Issuu on Google+

Estrecha esclusa electoral en PanamĂĄ/2B y 3B

La lucha de los trabajadores sigue/8B

FLASHinternacional www.elnuevosiglo.com.co

DOMINGO 4 DE MAYO DE 2014

Ucrania: otra jugada en el ajedrez geopolĂ­tico orbital

/6B y 7B


Flash

2B EL NUEVO SIGLO l DOMINGO 4 DE mayo DE 2014 l www.elnuevosiglo.com.co HOY, ELECCIONES GENERALES EN EL CONSIDERADO DUBAI DE LAS AMÉRICAS

Estrecho canal electoral para presidencia de Panamá

E

l Con planes programáticos coincidentes, tres hombres buscan suceder a Martinelli

NTRE tres candidatos muy similares y sin un claro favorito –ya que las encuestas registran un empate técnico entre los dos primeros y pisándole los talones el tercero- los panameños escogerán hoy al nuevo Presidente que tendrá, entre otros retos, reducir la brecha social en el marco de la pujanza económica (lo que le ha permitido el honroso lugar de estar a la vanguardia de crecimiento en la región) y completar el sobresaltado proyecto de la ampliación del Canal. Más de 2,4 millones de panameños, de una población de 3,5 millones, están llamados a votar para elegir al sustituto de Ricardo Martinelli, renovar el Congreso y las alcaldías para un periodo de cinco años, en una votación a una vuelta que se define por mayoría simple. El oficialista José Domingo Arias (derecha), empresario textil y exministro de Vivienda del gobierno de Martinelli, encabeza las preferencias en la mayoría de las encuestas, seguido muy de cerca por el opositor socialdemócrata y exalcalde capitalino (1999-2009), Juan Carlos Navarro. En tercer lugar, también próxi-

Crecimiento, pero para todos

EL PRESIDENTE MARTINELLI deja a su sucesor un país en pleno boom económico, con un crecimiento de 8,4% en 2013,

mo, aparece el empresario del licor Juan Carlos Varela (derecha), opositor pese a ser el actual vicepresidente del gobierno, del que fue destituido de su cargo de canciller en 2011 al entrar en diferencias con Martinelli. La oposición acusa a Martinelli de corrupción, autoritarismo y de controlar los órganos del Estado para beneficio propio, pero el mandatario tiene una popularidad de hasta el 67%, según encuestas,

de lo cual espera beneficiarse Arias. Martinelli no puede postularse nuevamente porque la legislación panameña impide la reelección consecutiva. “El que gane va a tener que ver cómo recompone una alianza política que le permita gobernar y tener una mayoría parlamentaria, porque dos tercios van a ser oposición y un tercio gobierno”, aseguró a la AFP el analista José

Blandón sobre el parlamento unicameral de 71 escaños. Banderas enormes de los partidos ondean en las calles, los postes están tapizados con las fotos de los candidatos, algunos con sobrenombres llamativos como “Porroncho” u “Orejitas”, y los más fanáticos han empapelado sus casas o adornado sus autos con símbolos de sus agrupaciones políticas.

En unas elecciones que se vaticinan muy cerradas, los candidatos han ofrecido propuestas muy similares en lo político, casi todos alineados a Washington y con promesas de combatir el costo de la vida y la delincuencia. “Los retos principales del nuevo presidente incluyen, por un lado, mantener el crecimiento económico y, por otro, enfrentar la pobreza y el desequilibrio que hay en la distribución de la riqueza”, dijo el analista Edwin Cabrera. Panamá ha tenido un crecimiento económico promedio anual del 8% en los últimos 5 años, de los más altos de América Latina, que según el gobierno ha permitido alcanzar el pleno empleo y reducir la pobreza del 33% al 26% en cinco años. Pero más de un tercio de los panameños trabaja en el sector informal, miles no tienen agua potable ni vivienda digna o no acceden a servicios básicos de salud, educación o transporte, pese a tener los ingresos de un Canal marítimo por donde pasa el 5% del comercio mundial. “El crecimiento económico ha

“La oveja descarriada que va por la revancha” Juan Carlos Varela, uno de los favoritos es un próspero fabricante de ron y ferviente católico de 50 años, considerado la oveja descarriada del gobierno de Ricardo Martinelli, del que es al mismo tiempo vicepresidente y adversario. Esta sería la revancha de Varela, quien asegura que será un presidente con la “firmeza” del exmandatario colombiano Álvaro Uribe y el “corazón” de la presidenta chilena, Michelle Bachelet. Es un colaborador del Opus Dei y admirador del Papa Juan Pablo II, recientemente canonizado. “Su fe logró cambiar el mundo”, asegura este ingeniero industrial egresado del Instituto Tecnológico de Georgia (Estados Unidos). “Sólo soy un colaborador (del Opus), soy un pecador”, dijo Varela,

quien lleva en su mano izquierda una pulsera de San Benito que le regaló su esposa, con quien tuvo tres hijos. Su religiosidad no le ha impedido hacerse millonario vendiendo ron, con la empresa familiar “Varela Hermanos” en la que ha ocupado cargos directivos. Sus opositores lo acusan de no pagar el salario mínimo a sus trabajadores, algo que desmiente. Al frente del Partido Panameñista (derecha), Varela cedió sus aspiraciones presidenciales en 2009 para integrar la alianza Cambio Democrático (CD, derecha), capitaneada por Martinelli, que arrasó en las urnas con más del 60% de los votos. Martinelli se habría comprometido a devolverle el apoyo en 2014, algo que no ocurrió porque el propio man-

datario cesó en 2011 a Varela de su cargo de canciller. Desde entonces se han enfrascado en una batalla por la paternidad de las obras y programas sociales de la actual administración. Asegura que su gobierno será de “diálogo, consensos y unidad nacional”. Entre sus propuestas figura el control de precios de 22 productos para bajar la inflación (4% en 2013) en una economía dolarizada, llevar agua potable a todo el país, educación bilingüe con 50 nuevas escuelas, aumentar las becas y pensiones, además de nuevas líneas del metro y un cuarto puente sobre el Canal. Varela, activo militante del Partido Arnulfista -de donde inició un movimiento de renovación, el Partido Panameñista, asegura que su vida pública está destinada a la “justicia social”.


Internacional

www.elnuevosiglo.com.co l DOMINGO 4 DE mayo DE 2014 l EL NUEVO SIGLO

3B

El textilero que recibió el guiño presidencial José Domingo Arias, candidato oficialista, es un economista de 50 años y empresario textil de ropa interior femenina que promete “cambios”, aunque sus detractores lo tildan de “títere” de su mentor político, el mandatario Ricardo Martinelli. Arias, quien fue ministro de Vivienda y viceministro de Comercio Exterior del gobierno de Martinelli, es la carta que se juega Cambio Democrático (derecha) para continuar en el poder, en un país donde nunca ha repetido el partido en el gobierno desde el retorno a la democracia, luego de la invasión estadounidense de 1989. “El primero de julio empieza mi mandato y el que lleva la banda presidencial en este país es el que manda, beneficiado a una élite. Los millonarios son más millonarios pero a costa del sufrimiento de los de abajo”, dijo el analista Jaime Porcell. Según las encuestas, la inflación -que ronda el 5% anual- es la principal preocupación de los panameños, que resienten que el precio de la canasta básica de alimentos aumentó un 44% en la última década, según el Ministerio de Economía. Otro de las preocupaciones es la inseguridad. Según la ONU, en Panamá se registran 17,2 homicidios por cada 100.000 habitantes. El presidente que resulte electo para gobernar Panamá los próximos cinco años deberá lidiar con esa preocupación por la seguridad, la desigualdad y la

así de simple y sencillo”, sostiene el aspirante oficialista. Nacido en la capital panameña, en una familia de profesionales y funcionarios públicos, Arias fue guitarrista del grupo December Children al que ordenaba repetir los ensayos hasta parecerse a los Rolling Stones, y es un furibundo seguidor del club de fútbol River Plate de Argentina, donde se licenció de economista. También inició la carrera de medicina, pero desistió, cuenta, cuando debió hacer prácticas en un cadáver muy parecido a un familiar. Al volver de Argentina a Panamá empieza a trabajar en la empresa de su suegro vendiendo ropa interior femenina puerta a puerta -lo que es usado de burla por sus detractores- y

administración de los recursos que recibirá el país con la ampliación del Canal. Colosal obra, exclusa de dólares Martinelli adjudicó el contrato de ampliación del Canal poco después de empezar su gestión en 2009, para tenerla lista en 2014 en la conmemoración del centenario de la inauguración de la estratégica vía por donde pasa el 5% del comercio marítimo mundial. Cinco años después la ampliación enfrenta atrasos por problemas de financiamiento y huelgas, y ahora la fecha de conclusión de la obra se fijó para inicios de 2016, según la Autoridad del Canal de Panamá. Eso si no hay más retrasos.

seis años después asume la presidencia de la compañía, que ahora exporta a más de 10 países. “La ropa interior femenina es mi negocio”, dijo Arias, casado, defensor a ultranza de la familia, con tres hijos y que, siempre que puede, pasea a su perro Watson. El oficialista asegura que el desarrollo económico sin desarrollo social es “inmoral” y prometió “trabajar fuerte” para que la educación y los programas sociales le lleguen a los más desfavorecidos. Asimismo, promete mantener la estructura económica con disciplina fiscal y destinar 20.000 millones de dólares en inversión pública para construir las líneas dos y tres del metro capitalino y un cuarto puente sobre el Canal.

