándosele todos los pelos del lomo y bufando de tal forma que Linda sintió pánico, reculo hacía el centro del parque viéndose rodeada por aquellos seres de rostro marmóreo con su cántico hipnótico. Cerraron el circulo a su alrededor, mientras Linda presa del terror, se quedaba inerte en un estado de shock. Continuando con el cántico que ahora llegaba claramente a los oídos de la chica. … Él será tu salvador. Él será tu nuevo dios. A él te abrirás, un hijo le darás. Da un paso más hacía él. Ve más allá. Ve más allá. De repente sintió unos golpes sordos. Toc, toc. Como si alguien golpeara en un cristal. Linda abrió los ojos aturdida. Se encontraba en la tienda, sentada en el taburete que tenía detrás del mostrador, parecía que se había quedado dormida mientras terminaba de realizar el balance del día anterior. Su cabeza parecía que le iba a estallar del dolor que tenía. Miro hacía la cristalera y vio a su compañera haciéndole gestos para que la abriera la puerta. Aturdida como estaba, recordó lo que había sucedido la noche anterior, no sabía como había llegado de nuevo a la tienda. Pero era todo tan vivido, que dudo que fuera un sueño o más bien una pesadilla. Es su cabeza aún resonaban aquellas tres palabras que daban nombre a su pueblo. Ve más allá.

-37-


Esteban

POR EL HOMBRE TOPO Siempre cenaba un filete a la plancha antes de irse a dormir. Consideraba importante ingerir proteínas todas las noches y reducir al máximo el consumo de grasas; además, las pocas que entraban en su organismo eran quemadas mediante la rigurosa serie de ejercicios de pesas que realizaba cada mañana en el jardín de su casa. Su cuerpo era un templo dedicado a una religión, a cuyo culto se empleaba de manera extrema; y la alimentación era un pilar básico. Sacó su filete del congelador e hizo un breve inventario de las escasas piezas de carne que le quedaban allí; sin embargo, eso ya no le preocupaba. Se vistió con el delantal y sus botas blancas impermeables y cogió su juego de cuchillos profesionales de carnicería antes de dirigirse, con la sonrisa del hambriento que va a comer dibujada en el rostro, en dirección a los gritos que se filtraban por el marco de la fuerte puerta de madera que daba al trastero. Aquel día había sido tenso; las ventas habían bajado y su jefe se había puesto especialmente quisquilloso con los números de una operación que acababa de cerrar. Esas cifras no cuadraban, ni cuadrarían nunca, a no ser que le explicara que las pérdidas provenían del nuevo banco de pesas que Esteban disfrutaba en el jardín y que había incluido en su presupuesto. Hasta esa mañana su intención era la de ocultarlo por todos los medios pero eso ya no sería necesario. Esta vez sería diferente; su jefe lo entendería. Abrió la celda en la que le había encerrado y, tras calmarle a golpes, se le llevó de los pelos a la mesa de despiece con el gesto amable que da la confianza adquirida durante tantos años. Comenzó cortando las piernas, como siempre, pero en seguida comprendió que sería imposible explicarle por encima de aquellos gritos de dolor por qué para él era tan importante cuidar sus músculos.

-38-


La melodía de la muerte POR AINAI

Ana es una chica de tan solo 16 años, muy aplicada en los estudios, su madre decía que se había convertido ya en una mujer, creció muy rápido y no parecía la edad que tenía, desde pequeña le gustaba todo lo relacionado con el más allá, decía que podía hablar con su hermanita que murió ahogada en su propia piscina. Faltaban dos días para Halloween, y esa noche no podía dormir, cogió un libro y empezó a leer, cuando muy lentamente empezó a estar cansada, los ojos se cerraban, intentaba mantenerlos despiertos pero era imposible, se dirigió al lavabo y se mojó la cara para estar un poco más despierta porque quería acabar el capítulo de libro, cuando empezó a escuchar una melodía, una música muy suave pero agradable, miró alrededor de su habitación para averiguar de donde provenía, pero ahí no estaba, se dirigió a la ventana, la abrió y la melodía sonaba aun más fuerte, se quedó quieta intentando escuchar de donde venía, entonces su vecino Carlos un joven unos años más mayor que ella y muy guapo, apagó su televisor para irse a dormir, y Ana descubrió que venía de la casa de Carlos. No sabía lo que hacer si ir a resolver ese misterio o quedarse en su casa, pero la intriga se impuso en Ana y se dirigió a la casa de su vecino. Cuando llegó a la puerta misteriosamente estaba abierta, era imposible porque a esas horas de la noche todo el mundo cierra con llave, sin pensarlo entró, la melodía se escuchaba cada vez más fuerte, y vio a Carlos, como empezaba a subir las escaleras para irse a dormir, ya estaba casi en el segundo piso cuando de golpe la melodía se paró, y Ana vio una sombra pasar por el lado de Carlos y seguidamente sin tiempo a reaccionar Carlos cayó al vacío justo al lado de Ana, con los ojos abiertos y un gran charco de sangre que salía de su cabeza.

