Issuu on Google+

Agendas conflictivas y ret贸ricas institucionales/6B

El mete贸rico ascenso de Sonia Sotomayor en EU/2B

FLASHinternacional www.elnuevosiglo.com.co

DOMINGO 9 de Junio de 2013

La alacena vac铆a

DESABASTECIMIENTO Y CARTILLA DE RACIONAMIENTO EN VENEZUELA

/4B y 5B


Flash

2B EL NUEVO SIGLO l DOMINGO 9 DE juniO de 2013 l www.elnuevosiglo.com.co

Por Joaquín Roy *

E

l presidente nicaragüense Daniel Ortega ha invitado a su par de Estados Unidos, Barack Obama, a que incite a los inversionistas de su país para que se adhieran al proyecto de construir un nuevo canal que uniría las dos costas de América y competiría con el de Panamá, inmerso en una multimillonaria ampliación. Por su parte, cuatro países con costas en el océano Pacífico (Chile, Colombia, Perú y México) han reforzado su alianza, que ya atrae la atención de Costa Rica y Uruguay como observadores, con el interés insólito de España. El asunto tiene los síntomas de epidemia. Se está instalando tenazmente. El océano Pacífico se ha apoderado de los medios de comunicación y aparece en persistentes declaraciones de políticos y comentaristas. Todo se enmarca en la también imparable fiebre de construcción de esquemas regionales de lo que con candorosa alegría se llama “integración”. Calma. Paradójicamente, al tiempo que se tienen serias dudas de la supervivencia del euro y de la propia Unión Europea (UE) y, por no decirlo también catastróficamente, de la mismísima Europa, se alardean experimentos a los que como carta de presentación se le agrega el pedigrí de inspirarse en el modelo de integración de ese bloque. Así, por ejemplo, se celebra ahora el medio siglo de existencia de la Unión Africana, admirable idea que desaparece en cuanto una crisis seria se asienta en un dúo o trío de sus componentes. El último “éxito” ha sido el de Mali, apuntalada por la Legión Extranjera de Francia. Al otro lado de Europa todavía no se ha descifrado qué es la Unión de Euroasia, más allá de una mascarada de la Rusia nostálgica de su pasado soviético para dominar a sus vecinos descarriados. Si a éstos les dieran a elegir libremente entre Moscú o Bruselas, la decisión sería una emigración masiva a la Grande Place. Lo vergonzoso es que el gobierno ruso vende esa idea de “integración”, iguiendo el modelo de la UE. Seamos serios.

ALIANZAS ESTRATÉGICAS PARA NUEVA GEOPOLÍTICA MUNDIAL

Entre el Pacífico y el Atlántico

l La imparable fiebre de construcción de esquemas regionales con un trasfondo de integración nada” entre estos dos océanos Entretanto, con cierta resignación y aplicación los países del istmo centroamericano se han puesto mínimamente de acuerdo para firmar un Acuerdo de Asociación con la UE. En esta peculiar carrera han superado a los gigantes de la Comunidad Andina (CAN) y el Mercado Común del Sur (Mercosur). Mientras, en el norte del Atlántico se alza el proyecto de un ambicioso acuerdo de libre comercio (y de inversiones) entre la UE y Estados Unidos, que se hará sentir como un inmenso imán en Canadá y México. Por lo tanto, si todas las predicciones se cumplen, por las leyes darwinianas de la integración solamente quedará la ampliación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte hacia Europa y la Alianza del Pacifico. esaparecerán los restos

de Mercosur sumido por las rencillas internas y el virus del populismo interior y procedente de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (Alba) chavista en declive, y la CAN. Pero también quedará Brasil, que no se casará con nadie, si no tiene garantizado el liderazgo. ¿Es todo esto “integración” siguiendo la inspiración de la UE? Conviene aclarar qué (a pesar de todas las dificultades, retos y amenazas) se debe entender como integración en la senda de la UE, y qué simplemente debe ser considerado como cooperación económica e incluso política de diverso grado. En primer lugar, se debiera asumir la consideración de la tradicional escala que comienza con una zona de libre comercio, sigue con una unión aduanera, se

refuerza con un mercado común, en un golpe de audacia se respalda con una unión económica/monetaria, y finalmente, en el paroxismo del entusiasmo, se sublima en una unión política. Ninguno de los esquemas mencionados supera, ni siquiera en un plano teórico, el rigor del “mercado común”. El Mercosur está zapado de “perforaciones” tarifarias, la CAN ha sido incapaz de presentar un simple frente común al exterior más allá del admirable edificio jurídico, y el Alba no ha superado la estrategia del trueque y las dádivas (interesadas) de Venezuela. Ninguno responde al mandato de las cuatro “libertades de movimiento”: bienes, capitales, servicios, y personas. La libre circulación de la fuerza laboral es una quimera, excepcionalmente respetada.

Ahora, el misterio reside en la actuación de la Alianza del Pacífico, apoyada por la necesidad de responder a los retos asiáticos. Obsérvese que es precisamente Estados Unidos el que mayor atención presta al nuevo escenario, como si se tratara de concentrar su flota en un Pearl Harbour seguro. Pero, con el renovado vínculo con Europa, guarda celosamente la ropa mientras nada en las inciertas aguas engañosamente “pacíficas”. Entonces, de estos esquemas el que sigue teniendo la base más sólidamente anclada por la historia, el comercio, las lenguas, el derecho, las migraciones, y el deseo de futuro, es el triángulo formado por Europa, Estados Unidos/Canadá y América Latina. Es el único bloque que, cimentado por su pasado, puede afrontar el incierto futuro de los retos presentados por otras regiones y coaliciones de países emergentes y continentes sin amalgama. De ahí que el entusiasmo canalero de Nicaragua sea simbólico de un deseo centroamericano de servir de vínculo entre los dos océanos, sin perder de vista la senda hacia el mar Caribe que apunta hacia Europa. * Catedrático Jean Monnet y director del Centro de la Unión Europea de la Universidad de Miami (jroy@Miami.edu).


