Issuu on Google+

El buen hermano Francisco/3B

El nudo gordiano de las drogas il铆citas/8B

FLASHinternacional www.elnuevosiglo.com.co

DOMINGO 23 de Junio de 2013

Emergente indignaci贸n social INESPERADO GOL A ANHELO REELECCIONISTA DE ROUSSEFF

/6B y 7B


Flash

2B EL NUEVO SIGLO l DOMINGO 23 DE juniO de 2013 l www.elnuevosiglo.com.co ESTRATEGIAS EN CURSO NECESITAN MAYOR IMPULSO

Por Elizabeth Tinoco*

L

a reducción de la informalidad continúa siendo una de las asignaturas pendientes de América Latina. En los últimos años, el buen desempeño de la mayor parte de las economías de la región se ha traducido en una sostenida reducción de las tasas de desempleo. Sin embargo, los resultados son menos positivos para los indicadores que apuntan a la persistencia de una importante economía informal: casi la mitad de las personas que trabajan en la región lo hacen en situación de informalidad. Existe una correlación clara entre informalidad y desigualdad en la región. Si América Latina y el Caribe continúa siendo la región más desigual del mundo, esto se debe en buena medida a que la mayor parte de la población trabajadora se encuentra en la economía informal, lo que reduce su capacidad de generación de ingresos y ahorros, perpetuando los ciclos de pobreza. El concepto de “informalidad” incluye tanto a las unidades productivas que no tienen una condición jurídica o económica reconocida, normalmente de pequeña escala, con baja productividad e ingresos (empresas y actividades económicas “en negro”), como a los empleos o puestos de trabajo -en empresas “formales” o “informales”, o bien independientes o por cuenta propia- que no cuentan con acceso a protección, tal como se establece en la legislación laboral y social. La economía informal incluye por lo tanto a un número muy significativo de trabajadores y trabajadoras con características heterogéneas pero con algo en común: una alta vulnerabilidad y fragilidad ante las crisis, externas o propias. La economía informal es muy negativa para todo el sistema laboral, para los trabajadores, pues además de no contar con derechos ni protección social se verifica una mayor exposición a accidentes y enfermedades vinculadas con el trabajo. Para las empresas, la correlación con la baja productividad, y por tanto con la baja competitividad es evidente y, para los gobiernos, pues la informalidad supone

América Latina tiene cómo superar la desigualdad Informalidad en el empleo y las actividades productivas es el gran dilema de la economía regional

una mayor incidencia de trabajo infantil, mayores niveles de discriminación por edad, género y etnia, además del quebranto que supone para los intereses y derechos de todos los ciudadanos la pérdida de recaudación que genera. Las iniciativas de formalización, incluyendo el aumento de productividad de las empresas de menor tamaño, la protección de los derechos laborales de trabajadores y trabajadoras y la extensión de la protección son un medio para reducir la desigualdad y por tanto para favorecer el desarrollo de la economía y la sociedad en América Latina. La informalidad es un fenómeno causado por múltiples factores interrelacionados, lo que hace que su atención sea especialmente difícil. Además la forma de enfrentarla en América Latina debe tener en cuenta la heterogeneidad estructural de las economías de la región, donde coexisten sectores modernos de alta productividad con sectores retrasados. Es en estos sectores donde más se produce el hecho de que empresas y trabajadores se mantengan en la economía informal. Entre las causas podemos hablar de una “cultura” de la informalidad que debe ser su-

perada, abonada por complejas legislaciones laborales, engorrosos procedimientos administrativos y falta de estímulos, lo que supone una evidente barrera en el acceso a la formalidad. Existen también disposiciones legales que impiden la agremiación de micro y pequeñas empresas y la sindicalización de trabajadores y trabajadoras de este tipo de unidades productivas; se observan importantes grados de informalidad y falta de fiscalización en un contexto de baja densidad o inexistencia de sindicalización. En la mayoría de los países de América Latina y Caribe la ley considera legalmente válido el contrato de trabajo oral, una situación que se presta para que los derechos laborales sean desconocidos o no respetados. En la práctica, la ausencia de un contrato de trabajo escrito muchas veces se une a la ausencia de cobertura de la seguridad social. En lo que respecta a la protección social, pese a los muy importantes avances de los últimos años en la región, es claro que persiste una limitación fiscal y práctica en los esquemas existentes para alcanzar a la totalidad de la población de la región. Para la OIT, la estrategia para avanzar en la formalización de las

economías de la región debe ser integral, combinando medidas de promoción y protección, atacando a las causas del problema y paliando algunas de sus consecuencias más negativas. Esta estrategia debe estar basada en el diálogo social y la participación activa y constructiva de organizaciones de empleadores y trabajadores. Debe también contemplar en todas sus actividades el enfoque de género, pues el fenómeno tiene diferentes características entre hombres y mujeres, y atender en especial a la población joven. Finalmente, debe estar basada en la generación de conocimientos de políticas relevantes y eficaces ensayadas en los últimos años y en su intercambio entre los países de la región, muchos de los cuales tienen experiencias muy valiosas que compartir. Las intervenciones para incrementar los niveles de formalidad deben centrarse en: •Mejorar la capacidad de las empresas y trabajadores por cuenta propia para cumplir los estándares (tributarios, de registro o laborales). Esto equivale a incrementar su productividad, sobre todo en las de menor tamaño, incluido el trabajo autónomo,. •Revisar/adaptar las normas o estándares. Esto se ha probado en

la región, a través de políticas de formalización y de los regímenes (tributarios, laborales, registrales) especiales para empresas de menor tamaño. • Generar o perfeccionar los incentivos a la formalización tanto en el ámbito de la formalización empresarial (acceso a crédito, mercado público, programas de fomento etc.) como en el ámbito laboral (beneficios de las cotizaciones de salud, etc.). • Mejora de la capacidad de la administración pública para hacer cumplir sus normas, especialmente en los sistemas de inspección y cumplimiento, lo cual requiere a su vez, una mayor presencia y eficacia del estado. Algunos países han tomado iniciativas interesantes, como Brasil, que ha creado una Secretaría de la Micro y Pequeña Empresa con rango de ministerio y previamente aprobó la creación de la figura del “micro-emprendedor individual”, que ha permitido incorporarse a la economía formal a más de 3 millones de trabajadores. Argentina también ha realizado grandes esfuerzos por facilitar y promover la regularización de la economía informal y otros, como Colombia y México, por citar algunos, han aprobado leyes y programas que favorecen el paso a la formalidad de empresas y trabajadores. Estas iniciativas van en el buen camino, pero queda mucho trabajo por delante. Los países de la región de América Latina y el Caribe deben esforzarse para que el buen desempeño de la última década, a pesar de un contexto internacional de incertidumbre, sirva para impulsar una estrategia contra la desigualdad y la pobreza. Desde la perspectiva del mercado laboral, esto implica atender de manera prioritaria la formalización del empleo y de las unidades productivas, ya que la economía informal es un factor de reproducción de los patrones de inequidad en la región. * Directora Regional de la OIT para América Latina y Caribe


Internacional

C

Por Guillermo León Escobar Especial para FLASH

omo el título de esta nota comienza un olvidado poema de Jorge Robledo Ortiz y vaya si recordándole pega a la perfección con el Papa de hoy. Bien valdría la pena leer la vida de Francisco escrita por Chesterton por lo sugerente que es de cara a aquel Santo que refundó el cristianismo y de este Papa que parece estar convocado a la misma misión. Eso ha sucedido con la figura de Francisco, un Papa que evoca, en quien nada es gratuito, en cuyo actuar todo tiene un sentido. Para entender a este Papa es bueno ir hacia atrás. Nos encontramos con el Padre Bergoglio un jesuita controvertido pero lleno de autenticidad, capaz de decir las cosas más difíciles con una franqueza que muchas veces fue molesta para sus propios hermanos de Compañía. No todos hablaron bien de él. Hubo quienes lo tildaron de conservador y lo interpretaron sin saber nada de lo que significa ser al

www.elnuevosiglo.com.co l DOMINGO 23 DE juniO de 2013 l EL NUEVO SIGLO

3B

PRIMEROS 100 DÍAS DE UN PONTIFICADO DEVELAN TALANTE Y MARCAN ESTILO

¡Buen hermano Francisco! l Un papa que habla gestos y la claridad en sus decires no sólo lo acerca a la grey sino que evita que alguien vaya a decir o a interpretar a la gente lo que trasmite pie de la letra seguidor de Ignacio de Loyola. Un hombre de diálogo que decide Hay gentes de todos los sectores que tienen miedo del “diálogo”. Particularmente en ciertos ámbitos de lo ministerial hay quienes prefieren el “autoritarismo” que quiere impedir que se piense. Bergoglio pertenece a esa escuela conservadora no temerosa del diálogo porque para él en la Iglesia “todo es dialogable, pero no todo es negociable”. Cuando el Padre Bergoglio toma decisiones se mantiene firme en ellas. Pero lo hace de buenas maneras, no grita, no lastima pero cada quien sabe a qué atenerse. Ese mismo cura es el que es llamado a tomar parte en 1979 en la reunión de Puebla donde mide sus fuerzas contra la teología de la liberación en su dimensión política. Hay quienes recordando aquellos tiempos afirman que frente al