-39-


La melodía empezó otra vez a sonar y la sombra pasó por su lado dejando una brisa helada. Llegó la noche de Halloween y con el miedo todavía en su cuerpo todos los planes que tenía se rompieron, no quería salir de casa, asustada, pensando que ella era la siguiente. Antes de la media noche los padres de Ana se marcharon a una fiesta del vecindario, dejándola sola, acabó de cenar y se puso a ver una película pero todas eran de terror, y apagó el televisor, cogió el libro y se tumbo el el sofá pero el timbre de la puerta sonó.. – Quien és? – preguntó con voz muy débil -Truco o trato, se escuchó la voz de un niña. Ana abrió la puerta y habían dos niñas de apenas 7 años que querían caramelos, metió la mano en un frasco que tenía preparado en la entrada y sacó un puñado y se los entregó, las niñas agradecidas le dieron un llavero que si lo apretabas se escuchaba una canción, cuando Ana entró en su casa, apretó y empezó a escuchar esa melodía maldita. Al día siguiente encontraron a Ana ahorcada en su salón y solo pudieron certificar su muerte.

-40-


Halloween POR Maria de la Luz

Aquel era el mejor plan que habíamos ideado nunca. Mi hermano y yo éramos unos críos de siete y ocho años de edad respectivamente. Nos chiflaba la fiesta de Halloween y no veíamos la hora de poner en marcha nuestra gran idea. Habíamos pasado un año entero abocados en el cuidado y cría de nuestras preciadas arañas que protegíamos con mucho celo para que no fueran descubiertas principalmente por nuestros padres. En un oculto rincón del patio de casa y en el hueco del tronco de un gran árbol tenían su hogar nuestras arácnidas amigas, nos habíamos ocupado mi hermano y yo de acondicionar el lugar para que no solo estuvieran cómodas sino para que también permanecieran ocultas en su morada. Nuestra preferida era una grande de color negro que tejía sin parar. Llegó el día y preparamos todo el salón de casa con la mas original decoración jamás vista, colocamos las arañas por los rincones y enseguida comenzaron a aparecer telas de araña por doquier. Cuando llegaron nuestros amigos del cole, alucinaron con el mágico ambiente que habíamos creado para nuestra celebración de Halloween. El momento culminante vino cuando nuestro compañero Matías cayó al piso convulsionando y echando una espuma blanca por la boca. Una gran araña negra yacía sobre su cuello. Todos aplaudieron lo que creían era una gran puesta en escena creada para la fiesta.

-41-


Esmero POR Omarmg

Cientos de velas, en forma de manzanas y calabazas, rodeaban la mesa donde prepararon el banquete de Halloween, se habían esmerado para que los «visitantes» se sintieran satisfechos y quisieran repetir al año siguiente. Las campanas indicaban la media noche, comenzaba el Día de Brujas; entonces corrieron las losas de sus nichos para que sus parientes y amigos pudieran entrar.

Noche de Halloween POR Inma Soul

Todo está oscuro, mi cabeza parece que va a estallar, y apenas soy capaz de pensar con claridad, trato de moverme, pero algo me lo impide, no puedo ver que es, pero entonces el sonido de una respiración ronca me hace terriblemente consciente que tengo a alguien enorme a mi lado que me mantiene pegada a un muro, trato de mover las manos pero me doy cuenta que están atadas, también los pies, y esa certeza me angustia tanto que mis pulsaciones se disparan. No sé dónde estoy, no sé qué ha pasado. Quiero gritar, pero un sonido sordo sale de mi boca, también me han tapado la boca, ahora lo noto, es una tela dura, intento calmarme y concéntrame en saber más, ¿cómo he llegado aquí?.