Internacional Por Ramón Sahmkow*

D

e la pobreza de una familia puertorriqueña a los corredores de mármol de la Corte Suprema de Estados Unidos, Sonia Sotomayor se siente como “alcanzada por un rayo” desde que fue nominada por Barack Obama al máximo tribunal del país, la primera hispana en el exclusivo club. Desde su amplia oficina, a donde llegó en 2009 como uno de los nueve máximos magistrados del país, reconoce que nunca fue “ni siquiera un sueño” llegar a ese cargo vitalicio. En entrevista con la AFP, Sotomayor explica que la consecución de su ‘american dream’ es obra del optimismo, pero un optimismo “informado” y “realista”, y de los aprendizajes de una vida de tempranas adversidades. “La adversidad puede tumbar a la gente, y lo hace; para otros nos ayuda a levantarnos y recoger fuerzas y una mayor determinación, no sólo para sobreponerse de la adversidad sino para convertirla en algo útil”, dice. Nacida en 1954 de padres puertorriqueños en el Bronx, uno de los barrios más humildes de Nueva York, desde pequeña supo aislarse de las calles inundadas de drogadictos y pandilleros de su vecindario. Frente a una madre que trabajaba y un padre alcohólico, ella misma aprendió a inyectarse las dosis de insulina necesarias para controlar una diabetes que le descubrieron a los siete años. A los nueve, al morir su padre, debía ser fuerte por su madre y no llorar. Tiempo después perdió a su “inseparable” primo Nelson, un heroinómano que falleció de sida antes de los treinta años. Esas pruebas las narra en su emotiva autobiografía “Mi querido mundo” (publicada también en inglés como “My beloved world”), con el que busca mostrar a los lectores cómo esos difíciles orígenes no cortaron su camino, y que los problemas pueden ser “una oportunidad de hacer algo diferente”. Pero “no lo hice sola, nadie lo hace solo. Algunos me enseñaron cosas muy buenas como mami, abuelita y otros en mi vida”, dice conmovida desde su silla frente a un retrato de ella y su madre que reposa sobre un mueble. “Pero tenía gente que con su dolor aprendí yo otras cosas muy importantes, ayuda de otro tipo,

www.elnuevosiglo.com.co l DOMINGO 9 DE juniO de 2013 l EL NUEVO SIGLO

DEL BRONX A LA CORTE SUPREMA DE JUSTICIA DE EU

El meteórico ascenso de Sonia Sotomayor Es la primera hispana en este “exclusivo club” de la administración de justicia. Dice que el cumplimiento de su sueño americano es fruto del optimismo, dedicación y preparación (como) mi primo Nelson”, agrega. Y afirma: “somos todos productos de nuestros padres, el entorno en el que crecemos, estamos fortalecidos y limitados por nuestra experiencia”. “Super abogada” La aspiración de la joven Sonia era ser juez porque era como ser una “super abogada”, una referencia que en su hogar solo tenía en el ficticio “Perry Mason” de la televisión. Pero llegar a la Corte Suprema de Justicia no era “ni siquiera un sueño”, reconoce. “Ser un magistrado, eso era una fantasía, ni siquiera un sueño porque es tan raro, es como ser alcanzada por un rayo, eso es lo que dicen sobre ser un juez de la Corte Suprema, así que no podía fantasear sobre eso”, dice. Obtuvo diplomas en las prestigiosas universidades de Princeton y Yale, antes de iniciar una carrera primero como fiscal y luego socia de una firma de abogados en Nueva York, hasta que dio el salto al estrado en 1991 como jueza de un distrito neoyorkino, antes de los cuarenta años. “Para mí la abogacía es maravillosa dadas mis habilidades, me gusta leer, analizar, me gusta el poder de convencer a las personas. Ser un juez era la cumbre de ese servicio (...) Un juez tiene la libertad de hacer lo correcto dentro de la ley, y no en representación de una de las partes”, subraya. Pero también le permitió ver de cerca “crímenes inimaginables” como los abusos físicos y sexuales contra niños por sus propios padres. En sus viajes siempre trata de pasar tiempo con niños, aunque decidió no tener propios, en una “decisión consciente” para dedicarse a su carrera, dice Sotomayor, que se divorció a los 29 años, tras siete de matrimonio. “Perfecto spanglish” A punto de cumplir 59 años, esta mujer latina, con su negro cabello rizado,

recuerda que en ocasiones sintió el trato discriminatorio de sus colegas. “Una cosa tan pequeña de estar en un cuarto como abogada y que otro abogado diga ‘¿me busca café?’, y que todavía pasa”, dice, lamentando que hay pocas mujeres en altos cargos. “El poder de una posición de ser juez de la Corte Suprema es tan grande que hay pocos que me piden café hoy”, remata enseguida con candidez, mostrando un reconocido sentido del humor. “Me río y me divierto con eso, si te lo tomas muy a pecho, te vuelves un poco arrogante, creo, pero (...) aún así es la forma como las mujeres son percibidas, no hay que olvidar eso”,

agrega en esta entrevista realizada en inglés y español.

3B

Al respecto, dice que “le cuesta” el idioma de sus padres, aunque conversa a menudo en español con familiares y visitantes, y viaja a Puerto Rico casi anualmente, además de giras recientes a El Salvador, Argentina y Uruguay. Eso sí, con su madre habla un “perfecto spanglish (mezcla de español e inglés)”, dice con orgullo la jueza, que se mudó a la popular pero colorida zona de la Calle U y se deja ver en la escena nocturna de la capital estadounidense. Su pérdida de privacidad la maneja “con mucha dificultad”, admite, aunque cree que es un precio muy pequeño a pagar por las ventajas que le da su rol público. “Mucha gente me ha dicho que pensaba que la Corte Suprema era una entidad en las nubes, muy arriba. (...) Si puedo hacer que vean el lado humano, entender mejor su función, entonces pienso que eso sería un importante legado”, concluye. *Periodista de AFP

A PUNTO de cumplir 59 años, esta mujer latina, Sonia Sotomayor, ingresa a un selecto club: la Corte Suprema de Justicia de EU


4B EL NUEVO SIGLO l DOMINGO 9 DE juniO de 2013 l www.elnuevosiglo.com.co

Flash

las últimas semanas, materiales para productos de higiene y limpieza. Crédito para importaciones

Por Humberto Márquez*

M

antequilla, harinas de maíz y trigo, leche, arroz, pasta, aceite, margarina, pescado enlatado, dentífrico o papel higiénico son artículos cuya escasez en Venezuela ha llevado a cambios en la dieta, ventas bajo racionamiento y largas colas de amargados consumidores entre anaqueles semivacíos. “Si usted anda en carro (automóvil) puede ir a cinco o seis supermercados y conseguir algo, pero yo no y tengo que martirizarme con estas colas”, dijo a IPS Sofía Navas, una mujer que cocina para sus cinco nietos, a la salida de una tienda en la que compró los cuatro kilogramos de harina de maíz permitidos, en San José, un sector popular del norte de Caracas. La harina de maíz es la base de la arepa, el pan nacional. La de trigo, importada, simplemente desapareció, para desazón de gente como Carmen Vargas, en la cercana población de San Antonio, que mantiene su hogar elaborando pasteles y postres. “Me defiendo con paquetes de harina que me prestan las vecinas”, según dijo a IPS. Recorrer varios mercados para conseguir lo esencial es posible en las ciudades, una suerte de la que no se dispone en los pequeños poblados. Los venezolanos “tenían desde 2007 problemas de desabastecimiento, no conseguían la marca o presentación buscada, pero desde el año pasado perdieron la capacidad de elegir y ante la