Quien gane las elecciones del 4 de mayo, para las que tres candidatos figuran como favoritos, deberá administrar los recursos que generará al Estado un Canal con más capacidad de tránsito. “El Canal ampliado debe empezar a producir ingresos muy interesantes ya que si se mantiene la tendencia al crecimiento en el comercio mundial debería producir buenos resultados”, vaticinó el analista Felipe Chapman, de la firma de asesoría financiera Indesa. La expectativas es que los 1.000 millones de dólares anuales que recibe actualmente Panamá por el Canal crezca gradualmente con la ampliación a 3.100 millones a partir de 2025, dijo a AFP el administrador de la vía, Jorge Quijano.

Pero los atrasos en las obras podrían obligar al futuro gobierno a actuar con prudencia fiscal, en contraste con la gestión de Martinelli, cuyas inversiones dieron a Panamá una renovada imagen de modernidad que incluye el primer metro de Centroamérica. “Un problema es el retraso de las obras del Canal que va a dejar un déficit en los ingresos. Esos ingresos no van a estar listos hasta 2017 y el nuevo gobierno deberá priorizar las inversiones”, alertó el analista político y ex diplomático José Blandón. Aún con los atrasos, los panameños esperan que los recursos del Canal traigan más prosperidad para los 3,8 millones de habitantes, un 26% de los cuales, según cifras del gobierno, viven en la pobreza.

Así, Martinelli deja a su sucesor un país en pleno boom económico, con un crecimiento de 8,4% en 2013, gracias en parte a los 15.000 millones de dólares invertidos en infraestructura que le ayudaron a salir con una popularidad de 67%, según las encuestas. Los críticos de Martinelli lo acusan de corrupción y autoritarismo. “Hemos perdido absolutamente la independencia de poderes, el presidente controla todo”, alertó el economista Aristides Hernández, presidente de la firma Latin Consulting. Hernández estimó entonces que el mayor reto del futuro gobierno será recuperar la institucionalidad política./EL NUEVO

SIGLO – AFP

De “Kid Filete” a un abanderado ecológico Juan Carlos Navarro, otro de los favoritos para el duelo electoral de hoy, es un ambientalista de 52 años que gobernó la comuna capitalina, opositor moderado de la administración de Martinelli. Con su promesa de “mano dura” a la inseguridad y de bajar el costo de vida, Navarro, secretario general del opositor Partido Revolucionario Democrático (PRD, socialdemócrata), aspira a alcanzar la presidencia después de varios años de turbulencias en su partido, fracturado tras la derrota electoral de 2009. Para esas elecciones, en las que arrasó Martinelli, Navarro corrió como compañero de fórmula de su copartidaria Balbina Herrera, quien lo había derrotado un año antes en las primarias, iniciando así un cisma en

el PRD que aún hoy no está cerrado. Tenaz y perseverante, este opositor que fue bautizado hace unos años en una charca por indígenas de la etnia Emberá-Wounaan como “Arriero de la montaña”, no descansó hasta obtener el control del partido tras ganar las elecciones internas en 2012. Sus seguidores destacan su defensa de la naturaleza. En una ocasión Navarro se metió 10 días en la zona selvática del Darién, donde asegura que volvió a encontrar la espiritualidad. Fundó en 1985 una de las asociaciones ecológicas más importantes del país y ha prometido que, de llegar a la presidencia, creará un ministerio del medio ambiente y un ministerio indígena. “Los panameños nunca hemos sido un pueblo de conflictos y esa va a

ser mi próxima misión: unir a Panamá y convertirlo en el nuevo Panamá de nuestros sueños”, asegura Navarro, un estudiante de los jesuitas que practicó boxeo con el sobrenombre de “Kid Filete”. El exalcalde capitalino (19992009) se comprometió a no subir los impuestos, a juzgar a los menores que asesinen, a subir las pensiones mínimas, 10.000 becas para estudiantes universitarios y a impulsar una “revolución educativa”. Navarro está casado y es padre de tres jóvenes universitarios que estudian en Estados Unidos, donde él mismo se graduó en Geografía y Gobierno del Dartmouth College y obtuvo una maestría en Administración Pública de la Universidad de Harvard.


Flash

4B EL NUEVO SIGLO l DOMINGO 4 DE mayo DE 2014 l www.elnuevosiglo.com.co

E

Por Camilo Vargas Betancourt (*)

L actual proceso de negociación entre el Gobierno y las Farc hace que el “final de la guerra” sea un panorama imaginable para los colombianos, en su mayoría pertenecientes a generaciones que han vivido y escuchado hablar sobre una historia de décadas de conflicto armado. Esta es una buena oportunidad para pensar sobre el significado de tal forma de imaginar el futuro cercano del país, y los ejemplos internacionales a lo largo de la historia ofrecen referentes útiles. Es necesario reconocer que “la guerra” es un calificativo simple con el cual se ha hecho referencia a fenómenos sociopolíticos complejos, que involucran el uso intensivo de la violencia física. La historia popular está llena de lugares comunes que narran episodios de guerra, pero lo hacen de forma reduccionista, por lo general ocultando sus causas, su complejidad y sus consecuencias, generando una forma irreal de pensar la historia. En su libro De la guerra, Carl von Clausewitz decía famosamente que “la guerra es la continuación de la política por otros medios”. Y sin embargo, algo que nunca ha quedado del todo claro es ¿qué es la política?. Política son las relaciones de poder, no sólo aquellas entre personajes conocidos, visibilizadas por la opinión pública, sino toda relación social en la que existan formas de influenciar y controlar las acciones de los demás (o sea, de ejercer poder). Y en este sentido, relaciones de poder hay en todos los escenarios de toda sociedad. Es decir, las sociedades son inherentemente políticas. Y si la política está presente en todas partes en una sociedad, entonces la guerra (siguiendo a Clausewitz) también lo puede estar. Lo anterior, para considerar que lo que en Colombia llamamos “la guerra” o “el conflicto armado” no es algo limitado y localizado que se pueda acabar de un momento a otro con algunas firmas. Tampoco es algo que sencillamente “hay que continuar”, “hasta la victoria”. Más bien, es algo que hay que entender en sus múltiples y complejas causas, para comprender por qué las relaciones políticas en Colombia (y potencialmente en todo el planeta) tienden a ser violentas. Para esto, este texto pretende esbozar lo complejo que ha sido el fenómeno de la guerra alrededor del mundo en los tiempos modernos.

REFLEXIONES SOBRE INICIO Y FINAL DE LAS GUERRAS

Posconflictos conflictivos

La firma de un tratado de paz no ha sido sino un episodio superficial en medio de procesos sociales complejos

EL MUNDO, casi que desde su mismo origen, ha registrado con terror múltiples guerras y conflictos civiles, revelando la frecuencia con que de la política se pasa al enfrentamiento armado.

Orígenes Habría que comenzar por considerar que el origen de “la guerra” en el mundo se ubica, de manera irreflexiva y con frecuencia, en la “primera” Guerra Mundial. De alguna forma, la cultura histórica popular (nutrida por los cánones del sistema educativo) ha desarrollado la idea de que luego de la Antigüedad y la Edad Media (imaginadas respectivamente como edades de lejanas batallas épicas y de oscuros y violentos tiempos) en el mundo no pasó mucho, hasta el estallido intempestivo y desconcertante de un conflicto de talla mundial en 1914. La realidad es que esta guerra, por cierto más europea que mundial (y aun así la más cruenta de la historia hasta su momento a causa de los avances tecnológicos) fue una más en una serie de conflictos internacionales emanados de Europa durante siglos. La activa vida cultural, económica y política de esta región

del mundo comenzó a derivar en impresionantes conflictos internacionales desde el Renacimiento hasta mediados del siglo XX. Ya en el siglo XVI el florentino Francesco Guicciardini relataba en su Historia de Italia cómo el complejo choque de intereses económicos y políticos entre una infinidad de actores (de pequeños mercenarios y reyezuelos a grandes monarcas) condujo a la guerra, entre el ‘rey cristianísimo’ de Francia y los ‘Reyes Católicos’ de España, por el control de Italia. Así inició un conflicto internacional que se extendió agónicamente entre 1494 y 1559, dando origen a una tradición de movilización de miles de personas hacia la masacre en nombre de un monarca, de una religión, de una nación, de un ideal, o de lo que fuera. Así, los europeos vivieron matándose a lo largo de guerras de los Ochenta años (1568 - 1648), de los Treinta años (1618 – 1648), de Sucesión española (1701 –

