Issuu on Google+

FA CE

TAS CULTURA AL DÍA

Entrevista

El discreto encanto de la historia Sandra P. Lombana Miranda Reseña

Michel Hazanavicius, El Artista Andrés Ricardo Duque Cuento

Extraña muerte en alta mar Alexeis Sánchez Duharte


2

FACETAS

IBAGUÉ, MARZO 4 DE 2012

El cerebro

y el procesamiento del lenguaje

Camilo José Cela Conde, Diario de Mallorca

Desde que Noam Chomsky comenzó a investigar el lenguaje humano, la neurociencia ha intentado dilucidar cuáles son las claves cerebrales que permiten transformar los sonidos en palabras. Que es el cerebro quien se encarga de esa tarea estaba ya fuera de toda duda antes de que existiesen siquiera los fundamentos de la neuroimagen. Pero ahora es posible examinar qué redes neuronales intervienen en ese proceso, tan familiar como inquietante, que lleva desde los fonemas a su significado dentro de una lengua en concreto. Un artículo publicado en los Proceedings of the National Academy of Sciences por Iain DeWitt y Josef P. Rauschecker, investigadores del departmento de neurociencia del Georgetown University Medical Center (Washington, Estados Unidos) pone de manifiesto que en la tarea de reconocer el sentido de una palabra intervienen dos áreas cerebrales en particular. El giro temporal, mejor dicho, la parte izquierda de la zona medial del giro temporal superior (STG, en sus siglas inglesas), se activa al percibir los fonemas identificando sus características inmediatas. La zona anterior izquierda del STG interviene a la hora de integrar los fonemas percibidos en pautas temporales complejas. Dicho de otro modo, pri-

mero se detectan qué sonidos existen, distinguiéndolos de los que forman parte de los ruidos medioambientales no lingüísticos, y luego se convierte cada combinación concreta en una palabra. DeWitt y Rauschecker indican en el

comentario a los resultados experimentales obtenidos que la primera parte del procesamiento cerebral, la relacionada con la identificación de los fonemas, sigue unas líneas comparables a lo que se sabe acerca de esos mismos meca-

nismos existentes en otros primates como los macacos. Los monos llevan a cabo comunicaciones auditivas que tienen a su vez que distinguir los sonidos emitidos por sus congéneres, y lo hacen de forma muy similar a la detectada en humanos. Es más; cuando los macacos entrenados para identificar la voz humana lo hacen, las áreas que se activan corresponden en buena medida a las utilizadas en nuestra especie. Esa conclusión apoya la idea tantas veces indicada —y a menudo combatida— de que el lenguaje humano se adquirió a partir de mecanismos fijados de forma evolutiva en ancestros que compartimos con otros primates. Ni qué decir tiene, no obstante, que la otra cara de la moneda, la de la asignación de contenido semántico a los fonemas encadenados en el habla humana, es asunto exclusivamente nuestro. Y continúa situándose en un terreno elusivo, porque una cosa es identificar la zona del STG que se activa cuando se oyen dos palabras parecidas, y otra muy distinta saber por qué los castellanoparlantes identifican muy bien las diferencias que existen entre ‘vaca’ y ‘laca’, mientras se las ven y se las desean para saber en qué se distingue en términos fonético- semánticos el King Liar del rapero Nelson del King Lear del bardo inmortal. www.elcastellano.org

La palabra del día

Paranoia La paranoia es una enfermedad mental caracterizada por delirios de persecución. Según el punto de vista del psicoanálisis, el paranoico cree ser perseguido porque atribuye a los demás —proyecta en ellos— su propia agresividad. En la esquizofrenia paranoide, el paciente suele vivir delirios en los que se ve a sí mismo como algún gran personaje histórico o recibe mensajes de alguno de ellos. Este delirio se llama megalomanía o manía de grandeza. Los griegos llamaban a los enfermos mentales en general