grave crisis de escasez llevan lo que consiguen”, dijo el economista Luis Vicente León, presidente de Datanálisis, una firma encuestadora y de estudios de mercado. En Barquisimeto, ciudad agroindustrial del centro-oeste, la gente hace colas de cientos de metros para comprar harina. Hay informes de que en Maracaibo, capital petrolera del occidente, la llegada del pollo a los supermer- ESTE ES el panorama que presentan los supermercados en Venezuela, cados origina auténticas turba- donde encontrar productos de la canasta básica familiar es un “milagro”. multas. Otro tanto se reporta en la ciudad llanera de Guanare, con el (sectores contrarios al proceso de cientos de millones de dólares. papel higiénico. En sus visitas de mayo a Arque lideró el presidente Hugo Los obispos católicos hicieron Chávez hasta su muerte y que gentina, Bolivia, Brasil y Uruguay, saber a finales de mayo que esca- hoy encabeza el mandatario Ni- Maduro pactó asimismo nuevas seaba el vino de consagrar en sus colás Maduro) apuesta ahora por compras de alimentos para paliar liturgias. el desgaste de mediano plazo”, el desabastecimiento. Portavoces del Estado sostiesostuvo Faría. ¿Qué ha pasado? Otro diputado oficialista, Alfre- nen que Venezuela importa entre “El problema se origina por la do Ureña, estimó que “Venezuela 30 y 50 por ciento de los alimentos ausencia de divisas para importar no tiene un problema de escasez que consume. Gremios de empreproductos, materia prima y otros sino de acaparamiento, y no lo sarios dan cifras cercanas a 70 por bienes, y por los precios contro- tiene de inflación, sino de espe- ciento. El ministro de Economía, lados durante años con elevada culación”. Nelson Merentes, ha destacado inflación”, de más de 20 por ciento Ureña recalcó que “la oposi- que “la población ahora tiene anual y de más de 30 por ciento en ción juega con los alimentos de más ingresos y con su consumo los alimentos, dijo León. los venezolanos, pero hay res- se incrementa la demanda”. Las empresas “han reducido su puestas del Estado. Por eso hubo Según el economista Ángel Alaoferta al no disponer de capacidad la reunión con Polar”, el grupo yón, a partir de 2008, tras expropiar productiva ni posibilidad de que empresarial privado que lidera la o recuperar centenares de predios sus precios sean compensados producción de alimentos indus- agrícolas, el Estado expropió una ante la inflación”, sostuvo el triales y cerveza. docena de empresas agroindusexperto. Maduro se reunió el mes pa- triales y de provisión de insumos Pero el economista Jesús Faría, sado con los directivos de Polar al agro. “En todas la producción diputado del gobernante Partido y acordaron facilitar el flujo de ha caído significativamente, sin Socialista Unido de Venezuela divisas, objeto de control del Es- que las privadas restantes puedan (PSUV), sostuvo que “dentro de la tado desde hace 10 años, para que abastecer el mercado”, argumentó. estrategia desestabilizadora de la la gran agroindustria pueda proA la falta de alimentos se ha derecha, dirigida y alentada desde ducir al máximo de su capacidad. ido sumando la de otros bienes el gobierno de Estados Unidos, la En Venezuela rigen además como repuestos para maquinaguerra económica asume un papel controles de precios y tarifas. El ria y vehículos, materiales para muy especial”. Ministerio de Alimentación y el empaques de papel, metal y “A la luz de una correlación de gigante estatal petrolero PDVSA plástico, medicinas e insumos fuerzas que no le favorece en lo importan y distribuyen, a precios de la industria farmacéutica y inmediato, la contrarrevolución subsidiados, alimentos por valor química y, de manera notoria en

La Asamblea Nacional legislativa, de mayoría oficialista, aprobó en mayo un crédito adicional de 79 millones de dólares para que el gobierno importara con urgencia millones de unidades de papel higiénico, toallas sanitarias, pañales desechables, jabones de tocador y pasta dentífrica. A juicio de León, “debe resolverse el tema de Cadivi –la oficina gubernamental que administra el control de cambios– y facilitar la importación de insumos para elaborar los bienes de primera necesidad, reducir la gran cantidad de restricciones al aparato productivo privado y en cambio presentar más estímulos a la producción interna”. Analistas políticos como Fausto Masó sostienen que  Maduro deberá abrirse cada vez más a entendimientos con el sector privado para batallar contra la escasez, pues gremios empresariales advierten que ese problema crecerá si no se adoptan correctivos de urgencia. En mayo, las autoridades se reunieron con representantes de empresas de los sectores automotor, de la salud y farmacéutico, abriendo una ronda de diálogos para conocer la necesidad de divisas y de insumos de las áreas productivas. El ministro de Comercio, Alejandro Fleming, que condujo esas reuniones, sostuvo que se debe hacer frente a sectores “parasitarios” que han constituido “empresas de maletín” que “distorsionan la economía”. Esas empresas “chupan dólares”, restando al sector productivo la oportunidad de captar divisas, añadió. Según cifras oficiales, admitidas por gremios empresariales, las importaciones de bienes llegaron a 58.000 millones de dólares en 2012, de las cuales entre 18.000 y 28.000 millones fueron falsas, con compras sobrefacturadas. *Periodista de IPS


Internacional

www.elnuevosiglo.com.co l DOMINGO 9 DE juniO de 2013 l EL NUEVO SIGLO

5B

GENUINAMENTE INAUDITO

Venezuela impone cartilla de racionamiento a productos básicos Potencia petrolera latinoamericana debe rescatar su capacidad productiva. Gobierno Maduro con más problemas que logros. Por Giovanni E. Reyes (*)

I

nexorablemente, como lo puntualizan los indígenas guatemaltecos en su legendaria sabiduría –algo que se repite en otros contextos y situaciones- “para la verdad, el tiempo; para la justicia Dios”. Es incuestionable: la lógica económica, así como la lógica histórica, da a conocer los frutos, los resultados, las evidencias y procesos que se venían fraguando. No es algo que “ocurrió de pronto”. Ahora en Venezuela desembocan las dinámicas de causalidad, por más que las mismas aún hoy sean negadas. Hasta allí llega el “poder” de la retórica, cuando se estrella con la terca realidad, cuando esta última se manifiesta con su irremediable contundencia. Por más “ideología” y tergiversación que se haga de los hechos, el tiempo trae siempre la verdad. El personalísimo manejo económico que desde hace 14 años se realiza en Venezuela da lugar a algo que hasta hace poco era impensable: que en la potencia petrolera latinoamericana, que en la “Venezuela Saudí” de hace 30 años, se implemente hoy en día la cartilla de racionamiento. Algunos podrían resaltar lo relativo de estos planteamientos, que en realidad constituyen una tragedia. Se dirá -como en efecto habrá de ocurrir a partir de mañana, 10 de junio- que se trata “sólo” de 65 supermercados, que son “sólo” 20 productos y que tan “sólo” ocurrirá en dos poblaciones: Maracaibo y San Francisco, ambas, localidades del estado Zulia, al occidente de Venezuela. Son consuelos sin mayores anclajes en la realidad actual y en perspectiva, son señalamientos cosméticos. El fondo del problema es de un país que cae víctima de la “maldición de los recursos naturales”, tal y como lo ilustra y desde hace tiempo lo asegura esta corriente del pensamiento económico. Algo más de lo que al parecer se ignora por los dirigentes herederos del chavismo.