1714), de Sucesión austriaca (1740 - 1748), de los Siete años (1756 - 1763), Revolucionarias y Napoleónicas (1792 - 1815), de unificación nacional (italiana o alemana, durante el siglo XIX), cada vez inmiscuyendo en sus enfrentamientos a más personas, ideas, religiones, continentes e intereses, locales y globales (conforme aumentaba el poder de influencia de los imperios coloniales); y así hasta concluir en las épicas matanzas de las primera y segunda guerras mundiales del siglo XX. Madrid, Augsburgo, Westphalia, Utrecht, París, Viena, Versalles, son nombres que se hicieron famosos por acoger la firma de acuerdos de paz entre los políticos que representaban los principales grupos, reinos o Estados en guerra. Cada uno de ellos es también famoso por no haber evitado el eventual estallido de las guerras subsiguientes. Solo la creación de las armas nucleares dio un final apoteósico a ese tipo de guerra internacional emanada de Europa en 1945, pero no evitó de ninguna forma que las relaciones políticas derivaran en los medios violentos a todo lo largo del resto del mundo. Guerras internacionales, civiles y de guerrillas en América, África y Asia han caracterizado la historia de los últimos dos tercios de siglo. Y aunque se le hubiera atribuido a menudo la causa de estas guerras a la confrontación global entre los Estados Unidos y la Unión Soviética, la verdad es que casi en ninguna parte del mundo estas guerras fueron un fenómeno novedoso. Algunos ejemplos Para la muestra, está nuevamente Colombia, donde la guerra contra las guerrillas comunistas desde los años sesenta no excluye una lógica de relaciones políticas conflictivas que se remonta a la Violencia de los Cuarenta y Cincuenta, y de allí a las sucesivas guerras civiles que cubrieron en

una u otra parte del país todo el siglo XIX desde las declaraciones de independencia. En la historia más reciente, el final de la Guerra Fría en 1989 hizo pensar de nuevo que las lógicas conflictivas de la política mundial habían terminado. Y sin embargo, eso no evitó que en las últimas dos décadas y media hubieran estallado sendos conflictos civiles en lugares como Afganistán, Liberia, Sierra Leona, Somalia, la República Democrática del Congo o el Sahel (la franja sur del desierto de Sahara); unidos a otros conflictos ya existentes en países como Colombia y Filipinas. Precisamente, en éstos últimos países, sahelianos como Mali y la República Centroafricana, así como en Filipinas o en la República Democrática del Congo, se ha logrado en la última década llegar a detener sus guerras internas para sentar a negociar a los actores del conflicto hasta firmar un acuerdo de paz (todos minuciosamente recopilados por la base de datos de construcción de la paz de las Naciones Unidas, que reúne tratados de paz de todo el mundo, disponibles para todo el público en peacemaker.un.org). Estos mismos países entraron esperanzadoramente en la etapa del ‘posconflicto’, y todos ellos han presenciado cómo la compleja red de relaciones sociales, económicas, religiosas, ideológicas y, en fin, políticas, de sus sociedades, ha tendido a derivar nuevamente hacia la guerra. A pesar de los esfuerzos, siempre hay nuevos gobiernos, nuevos grupos armados, nuevos conflictos entre políticos locales o entre comunidades, que lanzan nuevamente las sociedades hacia la violencia. Así, tanto en la historia “universal” de las guerras mundiales, como en la historia más subalterna de las guerras civiles del mundo en desarrollo, hasta hoy, la firma de un tratado de paz no ha sido sino un episodio superficial en medio de procesos sociales complejos (es decir, a su vez políticos, económicos, culturales; llenos de causas múltiples y simultáneas) donde con frecuencia se pasa de la política a la guerra. Esta experiencia global enseña que no se puede esperar “el final de la guerra”, como si fuera un episodio que “inicia” y “acaba”, casi como una ruptura inconexa con el resto de la vida de una sociedad. (*) Investigador de las Facultades de Ciencia Política y Gobierno y de Relaciones Internacionales de la Universidad del Rosario.


Internacional

www.elnuevosiglo.com.co l DOMINGO 4 DE mayo DE 2014 l EL NUEVO SIGLO

5B

TRASFONDO DE LA PUGNA TERRITORIALEN UCRANIA Por Roberto Savio*

D

ESDE hace varias semanas, los medios de comunicación dominantes se han dedicado unánimemente a denunciar las acciones de Vladimir Putin, primero en Crimea y ahora en Ucrania. La última portada de The Economist representa un oso tragando Ucrania, bajo el título de “insaciable”. La unanimidad en los medios de comunicación es siempre preocupante, porque revela algún reflejo instintivo. ¿Es posible que se esté manifestando la inercia de 40 años de Guerra Fría? Esta inercia en realidad no ha desaparecido. Si se dice o se escribe: “el presidente comunista Raúl Castro”, nadie se sorprenderá. Pero sí habrá sorpresa si se llama capitalista al presidente Barack Obama, aunque se aplique la misma lógica. Existen al menos cuatro puntos de análisis ausentes en el coro mediático. El primero es que nunca se alude a las responsabilidades de Occidente en este asunto. Recordemos que el último líder soviético Mijaíl Gorbachov (1985-1991) estuvo de acuerdo con George Bush padre, Margaret Thatcher, Helmut Köhl y François Mitterrand en aceptar la reunificación de Alemania, pero también se convino que Occidente no debería tratar de invadir la zona de influencia de Rusia. Una vez que Gorbachov fue eliminado, el juego se abrió de nuevo. Y la docilidad total de Boris Yeltsin (1991-1999) a Estados Unidos es bien conocida. Mucho menos conocido es que el Fondo Monetario Internacional (FMI) emitió un préstamo de 3.500 millones de dólares para apoyar al rublo. El crédito fue a parar al Banco de América, soslayando al Banco Central de Rusia y terminó en los bolsillos de los oligarcas que compraron todas las empresas públicas rusas. Después de Yeltsin, Vladimir Putin apoyó la invasión de Estados Unidos a Afganistán de una forma impensable durante la Guerra Fría: permitió que los aviones estadounidenses volasen por el espacio aéreo ruso. En noviembre de 2001 Putin visitó a George W. Bush en su rancho de Texas, pero unas semanas más tarde, este anunció que Estados Unidos se retiraba del Tratado sobre Misiles An-

¿Por qué estamos entrando de nuevo en la Guerra Fría? l La historia no muestra muchos ejemplos de petróleo y democracia marchando en la misma dirección.

BARACK OBAMA, presidente de EU

VLADIMIR PUTIN, mandatario de Rusia

tibalísticos, simplemente para desarrollar un sistema en Europa Oriental supuestamente para proteger de la amenaza de Irán a los miembros de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN). Con realismo, esta estrategia se interpretó como dirigida contra Rusia. A esto le siguió la invitación de Bush en 2002 a siete países de la extinta Unión Soviética (incluidos Estonia, Lituania y Letonia) a unirse a la OTAN, lo que hicieron en 2004. La Revolución de las Rosas de 2003 en Georgia llevó al poder a Mijaíl Saakashvili, un presidente prooccidental. Cuatro meses después, las protestas callejeras en Ucrania, la Revolución Naranja, condujeron a la elección de otro mandatario favorable a Occidente, Viktor Yushchenko. Sucesivamente, Bush apoyó la adhesión de Ucrania y Georgia a la OTAN, una bofetada a Moscú. De modo que no fue una sorpresa cuando, en 2008, Putin respondió militarmente al intento de Georgia de ocupar la región prorrusa de Osetia del Sur, junto con otra región separatista, Abjasia. Sin embargo, para los medios de comunicación se trató de una acción irracional. El presidente Barack Obama intentó reparar los daños causados a las relaciones internacionales por el gobierno de su antecesor. Pidió un “reinicio” de las relaciones con Moscú, y, al principio,

todo salió bien. Rusia estuvo de acuerdo en el uso de su espacio para suministros militares a Afganistán. En abril de 2010, Estados Unidos y Rusia firmaron un nuevo Tratado de Reducción de Armas Estratégicas (START), disminuyendo sus arsenales nucleares. Y Moscú respaldó las sanciones de las Naciones Unidas a Irán y desistió de vender a Teherán sus misiles antiaéreos S-300. Pero en 2011, en vista de las elecciones parlamentarias en Rusia, era claro que Estados Unidos estaba apoyando a la oposición. Todos los medios de comunicación occidentales estaban contra Putin, quien acusó a Estados Unidos de inyectar cientos de millones de dólares a favor de la oposición. El entonces embajador estadounidense en Rusia, Michael McFaul, respondió que era una gran exageración y que “solo” algunas decenas de millones se habían proporcionado a organizaciones de la sociedad civil. Putin fue reelegido en 2012, ya obsesionado con la amenaza occidental a su poder, y en 2013 asiló a Edward Snowden, el denunciante del espionaje de la estadounidense Agencia Nacional de Seguridad (NSA) y Obama canceló una reunión bilateral. En 2011 había estallado la Primavera Árabe. Rusia consintió la acción militar en Libia, pero solo para suministrar ayuda humanitaria. Como de hecho se utilizó para

un cambio de régimen, Moscú se sintió engañado y protestó en vano. Ante la guerra civil en Siria, Occidente trató nuevamente de obtener el apoyo ruso para un cambio de régimen, y se disgustó cuando Putin se negó. Ahora el conflicto se extendió a Ucrania con el intento de asociar este país a la Unión Europea (EU) y separarlo del bloque económico que Rusia estaba tratando de crear con Ucrania y Belarús. El segundo punto es que Rusia tiene los recursos y la voluntad para resistir los intentos externos de reducirla a una potencia local.} Desde su punto de vista, cualquier esfuerzo para cercarla o debilitarla, ahora que los enfrentamientos ideológicos han desaparecido, es visto como parte de la vieja política imperialista, ya que, a diferencia de la Unión Soviética, Rusia no puede ser considerada una amenaza. El tercer punto es que la cuestión de Ucrania se debe tomar con una pizca de sal. Es un Estado muy frágil, donde la corrupción controla la política, y tiene problemas económicos estructurales. Su región oriental es la más industrializada, y por lo tanto su población teme que la entrada de Ucrania a la UE conlleve la eliminación gradual de muchas fábricas. En la parte occidental, durante la Segunda Guerra Mundial, muchos ucranianos se pusieron de parte de los nazis, y en la actualidad existe un fuerte movimiento nacionalista, cercano al fascismo. Ucrania es un asunto muy complicado y costoso. ¿Es razonable cambiar los criterios de la UE, aceptando a un país totalmente fuera de sintonía con ellos y asumir una carga enorme, solo para parecer que se ha triunfado contra un hombre fuerte? Lo que nos lleva al último punto. Putin es un exoficial de la KGB, que siente que Rusia recibió un trato injusto después del colapso de la Unión Soviética. Todos los esfuerzos para llegar a un entendimiento con Occidente han sido rechazados, con la progresiva ampliación de la