paranous, palabra formada por pará ‘fuera de’ y nous ‘mente’, pero en español es voz del siglo XX, utilizada con precisión para un grupo específico de dolencias mentales con las características descritas en el párrafo anterior. La definición del diccionario de la Academia parece, por tanto, demasiado limitada: —Perturbación mental fijada en una idea o en un orden de ideas—. Veamos el siguiente texto del diario madrileño El Mundo sobre el cineasta británico Mike Leigh: Se ofende también con gran facilidad y puede llegar a

mostrarse muy abrasivo sin un motivo que lo justifique. Se muestra paranoico con respecto a la prensa británica, tras haber sido atacado por varios periodistas (mujeres casi siempre), que consideran que en su obra retrata a las mujeres de forma muy poco comprensiva, si bien es mucho más cariñoso con los periodistas extranjeros. La cita anterior muestra la denotación más común de paranoico en el lenguaje cotidiano: alguien que se siente perseguido o atacado sin causa que lo justifique.


Michel Hazanavicius,

IBAGUÉ, MARZO 4 DE 2012

FACETAS

3

Por Andrés Ricardo Duque Rincón Docente en Lengua Castellana

Ernesto Garay Viñes, periodista del Mercurio de chile, escribió un artículo celebrando la aparición en la pantalla grande de un filme como El Artista y le dio el apropiado título de la película muda que desafío al 31. Para el director Michel Hazanavicius no fue fácil venderle la idea a los productores de realizar una película muda y a blanco negro, muchos lo consideraron un demente. En un mundo donde los adelantos tecnológicos son lo habitual, alguien con la idea de llevar a cabo un filme a la manera de los años veinte, era por lo menos descabellado. Así lo recuerda Hazanavicius, “al inicio, la primera persona a la que tuve que convencer fue a mí mismo, porque siempre uno tiene como un sensor de autocensura. Cuando todo el mundo dice: “ya no queremos películas mudas”, tú estás de acuerdo con ellos y te dices a ti mismo: “Sí, es verdad”. Era una fantasía”2 . Pero fue más su admiración por este tipo de cine, que los comentarios de sus amigos, quienes “no hacían más que burlarse de mi cuando me embarque en esta locura”3. Sin lugar a dudas el proyecto planteado por Hazanavicius era bastante arriesgado por los réditos que podría conseguir en taquilla y en sus palabras, “Cuando estábamos reuniendo los fondos, le dije a los financieros: “Si hacemos un buen trabajo, podemos hacer una película de prestigio. Lograremos incluirla en algunos festivales y aunque no hagamos mucho dinero en Francia, seremos capaces de venderla al mundo entero, porque no tiene idioma y se trata de Hollywood, y todo el mundo sabe algo de Hollywood”. Pero no sabía si lo que decía era cierto o no”4. Para nadie es un secreto que hoy en día, una película en blanco y negro, debe soportar la resistencia del espectador, que la ve como algo fuera de lugar y no comprende que se haga tal proyecto en un mundo, donde prevalece la alta tecnología digital5 . Es así como muchos directores han tenido que lidiar con este obstáculo y entre ellos, Steven Spielberg con su galardonada película La Lista de Schindler. Por otra parte y como si ya de por si no fuera este proyecto cinematográfico algo inusual, no sería Estados Unidos quien lo efectuaría, sino precisamente Francia, país de reconocida animadversión hacia la cultura estadounidense. Para Hazanavicius era claro que su filme recibiría el reconocimiento del público Americano, “porque es una película que trata acerca de América (Estados Unidos) de Hollywood, y te muestra que tan bella es la historia de tu propio cine. Creo que eso conmueve a los americanos”6 . El director francés era consiente que sus coterráneos no compartirían esta