INVOCANDO diariamente a su mentor y padre político, el gobierno de Nicolás Maduro busca apaciguar el creciente descontento social que amenaza con desbordarse ante la escasez de alimentos y productos básicos./Foto Xinhua

Repasemos algunos datos causales. En 1999 al llegar el hoy desaparecido Presidente Chávez al poder, las importaciones rondaban los 18,000 millones de dólares. Para fines de 2013 se estima –es difícil conseguir cifras totalmente certeras en Caracas- que los productos comprados en el exterior llegarían a 72,000 millones de dólares. De allí, dicho de paso, el poder de Maduro. Nadie quiere pelearse con quien tiene una chequera por demás engrosada. Entretanto, el aumento de precios se come el poder adquisitivo. En lo que va de 2013 la inflación ha sido casi de 20 por ciento. Desde 1999, los ingresos petroleros que habría recibido Venezuela rondan los 900,000 millones de dólares. Todo ello en un contexto en el cual la producción del crudo habría caído de 2.6 a 2.1 millones de barriles diarios. No obstante, como algo similar a lo que pasa en otros países latinoamericanos, las exportaciones dan muestras de un dramático incremento. Pero nótese que no ha sido por la cantidad exportada de productos, sino

por la factura, es decir porque los precios han estado al alza. En lugar de invertir los recursos en los factores que potencian el crecimiento y el desarrollo de un país de manera consistente, lo cual ha estado intensa y recurrentemente estudiado –inversión de educación, en estabilidad política, estabilidad macroeconómica, en infraestructura, en cultura de trabajo y cumplimiento de acuerdos, además de institucionalidad y vigencia de estado de derecho- el chavismo se ha dedicado a engrosar egos, a entregar el dinero sin componentes de sostenibilidad. No se trata de no estar en contra de la pobreza. De ninguna manera. Todos estamos empeñados en que los diferentes grupos humanos puedan salir de condiciones de vida infrahumanas, en las que tratan muchas veces, de subsistir a como Dios ayude, en los tenebrosos circuitos de la economía informal, del desempleo, de la marginalidad. Es cierto. El tener pobres es un pésimo negocio para cualquier sociedad. Teniéndolos, para sólo señalar un aspecto, se vive en

condiciones de ineficiencia, de no utilización plena de los recursos. Eso sin dejar de mencionar aspectos cruciales de humanismo, de ética social y de equidad, es decir de trato justo de la diferencias en los grupos sociales. Componentes estos últimos que deben prevalecer, por supuesto, en una sociedad mínimamente funcional en el Siglo XXI. Pero no es con sólo regalos que se logran los fines del desarrollo. El problema es la sostenibilidad. Salvo el caso en donde se requiere de ayuda humanitaria de emergencia, lo esencial es distribuir oportunidades. Se trata de que las personas y las sociedades respeten la ética del esfuerzo y del trabajo. Tampoco es que los monopolios y los herederos de los encomenderos de la colonia deseen y se les permita perpetuar sus prácticas de explotación de recursos. No. Se trata de que en la sociedad se amplíen las capacidades de la población –vía educación y capacitación de calidad y con amplia cobertura- y que por otra parte se aumenten las oportunidades productivas –vía empleo.

En particular esto se requiere con mayor énfasis en los grupos más vulnerables, para los empobrecidos. Son ellos los que demandan mayor “apalancamiento social”. Pero esto no se ha logrado sosteniblemente en los años del chavismo. Aquí también es de precisar que el ascenso del Presidente Chávez al poder en febrero de 1999, fue más bien consecuencia de 40 años en los cuales los grupos de mayor poder económico prácticamente se “rifaban” la riqueza petrolera en contubernio con los grupos de políticos tradicionales en Venezuela. Con todo, se llega a esto. A racionar productos en un país que lo ha tenido todo. Que tiene aún todo para poder salir adelante. He allí lo increíble del panorama del que ahora somos testigos. La esperanza no se perderá mientras existan al menos las potencialidades que pueden brindar liderazgos responsables y el rescate de la capacidad productiva del país, del hacer de esta castigada nación un lugar de desarrollos incluyentes, no discriminadores. Quizá por encima de todo, de las tantas cosas que ocurren en este derrotero de escases de Venezuela, se tiene la dimensión política, que no deja de ser menos increíble. Un país rico con una economía mediana, pero estratégicamente importante en Latinoamérica como es Venezuela, le pide a un país necesitado, sin mayores libertades, un país cuyas vivencias implican más estrecheces y carencias, como es Cuba, que tome posesión del primero de los mencionados. Es necesario rescatar la capacidad productiva que aún queda, pero desafortunadamente el régimen del Presidente Maduro está tomando la senda de la continuidad, en donde la negación violenta del diálogo va acompañada de una intransigencia política tan férrea como dañina. (*) Ph.D. University of Pittsburgh/Harvard. Profesor de la Escuela de Administración de la Universidad del Rosario.


Flash

6B EL NUEVO SIGLO l DOMINGO 9 DE juniO de 2013 l www.elnuevosiglo.com.co

ESPEJISMOS

Agendas co retóricas ins

l El desorden belicista en algunos países, el esfuerzo comerciales, la sostenida angustia económica europea mun

EL CHOQUE existencial entre los anuncios de los dirigentes políticos y las penurias e incertidumbre de millones de seres humanos se evidencia desde hacen meses en varios lugares del mundo, bien sea por la crisis económica, la corrupción o para cuestionar erradas políticas./Foto Xinhua

¿

Por Juan Carlos Eastman Arango *

Qué sucederá con la confianza ciudadana cuando los anuncios prometedores de prosperidad y bienestar colectivos no se materialicen? ¿Cómo reaccionarán esos ciudadanos al enfrentarse a realidades y escenarios cada vez más críticos y controvertidos? Los últimos días hemos encontrado en diferentes lugares del mundo este choque existencial entre los anuncios de los dirigentes políticos y las penurias e incertidumbre de millones de seres humanos. Una vez más, este paralelismo autodestructivo de legitimidades, que sienta las bases peligrosamente para socavar su legalidad, marcó los ritmos noticiosos, las declaraciones y la indiferencia o el malestar de millones. ¿A quién le hablan los dirigentes políticos? ¿Para quién o quiénes anuncian jugosas inversiones en dinero o iniciativas de política exterior que traen tras de sí abundantes promesas de ganancias y participaciones corporativas transnacionales?. Y, en medio de ello, negociaciones políticas para canalizar el desorden belicista en algunos países -no necesariamente para conseguir o imponer la paz-, y declaraciones

destempladas con insoportables arsenales verbales para esconder el miedo a la debilidad política e institucional, a la división doméstica o a la fractura del poder nacional. El panorama mundial es cada vez más perturbador. Nuestra región propone unas alternativas tanto de reestructuración como de inserción global, cargadas, sin embargo, de controversia y división. Ventanas para ver una crisis sistémica La inercia europea, y la ausencia de claridad y confianza en la formulación de medidas que pudieran administrar la crisis, amenazan con colapsar a aquellos miembros periféricos del proyecto comunitario como Portugal, España, Italia y Grecia, mientras avanza el debate político interno, entre partidos y ciudadanos, alrededor de la permanencia o no del Reino Unido en la Unión Europea. Al lado del clima social pesimista azotado por el desempleo, la corrupción pública y privada y las tensiones entre gobiernos y colectivos ciudadanos desposeídos, la extrema derecha, la xenofobia y la reaparición de odiosas simbologías y discursos neonazis y nacionalistas extremos en Europa Oriental y

