Issuu on Google+

CYAN MAGENTA AMARILLO NEGRO


Di Culti

Centro Comercial Plaza ObelIsco

La Tercera Luna 1a. av. entre 12 y 13 calle z. 10

Si­tua­do en me­dio de la Zo­na Vi­va ,es­te ca­fé re­pre­sen­ta una op­ción pa­ra los que huí­mos del am­bien­te dis­co­te­que­ro que ca­rac­te­ri­za a la re­gión. En un am­bien­ te bo­he­mio, cá­li­do y de con­fian­za aquí en­con­tra­rán un po­co de tran­qui­li­dad y re­la­ja­ción que po­drán com­bi­nar con un buen ca­puc­ci­no, al­gún coctel, una cer­ve­ za o al­go li­ge­ro pa­ra co­mer. Mien­tras tan­ to, tam­bién pue­den ob­ser­varse al­gu­nas de las ex­po­si­cio­nes que cuel­gan de las pa­re­des y si no tie­nes con quien ir, pue­ des ir a es­cu­char a los pá­ja­ros, ha­blar con los sim­pá­ti­cos due­ños o ha­cer ami­gos. Abier­to des­de la una y media de l tarde.

“El que no evo­lu­cio­na se ex­tin­gue”, esa es la con­sig­na que lle­vó a Di Cul­ti a dar un gran cam­bio. En un nue­vo lo­cal y con un re­di­se­ño de ima­gen es­te ca­fé ce­le­bra ya sus tres años. Di­vi­di­do en tres am­bien­tes, eje­cu­ti­vo, se­mifor­mal y ca­sual, Di Cul­ti le ofre­ce a su clien­te­la una mul­ti­pli­ci­dad de pla­ti­llos y be­bi­das de al­ta ca­li­dad que se com­bi­nan con la co­mo­di­dad y ori­gi­na­ li­dad de su mo­bi­lia­rio y de­co­ra­ción. Ya sea pa­ra ir por ne­go­cios, con la pa­re­ja o con los ami­gos Di Cul­ti es una ele­gan­te y re­la­ja­da op­ción pa­ra to­mar­se un ca­fé. Abier­to des­de las siete y media de la mañana.

¡Qué on­da cha­vos mo­ni­to­ res! ¡Hey! qué pa­so que el vier­ nes pa­sa­do, ¿no hu­bo pe­rió­di­ co? Que aca­so us­te­des no son un me­dio in­for­ma­ti­vo, bue­no si no sa­le Si­glo Veintiuno mí­ni­mo sa­quen una no­ta us­te­des, así uno no an­da co­mo lo­co bus­can­do el pe­rió­di­co co­mo to­dos los vier­nes. Bue­no les ten­go una su­ge­ren­cia que me na­ció des­pués de ver el Mo­ni­tor de­di­ca­do a Ben Af­fleck, es­ta bien que le de­di­quen pá­gi­nas a ar­tis­tas pe­ro que pa­sa con el gus­to mas­cu­li­no, ¿ah? Que no­so­ tros no te­ne­mos de­re­cho a dis­fru­ tar tam­bién de al­gu­na Won­der­ Wo­man del mun­do ho­lli­woo­den­ se, hay gen­te aquí que tam­bién quie­re guar­dar un buen ar­ti­cu­lo de su ar­tis­ta fa­vo­ri­ta ¡por fa­vor! Tam­bién los quie­ro fe­li­ci­tar por la bue­na ca­ra que nos dan to­dos los vier­nes y que ten­ga­mos al­go de que en­tre­te­ner­nos ca­da ma­ña­ na en el de­sa­yu­no. Así, pues, sin otro in­con­ve­nien­te me des­pi­do de us­te­des es­pe­ran­do a ver qué nue­ va sor­pre­sa nos dan es­te vier­nes. •El Cho­fo cho­fo­le­te007@en­se­na­da­.net

mo­ni­tor­@si­glox­xi­.com

ajeno

Monitor a la potencia X2 Redacción, Monitor.

Los tiem­pos cam­bian día a día, las co­sas ya no pa­re­cen ser co­mo an­tes. Tus sue­ños se apo­de­ran de la rea­li­dad en la que siem­pre has que­ri­do vi­vir. De­re­pen­te te des­per­tás y te das cuen­ta que na­da ha cam­bia­do en ab­so­lu­to. Aho­ra, Mo­ni­ tor te da la opor­tu­ni­dad de ser mas po­de­ro­so que cual­quier ser hu­ma­no so­bre la tie­rra, bue­no por lo me­nos te da­mos la opor­tu­ni­dad de ver qué es lo que se sien­te. Por eso po­ne­mos tu ta­len­to a prue­ba. Lo úni­co que te­nés que ha­cer es es­cri­bir­nos un mail con to­dos tus da­tos y con­tar­nos que si fue­ras un mu­tan­te cuá­les se­rían tus po­de­res y con qué fin los uti­li­za­rías. Así que no te per­dás es­ta opor­tu­ni­dad de ga­nar­te uno de los 25 pa­ses y mi­nipos­ter de la pe­lí­cu­ la. Apu­ra­te a man­dar tu mail a mo­ni­tor­@si­glox­xi­.com pa­ra po­der asis­tir gra­tis a pre­mier de X-men 2.

RANDOM Mú­si­ca en Pa­na Pa­ra los que no se re­gre­sa­ron de Pa­na­ja­chel en Se­ma­na San­ta, con­ cier­to de Díaz Ne­gros y Dra­ko. Hoy a las 21:00 ho­ras en Rock Pa­na Li­ve, so­bre la ca­lle San­ tan­der. Tel. 612-3778.

