Page 1


INTRODUCCIÓN……………………………PÁG 2. LA LLORONA……………………………….PÁG 3-4 EL SOMBRERON………………………….PÁG 5 EL CADEJO…………………………………PÁG 6 EL VIOLINISTA……………………………PÁG 7 LA NIÑA DEL CEMENTERIO……….PÁG 8 TIRA CÓMICA…………………………….PÁG 9 NOTICIA NACIONAL…………………..PÁG 10

DATO CURIOSO………………………….PÁG 11 PUBLICIDAD………………………………PÁG 12


INTRODUCCIÓN A continuación te presentare en mi revista “Lets Motivate” algunas leyendas y mitos sobre Guatemala, tiras cómicas y noticias nacionales


Hace muchos años en la ciudad de Guatemala se escuchaban los tristes lamentos de una mujer. -¡Ay mis hijos! Que será de ellos- decía una voz perturbadora. Mientras se escuchaba a la mujer misteriosa, los temerosos habitantes de la ciudad se encerraban en sus casas a base de lodo y piedra. Tampoco los antiguos conquistadores se atrevían a salir a la calle, pues los gritos de aquella mujer eran realmente espeluznantes. Los rumores decían que se trataba de la llorona, una mujer vestida de blanco con cabellos largos y aspecto fantasmagórico, que flotaba en el aire con un velo para cubrir su horripilante rostro. Lentamente vagaba por la ciudad entre calles y plazas, y quién llegó a ser testigo de su presencia dicen que al gritar, ¡ay mis hijos!, agitaba sus largos brazos de manera angustiosa, para después desaparecer en el aire y seguir aterrorizando en otras partes de la ciudad con sus quejidos y gritos. Mientras la llorona recorría las plazas, lloraba desesperada, después de un tiempo se dirigía al río hasta perderse poco a poco en la oscuridad de la noche, y así terminar disolviéndose entre las aguas. Esto pasaba todas las noches en la ciudad de Guatemala y tenía verdaderamente inquietos a sus habitantes, pues nadie sabía la causa de aquellos lamentos.


Algunas personas decían que la mujer tenía un enamorado, con el cual nunca había podido casarse gracias a que la muerte la había sorprendido inesperadamente. Al morir el hombre se quedó solo y triste, y descuido a tal punto a sus 3 hijos, que los pobrecitos se quedaron huérfanos sin que nadie les ayudara. A causa de esto la mujer regresaba del más allá para cuidar de sus hijos, y los buscaba desesperadamente a través de gritos y lamentos.


El Sombrerón es un hombre de muy poca estatura que siempre viste de negro, utiliza un cincho grueso y brillante y un par de botas que dejan un ruido estruendoso a su paso. En la cabeza lleva un sombrero de grandes proporciones, el cual esconde su mirada y sus intenciones y al hombro una guitarra. Se afirma en la tradición oral que El Sombrerón recorre las calles y los barrios de Guatemala acompañado de cuatro mulas. Su propósito es enamorar a jóvenes mujeres, especialmente a las de ojos grandes y cabello largo. Las enamora y atrae interpretando canciones con su dulce voz y los mejores acordes de su guitarra. Se dice que este ser concreta su hechizo al amarrar las cuatro mulas frente a la casa de la joven de la cual se ha enamorado. Las jóvenes al notar la presencia de El Sombrerón, quedan embrujadas e hipnotizadas por él, quien luego las persigue, les trenza el cabello, no las deja comer ni dormir. El final para quienes caen en el hechizo de El Sombrerón es la muerte


El Cadejo es el espíritu que cuida el paso tambaleante de los hombres ebrios que deambulan por las noches. Este les ayuda a encontrar el camino a sus casas. Se dice que es un ser en forma de perro, negro, lanudo, con casquitos de cabra y ojos de fuego.

En la tradición oral se afirma que existen dos tipos de Cadejo, uno malo y diabólico que es de color negro y cuida de quienes ingieren bebidas alcohólicas, y uno bueno cuyo color es blanco y su trabajo es proteger a niños y mujeres.

Hay quienes manifiestan haber visto a los dos cadejos juntos. De hecho, afirman que El Cadejo negro suele ser más inquieto y distante. Mientras que El Cadejo blanco se mantiene siempre al lado de la persona a quien cuidan. Pese a que se le considera como un espíritu protector, se debe tener mucho cuidado. Ya que si encuentra a un hombre ebrio y le lame la boca, este jamás tendrá la voluntad de volver a la sobriedad. Y El Cadejo lo seguirá por nueve días seguidos hasta que el hombre muera.


.

Cuentan las personas que en un lugar muy bonito pero muy lejos vivía una chica que estaba enamorada de un joven violinista, al cual su padre no lo aceptaba por lo que era y se negaba a que su hija lo viera. Los jóvenes se las ingeniaban para verse cuando sus padres no estaban en casa al llegar el joven con la chica llevaba consigo su violín y muy romántico le tocaba una melodía.

Un día su padre se dio cuenta de las visitas y le prohibió a el violinista que viera a su hija mandándola a estudiar a un colegio muy lejos donde ya no regresaría. La chica al terminar sus estudios regreso a aquella casa donde había encontrado a su amor pero su padre ya había acabado con su vida la chica al enterarse decidió dejar de vivir ahorcándose en su cuarto.

El padre al saber de la muerte de su hija se refugió en el alcohol, se volvió un hombre solitario y transmitía miedo a la gente que vivía cerca. Al pasar los años el hombre escucho en el jardín una hermosa melodía al salir a ver que era vio al violinista tocando a la ventana de su hija. Cuentan las personas que el violinista se aparecía en esa casa sentado en el jardín tocando su violín bajo la ventana de su enamorada.


La niña del cementerio. Cuenta una persona que en un cementerio murió una niña, la enterraron en una parte escondida del cementerio en un lugar donde nadie se daría cuenta. cuenta que un día una chica fue a visitar la tumba de un familiar cuando de repente volteo a su lado derecho y vio a una niña llorar frente a una tumba, la chica le ofreció su ayuda para poner las flores, al dejarlas se levantó y ya no estaba la niña.

Se imaginó que la niña se había ido y ella también decidió irse, al llegar a su casa les conto a sus parientes el extraño encuentro con esa niña, ellos solo pudieron responder que su encuentro fue con un ángel que tenía años habitando en ese cementerio y que solo buscaba que alguien la ayudara a descansar en paz


Con explosiones fuertes y columnas de ceniza que se elevan a más de seis mil metros sobre el nivel del mar, el coloso entró en erupción por segunda vez en el año este domingo.


Lets Motive  
New
Advertisement