Báltica, comienzan a ofrecerse como alternativas políticas. Por su parte, los indicadores asiáticos a partir de sus pivotes industriales (China e India) registran una profundización de su desaceleración. Eventualmente sus efectos serán globales. La inestabilidad creciente en Medio Oriente, a propósito de la crisis siria, tiende a desbordar este país; algunos de sus referentes recientes pueden ser reconocidos en los coletazos en el sur -a raíz del compromiso militar activo de Hezbollah en la defensa de su aliado y protector sirio-, explosiones sociales propicias en el norte con las protestas callejeras en Estambul -que debilitan la proyección intervencionista de Turquía en la crisis de su vecino-, incertidumbre israelí que se ve arrastrada por su conflicto con Hezbollah, y transición políticoelectoral en Irán. Si el asunto es inquietante en estas regiones del mundo, parte de África enfrenta nuevos desafíos; desde hace varios meses podemos registrar una especie de “tsunami islamista”. Una vez la “revolución mediática” en algunos países árabes dio paso a su realidad social y política, la denominada “primavera” fue seguida por una temporada “inver-

nal” cuyo final no se ve en el horizonte aún. El entusiasmo callejero, salpicado de confrontaciones entre tendencias y frágiles voceros de una institucionalidad que se desmorona poco a poco, ha dado lugar a la frustración, la confusión ciudadana y la visibilidad de los llamados “islamistas”. Los nichos norafricanos encontraron la oportunidad política para afianzarse y avanzar hacia otros escenarios; al fiasco político y humanitario en Libia, le siguió la crisis política saheliana, una expresión de la última frontera nómada poscolonial atrapada entre Estados Nacionales precarios e inestables, ahora sacudida por la expansión islamista hacia el sur. Hace varios años, el gigante petrolero nigeriano sintió en sus territorios musulmanes históricos del norte la llegada de la esperanza política “regeneradora” desde el fundamentalismo, en manos del grupo Boko Haram (los enfrentamientos de las últimas semanas dejaron decenas de civiles muertos). Cerca de 3 meses atrás, otro grupo islamista, disidencia del anterior, y denominado Ansaru (Vanguardia para la Protección de los Musulmanes de Africa Negra), asesinó a 7 rehenes extranjeros, trabajadores de la empresa italiana de construcción Setraco. Vuelve, entonces, a sacudirse su sociedad, con la perspectiva de reactivar viejos conflictos coloniales y postcoloniales en un marco político-religioso sensiblemente violento. Los enemigos contemporáneos de los africanos están de regreso: guerra civil, golpismo y extremismos genocidas. De esta parte del mundo, nuestro hemisferio americano, las diferencias y la crispación política y económica surgen a propósito de la expresión de una transnacionalización de los Estados y las élites latinoamericanas sofisticada e intangible, casi invisible, ofrecida

como “natural”. Cada vez menos nacionales en sus políticas, cada vez más nacionales en los discursos para los ciudadanos. En algún momento del futuro cercano, los hechos los dejarán enfrentados. Pero, sin duda, el debate que mayor atención va a conseguir lo inauguró, de manera institucional, la OEA, durante su más reciente Asamblea General en Guatemala, los pasados días 4 a 6 de junio: el futuro de las drogas ilícitas y la nueva caracterización de su problemática para la sociedad latinoamericana y sus relaciones internacionales. El laberinto que está en ciernes, merece una reflexión especial en nuestro próximo artículo. De momento, consideremos algunas de estas experiencias recientes para América Latina, no menos conflictivas y divisionistas, que colocan a Colombia en una posición controvertida, agregando su deseo frustrado de ser parte de la Otan, a pesar de las declaraciones oficiales -contradictorias entre ellas, por demás-, como un condimento especial a las desconfianzas subregionales latentes. Promesas del Pacífico y los ecos de la historia ¿Esta vez sí?. Los colombianos tenemos derecho a formularnos esta pregunta; aceptemos que tiene un sabor pícaro y malicioso, propio de la frustración generacional que nos caracteriza, en especial, cuando se anuncian, lanzan o formalizan iniciativas y proyectos que se destiñen y pierden trascendencia con el paso de los dirigentes y políticos profesionales y los años. Las cifras que rodearon la promoción del encuentro en Cali, en el que se daría existencia formal e institucional a la Alianza del Pacífico, fueron impactantes. Una vez más, las estadísticas y los deseos se combinaron para crear un escenario verosímil, seriamente condicionado


Internacional

www.elnuevosiglo.com.co l DOMINGO 9 DE juniO de 2013 l EL NUEVO SIGLO

Y BURBUJAS

onflictivas y stitucionales

o latinoamericano para irrumpir con fuerza en alianzas y las urgencias estratégicas de EU marcan el panorama ndial. por la geografía y la historia. En Colombia, a diferencia de los 3 socios restantes, el Pacífico sigue siendo una agenda pendiente desde mediados de la década de 1980; México y Perú tienen una larga tradición que reconoce sus raíces en el siglo XVI, mientras Chile afirmó su identidad y conciencia geográfica como país del Pacífico polinésico, su plataforma de pertenencia y proyección oceánicas. ¿Y Colombia? En los archivos oficiales y privados reposan los decretos, diagnósticos, balances, memorias de eventos, documentos institucionales y declaraciones sobre las bondades y promesas de la inserción en el Pacífico asiático. En la medida en que se aspiraba a ser parte de la “Cuenca del Pacífico”, surgía la herencia colonial y el peso del atlántico en la historia del diseño de los ejes del “desarrollo” colombiano. De repente, “descubrieron” el pacífico colombiano; de repente, descubrieron los bloqueos internos para acceder a ese pacífico, primero; de repente, la iniciativa la tomaron las guerrillas comunistas, los paramilitares y el narcotráfico, “privatizando” con el ejercicio de la violencia y alianzas insólitas los territorios, los accesos y las comunicaciones terrestres y fluviales.