tradicionalismo gritón preferían al conservador con argumentos que personificaba aquel argentino que después de una disputa con sus contradictores conservaba la frescura de la amistad y de las buenas maneras. El Cardenal Quarracino pide a Juan Pablo II lo convierta en obispo. Cuando Quarracino muere será nombrado arzobispo de Buenos Aires. La temática de sus homilías Quienes hemos leído las homilías del arzobispo Bergoglio podemos entender y “apreciar” con simpatía lo que viene diciendo Francisco. “Ese cura es un demagogo”, decían unos y otros afirmaban “es un populista”, “difícil es vivirlo de palabra todo es fácil”. Así lo denostaban unos y otros e iban más allá cuando hablaba de la pobreza, del hambre, de la corrupción. “Es un politiquero”. Luego la gente se fue dando cuenta que el obispo Bergoglio vivía lo que decía -y a fondo- sin

convocar previamente un comité de aplausos o una rueda de prensa. A riesgo de censura afirmó que eran los propios los que más lo censuraban. Las palabras eran las mismas, Bergoglio les agregaba los gestos; dicho en buen romance “obras son amores y no buenas razones”. Quienes han leído a Bergoglio saben que está diciendo como Papa lo que dijo como obispo; no necesita aún que le escriban, sino que hagan la versión italiana de lo que él ya ha escrito, es decir: toda una vida en sus homilías. Este Papa habla como nuestro obispo, dice una persona del bajo Buenos Aires que aún no entiende que Jorge Mario se haya trasformado en Francisco. Cuando fue ordenado Cardenal -en el 2001- sabía que había llegado a ser un punto de referencia para una forma de ser cristiano que trata de vivir en carne propia lo que propone con las palabras. Las encíclicas de Francisco Fue un pastor protestante quien afirmó que el nuevo Papa ya había producido sus primeras encíclicas. No era posible tan recién nombrado. Con ironía el religioso alemán afirmaba que eran “encíclicas gestuales”; en el cristianismo -decía él - ha llegado el momento de colocarle gestos a tanta palabra que sobreabunda. Pobreza, misericordia, humildad, diálogo, austeridad, devoción, amor a la verdad y a la vida, vocación de servicio y sobretodo fe. Este Papa habla por gestos. El primero fue asumir el nombre de Francisco. Como buen lector continuó ejerciendo -lo que muchos ya no hacen- esa buena costumbre aún después

de terminar sus obligaciones académicas. Recordaba que el de Asís significó en la sociedad del siglo XIII el regreso al Evangelio. La corrupción de entonces, la degradación en todos los órdenes, el oportunismo, todo lo imaginable esperaba un hombre capaz de “clamar desde el nuevo desierto” que en aquel momento llegaba al gran despertar de la comercialización del siglo XII y de improviso - desde la oración y desde la meditación- redescubrió que se requería del espíritu de Francisco, ahora cuando nos adentramos en los vericuetos de este despertar comercial de la globalización. Y así nació Francisco, con sus gestos, con sus decires, con esa claridad que evita el que alguien venga a la gente a decirle o a interpretarle lo que dice el Papa. Un conservador inteligente Como Francisco es un evangelizador y no un administrador ni un príncipe real o de opereta oye a todos, dialoga con honestidad, ordena se dialogue conservándose en el cauce del Evangelio y de la doctrina. El que espere que vaya a moverse de la doctrina ya “asegurada” en la época de Benedicto está mal informado; los despistados que hoy afirman el “renacimiento de la teología de la liberación” se equivocan. Lo que Francisco intenta en el Año de la Fe y en el ingreso en la Nueva Evangelización “es ir al encuentro del Cristianismo, al encuentro con el Señor Jesucristo”. Cuando Francisco diga: no, serán muchos los sorprendidos porque ese “no” será una interpelación de quien desde la frontera del Evangelio invita a vivir una alternativa desde la Buena Nueva. Octubre será el mes de otra serie de trasformaciones donde este Papa -lleno de dulzura pero de convicciones- intentará terminar tareas inconclusas que ya propuso el Vaticano II. guilloescobar@yahoo.com SENCILLO, carismático, guardián de la doctrina pero sobre todo claro en sus mensajes. Así es Francisco, el papa que ha insistido que “todo es dialogable, pero no todo es negociable”/Foto AFP


Flash

4B EL NUEVO SIGLO l DOMINGO 23 DE juniO de 2013 l www.elnuevosiglo.com.co

E

Por Nelson Andrés Cotrina y Natalia Sequera*

L fallo de la Corte Internacional de Justicia de La Haya, el 19 de noviembre de 2012, con relación al litigio que enfrentó a Colombia y Nicaragua, determinó que deberían realizarse cambios en la geografía colombiana que hasta ahora conocíamos. De tal fallo se pueden resaltar elementos como: •La Corte extendió hacia el este la soberanía marítima de Nicaragua en el Caribe. •Detalló las coordenadas del complejo trazado de la nueva frontera marítima, que extiende hacia el este la soberanía de Nicaragua, aunque mantiene una legua de jurisdicción colombiana a la altura de las islas de San Andrés y Providencia, así como en un radio de 12 millas náuticas alrededor de los cayos de Albuquerque, Este Sudeste, Serranilla, Bajonuevo, Serrana, Roncador y Quitasueño. •Tras la reclamación de Nicaragua sobre la soberanía del Archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina, la Corte Internacional de Justicia, aplicando el cuestionado Principio de la Equidad, le otorgó a ese país 75.000km2 de espacios marinos y submarinos que le pertenecían a Colombia. •La CIJ señaló también que las islas de San Andrés, Providencia y Santa Catalina tiene derecho a su propia zona económica exclusiva y a su plataforma continental. No pasó mucho tiempo para que se dieran a conocer diferentes reacciones en casi todas las esferas del Estado colombiano y de otros Estados, frente al fallo. Ejemplo de esto, fueron las declaraciones de la excanciller Noemí Sanín y el exviceministro de Justicia, Miguel Ceballos, quienes publicarán un libro en el que plasmarán su hipótesis de cómo, luego del fallo de la CIJ, Colombia perdió derechos económicos sobre el mar Caribe y en consecuencia China, según los exfuncionarios, valiéndose de una supuesta actitud antiética de una jueza de esa nacionalidad y través de una firma establecida en ese país, que construiría un Canal Interoceánico empleando el territorio nicaragüense, podría desarrollar fuera de su escenario geográfico inmediato, una política exterior que beneficie sus intereses geopolíticos, geoestratégicos y geoeconómicos. Sobre el particular la excanciller afirmó: “El fallo por el que la Corte de La Haya le otorgó a Nicaragua más de 70.000 kilómetros cuadrados de mar que pertenecían a

PLANES Y LOGROS NICARAGUENSES EN ALTAMAR

“¿China en el Mar Caribe?” l El canal interoceánico es por ahora tan solo un anhelo político y un sueño aplazado porque no hay ni estudios de factibilidad, de impacto ambiental, trazado de ruta y consulta a comunidades caragua Canal Development Investment Company (HKND Group) el derecho a construir, desarrollar y operar el canal interoceánico. Dicha Ley otorga esa concesión a la compañía por un periodo de 50 años prorrogables por un término similar. Es de destacar que ya en agosto de 2012 se había materializado esta concesión a través Memorando suscrito por Manuel Coronel Kautz, quien se desempeña como presidente de la Autoridad del Gran Canal Interoceánico y Wang Jing, el presidente de la recién creada HK Nicaragua Canal Development Investment Company . Pretensiones chinas en A. Latina

