Page 17

LIBR OT E R APIA

DOMINGO 24 DE marzo de 2013 / El Labrador

17

HOY:

Hablar bien en público

H

Incluye un CD de autoentrenamiento con demostraciones, prácticas vocales y ejercicios para mejorar la voz

ablar en público es una habilidad innata para unos pocos y fruto del conocimiento y el trabajo para una inmensa mayoría. En cualquier actividad, siempre se puede mejorar. Ya lo decía Virgilio: “rara vez sabemos de qué somos capaces hasta que nos ponemos manos a la obra”. El de Harold Zúñiga, es un libro para convertirse en un ser humano con poderes de comunicación. Conlleva un proceso de crecimiento personal en varias áreas. Las herramientas de oratoria pertenecen a uno de los 8 capítulos de los que está compuesto el libro. Desde luego, la palabra no solo tiene un valor terapéutico, sino que adquiere una fuerza inusitada cuando se le emplea en el momento preciso y con la emocionalidad correspondiente. Una anécdota de quien fuera presidente de los Estados Unidos, John F. Kennedy (en 1963) ilustra el poder de las palabras en una s i t u a c i ó n concreta. El e n t o n c e s presidente de los Estados Unidos viajó a Berlín para mostrar su apoyo a la población y en su discurso dijo: “Yo también soy un berlinés” (Ich bin ein Berliner), en lugar de decir “Yo también soy berlinés”. Este

error gramatical cambiaba totalmente el sentido de la frase, ya que “un berlinés” es un dulce semejante a un donut. Pese al error, el discurso insufló ánimo y esperanza a los ciudadanos. Algo similar y que revela las implicancias de una palabra mal empleada sucedió en Chile en la década de los 60s, con el entonces diputado DC Jorge Lavandero. Ocurre que este parlamentario regaló un sitio a una junta de vecinos para que pudieran edificar su sede. El entonces diputado tomo la palabra en la Cámara señalando: -“Y sepan ustedes que no se trata de un terreno cualquiera. Es de un alto valor, toda vez que está circuncidado por un río”. Las risas no se dejaron esperar. En “Hablar bien en público”, (Editorial Océano), su autor, el

profesor español Harold Zúñiga enfatiza aquello de que el cerebro tiende a funcionar con automatismos, es decir, comportamientos humanos repetitivos. El autor aclara que lo descubrió por simple observación y pone el acento en la gran cantidad de automatismos que tenemos los seres humanos. Si hasta los psicólogos y neurólogos lo confirman. Los últimos adelantos en neurología nos demuestran de forma palmaria

que, incluso, hasta con las emociones funcionamos mediante mecanismos automáticos. Lo interesante y decidor es que en este caso es que un automatismo solo se quita sustituyéndolo por otro. Es decir, para conseguir un cambio de comportamiento es necesario repetir acciones en el tiempo (crear un automatismo). De allí entonces la importancia que el profesor Zúñiga le concede a los ensayos y/o entrenamientos. Por eso su metodología para hablar mejor en público está basada en encuentros, denominados ciclos, que permiten revisar el estado de lo entrenado en el encuentro anterior, reentrenar habilidades e incorporar alguna nueva.

Persuadir no es manipular Persuadir requiere más entrenamiento y ensayo, ya que implica un mayor control sobre lo que se dice y hace y sobre cómo se dice y hace. La persuasión oral era una técnica sobradamente

Diario El Labrador de Melipilla - Domingo 24 de Marzo de 2013  

Diario El Labrador de Melipilla - Domingo 24 de Marzo de 2013

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you