Page 1

homdon


03.

Homdon

El hombre del inicio se encuentra ante una toma de posición frustrada antes de haberla asumido: el estar a favor o en contra de la motorización universal, de los rascacielos junto al mar, de las emisiones culturales de la televisión, estar a favor o en contra por conservadores o progresistas, tanto unos como otros por parecidas razones, estar a favor pero habiendo hecho propias todas las razones de los que están en contra, esar en contra, pero con el interés de quienes están a favor, el caso es que mientras tanto las cosas siguen su curso agachando el testuz como búfalos. 1. V El espacio y el tiempo de una pareja de rostros, un hombre y una mujer, habituados a persistir solos en un mismo espacio, casi una locura ya que podrían convivir con muchas más personas, entre una multitud de personas. Parecen personas nacidas para no molestar a nadie, sus actividades se reducían a la observación mutua, se pasan los días intercambiándose la mirada. Entre ellos, aparentemente, no pasa nada, se intuyen unas almas que se aburren pronto de todo y no acaban nunca nada. Son la supinación cerebral, el adormecimiento de la idea de yo y de la idea de ese pequeño residuo de bagatelas venenosas a las que llaman noyo, e incluso el mundo, por pereza. 2. V Se encuentran en un mismo espacio y al mismo tiempo, son rodeados de elementos que pasan casi desapercibidos. Son elementos que desconocían y siguen sin conocerlos. No se conocen a ellos mismos, ni a los animales, plantas, fuegos, libros, símbolos químicos, casas, alimentos, todos son sus sufrimientos. Con los días, el pensamiento es tan rápido, se sienten desubicados. Y encima también conocen mal a sus sufrimientos. Durante lo que dura un día, se dedican a buscar comida, y localizar casas deshabitadas. Por temporadas se acompañan de animales y plantas, leen libros para no ser molestados. Son elementos que interrumpen la actividad de la pareja sin inmutar su actividad principal, mirarse y recordarse. Prevén un final de máxima fusión sin estar drogados, ni borrachos, ni en éxtasis, no sentirán nada entremedio del fuego. Prevén


convertirse en uno, en “homdon”, personaje de su fusión. El hombre moderno, a los cuarenta años tiene erecciones todavía, también físicamente, de vez en cuando, si es que a esos giros veloces se les pueden llamar erecciones.Ella lo nota todo de él, las mujeres huelen un falo al aire libre a más de diez kilómetros y se pregunta ¿Cómo ha podido verme, éste?, se revolotea y se reconstruye con la ayuda de una breve inconciencia. El olor de café les hace bien, se miran como extraños de sus confidencias y de todo lo que les ha precedido; cambian palabras sueltas, mirándose y sonriendo, beben el café distraídos, como se beben los filtros que atan para siempre. Vientos de tonalidades verdosas y calientes los envuelve como el humo de los cigarrillos y el coñac que saborean perdidos en un blando abandono. Suspirando se estremecen, duermen y sueñan. 3. G La última fase que se recuerda es la fusión entre ellos, una fusión de caricias que se enredaban entre los cuerpos de los amantes absorbidos por las miradas, como queriendo retenerse, dibujando al mismo tiempo una abominable figura de otro cuerpo que es necesario destruir. Son momentos de devolver en imágenes los frutos de sus enredos, múltiples semejantes parecen abrirse camino por incontables barreras. Ambos permanecen absortos ante la magnitud de su multiplicación. Se muestran obstinados en la idea de verlos y tenerlos cerca entre sus brazos, no entienden que están totalmente equivocados, su descendencia no tiene fin. 4. G Un diafragma rodea a las figuras a distintas velocidades y diferentes gamas tonales se suceden. A modo de una estrella celeste de variable rotación, como el azaroso rumbo y depredación de los nómadas. Marcan el paso del curso del tiempo, el desconocimiento de los elementos que se dirigen al encuentro de “homdon”. Unas formas de nube se reproducen a diferentes velocidades y un una línea luminosa discurre por el interior de sus límites . Una nube que persigue la batalla de jeringas cargadas de agua de mar; el palo atado a la cola del perro enfurecido; la busca, a ojos vendados, del gallo; todas las actividades y diversiones que le permiten variar sus formas y coloridos.


Homdon es el tercer libro de la colección Alear v_shots y está formado por dos partes indisociables, por un lado aparece un texto fragmentado y por otro lado unas ilustraciones que interpretan este mismo texto. Cada texto coincide con una de las nueve partes que conforman el reactivo reactivo Alear v_cd y funciona como introducción a las 12 páginas ilustradas siguientes. En estas cortas introducciones textuales se podrán identificar pasajes, frases, expresiones o simplemente sensaciones de otros autores de nuestra cultura contemporánea. Utilizo y transformo fragmentos seleccionados de obras de autores como Italo Calvino, Julio Cortazar, G. García Marquez, John Cage, Joan Fontcuberta, Bioy Casares, Frank J. Tipler, Samuel Becket, Joan Perucho, Lou Reed y J. L. Borges. Quien busque una lógica entre los autores mencionados no la encontrará de una forma evidente. El impulso azaroso hacia los libros que disponía en mi biblioteca era el sistema que determinaba la construcción desordenada de todo el texto. Mi interés se centró en cómo utilizando fragmentos de otros y manipulándolos podía crear mi propia historia y dirigirla hacia mi propio interés, a modo de mashup.

Alear v_shots / Homdon  

Homdon es el tercer libro de la colección Alear v_shots

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you