El Ar�ista

percepción, pues reconoce que “muchos franceses no sienten simpatía por América7, pero no era su caso y siempre había guardado el deseo de evocar el espíritu de los años 20 de Estados Unidos y de sus películas8. Ahora bien hablando sobre la historia que plantea el filme El Artista, este nos cuenta la vida triunfante del actor de cine mudo, George Valentín y su paulatina decadencia que deviene con la llegada del cine sonoro. Esto se hace aún más evidente y doloroso, cuando ve como le es arrebatado el éxito que había ganado y que ahora lo acapara una joven actriz, Peppy Miller. Dicha joven había sido descubierta por Valentín y se hizo famosa por su gran carisma y talento en el baile, ahora en el cine sonoro. Alrededor de estos hechos se va edificando un mutuo aprecio entre Peppy y Valentín, pero que se ve obstaculizado por el orgullo de este último y su negativa a aceptar que la época del cine mudo había llegado a su fin. Al parecer Hazanavicius mediante este filme nos recuerda lo que debieron soportar muchas de las figuras del cine mudo como Douglas Fairbanks, Mary Pickford y Charles Chaplin, quién se negó a que el vagabundo que le dio fama, tuviera voz. En lo referente a los premios que ha recibido la película El Artista, además de los cinco premios Oscar: Mejor película, Mejor director para Michel Hazanavicius, Mejor actor para el francés Jean Dujardin, Mejor

“Ésta es una película tan seductora, por la cual quedarás... mudo”. Richard Corliss

vestuario y Mejor banda sonora, conquistó el premio al Mejor actor en el Festival de Cannes y en los Globos de Oro venció en la categoría de Mejor actor y en la de Mejor película de comedia o musical. Por lo que sería lógico pensar que estos galardones sean suficientes, para que el monopolio de las salas del cine local (llámese Cinemark), le abran un espacio y sea exhibida en sus excelsas carteleras, plegadas de magos, brujas, vampiros, hombres lobos, robots, entre otros especímenes. Ahora bien entre las muchas razones para ver dicho filme, El Artista muestra a las generaciones actuales lo encantador de las películas de esa época y permite que comprendan que un buen filme solo requiere de una historia bien contada, nada más. Tal vez el error radique en la concepción equivocada de vivir en el afán de lo nuevo, la tecnología de punta y la rapidez (sinónimo de eficiencia), que hace que se olvide el valor de las cosas sencillas. ¿Será acaso que los adelantos tecnológicos nos han hecho mejores seres humanos? Quizás lo que nos invita Hazanavicius es hacer un alto en el camino y dejar por unos momentos el vértigo ensordecedor de esta sociedad moderna, para permitirle al alma un minuto de silencio.

1 VIÑEZ, Ernesto. La película muda que desafío el 3D. Extractado del periódico El tiempo. febrero 5 de 2012. pág. 6. 2 Extractado de la página de internet: http://www.cine-escape.com/entrevista-michel-hazanavicius/. 3 VIÑEZ, Ernesto. La película muda que desafío el 3D. Extractado del periódico El tiempo febrero 5 de 2012. pág. 6. 4 Extractado de la página de internet: http://www.cine-escape.com/entrevista-michel-hazanavicius/. 5 BETANCUR, Jerónimo. Cine receta y símbolos. Primera edición. Universidad de Medellín. 2010. Pág. 34. 6 Extractado de la página de internet: http://www.cine-escape.com/entrevista-michel-hazanavicius/ 7 VIÑEZ, Ernesto. La película muda que desafío el 3D. Extractado del periódico El tiempo. febrero 5 de 2012. pág. 6. 8 Extractado de la página de internet: http://www.cine-escape.com/entrevista-michel-hazanavicius/


4

FACETAS

IBAGUÉ, MARZO 4 DE 2012

Gisela Cramer y el discreto encanto de la historia

C

on la conferencia El discreto encanto de la historia, a cargo de Gisela Cramer, la facultad de Ciencias Humanas y Artes de la Universidad del Tolima inauguró la segunda cohorte del programa Maestría en Historia. La alemana, docente de la Universidad Nacional enfocó su discurso en una síntesis de los principales métodos históricos desarrollados en su país y el mundo, y a explicar la importancia de las fuentes y la interpretación de las mismas, en su campo de trabajo. Ella controvierte a quienes señalan que los historiadores están a punto de ser reemplazados por los novelistas, al considerar que si bien es cierto hay novelas con mucho contexto, línea de tiempo y una excelente sustentación histórica éstas también cuentan con una amplia carga de invención del autor. “A un historiador uno puede acusarlo por ser mal historiador al omitir información, mientras que eso no le pasa a un novelista, a él se le puede criticar por no ser muy divertido más no por una pobre investigación”, dijo. En breve diálogo con EL NUEVO DÍA también manifestó que no se puede confundir memoria con historia, y que tiene la sensación de que la historia como disciplina se ve un poco marginalizada por otros esfuerzos de interpretar el pasado, como es frente al séptimo arte.