-42-


El continuo martilleo que tengo en la cabeza lo hace difícil, pero no ceso en mi empeño, hago memoria, me concentro en algo que conozco, mi casa, recuerdo que me levanté temprano, tenía que trabajar, fui a la gasolinera, hablé con mi jefe para que me diera la hoja de trabajo y se despidió, y luego…luego, inspiró fuertemente, me cuesta pensar, retales de recuerdos cruzan mi mente, y ahí está, el recuerdo de un coche negro que veo por la pantalla de seguridad que tengo en mi mesa, me llama la atención, es un coche antiguo, un escarabajo, y de ahí salen dos personas disfrazadas, sí es el día de Halloween, y siempre hay personas que se disfrazan, uno va de payaso, y el otro lleva una mascara de screen con ropa negra, no me gusta nada más verlo, busco a mi compañero con la mirada, pero él no está, debe haber ido al baño, ahora estoy sola. Ellos se acercan y parecen reír en su fiesta particular, entonces entran, pero no se quitan las máscaras como yo espero, me entregan un billete, y con cachondeo el payaso me dice que ponga 20€ de gasolina y estalla en una estridente carcajada. Eso me cabrea, odio a los graciosillos y odio esta fiesta fastidiosa, cojo el dinero y le indico con seriedad que ya puede servirse, se da media vuelta e inicia el regreso a su coche, el otro se me queda unos segundos mirando sin decir nada, como intimidando, pero como estoy cabreada, le pregunto que qué mira, la gente no respeta tu sitio de trabajo. Screen se marcha sin decir nada. Recuerdo que mi compañero se puso enfermo, debo suplirle y hacer doble turno. Luego, no recuerdo más cosas, por más que lo intento no recuerdo nada más. Me desespero y por un momento noto que lloro, no quiero estar aquí, ¿qué hago aquí? Trato de hacerme sitio y empujar a la mole que tengo casi encima. Parece que está dormido, o quizás inconsciente, porque le empujo con todas mi fuerzas y consigo que rote lo suficiente como para poder moverme, tiro con fuerza de las ataduras de mis manos, me hago mucho daño, pero consigo aflojar las cuerdas un poco, tomo aire con fuerza y tiro de nuevo, se afloja más, entonces trato de liberar mi mano derecha y la cuerda pasa rozando por toda la mano, abro y cierro varias veces la mano, sí, por fin me he liberado.

-43-


Apoyo las manos en el suelo para incorporarme y me siento apoyando la espalda en la pared que acabo de descubrir justo donde antes tenía la cabeza, sigo sin ver nada, pero mis ojos ya se han acostumbrado a la oscuridad y soy capaz de ver bultos, el de la persona que está a mi lado, decido no tocarlo más, y me pongo a cuatro patas, rectando salgo de donde estoy, veo una ligera luz en el suelo, es un rendija por lo que parece ser una puerta, me esperanzo y a la vez me angustio, alguien me ha encerrado aquí, y quizás esté justo al otro lado de puerta, aun así llego hasta la puerta y con mucho cuidado coloco la oreja justó allí, me obligo a no respirar, tengo que concentrarme en escuchar, noto unos pasos que se acercan y de pronto se detienen. – ¿Están ahí? – Pregunta una voz masculina -Recién traídos para el jefe- contesta una voz estridente, se escucha una risa y yo me aparto de la puerta. Le he reconocido, es la risa del payaso, empiezo a respirar rápidamente y noto un ahogo en mi pecho, trato con todas mis fuerzas de quitar la atadura de mi boca, y duras penas lo consigo, también consigo quítame las cuerdas de mis pies. Con sigilo vuelvo a la puerta y trato de oír de nuevo. – Jefe, ¿no se le olvida algo? Son 3000 por la mujer y 2000 por el tío.- Dice el payaso – ¿Alguna vez no te he pagado? – -No, siempre lo hace. -risa- La mujer es un bomboncito y el hombre es grande y fuerte, nos costó cogerle, el tío se resistía, tuvimos que ponerle doble de dosis que a la mujer.Me toco el cuello, ahora lo recuerdo, me inyectaron algo. Acababa de salir de la gasolinera, era muy de noche, iba a coger mi coche, lo tenía aparcado detrás de la gasolinera, hacía frio, me subí bien la cremallera de la chaqueta, y cuando iba a abrir la puerta del coche escuché un ruido, miré hacia allí, detrás de un árbol me pareció ver algo blanco, era una máscara blanca que parecía volar, pues solo veía moverse esa escabrosa mascara blanca de mueca imposible, era la máscara de screen, grité, pero justo en ese momento alguien me sujeto por detrás y noté el pinchazo, una sensación de escozor me recorrió el cuello y la garganta, después sentí una languidez en piernas y brazos que me hizo dormir. -Quedarán muy bien en su película jefe- dijo de nuevo el payaso. -Ya veremos, los últimos murieron demasiado rápido- dijo la horrible voz.

