Issuu on Google+


María Nuñez catalán

Eloisa Sosa Díaz, 4ºD.

María Nuñez es una joven promesa de la natación que con apenas 16 años ya cuenta con numerosos premios y galardones por participar en campeonatos a nivel regional, nacional e


internacional.

Su pasión por la natación comenzó cuando tenía sólo 3 años y veía a sus hermanos mayores entrenar en la piscina municipal. A partir de ahí, comenzó a entrenar 3 veces por semana, hasta que cumplió 10 años y supo que nadar era su pasión. Desde entonces, entrena cada día, especialmente en Baltavida, ya que es la única piscina de la isla con unas medidas considerable para ello.


Su padre, entrenador profesional, la ayudó a conseguir su sueño de salir de la isla y demostrarle al mundo sus habilidades, ya que mantiene que “En La Palma no existe la natación de competición”, hecho que ha de ser cierto ya que aquí las competiciones acuáticas están infravaloradas o simplemente no existen.

A pesar de entrenar todos los días al menos 6 horas, María tiene tiempo para aplicarse en los estudios; estudios que hasta 4º de la ESO realizó en el Eusebio Barreto. La joven consiguió sacar unas notas dignas de admiración, según comentan sus compañeros y profesores.


Lo que peor lleva de ser nadadora profesional son los desplazamientos. Porque, como ya ha mencionado anteriormente, sus competiciones no son en La Palma. María tiene que desplazarse desde Dos Pinos a Baltavida cada día solo para entrenar; a Tenerife o Gran Canaria cada dos semanas y a Barcelona, Madrid o Mallorca al menos una vez por temporada, dependiendo de donde sean las competiciones. Pero se arrepiente, ya que sin esos duros desplazamientos no habría llegado a ser quien es hoy, ni hubiera conocido a algunos de sus nadadores preferidos, como Mireia Belmonte, campeona olímpica a la que idolatra.


Dichos desplazamientos no son lo único que paga; los entrenamientos y el material también le suponen un gasto importante, que en parte pagan sus patrocinadores y el propio Cabildo de La Palma, ya que el hecho de tener una joven deportista en la isla es una gran atracción.

En resumen, el hecho de ser una deportista canaria le resulta difícil, pero no imposible. Valora el apoyo que le dan los demás, y lo aprovecha en cada momento como motivación. Ahora mismo, su meta es, además de mejorar sus estilos (espalda, crol y combinación), llegar a ser nadadora olímpica algún día. De momento, es muy joven para ello y lo sabe, pero sigue adelante, sigue nadando.


Maria nuñez