Page 1

LAS AUC

MAURICIO OCAMPO TOBÓN. 11-1.


INTRODUCCIÓN.

Por medio de este trabajo se va a dar a entender lo que fueron las AUC. Como estuvieron conformados, cuáles fueron las causas de su auge y que inconvenientes se vieron mientras estas existían en medio de la población civil y política. El trabajo se hizo con la finalidad de contar y dar a saber más como fue el conflicto armado en sí y cuáles fueron sus bandos y principales causantes en nuestro país, además se va a tratar de mostrarle a todos las opiniones que se tienen acerca de este tema ( todo va a en referencia de las AUC). Se quiere dar a conocer a los lectores como afectaron las AUC a la historia colombiana y a su gente más que todo porque fueron los más violentados a causa de este grupo, se expresara en si como se llevaron las rivalidades entre los grupos armados que llevaban grandes diferencias y simplemente se mataban por ellas, se van a dar a conocer los ideales y pensamientos que llevaban sus líderes y el apoyo que les brindo la política en ciertos casos por que antes de ser unos criminales se trataron como defensores del pueblo y de ahí viene su nombre AUC… Autodefensas Unidas Colombianas.


OBJETIVOS. -

Hacer un trabajo lo suficientemente buena para convencer a la profesora de que me ponga una buena nota.

-

Dar a conocer más sobre las AUC.

-

Complementar más sobre el conflicto armado colombiano.

-

Dar una imagen diferente acerca de este tema.

-

Brindar pensamientos nuevos acerca de las AUC.

-

Expresar como fue la historia del país mientras estuvo este grupo armado.

-

Dar a conocer como en primer lugar fueron apoyados por la política.

-

Mostrar como primero paso de un grupo de autodefensas a ser un grupo violento y delincuente.


Cuerpo de trabajo

Surgimiento de las AUC

Por su naturaleza y origen, los paramilitares no tienen una identidad nacional. Son grupos regionales que se fueron haciendo al control de las zonas gracias a la ausencia del Estado y a la complicidad, cuando no ayuda directa, de las fuerzas armadas. Pero en la década de los 90, Carlos Castaño, máximo líder de las Autodefensas Unidas de Córdoba y Urabá, comenzó un proceso de unificación de diversos grupos bajo el nombre de las Autodefensas Unidas de Colombia, AUC, y ha proclamar un proyecto político.

Según ha explico en entrevistas y textos escritos en páginas web, la AUC lucha militarmente contra la guerrilla y políticamente contra el Estado; al que le pide, entre otras cosas, una reforma agraria, mayores garantías sociales y una sociedad más participativa.

Aunque las AUC y Carlos Castaño a la cabeza funcionaron un tiempo como un colectivo, en la práctica cada grupo seguía teniendo su autonomía, sólo recibía apoyo militar y logístico de la unión. En el 2001, las AUC entraron en crisis, Carlos Castaño dejó de liderarlas y criticó públicamente el vínculo estrecho entre muchos grupos y los narcotraficantes, un lazo que está presente desde su formación porque siempre han actuado como ejércitos privados de los traficantes y se han financiado con sus actividades ilícitas. Algunos grupos se alejaron de la AUC y eso explica en parte por qué no todos los grupos están en el actual proceso de negociaciones con el Gobierno.


Los paramilitares, como explica el politólogo colombiano Alfredo Rangel, “son la máxima expresión de la debilidad territorial del Estado: sectores de la sociedad civil han tenido que recurrir a apoyar la sedición, a apelar a la justicia privada y hasta a confabularse con el narcotráfico para defender su vida y sus intereses ante el acoso de la guerrilla, pues el Estado los dejó desamparados”; y al igual que la guerrilla, controlan territorios donde dictan leyes, ejercen su justicia y recaudan “impuestos”.

A pesar de que su presencia y su forma de lucha le ha restado fuerza al grupo guerrillero del Ejército de Liberación Nacional, en realidad no han impedido que la guerrilla continué con su accionar; sólo han contribuido a incrementar las violencia contra una población civil que no es parte de la guerra y que tiene que vivir inmersa en el conflicto armado.


Causas del surgimiento De las AUC El Paramilitarismo en Colombia se refiere particularmente al accionar de ciertos grupos armados y al margen de la ley que se organizaron a partir de los años 1970 con el fin de combatir a los grupos armados de extrema izquierda (guerrillas colombianas). Dichos grupos se extendieron por diversas regiones del territorio nacional con la participación de ricos hacendados, colonos y pequeños industriales los cuales llegaron, en los años 1990, incluso a la conformación de una entidad mayor a la que denominaron Autodefensas Unidas de Colombia bajo la sigla AUC.