Hasta hoy, el punto de referencia para hacer realidad las promesas del Pacífico asiático termina en Buenaventura, y este estratégico puerto es una radiografía social y político-militar que advierte de los desafíos futuros: primero el Pacífico colombiano, y luego, quizás, sobre una realidad viable y sostenible, el Asia-Pacífico. En nuestro concepto, de hecho, la parte más débil de la nueva Alianza es justamente nuestro país. Como corolario de las visiones críticas, y en el marco de los deseos e imaginarios de una unidad regional, el Cono Sur latinoamericano propone una lectura política desconfiada, a la luz de los propios desafíos de Mercosur y sus fracturas internas; integrantes pequeños como Uruguay y Paraguay creen encontrar en la Alianza del Pacífico los términos y posibilidades que sus socios más grandes les niegan. Las tendencias contradictorias se hicieron más notorias a partir del 2011; el golpe de Estado paraguayo estimuló el debate a raíz de la exclusión de este país de los foros subregionales, y las diferencias económicas entre Uruguay y Argentina lo complementaron. Se concluye, en consecuencia, que las dos tendencias inauguradas a mediados de la década anterior se van consolidando, con

países que pueden sacar mejor provecho de su lugar entre los bloques Mercosur y Alianza del Pacífico, tales como Ecuador, Bolivia o Venezuela. Paraguay, por su parte, es miembro observador en la Alianza del Pacífico desde el 23 de mayo pasado, y para su complacencia, la solicitud de Mercosur con el mismo objetivo, fue rechazada. Uruguay ha transmitido de forma pública su interés de avanzar en su vinculación (ya es miembro observador), declaración que suscitó en la política interna diferencias y debates sobre el verdadero agente (Estados Unidos) detrás de la Alianza del Pacífico. El escenario de las siguientes pugnas regionales está servido, y en medio de ellas, quedarán atrapadas Unasur, Celac, Alba y CAN. Espejismos del desarrollo de la Ocde Una de esas contradicciones que nos ocupan tiene que ver con la futura vinculación de nuestro país a la Ocde, llegando a ser, eventualmente, el tercer país latinoamericano en integrar esa organización, acompañando a México y Chile. Durante varios días escuchamos expresiones de “orgullo nacional” desde los sectores afines al gobierno, mientras pocos fijaban sus críticas y advertían la ausencia de coherencia entre la naturaleza de esa organización y el discurso oficial criollo. Como otras tantas organizaciones durante los inicios del siglo XXI, si nos atuviéramos a sus objetivos, los fracasos le estallan en las manos. Como esperanza de sustitución de otros foros y organismos, con la pretensión de ampliar sus vinculaciones e influencia global, los actuales acontecimientos no le favorecen. En lo que no se equivocó el gobierno colombiano fue en las razones por las cuales se aprobó el inicio del proceso de admisión de esta economía latinoamericana, que es finalmente lo que determina el funcionamiento de la Ocde: “liberalización progresiva del movimiento de capitales y se servicios”. Esta

es la esencia del debate y de las perspectivas inquietantes para los ciudadanos. Por lo tanto, el mérito de este gobierno, que tanto necesita de reconocimientos propios y ajenos, ha sido el de seguir con la agenda inaugurada hace más de 20 años con el Consenso de Washington, aplicada de forma puntual por las diferentes administraciones colombianas, unas con más entusiasmo -casi fundamentalista de mercado capitalista- que otras. Nos enteramos, entonces, en medio del entusiasmo oficial, que varias iniciativas de reformas y ajustes fueron inspiradas en la visión de mundo de la Ocde, no necesariamente en función de las necesidades de la mayoría de los ciudadanos colombianos. Si queríamos reconocer la evidencia de la revolución capitalista en nuestro país, con sus desigualdades inherentes, la prueba reina es ésta: Colombia ha hecho la tarea en su transnacionalización corporativa y el sector financiero consolida su hegemonía en el conjunto. Cuando la presidenta de Asobancaria se atreve a fijar la posición política del cuestionado sector financiero sobre el devenir de las conversaciones Gobierno-Farc en La Habana, en el sentido de ver con buenos ojos y como expectativa natural la participación política de los miembros de esa guerrilla comunista, el proceso adquiere más claridad y visibilidad en su derrotero futuro. La paz es una reducción de costos; la paz es la eliminación de muchos bloqueos geográficos a la expansión del capital transnacional; la paz capitalista exige la inserción de los grupos armados anti-capitalistas. La Ocde ha sentado, de una forma más contundente que cualquier otra organización global, su aprobación a la imposición de la paz en Colombia. Un observador, hasta ahora, indiferente No podemos considerarlo de otra forma, al tiempo que somos conscientes de que su indiferencia puede ser sustituida por

7B

un frenesí intervencionista. Nos referimos a Estados Unidos y su cada vez menos creíble “vocación latinoamericana”. Algunos no han ocultado su entusiasmo por las recientes visitas del alto gobierno estadounidense a varios países, con desigual interés y representatividad regional. Primero fue el presidente Obama, con su viaje a México y Costa Rica; y más recientemente el del vicepresidente Joseph Biden, a Colombia, Brasil y Trinidad-Tobago. El mensaje, con eco modesto en nuestro medio, se entendió como una reafirmación de su vocación latinoamericana. Nada más lejano de la realidad, y de las urgencias geoestratégicas de Estados Unidos. A esto debemos sumarle el escándalo político que compromete las tradicionales libertades civiles, originadas en directrices de la misma Casa Blanca, y que sin duda, consumirán buena parte del capital personal del presidente y alentará las críticas y resistencias que viene experimentando. América Latina, frente a este dato excepcional, puede seguir al margen, o volverse una excusa para encubrir las nuevas debilidades presidenciales. En medio de todo ello, debo confesar que ha suscitado más interés la gira del presidente Xi Jinping, de la República Popular China, durante los primeros días de este mes, fuente, sin duda, de numerosos análisis y reflexiones para nuestro futuro en las relaciones internacionales. De momento, como colombianos, nos debe interesar muchísimo su vinculación con un nuevo canal interoceánico en Nicaragua; nada nuevo, en realidad, en el marco de su proyección anunciada, hace una década, con irreversibles despojos históricos contra nuestro país, que fue entonces desestimada.

* Historiador, Especialista en Geopolítica y analista de asuntos internacionales. Catedrático del Departamento de Historia, Pontificia Universidad Javeriana. Miembro de Cesdai (Centro de Estudios en Seguridad, Defensa y Asuntos Internacionales), Resdal (Red de Seguridad y Defensa de América Latina), Red Latinoamericana para la Democracia, Caribbean Studies Association, Atlantic Community y Alabc, Australia-Latin America Business Council (Member Overseas).