¿Por qué el discreto encanto de la historia? “Tengo que confesar que el título es un poco irónico. Alude a una película famosa del director español Luis Buñuel, llamada El discreto encanto de la burguesía. En su tiempo, en 1972, ganó un Oscar como Mejor cinta extranjera, y sigue siendo considerada un clásico. Buñuel nos sigue fascinando, pero a la vez nos desconcierta: No podemos distinguir bien qué exactamente está pasando en esta película. Buñuel nos presenta una narrativa fílmica tan permeada por los deseos subconscientes y por los sueños de sus protagonistas que se nos hace muy difícil, si no imposible, distinguir entre lo que está pasando ‘en realidad’ y lo que están imaginando o soñando los caracteres. Es más, Buñuel nos desconcierta porque nos hace dudar de nuestro sentido común y de nuestra capacidad de distinguir entre lo que es real y lo que es un invento, un deseo o un sueño”. ¿Cómo se relaciona este filme con la historia? “Ahora, entre los historiadores se han producido, desde los años 90, unos debates fuertes alrededor de la pregunta qué exactamente es y puede ser la historia como disciplina y empresa de conocimiento sobre el pasado. Más precisamente, estamos frente a un desafío llamado ‘posmoderno’ que pone en duda el estatus epistemológico de la historia. Es decir, se pone en duda que no-

sotros, los historiadores seamos capaces de generar conocimiento sobre el pasado. En sus versiones más extremas, el desafío posmoderno sugiere que lo que estamos haciendo nosotros, los historiadores, no es esencialmente diferente de lo que están haciendo los novelistas: Construimos relatos sobre el pasado que son productos de nuestra propia imaginación y conceptualización del mundo. Y aun cuando nos estamos basando en ‘hechos’ verificables, no podemos sino inventarnos el relato que entrelaza tales hechos en torno de una narrativa comprensible para nosotros mismos y los demás. Con otras palabras, el pasado o, mejor dicho, un cierto pedazo del pasado (un evento, acontecimiento, proceso, etc.) puede ser “reinventado” por medio de un número infinito de relatos distintos. Lo que es más, tales perspectivas desafiantes sugieren que, a fin y a la postre, no existen criterios científicamente sostenibles para privilegiar un relato particular frente a otros relatos contados desde perspectivas distintas. En mi conferencia, he tratado de esbozar, de una manera muy cruda, una respuesta a tales desafíos que se guía por un razonamiento más bien pragmático. Si es cierto que la historia como empresa de generar conocimiento sobre el pasado sufre de unas debilidades epistemológicas que la distan mucho de las ciencias duras, me parece igualmente importante insistir que no ‘todo

“Los novelista bertades que nos plo no podemos i ción, no podemo evidencia que co interpretaciones lato sin respaldo


as tienen algunas lisotros no, por ejeminventar informaos ignorar fuentes o ontradice nuestras s, ni producir un reo”.

IBAGUÉ, MARZO 4 DE 2012

vale’. Es decir, las huellas del pasado (las fuentes) no soportan cualquier relato histórico. Las narrativas de los historiadores sí contienen elementos (afirmaciones sobre aspectos relevantes del pasado) que son ‘falsables’. Para usar un ejemplo crudo: Es cierto que se puede interpretar la Segunda Guerra Mundial de muchas maneras, pero no se puede insinuar que hayan sido las fuerzas armadas francesas que empezaron la guerra cuando invadieron a territorios alemanes. Eso sería un relato permisible entre los escritores que producen novelas (aunque sería de muy mal gusto), pero no entre historiadores. Confieso que no creo que exista una línea clara y científicamente definida para demarcar las clases de afirmaciones que son ‘falsables’ y, por lo tanto, ‘intocables’ (si quieren), pero sí creo que la historia como disciplina no es lo mismo que escribir novelas”. ¿Cuáles son los problemas de historia más relevantes de América Latina? “Confieso que mi respuesta es un poco contracorriente. Sigo insistiendo en la necesidad de dedicar más atención a la historia estructural, sobre todo a las condiciones socioeconómicas que nos rodean. Con eso no quiero sugerir que regresemos a un estructuralismo burdo que conceptualiza la vida humana, en toda su riqueza y variedad, como un mero reflejo de condiciones socioeconómicas captadas en unas pocas estadísticas de dudosa procedencia. Lo que sí quiero proponer es que recolonicemos campos de estudio relacionados, por ejemplo, con la distribución del ingreso y de la riqueza,