En el génesis y desarrollo histórico de dichos movimientos se vieron involucrados agentes del mismo Estado como policías, militares, además de representantes políticos y de otros sectores de la sociedad. Dicha participación desembocaría en el escándalo judicial y político que se denominó Parapolítica a inicios del siglo XXI. Las autodefensas se involucraron directamente con las mafias de la droga y muchos de sus máximos jefes fueron pedidos en extradición por el gobierno de los Estados Unidos. Por otra parte, las autodefensas, que en principio se constituyeron como grupos armados para defenderse de las agresiones guerrilleras, pronto pasaron a ser ellas mismas actores de agresión perpetuando actos como masacres, asesinatos o genocidios.

Los grupos paramilitares simplemente se forman para combatir la guerrilla la cual le quitaba los territorios a las personas inocentes y las mataba simplemente por estar involucradas con el ejército o nada más por “diversión”, además de eso se llevaban a las personas jóvenes o niños para enseñarlos a combatir por una “cause justa” revolucionaria contra el estado Colombiano pero en vez de combatir a este supuesto mal gobierno nada más estaban era matando gente inocente para nada por simple gusto, entonces la gente mayoría campesina se cansa de esta violencia hacia ellos y arman las convivir que eran grupos de personas que se armaban para defender sus tierras con valentía, de ahí empezaron a llamarse autodefensas y se repartieron en muchos grupos pero uno de los principales son las AUC ( Autodefensas Unidas Colombianas) las cuales se fueron convirtiendo de defensores a otro tipo de opresores igual o peor que los mismísimos guerrilleros, también se involucran en las drogas y se alían con los carteles de la mafia. Esta se consolida como agrupación paramilitar a finales de la década de 1990 y su principal objetivo era, en principio, combatir a la guerrilla de las FARC en varias


regiones de Colombia, aquellas que estaban controladas por varias facciones del grupo guerrillero.

Consecuencias Las AUC vivieron en continuos enfrentamientos con las guerrillas. Existen muchas acusaciones y evidencias en Colombia y en el exterior sobre la colaboración de algunos miembros de las fuerzas policiales, militares y políticas con las AUC y otros grupos paramilitares. Buena parte de las AUC participaban en el tráfico de drogas, de armas y en el contrabando. Sus miembros también han participado en el secuestro y la extorsión a comerciantes y empresarios pequeños, además de conseguir a lo largo de sus años de actividad la propiedad legal o ilegal de una cantidad desconocida de suelo agrícola y ganadero que ha sido estimada entre 2 y 4 millones de hectáreas. Se les atribuye a miembros de las AUC la responsabilidad de crímenes selectivos y numerosas masacres de grupos de oposición, de campesinos y de otros sectores que han ocurrido en Colombia durante al menos los últimos 20 años. Han dirigido dichas acciones contra civiles que ellos consideran ser miembros y apoyos de las diferentes guerrillas u opuestos a sus intereses económicos y políticos. En algunos de los casos no ha sido posible establecer la veracidad (o falsedad) específica de dichas consideraciones de parte de las AUC, lo que indicaría que necesariamente tanto personas inocentes como culpables de dicha acusación habrían caído asesinadas por ese grupo de manera individual y colectiva. Sus homicidios fuera de combate han sido considerados como crímenes de guerra tanto en Colombia como ante entidades jurídicas internacionales, además de haber sido consignados en informes de ACNUR, Human Rights Watch y otras ONGs que también han denunciado el reclutamiento de menores de edad. Miembros de las AUC y en particular de anteriores grupos paramilitares participaron activamente en el aniquilamiento de militantes de la Unión Patriótica.


Masacres y Fosas comunes.

Este grupo paramilitar ha sido responsable de diferentes masacres en zonas rurales del país. Las autoridades han hallado fosas comunes donde se encontrarían miles de personas asesinadas por este grupo, incluidos niños. La ubicación de muchas de estas fosas aún no se conoce públicamente. Varios jefes paramilitares sometidos al proceso de desmovilización han revelado la ubicación de algunas de ellas. Según informes de prensa, a finales de los años 1990 este grupo incrementó el número de masacres llegando al punto de cometer 1 masacre cada 2 días entre los años 1999 y 2000, tiempo en el que perpetraron más de 200 masacres por año.