DANIEL ORTEGA, presidente de Nicaragua

Colombia pudo estar sustentado en un “negocio” entre China y el país centroamericano para la construcción de un canal interoceánico (…) El proyecto contempla la posibilidad de asociarse con un país, que será China (en un 49 %), afirmó la excanciller, a través de la firma HK Nicaragua Canal Development Investment Company. (…) Para China tener el canal interoceánico es una prioridad de su política geoestratégica y geopolítica, y por eso hay que analizar con la debida prudencia los temas que tienen que ver con el fallo”. Posición nicaragüense La construcción de un canal que comunique los dos océanos en Centroamérica y que se encuentra proyectado de tal forma que sus dimensiones superen las del Canal de Panamá Ampliado y el del Suez es sin duda una de las más ambiciosas pretensiones que puede tener un país. Nicaragua es uno de los países más pobres de Latinoamérica y su inestabilidad económica ha sido producto de los procesos políticos y sociales que ha enfrentado en los úl-

timos años, con consecuencias en la inversión, estabilidad y crecimiento económico. Pese a esto, en 2012 el Producto Interno Bruto (PIB) nicaragüense creció en un 5,2% gracias al dinamismo de sectores como la construcción, la minería, el transporte, comunicaciones. Con la situación económica como referente, es válido justificar el megaproyecto, especialmente si se sopesan los beneficios que adquiriría Nicaragua. Con ese objetivo, en julio de 2012 se hizo público el anuncio de la ley mediante la cual se aprobó la construcción del “Gran Canal Acuático Interoceánico de Nicaragua”. La ley 800 de julio de 2012 reza que: “con el propósito de sustentar jurídicamente su proyecto, Nicaragua expidió la Ley del Régimen Jurídico de El Gran Canal Interoceánico de Nicaragua y de la Creación de la Autoridad de El Gran Canal Interoceánico de Nicaragua por la cual se establecieron los parámetros para la creación y conformación de una Empresa para la construcción y operación del canal interoceánico proyectado por el Estado nicara-

güense. A lo largo de esta norma, se desarrollan elementos que van desde las definiciones hasta la forma como el Estado debe garantizar la protección del medio ambiente, no solo durante la construcción del canal, sino también cuanto esté en funcionamiento”. Es de destacar que la Ley justifica la creación, construcción y desarrollo del proyecto, al considerarlo “Interés Supremo Nacional”. A su vez precisa la importancia económica que la construcción del canal representa para la nación centroamericana, ya que en su artículo 3 señala que: “El Estado de Nicaragua se beneficiará del cincuenta y uno por ciento (51%) de los beneficios netos de la Empresa Gran Nacional de El Gran Canal de Nicaragua recibidos de la Autoridad de El Gran Canal Interoceánico de Nicaragua” . Para la construcción del canal interoceánico -que supone un costo de 40.000 millones de dólares, según el presidente Daniel Ortega- la Asamblea Nacional de Nicaragua aprobó el pasado 13 de junio una Ley que otorga a la empresa HK Ni-

Es un hecho que el despertar de la economía China le ha permitido a este país direccionar sus políticas comerciales a nuevos mercados y ello la ha ubicado en el tercer puesto en la lista de socios estratégicos en Latinoamérica y, por lo tanto, no está de más pensar en lo conveniente que es la Cuenca del Caribe para incentivar el intercambio de bienes y servicios y por su puesto estrechar las relaciones con los países que tienen acceso a ésta, lo que facilitaría entonces una ruta comercial ventajosa para China en beneficio de su propia economía como nueva gran economía y para los países que aprovechen estos lazos ventajosos. Es así como tan solo en el período 2005-2010 se duplicaron tanto las importaciones chinas como sus exportaciones a la región: de acuerdo a cifras de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) las importaciones latinoamericanas representan el 31% de las exportaciones totales de China, y las materias primas del área corresponden al 27,7% de sus compras. Además del intercambio comercial, en el mismo periodo crecieron exponencialmente las inversiones directas de China y los préstamos de sus bancos a países de la región. En lo que respecta al tema del Canal, conviene tener en cuenta, el gobierno de Nicaragua mantiene relaciones formales con Taiwán y no con la República Popular de


Internacional China. Esta circunstancia implica que China como Estado no formaliza acuerdos con aquellas naciones que reconocen a Taiwán, y en tanto esta situación permanezca así, no puede hablarse de “China en el Mar Caribe”, como lo afirma la excanciller Sanín en sus declaraciones. Por lo tanto, es necesario recordar que Nicaragua otorgó la concesión del canal a una empresa del sector privado y no público de China, lo que a su vez ha llevado a que analistas internacionales se planteen el interrogante acerca de la verdadera capacidad financiera con la que cuenta la compañía beneficiada para llevar a cabo un proyecto de tal magnitud. ¿Hay alguna afectación para Estados Unidos? Indudablemente la eventual presencia del gigante asiático en un proyecto de importancia estratégica como es la construcción de un paso interoceánico en el patio trasero de Estados Unidos debe causar algún tipo de ‘sensación’ o de sentimiento en el gobierno norteamericano. Sin embargo, por el momento es imposible saber cuál es la percepción al respecto, ya que sobre el tema no ha habido pronunciamiento alguno. Ahora bien, podríamos aventurarnos en señalar que no habría lugar para que Estados Unidos se vea afectado por la construcción del canal, debido a que en la actualidad ambos Estados favorecen relaciones comerciales que han consolidado a lo largo del tiempo. Estas se ven respaldadas en un marco de alta diplomacia a través de la cual los dirigentes conducen sus vínculos estratégicos, que a su vez pasan de ser simple relaciones bilaterales a un “diálogo de implicaciones mundiales y regionales”. Muestra de ese diálogo fue la reciente visita del presidente chino Xi Jinping a Estados Unidos. Durante un encuentro de Barack Obama y su colega del país asiático, a puerta cerrada, los dirigentes hablaron, entre otros temas, de cooperación en ciberseguridad, esto a raíz de acusaciones provenientes de Washington sobre ciberataques chinos a intereses estadounidenses. Pese a esta situación los mandatarios aprovecharon para estrechar sus lazos y pulir diferencias. De la reunión se pueden resaltar aspectos como el acuerdo para fortalecer la confianza mutua, búsqueda de consensos en temas de especial interés y la promoción de cooperación en el marco de mecanismos de reforzamiento de la comunicación estratégica en pro del crecimiento económico.

www.elnuevosiglo.com.co l DOMINGO 23 DE juniO de 2013 l EL NUEVO SIGLO

NO HAY ambiente político favorable en la sociedad nicaragüense para el tan publicitado canal interoceánico. Así lo han revelado las protestas ciudadanas donde acusan al presidente Ortega de “vende patria”/Foto Xinhua

Que dice la Convención del Mar La Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar es uno de los instrumentos multilaterales de la Organización de Naciones Unidas y en ella se ven representados los intereses marítimos de la mayoría de los Estados miembros. Fue creada con la intensión de dar un equilibrio a estos intereses. Está compuesta por 17 partes, 320 artículos y 9 anexos, su negociación y aprobación se dio por la vía del consenso, razón por la cual, los Estados que la aprueban aceptan la totalidad de sus artículos sin posibilidad de reserva. Así las cosas lo primero que se debe tener en cuenta es que Nicaragua firmó y aprobó dicha Convención y en cambio Colombia, no la ha ratificado, por lo tanto sus lineamientos no implican cumplimiento, pero sí a través de diferentes instrumentos jurídicos ha involucrado los principales fundamentos y conceptos que aclaran el uso que debe dársele a la Zona Económica Exclusiva por ejemplo. Las normas constitucionales que respaldan el Derecho al Mar son: “Artículo 101 de la Constitución Política de Colombia de 1991: En el Capítulo 4 “Del Territorio” encontramos que “también son parte de Colombia, el Subsuelo, el Mar Territorial, la Zona Contigua, la Plataforma Continental, la Zona Económica Exclusiva”, lo importante de éste artículo es que hace referencia a la Zona Contigua que no es tomada en cuenta en la Ley 10 de 1978. Ley 10 de 1978: por medio del cual se dictan las normas sobre mar territorial, zona económica exclusiva, plataforma continental, y se dictan otras disposiciones. En esta ley se establecen los espacios que estas zonas determinan, y

trata el derecho de paso inocente de los buques de otros Estados, los derechos con que cuenta el Estado (exploración, explotación, conservación y administración de los recursos naturales vivos y no vivos, jurisdicción exclusiva para la investigación científica marina y la preservación del medio marino, en la Zona Económica Exclusiva, y de explotación y exploración, en su Plataforma Continental), y las líneas de base rectas y normales. Decreto 1436 de 1984: por el cual se reglamenta el Artículo Noveno de la Ley 10 de 1978. En este decreto encontramos las coordenadas de los puntos que determinan las líneas de base recta para la Costa Atlántica y la Costa Pacífica. La razón por la cual se trae el tema a colación es con el fin de estudiar los posibles efectos de la construcción y operación de un Canal en la zona y la utilización de aguas cercanas a la jurisdicción colombiana. Para esto lo primero sería identificar tres conceptos claves, Mar Territorial (MT), Zona Contigua (ZC) y Zona Económica Exclusiva (ZEE). Según la Convención del Mar, en su artículo No. 2 sobre el Mar Territorial “La soberanía del Estado ribereño se extiende más allá de su territorio y de sus aguas interiores (…) Esta soberanía se extiende al espacio aéreo sobre el mar territorial, así como al lecho y al subsuelo de ese mar”; el artículo 3 establece que “Todo Estado tiene derecho a establecer la anchura de su mar territorial hasta un límite que no exceda de 12 millas marinas medidas a partir de líneas de base determinadas de conformidad con esta Convención” . Con relación a la Zona Contigua, “el Estado ribereño podrá tomar las medidas de fiscalización necesarias para: a) Prevenir las infracciones de sus leyes y reglamentos aduaneros, fiscales, de