Flash

8B EL NUEVO SIGLO l DOMINGO 9 DE juniO de 2013 l www.elnuevosiglo.com.co CONOZCA EL TEMA SAHARAUI

El Sáhara Occidental, Perú y la desinformación de Marruecos l ONU debería forzar el retiro de Marruecos, instalar a los Cascos Azules y convocar el referendo UNA GRAN población saharaui vive desde hace 38 años en los campos de refugiados de Tinduf, en condiciones humanitarias adversas

M

Por Ricardo Sánchez Serra*

arruecos no tiene ningún argumento histórico ni jurídico que convalide su invasión al territorio del Sáhara Occidental. Engañan a gobiernos, cancillerías, congresistas, políticos, periodistas y a la sociedad en general sobre que cualquier solución de las Naciones Unidas debe resguardar su integridad territorial. Marruecos reivindica un territorio que jamás fue suyo. Inventan historias y lo peor de todo es que mucha gente le cree. ¿Y por qué? Porque la gente no lee. No se interesa. El tema está muy lejos. Intelectuales, políticos, diplomáticos, periodistas, incapaces de investigar y que apoyan la tesis marroquí no sólo por desconocimiento, sino porque reciben dádivas como viajes con todo pagado a ese país. Basta investigar cuántos periodistas y políticos han sido invitados con el placer de las “Mil y unas Noches” a Marruecos. Hace poco el diario norteamericano “The Washington Post” denunció la sutil corrupción de varios países, entre ellos Marruecos –pagó a 10-, al invitar a congresistas. “Actualidad RT” mencionaba lo siguiente: Los viajes sufragados por gobiernos extranjeros fueron prohibidos ante el riesgo de que fueran usados por distintos lobbies como un medio para sobornar a los congresistas. Sin embargo, “hecha una ley, hecha una trampa” ya que los legisladores “dejan ‘agujeros’ a través de los cuales pueden burlar la ley”, señala el analista político Alfredo Gutiérrez.

En el caso de los viajes pagados, “existe una excepción que dice que se podrán aceptar en caso de invitaciones por razones culturales”. Es decir, se deja “una ventana abierta para seguir alimentando esta corrupción, explica Gutiérrez. Presiones en el Perú Igual sucede en Chile, Argentina, Colombia y muchos países europeos, entre ellos el Perú, en donde se han invitado a decenas de congresistas, periodistas e intelectuales. No se puede engañar a todo el mundo todo el tiempo, ni hay mentira que dure 100 años. Los diplomáticos marroquíes se exceden en sus funciones, presionan e incluso amenazan. En mi caso, presionaron a los que publican mis artículos sobre el tema saharaui, pagaron avisos y mediante intentos de invitaciones a Rabat, trataron de neutralizarme. Hasta perdí un trabajo. Me invitaron en dos oportunidades a Marruecos y les manifesté dos condiciones: entrevista con el rey y visita a la cárcel negra, en donde tienen presos y torturados a los saharauis. No recibí respuesta. Recuerdo que vino el canciller saharaui para América Latina y fue recibido por el vicecanciller peruano y el presidente del Congreso. La embajadora marroquí en Lima, Oumama Aouad, pidió cita a ambos personajes y hasta se atrevió a cuestionar de por qué se recibió al enviado especial saharaui. Uno de ellos le dijo firmemente: “al vicecanciller de la República del Perú nadie tiene que decirle a quién recibe y a quién no”. Y el entonces presidente del

LA DIASPORA saharaui inició hace casi cuatro décadas

Legislativo me comentó que se sorprendió cómo lo encaraba. En el plan de gobierno de Gana Perú, partido del presidente Ollanta Humala se menciona que se restablecería las relaciones diplomáticas con la República Árabe Saharaui Democrática (RASD). Se espera aún la decisión. Iba a realizarse en el discurso de asunción el 28 de julio de 2011, pero se dice que por intervención de los congresistas de origen palestino Daniel Abugattás y Omar Chehade, entonces vicepresidente –a instancias de la embajada marroquí- no se incluyó. Y desde esa fecha se ha venido postergando. Dicha embajada tiene un poderoso lobby en Perú. Y se presenta como “la puerta al mundo árabe”. Amenazan con cerrar su embajada en Lima y a retirar sus inversiones, al gobierno anterior le introdujeron la cizaña que Francia y España se molestarían, si se restablecen relaciones con la RASD.

Otra mentira. En primer lugar, en varios países del mundo conviven las dos embajadas, sin problemas, así que no se van a ir; en segundo lugar, no tienen ninguna inversión en Perú; y, en tercer lugar, esos dos países europeos no se han molestado ni con México ni con Sudáfrica, por no mencionar otras naciones, por abrigar a las dos embajadas. Argumento que no se lee, no se quiere saber o se olvida Marruecos oculta una opinión trascendental, que toda aquella persona que se pretenda conocedora del tema debe saber: La Corte Internacional de Justicia de La Haya absolvió una histórica consulta declarando que “no existe ningún vínculo de soberanía territorial entre el territorio del Sahara Occidental y el reino de Marruecos y la entidad mauritana”, además existen cientos de resoluciones de

la ONU que apoyan la descolonización y los legítimos derechos del pueblo saharaui. El Tribunal concluye que no ha encontrado vínculos jurídicos de tal naturaleza que puedan afectar a la aplicación de la Resolución 1514 (XV) de la Asamblea General a la descolonización del Sáhara Occidental y, en particular, al principio de autodeterminación a través de la libre y genuina expresión de la voluntad del pueblo del territorio”. (16 de octubre de 1975). Esto es concluyente, sin embargo los marroquíes señalan irresponsablemente que los jueces son europeos y no conocen las costumbres árabes. Siguiendo este razonamiento, cuando se publique la sentencia de La Haya en el diferendo limítrofe entre el Perú y Chile, uno de los países podrá decir, igualmente, que esos jueces internacionales no conocen las costumbres latinoamericanas. Eso sería inadmisible.