con la educación y el trabajo – campos de investigación que últimamente han pasado más y más a la órbita de los economistas mientras que los historiadores se han dedicado más y más a las maneras como se ha construido el mundo en términos discursivos. Me explico: Puede ser que el nivel de pobreza en el campo y la distribución desigual de la riqueza no expliquen el por qué de la Revolución Cubana, por ejemplo. Y puede ser que para entender el impacto del entorno socioeconómico sobre los seres humanos y el curso de la historia en general, necesitamos entender las maneras cómo los actores históricos han ‘leído’ su situación y cómo han construido sus ‘verdades’ sobre el mundo como existe o cómo debería ser. Pero insisto en que tales observaciones no hacen obsoleto el estudio de estructuras socio-económicos y que ellas, por si mismas e independiente de las construcciones discursivas que se hayan desarrollado o no, siguen siendo un campo importante que no debemos dejar a los economistas, sobre todo en América Latina”. ¿Qué papel juega la historia en el desarrollo de un pueblo? “Se suele asumir que la historia ha sido muy importante en la formación de ‘comunidades imaginadas’, es decir, en el desarrollo de un sentido de pertenencia a un pueblo o país dado. En este sentido, la historia como disciplina puede ser vista como un instrumento más en el manejo de una ‘memoria colectiva’ que se transmite por muchos canales, incluyendo la enseñanza de la historia en escuelas, por los museos, estatuas, nombre de calles, etc. “Tengo la sensación que, hoy en día por lo menos, la historia juega un rol muy limitado. Lo que piensa la gente sobre el pasado es producto de muchas influencias. Es bien probable que lo que se piensa hoy en día, por ejemplo, sobre el Holocausto es un producto más bien de Hollywood que de lo que estamos produciendo los historiadores”. ¿Por qué dice que los historiadores son productos de la historia? “Porque nuestras conceptualizaciones y pensamientos son productos también de un cierto entorno donde

FACETAS

5

nosotros crecimos, en este sentido para comprender bien la historiografía alemana de la postguerra hay que reflexionar que estos son alemanes que tienen cierta carga histórica encima y con eso están luchando, entonces lo que pueden hacer los ingleses, por ejemplo, el neomarxismo de la postguerra en el ambiente alemán habría sido muy difícil”. ¿Hay alguna diferencia entre historia y memoria? “Sí, pienso que la memoria es muy importante y valoro el esfuerzo de muchas personas de dar voz a gente que no la tenía, con el fin de reconstruir memorias de pueblos enteros o marginalizados, pero eso no es historia sino una fuente con la cual el historiador puede trabajar”. ¿Cómo define estos dos términos? “Memoria es la manera como la gente desarrolla una idea de sí mismo o de su entorno, mientras que la historia es un poco más, puede que se base en la memoria de la gente, pero tiene que hacer el esfuerzo de comparar esta narraciones con la evidencia disponible que hay de otras clases de fuentes”. ¿Ha cobrado relevancia el estudio de la historia en los claustros? “Lo que estamos viendo es una marginalización de la historia y ustedes lo pueden ver fácilmente en las escuelas donde no se enseña historia sino ciencias sociales, entonces no sé si realmente hemos aumentado nuestra relevancia; es más tengo la sensación de que la historia como disciplina se ve un poco marginalizada por otros esfuerzos de interpretar el pasado, el cine, por ejemplo es más importante en cuanto a influencia sobre la población en general que el trabajo de los historiadores”. ¿A qué se debe esto? “Porque es mucho más fácil, más barato y menos exigente mirar una película que leer un libro”. ¿Usted como historiadora cómo ve la historia? “Sigue siendo un oficio que está tratando algo al final imposible que es decir la verdad sobre algo que pasó y que no podemos regresar”.


