Page 46

PROGRAMA DE EDUCACIÓN CÍVICA Y ÉTICA

1. Etapa 5: (20 años y más) - A esta etapa se le ha denominado de contrato social o utilidad y derechos individuales (Fowler, 1981). La alcanzan pocas personas, pues más bien es excepcional llegar a ella. Se alcanza luego de constatar que existen muchas alternativas para establecer un orden social estable, y que no todos los sistemas sociales distribuyen equitativamente los beneficios y las responsabilidades de la cooperación social (Lickona, 1983). En esta etapa se tiene como criterio básico los derechos de las personas, los cuales son vistos como el fin último de los sistemas sociales. Así las leyes tienen un carácter menos inmutable y pueden ser cambiadas para optimizar los beneficios hacia un mayor número de personas. La legitimidad de las leyes proviene de su origen, pues se han generado mediante la participación social, y por ello implican la obligatoriedad de su cumplimiento, al modo de un contrato social. Aquí “se toman en cuenta puntos de vista legales (consenso social, obligatoriedad, etc.), pero también morales (derechos humanos básicos), y se reconoce el potencial conflicto entre ambos. En la etapa 5 se considera que algunos valores y derechos como la vida y la libertad, se deben mantener en cualquier sociedad al margen de la opinión mayoritaria. La justicia se basa en un cálculo racional de la “maximización del bienestar para la mayor cantidad posible de personas” (Kohlberg, 1983). 2. Etapa 6 (madurez) - Esta etapa es la culminación de la evolución moral. En ella ocurre un compromiso operacional con principios de justicia que es posible considerar como universales. Los principios se diferencian de las reglas, las costumbres y las leyes porque constituyen líneas directrices abstractas y generalizables en las cuales debieran basarse las acciones particulares, las leyes, y los criterios de organización social. Además, esos principios universales deben servir para evaluar tanto las situaciones particulares como los criterios antes mencionados. En situaciones de conflicto moral, las personas que están en esta etapa buscarán una solución que, independientemente de la posición relativa que se ocupe entre los participantes de un conflicto, pueda ser mantenida. Lo que interesa aquí es lograr la mayor ecuanimidad a la luz de los principios éticos. Para alcanzar este nivel es necesario que se haya consolidado el desarrollo cognitivo de las operaciones formales y el último nivel de toma de perspectiva, pues ello es lo que permite tomar distancia, o una perspectiva en tercera persona, basada en principios abstractos. El logro de esta etapa pasa por el vivenciar una experiencia marcada por un cuestionamiento profundo y una opción comprometida con principios universales de justicia (White, 1980; Fenton, 1978, según lo cita Grove, B. y Halcartegaray, M.A. , 1991). Los estadios morales presentados anteriormente, no tienen como finalidad el encasillar o ubicar tendencias, sino que ellos representan según el autor:

33

Educacion civica y etica  
Educacion civica y etica  
Advertisement