Page 1

MEDITACIÓN

LA ENSEÑANZA SUPREMA Hay un momento en la vida de los hombres que han alcanzado  la realización, en el cual ese estado del sublime saber siempre va  asociado con un tiempo de retiro y meditación. Esto  no  significa  que   podamos   alcanzar   la   sabiduría   por   el  simple   ejercicio   de   la   quietud,   pues   como   nos   dice   el  Tao   Te  King,  Ser y no Ser son parte del mismo espíritu, y por lo tanto la  quietud   siempre   ha   de   ir   acompañada   del   movimiento;   en   un  recorrido, camino o peregrinaje que “complementa” y nos sitúa en  disposición de recibir las bondades de la meditación. Toda   verdadera   enseñanza   se   protege   tras   palabras,   más   o  menos   bellas,   que   permiten   su   acceso   sólo   a   aquellos   que  sintonizan con ella. La Tradición se escuda tras el “no echar perlas a los cerdos”.  Sin   embargo,   algunos   pensamos   que   todos   los   seres   humanos  deberían tener a su disposición los mecanismos que le permitieran  el acceso a la liberación, quedando bajo su total responsabilidad  el uso que hicieran de los mismos. Retomemos el Tao Te King: El Tao creó el uno El uno creó el dos El dos creó el tres El tres creó todas las cosas Personalmente, prefiero el relato que de la Trinidad hace la  Biblia: Al   principio   creó   Dios   el   cielo   y   la   tierra.   La   tierra   era  soledad y caos y las tinieblas cubrían el abismo, pero el abismo  de Dios aleteaba  sobre las aguas.   Entonces  dijo  Dios:  “Haya   luz”, y hubo luz. Vio Dios que la luz era buena y la separó de las tinieblas, y   llamó   a   la   luz   día   y   a   las   tinieblas   noche.   Hubo   así   tarde   y  mañana: día primero.


Cielo, tierra   y   entre   ambos,   la   luz,   y   ésta   con   su   doble  naturaleza onda­corpúsculo, yang y yin. Referido al hombre, en el Chi Kung chino, la Trinidad recibe  el nombre de San Cai, las tres potencias: _____        Tian      =        Cielo                   Ren       =        Hombre: ser de luz conformado __  __        Di          =       Tierra   Entre las tres potencias se establecen una serie de relaciones  que responden a las tres preguntas existenciales:

                                        _____      Ser de luz conformado  ¿Quién soy?                                     onda ­ corpúsculo_                                              ___      yang ­ yin                                          __  __      izquierda ­ derecha

                                        _____       ¿De dónde vengo?                            del soplo celeste  _                                               __  __       del barro                                          _____   ¿Hacia dónde voy?                            recogido por el cielo                                          __  __        polvo al polvo En conjunto:                                          _____                                                                                                                                ___                                                __  __      


Estas relaciones   o   interferencias   nos   han   sido   transmitidas  bajo el simbolismo de “Octograma de Fushi” referidas el ser de  luz, y por el “I Ching” en relación al ser conformado. Tanto el Ocrograma de Fushi como el I Ching representan las  distintas maneras de movimiento o manifestación del hombre en  su relación con el cielo y la tierra en sus estadios por los que pasa  en su existencia: ser de “luz” y “conformado”, respectivamente. El estudio del movimiento descrito en trigramas y hexagramas  es   fundamental   para   comprender   mínimamente   el   relato   del  Génesis. Los movimientos son relaciones del hombre con el cielo y la  tierra. Esas relaciones tienen lugar a través de las piernas con la  tierra, y de los brazos con el cielo. Si lo que va buscando es la naturaleza  del hombre, sólo  lo  podrá alcanzar si consigue anular la influencia que cielo y tierra  ejercen sobre él. Entonces, y solamente entonces, se reconocerá  como ser de luz y se convertirá en un sabio iluminado. Al reconocer su verdadera naturaleza descubrirá que es una  emanación   del   Creador,   y   la   tierra   ­lo   material­   y   el   cielo   ­lo  espiritual­ (falsos dioses) no podrán hacer nada contra Vd. Anule   las   piernas,   anule   los   brazos,   respire   a   través   del  ombligo;   hágalo   cerca   de   un   verdadero   maestro   que   le   vaya  explicando   las   visiones   que   va   a   tener.   Vemos   pero   no  reconocemos la luz.  ¡Paciencia y coraje! El movimiento nos hace reyes.  La quietud, sabios

SHERAB THARCHING

Chuang Tzu

LA MEDITACIÓN  

Artículo de Andrés Congregado, Sherab Tharching, sobre su visión de la transmisión de la Sabiduría ancestral