6

FACETAS

IBAGUÉ, MARZO 4 DE 2012

Por Sergio Villamizar D. Cartagena, Colprensa

“Todo está en las películas”. Es la frase con la que Héctor Babenco intenta evitar a los periodistas, quienes buscan indagar por un trabajo de ocho películas en 35 años de carrera, con las cuales ha logrado convertirse en uno de los directores más importantes de América Latina. Él demuestra que la cantidad no hace la calidad, en una labor cinematográfica que para este argentino radicado en Brasil, sus sucesos en el cine, llegaron a muy temprana edad, lo que le ha hecho más difícil a seguir. El primero de ellos El beso de la mujer araña, una adaptación de la novela de Manuel Puig, publicada en 1976, relatando la historia de dos presos que conviven en una misma celda, uno político y otro homosexual. “A quién le podría interesar producir una película que en su noventa por ciento se desarrolla en una celda. Luché mucho por ella, desde que su autor me diera los derechos y poder realizarla finalmente con dineros de amigos de Brasil, porque parecía que a nadie más le interesaba”, comentó Héctor Babenco. William Hurt, Raúl Julia y Sonia Braga se enamoraron del guión y la propuesta de Babenco, por lo que casi sin ganar dinero, actuaron en esta propuesta cinematográfica, basada en una novela que había sido prohibida por la dictadura militar argentina, lo que a la postre impulsó su lectura de manera clandestina. Como son las cosas del destino, en una de las primeras presentaciones de la película completa, en Los Ángeles, Héctor se encuentra en el baño con Jack Nicholson, quien quiere ver su película, El beso de la mujer araña. Días después Babenco se encontraba en la mansión del afamado actor en una presentación exclusiva, dejando a Jack tan impactado que le pide saber en qué proyecto estaba trabajando. Héctor no duda en mostrarle el guión escrito de El Tallo de Hierro, lo que entusiasma de tal forma a Nicholson, que de inmediato

El beso de la mujer araña, Caranduri, Corazón iluminado y El pasado, son algunas de sus obras elogiadas.

“He pagado el precio por mis irresponsabilidades”, llama a Meryl Streep para que haga el papel femenino. “Estaba en Los Ángeles, tenía a dos de los mejores actores que se podrían encontrar, un guión preparado, pero sin los derechos sobre la historia”. Este guión estaba basado en la novela del Premio Pulitzer, William Kennedy. Cuando Babenco la conoció, decidió trabajarla con quien ya tenía los derechos cinematográficos de la obra, pero en ningún momento firmaron algún documento que acreditara dicha unión.

Héctor Babenco

Un mundo interior

A sus 17 años de edad, y como una forma de no pagar el servicio militar obligatorio de su país, Héctor Babenco sale de viaje, el cual le tomará diez años recorriendo el mundo, viviendo de múltiples trabajos, sin dejar su gran pasión por la lectura. Por cosas del destino, termina en la cárcel en España por varios meses, y sin proponérselo, en el desarrollo de su cinematografía, son ya varios casos de historias que tienen como eje central las cárceles o celdas, pues además de El beso de la mujer araña, también realizó Caranduri, la historia real de una de las cárceles más grandes y peligrosas de América Latina. “He pagado el precio por mis irresponsabilidades. Pero sólo hasta hace poco he sido consciente que los siete meses en prisión en España fue algo más profundo de lo que llegué a creer. Es un lugar donde la existencia del ser humano se pone al límite, porque reducir a un personaje al espacio de una celda es un ejercicio fascinante porque cualquier cosa puede llegar a suceder, porque cuando las cosas suceden a puerta cerrada, no hay máscara o hipocresía que valga”. Aunque él no lo quiera ver así, se ha convertido en todo un especialista en adaptar novelas al mundo del cine, como lo hizo en el 2007 con El Pasado, obra de Alan Pauls, en la que contó con la actuación de Gael García Bernal. “Nunca nadie me invitó hacer una película, las historias me fueron buscando, y como no tengo formación aca-

