Issuu on Google+

AUTOPROTECCIÓN ¿Es posible?

A

pesar de que el concepto correcto de

Plan de Autoprotección se va, poco a poco, asimilando, aún hay una opinión muy extendida de que los planes no son útiles en absoluto. ¿Por qué se piensa esto? ¿Hay razones de peso para que esta percepción sea correcta? ¿Qué se hace mal para que la sociedad no asimile que un plan puede ayudar a salvar, sobre todo vidas, pero también bienes? Tomamos como ejemplo el caso de los incendios. Los planes de autoprotección tienen como objetivo establecer las medidas y actuaciones necesarias para la lucha contra los incendios y la atención de las emergencias derivadas de ellos y deben ser elaborados con carácter obligatorio, bajo la responsabilidad, en este caso, de la Institución Universitaria.


F

uego es lo que sucede

cuando se aplica calor en presencia de oxígeno a un material combustible, es decir, cualquier cosa se puede quemar: arboles, rastrojos, madera, papel, ropa, sustancias químicas, etc. El fuego desprende luz y calor. Cuando el fuego se sale de control y empieza a quemarlo todo, se llama incendio, estos pueden causar grandes pérdidas humanas y materiales. Cuando los incendios escapan del control humano, ya sea por viento, clima o hierba, pueden calcinar hectáreas de tierra y consumir todo lo que encuentra a su paso en cuestión de minutos.

INCENDIOS Protección y control


Para que un incendio se propague se deben dar tres condiciones: oxígeno, combustible y una fuente de calor. El aire proporciona el oxígeno suficiente para que el fuego arda; el combustible puede ser cualquier material inflamable, como árboles, hierba, etc. Y las fuentes de calor contribuyen a desencadenar el fuego y hacen que el combustible esté lo suficientemente caliente para prenderse. Los cigarrillos, los rayos y las fogatas, incluso el sol, pueden proporcionar el calor suficiente para desatar un incendio.


Existen 5 tipos de fuego: Clase A: fuegos de combustibles ordinarios como madera, ropa, papel, plásticos y basura. Clase D: fuegos en metales inflamables como el potasio, sodio, magnesio y aluminio. Se extinguen con polvos no convencionales como talco y polvo de grafito. Clase C: fuegos que involucran equipos eléctricos energizados como transformadores. Clase B: Fuegos de líquidos inflamables como gasolina, aceite, petróleo y pintura. Clase K: fuegos en grasas y aceites de cocinar como mantecas vegetales. Se extingue con extintor K (sales de potasio disueltas).

El comité de prevención del riesgo y Atención de la Emergencia, asesora a las autoridades de la sede con el fin de prevenir o mitigar el riesgo de accidentes en actividades académicas o culturales.


Auto protección. Prevención y control del fuego.