inmigración o sanitarios que se cometan en su territorio o en su mar territorial; b) Sancionar las infracciones de esas leyes y reglamentos cometidas en su territorio o en su mar territorial (…) La zona contigua no podrá extenderse más allá de 24 millas marinas contadas desde las líneas de base a partir de las cuales se mide la anchura del mar territorial” . Según se expresa en el artículo 33 de la misma Convención. El último término descrito en el artículo 55 dispone que “Régimen jurídico específico de la zona económica exclusiva. La zona económica exclusiva (ZEE) es un área situada más allá del mar territorial y adyacente a éste, sujeta al régimen jurídico específico establecido en esta Parte, de acuerdo con el cual los derechos y la jurisdicción del Estado ribereño y los derechos y libertades de los demás Estados se rigen por las disposiciones pertinentes de esta Convención”. En caso de la entrada en operación del Canal, y teniendo en cuenta lo mencionado anteriormente, los efectos producto del paso de embarcaciones extranjeras para Colombia serían mínimos, toda vez se soliciten los permisos correspondientes para pasar por la Zona Contigua y la Zona Económica Exclusiva. Por lo tanto si se respeta lo establecido en la jurisprudencia nacional e internacional y suponiendo que el estudio de construcción ha definido previamente las rutas marinas que den acceso al Canal, no habría ningún inconveniente de tipo jurídico. Conclusiones y prospectiva Es preciso afirmar que la construcción del canal interoceánico, por ahora, no resulta viable, ya que pese a que cuenta con toda la reglamentación legal no contempla un estudio técnico serio que soporte la viabilidad que requiere el proyecto. Tampoco se ha

5B

contemplado su impacto ambiental y mucho menos la afectación que pueda tener sobre las comunidades étnicas en la zona. Además, la ambientación política dentro del mismo país ha sido negativa. Ejemplo de esto son los estribillos que ya se escuchan en ese país, “(Daniel) Ortega, vende patria”, “Nicaragua no se vende, se cuida y se defiende”. En cuanto a los reparos señalados por la excanciller Sanín, éstos responden más a un alegato político, mientras que la discusión sobre el papel de la juez china carece de fundamento puesto que, uno de los motivos de inhabilidad para los jueces de La Haya es que éstos hayan sido parte en el litigio o asesores de los países involucrados. En ese sentido la juez china que asistió al proceso entre Colombia y Nicaragua no estaba inhabilitada. Entre tanto, compartimos sí el criterio expresado por el analista Jorge Orlando Melo en el sentido de que “La sentencia reciente de delimitación marina de la Corte de La Haya no cambia nada, pues la navegación de los buques comerciales por esos mares es libre. Por eso, los nicaragüenses, desde el 2012, antes del fallo, anunciaron que habían formado una compañía, otra más, con unos empresarios de Hong Kong para construir su canal”. Además, encontramos muy ponderado el criterio manifestado por el editorialista del diario El Tiempo cuando afirma que “Hay que ser escépticos ante la factibilidad de un proyecto difícil de concretar como el canal que se ha anunciado construirá Nicaragua. Colombia no debería caer en las teorías de la conspiración que de poco sirven para examinar un asunto de esta envergadura”. Finalmente, consideramos que el tema del canal y su construcción es por ahora el sueño de un país que durante décadas ha deseado la tenencia de un paso que conecte al Pacifico con el Atlántico y por lo mismo lo convierte en un asunto netamente político y a su vez mediático. Y además, como anotó Carlos Malamud en reciente escrito (…) “resulta bastante difícil no pensar que todo podría ser solo una campaña de imagen de Ortega para consolidarse en el poder. Y por eso sería más deseable que los hechos contradijeran esta apreciación”. *Miembros del Instituto de Estudios Geoestratégicos y Asuntos Políticos de la Universidad Militar Nueva Granada. Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan necesariamente, los puntos de vista de la U. Militar


Flash

6B EL NUEVO SIGLO l DOMINGO 23 DE juniO de 2013 l www.elnuevosiglo.com.co

C

uando meses atrás, el gigante sudamericano se hizo a la realización de grandes eventos, convirtiéndose éstos en una oportunidad de oro para la consolidación política y el desarrollo económico y social del país, era impensable que se ocurriera una explosión de indignación como la que desde hace días sacude a Brasil, dejando atónito al mundo entero. Líder de los emergentes, con una mandataria cuya popularidad la catapultó a una posible reelección y una economía que sorteó con éxito (como casi toda la región) la embestida de la crisis financiera europea y norteamericana, Brasil tenía –o tiene- todo por ganar en los diversos “torneos” de los que será sede: desde la actual Copa Confederaciones, pasando por la visita papal para presidir las Jornadas Mundiales de la Juventud, la Copa Mundo 2014, la cita orbital del deporte rey y las Olimpiadas de 2016. Sin embargo, inesperadamente, vive una explosión de ira de multitudes en sus calles, que con un marcado sentido antipartidista exige una eficaz guerra a la corrupción y certeras políticas para mejorar la calidad de vida, que va desde un transporte digno y barato hasta educación, salud y empleo. La chispa que encendió la mecha de la indignación fue el alza en el transporte público, que es caro como en el primer mundo pero deficiente como en el tercero, para aprovechar el crecimiento turístico que generaba la realización de la Copa Confederaciones de fútbol. Y, lo que comenzó hace 14 días como un movimiento pacífico en el gigante sudamericano, fue creciendo y expandiéndose gracias a las con-

vocatorias de jóvenes en las redes sociales donde se estigmatizó a los políticos por ineficiencia y corrupción, al punto que en la noche del jueves se registraron mareas humanas en casi todas las ciudades brasileñas y en algunas de ellas se degeneró en violencia que dejó un saldo de dos muertos y centenares de heridos. La indignación social cuestiona la imagen de un país que reducía la pobreza, crecía y había ganado una destacada proyección internacional, fruto de una euforia alimentada por los éxitos que Brasil cosechó tras el ascenso al poder del popular obrero metalúrgico, Luiz Inacio Lula da Silva en 2003 y que fue la rampa de lanzamiento y triunfo para la actual mandataria, Dilma Rousseff, quien ahora ve embolatada la posibilidad de un nuevo mandato. En todo Brasil, más de un millón de manifestantes tomaron las calles la noche del jueves en una vorágine de protestas, iniciadas hace 13 días contra el alza de los precios del transporte y que escalaron hasta un descontento general con los políticos y los multimillonarios gastos públicos para la Copa Confederaciones que comenzó hace una semana y el Mundial de 2014, que los manifestantes afirman debían ir a educación y salud. Y estas gigantescas protestas han dejado perplejos a los políticos, a quienes los manifestantes han dicho que no los representan y les han recriminado los escándalos de corrupción y sin aliento a la presidenta Rousseff que con su gabinete de crisis intentó entender los motivos de la ira social, escuchar a su pueblo y tomar medidas para salir de este inesperado atolladero que no sólo afecta la imagen del país sino su aspiración reeleccionista.

“El pueblo despertó”, “Menos estadios y más dinero para salud y educación”, “Billete gratis para el bus”, exigían manifestantes en todo el país. “Hay tanta cosa que está mal que no cabe en un cartel”, decía la pancarta de una joven en Brasilia. En los últimos diez años, la renta y el salario mínimo de los brasileños subió como nunca, el desempleo cayó a niveles históricos, las políticas sociales llevaron a 40 millones a engrosar las clases medias que hoy superan la mitad de los 194 millones de habitantes y, empujado por el crédito, el consumo avanzó explosivamente. En ese período, las inversiones internacionales afluyeron al país como nunca, y éste se convertía en una de las grandes economías emergentes, los Brics (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica), que consiguieron abrir el G8 a un G20 de grandes potencias. Lula dejó el poder con 80% de popularidad y eligió a su sucesora, Dilma Rousseff, una dama de hierro sin el carisma de su predecesor, pero con popularidad récord, que solo comenzó a caer el último mes tras dos años de inflación elevada y crecimiento debilitado, a pesar de que mantuvo una mano dura con la corrupción. Los brasileños se han rebelado contra “una creciente situación de penuria en la vida urbana, con un transporte colectivo precario, la salud desastrosa, la violencia enorme, el tránsito insoportable, que durante años había sido compensada por la mejora de los salarios y los empleos”, dijo un sociólogo de la Universidad de Campinas Ricardo Antunes. Dos años de crecimiento bajo y alta inflación hicieron aflorar “esa