démica, pero si he sido un gran lector toda mi vida, es de allí que he sabido extraer las historias que quiero contar en el cine”, afirmó el director argentino radicado en Brasil. Para él, no existe una fórmula para adaptar una novela al cine, “el único método que conozco es que no hay método alguno para hacerlo, cada novela requiere de una forma diferente de trabajo y sólo en el camino lo logras en-

tender. Es como en El Pasado, que sólo utilicé dos personajes de una historia de más de 700 páginas”. Por ahora, luego de visitar Cartagena, escribe, prepara lo que será su siguiente proyecto cinematográfico, desde Brasil, con la paciencia que se requiere al ser un director de cine independiente. “Es el precio que se paga al estar jugando un juego sin seguir sus propias leyes del mercado”, finalizó.


IBAGUÉ, MARZO 4 DE 2012

FACETAS

7

El cuento

Extraña muerte en alta mar Para Edward, por aquella tarde en Kaddosh. Alexeis Sánchez Duharte *

Los dos amigos compartían sus historias del día, en una mesa de su cafetería preferida. Reían con estruendo. Había un oleaje intenso en la superficie. La corriente marina también tenía gran velocidad. El submarino crujía por la presión del agua. Lucía, la mesera, una mulata que parecía esculpida en bronce, se acercó trayendo sus jugos de tamarindo. Los grandes vasos plásticos con tapas y bombillas, se estremecían al compás del cimbrar de sus caderas. El capitán, decidido a saber qué pasaba en la superficie, ordenó al maquinista subir “a profundidad de periscopio”. La tripulación toda, estaba pendiente de lo que su comandante vería sobre la superficie del océano. Los dos amigos la miraron acercarse, disfrutando del esplendor de su movimiento. La nave subió con lentitud entre la masa de agua marrón y se detuvo a la distancia ordenada por el capitán. Entre las olas cadenciosas ascendió el periscopio. Lucía, colocó los vasos ante ellos. Les dedicó una sonrisa mil veces calculada ante el espejo, dio media vuelta con su imponente cuerpo, y volvió a la cocina, seguida por las miradas delirantes de los dos amigos. El capitán acercó sus ojos al artefacto, pestañeó para adaptarse a la intensa luz del exterior… Algo, de un color rojizo, se aproximaba con rapidez,… Uno de los amigos acercó su boca abierta y sedienta a la bombilla y succionó con avidez, el ácido jugo. …parecía la boca de un gran animal. Cubrió el periscopio y comenzó a aspirar. El capitán, su tripulación y el submarino todo, fue chupado y tragado. La muerte de los hombres fue casi instantánea. Nunca más se supo del submarino, ni de su tripulación. Los amigos continuaron su charla. Sólo callaban unos instantes, cuando Lucía aparecía en el salón. Desde ese día, ningún submarino de la flota, se ha aventurado en las marronas aguas del Estrecho del Cilindro. *Escritor cubano. Ficticia.com

Amado Nervo Poeta mexicano

Poesía

A Kempis Ha muchos años que busco el yermo, ha muchos años que vivo triste, ha muchos años que estoy enfermo, ¡y es por el libro que tú escribiste!

Antes, llevado de mis antojos, besé los labios que al beso invitan, las rubias trenzas, los grande ojos, ¡sin acordarme que se marchitan!

huyo de todo terreno lazo, ningún cariño mi mente alegra, y con tu libro bajo del brazo voy recorriendo la noche negra...

¡Oh Kempis, antes de leerte amaba la luz, las vegas, el mar Oceano; mas tú dijiste que todo acaba, que todo muere, que todo es vano!

Mas como afirman doctores graves, que tú, maestro, citas y nombras, que el hombre pasa como las naves, como las nubes, como las sombras...

