Page 36

cultura

otros contextos, también nos transportan al presente, tocan nuestra identidad y traspasan a las actuales generaciones un legado que forma parte del patrimonio intangible que nos constituye como sociedad”. Pensamiento compartido por el actor y director de “El Coordinador”, Alejandro Goic. “Las obras no son una pieza de museo. Están vigentes y abarcan temas que siempre van a estar en la sociedad”, explica. En su obra, Goic muestra en escena a cuatro personajes que quedan atrapados en un ascensor y que son sometidos a la voluntad de un pequeño dictador en una tensa claustrofobia que desnuda la violencia latente. Los protagonistas de la obra, prototipos de funcionarios públicos y empleados, reflejan la metáfora de la sociedad atrapada en una institucionalidad heredada de la dictadura. Aparecen sujetos a una maquinaria mayor que no comprenden y de la que no consiguen librarse. Junto con ello, Goic ensaya diálogos que muestran al género masculino en una pugna con las mujeres por apropiarse de la palabra. “El Coordinador es una radiografía a un espíritu humano y particularmente al chileno. Toda esta cultura de los valores capitalistas, de la sociedad que impusieron, y que hoy vuelven a estar vigentes y que fueron reubicados con el triunfo de quienes representan con mayor propiedad los valores del poder del dinero, la competencia humana, donde hay que ver quién es el más fuerte y más poderoso según cuánto tiene en los bolsillos”, comenta el dramaturgo. Explica que en particular la temática de esta obra se torna contemporánea tras la victoria del sector de la derecha de la 36 / 22 DE ENERO DE 2010

“Las escuelas de Teatro han aumentado de dos a cerca de 25, y muchos de los alumnos que ingresan a esta carrera lo hacen, según Griffero, ‘porque quieren un lugar donde puedan hablar’” política chilena, con Sebastián Piñera a la cabeza, en las últimas elecciones presidenciales. “Estamos frente a una dictadura espiritual, que controla lo económico, lo mediático y, ahora, lo político. El domingo 17 se terminó de completar el círculo. Quién más que el Presidente electo para retratar a El Coordinador. Es un hábil competidor, que devastó a sus rivales y ganó en todo ámbito. Económico, político y mediático. Todo esto está representado en la obra”.

Vaya al teatro “El Coordinador” –22 al 24– Teatro UC. “Plaga” –22 al 24 y del 26 al 31– Sala Universidad Mayor. “Moscas sobre el mármol” –22 al 24 y del 28 al 31– Plaza Mulato Gil de Castro. “Historia de la Sangre” –25 al 31– Teatro La Memoria. “Ernesto” –24 y del 27 al 31– Sala Sergio Aguirre. “Lindo país esquina con vista al mar” –27 al 29– Sala La Comedia. “Entre Gallos y Media Noche” –26 al 31– Sala Mori/Parque Arauco. “Los que van quedando en el camino” –27 al 29– Cámara de Diputados. Ex Congreso Nacional de Santiago.

“Volver a sentir” reza el eslogan de Santiago a Mil. Pero los dramaturgos se proyectan más allá y aseguran que en los próximos cuatro años, más que volver a sentir se podría volver a vivir las épocas dramáticas que dibujan en sus obras, frente al especial contexto político que enfrenta Chile, donde el arte y en especial el teatro será una potente vía de expresión. “Ahora la política no representa los sueños de la gente ni sus deseos. No habla de la muerte, del amor, de las aspiraciones, así como tampoco no hay ningún dramaturgo que muestre sobre el escenario la idea del PPD. Entonces debe existir un espacio donde a la gente se le hable de sueños, fracasos, muertes. Y eso lo está haciendo el arte”, comenta Griffero. Y el también director de la Escuela de Teatro de la Universidad Arcis, no está muy lejos de la realidad, ya que en los últimos años la cantidad de escuelas de Teatro existentes ha aumentado de dos a cerca de 25, y muchos de los alumnos que ingresan a esta carrera lo hacen, según Griffero, “porque quieren un lugar donde puedan hablar”. El análisis es compartido también por Goic. “Estamos en un monopolio de medios de comunicación, un monopolio ideológico. Y por ello se necesitan ventanas por donde respirar. El teatro es una ventana de expresión y se va reponer con propiedad, va a cumplir un rol que cumplió en la época de la dictadura. El arte va a ser un medio de expresión hacia donde la oposición se va a trasladar. Y no me refiero en un sentido militante ni proselitista, sino que será una vía de lucha permanente para conseguir la libertad humana”, concluye.

El Periodista 186  
El Periodista 186  

Edición 186

Advertisement