Daños hacia la población

Informes de prensa han revelado que algunos de los miembros de las AUC entrenaban a sus hombres en el descuartizamiento y desollamiento de personas vivas con el uso de motosierras y machetes, así como en tácticas de tortura para causar terror u obtener información. Varios desmovilizados de las AUC han relatado a las autoridades la manera cómo a los campos de entrenamiento algunos jefes paramilitares llevaban a varios campesinos amarrados en camiones para utilizarlos en cursos de instrucción que enseñaban a descuartizar personas vivas. Existe


información según la cual algunos miembros de este grupo habrían seguido delinquiendo a pesar de haberse desmovilizado y continúan con estas prácticas criminales. Según las investigaciones, el descuartizamiento de personas vivas tenía un triple objetivo, desparecer a las víctimas, usarlo como ritual de iniciación para insensibilizar a los combatientes jóvenes y facilitar el cavado de una fosa poco profunda puesto que el cuerpo descuartizado era más fácil de enterrar que el cuerpo entero. Otros métodos inusuales revelados por confesiones de antiguos miembros desmovilizados fue el de uso de serpientes venenosas para matar a sus víctimas. La orden la habría dado alias Jorge 40 a sus hombres del Bloque Norte para el momento en que tuvieran que asesinar a más de tres personas. El objetivo de este método era evitar que se considerara como masacre y se la atribuyeran al grupo puesto que el Derecho Internacional Humanitario califica como masacre actos de asesinato que incluyan a más de tres personas.

Masacre de Bojayá La Masacre de Bojayá es el nombre con que se conoce la muerte violenta en el interior de la iglesia de Bojayá, Chocó, al occidente de Colombia, entre 74 y 119 civiles como consecuencia de la explosión de un "cilindro bomba" o "pipeta" lanzado por miembros del bloque 58 del grupo guerrillero Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARCP-EP) el 2 de mayo de 2002. El suceso tuvo lugar en el marco de los enfrentamientos armados que en ese mismo pueblo se


desarrollaron entre las FARC-EP y los paramilitares de las AUC, ambas empeñadas en mantener el control de la zona y el acceso al río Atrato. El 1 de mayo, aproximadamente a las seis de la mañana, se iniciaron los combates en Vigía del Fuerte entre los paramilitares y la guerrilla, concentrándose posteriormente en Bellavista. Por ese motivo, los habitantes comenzaron a refugiarse en la Iglesia, en la casa cural y en la casa de las Misioneras Agustinas. Durante los enfrentamientos, que continuaron todo el día y parte de la noche, la población albergada en los refugios ascendió a un número aproximado de 1500 personas. Al día siguiente se reiniciaron los combates temprano. Las FARC-EP mantenían su posición en el Barrio Pueblo Nuevo, en la periferia norte del casco urbano. Los paramilitares continuaban ubicados alrededor del área central de Bellavista, protegiéndose entre los edificios y, particularmente, en el anillo de cemento situado frente a la Iglesia, a la casa cural y a la casa de las Misioneras. Otro grupo paramilitar se encontraba en el patio que separa el colegio, la escuela y la Iglesia. A las 10:00 de la mañana, dos guerrilleros instalaron un lanzador de pipetas en el patio de cemento de una casa de Pueblo Nuevo, situada a una distancia aproximada de 400 metros de la Iglesia con el objetivo de provocar el repliegue paramilitar hacia el sur. A las 10:30 horas, aproximadamente, la primera pipeta cayó en una casa civil ubicada aproximadamente a cincuenta metros de la Iglesia, ocasionando daños materiales. Seguidamente, una segunda pipeta cayó en el patio trasero del puesto de salud sin estallar. Aproximadamente a las 10:45 horas, la tercer pipeta estalló al atravesar el techo de la iglesia e impactar en el altar. La explosión causó entre 74 y 119 muertos y alrededor 98 heridos, un porcentaje significativo de ellos menores de edad y todos ellos civiles no combatientes. Como consecuencia los supervivientes de la masacre escaparon del recinto para internarse en el área rural unos o atravesando el fuego cruzado con banderas blancas y reivindicando su condición de población civil otros, guiados por los sacerdotes. De esa manera lograron acercarse a las embarcaciones, cruzar el río y arribar a Vigía del Fuerte. Aún cayó una cuarta pipeta que no llegó a explotar detrás de la casa de las Misioneras Agustinas, una vez habían huido buena parte de los civiles sobrevivientes.