¡Oh Kempis, Kempis, asceta yermo, pálido asceta, qué mal me hiciste! ¡Ha muchos años que estoy enfermo, y es por el libro que tú escribiste!

www.poemas-del-alma.com


8

FACETAS

IBAGUÉ, MARZO 4 DE 2012

Título: Colombian english Autora: Mauricio Quintero Páginas: 176 Editorial: Diana

E

Título: Vademécum Mujeres Editorial: Villegas Editores Autor: María Villegas y Jennie Kent Páginas: 550

Bogotá, Colprensa

ste es el diccionario que faltaba. En él se encuentran las posibles traducciones de todas las expresiones que caracterizan al colombiano de a pie, creado por Mauricio Quintero, un colombiano más que recorre el extenso territorio colombiano. Él se dio a la tarea de llevar a la lengua de Shakespeare, viejos aforismos muy nuestros como: “Amor de lejos, amor de pendejos”, “Al peluche”, “botando plumas” o “Brillando hebilla”, entre muchas otras. Para completar, realizó una selección de fotografías con el uso cotidiano que el colombiano le da a sus más típicas

E

expresiones, como un anuncio publicitario que dice: Bandeja paisa light. Juemadre.

Título: Este verde poema Editorial: Fondo de Cultura Económica Autor: Aurelio Arturo y Carlos Pellicer Páginas: 44

s

Equipo ganador no se cambia y eso lo tiene claro Villegas Editores con la dupla creativa de María Villegas y Jennie Kent, que no paran de lanzar obra de gran calidad y belleza editorial. Es el caso de Vademécum Mujeres, una guía sobre la mujer de hoy en día, la misma que no rinde cuentas, las paga, al ser quien estudia, trabaja, organiza y coordina todo en su vida y la de su familia. Este es un libro que promete develar todos los secretos sobre lo que la mujer de hoy debe saber, para que la vida no se le

vuelva un tormento, o como ellas mismas lo dicen: “de cuadritos”.

Título: Toda mujer debe tener un marido gay? Editorial: Diana Autor: Susana Moscatel Páginas: 272

Bogotá, Colprensa

e reedita la obra Este verde poema. Maravilloso libro que cuenta con los versos de Aurelio Arturo y las ilustraciones de Carlos Pellicer, dentro de la colección Poesía para mirar en voz alta. Es un maravilloso encuentro entre versos claves de Aurelio Arturo, interpretados visualmente por Carlos Pellicer, lo cual lo hace un deleite para grandes y chicos. Además, es una oportunidad para conocer más de la calidad de la poesía de Aurelio Arturo, que como diría William Ospina, “El más anónimo, el menos

Bogotá, Colprensa

L

editado y el más importante de los poetas colombianos”.

Bogotá, Colprensa

Si es de las mujeres que mira incesantemente la pantalla de su teléfono preguntándose porqué él no ha contestado su mensaje, cuestiona sus relaciones sexuales y de amor una y otra vez, además de durar sobre su obsesión por la endemoniada báscula y el cuerpo perfecto, quizás este libro sea para usted. Se trata de la nueva obra de la periodista mexicana Susana Moscatel, quien asegura que en el, revela el arma secreta que debe tener para navegar por las intensas y complicadas aguas de la modernidad. Así como lo afirma en el título del libro, un marido gay es el ideal, pues sería su mejor amigo,

sabio consejero, alcahuete y, sobre todo, dirá cómo piensan los hombres para que pueda relacionarte mejor con sus amores.

DIRECTOR: Antonio Melo Salazar JEFE DE REDACCIÓN: Martha Myriam Páez Morales COORDINACIÓN: Redacción cultural EL NUEVO DÍA PERIODISTA: Sandra Patricia Lombana Miranda EDITOR: Óscar Varón DISEÑO: Andrés Cubillos Callejas FOTOS: Colprensa. Internet. Archivo TELS.: 2770050 - 2610966 Ibagué - Tolima - Colombia. Apartado Aéreo 5476908-K www.elnuevodia.com.co culturales@elnuevodia.com.co - Facebook: Cultura El Nuevo Día. Todos los derechos reservados. Prohibida la reproducción total o parcial sin autorización expresa del Grupo Editorial Aguasclaras S.A.. ISSN: 021545-8.


facetas 4 de marzo