-44-


Me asusto mucho, una película dicen, toda clase de escenas terribles pasan por mi cabeza, tengo que salir de allí, me pongo de pie y voy siguiendo el muro a tientas, y encuentro algo, paso las manos alrededor de lo que me parece una pequeña ventana de madera, busco alguna forma de abrirla, encuentro una manivela y tiro con todas mis fuerza, solo me concentro en eso y entonces la ventana chirria y consigo abrirla a pesar del ruido, no paro, me lanzo por la ventana y salgo de allí, no miro hacia atrás, pero oigo ruido tras de mí, son ellos. Salgo corriendo y miro alrededor intentando buscar a alguien, pero allí no hay nada, estoy corriendo a través de un polígono industrial que parece abandonado, oigo que me persiguen y acelero, de pronto cruzo una carretera y me giro, por allí vienen mis perseguidores enmascarados, y a mí se me revuelven las tripas de miedo. Veo un destello de luz y giro la cabeza, es un coche, no dudo, voy en su dirección corriendo por la carretera y me pongo delante moviendo los brazos para que me vea, el coche para, y me meto dentro y grito que me persiguen, el conductor acelera y yo, expiro lentamente pensando en que me he salvado de una muerte segura.

-45-


©JOSE CARRASCO


GOTAS Gotas de agua suspendidas en el aire separadas del mar. EfĂ­mero momento volando libres disfrutando la libertad. La hora llega tiempo implacable retorno al origen.

-47-


©CARLOS MOYA

-De verdad María, que no sé qué habrá pasado durante las vacaciones, pero te prometo que cerré la llave de paso.


El sendero finaliza en la orilla contra un mar que no quiere, o no sabe, que debe contestar. A menudo te observo, permaneces en la playa. Parece que esperas una respuesta que sólo conocen el viento y las olas. ŠCarlos Moya

-49-


A I R O GL

Z A DI

(D E

-51-

VA )


Escribo por y para mí. No soy una profesional de las letras ni del arte, simplemente, soy una fisioterapeuta que de vez en cuando vomita letras y plasma entre colores sentimientos y experiencias humanas. No soy perfecta al igual que tampoco lo son mis dibujos. Soy una simple humana que se ha cansado de guardar en el alma sus sentimientos y que ahora los pone por escrito y en simples dibujos compartiéndolos con todos vosotros. A veces mostraré cosas alegres, otras cosas más tristes incluso, en ocasiones, algo subidito de tono, pero ¿no es la vida un transcurso de hechos variados que nos hacen ser las personas que somos? Pues eso mismo es mi arte. Gloria Díaz (Deva)

-52-


MÚSICA : ENTREVISTA AL BATERIA DEL GRUPO TRY

Hoy en esta sección entrevistamos a Antonio Rebato, batería del grupo de nu metal TRY (The Revolution Years), exbatería del reconocido grupo de hardcore Habeas Corpus del cual formó parte desde su creación en el año 1993 hasta el año 2001. Nos encontramos hoy con él para conocer algo más sobre el nuevo proyecto del que forma parte: TRY.