Internacional

www.elnuevosiglo.com.co l DOMINGO 9 DE juniO de 2013 l EL NUEVO SIGLO

9B

Marruecos y el Frente Polisario Los diplomáticos marroquíes cuando se refieren al Frente Polisario, señalan que está integrado por bandidos, terroristas y narcotraficantes. El Frente Polisario –que acaba de cumplir 40 años de fundación-, es el legítimo representante del pueblo saharaui reconocido por las Naciones Unidas. Si fueran lo que dicen, ¿por qué entonces conversan con ellos en la ONU? Todo es mentira. Si no hay que ponerse a razonar. En los atentados del 11-M a trenes de Madrid ¿quiénes estuvieron involucrados? Marroquíes y ¿en el atentado con bomba en un centro comercial de Bruselas en Bélgica? Otro marroquí. ¿Y de qué nacionalidad eran los siete detenidos por intentar atentados en una tienda comercial, junto al club Ajax, en Amsterdam? Marroquíes. Eso no significa que todos los marroquíes estén involucrados en atentados terroristas, igual sucede con numerosos detenidos marroquíes que fueron capturados en España por tratar de introducir hachís a Europa. En cambio, los saharauis no están involucrados en nada de eso. Además, los numerosos wikileaks de la embajada norteamericana en Rabat descartan la participación de los saharauis en esas cuestiones delictivas, y más bien insinúa la complicidad del Ejército marroquí con el narcotráfico. Cabe mencionar que Marruecos es el segundo productor de hachís en el mundo (acaba de ser desplazado del primer lugar por Afganistán). De otro lado, los marroquíes acusan al Frente Polisario de ser títeres de Argelia, para que una vez independizado el país, Argel pueda llegar al Atlántico. Todo el tiempo preconizan esa mentira con una agresiva propaganda. Lo que no se dice es que Argelia, durante toda su historia ha apoyado a los movimientos de liberación que luchan contra el colonialismo, que es prioridad en su política exterior. Los marroquíes tienen montada una campaña publicitaria muy bien estructurada, pagada con el “fondo del rey”, dinero negro que no es fiscalizado. ¿Y las potencias? España, que continúa siendo el administrador colonial de acuerdo a la ONU, del territorio saharaui, por ser ex colonia española, abandonó al pueblo saharaui y firmó el ilegal Acuerdo de Madrid entregándole el territorio a Marruecos y Mauritania. Este último fue derrotado por el Ejército saharaui y le entregó

A MENUDO jóvenes intentan cruzar la frontera entre Marruecos y Melilla

el territorio que fue rápidamente invadido por Marruecos. España es un importante socio comercial con el feudal reino alauita y tiene dos enclaves en Marruecos, Ceuta y Melilla. Los partidos políticos españoles apoyan la independencia del Sáhara Occidental, pero una vez en el gobierno se alían con Rabat. Más valen las relaciones comerciales y la no reivindicación territorial de esas dos ciudades por parte de Marruecos para inclinar la balanza a favor del reino. ¿Y en dónde están la defensa de los principios y del derecho internacional? Francia también es aliado de Marruecos, es el primer inversionista y su concepción geopolítica francófona hace que también favorezca al reino. 36 de las 40 más importantes compañías francesas invierten en Marruecos. Acaba de vetar el proyecto norteamericano de dotar a la Misión de Naciones Unidas para el referéndum en el Sahara Occidental (Minurso) de atribuciones de defensa de los derechos humanos. Igual posición tuvo Rusia, que acaba de firmar un acuerdo de pesca con Marruecos, que expolia las riquezas marítimas saharauis, con sus buques factorías. París -con el nuevo gobierno de

Hollande- ya no menciona que la autonomía marroquí sea la única solución para el territorio del Sáhara Occidental y que el conflicto sea solucionado por intermediación de la ONU, con consideraciones “mutuamente aceptables”. Estados Unidos, tradicional aliado de Marruecos por razones geopolíticas, ha cambiado de posición y espera una solución justa en las negociaciones en la ONU. Ya Marruecos no tiene “carta libre” para su limpieza étnica en el Sáhara Occidental ocupado. La angustiosa espera del referendo El pueblo saharaui sufre el rezago de la Guerra Fría. Como el Frente Polisario es un movimiento de liberación que no se alineó con la entonces Unión Soviética, ni con las potencias occidentales, hoy es “castigado”. El referendo debe realizarse teniendo como base el censo español de 1974 y debe reflejar lo que desea el pueblo saharaui: independencia o autonomía de Marruecos. Este país no acepta la independencia, y si sucediera el referendo pretende incluir a la invasión de colonos marroquíes al Sáhara Occidental. Misma situación que pretendió Chile al “chile-

nizar” Tacna y Arica para quedarse con los territorios peruanos. El referendo saharaui debió realizarse en 1992, luego de formalizarse un alto al fuego entre el frente Polisario y Marruecos con auspicio de la ONU. Ya son 21 años de espera. De otro lado, la propaganda marroquí señala que los saharauis son un pueblo pequeño como para que sea Estado y que no tiene futuro porque el territorio no tiene riquezas. En primer lugar, hay estados más pequeños por habitante, como El Vaticano, Mónaco, San Marino, entre muchos otros. Los saharauis son cerca de un millón de personas, para 266 mil km2, el tamaño aproximado de las regiones peruanas de Cusco y Madre de Dios juntas. En segundo lugar, en el territorio saharaui se encuentran las reservas de fosfatos más grandes del mundo, un rico banco de peces; hay gas, petróleo y muchos otros minerales, así que sí es viable. Los marroquíes hablan de la autoproclamada República Árabe Saharaui Democrática (RASD), que no existe como Estado porque se encuentra en el exilio. No es cierto. Existe un tercio del territorio del Sáhara Occidental dominado por la RASD, que domina población y tiene instituciones democráticas como Parlamento y municipios. Todo ello configura un Estado, que además, es reconocido por más de 80 países. En cambio, ninguna nación reconoce la invasión marroquí. Eso de “autoproclamada” lo mencionan despectivamente, sin embargo no toman en cuenta que los países americanos también autoproclamaron su independencia. Epílogo A pesar de los esfuerzos del secretario general de la ONU, Ban

Ki-moon y de su enviado especial, el embajador Christopher Ross, no existe voluntad del Consejo de Seguridad de la ONU de solucionar la autodeterminación del pueblo saharaui, que sufre, en la zona invadida por Marruecos, de abusos, torturas y todo tipo de violaciones a sus derechos humanos. Grande es la indiferencia, que en abril último negó que la Minurso tuviera atribuciones de defensa de los derechos humanos, por el “veto” francés y ruso. Van 38 años que gran parte de la población saharaui vive en los Campos de Refugiados de Tinduf, en condiciones humanitarias adversas. Los marroquíes vuelven a engañar diciendo que esa población es rehén del Polisario; sin embargo, la Acnur que está instalada en esos campos no tiene esa misma opinión, pues son refugiados que huyeron de las masacres de la guerra. Los jóvenes que viven allí ven con desazón el letargo en la ONU y quieren ir a la guerra. Si vemos el problema con objetividad: Marruecos invadió un territorio que no es el suyo y pretende perpetuar el statu quo. Es decir, se meten a tu casa, te tienen prisionero bajo tortura y nadie hace nada. ¿Qué queda? Rebelarse, no hay otra opción. La ONU debe obligar a Marruecos a retirarse del territorio, instalar a los Cascos Azules y convocar el referendo o ¿quiere un baño de sangre? *Periodista. Miembro y ex directivo de la Asociación de Prensa Extranjera de Perú (Apep)..Ex asesor del ministro de la Producción (2007-2008) Ex asesor de la Embajada de Argentina (1980-86). Ex regidor de la Municipalidad de Lince (1983-1989). Columnista de diversos medios peruanos como La Razón, El Peruano, del Semanario El Poder y de la revista Justo Medio. Fue galardonado con dos premios nacionales de periodismo otorgados por la Iglesia Católica y otros dos por la Comunidad Judía del Perú.


Flash Internacional (9 - 16 junio)