OTAN, la red de bases militares que rodean a Rusia, el constante apoyo a sus oponentes y el tratamiento restrictivo de su comercio. Putin sabe que sus sentimientos sobre el declive ruso son compartidos por una gran mayoría de sus conciudadanos. Pero él es un autócrata arrogante, por decir lo menos, que no está haciendo nada para fomentar la modernización de la economía, ya que manteniendo en sus manos la producción y el comercio, puede conservar el control sobre Rusia. Viktor Yanukovich, el presidente de Ucrania desde febrero de 2010 hasta febrero de este año, es también un autócrata al estilo de Putin. Fue depuesto por protestas masivas en las calles, patrocinadas y apoyadas por Occidente. Para el mandatario ruso, cualquier posible contagio debe frenarse en seco. Por tanto, Putin está desempeñando el papel de salvador de la nación rusa, que puede intervenir donde quiera que haya minorías rusas amenazadas. La pregunta es: si Putin se va, ¿lo sucederá una sociedad democrática, participativa, limpia y no corrupta? Los que conocen bien a Rusia piensan que no. La historia enseña que la eliminación de autócratas no necesariamente conduce a la democracia. Por lo tanto, la política de hostigar a Putin en nombre de la democracia puede llevar a jugar su juego, al convertirlo en el defensor del pueblo ruso. Como escribe Naomi Klein, los únicos ganadores en este conflicto son las corporaciones petroleras, empeñadas en una campaña mundial para conquistar mercados que abastecen los hidrocarburos rusos. Esto implica acelerar la producción de hidrocarburos en Estados Unidos, sin considerar lo que suceda con el ambiente y, para los europeos, sustituir el gas ruso por el estadounidense. El periodista srilankés Tarzie Vittachi dijo una vez: “Todo es siempre sobre otra cosa”. Y la historia no muestra muchos ejemplos de petróleo y democracia marchando en la misma dirección. *Fundador y presidente emérito de la agencia de noticias IPS y editor de Other News.


Flash

6B EL NUEVO SIGLO l DOMINGO 4 DE mayo DE 2014 l www.elnuevosiglo.com.co

¿DEBEMOS PR

La crisis ucra orienta l Errores políticos regionales, impactos de la

LA INSURRECCIÓN prorrusa en el este de Ucrania mantiene bajo control no menos de cinco ciudades y amenaza con

L

Por juan carlos eastman arango*

A crisis política y territorial en Ucrania sigue su camino hacia el desastre. En la medida en que se evidencian la vulnerabilidad económica e institucional de ese país y la interrelación económica entre la Unión Europea y la Federación de Rusia, es inevitable volver a preguntarse por las causas y los tiempos de la crisis. Como observadores de la dinámica global y de las tensiones sistémicas, no podemos ocultar nuestra sorpresa por las decisiones apresuradas y equivocadas tomadas por la dirigencia comunitaria en Bruselas. Cuando se creía -y presumía desde la Unión Europa- que su experiencia histórica centenaria era su mejor plataforma para impulsar el diálogo y las negociaciones en su periferia oriental, y no, por el contrario, destapar los baúles con los horrores de una eventual guerra, una más para su sangriento expediente, los europeos han hipotecado una vez más su futuro. Obligados por la historia reciente y la geografía a construir relaciones pacíficas y sostenibles con la Federación de Rusia, los dirigentes políticos y militares comunitarios decidieron plegarse a las confusiones de Washington y a la nostalgia de los burócratas de la OTAN.

La confianza mutua no fue propiamente un referente de esas relaciones a partir de la llegada al poder del binomio Putin-Medvedev, hace cerca de 15 años. A diferencia de su antecesor, cautivo de la implosión político-territorial soviética y de la crisis de su modelo de gestión comunista, los nuevos dirigentes rusos se propusieron recuperar la estabilidad políticoinstitucional, garantizar un mayor control estatal sobre la economía neocapitalista que se había promovido, asegurar sus fronteras y devolverle a Rusia visibilidad e influencia internacional. Malas noticias para la Unión Europea y Estados Unidos, cuyos dirigentes sobreestimaron sus opciones y subestimaron, como siguen haciéndolo, al resto del mundo. Algunos analistas estadounidenses y europeos vienen manifestando su asombro por las decisiones del equipo asesor del presidente Barack Obama en materia de política exterior y defensa. ¿No han obligado a

la Federación de Rusia y a China a buscar un entendimiento más sistemático y con inocultable impacto mundial? La retórica belicista del presidente estadounidense en su reciente gira por algunos países asiáticos tampoco favoreció sus intereses; por el contrario, nuestra impresión es que terminará rehén de sus acuerdos y compromisos militares con países que enfrentan, de forma creciente, un agotamiento de posibilidades no violentas para resolver sus disputas territoriales y marítimas con China, o frente a la amenaza desprendida de la parafernalia impredecible del gobierno de Corea del Norte. Poco a poco contemplamos con incredulidad la forma como se teje una tormenta perfecta. Sobre los peones en juego se carece de control absoluto. Se pretende desconocer el peso que tiene en sus propias decisiones e iniciativas, el peso de la frustración histórica nacional, por un lado, mientras por el otro presenciamos con indignación la

reaparición de los fantasmas más oprobiosos del pasado como actores políticamente reconstituidos, con lenguajes, coreografías populistas y señalamientos socio-culturales de espeluznante recordación para los europeos. De forma aún más insólita, los partidos y movimientos denominados como de “extrema derecha” en la Unión Europea han expresado su apoyo a la Federación de Rusia. Nacionalismos nostálgicos con potencialidad militante, enfrentados a una opción comunitaria sostenida y alimentada por el corporativismo capitalista transnacional. ¡Qué escenario extraordinario para el análisis y la urgente necesidad de construcción teórica! ¡Qué realidad más incierta y explosiva en medio de la crisis económica y social, la irrupción de fracturas territoriales, la pérdida de confianza y credibilidad en las instituciones comunitarias y frente a las próximas elecciones parlamentarias del 25 de mayo. Para la dirigencia rusa, en consecuencia, su principal arsenal en la administración de los tiempos de la crisis proviene de la Unión Europea. ¿Viejas fronteras en movimiento? La crisis política ruso-europeaestadounidense por Ucrania es la primera pieza formal y públicamente expuesta de una problemática más amplia en términos geográficos, que tiene como columna vertebral la desconfianza mutua y la hostilidad socio-cultural e histórica. Como evidencia de ello, sorprende la ligereza con la que analistas y medios de comunicación recupera-

“En el marco de la construcción de su periferia oriental, y en pleno “patio trasero” de Estados Unidos parece que la pieza más importante para los gobiernos y las empresas rusas y chinas está en nuestras fronteras caribeñas”

ron la expresión “guerra fría” para “definir” el estado de la cuestión. No. La “guerra fría”, tal y como la conocimos, tal y como la vivimos varias generaciones, no volverá mientras no surja una o más potencias estructuralmente comunistas y con aspiraciones hegemónicas a nivel global. Aquello fue algo más profundo y trascendente que la colisión de dos grandes potencias militares con desigual capacidad de cobertura del planeta, pero son similar capacidad de perturbar, fracturar y destruir sociedades y Estados. Los años 1989 a 1993 fueron impactantes sobre la geografía política, la transformación de las identidades colectivas y los sentidos de pertenencia, y sobre la reactivación de las memorias familiares y sociales contra las historias nacionales. Evitar el regreso del comunismo fue una consigna liderada por Estados Unidos y respaldada por sus aliados europeos occidentales. En poco más de una generación, varios procesos e imaginarios coparon el espacio que a partir de 1948 –en unos casos- o desde 1918, en otros, controlaron comunistas y sus aliados. Nacionalismo, capitalismo, reaparición de la convergencia entre Iglesias y Estados, xenofobias, antijudaismo y controversias territoriales con sus respectivas denominaciones. Para la primera década del siglo XXI, el panorama no cambió sustancialmente, salvo por tres referentes: la ampliación hacia el este de la Unión Europea y la OTAN, el ascenso al poder ruso de una nueva dirigencia nacionalista, dispuesta a poner límites a la proyección político-militar de sus vecinos, y la guerra contra el terrorismo. De repente, como una expresión considerada “natural” y sistémica, volvimos a escuchar las expresiones “Este-Oeste” y “Occidente”; y al parecer, de forma equivocada, en mi opinión, todos se sienten cómodos con su uso reiterado y acentuado, según las posiciones políticas y los intereses alrededor de Ucrania. Una vez más, el único referente válido es de puntos cardinales en sentido euroasiático, pero no en térmi-


Internacional

www.elnuevosiglo.com.co l DOMINGO 4 DE mayo DE 2014 l EL NUEVO SIGLO

REPARARNOS PARA TIEMPOS DIFÍCILES?

aniana y la periferia al euroasiática globales indeseables. No debemos aceptar la tesis de la restauración guerra fría capitalista-comunista.