La masacre de las AUC para escapar del Naya “Me dijeron que hiciera una barbarie”. Esa fue la respuesta que el desmovilizado Yesid Enrique Pacheco, alias 'El Cabo', les dio a los desplazados de El Firme, una apartada vereda de Buenaventura hasta donde llegó la violencia del Bloque Calima de las AUC que estaba inmerso en su “incursión” al Naya en abril de 2001. Producto de la desesperación de los jefes paramilitares de la ciudad-puerto por las


capturas que la Armada estaba realizando en las veredas El Cacao y San Francisco, decidieron atacar a la población civil a nombre de las Farc para desviar la atención de la fuerza pública. Así lo confesaron tres postulados al proceso de Justicia y Paz durante dos semanas de versión libre, en la que la Fiscalía reunió 65 ex paramilitares para que aclararan cómo fueron los hechos de la masacre del Naya, y les dieran respuesta a sus víctimas que siguieron en directo la audiencia desde Cali, Buenaventura, Santander de Quilichao y Timbío. El ex jefe financiero del Frente Pacífico del Bloque Calima, Juan Mauricio Aristizábal, alias 'El Fino', señaló que fue un coronel de la Armada quien le sugirió que “llamáramos la atención porque no podía soltarlos (a los capturados) ni dejar el operativo”. El postulado agregó que el oficial no les dijo directamente que atacaran El Firme, pero les dio la idea de atacar a civiles haciéndose pasar por guerrilleros. El encargado de desviar la atención fue 'El Cabo', quien por orden de alias 'El Mocho' (ex jefe militar del Frente Pacífico asesinado en Antioquia después de la desmovilización) y alias 'El Fino', quemó algunos caseríos e hizo desplazar a varias personas de zonas aledañas al casco urbano de Buenaventura. A pesar de estos hechos, las capturas de los paramilitares en el Naya continuaron y fue cuando a 'El Cabo' le dieron la orden de “hacer una barbarie”.

Masacre de saiza:

La tarde del 14 de julio de 1999, las autodefensas llegaron a Saiza, quemaron casas, locales y motores fuera de borda. Antes de irse, reunieron a la gente en la placa deportiva, escogieron a 11 personas, en su mayoría comerciantes, y les dispararon con fusiles. Al salir, dejaron casi medio pueblo ardiendo y a la gente con tanto miedo, que debieron llegar vecinos de las veredas a recoger y enterrar los muertos que


quedaron tirados en la cancha. Y quienes empezaron a salir espantados, se encontraron que en la vereda El Cerro, en la carretera a Carepa, había otros dos muertos, uno de ellos degollado. "Unos nos fuimos a Carepa, otros salieron para Tierralta, Urrao y hasta a Santa Marta llegó gente de Saiza", comenta Javier Morales, el presidente de la Junta de Acción Comunal de Saiza. Él fue de los pocos que se quedó luego de la matanza, pero a los cinco meses el grupo armado regresó y no mató a nadie, pero advirtió que no quería un alma viviendo en los alrededores.

Daños hacia el país.

Además de tantísimas masacres que se vieron también hubieron daños políticos por así decirlo los cuales fueron llamados parapolítica aquí los vamos a ver: Parapolítica (o para-política) es el nombre con el que se conoce al escándalo político desatado en Colombia a partir de 2006 por la revelación de los vínculos


de políticos con paramilitares, con posterioridad al proceso de desmovilización que adelantaron varios de los grupos que conformaban las Autodefensas Unidas de Colombia. En Colombia se llama «paramilitares» a los grupos armados ilegales de extrema derecha que se autodenominan como autodefensas y que están generalmente ligados al narcotráfico. Según las investigaciones y condenas judiciales varios dirigentes políticos y algunos funcionarios del Estado se beneficiaron de estas alianzas por medio de la intimidación y la acción armada de los grupos paramilitares contra la población civil, algunos alcanzaron cargos en alcaldías, consejos, asambleas municipales y gobernaciones así como en el Congreso de la República y otros órganos estatales. A su vez algunos de los políticos desde sus cargos desviaron dineros para la financiación y conformación de grupos armados ilegales y filtraron información para facilitar y beneficiar las acciones de estos grupos dentro de las que se incluyen masacres, asesinatos selectivos, desplazamiento forzado entre otras acciones criminales con el objetivo de extender su poder en el territorio nacional. El escándalo se desató en medio de revelaciones de medios de comunicación, sectores políticos e investigaciones judiciales que desencadenaron la detención y condena de varios congresistas y otros políticos en ejercicio dando lugar a fuertes debates y controversias que polarizaron la opinión pública. La vinculación al proceso de investigación por parte de la Fiscalía General de la Nación y de la Corte Suprema de Justicia de funcionarios y políticos cercanos al entonces presidente de la República Álvaro Uribe afectaron las relaciones internacionales de ese gobierno con el Congreso de los Estados Unidos y con diferentes organizaciones de Derechos Humanos, a la vez que generaron un fuerte enfrentamiento entre la Corte Suprema de Justicia y el gobierno del presidente Uribe quienes se acusaron mutuamente de conspiración. Igualmente se vio fuertemente cuestionada la legitimidad del Congreso de la República debido al creciente número de Congresistas implicados en el escándalo. Desde agosto de 2008 la Corte Penal Internacional está estudiando los procesos judiciales dentro del escándalo.