MO­NI­TO­REAN­DO

Hoy vier­nes 25 de abril de 2003: Juan Pa­blo Dar­ dón, Erick De León Le­to­na, Wendy Gar­cía, Fi­del Ce­la­da, Ser­gio Es­tra­da, Ale­jan­dro Azur­dia, Da­niel Lux, Billy Mel­gar, Luis Vi­lla­cin­da, Ju­lio San­ti­zo, Ga­briel Ara­na, Alan Malh­go, Stan­ley He­rrar­te, Clau­di­ne Es­co­bar, Osi­ris Cas­ta­ñón, Bra­liem Jousc, Da­vid Le­pe, An­drea Ta­ra­ce­na y ‘El Pa­to’.

monitor@sigloxxi.com

Del ori­gen del mun­do... Es el nom­bre de las más re­cien­te ex­po­si­ción de Ale­jan­dra Mas­tro en el Mu­seo Car­los Mé­ri­da. Aho­ra lle­ga a 4 gra­dos nor­te. Hoy des­de las 15:00 ho­ras en Can­tón Ex­po­si­ción.

Le­tras en fra­sco Lec­tu­ra de poe­tas es­pa­ño­les con­tem­ po­rá­neos con Mau­ri­ce Eche­ve­rría, Alan Mills, Mi­chel Pe­ra­za y Ja­vier Pa­ye­ras. Es­te mar­tes 29 a las 18:3O ho­ras en Co­llo­quia, 7a. ave­ni­da 13-01 zo­na 9. Ad­mi­sión Q5.

“Quien no co­no­ce el mis­ te­rio y ha per­di­do su ca­pa­ci­dad de ad­mi­ra­ción y de asom­bro, es co­mo si es­tu­vie­se muer­to”. Al­bert Eins­tein.

Creciendo a lo salvaje

Ima­gi­na­te cre­cer y de­sa­rro­llar via­jan­do por el mun­do. Ima­gi­na­ te que los ve­ci­nos de al la­do sean una ban­da de hie­nas, o que pu­die­ras ha­blar con los ani­ma­les. Pues bien, pa­ra Eli­za Thorn­ berry, de 12 años, es­tas son co­sas co­mu­nes y co­rrien­tes. Sus pa­dres pro­du­cen do­cu­men­ta­les so­bre la na­tu­ra­le­za y via­jan por el mun­do en bus­ca de lu­ga­res, plan­tas y ani­ma­les exó­ti­cos. En uno de esos via­jes, Eli­za fue do­ta­da de la ha­bi­li­dad de ha­blar con los ani­ma­les en su pro­pio len­gua­je. Y mien­tras sus pa­dres se en­cuen­tran do­cu­men­tan­do la fau­na des­de le­jos, ella ha­ce to­do lo con­tra­rio: convive mucho más de cer­ca con los ani­ma­les. Nic­ke­lo­deon: lu­nes a vier­nes a las 10:00 ho­ras y la película está en cartelera.

CYAN MAGENTA AMARILLO NEGRO


Monitor.

Ha­ce seis años, en Ama­ti­tlán, mi tía Flor fue mor­di­da por la mas­co­ta de su hi­ja: na­da más y na­da me­nos que un león afri­ca­no. Y eso de las ex­cen­tri­ci­da­des no es ex­clu­si­vo de mi fa­mi­lia, ya que cuan­do de com­pa­ñía ani­mal se tra­ta, has­ta los fa­mo­sos tie­ nen sus gus­ tos. La ha­cien­ es da Ná­pol­ r­so­res de

s pre­cu Uno de lo e el no tan bien i­ca fu u­ran­ es­ta prác­t s­co­bar. D n­te E lo b ­ a P ­ a­do afam r­co­tra­fi­ca 0 es­te na 8 s o i­co en ñ a s te lo e­ro zoo­ló­g eas d ­ a d r­ e v n u á­r const­ ru­yó e más de 3 mil hec­t se d a él d ­ n n E ie . c ­ ue­za su ha rar su ri­q e­bras, ele­ t ­ s o m ­ e d pa­ra a­fas, c ­con­trar ji­r on­tes po­dían en ­llos, leo­nes, ri­no­ce­r r. e ­m ocu­rri fan­tes, ca nos pue­da só­lo e s l a m i­ n y cuan­to a aí­da de su im­pe­rio c a­ Lue­go de la i­po­pó­ta­mos, los cu h s que­dan lo pre­sa de los ex­per­ or­ les, pa­ra s re­vi­vi­do y se han o­b n a tos, h s que do en lo u d ­ re­pro ­ci­ fin­ca. la que­da de

el lifting/billy

CYAN MAGENTA AMARILLO NEGRO

ha ­ta d ­ro e mo ­cía. A ­ni­lla s el tex que la x v ­ e f i m m ­ l co­t ie o m mo ex i­na­ de a pre­f n­tos l e­jor ­vie­ra Se­le­n o e c en 3.5 m ­ri­da: s co­p esos o­mo a ella e­tr un ió si­nu lo d a o ani ­ma que s. Pe boa e su o­sos c l ­ r ­ a te­n i­to o o m ía 5 s, y n­du­vi no ns­tri as­ gra pe­r a q e­ra era c­tor n­ja ros ue con ra­r o . yq ue­r ade­m sus ía u ás na