SOLDADOS ucranianos fueron enviados desde el viernes a las zonas donde los activistas prorrusos se han tomado edificios gubernamentales./Foto AFP

nos civilizatorios, como pareciera servirles más a varios dirigentes, trasnacionales de la información y analistas. Nos enfrentamos a la rivalidad al interior de la aplicación y materialización de un concepto de civilización, la occidental tecnoindustrial-digital y neocapitalista, con una democracia capturada por populistas de derecha e izquierda. El único actor central que importa es el trabajador-consumidor, y esta es la base y esencia de la sensación de existencia estéril y evasiva que caracteriza a buena parte de la humanidad de nuestros días. ¿Lo demás? Debemos aceptar que se trata de la reacción rusa a la renovación del cerco europeoestadounidense. Por ello, esta crisis ingresa a su fase de aceleramiento cuando la administración Obama, un año atrás, declaraba que harían

cualquier cosa para evitar que la Federación de Rusia recuperara el control y la adscripción de los anteriores territorios soviéticos. Esta es la razón, a partir de la crisis en Crimea, de la concentración de exhibiciones militares aéreas, navales y terrestres de la OTAN se encuentra entre el Mar Báltico, en el norte, y el Mar Negro, en el sureste. ¿Les parece familiar el escenario? Quizás sí: en general, esta dinámica la reconocemos a partir del triunfo de la revolución bolchevique, en Rusia, a finales de 1917. ¿Hacia nuevas periferias ruso-chinas? Pacífico oriental y América Latina La entusiasta proyección rusochina sobre su periferia oriental, es decir, América Latina, debe ser recogida con cautela. Dicho entusiasmo no debe necesariamente traducirse

en una respuesta equivalente por parte nuestra. Algunos de nuestros gobiernos, años atrás, han depositado su confianza en las propuestas de la Federación de Rusia y del gobierno chino. Más sistemático por parte de éste, carece sin embargo de la fuerza del imaginario histórico y político que aún encuentra Rusia en nuestra región. En medio de la crisis euroasiática, sus respectivos cancilleres, uno detrás del otro, decidieron visitar algunos países latinoamericanos, con agendas propias pero con intereses convergentes en estos agitados tiempos que vivimos. De forma inexplicable, muchos latinoamericanos creen ver a potencias comunistas que portan políticas y alternativas inspiradas en ese ideario. Otros, de forma más inexplicable aún, quieren ver en ellas a poderes comunistas activos.

“En este siglo XXI se han dado tres referentes geoestratégicos: la ampliación hacia el este de la Unión Europea y la OTAN, el ascenso al poder ruso de una nueva dirigencia nacionalista, dispuesta a poner límites a la proyección político-militar de sus vecinos, y la guerra contra el terrorismo” Creo que podemos reconocer dos alcances distintos del asunto, y en consecuencia, funciones muy diferentes de América Latina en las pugnas globales en general y del espacio euroasiático en particular; mientras Rusia sigue dando prioridad a la política, China concentra sus esfuerzos en la economía. No nos sorprende el objetivo común: contener, disuadir y “domesticar” a Estados Unidos en Eurasia. Nada mejor que recordarle a la potencia en decadencia -pero potencia aún-, dónde se encuentran sus principales debilidades, y cómo se siente actuar en el vecindario de sus rivales por el nuevo orden mundial. No creo que las consideraciones ruso-chinas sean diferentes, en última instancia, y para nadie es un secreto que la agenda de desavenencias y frustraciones en las relaciones interamericanas juegan el mismo papel que las contradicciones intraeuropeas frente a la proyección rusa en esa región. El momento social y político lati-

7B

noamericano se caracteriza por sus fracturas subregionales y el regreso de la desconfianza mutua. Los ecos ucranianos se han respondido con alineamientos cuya fidelidad puede dejar malas experiencias, de nuevo. La tentación centrífuga, a pesar de la retórica y el ceremonial habitual de las reuniones integracionistas ha venido recuperando espacio e iniciativa frente a la construcción de uniones creíbles, sostenibles y mutuamente tolerantes. Las pruebas de fuerza aumentan: Venezuela ahora denuncia un “plan insurreccional” financiado por la derecha “fascista” internacional y Estados Unidos; el debate social y político colombiano, atrapado cada vez más por los reflejos pálidos de las conversaciones de paz en La Habana, se mueve entre las amenazas “castro-chavistas” y el regreso de la “extrema derecha fascista”. El jefe del Comando Sur afirma que “Estados Unidos ha perdido influencia” en la región, y en el marco de las giras políticas y diplomáticas de los cancilleres chino y ruso por varios países de la subregión, analistas rusos afirman que el Canal de Nicaragua contará con el respaldo económico de la Federación de Rusia y China. Alexánder Projánov, escritor ruso nacionalista, en particular, lo definió recientemente como “una potente bomba geoestratégica que explotará cerca de Estados Unidos”. Al parecer, el acuerdo de cooperación militar entre el gobierno de Daniel Ortega y Vladimir Putin descansa sobre la convicción mutua de que se mantienen los planes de agresión estadounidense contra el país centroamericano. En el marco de la construcción de su periferia oriental, y en pleno “patio trasero” de Estados Unidos parece que la pieza más importante para los gobiernos y las empresas rusas y chinas está en nuestras fronteras caribeñas, las que, por cierto, experimentan un proceso de revisión a la luz de nuevas exigencias y necesidades globales. A pesar de todo ello, no debemos aceptar la tesis de la restauración de la guerra fría capitalista-comunista. Lo que existe y se proyecta no es mejor, por supuesto; es bastante conocido desde hace cerca de 120 años: lucha entre capitalismos “antimperialistas” y neocapitalismos criollos populistas. * Historiador, Especialista en Geopolítica y analista de asuntos internacionales. Catedrático del Departamento de Historia, Pontificia Universidad Javeriana. Miembro de Cesdai (Centro de Estudios en Seguridad, Defensa y Asuntos Internacionales).


Flash

8B EL NUEVO SIGLO l DOMINGO 4 DE mayo DE 2014 l www.elnuevosiglo.com.co PERSPECTIVAS DE CRECIMIENTO ECONÓMICO VS. EMPLEO

La lucha de los trabajadores sigue l América Latina enfrenta el desafío de crear al menos 43,5 millones de nuevos puestos de trabajo en la próxima década sólo para incorporar a quienes ingresan al mercado laboral

MÁS y mejores empleos fue la bandera mundial durante la celebración, el jueves pasado del Día Internacional del Trabajo.

E

Por Elizabeth Tinoco*

L crec i miento económico es clave para crear más y mejores empleos, pero este año será menor a lo esperado en América Latina. Las luchas libradas en Chicago en mayo de 1886, que se conmemoran el Día Internacional de los Trabajadores, merecen que el trabajo decente sea clave en las estrategias de desarrollo económico y social. Es probable que la disminución del crecimiento económico en América Latina y el Caribe en 2014, afecte negativamente el empleo y la informalidad. Los gobiernos y las sociedades latinoamericanas deben redoblar los esfuerzos para evitar un retroceso de los logros alcanzados en el mercado laboral. Se debe situar el empleo como objetivo prioritario de las políticas económicas en la región para mantener los importantes logros alcanzados durante la última década. La tasa de crecimiento del PIB regional en 2013 alcanzó 2,7% (FMI). Comenzamos este año con una perspectiva de crecimiento de alrededor de 3%, que luego se ha ido ajustando a la baja.

Según las últimas estimaciones difundidas, se espera 2,5% (FMI) o 2,3% (Banco Mundial). Los pronósticos son claros: bajará en 2014, aunque podría recuperarse moderadamente en 2015. Aumentar la productividad Estas constantes revisiones a la baja reflejan un contexto económico incierto y volátil que tendría efectos sobre el mercado laboral. La desaceleración podría incluso generar en 2014 una pequeña alza en la tasa de desempleo urbano, sobre todo de los jóvenes, y afectar la calidad de los puestos de trabajo. El ciclo de crecimiento positivo de la región desde hace una década,interrumpido en 2009 por la crisis internacional-, fue determinante para el aumento del empleo. La tasa de desempleo urbano bajó de 11,1% en 2003 a mínimos históricos de 6,3% en 2013. También se han registrado mejorías en la calidad del trabajo, aunque inferiores a lo esperado. A fines de 2013 la Oficina Regional de la OIT alertó que la informalidad continúa afectando 47,7% de los trabajadores ocupados, lo que equivale a 130 millones de personas junto con sus familias. La OIT considera necesario aumentar la productividad, mejorar la cotiza-

ción y cobertura de la seguridad social, desarrollar la institucionalidad laboral, y cerrar la brecha de la desigualdad de género y falta de trabajo decente para los jóvenes. La bandera de Chicago Cuando la tasa de crecimiento bajó durante la crisis internacional, las medidas adoptadas por diversos países de la región, que incluyeron la protección del empleo, del poder adquisitivo y el fomento del consumo, actuaron como mecanismos efectivos de respuesta a la crisis. La región enfrenta el desafío de crear al menos 43,5 millones de nuevos puestos de trabajo durante la próxima década sólo para incorporar a quienes ingresan al mercado laboral y mantener la tasa de desempleo debajo de 7%. Y un desafío mayor será reducir los 130 millones de trabajadores informales. Fue por ello que el pasado Primero de Mayo el empleo decente se mantuvo como bandera, en todas las partes del mundo, para hacerle honor a la sangre vertida por los trabajadores de Chicago. La lucha continúa.� www.ilo.org/americas *Directora Regional de la OIT para América Latina y el Caribe

Previsiones y retos EL aumento de la productividad, la innovación y la adaptación a los cambios deben ser la “prioridad nacional” para todos los países de América Latina y el Caribe aseguró hace pocos días el presidente del Banco Mundial, Jim Yong Kim. Al hablar ante el pleno de la Organización de Estados Americanos (OEA) en Washington, Kim dijo que este trío constituye una prioridad “para todos los países, con independencia de sus ciclos políticos o ideología”. El titular del Banco Mundial saludó los avances sociales logrados en América Latina y el Caribe hasta 2008, y destacó que la desaceleración del crecimiento que siguió durante los años posteriores en la región torna imperioso adoptar medidas para proteger esas conquistas. “Los logros sociales de la última década ahora están en la cuerda floja”, dijo. En la visión de Kim, “irónicamente, los gobiernos de la región son en parte víctima de su propio éxito”. “Alcanzaron enormes progresos en crecimiento y reducción de desigualdades”, pero precisamente por eso ahora los ciudadanos piden más que antes, y presionan a los gobiernos a responder”, afirmó. Sin embargo, las proyecciones de lento crecimiento, influenciadas por la caída en los precios de materias primas y el endurecimiento del financiamiento global, disminuye esa capacidad de respuesta. Por ello, apuntó Kim, los países de la región tienen “mucho trabajo por delante para garantizar que el progreso económico y social de la última década continúe y se expanda”. Es necesario concentrarse en conservar la inclusión social, dijo. “Como dijo la presidente Dilma (Rousseff, de Brasil), la inclusión social genera más inclusión social. La era en que las oportunidades dependían del origen social, la raza, el género o país de origen, claramente está llegando a su fin en América Latina”, señaló. A inicios de abril, el Banco Mundial presentó un informe en el que estimó que América Latina podría estar registrando un estancamiento del ritmo de mejoras sociales en el marco de un lento crecimiento económico. Al esbozar el panorama de la región, Kim señaló entonces que su desafío actual es la creación de empleos formales.