EL MUNDO ATÓNITO ANTE INESP

Ira socia reelección d

l Creciente movimiento ciudadano y preocupant dar un golpe

realidad profundamente crítica de la vida cotidiana de los asalariados” brasileños, añade. “Económicamente mejoró. Podemos comprar un coche a crédito, pero los hospitales y las escuelas públicas son muy precarios; un país rico no es donde todos tienen un coche, sino donde el rico va en autobús”, declaró una joven manifestante en Brasilia que no quiso identificarse. “No fue todo una ilusión: no podemos negar que el país avanzó y mejoró en muchos aspectos: la renta, los indicadores sociales, e incluso con todas las críticas a los políticos, la democracia se consolidó. La cuestión es que quedaron muchos problemas por resolver, que afloran ahora de una manera sorprendente, coincidiendo con un deterioro de la economía”, explicaba Ricardo Ribeiro, analista político de MCM Consultores. En el país del fútbol, la virulencia de las protestas contra el Mundial también ha sorprendido: “Cuando Lula candidatizó al país

para los grandes eventos deportivos mundiales -que los manifestantes critican como el gran ejemplo de derroche público- Brasil estaba en una euforia sobre su futuro y se creía que impulsaría inversiones en infraestructura, negocios y turismo. Tenía todo sentido. Pero muchas obras quedaron en el papel, especialmente las de movilidad urbana para mejorar la vida en las ciudades y lo que se construyó fueron carísimos estadios”, dice Ribeiro. La peor parte del descontento se la llevan los políticos de todos los partidos y administraciones a los que reclaman soluciones prácticas a los problemas del día a día. “Basta de corrupción” y “El pueblo unido avanza sin partido”, gritaban los manifestantes el jueves en la Avenida Paulista de Sao Paulo. Años de escándalos de corrupción que afectaron a casi todo el espectro políticos y partidos, incluido el gobernante Partido de los Trabajadores (PT), se mezclaron con la falta de servicios y crearon “un abismo entre la sociedad civil y la política”,


Internacional

www.elnuevosiglo.com.co l DOMINGO 23 DE juniO de 2013 l EL NUEVO SIGLO

PERADA EXPLOSIÓN CIUDADANA

al, ¿gol a de Rousseff?

te sentimiento antipartidista forzará al gobierno a e de timón. evaluó Chico Alencar, diputado del partido Socialismo y Libertad que se escindió del PT. “Toda la institucionalidad política, incluso la más progresista, ha quedado estupefacta, porque es un fenómeno que sale de los padrones tradicionales. Es un movimiento de individuos que transita de facebook a la calle, aunque sus demandas son muy nítidas y concretas”, agregó el parlamentario. El propio ministro de la Secretaría de la Presidencia, Gilberto Carvalho, reconoció dificultades para entenderlo: “Es extremamente complejo de entender, ni en nuestros buenos tiempos conseguíamos poner a 100.000 personas en las calles”. Los jóvenes que han salido a las calles en Brasil “tenían ocho años cuando Lula llegó al poder, no conocieron la transición a la democracia, para ellos el PT -en el poder desde hace diez años y surgido de los movimientos sociales y sindicatos- es un partido conservador institucionalizado y lo mismo les ha pasado a los otros grandes partidos”, sostiene

por su parte Alencar. La política desprestigiada La política vive su menor nivel de prestigio de los últimos diez años en Sao Paulo, la metrópoli de 20 millones de habitantes que originó las protestas, según una encuesta Datafolha divulgada el miércoles: 79% opinó que los partidos tienen poco o ningún prestigio, 76% dijo lo mismo del gobierno y 82% del Congreso. Y entre los motivos de las protestas, si el motivo número uno fue el precio del transporte (67%), el dos y el tres fueron: la corrupción (38%) y los políticos (35%). Las protestas contra el aumento del precio del transporte y los millonarios gastos públicos en el Mundial 2014, desataron una ola de críticas a las instituciones (alcaldías, gobernaciones, congreso y gobierno federal) a las que reclaman resultados y servicios públicos de calidad, tras dos años de crecimiento bajo e inflación elevada. “El pueblo despertó: o paran de robarnos, o paramos Brasil”, clama-

ban miles de manifestantes al inicio de sus protestas el lunes anterior, tras ocupar el techo del Congreso. “Hay una insatisfacción con la política tradicional, un distanciamiento del elector con sus políticos, que no ocurre sólo en Brasil, sino que lo hemos visto en las grandes protestas callejeras en todo el mundo”, dijo una socióloga de la Fundación Getulio Vargas (FGV), Dolce Pandolfi. En Brasil, ocurre después de más de diez años de gobierno nacional del popular e izquierdista Partido de los Trabajadores (PT) -surgido precisamente de movimientos sociales y sindicatos- y de casi dos décadas de gobierno en el más rico y poblado estado del país, Sao Paulo, del Partido de la Social Democrácia Brasileña (PSDB). También se produce tras una sucesión de escándalos de corrupción que en los últimos años asolaron al Congreso, gobierno y partidos, incluido el PT, que enfrentó al final de 2012 un histórico juicio en el que fueron condenados exministros y exdirigentes por pagar mensualidades a diputados de partidos aliados a cambio de sus votos. “Cada vez más los grandes partidos fueron aceptando prácticas que antes contestaban (...) Ha habido en la política un padrón degenerado de relaciones entre partidos, alianzas heterodoxas, una connivencia con la corrupción”, dijo Alencar, que hace años abandonó el PT, cuando cayó en ese tipo de prácticas de gobierno. Entre el Mundial y la presidencial A un año del Mundial de Fútbol, que será seguido tres meses después de elecciones presidenciales, y después de que la popularidad de la presidenta Dilma Rousseff, favorita para la reelección, cayera ocho puntos por causa de la inflación, nadie se atreve a evaluar el impacto político que tendrán las protestas. En opinión del investigador del Centro Brasileño de Análisis, José Artur Gianotti, dependerá de que “los políticos se abran a las nuevas demandas” y que los manifestantes sepan articularlas, según declaró a la radio CBN. Tras varios días de manifestaciones, la presidenta Dilma Rousseff, una ex guerrillera torturada y encarcelada bajo la dictadura militar, pasó de una actitud distante al elogio, al afirmar el martes que los políticos tienen que “escuchar la voz de las calles” y tras la jornada violenta, a un tono conciliador al prometer el viernes acciones gubernamentales para satisfacer las necesidades delos brasileños.

El “mensaje directo de las calles es de repudio a la corrupción y al uso indebido del dinero público”, dijo Rousseff, quien además de hacer suyo el reclamo por “más ciudadanía, mejores escuelas, hospitales” de una sociedad que creció y aumentó sus clases medias en los últimos diez años, se comprometió a emprender acciones para lograrlo. En esta explosiva situación, la popular mandataria brasileña deberá, con “guantes de seda” realizar un trabajo de filigrana política y social que le permitan apaciguar los ánimos, recuperar la confianza

7B

política –en ella y los partidos- y garantizar la normal realización de los eventos previstos. De lo contrario, la indignación callejera se habrá convertido en un gol a su intención reeleccionista y una “muerte súbita” de su carrera política. Si lo logra, pasará la página de una “horrible noche” y recibirá no sólo la bendición de sus gobernados sino la del papa argentino, Francisco, quien estará en el gigante sudamericano con miles de jóvenes de todo el mundo. Y, seguramente, muchos de ellos serán los que precisamente hoy expresan su indignación./EL NUEVO SIGLO – AFP


Flash

8B EL NUEVO SIGLO l DOMINGO 23 DE juniO de 2013 l www.elnuevosiglo.com.co

F

Por Giovanni E. Reyes (*)

rigia era el antiguo nombre de la actual localidad turca de Anatolia. Allí, unos trescientos años antes de Cristo, existía el llamado “nudo gordiano”. La leyenda establecía que quien lo deshiciera conquistaría el mundo. Alejandro Magno se enfrentó al desafío y, al no poder desatarlo, decidió cortarlo con su espada. El nudo presentaba un diseño extremadamente complicado y una articulación compleja, tal y como ahora, en la segunda década del Siglo XXI, parecen ser también los rasgos propios del problema de las drogas en el contexto de las relaciones entre Latinoamérica y Estados Unidos. En efecto, cálculos de investigadores muestran que el negocio de los estupefacientes ilegales estaría moviendo unos 84,000 millones de dólares anuales, incluso esto lo reconoce la Organización de Estados Americanos (OEA) en abril de 2013. Según otras publicaciones como World Press Review, el negocio ilícito de drogas movería entre 250,000 y 300,000 dólares al año. Se trata –junto a la trata de personas y el tráfico de armas- del tercer negocio más lucrativo en todo el mundo. Uno de los rasgos esenciales a tener en mente de manera constante en todo esto es que existen alrededor de unos 35 millones de estadounidenses y unos 30 millones de europeos que de manera consuetudinaria, esto es permanente, consumen drogas. Además -y esto es absolutamente clave- esa demanda es de carácter inelástico. Algo así como es la demanda de medicamentos cuando uno de nuestros seres queridos más cercanos requiere de atención médica, se trata de servicios y productos en los que no vamos a estar ahorrando. De similar manera, para el adicto, para la persona que percibe que su vida depende del consumo de droga, no hay estupefaciente que sea caro. A como de lugar se consigue el dinero. Esto fundamenta la relación que existe entre consumo de droga y criminalidad relacionada con robos, hurtos y, en general, despojo de posesiones, para no mencionar el grave caso de extorsiones generalizadas a las que se ven expuestos muchos comerciantes en países en los cuales el problema de la droga se ha ido enraizando. Con lo anteriormente dicho se tiene el epicentro del problema: la demanda de drogas que por su

RELACIONES AMÉRICA LATINA - ESTADOS UNIDOS

El nudo gordiano de las drogas l Imposible persistir en un escenario en donde los centros de demanda van legalizando su consumo, mientras la guerra antidroga deja tragedias sangrientas en los países donde se produce y se trasiega con lo ilegal.