Escobar,

La se t r­p No e de ien ­ p l da a Qui rei­n ­re­ce r tex-m a a n

Claudine

Reptil titánico

key Mon son s Jack de co­sa tal

on, ­blo an­do ack­s Ha­bl i­chael J o de Pa su en ca­s ,M ra­ras e en el oo­ló­gi­co . Allí u z f n ­ n r ia co­mo , tie­ne u en Ca­li­fo le­fan­tes r e d ­ba Es­co Ne­ver­lan s ji­ra­fas, ad­qui­si­ ­te su le ho ran­c uent­ ran ás re­cien año que n ­c n m n u t ­ e u e S ue ó se o­no. ­bé ti­gre d er, el ju­g ­sia­ m u a y s s un be l pa­re­c e o de­m e A ción $35 mil. po­nien­d tra­se­ro d a ó n b ­ t ­ í r a s d ­ a t ­ r o i ­v ­lo c ja es o se pa­ra el e­ci­dió en ho. n ­ i l ­ e f ­c e ue d u ran ran­d do g ­sa, así q a vez a s a­li­tos, n su ca vión de u los ani­m con por a l bien de ter­mi­nen ­ Por e ­ro que no os co­lom es­pe er­te de l la su os. bia­n

Di­Ca­ Leo­nar­do de las ado­ prio, ído­lo s­ta tam­bién gu les­cen­tes, ­ti­ xó e s ani­ma­le l­tar de ad­qui­rir so e o só­lo es d cos. Pe­ro n se acree­dor a un ha­cer­ el bi­lle­te y ue ser res­ l­va­je. Hay q Ca­prio ani­ma­li­to sa ad. Di­ e su se­gu­ri­d d le a b ­ a s ­ n o p ti­ja bar­ba­d e una la­gar­ l ro­da­ d o ñ ­ e u d s e ne z­zard, que e tro­ lla­ma­da Bli ea fu ic n ­ ­ta Ti­ta je de la cin Y con . n ió un ca­m r o p a d ­ la l ­ e p os, de los ga­t la suer­te ­ a p ­ a com la es­ca­mo­s ac­tor l e d ñe­ra so­bre­vi­vió.


1900: na­ce An­toi­ne de Saint-Exu­ péry en Lyon, Fran­cia, el 29 de ju­nio. 1912: lo lle­van a vo­lar por pri­ me­ra vez. 1914: re­ci­be el pre­mio de na­rra­ ti­va de su cla­se. 1921: apren­de a vo­lar y efec­túa su pri­mer vue­lo so­lo. 1926: pu­bli­ca su pri­mer li­bro, ‘El avia­dor’. 1928: que­da cau­ti­vo en ma­nos de di­si­den­tes en Ma­rrue­cos. 1929: pu­bli­ca ‘Co­rreo del Sur’. 1931: pu­bli­ca ‘Vue­lo noc­tur­no’. 1938: su­fre uno de va­rios ac­ci­ den­tes que tu­vo en su vi­da cuan­ do, al vo­lar des­de Nue­va York a Tie­rra del Fue­go, se es­tre­lla al fi­nal de la pis­ta de Gua­te­ma­la. 1939: pu­bli­ca ‘Tie­rra de los hom­bres’. 1942: pu­bli­ca ‘Pi­lo­to de gue­rra’. 1944: mue­re du­ran­te una mi­sión de re­co­no­ci­mien­to, el 31 de ju­lio; nun­ca lo ha­lla­ron. 1948: se pu­bli­ca pós­tu­ma­men­te ‘La ciu­da­de­la’.

Julio Santizo, Monitor.

A mis 15 años, Ri­chard Bach –pi­lo­to y es­cri­ tor– me pre­sen­ tó a An­toi­ne de Saint-Exu­péry –pi­lo­to y es­cri­ tor–, un año des­pués de que le­ye­ran por la ra­dio uno de mis poe­mas y dos años an­tes de que me ele­va­ra por pri­me­ ra vez a los cie­los co­mo pi­lo­to es­tu­ dian­te.

Era un quin­cea­ñe­ro cuan­do leí ‘El don de vo­lar’, de Bach. En uno de sus re­la­tos nos cuen­ta de aque­ llos con quie­nes en­ta­bló amis­tad cuan­do ya eran fer­ti­li­zan­te pa­ra las ro­sas pe­ro que le ‘ha­bla­ban’ me­dian­te sus es­cri­tos, co­mo los del fran­cés An­toi­ne de Saint-Exu­péry. El pri­mer amor A sus nue­ve años, Saint-Ex era un alum­no in­dis­ci­pli­na­do pe­ro to­dos con­cor­da­ban en que era un ni­ño so­ña­dor y aman­te de la poe­sía. A los 12 años yo vi­si­ta­ba el ae­ro­puer­to La Au­ro­ra, don­de me co­la­ba pa­ra pre­ gun­tar a los me­cá­ni­cos có­mo fun­cio­ na­ban los avio­nes. A esa edad SaintEx vo­ló por pri­me­ra vez. Fi­na­li­za­da la se­cun­da­ria, a los 16, co­men­cé es­tu­dios de avia­ción. Vo­lé por pri­me­ra vez co­mo alum­no de Ro­ber­to ‘El Gri­llo’ Cas­ta­ñe­da a los 17 y ob­tu­ve la li­cen­cia de pi­lo­to pri­va­do. A Saint-Ex no le fue tan bien, fue re­cha­za­do en sus pri­me­ros in­ten­tos por in­gre­sar en la Eco­le Na­va­le, y

paraconvolar el corazon de trans­por­te, lo cual le sig­ni­fi­ca­ría vi­vir aven­tu­ras en Su­da­mé­ri­ca, que re­me­mo­ra en ‘Co­rreo del Sur’. Des­pués pu­bli­ca ‘Vue­lo noc­tur­no’, li­bro que me hi­zo re­cor­dar emo­cio­nes que creía en­te­rra­das. Lo re­co­mien­do a quie­nes de­seen ex­pe­ri­men­tar (sin vi­vir­ lo en car­ne pro­pia, si le te­men a las al­tu­ras) to­do lo que un pi­lo­to sien­te al aven­tu­rar­se en el ai­re, y el do­lor que cau­sa per­der a un co­le­ga del ai­re. de­ci­dió es­tu­diar ar­qui­tec­tu­ra. Por fin, a los 21, apren­dió a vo­lar. El ofi­cio de es­cri­bir Du­ran­te sus ma­las ra­chas SaintEx acep­tó cual­quier tra­ba­jo pa­ra so­bre­vi­vir pe­ro gra­cias a su te­són pu­bli­có su pri­mer li­bro, ‘El avia­dor’, y ob­tu­vo su ha­bi­li­ta­ción co­mo pi­lo­to