Historia de Arauca, una región Llena de riquezas. El departamento de Arauca se encuentra en el nororiente colombiano delineando parte de la frontera entre Colombia y Venezuela. Tiene una gran diversidad y riqueza ambiental y una alta concentración de hidrocarburos. Es fácil imaginar entonces que Arauca es una región moderna gracias a las regalías obtenidas por la explotación de sus riquezas. No obstante, las condiciones de vida de sus habitantes y el crecimiento y desarrollo económico de su territorio son poco alentadoras. Allí se asienta el grupo guerrillero FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia), con los frentes segundo y 45. La guerrilla del ELN (Ejército de Liberación Nacional) tiene también el Frente Domingo Laín, la columna Che Guevara y el Batallón ABC. Los grupos paramilitares también se movilizan cerca y en su interior; por una parte están las Autodefensas del Casanare, concentradas en la región del Tame, y en la región de Arauca se concentran las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC). La presencia de estos grupos insurgentes genera un constante clima de zozobra entre la población, que siempre está en medio de los combates entre guerrilleros, paramilitares y fuerzas del Estado. La corrupción de los dirigentes políticos de la región ha contribuido por otra parte al despilfarro y subdesarrollo de Arauca. Los recursos asignados a planes de desarrollo económico y social se desvían en los laberintos burocráticos y queda de lado la atención a las necesidades de la población. A su vez, el Estado no se preocupa por ofrecer una solución real al problema de inseguridad y la única alternativa que señala es una constante militarización de la zona, de manera que el conflicto se intensifica y el miedo crece entre los araucanos. En medio de esta situación opera el Comité Permanente de Derechos Humanos de Arauca. Su labor consiste en recolectar datos sobre la situación de los habitantes de


Arauca y en llevar a cabo las denuncias de los atropellos contra los derechos humanos, sea de parte de la guerrilla, de los paramilitares o del Ejército nacional. La idea de crear este Comité surgió en 2001 debido a las constantes violaciones a los Derechos Humanos y al Derecho Internacional Humanitario que se presentaban en la región. Su acción no ha sido fácil pues la población teme colaborar. De la misma forma, los integrantes del Comité reciben amenazas de quienes violan esos derechos, interesados en mantener su actuar en la impunidad. Las denuncias más frecuentes corresponden a amenazas personales, asesinatos selectivos, masacres y desplazamiento forzado. Aunque el Estado se resiste para intervenir en estos asuntos, con insistencia y presión se han logrado buenos resultados encaminados a disminuir las agresiones a los pobladores de esta área. Junto a las denuncias por agresiones violentas, el Comité señala que hay otro tipo agresiones contra la población que sin necesidad de realizarse por medio de las armas tienen efectos tanto o más graves que los de las balas. Por ejemplo, que la presencia del Estado sólo es de carácter militar, con lo que sólo se intensifica el conflicto, mientras abandona la inversión social, lo que a los ojos de los habitantes es la verdadera causa de la guerra. De la misma forma, el Comité denuncia la preocupante situación de desempleo y subempleo en la región, que se debe por una parte al masivo desplazamiento de campesinos a los cascos urbanos de Arauca y por otra, a que las compañías petroleras que explotan la zona no están generando empleos para la comunidad. El propósito de los representantes del Comité Permanente de Derechos Humanos de Arauca en esta Asamblea de la sociedad civil por la paz es buscar una mayor divulgación de sus problemas y sus denuncias para que haya una mayor presión, apoyo y disminuya la intensidad de la guerra.

