Page 6

atención. Mi voz adquirirá una especie de cuerpo, una rara seguridad porque soy un enviado de la suerte. Yo doy suerte. Revuelvo las cartas y las canto una a una. Me sé de memoria las adivinanzas a fuerza de habérselas escuchado a mi mamá. Algunas se cantan tal cual, como cuando aparece en mi mano “La rosa” y hay otras que tienen una adivinanza en su interior, como “El que por la boca muere", que corresponde al pescado. Ya hay un ganador y recibe un paquete de huevos. La suerte se ha roto como un cascarón.

8

Lotería de piratas  

Lotería de piratas da saltos en el tiempo a través de dos relatos. En el primero, un joven descubre que la misma electricidad que experiment...

Lotería de piratas  

Lotería de piratas da saltos en el tiempo a través de dos relatos. En el primero, un joven descubre que la misma electricidad que experiment...

Advertisement