El úl­ti­mo vue­lo Sus en­cuen­tros con di­ver­sas cul­tu­ ras lo lle­van a pu­bli­car ‘Tie­rra de los hom­bres’, del cual ci­to: “Il y a ici un coeur sec... (...) un coeur sec qui ne sait point for­mer des lar­mes...!”. Des­ven­tu­ras y tris­te­zas con­du­je­ron a Saint-Ex a cap­tar de es­ta ma­ne­ra el sen­tir de mu­chos hom­bres. A es­te li­bro si­gue ‘Pi­lo­to de gue­rra’ y en

1943 pu­bli­ca la que qui­zá sea su obra más leí­da, ‘Le Pe­tit Prin­ce’, el li­bri­to que a mu­chos nos ha he­cho re­fle­xio­nar en las pa­la­bras del zo­rro: “Só­lo con el co­ra­zón se pue­de ver bien, lo esen­cial es in­vi­si­ble pa­ra los ojos”. El 31 de ju­lio de 1944, An­toi­ne de Saint-Exu­péry su­be a las nu­bes en su P-38 Light­ning, nun­ca vol­vió. 40 años des­pués, el 26 de oc­tu­bre de 1984, yo ha­cía un ate­rri­za­je for­zo­so so­bre las fal­das del vol­cán de Agua. Y así, con los ojos del co­ra­zón, SaintEx nos ha he­cho vo­lar, in­clu­so a quie­ nes, por un cam­bio de cir­cuns­tan­cias, ya no lo ha­ce­mos an­te la ‘T’ bá­si­ca del pa­nel de ins­tru­men­tos, si­no co­mo pa­sa­je­ros que, con plu­ma y pa­pel, di­bu­jan sue­ños y es­pe­ran ha­llar un día de es­tos, en un as­te­roi­de le­ja­no, a un pe­que­ño prín­ci­pe de ru­bios ca­be­llos que nos in­vi­te a vo­lar con el co­ra­zón.

CYAN MAGENTA AMARILLO NEGRO


9. Nun­ca pi­ca la abe­ja a quien en paz la de­ja. 10. En es­ta vi­da hay que to­mar ries­gos. O co­mo yo di­go “hay que pi­car­ le el cu­lo al des­ti­no”. bres se pa­re­cen. De­be­ rían de ha­ber nom­bres in­di­vi­dua­les co­mo los in­dios: To­ro Sen­ta­ do, Agui­la que Can­ta o Bu­rro Ca­ño­ne­ro. ca­sar. Prác­ti­ca­men­te hay que an­dar de pu­to por to­das par­tes. 8. Pien­sen muy bien el nom­bre de sus hi­jos por­que to­dos los nom­

ALFREDO HEADBANGERS BALL

RUTH INFARINATO NACIÓN ALTERNATIVA

De MTV a ser una mo­de­ lo Rev­lon, fue la pri­me­ ra VJ en ha­cer el fa­mo­so ‘cros­so­ver’, apa­re­cien­ do tan­to en el MTV la­ti­ no co­mo en el ori­gi­nal. Condujo va­rios pro­gra­ mas en el ca­nal de mú­si­ ca mas po­pu­lar de ca­ble, co­mo “One on One with Mi­chael Jor­dan” y “Fas­ hio­nably Loud”.

La li­te­ra­tu­ra y la mú­si­ ca le dan sen­ti­do a su vi­da. Es­tu­vo es­tu­dian­do Lin­güís­ti­ca y Li­te­ra­tu­ra in­gle­sa por cin­co años. Por una vuel­ta del des­ ti­no ter­mi­nó ha­cien­do su post­gra­do en el mis­ mo lu­gar que le da­ría la opor­tu­ni­dad de izar la ban­de­ra del Rock en lo mas al­to, MTV.

El color de su cabello siempre era una sorpre­ sa. Esta es­tu­dia­nte de ac­tua­ción y cien­cias eco­ nó­mi­cas an­tes de con­ ver­tir­se en la ca­ra ar­gen­ ti­na de MTV, salió de su país natal y se radicó en Mia­mi don­de se convirtió en una de las VJ más cel­ ebradas del canal.

CYAN MAGENTA AMARILLO NEGRO

LAS LEYES DE ARTURO

Daisy Fuentes MTV INTERNACIONAL

´ ARTURO HERNaNDEZ

LA CARA PÚBLICA DE LA HISTORIA

Juan P. Dardón, Monitor.

LOS VJ’S

Pa­ra po­der en­tre­vis­tar al con­duc­tor más lon­ ge­vo de la pan­ta­lla de MTV La­ti­noa­mé­ri­ca tu­ve que es­pe­rar a que ter­mi­na­ra la con­fe­ren­cia de pren­sa que él mo­de­ra­ba. Va­lió la pe­na.

La Ley durante el ensayo de su desconectado.

