Page 1

CONTÁCTANOS Como publicación independiente, abrimos la oportunidad de participar en esta iniciativa enviándonos tus comentarios u opiniones sobre temas que se relacionen con arquitectura, urbanismo y ciudad.

EL PLANIFICADOR 68600216 / 91429484 / 97827628

elplanificadorindependiente@gmail.com Rescatando la esencia del habitar en sociedad.

E.P. INDEPENDIENTE.

Editorial

La desobediencia civil

#5

Por: Luz Marín A.

Seños fruncidos, caras angustiadas, manos con uñas a mal traer, pasos apurados y el cerebro bombardeando información que no llega a ninguna parte. Cuántos hemos estado en esa interminable fila de banco, o en los incómodos asientos de los servicios básicos, a veces creemos posible proponer pequeños cambios para dignificar y agilizar las necesidades y procesos que las instituciones realizan. Cambiar el orden de los muebles, o incluso apurar la fila más larga encargando esa caja al personal más capacitado. Todas esas pequeñas intenciones de cambiar en pro de mejorar, esos pocos segundos en que bajo la ira se aclaran las ideas, todas esas prosas que se escriben en relación a la ciudad, o las ideas de cómo sería escribir de esta región para un viajero universal, todo es bienvenido y muy apreciado para así compartir los modos en que todos nosotros, simples civiles, estamos dispuestos a compartir para de alguna manera estimular la participación social en relación al mundo en el que queremos vivir y el que estamos viviendo.

“modo de acción excepcional, cuando toda otra forma de cambiar la ley ha fracasado, pues de lo contrario se corre el riesgo de destruir totalmente los principios democráticos. Transformar el orden social, cambiar la ley, es ante todo actuar en el marco de las instituciones: no hay que olvidar que es la ley votada por los representantes del pueblo la que legalizó las vacaciones pagas, el voto de las mujeres, el derecho al aborto, abolió la pena de muerte..." En la cosa judicial, todo es un lío para los que no estamos debidamente educados o involucrados en ella, pero a través de los años (podríamos decir milenios pero no entraremos en campos espirituales) hemos podido conocer ejemplares de revolucionarios, personas individuales que lograron transmitir un mensaje y ser apoyados por una sociedad en descontento, para demostrar y luchas por ideales en común, demostrando así que los cambios son posibles. M. Gandhi, Martin Luther King, la madre Teresa de Calcutta, entre otros cuantos que han cambiado las "ordenes " establecidas en pro de salvaguardar la dignidad de otros seres humanos. Porqué nosotros no podríamos unirnos para cambiar, quizás no tan grandes cosas, pero si cambiar esas injusticias vecinales que a todos nos incumben. ...

facebook

issuu

tumblr

PLANIFICA TU CIUDAD Envia tus escritos o ilustraciones, aportando así con la difusión y movilidad de ideas, críticas y soluciones, valoraciones, opiniones, propuestas, inquietudes, reflexiones, sobre lo que está pasando hoy en la ciudad en el ámbito de la arquitectura.

Agradecimientos especiales a los colaboradores de esta edición: Juan Carlos Riveros (Croquis) Arinishca Salinas(Escrito) Mauricio Wetzig(Escrito)


Yo sólo quisiera volver.

CINE

Por: Arinishca Salinas

“Enter to the void”(2009) Gaspar Noé A partir de los textos Life after life de Raymond Moody y el Libro Tibetano de los Muertos, el cineasta se inspira para generar esta lisérgica visión sobre la espiritualidad y la muerte en una ácida, oscura e hipersaturada Japón contemporánea. La estructura poética/espiritual de los textos inspiradores de Noé ,se ven reflejados en las imágenes y arquitectura narrativa del film. A partir de la visión psicodélica colores, imágenes, sonidos y paisajes urbanos, de luces neón y calles estrechas, no sólo se relata la dramática historia de Oscar y Linda sino de una Japón marginal, sus habitantes, su densidad y su convulsionada vida, en contraste al sentido espiritual/sueño que intenta reflejar el director.

Amigos del Planificador Tienda Eleven

Flora y Fauna

Tembeta

Siempre es de costumbre llegar a nuestras casas y seguir una rutina que va desde encender la luz de la sala, el televisor, la cocina a gas, el hervidor. Para cada uno es muy normal hacer esto, ¿Pero qué pasaría si no hubiese luz, agua ni gas en tu casa?, ¿cambiaría esto tu manera de disponer el espacio? Hace 12 años fui arrancada de la ciudad y llevada a la tierra más lejana que podría imaginar, subí a una avioneta y viajé entre montañas interminables hasta aterrizar en un pueblo en el cual la cruzaba una pista de aterrizaje; había una colina que miraba frontal hacia la planicie con casas dispuestas casi por casualidad muy lejanas entre ellas, nuestra casa nos esperaba en la cima de la colina, vigilante, atenta; mientras la nieve que cubría todo enceguecía mis ojos. Al entrar a la casa nos esperaba en su rincón una cocina vieja, cansada, oxidada. El patio parecía terminar al pie de la gran montaña de cabelleras blancas que lloraba interminables lágrimas. Nuestro nuevo hogar era de madera y sus ventanas siempre permanecían mojadas, el ruido de la lluvia nos daba una melodía diaria, no existían ruidos de tráfico, ni vendedores, a lo lejos se podía oír martillazos y voces de la nueva obra que se construía en las cercanías. Vivía en el campo y no lo comprendí hasta que llego la noche y la luz de las velas fueron las más fieles compañeras de largas conversaciones.

