Page 35

potencia y más fuerza en occidente. Eso es lo destacable, cómo han crecido los dramaturgos, los directores y todo lo que rodea al teatro en estos 200 años”. La selección contiene obras como ‘Los que van quedando en el camino’, que registra la matanza de Ranquil en 1934, ‘Entre Gallos y Medianoche’, que habla del todo el ambiente latifundista y su costumbrismo, ‘Hechos Consumados’, que versa sobre la soledad de la dictadura, ‘Cinema Utoppia’, que hace una resistencia frente a la dictadura, para representar lo que estaba sucediendo durante 1985, donde “éramos espectadores de lo que nos estaba pasando y no reaccionamos”, explica Griffero. Otras de las obras son Páramo, Ernesto, Lindo país esquina vista al mar, Historia de la Sangre y Topografía de un desnudo (Ver recuadro). La obra de Griffero fue decisiva en la renovación del teatro chileno durante la década de los ‘80. Documenta de manera poética la resistencia cultural a la dictadura, mediante un montaje donde el dramaturgo realiza un innovador tratamiento del espacio escénico basado en el principio de la profundidad de campo que divide en tres planos la acción, dando pie a la llamada “dramaturgia del espacio”. En un primer plano –el más cercano al espectador– se aprecia a un grupo de personajes que asisten a las funciones de la película “Utoppia” en el cine Valencia en los años ‘50 y se citan en el lugar para seguir la historia por entregas. En el segundo plano se representa la película que ven los asistentes al cine, que transcurre en la década de los ‘80 en París y que tiene por protagonista a un joven chileno exiliado, a

quien le acosa el fantasma de su novia detenida desaparecida. El tercer plano muestra situaciones cotidianas en las calles parisinas en torno a un teléfono público. “En esta obra por primera vez se retratan personajes que nunca antes el teatro había presentado. La detenida desaparecida, el exiliado, se van constituyendo con la memoria y con los hechos del

“Esta selección de obras muestra a un Chile diverso, viviendo en épocas disímiles y con sueños diferentes” país, pero obviamente vistos no desde la historia ni la política, sino desde el lugar del arte”, explica Griffero. El manejo de los tiempos y las épocas más las lecturas que se podían hacer de sus personajes, les valió al director y su equipo un reconocimiento en Latinoamérica transformándose en la primera pieza post-moderna. Así como Cinema Utoppia habla del Chi-

le en un contexto de un país que estaba sumido en el miedo, el dolor y la sobrevivencia, la “Selección Bicentenaria” contiene otras dos obras que versan sobre temas similares. “Hechos consumados”, escrita originalmente por Juan Radrigán y dirigida en esta versión de Santiago a Mil por Alfredo Castro, muestra la pobreza y la marginalidad social a comienzos de los años 80. La crisis económica que afectó al país, la cesantía patente y el desarraigo son el telón de fondo para que Marta y Emilio –los protagonistas de la obra– derriben progresivamente sus temores y hablen de sí mismos, pero siempre con un temor oculto y una perplejidad ante las órdenes de un tercero que no conocen. La pieza es representativa del tratamiento que Radrigán le da a los excluidos del sistema y a quienes habitan en los márgenes al profundizar en su dignidad y en la genuina mirada de mundo.

“VOLVER A SENTIR” Pero a pesar de ser piezas de la historia nacional, para Carmen Romero, la presentación de estas obras si bien “ilustran

22 DE ENERO DE 2010 / 35

El Periodista 186  
El Periodista 186  

Edición 186

Advertisement