1. Hay que te­ner sa­lud.

mo, en­tua­sias­mo, cu­rio­ si­dad, to­do eso en­glo­ba­ ba es­ta nue­va aven­tu­ ra tan­to pa­ra MTV co­mo pa­ra sus se­gui­do­res. Dos

6. Hay que ver mu­cho ci­ne. 7. No te­ner nin­gu­na re­la­ ción de no­viaz­go has­ta que es­tés con­ven­ci­ do con quién te vas a

En mu­chos ho­ga­res, la se­ñal an­glo de MTV fue sus­ti­tui­da ce­dien­do el pa­so a MTV La­ti­noa­mé­ ri­ca. Du­das, es­cep­ti­cis­

2. Hay que dar­se cuen­ta de la im­por­tan­cia de es­tar sa­no. 3. Hay que via­jar mu­cho. 4. Hay que ser ge­ne­ro­so. 5. El re­ven­tón te ha­ce sa­no.

Redacción, Monitor.

MTV La­ti­noa­mé­ri­ca lan­zó su pri­me­ ra se­ñal el 1 de oc­tu­bre de 1993. Si pa­sás ya de la ado­les­cen­cia, qui­zás re­cor­dés ese día va­ga­men­ te, pe­ro si te acer­cás a la trein­ te­na, se­gu­ra­men­te el re­cuer­do es cla­ro: por fin MTV vol­tea­ba su mi­ra­da ha­cia La­ti­noa­mé­ri­ca y nos en­tre­ga­ba un ca­nal de vi­deos to­tal­men­te di­se­ ña­dos pa­ra no­so­tros.

Se­gún Ar­tu­ro pa­ra vi­vir hay que se­guir 10 sim­ples re­glas pa­ra es­tar en paz con el uni­ver­so. Aquí sus má­xi­mas.

10 AÑOS JUNTOS

mi­llo­nes de ho­ga­res re­ci­ bie­ron la se­ñal. Y hoy en día, ese nú­me­ro se ha mul­ti­pli­ca­do has­ta lle­gar a 12.5 mi­llo­nes. ¿Re­c or­d ás pro­g ra­m as co­mo MTV Rock­&Gol, Afue­ra, In Si­tu, Ho­ra Pri­ ma, Se­ma­na Rock, Ozo­ no, Rai­zo­ni­ca, Gus­tock, Mas­ter­mix o Head­ban­ gers Ball? ¿O per­te­ne­cés a la ge­ne­ra­ción de pro­ gra­mas co­mo Co­ne­xión MTV, Top 20, Top 5 In­ter­ ac­ti­vo, Con­tra, Los diez más pe­di­dos, y Vi­deo­lo­ gía? ¿Sa­bés que en los úl­ti­ mos 10 años se rea­li­za­ ron 17 MTV Un­plug­geds con ar­tis­tas de ha­bla his­pa­na? Ha­cé me­mo­ria, fue­ron: Ater­cio­pe­la­dos, Los Fa­bu­lo­sos Ca­di­llacs, Cai­fa­nes, Charly Gar­cía, Ca­fé Ta­cu­ba, Ill­ya Ku­ria­ ki & The Val­de­rra­mas, La Ley; Mal­di­ta Ve­cin­dad, Ma­ná, San­ta Sa­bi­na, Ale­jan­dro Sanz, Sha­ki­ra; So­da Ste­reo, Luis Al­ber­to Spi­net­ta, El Tri, Los Tres y Ra­to­nes Pa­ra­nói­cos. ¿Los re­cor­dás to­dos? Y fue por fin, en el 2002, que MTV La­ti­noa­mé­ri­ca creó los pri­me­ros ‘MTV Vi­deo Mu­sic Awards La­ti­ noa­mé­ri­ca’, ini­cian­do una nue­va eta­pa en su his­to­ria.


Fernando Aceves

ARCA

DE MTV

ENVIADO ESPECIAL Juan Pablo Dardón, Monitor

Cuan­do en­tré por la puer­ ta número 2 del au­di­to­rio tu­ve que que­dar­me pa­ra­ do y mi­rar la can­ti­dad de gen­te que es­te edi­fi­cio, cons­trui­do pa­ra la mú­si­ ca, era ca­paz de al­ber­ gar. Y no es por ha­cer de me­nos a la mú­si­ca de cá­ma­ra, pe­ro por al­gu­nos mo­men­tos no me ima­gi­ né tal can­ti­dad de gen­te reu­ni­da pa­ra es­cu­char a Bach. MTV te­nía que ser. No por na­da ya tie­nen una dé­ca­da de pre­sen­cia en La­ti­noa­mé­ri­ca a pe­sar de lo po­bre que se ha vuel­to su pro­gra­ma­ción en los úl­ti­mos tiem­pos. Pe­ro pri­me­ro, lo pri­me­ ro, an­tes del con­cier­to fui­mos con­vo­ca­dos (los me­dios) a una con­fe­ren­ cia de pren­sa que fue de lo más va­rio­pin­ta y con­

cu­rri­da. Dos ho­ras an­tes de le­var an­clas La con­fe­ren­cia em­pe­ zó tar­de y eso me hi­zo sos­pe­char que yo lle­ga­ ría tar­de al au­di­to­rio. Ob­via­men­te así fue. Pri­

me­ro pa­sa­ron los eje­cu­ ti­vos a pre­sen­tar­se y bla, bla, bla. Que­ría­mos ver a las ban­das. Los pri­me­ros fue­ron los Qbo, un gru­po co­mo otros mu­chos que son pa­tro­ci­ na­dos por MTV y de fu­tu­ ro in­cier­to.