EL NEGOCIO de los estupefacientes ilegales es el tercero más lucrativo en el mundo, luego de la trata de personas y el tráfico de armas.

propia característica es inelástica, una demanda que se cubre como sea y al precio o sacrificio que su adquisición imponga. Ese es el problema central. A partir de allí, esa demanda genera la oferta y los precios tienden a ser altos, en buena parte, debido a la prohibición que existe sobre las transacciones. Los países latinoamericanos han reconocido esos patrones de desempeño del negocio de la droga visto de manera general. Los productores realizan la selección de sus productos a partir de los precios y la demanda a satisfacer. Por supuesto que aún con los peligros de la ilegalidad, o quizá a raíz de los mismos, es evidente que producir droga o su materia prima, ofrece altos niveles de rentabilidad, superiores –por ejemplo- a producir verduras, hortalizas, flores, frutales, productos

ganaderos o cereales básicos, por más esenciales que estos productos sean en la dieta diaria de las personas. A lo anterior hay que agregar que los países latinoamericanos castigados severamente por la producción y tráfico de estas substancias prohibidas son países pobres. De allí que no tengan dinero con el cual pagar la “guerra contra las drogas”. Es en este punto donde entra un elemento de mucha importancia: al prohibir esas substancias y al requerir que se detenga la oferta, Estados Unidos hace préstamos de dinero o implementa “programas de cooperación”. Mediante estas iniciativas se hace que países latinoamericanos fortalezcan su dependencia a partir de deuda externa. Se endeudan para comprar armas y equipos que son

producidos por Estados Unidos. Es decir que el dinero que la potencia del norte presta, regresa a ellos, mientras los países de la periferia latinoamericana deben pagar amortizaciones a capital e intereses, por más “facilidades” que haya implicado el grueso de los empréstitos. Como si esto no fuera poco, las víctimas mortales de los esfuerzos por atajar las drogas son, por general, latinoamericanos. Resultado: unos países hacen los negocios y otros ponen los muertos. Y precisamente los que hacen los negocios son los que generan en condiciones normales, el problema de la demanda inelástica de los estupefacientes. A todo esto se debe agregar, como si faltaran otros aspectos para hacer este cuadro más dramático, que en países como Esta-

dos Unidos, Holanda o Portugal se presentan ya ciertos grados de despenalización. O sea que la producción y distribución se penalizan en los países pobres mientras que en centros de consumo el negocio puede, en ciertos casos, ser legal. La insistencia con el problema de la droga no es algo superfluo. Para poner un caso, San Pedro Sula –en el otrora pacífico Honduras- ha llegado a ser en 2013 la ciudad más violenta del mundo con una tasa de homicidios de 148 por cada 100,000 habitantes, tal y como lo ha documentado recientemente la BBC desde Londres. El enfrentamiento entre las pandillas “mara salvatrucha” y “mara 18” y su secuela de sangre y extorsión son, con mucho, efectos del problema de la demanda de los centros de consumo. Por otra parte también el negocio de estupefacientes y su caudal, al parecer irrefrenable de muertos, tiene como medio de retroalimentación las condiciones de pobreza de muchos países. En Latinoamérica existe un grupo de naciones con altos niveles de indigencia e inequidad en sus sociedades: Haití, Nicaragua, Honduras y Guatemala. Coinciden, al menos en el caso centroamericano, con ser corredores por donde transita la droga que busca los grandes centros de consumo. No es posible persistir en un dinámico escenario en donde los centros de demanda van legalizando su consumo, mientras la prohibición y combate de la producción y el tráfico de drogas va dejando un torrente, diario y cotidiano, de tragedias sangrientas en los países más pobres donde se produce y se trasiega con lo ilegal. Es preciso como mínimo, un diálogo internacional, lo que sería una conferencia Mundial sobre el problema de la droga. Allí deberían estar los principales actores: productores, representantes de rutas de tráfico y de demanda, pero también quienes producen los químicos y quienes se relacionan con el blanqueo de los capitales generados, las grandes corporaciones financieras. Sin al menos esto, continuará el lucro del comercio ilegal de drogas, seguirán los beneficios cuantiosos que ello implica, con su contraste cotidiano de derramamiento de sangre, en especial en países pobres de Latinoamérica. (*) Ph.D. University of Pittsburgh/Harvard. Profesor de la Escuela de Administración de la Universidad del Rosario.


Internacional

www.elnuevosiglo.com.co l DOMINGO 23 DE juniO de 2013 l EL NUEVO SIGLO

9B

UNA AMENAZA QUE CRECE Y SE EXPANDE POR LATINOAMÉRICA Y EU

Pandillas, una tarea transnacional pendiente

Desigualdad social, ausencia de oportunidades y desatención estatal son el caldo de cultivos para que los jóvenes ingresen a sus filas

LA AMENAZA pandilleril en América Latina y Centroamérica ha sido tratada netamente desde una lógica de mano dura y tolerancia cero. Sin embargo es un fenómeno que debe ser considerado en toda su complejidad.

C

Por Karen Nathalia Cerón Steevens (*)

omo un cáncer social, una problemática que en muchos países del continente americano da muestras de haberse salido de control y en otros emerge potentemente, alcanzando niveles de sofisticación cada vez mayores, ha sido catalogado el fenómeno de las pandillas juveniles delictivas. Esta contundente amenaza ha sido identificada como tal (hace relativamente poco) por los mandatarios de algunos países centroamericanos, como los llamados del Triángulo del Norte: Guatemala, Honduras y El Salvador. Mientras que en otros Estados como Colombia, los gobernantes locales y nacionales parecen no haber percibido aún el enorme potencial destructivo que este fenómeno puede llegar a tener. Cabe entonces, caracterizar las múltiples dimensiones de la pro-

blemática y acentuar la necesidad de intervenir en ella de manera más eficaz. En principio, resulta importante mencionar que estas agrupaciones (la Mara Salvatrucha y la Pandilla del Barrio 18 en Centroamérica) se caracterizan por el control de un territorio y por una arraigada identidad que halla en la pandilla rival al enemigo. Asimismo, involucra dentro de sí un lenguaje particular, unos símbolos muy propios (tatuajes) y valores específicos (como concebir a la pandilla su familia y estar dispuesto a dar la vida por ella); sumado a un amplio repertorio delincuencial especializado en robos, tráfico de drogas y armas, asesinatos, riñas y extorsiones. Las maras (1), como han sido denominadas en el contexto centroamericano, surgen en medio de un entramado de problemáticas, algunas heredadas de los conflictos armados y el legado de las dictaduras militares que se vivieron,

así como otras que se derivan de las configuraciones estructurales socioeconómicas de los países en cuestión y unas más propiciadas por una intervención equivocada e incompleta por parte de los mandatarios locales. En el caso guatemalteco, por ejemplo, tras el fin del conflicto armado, solo se consolidó una paz formal (como lo denominaría el académico Johan Galtung) debido a que las causas estructurales y las raíces del conflicto no fueron intervenidas. El país entonces, conserva la desigualdad, la falta de oportunidades, la presencia de asentamientos marginales periféricos (2) y la profunda influencia de las élites económicas en pro de sus propios intereses. Estas situaciones han constituido un terreno fértil para la operación de las pandillas, las mismas que consolidan un capital social perverso (3) y hoy (fruto de su sofisticación) tranzan con el crimen organizado, el narcotráfico y hasta con la Policía Nacional Civil de dicho Estado. En medio de este complejo panorama, estos países sufren también de problemáticas que han facilitado el accionar violento y delictivo de las pandillas, por ejemplo, la disponibilidad de armas, la ruptura del tejido social, la polarización y la cultura del miedo; razones que han debilitado las acciones colectivas de las comunidades y por ende la capacidad que tendrían para prevenir el ingreso de los jóvenes a la violencia y de exigir organizadamente la presencia del Estado. Mientras tanto, la amenaza pandilleril (que cuenta con 60.000 miembros activos en El Salvador y más de 14.000 en Guatemala) quizá como una herencia del andamiaje institucional derivado de las dictaduras militares, ha sido tratada netamente desde una