-53-


En la actualidad los miembros de TRY tienen un disco publicado digitalmente, “The Art of Words” * Buenas tardes Antonio, disparamos: ¿Nos podrías contar algo acerca de los inicios del grupo? ¿Cuándo se formó y cómo nació? - El grupo nace en el año 2009. Nos juntamos cuatro amigos que ya llevábamos en el mundo de la música durante varios años en distintos proyectos y que algunos, como yo, habíamos estado fuera de la escena musical varios años dedicándonos a otras tareas. *Pregunta obligada, ¿cómo surge el nombre del grupo? - El grupo se formó en una época de grandes cambios sociales, de movimientos de relevancia social como el 15M… Nos gustó TRY, que es el acrónimo de “The Revolution Years”, los años de la revolución y, además, el significado del propio acrónimo: INTENTAR. *Y vuestro primer trabajo, cuándo ve la luz? - Inicialmente estuvimos ensayando y empezando a componer mientras encontrábamos un cantante que pudiera encajar con el proyecto y las inquietudes que teníamos en mente. A principios de 2010 es cuando se une a nosotros Jorge y es cuando empezamos a trabajar más seriamente en las nuevas canciones. Por fin, en otoño de 2012 lanzamos digitalmente nuestro primer álbum, “Art of Words”. *¿Cuáles son las influencias más importantes que tenéis a la hora de crear y componer? - Realmente no tenemos una influencia muy clara. Se podría decir que todas y ninguna, ya que estamos abiertos a investigar y adentrarnos en nuevos caminos musicales. * Entonces, si tuvieras que ubicaros en un género musical, ¿habría alguno que encajara con vuestro estilo? - En principio nos movemos, sobre todo, en el género de Nu Metal, una fusión del heavy metal con otros géneros como el hip hop, el rock alternativo, el grunge, el funk…

-54-


TRY *Y en cuanto a vuestro ritmo de trabajo, ¿soléis ensayar muy a menudo? ¿Tenéis un lugar específico donde hacerlo? - Ensayamos en un local propio y, si nuestros respectivos trabajos nos lo permiten, solemos juntarnos una o dos veces por semana. * Pensando que vuestro primer trabajo lleva ya varios años publicado, ¿tenéis en el horizonte algún nuevo proyecto del que nos puedas adelantar algo? - Estamos ya trabajando en nuevo material para un nuevo disco, pero ahora mismo, aunque no tenemos una fecha definitiva, nuestro objetivo es poder lanzarlo para otoño del próximo año. *Creo que actualmente Jorge ya no forma parte del grupo. ¿Estáis ahora mismo sin vocalista? - Sí, el vocalista dejó el grupo porque salió del país por motivos de trabajo, por lo que hace algún tiempo que nos encontramos en búsqueda y captura de un nuevo cantante con el cual dar voz a los nuevos temas que estamos preparando. Si alguien se anima, y piensa que puede encajar con nuestro estilo, puede ponerse en contacto con nosotros a través de nuestra web. *Todo el equipo de la revista Eternity queremos agradecerte el haber compartido con nosotros este buen rato y que los lectores puedan conocer algo más sobre vuestro grupo. Esperamos entonces con ganas la publicación de vuestro nuevo trabajo e iremos informando a nuestros lectores de las novedades que vayan surgiendo respecto a vuestros movimientos. -Gracias a vosotros, podéis encontrarnos en http://www. therevolutionyears.com, desde donde podéis descargar de forma gratuita nuestro álbum “The Art of Words”.

-55-


Os animamos a conocer el grupo y disfrutar de su música. Y, ya sabéis, buscan vocalista, así que si alguno de vosotros siente que podría encajar en su estilo musical y residís en la zona de Madrid (España), no dudéis en poneros en contacto con ellos. Formación actual: TRY (The Revolution Years) David Daimiel: Guitars Francisco Uclés: Guitars Carlos S. Moreno: Bass Antonio Rebato: Drum NOTA: Esta fotografía no es la definitiva del grupo puesto que le falta el vocal. la formación actual del grupo no es esta, ya que falta el cantante.

-56-


Tarde de lluvia Por Marina Collado Prieto Escucho el melancólico sonido de la lluvia al caer en esta fría tarde de invierno en la que la noche se solapa con el día, en la que los recuerdos se unen al monótono compás del aguacero de notas. Tras los cristales, llegan a mí los armónicos acordes de viejas melodías que despiertan las nostalgias de lo vivido, del tiempo que inexorable y sin a penas darme cuenta se va consumiendo en una inhalación, en lo que tarda en producirse un suspiro. Vivencias de múltiples formas y colores que en la memoria quedan y espontáneas surgen, traspasando el ciego visillo de lluvia sin que tenga que forzar el recuerdo en esta emplomada tarde que invita al acomodo y en la que la mente cede a la voluntad del pensamiento.

-57-


ETERNITY #2 GRACIAS A LA COLABORACIÓN DE LA PORTADA POR ISRAEL CAMPO


ETERNITY #2  

Revista literaria cultural de El poder de las letras ETERNITY #2

ETERNITY #2  

Revista literaria cultural de El poder de las letras ETERNITY #2

Advertisement