América Latina disfrutó en la última década de tasas de crecimiento cercanas a 5% en promedio, que permitieron que 70 millones de personas salieran de la pobreza, alentadas por un boom de altos precios de materias primas, como el cobre o la soja. Pero en 2013 la economía en la región creció solamente 2,7% y este año el Fondo Monetario Internacional (FMI) espera que se mantenga a “marcha baja” en 2,5%. El Banco Mundial, aún más cauto, prevé un crecimiento de 2,3%. Por su parte, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) redujo su estimación de crecimiento para la región en 2014 de 3,2% a 2,7% debido a un “acotado dinamismo” de las economías de Brasil, México y Argentina, informó este martes en un comunicado. “La tasa de crecimiento regional en 2014 sería levemente superior a la de 2013”, que fue de 2,5%, “e inferior a la pronosticada en diciembre” de 3,2%, para ubicarse en 2,7%, indicó la Cepal. Brasil y México, las principales economías de la región, crecerán un 2,3% y 3% respectivamente, según la Cepal. Argentina, por otra parte, registrará un aumento del PIB del 1%, luego de que a principios de año tomara varias medidas “con impacto contractivo” para enfrentar “los desequilibrios” económicos surgidos en los últimos años. El PIB de Venezuela, que según la proyección anterior iba a crecer un 1% en 2014, se contraerá un 0,5% por “su compleja situación económica”. Incidirá en el menor crecimiento de estos países una demanda exterior más limitada de productos básicos, sobre todo mineros y alimenticios, que además costarán menos por la apreciación de las monedas de países desarrollados. El escenario externo está marcado aún por la incertidumbre. Existe una mayor cautela ante el comportamiento de China, principal socio comercial de la región. Según el Balance Económico Actualizado de la Cepal, Panamá, Bolivia, Perú, Ecuador, Nicaragua y República Dominicana tendrán en 2014 crecimientos iguales o superiores al 5%, mientras que un número importante de países anotará una expansión de entre 3% y 5%./AFP


Internacional

www.elnuevosiglo.com.co l DOMINGO 4 DE mayo DE 2014 l EL NUEVO SIGLO

9B

ATANDO CABOS

Persistente necesidad de reformar sistema financiero mundial l En el mundo actual conviven dos grandes sistemas: el de la economía real y la economía “financiarista”

L

Por Giovanni E. Reyes (*) A última crisis financiera aún persiste en sus efectos, aunque los mismos sean aparentemente, de baja intensidad. Un ejemplo de ello es que los niveles de crecimiento no se han logrado compensar plenamente con respecto a los que se tenían en el escenario pre-crisis. Además, los índices de empleo continúan con rezago y se evidencia ya un descenso en el ritmo productivo. Ante la embestida de la crisis financiera, es imprescindible tener claro que en el mundo actual conviven dos grandes sistemas económicos. De un lado el sector de la economía real, producto del cual se reporta un total de 60 trillones de dólares de producción anual en el planeta; esto es, 60 millones de millones de dólares. De otro lado, la economía “financiarista” o especulativa, la economía de casino como la ha denominado Paul Krugman, Premio Nobel de Economía 2008. Uno de los rasgos más problemáticos es que esta economía de casino tiene un total de entre 600 a 700 trillones -millones de millones- esa es la cantidad de dinero que mueve y tal monto constituye entre 10 y 12 veces la economía real. Es precisamente esa economía financiarista, la del dinero rápido, fácil y efectivo, la que hay que controlar, a fin de que los desaciertos que allí se cometen no afecten la esfera de la economía real. Es en esta última en donde se producen bienes y servicios, y se genera el empleo y oportunidades para la vida de las personas. No hace mucho, el Senado estadounidense aprobó la iniciativa de control al sistema financiero, con base en una propuesta que hace aproximadamente dos años le había enviado la Administración Obama. El resultado es que las reformas legales que buscan controlar la economía financiarista, no han llegado a los niveles necesarios de prevención de futuros desastres, de manera que el peligro continúa latente, al acecho.

NUESTRO desarrollo debe ser equitativo en lo social, sostenible en lo económico y sustentable en lo ecológico. De allí que la creación de oportunidades, vía el empleo productivo, sea algo más que indispensable. Es la único camino para derrotar la pobreza

A manera de ilustración: si bien es cierto se logró avanzar en establecer procesos más eficientes y transparentes, no se han realizado controles a los mecanismos estructurales que mueven la esfera financiarista en el mundo. Es cierto que ahora se han establecido ciertos límites en los llamados mercados de derivados, pero no se limitan significativamente, ni se cuestionan los efectos sociales –en la economía real- de las principales correas de transmisión especulativa. Aún con las actuales reformas, se pueden fortalecer y consolidar entidades financieras sumamente grandes, cuya caída, de nuevo, puede repercutir terriblemente en el empleo a nivel mundial, tal y como lo hemos presenciado a raíz de la última crisis financiera, cuyo punto de inflexión fue el 12 de septiembre de 2008 con la quiebra de Lehman Brothers. Las grandes financieras están confiando en que son “demasiado grandes como para caer”. Es decir que al no establecerse regulaciones precisas, los casi 3 millones de millones de dólares que

le han costado a los ciudadanos de Estados Unidos, los “rescates” a raíz de la presencia de los “activos tóxicos” pueden ser el combustible para nuevas burbujas. De allí que no se haya, ni mucho menos, conjurado el peligro con que la inmensa economía de casino puede de nuevo atacar a la economía real, la que se vincula con el desarrollo de las personas y las sociedades en su conjunto. Nadie duda sobre el hecho de que necesitamos un vigoroso sistema financiero. Pero el mismo debe constituirse en medio que permita asignar recursos competitivamente, que promueva la ampliación de oportunidades para las personas vía el empleo, que genere el incremento de las capacidades especialmente por medio de capacitación y educación, y que posibilite mecanismos sostenibles de mejora en la calidad de vida de la sociedad. De ninguna manera se trata de algo ideológico. Se sabe que necesitamos incrementos de producción para poder llegar a mayores y mejores niveles de desarrollo. Correcto. Pero aunque el desarrollo

humano, económico y social es la gran finalidad, debemos nutrirnos del crecimiento de la producción. En general, nuestro desarrollo debe ser equitativo en lo social, sostenible en lo económico y sustentable en lo ecológico. De allí que la creación de oportunidades, vía el empleo productivo, sea algo más que indispensable. Ello permite que se incorporen sectores sociales que se encuentran marginados, viviendo en condiciones de pobreza general, o peor aún, en pobreza extrema o indigencia. En muchas empresas del sector financiero, la finalidad exclusiva parece ser orientada a hacerse con todos los beneficios, aquí y ahora. Los grandes financieros ya se han percatado que las utilidades se mantienen privadas, mientras que a la hora de los derrumbes no hay fundamentalismo de mercado que valga: son los gobiernos y las sociedades las que pagarán por los “rescates”. En países latinoamericanos que no han sido muy afectados por la crisis, tales los casos de Perú, Uruguay, Panamá y Colombia, aún se

mantiene el reto de crear mayores niveles de empleo, como una vía de inclusión social. Esto a la vez puede repercutir en ampliar la demanda agregada de los mercados y la elevación de la calidad de vida. Es claro que el gran sector financiero continúa con notable influencia en las decisiones. La reforma aprobada eliminó que la nueva agencia, encargada de velar por el control del sistema, fuese independiente. Con la nueva versión queda supeditada al Federal Reserve. Se necesita de nuevas medidas, más actualizadas. Se requiere de una reformulación y puesta al día de los Acuerdos de Basilea. Pero para ello se demanda también voluntad política. Así las cosas, muy probablemente estaremos condenados a repetir crisis financieras. No es algo nuevo. La primera que se reporta fue de 1634 a 1637, a raíz del negocio de tulipanes en Holanda. Tendremos historia para rato. (*) Ph.D. University of Pittsburgh/Harvard. Profesor de la Facultad de Administración de la Universidad del Rosario.


Flash

10B EL NUEVO SIGLO l DOMINGO 4 DE mayo DE 2014 l www.elnuevosiglo.com.co 1

2

3

4

5

6

7

8

9

10 11 12 13 14

15 16

17 18 19 20 21 22

1 2 3 4 5

1

2

6 7 8 9 10 11 12 3

13 14 15 16 17 18 19 20 21 1. 2. 3. 4. 5. 6. 7. 8. 9. 10. 11. 12. 13. 14. 15. 16. 17. 18. 19. 20. 21.