Fernando Aceves

Fernando Aceves

El Au­di­to­rio Na­cio­nal de Mé­xi­co es in­men­so: 10,000 jó­ve­nes en­tre 11 y 25 años (pro­me­dio) se die­ron ci­ta pa­ra ce­le­brar 10 años de vi­da de la ca­de­na en La­ti­noa­mé­ri­ca. Punks, fre­sas, roc­ ke­ros y po­pe­ros con­vi­vie­ron jun­tos en es­te via­je mu­si­cal.

Lue­go pa­sa­ron los ge­ni­ ta­lli­cos (Ge­ni­ta­lli­ca), quie­nes acos­tum­bra­dos a los ata­ques de la pren­ sa pu­ri­ta­na, lle­ga­ron en ac­ti­tud de­fen­si­va y con co­men­ta­rios co­mo “a los que no les gus­te que chin­guen a su ma­dre”.

Otro round en su eter­na lu­cha me­diá­ti­ca. Mien­ tras, los chi­cos de Sim­ple Plan me hi­cie­ron pen­sar en el de­sen­fa­do pro­pio de una ge­ne­ra­ción. A es­tas al­tu­ras de la con­fe­ren­cia ya co­rría el ru­mor que el con­cier­to

MINUTO A MINUTO 24 HORAS EN LA CIUDAD DEL SMOg Un circuito gigante So­bre­vo­lar el Dis­tri­ to Fe­de­ral me­xi­ca­no es co­mo ver un cir­cui­to de com­pu­ta­do­ra de cer­ca, o al me­nos esa im­pre­ sión tu­ve al es­tar en­ci­ma de una las ciu­dades más gran­des del mun­do, y más ha­bi­ta­da: 22 mi­llo­ nes de per­so­nas vi­ven y tran­si­tan por sus ca­lles

Ojo por rojo Es cier­to: la con­ta­mi­na­ ción es ex­ce­si­va. Mis ojos su­frie­ron las con­se­cuen­ cias cuan­do a los cin­ co mi­nu­tos de es­tar allí em­pe­za­ron a la­gri­mear y se tor­na­ron ro­jos. Se­gu­ ra­men­te aquí en Gua­te­ ma­la más de al­gún po­li­ cía me hu­bie­ra pa­ra­do al ver­me así.

Autos, coches, carros El sis­te­ma vial es im­pre­ sio­nan­te aun­que no se da a bas­to. Del ae­ro­ puer­to al ho­tel don­de se ce­le­bró la con­fe­ren­cia fue 1 ho­ra. En ese tiem­po hu­bie­ra ido y re­gre­sa­do de Es­cuin­tla. Pien­so que el DF es una ciu­dad ex­ce­ si­va.

CYAN MAGENTA AMARILLO NEGRO


Fernando Aceves Fernando Aceves

Fernando Aceves

es­ta­ba em­pe­zan­do; ape­ nas ter­mi­na­ban de mur­ mu­rar los por­me­no­res cuan­do hi­zo su en­tra­ da The Crys­tal Met­hod. Dos ti­pos acer­cán­do­se a los 40 años se sen­ta­ ron al fren­te y an­tes de que ter­mi­na­ra de to­mar

¿Me la prensas? Ca­rac­te­rís­ti­co el chi­lan­ go con su al­bu­reo. No pue­de uno de­cir na­da que rá­pi­do le en­cuen­tran el do­ble sen­ti­do: cuan­do se en­te­ra­ron que era de la pren­sa gua­te­mal­te­ca em­pe­za­ron a fre­gar con es­to y con lo otro. Me vi rién­do­me de mí mis­mo y no sa­bía el porqué.

las fo­tos se le­van­ta­ron y sa­lie­ron, no les llo­vie­ron las pre­gun­tas, ale­ga­ron un res­fria­do y se die­ron a la fu­ga. Blur fue otra his­to­ria, ha­bla­ron has­ta por los co­dos y las pre­gun­tas fue­r on va­r ia­d as, sus

De las apariencias Ca­mi­se­ta ne­gra, pe­lo lar­ go y bo­tas no siem­pre es si­nó­ni­mo de agre­si­vi­dad. Los po­bres de Qbo es­ta­ ban ner­vio­sos y uno de ellos tem­bla­ba al ha­blar. El ge­ni­ta­lli­co de bar­ba de chu­rro es un fre­sa de ex­por­ta­ción y su to­no lo de­la­ta­ba a mi­les, ¿ves?

CYAN MAGENTA AMARILLO NEGRO

res­p ues­t as mos­t ra­b an su cla­ra pos­tu­ra con­tra cual­quier ti­po de vio­ len­cia. Con el agua a la cin­tu­ra O co­mo quien di­ce ya lle­ gué tar­de al con­cier­to, mi sos­pe­cha se con­vir­tió

en al­go tan­gi­ble. Re­gre­ san­do a la in­tro­duc­ción: den­tro del au­di­to­rio no de­ja­ban to­mar fo­tos, así que me re­sig­né y de­jé el equi­po en el ho­tel. Mon­té en có­le­ra cuan­do vi a un par de fo­tó­gra­fos lo­ca­les apos­ta­dos a las ori­llas