[ Tu otro banco ] y cada día el de más gente.

Cordovez con P.Pablo Muñoz, Siglo XIX

Por: Mauricio Wetzig

Dedicamos nuestro tiempo en trabajar para acceder a un traspaso electrónico que nos permita sobrevivir, sostener y reforzar un sistema impuesto. Dejamos que otros decidan, que otros piensen y actúen por nosotros. Nos mortifican con miles de avisos al día, con bonitas palabras: solidaridad, Libertad, diversión, facilidad, éxito, felicidad. Pero no nos preguntamos de donde nace esta impaciencia por consumir, o si es o no extraño que, detrás de todas esas buenas palabras, se esconda siempre una verdadera intención mercantil. Ya no podemos imaginarnos una vida feliz sin gastar nuestro dinero, sin seguir la calculada inercia de comprar a ciegas, de perseguir las modas, de arrodillarnos ante las marcas y las tendencias que nos dicen lo que tenemos que hacer para poder llegar a conseguir alcanzar la realización personal y la felicidad, eso sí, siempre a cambio de nuestro dinero. A cambio de dinero todo vale. Mientras consumas y gastes tu dinero todo es lícito y mientras los valores y el sentido común dejan de ser poco a poco lo importante. Con dinero que gastar de por medio se permite socialmente la ignorancia, la codicia, la envidia, el egoísmo. Vivimos atados a trabajos creados virtualmente para mantener una sociedad de consumo, injusta, inmoral y absurda.

Nuestro comedor paso a ser la parte más importante de nuestra casa y la cocina a leña siempre olía a pan caliente, cada visita llegaba directamente cerca del fuego y se ubicaba haciendo una ronda alrededor de ella, era un momento mágico; Conversar y visitarse entre vecinos era una costumbre social en la cual se compartía un mate que podía durar horas.El colegio que asistí tenía 3 salas, los cursos no superaban los 20 alumnos y estaban dispuestos de manera doble. En mi curso estábamos los de 3ero y 4to básico y al ingresar a ésta era hábito sacarse las botas, dejarlas en la entrada y ponerse unas pantuflas. Había compañeros que viajaban 2 horas a caballo para asistir a clases, pero aun así todos eran muy puntuales. Muchas veces extrañé la ciudad y hasta inconscientemente buscaba el Interruptor de la luz, habría una llave de paso o deseaba tener el televisor cerca, pero lo que recibí a cambio mi familia y yo fueron momentos únicos en donde uno realmente convive y se hace parte de una comunidad. Aprendimos de la agricultura, la ganadería, no depender de las grandes tiendas, ni supermercados y cosechar lo que sembramos. Nos despojamos de las comodidades de la ciudad por un año y deseábamos quedarnos. Cada modo de vivir se acomoda a su entorno dejando a este último casi intacto, manteniendo un respeto único por lo que la naturaleza nos entrega para poder vivir y adquirir una capacidad de ver, por ejemplo, las nubes y saber cuándo se avecinara la próxima lluvia y mirar las texturas y coloridos que hacen único al lugar donde uno vive. Por eso es necesario crear sin caer en la comodidad excesiva, si no, mejorando condiciones que permitan aprovechar mejor nuestro entorno. Yo sólo quisiera volver.

La televisión, al servicio de la banca y del retail, financiada con el dinero de las multinacionales, ensalza al simpático perdedor, al personaje intelectualmente pasivo y consumidor compulsivo. Busca y crea generaciones de obesos y anoréxicos conformistas atomizándonos con sus productos y su retórica grotesca, San Valentín, Hallowen, el día del padre, el día de la madre, rebajas de temporadas… … Usted disfrute, vengan a nuestros Malls, coman en nuestros patios de comida, vístanse con nuestra marcas fabricada por niños sin derechos en países del tercer mundo. Enriquezcan nuestras franquicias, metan su dinero en nuestros bancos, pidan créditos de consumo, háganos rico con su dependencia y done el vuelto a una organización de beneficencia para que paguemos menos impuestos. Sigan pagando por ir en masa a nuestros estadios a ver a nuestra sub-20 o a la Selección corriendo alrededor de un balón. Hagan turnos extras, saquen la vuelta en sus trabajos de mierda de lunes a viernes, que por la noche les espera su plasma, con el reality de turno el mismo que les reconfortará con su espejismo favorito, la misma televisión que está realmente educando a sus hijos a solas, empobreciéndolos mentalmente y transformándolos en vulgares y enfermas marionetas.

Óleo de Juan Francisco Gonzalez, fines del siglo XIX

Éste óleo muestra las viviendas que antiguamente existían en la calle de la Barranca del Mar (actual P.P Muñoz), y la calle Cordovez que descendía entre estas manzanas construídas. Con el Plan Serena, estas manzanas fueron demolidas, para rescatar el mirador natural de la primera terraza de la ciudad y crear una gran franja verde pública, también se limitó la calle Cordovez con el fin de unificar los jardines. De este modo se creó el Parque Nacional Pedro de Valdivia.

E.P #5  

Rescatando la esencia del habitar en sociedad.

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you