5

4

HORIZONTALES: Gaetano, compositor italiano autor de las óperas “La favoria”, “Lucía de Lamermoor”, etc (Foto No.1) – Estudiantina El Terrible, zar de Rusia – Juntar varias cosas o personas – Carta del naipe Cantante muy famoso – Macizo arenisco y esquilos de relieve aplanado por valles profundos Indio de tierra de Fuego – Contracción- Pronombre – Otro nombre de Apolo Cristóbal de…conquistador español, se unió a Cortés en la conquista del imperio azteca – Ciudad de Caldea – El demonio Joaquín, arquitecto español activo en la segunda mitad del siglo XVIII en el virreinato del Río de la Plata – Hoy Tailandia – Anotación en el fútbol – Capital de Yemen Iglesia santa – Puerto del Perú – Oficial turco – Fray Luis de …escritor español autor de “Guía de Pescadores” (Foto No.3) Capital de Samoa – Ciudad de Francia con santo cura – Catálogo –Río de Francia – Capital del Perú Río de Francia y Alemania que nace en los Voscos Lago de Suiza – Ave corredora de México – Antigua ciudad del bajo Egipto – Nota musical Juntar varias cosas – Calificación – Río de Antioquia Arte español – Pronuncia una oración – Ciudad de Argelia - Ciudad santa del Islam, cuna de Mahoma El nobelio – Escuela Pública – Río de Venezuela – Dios griego de la vegetación de origen frigio Ciudad de Francia – Gabriela, escritora chilena, autora de “Desolación “ (Foto No.2) – Félix, prelado español confesor de Carlos IV Juan Carlos, escritor argentino autor de “Relatos lugareños “ – Río de Francia – Oscar López –Ciudad de Francia donde fue quemada Santa Juana de Arco Atardecer – Reza – San, discípulo de Jesús, designado en reemplazo de Judas – Partido político peruano Población de Cundinamarca – Lago de Europa entre Francia y Suiza Río de Italia – Ciudad de Italia País de Asia, capital Teherán – Emperador romano sucesor de Nerva (Foto No.4) Lago suizo – Recé – Tercer hijo de Jacob Negación – Símbolo del calcio – Letra griega – Prefijo para igual

1. 2. 3. 4. 5. 6. 7. 8. 9. 10. 11. 12. 13. 14. 15. 16. 17. 18. 19. 20. 21. 22.

VERTICALES: De mi propiedad – Nombre del jefe de la familia de los Manuzio, impresores italianos Mujer griega, compañera de Pericles, célebre por su belleza e inteligencia – Rumiante del Tibet Llegar a un sitio – Ciudad de Italia, capital de Liguria Isla del mar egeo – Indios de tierra de Fuego Princesa de Tiro, fundadora de Cartago – El sodio – Río de España – Rey de Francia, hijo de Luis IV de Ultramar Relativo a la oveja y el carnero - Primer rey de Roma – Arte rupestre Relativo a la marina de guerra – Entralgo, Pedro, médico y escritor español, (Foto No.5) - Buey sagrado egipcio – Población de Cundinamarca Diosa marina – Río de Alemania - Volcán de Chile Despedida – Nombre que daban los judíos a los 5 primeros libros de la Biblia Ternero joven – Desembocadura del río – Padre de Matusalén Río de España – Segundo califa de los musulmanes – Carta del naipe – Dios egipcio Familia inglesa originaria del país de Gales – Meseta de Siria que se eleva sobre el Jordán – I, san, Papa de 88 a 97, autor de una carta importante a la Iglesia de Corinto Santa, de Salerno, mártir a los 13 años – Claudio, médico griego que realizó importantes descubrimientos en anatomía – El más bello sentimiento A la moda – Santo oficio - Patriarca legendario del pueblo vasco – Población del Ecuador Combate naval en el que la armada británica de Helson derrotó a la flota franco española en 1805 Anillo –Ascendencia, procedencia Hermano de Caín y Abel – Reino inca – Santa abuela de Jesús – Río de la India y Pakistán El sodio – Municipio de Colombia en el Atlántico – Ciudad de Francia – Planta aromática Francis William, físico británico – Rio de Alemania - . Condimento de cocina – Isla de Indonesia, la mayor de las de la Sonda Aceptar la herencia – Tercer hijo de Adán y Eva – Unión Patriótica Ciudad de Bélgica – Concertar una cita Capital de Grecia – Símbolo del sodio

SOLUCIÓN AL ANTERIOR: Horizontales: 1. Pendón. Ojal. 2. Obi. Rioja. 3. Rostand. Rin. 4. Oland. Ocaso. 5. Sir. Orne. 6. Tora. Mapa. 7. Of. Pua. 8. Amati. Oros. 9. Ili. Saale. 10. Sol. ARal. At. 11. Amos. Oran Verticales: 1. Poros. Isa. 2. Eboli. Fa. Om. 3. Nisart. Milo. 4. Tn. Oral. 5. Orador. Tia. 6. Nin. Rani. Ro. 7. Odon. Sar. 8. Oj. CEmpoala. 9. Jara. Aura. 10. Is. Paola. 11. Lino. Seto


Internacional

www.elnuevosiglo.com.co l DOMINGO 4 DE mayo DE 2014 l EL NUEVO SIGLO

REFLEXIONES SOBRE LA LEY DE INVERSIÓN EXTRANJERA

¡Cuba va!

l Si ya hay capitales foráneos de diversos países, ¿por qué los cubanos que estamos afuera no lo hacemos?

SIN CAPITALES frescos será imposible materializar las reformas que necesita la economía cubana, admitió Raúl Castro Por: Roberto Trobajo Hernández* Especial para FLASH

C

UANDO China se abrió al capital de los chinos emigrados, y entraron a invertir los de Taiwán (el mayor inversionista que tienen) igual que los de USA (sus mejores comerciantes) entonces el gigante asiático se levantó, deviniendo en una de las más potentes locomotoras de la economía mundial. Y no hubo escándalos ni debates; todos vieron muy normal que los chinos se unieran para crecer. Ahora el gobierno de Cuba, por primera vez en en más de 50 años, permite que los cubanos residentes en el exterior ya puedan invertir en la Isla. ¡Uyyy…, se oxigenará al régimen, a la dictadura, a los Castros, bla,bla,bla!.. China también es comunista, de un partido único, ¡y qué! ¿Por qué el grito en el cielo al tratarse de Cuba? Claro que las opiniones no son unánimes: más de la mitad de los cubanos que vivimos fuera de la isla recibimos con alegría esta esperanzadora noticia, muestra de positivos cambios en la mentalidad del “régimen” y prueba fehaciente de que para Cuba todos los cubanos somos uno, hermanos, tanto los de adentro como los de afuera...¡muy cubanos!

Como también soy, orgullosamente colombiano (gracias a la calidez de está hermosa tierra querida que me acogió como un hijo más) veo a Cuba mejor -con la objetividad de los miran el ajedrez o el domino desde afuera-. De ahí que vea a la isla con optimismo, y a la nueva Ley de Inversión Extranjera en Cuba ajustada a la lógica de un país desarrollándose, satisfaciendo necesidades de inversión que no sólo supone la inyección de divisas, sino que es fuente de empleos, desarrollo profesional, acceso a nuevas tecnologías y mercados, y es, además, de hecho, un motor impulsor de los cambios sociales tan anhelados por todos los cubanos. En el Capitulo II (Inciso M, Artículo 2) de esta Ley No.118, se dice que el inversionista extranjero es una “persona natural o jurídica con domicilio y capital en el extranjero”. Implícitamente esta definición incluye a los cubanos residentes en el exterior, quienes podrán participar de las asociaciones económicas con las mismas regulaciones que la Ley establece para ciudadanos de otras nacionalidades. Sin embargo, cuando se habla del “inversionista nacional” sólo serán las “personas jurídicas” (empresas estatales cubanas). Esta Ley está orientada a facilitar la participación del capital foráneo,

eliminando los fantasmas del autoritarismo y la ausencia de garantías. Inversiones que podrán hacerse en todos los sectores, con excepción de los servicios de salud, educación, y en las instituciones armadas. En el caso de las dos primeras, estás limitaciones buscan preservar la gratuidad garantizada por el Estado cubano, y es coherente con la voluntad política de mantener un proyecto socialista en los servicios básicos a la población. Especial relevancia es la posibilidad de participar en el sector de los servicios públicos: transporte, comunicaciones, acueductos y electricidad. Aunque el aspecto más novedoso es en materia impositiva: la Ley exime a las empresas del pago del impuesto sobre las utilidades durante los primeros 8 años a partir de su constitución. En los casos en que las utilidades se reinviertan en el país, también estarán exentas de tributo. El impuesto sobre las ventas cuenta con una bonificación del 50%, pero además no tendrá que ser abonado durante el primer año de operación de la empresa, y lo mismo ocurre con el impuesto sobre los servicios. El impuesto sobre las utilidades se fija en un 15% sobre el neto de las mismas y se eximen por completo las tributaciones sobre los ingresos