Desplazamientos forzados Los hechos que dieron origen al desplazamiento completo de municipios, veredas y corregimientos se registraron entre 2000 y 2002, durante el enfrentamiento armado que sostuvo Hernán Giraldo contra Adán Rojas y Carlos Castaño, por supuestos


vínculos con grupos contrarios, de acuerdo a los antecedentes del conflicto militar expuestos por la Fiscalía. Los núcleos familiares fueron desplazados de la región nororiental de la Sierra Nevada de Santa Marta, veredas ubicadas cerca de la Troncal del Caribe hasta La Guajira. Los habitantes de estos sectores fueron expulsados de sus tierras bajo las políticas de control territorial, señalamientos de ser colaboradores de las autoridades, así como a los lineamientos de control social y de recursos de los paramilitares, según la fiscal. La representante del ente acusador detalló además que durante los hechos se definieron igualmente dos prácticas, la de desplazamiento masivo y la de tipo individual o también denominada gota a gota.

Conclusiones Lo que entendí sobre todo este extenso tema es que hemos vivido una historia llena de pura violencia la cual no nos ha dejado prosperar al pasar de los años,


los grupos paramilitares de extrema derecha los cuales primero tenían unos ideales de protección a la población y que solo defendían sus propias tierras se volvieron unos guerrilleros por así decirlo ya que les siguieron los mismos ejemplos de violencia y revolucionarismo, la parapolítica es una cosa grave ya que ni la propia política se salva de este fenómeno tan grave ya que se ven algunas personas importantes apoyando una causa tan terrible y baja como es el paramilitarismo, ósea este país se está cayendo por unos ideales de poco sentido y violentos los cuales nos hacen unos retrasados a comparación de cualquier país que haya superado sus propios conflictos con ideales buenos y pacíficos.

Bibliografías-cibergrafias.

Libro: Las verdaderas intenciones de los paramilitares 2002 corporación observatorio para la paz- 2002 intermedio editores, una división de círculo de lectores S.A Una realización de la gerencia de contenido de ceet. Editor general: Alberto Ramírez Santos Supervisión editorial y corrección: Claudia Cadena S. Producción: Ricardo Iván Zuluaga C.


Diseño y diagramación: Claudia Margarita Vélez G.

Libro: Fin del paramilitarismo Primera edición: Agosto 2007 Rafael Pardo Rueda: 2007 Diseño de caratula y páginas interiores: Jesús Abad Colorado. Impreso en Colombia. Libro: Huellas Editorial voluntad S.A 2000 Martha Moreno Fernández

Libro: Conflicto interno, fronteras y crisis diplomática Doctor Alberto Ramos Garbiras Grupo de investigación de la república.

biblioteca.clacso.edu.ar www.canalsolidario.org Hecho por redaccio www.saber.ula.ve escolapau.uab.cat http.www.colombialibre.org entreguerrillayparamilitarismo.bligoo.com www.verdadabierta.com www.ediciosb.com.co


Opinión personal Mi opinión sobre este tema es que es muy bueno saber acerca de la historia de este país y toda la cosa pero estos temas así no me gustan para nada al ver como nuestro país tiene unos grupos armados con unos ideales tan idiotas y retrasados los cuales no nos dejan progresar y al saber estos grupos que no pueden derrocar a un estado con su revolucionarismo se desquitan con la gente pensando que esto va a cambiar algo por simplemente matarlos y dejarlos sin sus hogares, me da enojo saber que los propios grupos que se formaron para defender a la población civil cojan el ejemplo de sus enemigos y empiecen a hacer lo que ellos hacen, además se sabe que también era por puro gusto que lo hacían, además de eso como se les ocurre llevarse niños inocentes y jóvenes para una causa perdida en la cual ellos van a ser los primeros en morir y más que eso, como mataban a las personas tan brutalmente, como los descuartizaban con motosierras aun estando vivos eso es lo más brutal de todo, también les voleaban machete para arrancarles extremidades de la más pequeña a la más grande para hacerlos sufrir porque supuestamente tenían algo que


ver o con los paramilitares o con las Farc o hasta con el propio mismo gobierno, estos temas me dan rabia, ver como mi paĂ­s cae en una estupidez tan grande que se hace gigantesca al pasar por que se hacen supuestas negociaciones para la paz las cuales nunca van a resultar porque ninguna de las propuestas de uno le van a servir al otro.

Auc  
Auc  

Trabajo de Sociales

Advertisement