del es­ce­na­rio. Re­gre­sé a mi cuar­to, pen­san­do que qué te­nían los dia­ rios me­xi­ca­nos que no tu­vie­ra Mo­ni­tor, ca­ra­jo. De­sar­mé la cá­ma­ra y la dis­tri­buí en la mo­chi­la. Re­gre­sé. Ya aden­tro em­pe­cé a to­mar fo­tos de ma­ne­ra clan­des­ti­na cuan­do un go­ri­la me in­vi­tó a acom­ pa­ñar­lo a la sa­li­da don­de bo­rró mi tra­ba­jo y me di­jo que ya no po­día en­trar. Pa­ra no abu­rrir­los, al fi­nal de las can­sa­das me en­con­tré sen­ta­do y bien por­ta­do en una bu­ta­ca a 25 me­tros del es­ce­na­ rio don­de un re­vol­ti­jo de ca­be­lle­ras mo­hi­ca­nas, chi­cas de ta­co­nes y per­ fu­me, pla­ye­ras ne­gras, pa­re­jas, ex­tran­je­ros y uno que otro pa­dre de fa­mi­lia me hi­zo sen­tir em­bar­ca­do con Noé, só­lo que aho­ ra el ca­pi­tán del bar­co era MTV. Jun­tos es­cu­cha­ mos a es­tos in­gle­ses que pa­re­cen ser un in­jer­to de acor­des de The Cu­re con el mis­ti­cis­mo de Pink Floyd. Aun­que to­ca­ron bas­tan­ te de­sor­de­na­do (po­nían a brin­car al pú­bli­co, lo exal­ta­ba y lue­go ha­cían sen­tir nos­tal­gia) a re­chi­ flas los hi­cie­ron re­gre­ sar pa­ra que ter­mi­na­ran la ce­le­bra­ción con otros dos te­mas. Te ima­gi­nas que ter­mi­né can­sa­dí­si­mo güey, ¿a po­co no?

DI NO AL SUEÑO La vi­da noc­tur­na en el DF es en­vi­dia­ble. La ciu­dad la­te, pe­ga una bo­ca­na­ da de hu­mo y ex­ha­la. La pa­rran­da allí es bo­ni­ta. Cla­ro que es­to lo pen­sa­ba en el pi­so 14 de un ho­tel a las tres de la ma­ña­ na tra­tan­do de trans­mi­ tir las fo­to­gra­fías de la jor­na­da.


hipertexto el doble discurso de quienes consumen droga

un segundo chance

Juan Pablo Dardón, Monitor

Hace algunos años me dio por armar una biblioteca personal con los títulos y autores de mi preferencia. En ese afán me di a la tarea de recorrer el Centro Histórico con la esperanza de encontrar alguna oferta digna de mi bolsillo y del gusto de mi lectura. Caminé y visité pasillos de librerías de segunda mano y de ferias de libros; poco a poco las cajas vacías se fueron llenando de libros y mis noches de lecturas al fin no eran dictadas por un Ministerio de Educación tan ignorante como yo en aquel entonces. De feria en feria me di cuenta de que buena parte de mis libros fueron adquiridos en el puesto de la Comercial; de hecho, uno de mis más preciados libros lo adquirí allí. Cuando anduve de viaje por gringolandia, en la escuela secundaria a la que asistí, uno de los pocos libros en español que había era un poemario del checo Jaroslav Seifert. Me encantó su trabajo. Ya de regreso en chapin­ landia lo busqué hasta el hastío. Nada de nadie. Era un poeta desconocido por los libreros. Meses después visité la sede de la Comercial y el librito azul me guiñó un ojo desde la estantería. Lo compré y dormí con él esa noche. Pero no sólo de libros vive el hombre, allí también se pueden conseguir revistas de todo tipo (no he averiguado

INDISPENSABLE Con­tra­rio a las li­bre­rías que se de­di­ can a ven­der li­bros nue­vos, en las de se­gun­da ma­no hay que lle­gar con tiem­po y pa­cien­cia. No se pue­de ver de una so­la vez to­da la li­bre­ría, ya que mu­chas ve­ces el de­sor­den rei­nan­te es fac­tor co­mún. Uno nun­ca sa­be si el li­bro que ha bus­ca­do por me­ses ‘apa­ recerá’ de re­pen­te, ig­no­ra­do y sin pas­ ta, en­tre las ape­chu­ga­das es­tan­te­rías. si tienen porno, pero siempre se puede pregun­ tar), acetatos (mi disco de ‘Titanes en el Ring’ lo compré allí) y para gustos más exigentes hay una sección dedicada a los libros antiguos (entién­ dase de los editados de 1900 para atrás).