11B

Último recurso para su estancada economía La nueva Ley de Inversión Extranjera busca atraer capitales a la isla comunista, cuya economía sigue estancada a pesar de las reformas del presidente Raúl Castro. Raúl Castro ha dicho que esta norma es “crucial” para la economía cubana, que creció en 2013 apenas un 2,7%, por debajo de la meta de 3,6%, manteniendo el pobre desempeño de los años anteriores. “Es necesario alcanzar ritmos de crecimiento del producto interno bruto (PIB) en el orden del 7% (anual) y tasas de acumulación o inversiones del 20%” para que la economía cubana despegue, dijo el vicepresidente Marino Murillo, responsable del sector económico. “Esto demanda un necesario crecimiento externo con el que hoy el país no cuenta”, agregó Murillo, afirmando que “una inversión bien hecha no es regalar el país en pedazos”. “La nueva Ley de Inversión Extranjera es la última oportunidad para que las reformas alcancen las metas de crecimiento planeado”, advirtió el economista cubano Pavel Vidal, de la Universidad Javeriana de Cali, Colombia. El gobierno ha prometido seguridad a los capitales para matar el fantasma de las nacionalizaciones que hizo Fidel Castro en los años 1960. La inversión extranjera será orientada a sectores prioritapersonales y la utilización de la fuerza de trabajo. Como ventajas adicionales, durante el período de amortización o durante el proceso inversionista el empresario no tributará por aranceles aduaneros ni tendrá que aportar a la contribución territorial para el desarrollo local.Sin embargo, las inversiones extranjeras en la explotación de recursos naturales, incluyendo el petróleo, estarán sujetas a impuestos sobre las utilidades de hasta el 23%, según el acuerdo que se negocie con el Estado. Con eta Ley queda establecido un sustancial aumento en el pago a los cubanos contratados por los inversionistas extranjeros, y las inversiones nos podrán ser expropiadas por el gobierno, al no ser que se realicen por motivos de utilidad pública o interés social, y sí eso llegará a ocurrir se indemnizaría por

rios como el agrícola y forestal, comercio mayorista, industrias, turismo, construcción, energía, minas y transportes, entre otros. Raúl Castro reconoció en febrero que el país tiene una “imperiosa necesidad” de captar fondos frescos, debido al déficit de inversiones que afecta en particular a la agricultura, agujero negro de la economía cubana, así como a otros sectores. Para alcanzar tasas de crecimiento del PIB del orden de 7% anual, la isla debe incrementar las inversiones a 25% ó 35% anual, muy por encima del 4,4% de 2013. Para atraer capitales a la isla, que enfrenta desde hace medio siglo un embargo estadounidense, la nueva ley ofrece un régimen preferencial, que exime a las compañías extranjeras del impuesto sobre utilidades durante ocho años. Después las empresas pagarán 15% de impuesto sobre las utilidades, la mitad de lo que tributan ahora, pero seguirán liberadas si reinvierten sus ganancias en la isla. Sin embargo, cuando “concurra la explotación de recursos naturales, renovables o no”, el gobierno puede aumentar el impuesto hasta el 50%, dijo el diario Juventud Rebelde. Las empresas extranjeras no podrán contratar libremente trabajadores, por lo que deberán hacerlo a través de entidades empleadoras cubanas, como hasta ahora./AFP el valor comercial acordado entre Cuba y los inversionistas. Esta nueva ley de Inversión Extranjera, discutida y aprobada durante la primera ssión Extraordinaria de la VIII Legislatura del Parlamento Cubano, el pasado 29 de marzo, es una normatividad que aboga por garantizar un futuro a una Cuba que desde hace ya dos décadas viene abriéndose al mundo. Si ya la Unión Europea esta asociándose e invirtiendo en Cuba, al igual que China, Latinoamerica, y hasta osados empresarios estadounidenses que derrumban el bloqueo impuesto a la isla (desde hace siglo), y a todos les va bien, ¿por qué los cubanos vamos a llegar de últimos, o peor aún: no invertir en una Cuba que es de todos sus hijos, por igual? A levantar a la isla que ahora sí, ¡Cuba va! *Cineasta, comunicador social y profesor


Flash

12B EL NUEVO SIGLO l DOMINGO 4 DE mayo DE 2014 l www.elnuevosiglo.com.co ENCLAVE BLANCO EN LA MIRA DE LAS AMBICIONES GEOPOLÍTICAS

El Ártico entre potencias l El continente sirve a los intereses rusos de doble frontera: geográfica y mediática

MÁS ALLÁ de su belleza y su frío glacial, el Ártico encierra una vasta riqueza económica. De allí el interés comercial de decenas de países por explorarlo y explotarlo.

Por Diego Cediel

L

A relación entre la geografía y el destino de los pueblos ha sido determinante. El imperio mongol se extendió por medio mundo civilizado gracias, en parte, a la sujeción de las agrestes condiciones geográficas continentales a sus lógicas conquistadoras. El Califato Omeya cerró su imperio con la inclemencia del desierto del Sahara y del Arábigo.   En Rusia,  se percibe que sigue dominando la sensación que despierta el estar sometido a las estepas siberianas y los fríos árticos. Una sensación, que según Kapuściński, es parecida a la del duelo de la muerte y la tragedia. Rusia, a pesar de esta dramática sensación, no solo parece emprender anhelos expansionistas continentales europeos, sino que sus pretensiones se extienden sobre las frías zonas del Círculo Polar Ártico.  Eso sí, siguiendo la lección de las grandes ambiciones imperiales humanas.   El Océano Ártico, hoy, está

dominado por las jurisdicciones de Dinamarca, Canadá, Estados Unidos, Noruega y Rusia. Cada una ejerce soberanía hasta 370 kilómetros más allá de su costa, línea que el Derecho del Mar adopta como límite de jurisdicción estatal. Su particular atención se cifra en que bajo sus aguas reposan más del 20% por ciento de las reservas de petróleo mundiales, unos 90 mil millones de barriles, equivalente a las reservas del octavo productor mundial.   En ese mismo rubro, en su territorio se alberga casi el 30 por ciento de las de gas, de acuerdo con proyecciones de la Administración de Información Energética (EIA, por sus siglas en inglés) de los EE.UU. Sin omitir aquellos elementos encontrados pero sin explotar comercialmente como uranio, níquel, cobre, oro, diamantes y otros conocidos como tierras raras de mayor peso y utilidad.  Tanto Noruega, Dinamarca y EE.UU han emprendido sendas políticas de adecuación de infraestructura comercial en tierras glaciares. Dinamarca y Noruega se han concentrado en la construcción y ampliación de plataformas de extracción petrolera, gasera y mineral. Mientras que EE.UU y Rusia, además de asumir esas mismas empresas de infraestructura comercial, se han empeñado en

ejercer soberanía con la reactivación de bases navales y puntos de apoyo militar. Por eso es que no solo la economía reconcentra la atención de estos países en una zona del mundo, entendida por lo general, bajo las lógicas de aventuras científicas y pacifismos ambientalistas y, no en clave de un serio juego geopolítico. Razón de ello es que en el 2002, el secretario de defensa, Donald Rumsfeld, reformó la administración militar de los Estados Unidos en esa zona, al exigir que la región debía regirse bajo el accionar del Comando Norte de EE.UU.  En mayo de 2011, documentos filtrados por Wikileaks denunciaban que varios diplomáticos norteamericanos sugerían el aumento de presencia y acciones militares en la zona. Con el fin de contrarrestar las intenciones, del entonces jefe de la armada rusa, Vladimir Vysotsky las revela cuando afirmó que: ‘en el Ártico no se puede excluir una intervención armada’. Sin embargo, por ahora todo parece un simple juego de cables diplomáticos e intereses políticos malentendidos. Pero, es sugerente que dos días después del referendo que anexionaba Crimea a Rusia, Moscú reabriera la base naval de la Isla Kotelny y, ejecutara maniobras militares. Es posible que el Kremlin haya

respondido con estas maniobras políticas y militares a los ejercicios militares de la OTAN, llevados a cabo en territorio Noruego, desde el 2006. Las carreras militar y comercial parecen imparables. Los cinco Estados gastan cantidades colosales de dinero con el ánimo de explotar y reafirmar su posición, en las zonas más hostiles e impenetrables del Ártico. La demanda de mano de obra calificada en disciplinas como geología, química y la mayoría de las ingenierías, entre otras más, ha sido uno de los principales atractivos para una población europea (léase, mediterránea sobre todo) desempleada. Ante este panorama, el silencio y el desconocimiento han sido los tonos dominantes de las agendas mediáticas. Es poco lo que se conoce del accionar geopolítico de estas potencias a no ser que se encarcelen activistas de GreenPeace (Organización No Gubernamental ambientalista) o cuando los inuits denuncian que sufren desplazamiento y afectación de sus dominios y condiciones naturales de vida, a manos de empresas militares y petroquímicas de esas cinco nacionalidades.  No es extraño entonces que las tensiones territoriales, diplomáticas y políticas derivadas del accionar ruso contra Ucrania, puedan extenderse a la región ártica. Todo

se puede enmarcar en que la lucha por la definición de las fronteras será un escenario, si no cercano, al menos posible. Demarcación que se agravará por las codiciadas millonarias reservas mencionadas. Que ante la progresiva e imparable descongelación estimularía conflictos sobre soberanías y jurisdicciones difusas.   Y, segundo porque no solo es un asunto de estos cinco Estados sino que ya es un asunto global. En la práctica, empresas de todo tipo de nacionalidades como la japonesa, surcoreana, inglesa, francesa, alemana, española, china y singapurense han sentido atracción comercial. La pesca, la logística petrolera y las concesiones de excavación no solo reactiva economías domésticas en Noruega, Dinamarca o EE.UU. Así las cosas, el escenario para una Rusia ubicada en el ceño del sistema internacional, el Ártico le sirve de doble frontera. De frontera geográfica sobre la que puede desplegar sus pretensiones imperiales y de frontera mediática, porque mientras la prensa y la comunidad internacional se interesan por Ucrania y Crimea, el Kremlin opera a sus anchas en las frías zonas del Círculo Polar Ártico. *Profesor de la Universidad de La Sabana


Flash Internacional (4 - 11 mayo)