lógica de mano dura y tolerancia cero, mientras que la respuesta ha estado limitada a la coexistencia de prácticas autoritarias aún en un contexto democrático. Lo anterior denota que las estrategias de seguridad para contrarrestar el crimen están viciadas por métodos ilegales y violadores de derechos humanos (como la tortura). Lo anterior es solamente un síntoma de la comprensión limitada y parcial de una problemática que alberga dentro de sí, múltiples aristas. Claro, es fundamental combatir las conductas criminales a través de la penalización, pero resulta esencial pensar en políticas integrales que consideren a este problema como un fenómeno que surge primordialmente en zonas periféricas, marginales y que además es apropiado por individuos con pocas oportunidades educativas y laborales. Políticas tendientes a reconocer que estos jóvenes y ahora con mayor frecuencia niños, han sufrido maltrato familiar y rechazo, han crecido con la violencia arraigada en sus vidas, bajo un sistema desigual; donde en ocasiones obtener dinero ilícitamente resulta ser una salida llamativa a ser considerada. En este orden de ideas, la comprensión parcial del fenómeno denotaría que antes de ser solucionado, tiende a incrementarse, tal y como lo demuestra un informe del Ministerio de Justicia y Seguridad de El Salvador, el cual enmarca que en los últimos cinco años, las células de pandillas crecieron de 381 a 1.574 en dicho país. Ahora bien, en El Salvador y Honduras (países que también se han caracterizado por la represión como principal estrategia para combatir el problema) las principales pandillas han pactado recientemente una tregua bajo la mediación de la Iglesia. Esta acción ha permitido que en El

Salvador exista una disminución de los homicidios diarios, pasando de 14 a 5. Lo anterior, a cambio de un relajamiento en la política de mano dura y el mejoramiento de las condiciones carcelarias. No obstante, a pesar de este esfuerzo, la estrategia resulta ser limitada pues las extorsiones y el resto de acciones delictivas no han sido objeto de alteración. En síntesis, a pesar del reconocimiento de la amenaza y de la pérdida sistemática de jóvenes por la delincuencia y la violencia en Centroamérica, las estrategias para contrarrestarla han sido insuficientes e incompletas. En el caso colombiano, cabría aprender de estas lecciones, pues las pandillas crecen, se vinculan con fuerzas ilegales emergentes, practican el narcomenudeo, el sicariato y reproducen los esquemas de extorsión. No obstante, no se les ha prestado la atención debida, no se les ha reconocido con firmeza y las políticas para combatirlas resultan esporádicas y desarticuladas. Así, mientras el fenómeno no sea considerado en toda su complejidad en ambas zonas geográficas, la intervención eficaz sobre esta problemática seguirá siendo una tarea pendiente. (*) Internacionalista. Magister en Estudios Políticos e Internacionales de la Universidad del Rosario.

(1) “La palabra proviene de Marabunta. Este es, originalmente, el nombre de las migraciones masivas de hormigas legionarias que devoran a su paso todo lo comestible que encuentran y que son peligrosas por el carácter imprevisible de aparición y su itinerario.” Smutt, Marcela y Miranda, Jenny Lissette. Unicef- Flacso. El fenómeno de las pandillas en el Salvador. Capítulo: Las Pandillas en el Salvador. La vida loca, 1998. p. 25. (2) Una situación derivada del desplazamiento que fue una consecuencia clave de la violencia política. Cabe mencionar que el crecimiento de las maras se ha nutrido también de personas que migraron del campo a la ciudad buscando oportunidades y al no encontrarlas, se ubicaron en los barrancos periféricos, lugares marginales donde se reúnen muchas problemáticas estructurales que alimentan el fenómeno, incluyendo la falta de servicios públicos. (3) “En el capital social perverso, las redes, contactos y asociaciones están al servicio de actividades ilegales. Por ejemplo, Rubio (1998) muestras la existencia en Colombia de una economía ilegal importante y creciente, fomentada por organizaciones criminales de mucho poder que ha dado origen a una institucionalidad paralela que retribuye y favorece comportamientos criminales.” Véase en: Arriagada, Irma. Capital Social: potencialidades y limitaciones analíticas de un concepto. CEPAL, Naciones Unidas, división de desarrollo social, 2002.


Flash

10B EL NUEVO SIGLO l DOMINGO 23 DE juniO de 2013 l www.elnuevosiglo.com.co

Los 66 países destino

CASI 40.000 médicos cubanos cumplen misiones en 66 países de América Latina, Asia y África y la mayoría de ellas son gratuitas. Sin embargo, ahora el régimen Castro comenzará a cobrar esos servicios.

A

Por Carlos Batista*

umentar la exportación de médicos, su principal fuente de divisas, cobrando por sus servicios a los países que pueden pagar pero enviándolos gratis a naciones más pobres se propone Cuba. La exportación de servicios “se ha convertido en la principal fuente de ingresos en divisas para el país y tiene grandes potencialidades de continuar incrementándose”, destacó hace poco el ministro de Comercio Exterior, Rodrigo Malmierca. Casi 40.000 médicos cubanos cumplen misiones en 66 países de América Latina, Asia y África, a los que podría agregarse Brasil, que evalúa llevar 6.000 para suplir el déficit de personal de salud.(Ver recuadro). La exportación de servicios -principalmente de salud, pero también de educación y deportes- le reporta a la isla unos 6.000 millones de dólares al año, por encima del turismo y remesas familiares (2.500 millones cada uno) y las ventas de níquel (1.100 millones). Por ello, el gobierno de Raúl Castro acaba de decidir que mantendrá las misiones médicas, iniciadas por su hermano Fidel en 1998, y que buscará ampliar la nómina de países que pagan por ellas. Ahora 40 naciones las tienen gratis. “A los países que no puedan pagar estos servicios médicos se les mantendrá la ayuda solidaria, como es el caso de Haití”, dijo el ministro de Salud, Roberto Morales. Entre los 26 países que pagan, el principal de lejos es Venezuela

ANTE LA CALIDAD Y DEMANDA DE ESTOS PROFESIONALES

Divisa cubana: exportar médicos Régimen Castro mantendrá misiones pero comenzará a cobrarlas

y con esos recursos “se compensan los gastos que incurrimos en otras naciones” y una parte se destina a “mejorar la calidad de los servicios de salud y las condiciones de trabajo de los profesionales del sector”, dijo Morales. Médicos multiplican su salario mensual Del monto que pagan los 26 países, la mayor parte va para el Estado cubano, que destina una porción para el salario y viáticos del profesional. Nunca se han publicado cifras de cuánto ganan los médicos cubanos en una misión, pero se sabe que perciben mucho más que en la isla, donde sus salarios oscilan entre los 25 y 41 dólares mensuales. Venezuela compra a Cuba los servicios de unos 30.000 médicos, paramédicos y otros profesionales y asesores, por los que paga al contado. Además, le suministra 100.000 barriles de petróleo por día en condiciones preferenciales (una parte se paga a largo plazo con bajo interés). La mayor parte de los 6.000 millones de dólares que La Habana

obtiene cada año de la exportación de servicios procede de Venezuela, aunque nunca se ha informado el monto exacto. Este intercambio bilateral comenzó hace una década por acuerdos entre Fidel Castro y Hugo Chávez, fallecido el 5 de marzo, y contribuyó a que la isla fuera saliendo paulatinamente de la crisis económica de los años 90. Para favorecer a Cuba, lo que paga Caracas por estos servicios está vinculado a las oscilaciones del precio del petróleo, tal como sucedía durante la alianza entre Moscú y La Habana, cuando el precio del azúcar cubana -entonces principal exportación de la isla-, estaba ligado al del crudo soviético. Crisis en la salud Unos 135.000 médicos y paramédicos cubanos han prestado servicios en otros países desde el envío de la primera misión a Chile tras el terremoto de 1960. En mayo, Cuba tenía 38.868 trabajadores sanitarios en el exterior, de ellos 15.407 médicos, dijo Yiliam Jiménez, directora de la Unidad Central de Cooperación Médica.