Julio Calvo hipertextojc@yahoo.com Ya con pa­la­bras, ya con ac­ti­tu­des, al­gu­nas per­ so­nas que pu­lu­lan den­tro del ar­te y la cul­tu­ra idea­li­zan la dro­ga y la con­vier­ten en si­nó­ni­mo de li­ber­tad, des­pre­jui­cio y has­ta ge­nia­li­dad. A mi cri­te­rio, no ha­cen más que pro­pug­nar nue­ vos mi­tos, pre­jui­cios y men­ti­ras; a sa­ber: Cla­man que ya se li­be­ra­ron de los pre­jui­cios y ‘cua­dra­de­ces’ de la so­cie­dad; pe­ro ellos mis­mos, de una ma­ne­ra ca­si fun­da­men­ta­lis­ta, cri­ti­can, dis­cri­mi­nan y eti­que­tan de cua­dra­dos a quie­nes no con­su­ men dro­gas. Cla­man que son di­fe­ren­tes y que pien­san por sí mis­mos; pe­ro con­su­men dro­gas por la pre­sión del re­ba­ño; por­que no ha­cer­lo equi­va­le a que los cri­ti­quen por no ser abier­tos, au­tén­ti­cos o ver­da­ de­ros ar­tis­tas. Pin­tan la dro­ga co­mo un ac­to de re­bel­día con­tra es­te sis­te­ma hi­pó­cri­ta y pu­tre­fac­to, pe­ro ol­vi­dan que su con­su­mo de dro­ ga con­tri­bu­ye al en­ri­que­ci­mien­to de dea­lers y nar­co­tra­fi­can­tes, así co­mo de co­rrup­tos em­pre­sa­rios, po­lí­ti­cos y per­so­nas de Go­bier­no; y man­tie­ne vi­va la ca­de­na de crí­me­nes y ex­plo­ta­ción que es­to ge­ne­ra. Con su ac­to re­bel­de con­tri­bu­yen a for­ta­le­cer pre­ci­sa­men­te lo más pu­tre­fac­to, co­rrup­to y de­ca­den­te de es­te sis­te­ma. Pre­di­can que no se de­jan uti­li­zar por el ‘es­ta­blish­ment’; pe­ro no re­pa­ran en que, si al­go les con­vie­ne a los sec­to­res os­cu­ros del sis­te­ma, es que los ar­tis­tas, pen­sa­ do­res y jó­ve­nes con­su­man dro­gas, pues es una ma­ne­ra de man­te­ner­los aca­lla­dos; ni ad­vier­ten que di­chos sec­to­res han pro­mo­vi­do el uso de dro­gas en rei­te­ra­das oca­sio­nes (co­mo en Woods­tock, se­gún al­gu­nos). Su­gie­ren que la dro­ga los ha­ce ser me­jo­res ar­tis­tas; pe­ro ellos, en su ma­yo­ría, no tras­cien­den de los ca­fés, ba­res, can­ti­nas, re­cin­tos cul­tu­ ra­les y mi­nús­cu­los gru­pos so­cia­les que fre­cuen­tan. Pro­pug­nan que la dro­ga les abre la men­te a nue­vas ex­pe­rien­cias, los sen­si­bi­li­za y ayu­da a ser me­jo­res per­so­nas; pe­ro por más que se tra­ta de ves­tir a la mo­na de se­da, la mo­na rea­li­dad es siem­pre la mis­ ma: el con­su­mo con­sue­ tu­di­na­rio de dro­gas sue­le con­du­cir a la per­so­na a la cár­cel, ma­ni­co­ mio, hos­pi­tal, cen­ tro de re­ha­bi­li­ta­ción o ce­men­te­rio. ¡Va­ya me­jor per­so­na en que ter­mi­na con­vir­tién­do­se!

Librería La Comercial, 11 calle 11-75 zona 1. Teléfono 238-1993.

ACTUAL

actitud para bailar Es lo más im­por­tan­te pa­ra asis­tir al fes­ti­val elec­tró­ni­co de dos am­bien­tes que Mú­si­ca 502 or­ga­ni­za. ‘Ac­ti­tud’ es el nom­bre de la ac­ti­vi­dad y con­ta­rá con la pre­sen­cia de Chily, Py­lon, Fran­cis Dá­vi­la y Ra­fa Tres en el área de ‘hou­se’. Mien­tras que el mun­do ‘pro­gres­si­ve’ es­ta­rá representado por Ser­ gio Ar­gue­ta, Aless Vil, Baby G, An­drés Cas­ta­ño y Mic­key Fran­co. La en­tra­da cues­ta Q60 y Q40, hom­bres y mu­je­res res­pec­ti­va­men­te. Ade­más in­clu­ye be­bi­da, así co­mo dis­co pa­ra los pri­me­ros 100 que lle­guen. La ci­ta es es­te miér­co­les 31 a las 20:00 ho­ras en la ave­ni­da Ata­na­sio Tzul 45-97, zo­na 12.

*Julio Calvo es escritor y publicista.

CYAN MAGENTA AMARILLO NEGRO


La vi­da hay que dis­fru­tar­la ple­na­men­te y, en cier­ta for­ ma, vi­vir­la co­mo si fue­ra tu úl­ti­mo día. Si hay al­go que uno pue­de ha­cer, hay que ha­cer­lo, y hay que ha­cer­lo con to­do. No hay que que­dar­se con na­da, no por­que ten­ga un de­do ro­to o una pier­na dis­lo­ ca­da no se pue­de ha­cer; uno di­ce ‘eso es en las pe­lí­cu­las’, pe­ro más que una pe­lí­cu­la de­be de ser el co­ra­zón y el amor que uno le pon­ga.

La vida

Los sue­ños son vi­ven­cias que no pu­di­mos con­cluir, co­sas que de­ja­mos re­te­ni­das y por X o Y ra­zón no di­ji­mos y que ahí sí tu­vi­mos el va­lor de ha­cer­lo. Bue­no, tam­bién son co­sas que pen­sa­mos ha­cer en el fu­tu­ro.

El di­ne­ro no lo es to­do en la vi­da, pe­ro es una gran par­te. Nos sir­ve mu­cho, se con­vier­te en una ne­ce­si­dad, en cier­ta ma­ne­ra. Pe­ro si uno apren­de a ma­ne­jar­lo se con­vier­te en al­go bue­no.

Los sueños El dinero

La cara de la seguridad

CYAN MAGENTA AMARILLO NEGRO

Su fi­gu­ra nun­ca fal­ta en los con­cier­ tos y par­ti­dos de fut­bol. Él es Ma­nuel Ri­car­do Ber­ga­ra Es­tra­da, más co­no­ci­do co­mo Ricky. A sus 29 años le gus­ta ver ca­ri­ca­tu­ras y tie­ne una dé­ca­da de ser su­per­vi­sor y pro­pie­ta­rio de la em­pre­sa de se­gu­ri­dad Staff. Lo que tal­vez no se­pan es que ha si­do cam­peón na­cio­nal de lu­cha olím­pi­ca más de 15 ve­ces y que se ha ga­na­do va­rias me­da­llas a ni­vel in­ter­na­cio­ nal, in­clu­so con al­gu­nos hue­sos que­bra­ dos. Claudine Escobar, Monitor.


Monitor 32