Todo ello “sin descuidar la atención a nuestro pueblo”, indicó el ministro Morales. En 1999, Cuba creó además la Escuela Latinoamericana de Medicina, que tiene 14.263 alumnos extranjeros. La salud, que es gratuita en Cuba, es una de los principales logros del gobierno comunista. El sector recibió en 2012 el 16% del presupuesto nacional, pero sigue afectado por la crisis sobrevenida tras el fin de la ayuda soviética, que se manifiesta en el deterioro de edificios y escasez de insumos, equipos y medicamentos. “Lo que salva la situación es que los médicos son buenos, porque el estado de los hospitales, las colas para hacer un análisis y sacarse una placa (de rayos X) son tremendas”, dijo María, ama de casa de 58 años. La salida en 1959 Tras la llegada de Fidel Castro al poder en 1959 y acabar con la salud privada, miles de médicos se marcharon y sólo 3.000 quedaron, lo que le indujo a dar prioridad a la formación de galenos. Con una población de 11,1

Cuba tiene médicos trabajando en 66 países, 40 de los cuales forman parte del Programa Integral de Salud, por lo que reciben esos servicios gratis. Según el Anuario Estadístico de Salud 2012, estos 40 países son: - América Latina y el Caribe (12): Bélice, Bolivia, Dominica, El Salvador, Guatemala, Guyana, Haití, Honduras, Nicaragua, Perú, Santa Lucía, San Vicente y Las Granadinas. - África (22): Botsuana, Burkina Fasso, Burundi, Congo, Djibuti, Etiopía, Eritrea, Gambia, Ghana, Guinea Bissau, Guinea Conakry, Guinea Ecuatorial, Lesotho, Malí, Namibia, Níger, República Saharauí, Sao Tome y Principe, Sierra Leona, Suazilandia, Tanzania, Zimbabue. - Asia y el Pacífico (6): Islas Salomón, Islas Tuvalu, Islas Vanuatu, Kiribati, Laos, Timor Oriental. Los 26 países que pagan por estos servicios son: Antigua y Barbuda, Argentina, Aruba, Bonaire (Antillas holandesas), Ecuador, Granada, Jamaica, México, Paraguay, Venezuela, San Kitts y Nevis, Surinam, Trinidad y Tobago, Uruguay; Angola, Cabo Verde, Gabón, Islas Seychelles, Mozambique, Sudáfrica, Uganda, Argelia; Yemen, Catar, China; Portugal./AFP

millones, la isla cuenta con 82.065 médicos, uno cada 137 habitantes, según la Oficina Nacional de Estadísticas, récord mundial que le permite destinar galenos a la exportación. Con sueldos de 25 a 41 dólares al mes, los médicos están en la cresta de la escala salarial cubana, pero carecen de los estímulos que tienen otros trabajadores. Recién en marzo empezaron a percibir un dólar adicional por cada guardia nocturna de 12 horas. Un mecánico de autos particular, el mesero de un “paladar” (restaurante privado) o una peluquera independiente ganan mucho más, en un país donde el salario promedio es 19 dólares al mes. Los pacientes muestran su gratitud llevándoles regalos, por lo general alimentos, pero el anhelo de ganar más motiva a muchos a ir a una misión. *Periodista de AFP


Internacional

www.elnuevosiglo.com.co l DOMINGO 23 DE juniO de 2013 l EL NUEVO SIGLO

11B

LA TRAGEDIA MUNDIAL DE LA DIÁSPORA

Cada cuatro segundos, un refugiado más

A

Por Fabiola Ortiz*

l El 2012 cerró con 45,2 millones de personas en esta situación.

ntes de llegar a Brasil, Yves Norodom, de 21 años, sufrió un largo viaje tras verse forzado a dejar su país, República Democrática del Congo (RDC), en una peripecia repetida por 45,2 millones de refugiados existentes en el mundo, el mayor número en más de 20 años. Así lo indica el reporte Tendencias Globales 2012, divulgado el pasado miércoles en diferentes regiones del mundo por el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur). De ese total, 28,8 millones de personas fueron forzadas a trasladarse dentro de las propias fronteras de sus países y 15,4 millones obtuvieron estatus de refugiados en otras naciones. Acnur registro el año pasado 33,8 millones de personas bajo su asistencia, la mayor cifra desde 1994. De esa cantidad, 10,5 millones eran refugiados. En promedio, 23.000 personas debieron dejar su hogar forzadamente cada día de 2012 para elevar el número de refugiados y desplazados forzosos al cierre del año a 45, 2 millones , la mayor cifra desde que en 1994 la guerra de los Balcanes y la crisis humanitaria de Ruanda elevaron esa tragedia humana a 47 millones. Al concluir 2011, el número de refugiados y desplazados forzosos era de 43 millones. El representante de Acnur en Brasil, Andrés Ramírez, dijo, al lanzar el informe en la víspera del Día Mundial del Refugiado, que las guerras y conflictos armados continúan siendo la principal causa de desplazamiento forzado. Resaltó que la mitad de los refugiados del mundo proceden de Afganistán, Siria, Iraq, Somalia y Sudán. “En promedio, una persona más se convierte en refugiada cada cuatro segundos. No ha habido voluntad política a nivel mundial para prevenir los conflictos”, manifestó Ramírez. “El tema de los refugiados es un drama, una tragedia humana de grandes dimensiones”, planteó.

Afganistán encabeza la lista en cuanto al origen de los refugiados, una posición que ocupa desde hace más de tres décadas. En 2012 procedían de ese país asiático 2,5 millones de las personas en esta situación registradas por Acnur. Somalia está en segundo lugar, con 1,1 millones, seguido de Iraq con 746.000 y de Siria con 471.000. Acnur añadió que existen en el mundo casi un millón de personas desplazadas, que están a la espera de obtener asilo en otros países. Eso le sucedió a Norodom.. Tuvo que esperar hasta lograr huir a Kenia y pasar por Gran Bretaña, antes de llegar a Brasil en 2010 sin documentos ni pertenencias. “Allá, en el Congo, todo el mundo temía por su vida. Yo luchaba por sobrevivir, hice lo imposible para lograrlo. Mi trabajo era salvar mi propia piel y en aquel entonces yo tenía 17 años”, detalló.   Su padre, un representante de la oposición, ya tuvo que dejar la RDC hace casi una década, mientras sus 15 hermanos fueron recibiendo refugio en diferentes países y la familia terminó fragmentada por la diáspora. “Nos amenazaron y seis hermanos acabamos en Brasil, otros ya habían conseguido refugio, unos dentro de África, otros en Francia. Nos tuvimos que separar”, se lamentó. Una de las mayores dificultades de Norodom fue aprender a hablar portugués. “Era un idioma que no había escuchado nunca. Me costó seis meses aprender lo básico y después un año para dominarlo mejor”, comentó.  Actualmente está desempleado, pero le sostiene el sueño de que un día podrá volver a estudiar y logrará ingresar a la universidad pública de Río de Janeiro para cursar ingeniería química. “No es que sea muy feliz, pero al menos estoy vivo y me encuentro bien”, confió.  La vida de Norodom se parece a la de otros muchos otros llegados a Brasil. Según el Comité Nacional para Refugiados (Conare), dependiente del Ministerio de Justicia, en el país hay 4.715 extranjeros

en esta situación de 76 nacionalidades. Brasil tiene una legislación apropiada para la acogida de refugiados y ofrece todos los servicios públicos y similares derechos a los de las personas nacidas en el país, pero recibe mucha menos cantidad que naciones más pobres, como Paquistán, que mantiene acogidos un millón 638.000 personas. También Iraq, Kenia, Siria y Etiopia están en el listado de los que más flujo de refugiados acogen, según los datos de Acnur. En 2012, Brasil recibió más de 1.200 solicitudes de refugio y este año la cifra será mayor,  anticipó el representante de Acnur. Entre tanto, el incremento del costo de la vida en las ciudades brasileñas y las dificultades de la mayoría de la sociedad afectan también la calidad de vida de los refugiados, admitió Aline Thuller, coordinadora de la organización humanitaria Caritas, vinculada a la Iglesia Católica. “La mayoría de los refugiados viven en comunidades con carencias y en favelas (barrios hacinados y pobres). Ellos tienen los mismos derechos a los servicios públicos y las mismas dificultades que sufren los brasileños. La mayoría trabaja en el sector informal”, detalló Thuller. Según la coordinadora de la institución, “todavía hay mucho prejuicio, los refugiados son confundidos con forajidos por desconocimiento de ese estatus”. Caritas recibía anteriormente mayormente hombres angoleños, que huían del reclutamiento forzoso durante la guerra civil en su país. Ahora, a Río de Janeiro arriban muchas mujeres embarazadas y con hijos, y familias enteras. Río de Janeiro es el segundo estado brasileño que más refugiados recibe después de São Paulo, y está ultimando un plan regional de atención a los acogidos. “La gente creó grupos de trabajo divididos en ejes temáticos e incluyen actividades prácticas para facilitar el acceso a derechos básicos por parte de los refugiados”, explicó la coordinadora de Caritas. *Periodista de IPS

�DE LOS 45,2 millones de refugiados registrados el año pasado, 28,8 millones fueron forzadas a desplazarse dentro de las propias fronteras de sus países y 15,4 millones obtuvieron estatus de refugiados en otras naciones.


Flash Internacional (23 - 30 junio)